cuando el Estado no cumple con sus fines: inseguridad de la propia vida en México

Cuando se vive en una sociedad política cada uno de nosotros cede parte de su libertad para ganar en lo referente a la seguridad sobre su propia vida, frente a agresiones contra su propiedad o ataques de otras sociedades externas a la propia, decía en el siglo XVI el inglés John Locke, fundador del llamado liberalismo político.
En México, hace unos cuetro años aproximadamente, esto parece no ser el caso, ya que el Estado no garantiza la seguridad de la propia vida a los ciudadanos, que se ven entre dos fuegos: la propia policía corrupta y las bandas de criminales vinculados al narcotráfico, el secuestro, el robo…
Algunos recortes tomados de la prensa mexicana nos muestran los hechos, desde una perspectiva fenoménica, pero hay que tratar de ver cuál es la estructura de esa apariencia y sólo lo podremos encontrar en el hecho de que en el ámbito de la globalización, el papel que al parecer se ha venido reservando a países como México, es precisamente el de ser paso y porte, además de producción, de droga para el mercado norteamericano. He aquí una de las claves esenciales de estos fenómenos de la inseguridad y los asesinatos en el país vecino de los Estadounidenses.

Milenio Diario
8 de agosto de 2010

Rebelión policiaca en Ciudad Juárez
By tosto
Created 08/08/2010 – 03:09

Los elementos inconformes reventaron las habitaciones 105, 107 y 132
donde, presuntamente, aseguraron varias armas de fuego (independientes a
las asignadas), así como paquetes de droga, y sometieron a los comandantes
Salomón Alarcón Olvera, Joel Ortega y Ricardo Duke Chávez.

Los inconformes acusaron a los jefes de cobrarles una cuota diaria y de
mantener nexos con el narcotráfico
; los mandos fueron cesados y
permanecerán concentrados mientras se realizan las investigaciones.

Los manifestantes, armados y con el rostro cubierto, agreden a un
incondicional de los mandos cesados. Foto: Luis Hinojos/EFE

Trescientos agentes federales someten por más de 10 horas a cuatro
comandantes

Los inconformes acusaron a los jefes de cobrarles una cuota diaria y de
mantener nexos con el narcotráfico; los mandos fueron cesados y
permanecerán concentrados mientras se realizan las investigaciones.

Cuatro comandantes de la Policía Federal en Ciudad Juárez fueron
separados de sus cargos, luego de ser acusados de corrupción por unos 300
agentes federales, quienes se rebelaron por más de 10 horas frente al
hotel donde se hospedaban los mandos, a los que sometieron.

Los elementos inconformes reventaron las habitaciones 105, 107 y 132 donde,
presuntamente, aseguraron varias armas de fuego (independientes a las
asignadas), así como paquetes de droga, y sometieron a los comandantes
Salomón Alarcón Olvera, Joel Ortega y Ricardo Duke Chávez.

Durante la manifestación resultaron heridos, por lo menos, 7 agentes
federales que se encontraban bajo el mando de los comandantes depuestos,
quienes, al igual que los jefes, fueron agredidos a patadas y golpes, y
amagados con el corte de cartucho por parte de los elementos inconformes
que portaron armas largas y tuvieron su rostro cubierto con pasamontañas.

Otros de los agentes que se hospedan en este hotel optaron por resguardarse
en sus habitaciones durante todo el tiempo que duró la rebelión
policiaca.

Los hechos iniciaron al filo de las 8:30 de la mañana frente al hotel La
Playa, ubicado en la avenida Adolfo López Mateos, entre las calles
Hermanos Escobar y Benjamín Franklin.

La inconformidad de los policías federales se derivó de la detención del
agente Víctor Dzib, quien fue puesto a disposición de la agencia del
Ministerio Público Federal con varios paquetes de mariguana que,
presuntamente, le había sembrado el comandante Salomón Alarcón
.

Sin embargo, funcionarios de la delegación estatal de la Procuraduría
General de la República (PGR), con sede en esta frontera, informaron que
dicho agente, detenido el pasado viernes, había acudido un día antes a
estas oficinas para denunciar por abuso de autoridad y amenazas de muerte
al comandante Alarcón.

“El agente había señalado que el comandante Salomón Alarcón lo había
golpeado en una de las habitaciones del hotel, donde incluso, le cortó
cartucho en la frente con un arma corta y que lo mantuvo cautivo por más
de 48 horas, hasta que logró escapar para presentar la denuncia”,
indicaron.

Tras estos hechos, los más de 300 agentes federales exigieron, en
principio, la liberación inmediata de su compañero y el cese de los
comandantes Alarcón, Ortega y Duke por obligarlos a entregarles una cuota
diaria, además de mantener, dijeron, nexos con el crimen organizado.

Asimismo, los acusaron de darles malos tratos. “Nos amenazaron con
sembrarnos droga si no cumplíamos con nuestra parte, como fue el caso de
nuestro compañero a quien le sembró unos kilos de mariguana para
consignarlo a la PGR”, indicaron los inconformes.

La manifestación se prolongó hasta después las 18:00 horas, cuando
llegó al lugar Rafael Avilés, inspector de la Policía Federal de la SSP,
y ordenó que los jefes señalados por corruptos fueran concentrados en el
Centro de Mando para esclarecer los hechos y se comprometió a investigar
el caso del agente detenido.

En tanto, el vocero de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal,
José Ramón Salinas Frías, guardó silencio sobre esta revuelta y la
condición laboral de los mandos señalados, así como del personal federal
que encabezó esta manifestación y que dejó sin patrullaje una gran parte
de la ciudad.

Las autoridades no dieron a conocer el nombre del cuarto comandante que fue
cesado.

Cabe destacar que en el estacionamiento del hotel fueron localizados
algunos vehículos, presuntamente propiedad de los mandos cesados, los
cuales, según los inconformes, los habían obtenido con recursos
ilícitos.

Muere uno

Mientras se desarrollaba la rebelión policiaca, se registró la muerte del
agente Federal Luis Osvaldo Soto, luego de que saliera volando de una
camioneta oficial de la dependencia que se impactó con otra al ir en
persecución de un grupo delictivo.

El agente quedó sin vida en la avenida Adolfo López Mateos e Insurgentes,
a un kilómetro de donde se desarrollaba la manifestación de los
inconformes, en tanto otros federales siguieron en persecución del grupo
armado.

“Al llegar a la calle Río Danubio y Plan de Guadalupe un sujeto quedó
sin vida al enfrentarse con los federales”, dijo el vocero de la
procuraduría, Carlos González.

Cuartel agitado

La manifestación policiaca se registró en medio del estado de alerta
máxima en que se encuentran las corporaciones federales a causa de la
inseguridad en Ciudad Juárez.

Antes varios contingentes de agentes federales se habían manifestado por
la falta de pago, bonos y otras prestaciones, que incluían el pago de
alimentos.

Mientras se aclaran las denuncias contra los cuatro jefes federales, las
autoridades advirtieron que también investigarán a otros 25 elementos a
su mando.
Chihuahua. Juan José García

Milenio Diario
10 de agosto de 2010

Segregan a instigadores de la rebelión en Juárez
By /mendezescobar/

La Policía Federal identificó al grupo de agentes que se rebeló y
sometió a cuatro mandos superiores en Ciudad Juárez, Chihuahua, por lo
que decidió segregarlos de la operación que realizaban en la citada
entidad, para deslindar responsabilidades en su contra.

Marco Tulio López y Rafael Avilés, en conferencia de prensa. Foto:
Octavio Hoyos

Continúa la investigación para deslindar responsabilidades
La medida no afectará las acciones de la corporación, dice Marco Tulio
López.

La Policía Federal identificó al grupo de agentes que se rebeló y
sometió a cuatro mandos superiores en Ciudad Juárez, Chihuahua, por lo
que decidió segregarlos de la operación que realizaban en la citada
entidad, para deslindar responsabilidades en su contra.

Así lo dio a conocer el titular de la Unidad de Asuntos Internos de la
Policía Federal, Marco Tulio López Escamilla, quien dijo que esta medida
no afectará las acciones de la corporación policiaca en Ciudad Juárez,
donde más de 5 mil federales desempeñan sus funciones con total
normalidad.

A su vez, el coordinador de las fuerzas federales, Rafael Avilés,
informó que el resto del grupo (conformado por 300 policías) fue
sustituido por otro contingente, no como castigo, sino que se trató de
una rotación normal, pues ya les toca visitar a sus familias.

“No fue un regreso de personal, fue un movimiento logístico que estaban
llevando a cabo por periodos vacacionales y descansos para que todo el
personal, que está de manera permanente en operación en la ciudad pueda
ver a su familia y tener una distención en su vida profesional”,
expresó

En conferencia de prensa, López Escamilla informó que como resultado de
las indagatorias de Asuntos Internos, se pudo identificar al grupo de
instigadores de las agresiones contra el comandante Salomón Alarcón
Olvera y los mandos medios Joel Ortega y Ricardo Duke Chávez —y de otro
de quien no se ha rebelado el nombre.

Mencionó que están recabando los medios de prueba contra quien resulte
responsable, y advirtió que la insubordinación se considera una falta
grave.

Y reiteró: “La Policía Federal cuenta con los canales conducentes y
apropiados para que todo aquel personal que desee expresar alguna queja
o irregularidad lo haga de manera segura y confiable”.

El domingo pasado, López Escamilla anunció que investigaban a 248 de sus
elementos que se rebelaron, mientras que los cuatro mandos fueron
puestos a disposición de la Procuraduría General de la República.

Asimismo, señaló que se determinó separar de sus cargos a Salomón
Alarcón y a los mandos medios, quienes fueron denunciados por sus
subordinados de actos de corrupción y nexos con el narcotráfico.

En tanto, el Consejo de Honor y Justicia y Asuntos Internos de la PF
investigan la probable responsabilidad del comandante y de los mandos
Joel Ortega y Ricardo Duke Chávez, y de encontrárseles involucrados en
algún acto indebido serán dados de baja de manera inmediata.

Sin embargo, mencionó que los 248 elementos que se manifestaron contra
sus superiores estaban bajo la lupa de la corporación policiaca para
determinar si cometieron conductas irregulares.

El conflicto comenzó el sábado pasado, pues durante más de diez horas,
los 248 elementos se rebelaron frente al hotel en el que se hospedaban
los mandos y los sometieron a golpes.

Los inconformes entraron a tres habitaciones, donde presuntamente
aseguraron varias armas de fuego (independientes a las asignadas), así
como paquetes de droga.

Durante la revuelta resultaron heridos al menos siete agentes federales
que se encontraban bajo el mando de los comandantes, quienes, al igual
que los jefes, fueron agredidos a patadas y a golpes.

*Descartan regreso de militares*

El alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, aseguró que no se tiene
previsto que el Ejército retome las labores de patrullaje como lo han
sugerido los sectores productivos de esta frontera, luego de la
manifestación que realizaron agentes federales.

Al deslindar a la mayoría de los federales de los señalamientos de
corrupción que se dieron a conocer en esta protesta, señaló que es
importante “que se investigue a fondo las acusaciones que se hicieron el
sábado, porque tienen una gran influencia en lo que se hace en Ciudad
Juárez”.

“La ciudad está dividida en zonas de patrullaje, cada una tiene un mando
que trabaja de manera independiente, y todos reportan al comisario
Vidal”, dijo Reyes, al puntualizar que los señalamientos de corrupción
no incluyen a todos los agrupamientos.

(Ciudad Juárez / Juan José García)

México • Rubén Mosso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s