crítica filosófico materialista de la Idea de tolerancia

Gustavo Bueno aborda la cuestión de la Idea de tolerancia en el presente, por medio del regressus/progressus del Materialismo Filosófico en dos lecciones de 2002 grabadas en Arredondo y en Niembro,respectivamente

http://fgbueno.es/med/2002gb01.htm

Asuntos desarrollados en esta lección LECCION 1

  1. La tolerancia como idea moderna.
  2. La idea de tolerancia tiene el formato de una función.
  3. A. La variable independiente de esa función es la intolerancia.
    B. La función no es reflexiva, no es simétrica y tampoco es transitiva.
  4. Estructura general de la idea funcional de tolerancia.
  5. Campo de la idea de tolerancia y clasificación de los tipos de tolerancia de acuerdo con los ejes del espacio antropológico.
  6. La historia de la idea de tolerancia y sus fases.
  7. Fase cero: Época antigua; el sistema de las virtudes de Aristóteles.
    Fase uno: Edad Media. Santo Tomás y los usos teológicos del verbo tolere.
    Fase dos: La Ilustración. Locke, Voltaire. Cristalización de la idea.
  8. Los tres géneros de tolerancia circular.

Asuntos desarrollados en esta lección LECCION 2

Recapitulación sobre el formato general de las relaciones de tolerancia e intolerancia.
Clasificación de las situaciones de tolerancia e intolerancia circular según sus géneros y especies principales:.
  1. Tolerancia circular de primer género: cuando los sujetos son instituciones supraindividuales
  2. A. Cuando las instituciones son políticas
    Tolerancia entre estados de diferente potencia
    Tolerancia entre estados equipolentes
    Tolerancia entre un estado y partes suyas (por ejemplo una autonomía o un partido político)
    B. Cuando las instituciones no son políticas
    Tolerancia entre iglesias
    Tolerancia entre empresas
    C. Especies mixtas: tolerancia entre iglesia y estado.
  3. Tolerancia circular de segundo género: entre una institución y un individuo perteneciente a esa institución
  4. Se analizan varios ejemplos de este género.
  5. Tolerancia circular de tercer género: cuando los sujetos de la relación son ambos individuos
  6. Se analizan varios ejemplos de este género.
Crítica a la idea de tolerancia de Voltaire
Análisis de la idea de «respeto».
Final: La tolerancia omnímoda como ideología de las democracias basadas en la sociedad de mercado.
PARTE V  SOBRE LA TOLERANCIA, DENTRO DEL CAPÍTULO O LECCION 4 TITULADO LA LIBERTAD
DEL LIBRO EL SENTIDO DE LA VIDA, DE GUSTAVO BUENO
FUENTE http://www.fgbueno.es/med/dig/gb96sv4.pdf
V. Sobre la tolerancia. 1. La tolerancia considerada como componente de la libertad personal en una sociedad política. La libertad de opinión (de prensa, de cátedra, &c.) es una de las reivindicaciones tradicionales de la izquierda, frente a la censura, defendida por la derecha tradicional. Pero este criterio se vincula directamente con la cuestión de la tolerancia, entendida por algunos como la virtud por excelencia de la democracia, como respeto a las opiniones del interlocutor. La cuestión no puede tratarse in genere, o formalmente, atribuyendo, por ejemplo, a cada ciudadano (como hace Sócrates irónicamente en el Protágoras de Platón) el pleno uso de la razón política y, por tanto, el derecho a expresar su opinión y que ella sea tolerada. Es este un principio formal que suele ir vinculado al agnosticismo teológico o político; en todo caso, el principio de la tolerancia tiene un campo de aplicación muy limitado y más bien propagandístico. Kant (en ¿Qué es la Ilustración?) distinguía ya el uso privado y el uso público de la razón (el individuo debe ser sumiso a la autoridad). En realidad Kant viene a formular la misma situación que definía Federico ii: «Mis vasallos y yo hemos llegado a un acuerdo, ellos dicen lo que quieren [podría decirse: tolero todo lo que ellos digan] y yo hago lo que me da la gana». De hecho, la tolerancia es utópica y el diá-logo es una regla también utópica e ideológica: siempre hay un moderador o un consejo editorial que corta el diálogo infinito por motivos extrínsecos al diálogo (falta de tiempo en televisión, falta de espacio editorial, &c.). No hay «tolerancia», salvo formal, ni puede haberla, por razones «topológicas»; lo que encierra el peligro del subjetivismo, al no poder ser nunca razonadas las propias opiniones (el principio de la tolerancia conduce a formular «como opinión mía» tanto las verdades comunes, como delirios subjetivos). Pero es el respeto a la persona el que puede llevamos a no respetar sus opiniones si éstas son delirantes o gratuitas. Incluso se han formulado ingeniosidades «paradójicas» que (aun presentadas por autores tan prestigiosos, como pueda serlo Popper) no van más allá de una vergonzante excursión por algún fragmento de una combinatoria puramente formal, oscuramente intuida. «Hay que ser tolerantes contra la intolerancia.» Esta fórmula no tiene mucho más alcance que el que resulta de las leyes algebraicas de los signos +, -, * («menos por menos igual a más», «más por menos igual a menos», «menos por más igual a menos» y «más por más igual a más»): «la intolerancia de la intolerancia es la tolerancia», «la tolerancia de la intolerancia es la intolerancia» y «la intolerancia de la tolerancia es la intolerancia» y «la tolerancia de la tolerancia es la tolerancia». De donde resulta que la «intolerancia de la intolerancia» es equivalente a la «tolerancia de la tolerancia». Estas simples consideraciones algebraicas son suficientes, nos parece, para poner en ridículo la pretendida profundidad de semejantes «sentencias paradójicas». La tolerancia, sencillamente, no es una magnitud que pueda tratarse forGustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996280 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. malmente, sino que depende de un marco de condiciones que hacen posible precisamente su aplicación; este marco es el que no puede ser discutido, si el concepto mismo de tolerancia puede mantener su sentido. Según esto no es la ética la que debe ser tolerante, sino que es la tolerancia ética la única que puede tener importancia: no se puede «tolerar», desde un punto de vista ético, que alguien exprese su opinión sobre mis deficiencias físicas o intelectuales por el hecho de ser verdaderas; pero es aquí la ética la que determina la «intolerancia», puesto que la tolerancia no es la medida de la ética, sino que es la ética la que debe constituirse en medida de la tolerancia. Por otra parte, al establecer los límites de la tolerancia tanto en lo que se refiere a las conductas como a las opiniones, no se trata de defender la conveniencia o la necesidad de la «censura de los expertos», de suerte que nada pueda ser publicado sin censura previa (y no ya política, sino académica); aun cuando esto tampoco puede juzgarse en abstracto (en una economía de mercado, un individuo que tiene opiniones delirantes sobre la composición química de la Luna, podrá publicarlas a sus expensas, y nadie podrá impedírselo; otra cosa es si, tras la aprobación de una «comisión de cultura», las publica con dinero publico). Lo que sí es necesario constatar es que la tolerancia omnímoda es un concepto vacío y utó-pico y que, de hecho, la «libre emisión de opiniones» está limitada económicamente, pero también académicamente, por no decir políticamente. En cualquier caso, la tolerancia no puede desconectarse de la verdad, como si cualquier opinión, por el hecho de ser pronunciada o defendida (ya sea serenamente, digámoslo así, en un Mi bemol representativo, ya sea apasionadamente, digámoslo así, en un Sol mayor apelativo), haya de ser respetada. 2. La tolerancia como concepto correlativo al de intolerancia. El concepto de tolerancia sólo alcanza su forma como reacción de una intolerancia previa -de una intolerancia primaria práctica, más que del concepto de intolerancia. Desde luego, ambos conceptos {tolerancia, intolerancia) se precisan mutuamente, no ya como conceptos correlativos, cuanto como conceptos contrarios, «que tienen la misma razón». Pero al comenzar por el concepto negativo «ín-tolerancia», se favorece, dado el carácter amorfo, en general, de un concepto negativo y su probable mayor extensión, un entendimiento demasiado amplio, en el sentido de que, cubriendo regiones muy diferentes, las absorbe y las confunde, en virtud de una analogía puramente negativa (por ejemplo), de suerte que se tome incapaz de construir o modular las fronteras interregionales pertinentes, lo que haría del concepto de intolerancia un concepto «blando». Desde el punto de vista de la tradición aristotélica, estas regiones podrían identificarse con la región de la virtud y la región del vicio opuesto, respecto del vicio tomado como referencia, y suponiendo -a efectos de simple ejemplo, por lo que luego tendremos que decirque la intolerancia sea un vicio. Pero cuando partimos de un término negativo {intolerancia) sus contrarios quedan indeterminados, confundidos. Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 281 Si la tolerancia la ponemos en paralelo (a efectos de ilustración) con una cierta forma de la afabilidad (ver luego), sus contrarios serán la adulación (por exceso) y la litigiosidad (por defecto): la intolerancia sería más bien coordinable con una suerte de litigiosidad. Su contrario sería la tolerancia: pero este contrario, dado como tal, comprendería tanto la tolerancia como la adulación, es decir, la virtud y el vicio (de hecho, mucho de lo que se contiene en el concepto blando de tolerancia podría ponerse en correspondencia con la adulación). Pero al margen de la tradición escolástica, caben otros criterios para establecer líneas divisorias entre las regiones que, en nuestro contexto, consideramos ante todo necesario distinguir, no serán ya regiones dadas en el recinto moral (virtudes, vicios), sino todavía más, la región de lo que no tiene calificación moral y la región de lo que está moralmente calificado (como virtud o como vicio). Son las regiones correspondientes a los conceptos psicológicos (etológicos, biológicos) y las regiones de los conceptos morales (la oposición entre el bien y el maf). «Intolerancia», definida como «reacción de rechazo ante la actividad de otra persona» abarca tanto al rechazo en su sentido biológico o natural (digamos, la reacción de defensa intercalada en el S.G.A., común, según Selye, a todos los vertebrados) -incluso, diríamos, la tolerancia en un sentido químico-, como el rechazo capaz de ser calificado moralmente (lo que debe ser o no ser rechazado como bueno o malo). Los problemas filosóficos fundamentales que suscita esta distinción entre el orden psicológico (o biológico, o sociológico, «natural», el orden de los intereses, de los afectos, de las respuestas y estímulos) y el orden moral (el orden de las virtudes y de los vicios) y, sobre todo, el dualismo de sus pretendidas reducciones mutuas («el grave Cacio habla siempre de virtud y opina que quien tolera a los vicios es él mismo vicioso» -dice Pope, y añade, pasando del plano moral al plano psicológico: «Estos bellos sentimientos duran hasta la hora de la comida, entonces prefiere un malvado que tenga una mesa exquisita a un santo frugal»), la cuestión de la reductividad o irreductividad del indicativo al imperativo y recíprocamente, o, para decirlo al modo anglosajón, del es al deber ser, y recíprocamente (un modo de hablar bastante confuso, por cuanto puede sugerir que las virtudes y los vicios no son) quedan encubiertos precisamente por la itegatividad del concepto de intolerancia y únicamente cuando se introduce ad hoc una estructura o un factor moral, un término del «lenguaje moral» (por ejemplo, el concepto de libertad personal) podemos recibir la im{H«sión út que hemos alcanzado el nivel moral y que incluso lo hemos alcanzado a partir de una fundamentación ontológica, por cuanto habríamos pasado del ser (un ser matizado biológicamente, o psicológicamente: «reacción», «estímulo») al deber ser. Por lo demás, este postulado de libertad agregado ad hoc (no constructivamente) al concepto ontológico fundamental de un sujeto capaz de rechazar algo (según un postulado, también gratuito, que pide el principio de suponer que la persona prefiere la distensión a la tensión -podría también postularse exactamente lo contrario) es también vacío (blando, absorbente) en tanto se atribuye a ciertos sujetos postulados como libres (las personas) al margen de su cualifícación m<»al o, por lo menos, considerados siempre gratuitamente como buenos, y ello requiere afrontar Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996282 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. esos sujetos no como tales supuestos ontológicos, sino como agentes de actos o soportes de opiniones (definidas en un marco material cultural más preciso) ante los cuales podría cobrar sentido moral el concepto negativo de intolerancia. En esta hipótesis, el regressus hacia los estratos genéricos de la persona (a lo que inadecuadamente se llama «ser») envuelve sólo una profundidad aparente, puesto que, de hecho, no es posible pasar de ahí en el progressus, a nivel específico personal, moral (al «deber ser»). Ahora bien, cuando se ha partido del concepto negativo y blando de intolerancia, su contrario, el concepto de tolerancia, perderá también toda coloración moral y sólo a través de un postulado gratuito y metafísico cobrará la apariencia de poseerla, es decir, de mantener su vinculación con el concepto de libertad. Nos referimos al postulado de las personas como sustancias metafísicas a quienes, aun siendo entendidas dinámicamente (como seres infieri), sin embargo se les atribuye ya una realidad interior considerada como valiosa por sí misma (= que debe ser amada), a saber, su propia libertad. La tolerancia aparecerá así a su vez definida (en cuanto contraria a la intolerancia) como una relación de unas personas libres a otras personas libres amadas por aquéllas (terminando de cortarse de este modo las conexiones entre la tolerancia y la falta de libertad, o entre la intolerancia y el amor). Aquella libertad es puramente metafísica, porque «la libertad indeterminada de una sustancia haciéndose» (cuando se abstrae todo mundo axiológico determinado, envolvente de esa persona), no constituye ningún concepto, ni puede ser objeto de amor o de rechazo. Esa libertad puede ser moralmente buena o mala, entonces la tolerancia quedaría definida como un concepto neutral ante el bien y el mal, supuesto que ambos sean libres (según una libertad, repetimos, enteramente metafísica). No cabría amar a una libertad pura, cualquiera que fuese su contenido: no cabe decir a cualquiera: «Sé quién eres», «Realízate», con el espíritu de la tolerancia, salvo en el supuesto (que pide el principio) de que ese cualquiera, por el hecho de realizarse como lo que es, va a ser bueno, salvo en el supuesto de que no va a realizarse como «criminal cromosómico» que va, en su día, a asesinarme o, sencillamente, que va a realizarse de una forma que considero incompatible con mi propia forma de «realización». ¿Cómo podría amarle? Sólo, pues, nos parece, en la hipótesis metafísica optimista, pero gratuita en el contexto, de una sociedad armónica constituida por personas (por mónadas) que se desarrollan concertadamente y libremente en medio de sus tensiones y que, por tanto, pueden amarse recíprocamente según sus respectivas libertades, cabe definir la tolerancia como concepto moral. Pero esta hipótesis optimista, cuya verdad no necesitamos aquí siquiera poner en duda, es enteramente gratuita en el proceso de la construcción y aparece destinada precisamente a hacer posible la determinabilidad moral de una relación que ha comenzado por definirse en términos ontoló-gico-biológicos. Y no se sigue de aquí que, por tanto, sea preciso partir de un postulado pesimista (todas, o al menos algunas libertades son malas) a fin de proceder a la construcción moral del concepto: la virtud del postulado pesimista reside sólo en su poder de neutralización del postulado optimista, mostrando su gratuidad. Lo que queremos decir, por tanto, es que es preciso (al intentar construir un concepto Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 283 de intolerancia) retirarse a otra escala ontológica distinta de aquella en la cual se enfrenta el optimismo y el pesimismo metaffsico: es preciso partir de una escala tal que tenga ya, en su mismo principio, una coloración moral. Esta sería la ventaja técnica que comporta el partir de la tolerancia -y no de la intolerancia. 3. La idea de tolerancia en los clásicos. Porque la tolerancia es un concepto que, en los clásicos de la filosofía moral, aparece de entrada, moviéndose en unos quicios más precisos, a saber, la tolerancia no ya ante la libertad de las personas, sino ante las opiniones y actos de los ciudadanos en materia religiosa (al margen de la cuestión de si esas personas sean o no sean libres, buenas o malas, en el plano metafísico). El artículo Intolerancia de la Enciclopedia, probablemente debido a Diderot, distingue entre la intolerancia eclesiástica y la civil; pero ambas versan sobre la cuestión religiosa, la eclesiástica considerando a las demás religiones como falsas, y la civil prohibiendo los cultos. No quiero decir con esto que el concepto de tolerancia no pueda generalizarse, de suerte que la tolerancia, en su sentido fuerte de tolerancia religiosa, no pueda ser reducida a la condición de caso particular de un concepto más amplio. Pero esta amplitud habría de mantenerse en todo caso en el ámbito de las coordenadas morales e histórico culturales, no metafísicas. Cuando traspasa estos límites, el concepto de tolerancia se toma de nuevo en un concepto blando, absorbente, incapaz de modularse como bueno o malo, según los contenidos de la conciencia moral (y no según el concepto metafísico de persona libre). La generalización metafísica del concepto de tolerancia (como simple contrario del concepto metafísico de intolerancia previamente definido) operaría similares efectos a los producidos por aquellos conceptos estudiados por Bachelard con el nombre de «ideas generales» (el concepto de «fermentación», del siglo xvni, por ejemplo) -y que nosotros llamamos ideas absorbentes, para evitar recaer en una «idea general de idea generah. Cuando en las moléculas (enzimas, sustratos, &c.) que intervienen en el concepto de fermentación se percibía como esencial el «núcleo más general» (absorbente, en el sentido parecido a lo que en álgebra se llaman términos absorbentes) de la «agitación de los átomos conglomerados que producen calor», el concepto de fermentación podría cubrir tanto a la digestión, como a la vegetación -fwro con ello asumía la forma de un concepto blando, oscurantista (porque oscurecía, en lugar de aclarar, la estructura diferencial de los proceso bioquímicos de la fermentación). El papel absorbente de esa «agitación de los átomos» en el concepto de fermentación, corresponde (creemos), al concepto de «libertad amable de las personas» en el concepto de tolerancia. La escala de este concepto y, desde él, la escala del concepto contrario de intolerancia, habría de tomarse ya en el mismo punto de partida, aquél que nos ofrecen precisamente los clásicos. Cuanto hemos dicho, con todo, refiriéndonos a conceptos o «sillares» que -como Amor, Libertad o Poder- aparecen ya tallados en los primeros clásicos de nuestra tradición (Platón, Aristóteles, Cicerón, Séneca…) lo redundaríamos cuando Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996284 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. nos leferímos a conceptos nuevos o, cuando menos, a conceptos que -como el de tolerancia- han entrado en los cursos sistemáticos, ciertamente ya clásicos, mucho más tardíamente (pongamos, a partir del siglo xvii) porque el nuevo concepto ha de encajar, de algún modo, en los alvéolos formados por la composición de los demás conceptos, si es que se quiere efectivamente llevar a cabo una edificación dotada de una mínima solidez interna, basada sobre cimientos firmes, y no sosteniéndose sobre los propios cabellos de sus peticiones de principio. El concepto moral de tolerancia, en efecto, se habría dibujado en el contexto de la lucha contra t\ fanatismo religioso del Antiguo Régimen (Locke, Toland, Diderot, Voltaire), y es a partir de este alvéolo como, nos parece, habría que proceder para generalizar constructivamente el concepto (a la manera como las generalizaciones sucesivas del concepto de número parten de lo que después quedará reducido a la condición de caso particular, los números naturales). Por lo demás, esta generalización constructiva del concepto de tolerancia podría comenzar (siguiendo nuestra propia regla que prescribe la necesidad de volver continuamente a los clásicos) regresando históricamente a los sistemas de conceptos morales que aún no contienen explícitamente el concepto de tolerancia, pero sí su posibilidad (digamos, la prefiguración del concepto o los conceptos precedentes o afines). Sólo después estaríamos en mejores condiciones para proceder a una construcción del concepto con la cual pudiéramos identificamos. Es obvio que no es este el lugar para desarrollar semejante programa: lo que sigue pretende ser sólo un bosquejo. 4. Proyecto de una historia sistemática de la idea de tolerancia. Sin duda, tiene algún sentido distinguir una «historia de la tolerancia (correspondientemente, de la intolerancia)» -es decir, una historia de situaciones reinterpretables desde el concepto de intolerancia- de una «historia del concepto de tolerancia (correspondientemente, de intolerancia)», como concepto de la filosofía moral. ¿Pueden admitirse situaciones de tolerancia o de intolerancia previas históricamente al concepto de tolerancia o de intolerancia? Es esta una cuestión similar a la que se plantea ante la posibilidad de hablar de una institución o estructura como anteriormente dada a su concepto jurídico, o social (por ejemplo, a la posibilidad de tabúes de incestos efectivos en los animales, anteriormente a la institución del incesto, a la posibilidad de clases sociales, anteriormente a su concepto, ligado a la «conciencia de clase»). En cualquier caso, el Tratado sobre la tolerancia, de Voltaire, parece más una historia de la tolerancia en el primer sentido que en el segundo. La distinción entre estos dos sentidos habría que entenderla más bien como distinción entre perspectivas o puntos de vista -puesto que, «cuanto a la cosa», no cabría disociar enteramente la historia de la tolerancia y la historia del concepto de tolerancia. Algunos preferirían decir: no es posible disociar la práctica de la tolerancia (o de la intolerancia) y la teoría moral de la misma, o acaso recíprocamente. Nosotros preferimos decir aquí, provisionalmente: no es posible disociar XA filosofía mundana de la intolerancia Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996 Lectura 4. La libertad. V 2SS rancia de su filosofía académica, porque los conceptos escolásticos (teóricos) de tolerancia no brotan de la conciencia pura, ni se desenvuelven unos a partir de otros en un éter de significaciones puras, sino a través de los procesos efectivos, históricos. En cualquier caso, aun cuando ordo essendi pueda parecer a muchos evidente que lo primero es una historia (social, política) de la tolerancia y que sólo desde ella sería posible la historia del concepto, nos permitiríamos advertir que, al menos ordo cognoscendi, a la historia del concepto de tolerancia le corresponde siempre una prioridad metodológica, al menos en el momento en que sea de algún modo posible hablar de una Historia sistemática o historia interna del concepto de intolerancia (la historia del concepto de número sólo es una historia sistemática -y no una mera rapsodia cronológica, empírica- cuando está pensada desde el sistematismo de la teoría de los números, que es la que permite interpretar adecuadamente ciertas técnicas o prácticas aritméticas mundanas). Si esta historia sistemática no existiera, entonces la historia del concepto de tolerancia -que habría de ser puramente empírica, una recensión de opiniones cronológicamente ordenadas- quedaría anegada por entero en la historia de las técnicas o de las prácticas, como un apémUce suyo. Por lo demás, la historia sistemática de un concepto moral no entraña (como acaso la entrañe la historia sistemática de un concepto científíco) la verdad de sus modos sucesivos. Los modos de una Idea moral, aunque se estimen como puramente ideológicos o fenoménicos (digamos, secreciones de la «falsa conciencia»), no por ello han de ser menos internos a la dialéctica histórica de la Idea. Por mi parte no me atrevería a afirmar si existe o no existe una historia sistemática del concepto de tolerancia -ni, menos aún, me atrevería a afirmar que conozco ese sistematismo. Me limito tan sólo a presentar como posibles «líneas sistemáticas» de esa hipotética «historia interna del concepto» algunas determinaciones y distinciones que, siendo, sin duda, muy débiles (comparadas con las determinaciones y distinciones constitutivas del concepto de número, por ejemplo) poseen sin embargo, me parece, el mínimo vigor exigible para ser presentadas en esta Lectura. Como «sistema de coordenadas» (incluso como mero sistema auxiliar, pero interno al orden moral en que queremos movemos desde el principio para intentar orientamos en tomo a los criterios de una historia fenoménica del concepto de tolerancia) cabría tomar la propia doctrina clásica, de cuño platónico, de las virtudes cardinales (prudencia, fortaleza, templanza, justicia) ampliadas más tarde (en la tradición escolástica) por la doctrina de las virtudes teologales (fe, esperanza, caridad). Consideramos como ingenuidad poco admisible la de aquellos «racionalistas» (o «materialistas») que, en nombre de la crítica de la religión o de la crítica del idealismo, reducen la doctrina de las virtudes teologales a pura ideología «medieval», a simple bizantinismo teológico -porque, am este proceder, resultaría que están concediendo al idealismo que los conceptos de esas virtudes emanan efectivamente de un «estillo de conciencia religioso puro», autónomo, y no, por ejemplo, de una experiencia social y política nueva (respecto de la experiencia helénica). Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996286 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. Suponemos que, desde una perspectiva materialista, los conceptos (teoló-gicos) de las virtudes teologales deben ser reconstruidos a partir de su base material (social, económica, cultural). Supondremos que si el concepto de justicia, por ejemplo, en su sentido helénico o romano, implica una determinada organización política, económica y social, en la cual los parámetros de los derechos de los ciudadanos (en particular, el derecho de propiedad) están definidos de un modo más o menos preciso y cerrado en el ordenamiento jurídico, el concepto de caridad implicaría un desbordamiento de la antigua organización social (en modo alguno desaparecida por completo), un marco social y cultural en el cual las relaciones entre los hombres han desbordado el marco de la «ciudad antigua» (de la Ciudad terrena, del Estado) y buscan cauces no defínibles aún por algún ordenamiento jurídico, puesto que se mueven en círculos originariamente indeterminados institucionalmente (el cosmopolitismo de los estoicos, pongamos por caso) aunque irán determinándose en forma de instituciones religiosas, la «Iglesia» (bizantina, romana), que se recorta como una sociedad frente al Estado (si bien este recortamiento haya de considerarse, en gran medida, como conceptualmente ideológico, en tanto la Iglesia se autoconcibe como sociedad divina y ecuménica, cuando en realidad no pasaba de ser una institución mediterránea). Pero en líneas generales, podría acaso decirse que esta nueva sociedad (la Iglesia) tiende a ser entendida antes bajo la forma de las categorías de \a familia -ligada, según el análisis aristotélico por el amor (por \& fraternidad)- que bajo la forma de las categorías del Estado, presidido por la igualdad y por la justicia. No necesitamos eniitir aquí hipótesis acerca de la génesis de ese «comunismo del amor» del que habló Hamack. No parece que pueda defenderse hoy la tesis de Kautsky sobre la inspiración revolucionaria y a aún terrorista de es& familia cristiana que Celso nos describe como una secta formada de individuos incultos y desanapados. Lo que sí parece más cierto es que ese «comunismo del amor» fue extendiéndose y organizándose como institución eclesiástica en el seno del Estado romano. En oposición a él en un principio, terminó por soldarse con él, contribuyendo muy esencialmente a apuntalarlo. El espíritu de la caridad comunitaria que, ante la escatológica inminencia del fin del mundo, mantenía unidos a los cristianos primitivos -extranjeros, parias, esclavos- fue conquistando a capas cada vez más altas de las ciudades romanas, que pisaban ya el terreno más firme de las leyes establecidas y no podían ver tan inminente el fin apocalíptico. Estas nuevas capas sociales reinfluyeron profundamente en esas comunidades penetradas del espíritu de la caridad y llegaron incluso a transformar este espí-ritu en un orden personal, individual (los deberes de caridad para con los pobres y los oprimidos) que, paradójicamente, contenía el germen de la transformación del antiguo orden de la justicia en el reino de una comunidad amurallada contra la arbitrariedad individual del ejecutor de la ley. La fraternidad de la nueva gran familia espiritual emanada del Padre divino común es la caridad. La caridad no ha salido, pues, de la nada: el amor, que en Aristóteles se giantiene, fundamentalmente, en la esfera privada de la familia, ha desbordado esta esfera privada (sin que sea necesario pensar tanto en procesos Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 287 psicoanalíticos de sublimación cuanto en procesos sociales de utilización de formas previas en ámbitos capaces de transfigurarlas) y al rodear a la nueva Iglesia, podrá manifestarse como caridad. En todo caso, lo significativo es mantener la dialéctica de la oposición (que se oculta en la «conjunción») entre la igualdad y l& fraternidad, la igualdad de la ciudad (igualdad jurídica -isonomía- y también igualdad económica en el momento del intercambio de los productos, aunque esta igualdad sea fenoménica) y la fraternidad de la sociedad doméstica (el oikos de Rodbertus, en cuyo seno -de acuerdo con el criterio utilizado por Marx en sus Grundrisse- no hay intercambio mercantil). En cualquier caso, será preciso pensar el sistema tradicional de coordenadas a que venimos aludiendo en conexión constante con las ideas más abstractas del bien y del mal (en su sentido moral, es decir, en cuanto valores morales), en tanto que estas ideas, de índole «sincategoremática», necesitadas de «parámetros» para determinarse como tales, puedan determinarse, al menos en parte, precisamente en función del mismo desarrollo del concepto de tolerancia cuya historia sistemática ensayamos. Esto supuesto, nos parece percibir un principio de línea sistemática, para nuestra historia del concepto, en la oposición entte la justicia (y después, la caridad) y las restantes virtudes (naturales y teologales) y en la coordinación de los miembros así opuestos con las ideas del bien y del mal (referidas, por supuesto, a las mismas situaciones de la tolerancia y de la intolerancia). Las oposiciones primeras estaban trazadas ya en la misma doctrina escolástica, a propósito de la llamada alteridad de la justicia (de donde lo justo como deber correspondiente a un derecho correlativo). Mientras que las demás virtudes se entendían, en general, como regulativas de la propia vida individual, la justicia (y luego, la caridad) se entendía en el contexto de las relaciones interpersonales, de las relaciones de cada persona con las otras personas, entre las cuales se suponía que necesariamente había de convivir. Tomaríamos, según esto, como criterio para establecer posibles etapas sistemáticas del desarrollo del concepto de tolerancia, la situación de estos conceptos (o de sus prefiguraciones) respecto del concepto de justicia, por un lado, y por otro lado (coordinado con aquél) la situación de estos conceptos respecto del concepto de bondad moral. Si procedemos de este modo es en virtud de una tesis (que esbozaremos en el apartado fmal de esta nota), según la cual el concepto de tolerancia sólo puede configurarse en un contexto interpersonal, aquél en el que se mueven, por su alteridad, los conceptos de justicia y de caridad. Por lo demás, esta tesis no es, en manera alguna, inaudita; más bien diríamos que es obvia. A nuestro juicio, sin embargo, así como el concepto de justicia no vincula a personas metafísicas en cuanto tales sino a contenidos diversos y cambiantes (mercancías, deberes, derechos) dados en estas personas, así también la tolerancia (o la intolerancia) no vincularía a personas metafísicas sino a contenidos muy jwecisos «soportados» por sujetos (personas) que no se agotan en la condición de sapotte de esos contenidos (en particular, como hemos dicho, estos contenidos soían, originariamente, las creencias religiosas). Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996288 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. 5. La etapa cero de la historia de la idea de tolerancia. Distinguiríamos, de este modo, una etapa cero en la cual los conceptos o situaciones susceptibles de ser vinculados al concepto de tolerancia permanecen alejados del concepto de justicia, y, desde luego, del concepto de caridad, y, por tanto, según nuestra propia tesis, tales conceptos no podrían interpretarse como prefiguraciones del concepto moral estricto de intolerancia, sino en cierto modo, a veces, al menos, como su negación. En esta etapa cero no cabría hablar siquiera de un concepto de tolerancia, aunque sea posible citar situaciones susceptibles de ser entendidas restrospectivamente desde el concepto de tolerancia (o de intolerancia), si bien de un modo oblicuo; situaciones que pertenecen a la «historia de la tolerancia», pero no a la historia de su concepto. La mejor prueba interna que (desde nuestra perspectiva) podríamos aportar, sería ésta: que tales situaciones hayan sido conceptualizadas (en su época, «emicamente») por mediación de los conceptos de virtudes o vicios distintos del concepto de justicia (o de caridad). Esta etapa originaria cubriría, grosso modo, la historia de la filosofía moral griega y romana, hasta el final de la época helenística. Lo que ulteriormente podría ser contemplado como «situaciones de tolerancia» habrían sido pensadas, principalmente, por medio del concepto de prudencia, o afínes -es «prudente» (según la prudencia política) respetar las opiniones ajenas en materia religiosa (o en cualquier otra), en la medida en que se sepa (prudencialmente, prácticamente) que esas opiniones no afectan a la seguridad del Estado; o simplemente es prudente (según la prudencia individual, cuyo límite lo encontramos en los pirrónicos -Pirrón aconsejaba a sus discípulos aceptar incluso los cargos sacerdotales si ello les parecía conveniente para su tranquilidad) abstenerse de enfrentarse a opiniones ajenas cuando se sepa (prácticamente) que ese enfrentamiento puede comprometer nuestra seguridad. Este respeto político, o individual, de tipo prudencial, es una inhibición que no podría llamarse tolerancia, puesto que en él no apreciamos actitudes de tolerar a -en el sentido estricto ulterior- sino más bien de sustraerse de, de evitar situaciones peligrosas para nuestra seguridad. La tesis sobre la tolerancia del Estado romano que Voltaire mantiene en los capítulos viii a x de su Tratado habría que estimarla, según esto, como un anacronismo, porque el principio deorun offensae diis curae no es un principio de tolerancia, ni siquiera caridad, sino sencillamente/e, la costumbre de sacrificar a los dioses de las ciudades enemigas sitiadas. Los soldados de Hernán Cortés, según cuenta Solís y Ribadeneyra, subieron las gradas que conducían al Dios Cozumel y lo derribaron violentamente, poniendo en su lugar una talla de la Virgen María. Su tolerancia se debió a que en la talla del Dios Cozumel percibieron sólo un leño. Si hubieran visto en él un Dios efectivo no lo hubieran derribado -pero esto no hubiera sido tolerancia, sino fe. Incluso aquellos que vieron en Cozumel, traduciéndolo al lenguaje cristiano, Lucifer, y se dispusieron a conjurarlo, tampoco podían ser llamados intolerantes, porque sus exorcismos formaban parte de la dialéctica ritual interna de la religión cristiana y no de una intolerancia Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 289 hacia figuras de otras religiones. Se diría que había un mayor respeto a los indios en quienes derribaban sus ídolos creyéndolos diabólicos -o, simplemente, ridículos, indignos de personas a quienes se respeta como racionales- que en quienes, con intención de explotarlos en otros terrenos, mantenían tolerantemente esos ídolos, adulando a sus creyentes o despreciando su error, dado que lo tínico que les importaba era ver en ellos su condición de porteadores -creyeran en Cozumel o en la Virgen de Guadalupe-. Todo el Tratado de Voltaire sobre la tolerancia va dirigido a demostrar que la tolerancia era la regla entre griegos y romanos, incluso entre los japoneses, «los más tolerantes de los hombres», puesto que admitían en su imperio hasta doce religiones pacíficas, y, si expulsaron a los jesuítas cuando éstos quisieron implantar la decimotercera, fue porque, en rigor, ésta no quería tolerar a ninguna de las doce restantes: «La intolerancia de la intolerancia es la tolerancia», viene a decimos Voltaire, quien da por supuesto que la intolerancia la ha introducido en el mundo la Iglesia católica, la de Constantino (ni siquiera la de Jesús). Sobre todo, añadiríamos por nuestra cuenta, la de Teodosio: Porque, en virtud de sus disposiciones, ser cristiano es ser ciudadano romano; el Oráculo de Delfos es obligado a enmudecer; son prohibidos los misterios de Eleusis; no quedará otra cosa a los hombres cultos (nos dice Libanio, Pro templis, oratio xxx, párrafo viii) que callarse o morir. Teodosio es el Nerón cristiano, y no entramos aquí en la cuestión de por qué ello fue así. Tan sólo apuntaremos que atribuir la intolerancia práctica de la Iglesia católica al monoteísmo -frente al supuesto politeísmo tolerante del mundo antiguo- es recaer en una fórmula demasiado simplicista, porque el monoteísmo puede ser tolerante, y el politeísmo intolerante (el propio Hume, en el capítulo IX de su Historia natural de la religión observa cómo los egipcios, politeístas, eran intolerantes «porque los adoradores de los perros no podían permanecer largo tiempo en paz con los adoradores de los gatos»). Habría que hablar de monismo intolerante o de intolerancia monoteísta -pero esto es justamente lo que habría que explicar, la combinación del monoteísmo con la intolerancia. Cabría plantear la cuestión de otro modo: la intolerancia práctica es la situación ordinaria en toda sociedad organizada en la forma de un Estado, porque la intolerancia brota del poder y acaso no tiene historia (tanto daría hablar de Teodosio como de Stalin). Pero, sin perjuicio de estas hipótesis, lo cierto es que la idea de tolerancia suele ir vinculada a algunas situaciones de poder político más que otras («¿Qué es el Gulagl» se pregunto Bemard-Henri Lévy y se resp<Mide: «La Ilustración sin la tolerancia»). A nuestro juicio, Voltoire no tiene razón en la mayor parte de sus apreciaciones históricas, pero no por ello éstas son enteramente gratuitas: diríamos que Voltoire confunde constantemente la historia de la tolerancia (la histcwia, visto restrospectivamente désete el concepto de tolerancia) y la histtHía del concepto de intolerancia. Y, en esta hipótesis, se com|»ende que haya señalado al cristianismo, como principio (en rigor, uno de los principios) de la intolerancia. Principio de una intolerancia mundana, nueva, de signo diferente. Pero, con ello, también principio del concepto de tolerancia, de la tolerancia como concepto. Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996290 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. 6. La primera etapa de la historia de la idea de tolerancia. En la primera gran etapa sistemática de la historia del concepto de tolerancia, comprenderíamos a la gran masa de especulaciones morales, teológicas y jurídicas que van desde los padres de la Iglesia a los escolásticos, incluida la escolástica musulmana y judía, y que se cierra en el humanismo renacentista (sin perjuicio de que subsista una corriente viva hasta casi nuestros días). Esquemáticamente, caracterizaríamos a esta primera etapa del siguiente modo: la tolerancia (o conceptos afines) así como la intolerancia, tenderían a aparecer insertas en el contexto de la justicia y de la caridad (y, sólo a su través, de la prudencia, o acaso de la paciencia, en cuanto virtud subalterna de \& fortaleza). Pero esta inserción tendría lugar de suerte que fuera la tolerancia (o algún concepto afín) un concepto que se define formalmente por su relación con el mal moral. Incluso algo que, en el límite, llegará a calificarse simpliciter como malo (un vicio) y sólo secundum quid, en la medida en que el mal pueda ir subordinado a un bien, la tolerancia podrá ser una virtud. La intolerancia, por su parte, ya no se definirá por respecto del mal moral: se mantendrá indiferente («no marcada») y, en el límite, tenderá a recibir la calificación de virtud o a ser clasificada como algo moralmente positivo o bueno. En realidad, por tanto, podría decirse también que, en cuanto virtud, la tolerancia dice siempre relación a un bien (al bien que alguien puede realizar) y al cual se tiene, por tanto, un derecho que en justicia hay que reconocer -y éste será el puente de continuidad hacia la segunda etapa de nuestra historia sistemática. Pero, en su primera etapa, el concepto de tolerancia, incluso cuando se considera como un deber (o como una virtud) sólo dice relación al bien a través de algún mal, que es precisamente el objeto formal y propio de la tolerancia y, en el límite, desaparecido aquel bien, la tolerancia se revela simpliciter como mala, como un vicio, que acaso podría confundirse (decimos por nuestra parte, en un intento de reconstruir una teoría escolástica de la tolerancia) con la adulación, en cuanto extremo vicioso de la afabilidad, que es virtud subordinada a la justicia. La tolerancia hacia las opiniones consideradas erróneas del prójimo por respeto a la persona que las mantiene no sería otra cosa, simpliciter, que una suerte de adulación, que otorga a esa persona más de lo que le es debido, más de lo que es justo. Y además, constituye una imprudencia respecto de terceras personas que pudieran ser dañadas por ese error tolerado. Esta reconstrucción concuerda, al menos, con la doctrina ulterior (respecto de la época ilustrada), que alumbró el concepto de tolerancia) de la Iglesia romana en su condenación del llamado tolerantismo, o defensa «moderna» de la libertad de cultos o tolerancia civil (ligada con el indiferentismo o «ateísmo legal», que comportaba la tesis de la separación de la Iglesia y del Estado). Los nombres de Claudio Adriano de Nonnotte (en su libro Los errores históricos y dogmáticos de Voltaire, traducido al español por el mercedario Pedro Rodríguez Morzo, Madrid 1771-1772), Nicolás-Sylvestre Bergier (autor de El deísmo, refutado por sí mismo, traducido al español por el padre mínimo Nicolás de Aquino, Madrid 1777), Fernández de Valcárcel (autor de los Desenga-ños filosóficos, 1787 a 1797, y, en especial, de una Disertación sobre la toleranGustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 291 ciá) O Antonio Xavier Pérez y López (en los Principios del orden esencial de la Naturaleza, Madrid 1785) pueden ser recordados, entre otros, en este contexto (en el libro de Javier Herrero, Los orígenes del pensamiento reaccionario español, Edicusa, Madrid 1971, se expone el curso principal de esta corriente intransigente del pensamiento católico «tradicional»)). La tolerancia sólo era reconocida en cuanto a mal menor, cuando se presuponía que de la misma intolerancia civil -en sí misma considerada como buena- hubieran de seguirse males sociales mayores que aquellos males religiosos que debían ser, en todo caso, temidos. La tolerancia, en suma, se configurará sólo como nnaí permisión y es por medio de este concepto como podría ser conceptualizada. El texto clásico -en el cual aparece explícitamente el verbo tollere, aunque no el sustantivo correspondiente- que podemos citar aquí es el de la Secunda secundae de Santo Tomás (q. 10, a. 12): «Humano régimen derivatur a divino regimine, et ipsum debct imitan. Dcus autem, quamvis sit omnipotens et summe bonus, permittit tamen aliqua mala fierí in universo, quae prohiben posset ne, eis, sublatis, majora bona toUerentur, vel etiam pejora mala sequerentur. Sic igitur et in regimene humano illi qui praesunt, recte aliqua mala toUerant, ne aliqua bona impediantur, vel etiam ne aliqua mala pejora incurrantur… sic igitur, quamvis infideles in suis ritibus peccent, toleran possunt vel propter aliquod bonum quod eis provenit, vel propter aliquod malum quod vitatur.» En resolución: la tolerancia implicaría aquí (es a saber, en Dios) potencia para retirar o detener (tollere) las causas que van a producir un mal (pero que no son detenidas en virtud de la subordinación de ese mal a otro bien, aunque este bien consista en la relatividad del mal menor). Pero aplicada al hombre, resulta de hecho que la tolerancia implica la impotencia para detener o retirar las causas de un mal. Porque aunque en algunas ocasiones puede decirse que existe esa potencia en un instante determinado, dejaría en rigor de existir cuando se tienen en cuenta las consecuencias inmediatas. Podría un Gobierno prohibir un Concilio en el instante ti; esta prohibición desencadenaría una reacción capaz de derribar al Gobierno en el instante t2; por tanto habrá que decir que el Gobierno no puede prohibir, políticamente hablando, el Concilio: retira, suprime o deja en suspenso su poder inmediato en ti y tolera el Concilio. Pero el poder en ti , vinculado a t2, equivale en rigor a una impotencia. De este modo, la tolerancia por impotencia relativa se aproxima a la tolerancia por impotencia absoluta -«s decir, a algo que ya no es ni siquiera tolerancia, sino necesidad, imposición de la «cosa tolerada». Y cuando es la cosa misma la que se impone y se causa, hablar de «tolerancia» es sólo una ficción jurídica, una categoría extraída de otros contextos históricos y sociales diferentes. La Iglesia católica ha tolerado el islamismo, o ha tolerado el darwinismo, o ha tolerado el socialismo precisamente cuando estos movimientos se han impuesto en virtud de su propia fuerza. Su tolerancia ha si<k), a(temás, en todo caso, más bien civil que doctrinal. Y esto demuestra, a nuesbx) juicio, la naturaleza feíroménica, apariencial, del propio concepto clásico de tolerancia. La tolerancia como tal vendría a ser en su principio, si no nos equivocamos, una foima de la falsa conciencia, que se piensa a sí misma al modo del Dios moirateísta omnipotente (como si fuera un reflejo de Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996292 Gustavo Bueno. El sentido de ¡a vida. Él, porque en modo alguno ese Dios tolerante es reflejo del hombre), cuando en rigOT es sólo un reconocimiento o aceptación de que aquello que es malo y vitando (según los criterios morales subsistentes) tiene sin embaído un poder y hay que contar con él. Lo que quita esta actitud de tolerancia no serán tanto los supuestos mecanismos disponibles de suspensión del mal, cuanto la propia actitud que nos volvía de espaldas a lo que se consideraba malo y que, en adelante, será incluido -«tolerado»- como un dato más con el que es preciso contar en nuestra acción. Si esto es asf, sólo podría hablarse de tolerancia efectiva, dentro del mundo cristiano tradicional, cuando subsista la posibilidad de suspender o interrumpir el curso del mal o cuando la suspensión o interrupción se suprima a su vez (tollere) permitiéndose aquel en virtud de algún motivo moral. Pero hemos visto que este motivo no puede fundarse en la justicia -hemos visto que la tolerancia efectiva sería un vicio y la intolerancia ante el mal un deber exigido por el derecho de los demás 8 la verdad y por el bien común. Será un deber de justicia, para todo aquél que tenga noticia de la permanencia en el mal, en el error (particularmente, cuando este pueda repercutir en perjuicio de terceros) el cortarlo, no directamente, sino a través de la autoridad competente (el párroco, el obispo, el papa). De otro modo, la intolerancia (y no la tolerancia), bajo la forma de la delación (por ejemplo, al Tribunal de la Inquisición) será un deber de justicia. ¿Habrá que concluir, por tanto, que (en el mundo cristiano) el concepto de tolerancia humana (imagen de la divina) es moralmente utópico y vacío, porque cuando la tolerancia es posible (físicamente) no lo es moralmente (es injusta), y cuando aparece como moralmente «justificada» es porque físicamente es imposible (por la impotencia de que hemos hablado)? Sin embargo, si bien puede concluirse que la tolerancia no es un deber de justicia, dentro de las coordenadas escolásticas, no parece que fuera exacto concluir que el cristianismo tradicional ha cegado cualquier tipo de alvéolo para aposentar la tolerancia como un deber. Si no nos equivocamos diríamos que, puesto que este alvéolo no cabe en el cn-den de la justicia, habrá que buscarlo en el orden de la caridad. Es aquí, seguramente, en donde podríamos supcmer prefígurada una virtud «sobrenatural», es decir, perteneciente a otro orden distinto del de la justicia, que tiene mucho que ver con el concepto de tolerancia, pero que, en todo caso, no habría de ser entendida como tolerancia hacia el mal. Hay una virtud (o deber de candad) que supone desde luego un poder (el poder de interrumpir un mal mediante la denuncia a los superiores) pero detiene o suspende la aplicación de este poder en nombre de la caridad hacia el pecador, o el delincuente. No se trata, en cualquier caso, de tolerar el mal por amor a quien lo hace: lo que se tolera (o se suspende) no es propiamente el mal, sino la aplicación inmediato y pública del castigo de este mal, y ello precisamente en razón de que se espera que el pecador o el delincuente corrija su conducta. Cuando esta corrección no tuviera lugar, entonces, la misma caridad que había impulsado a tolerar el pecado, es la que impulsará (como intolerancia de caridad) a delatar al pecador, incluso a llevarle, en último extremo, por amOT de caridad, a la hoguera. Si este amor (que hoy puede parecemos surrealista) era compatible con el asesinato, se debía a la fe en la inGustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 293 En una sociedad organizada según principios dogmáticos estrictos (la [glesin calrtlicn en In éjKx;n del g<ltico. o en In del barroco, o la Unión Soviíiicn en la épdcii ilc Slnlinl In inloicrangiii, en niiilcria grave rcspcclo de iHras personas, se prcseniarrt conio un drhrr dr jusiJckt. La tolerancia, en malcría prnvc. srtlo podrfa ejercerse, en principio, contó deber de caridad. Y acaso la forma más suti l de ejercerse este poder fue la llainiida rnrrcciwnfroicniü. (]uc conducía, una vc i fnicasada la atlmonici(‘>n privmla. a la íicninieia del hcnnano al superior. De este minio la cariilad ijuc niovúi a la cnrrcccit^n fraterna ptdín icnninnr conduciendo al hcnnano a la hoguera. Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996294 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. mortalidad del espfritu y a la fe en la resurrección de la carne: la muerte en la hoguera podría interpretarse algo así como la cauterización de una herida (las situaciones que planteaban los contumaces no eran fáciles de resolver). Queremos decir, con todo lo que precede, que son las cuestiones disputadas de correptione fraterna el lugar a donde habría que regresar para encontrar, dentro del cristianismo tradicional, las situaciones más afines a los conceptos de tolerancia e intolerancia. El concepto de corrección fraterna (que se hacía derivar de Calatas, v, 1; Mateo, XVIII, 15 y 2 Tesalonicenses iii, 15) no implicaba, desde luego, tolerancia -sino precisamente reprensión, admonición. Pero una admonición privada y secreta, suave («caritativa») comparada por los teólogos a veces con una limosna espiritual, cuando se veía como probable el propósito de enmienda. Podríamos decir que lo que se toleraba era más bien a la persona pecadora que al pecado; y se le toleraba en tanto podía redimirse -se toleraba la posibilidad de que el futuro hombre justo, sin embargo hubiera sido pecador (lo que ya era mucho frente al «fariseísmo»), a pesar de lo cual, curiosamente, se tendía a mantener la fama del justo (y de ahí el carácter privado de la admonición). Pero cuando no era probable que la admonición privada tuviese efectos benéficos, se hacía preciso denunciar al superior. Y según algunos teólogos (Sylvio) aún en el caso de que la probabilidad de enmienda fuese igual por vía de corrección privada que por vía de delación pública, era legítima la «intolerancia», porque a lo sumo ésta faltaría contra la caridad, pero no contra la justicia. El concepto de corrección fraterna se utilizaba principalmente en el recinto de los conventos -si bien su campo de aplicación era mucho más general (no sólo envolvía a los cristianos sino, según algunos, a todos los hombres)- y la denuncia al superior se justificaba también (ordo charitatis) en el supuesto de que, tras la admonición privada, o viéndose ésta contraproducente, el superior, en calidad más de hermano o de padre que de juez, tuviese discreción, piedad, prudencia, &c. La situación era muy ambigua, porque este superior era al mismo tiempo juez -su función era a la vez pública y privada: la delación al superior era algo muy afín a la delación a la Inquisición, y, por ello, en gran medida, la defensa de la vía de la corrección fraterna podría considerarse como un freno de la implacable intolerancia entrañada en el deber de delación. La Compañía de Jesús establecía en sus estatutos el precepto de denunciar a los superiores todos los defectos, incluso graves, advertidos en un correligionario, non premissa admonitione secreta (y sus teólogos explicaban cómo esto no se oponía al precepto de la corrección fraterna, en virtud de la renuncia que los socios de la Compañía habrían hecho a su derecho a la fama, de la que eran dueños). Esta regla cortaba las perspectivas de \dL fraternidad (de la amistad entre personas individuales), diríamos por nuestra parte, reabsorbiéndola en una perspectiva áe justicia o igualdad (dentro de la Compañía) si bien, a su vez, esta justicia interna estaba llamada a transformarse en una fraternidad mucho más compacta en el momento en que podía enfrentarse a las fraternidades constituidas por otras órdenes religiosas. En 1638 tuvieron lugar, en Pamplona, unas disputas entre los dominicos y los jesuítas sobre este asunto (los dominicos defendían la tesis de que no era Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 295 lícita la corrección fraterna ut in plurimun nisi praemissa monitione). Intervino la Inquisición de Logroño; un agustino, defensor de la tesis jesuítica, sugirió irónicamente si acaso la razón por la cual los dominicos no admitían la delación nisi proemissa correctinne no fuera el carecer de priores prudentes, discretos y píos (condiciones que se exigían en todo caso). De todas formas, ironías aparte, parece que lo que se debatía a propósito de la cuestión sobre la corrección fraterna era si el cristiano debe llevar su intolerancia por la vía judicial, fría y burocrática, o bien si debía llevarla por la vía privada (por la vía de la caridad), porque esta tolerancia era la única forma práctica de tolerancia legítima en el seno de una sociedad inquisitorial que tenía, en general, poder suficiente para ser intolerante y para entender la intolerancia como la forma suprema de la justicia y del amor. 7. La segunda etapa de la historia de la idea de tolerancia. La segunda gran etapa sistemática de la historia del concepto de tolerancia podía comenzar a configurarse en el momento en el que el poder de la Iglesia se descompone (digamos: por la lucha entre las diversas intolerancias dadas en su seno, por las luchas de los reformados y contrarreformados, así como de los reformados entre sO y se entrecruza con los poderes del Estado moderno; podría comenzar cuando en el seno de estos conflictos va moldeándose (a través del escepticismo y a través de la nueva religiosidad privada, a través de los «thelemitas», o a través del efectivo individualismo de la nueva burguesía dominante en ascenso) la figura de una subjetividad inviolable (la que reclama el habeos corpas), de un fuero interno que ha de mantenerse más allá de toda vigilancia y control, porque es el ámbito de la libertad, el recinto de los secreta coráis. Una libertad que ya ni siquiera, segün algunos, estará promovida por Dios y, por tanto, que si Dios ha creado como libre -tolerando el riesgo del mal- deberá también ser tolerada en virtud de esa su naturaleza libre. El objeto formal de la tolerancia podrá comenzar a perfilarse ahora no a través del mal, en cuanto tal, sino a través de los actos, opiniones o intenciones de una persona en cuanto que, por ser efecto de su libertad, pueden considerarse en sí mismos como valiosos y buenos (aun cuando moralmente pudieran ser calificados como malos, conservarían siempre una bondad o excelencia que les viene no simplemente de su ser, sino de su ser libre). Es esta libertad aquello que podría ser amado. ¿Por qué tolerado? Porque son, incluso en la medida en que estos actos u opiniones se opongan a los míos. La tolerancia es ahora una virtud que reprimirá mi tendencia a oponerme intolerantemente a lo que se me enfrenta. Puedo oponerme a ello, pero no me opongo, tolerándolo, reconociéndolo, en virtud del respeto a la libertad. Este respeto se funda, tanto más que en la evidencia de que el acto libre, por serlo, haya de ser íntegramente bueno, en la duda acerca de si un acto libre, por serio, pueda ser malo: en el escepticismo en tomo a nuestros códigos morales, compatible muchas veces con un optimismo metafísico según el cual lo que los hombres hacen espontánea y libremente ha de ser bueno (la bondad natural del hombre) y por ello, la toleGustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996296 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. rancia. «Puesto que estamos todos llenos de debilidades y de errores, perdonarnos recíprocamente nuestras tonterías es la primera ley de la Naturaleza», leemos en el Diccionario filosófico de Voltaire, suh voce «Tolerancia». El concepto moderno de tolerancia, por tanto, podría caracterizarse como un concepto que incluye formalmente la negación polémica del concepto anterior (el de intolerancia ante el mal). La tolerancia ante el mal -cuando el mal ya no aparece como algo muy seguro, cuando se cree que nada es bueno, o bien, que todo puede ser bueno de algún modo- se cambia en tolerancia ante el bien. Y si a esta actitud de respeto se le llama tolerancia, será sólo en virtud de que esta actitud se concibe como negación de la actitud intolerante que, ante lo que no se ajusta a la norma, prescribía la actitud anterior. El concepto moderno de tolerancia -queremos decir- podría ser considerado formalmente como un concepto anticristiano, porque la tolerancia es tal en cuanto negación de la intolerancia efectiva. La tolerancia, según esto, no será tolerancia ante las personas (que son objeto de amor) sino tolerancia ante los actos y opiniones de las personas en cuanto son consideradas como suyas (por efecto de su libertad), y por tanto, como propiedades que se les debe en justicia. Si, pues, en la primera etapa sistemática la tolerancia se nos aparecía en el contexto de la caridad, ahora, la tolerancia se nos dibuja en el contexto de \a justicia (aunque el ámbito de esta justicia sea una sociedad concebida en un plano mucho más amplio que aquél en el que se inscribía el centralismo romano, un plano que el propio cristianismo ha contribuido a moldear). Es un derecho atribuido a la nueva figura de la persona individual, el derecho a actuar y opinar sin que ningún poder público pueda inmiscuirse cuando no hay da-ños para terceros. En su extremo, percibimos muy bien esta nueva sensibilidad en la escena en la cual Don Quijote pone en libertad a los galeotes, porque van encadenados en contra de su libre voluntad. Es también Cervantes quien, como se ha dicho, ha acuñado (Don Quijote, ii parte, capítulo Liv) la fórmula lingüística que estará llamada a convertirse en la bandera misma de nuevo liberalismo: la fórmula de la «libertad de conciencia» (libertad de conciencia que será el núcleo de lo que, siglos más tarde, en la época romántica, y también con fórmula española, acuñada en el Cádiz de 1811, según Alcalá Galiano, y que pasará inmediatamente a incorporarse al vocabulario político europeo, se llamará «liberal», de donde «liberalismo», tan próximo al concepto moral de la «generosidad» y por tanto, al concepto de la tolerancia como «generosidad»). En cualquier caso, la fórmula «libertad de conciencia», si apareció en España, no fue seguramente como efecto de la casualidad: acaso ocurría que era este el lugar de Europa en donde el nuevo absolutismo contrastaba más con la inveterada coexistencia de las tres religiones monoteístas, de la que resultaba aquella situación de «tolerancia», tantas veces encarecida, referida ya a la época de Femando iii. Y es esta «libertad de conciencia» aquello que podríamos tomar como objeto formal del nuevo concepto de tolerancia. Lo que se tolera no es la persona (a la que habrá, sin más, que amar) sino a su conciencia, es decir, a sus opiniones, a sus juicios, a sus actos, en tanto son libres (suyos, debidos). Precisamente porque este concepto de tolerancia ante los contenidos de una conciencia libre burguesa (aún opuesGustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La liheriad. V 297 Lii ariu-ni.^iiliii! (¿iiciO ilc I3i>ii CJiíiJoic cnirii cu conflifio cnn las iiiimi;isyiiní/i(ií.s de 1H JUMLL-ÍÍI rciil. En el cíipíliild wii de lii prinicni prnic. D<iri Quijiilc nl/n Ins ojos y ve que por el L-nmimí míe llcvnba vcnfan hnstn diicc hombres n pie, erisnrtiulcis cdimi ciicniíis en iiiiii fjan cndcna de hierro, por los cuellos, y lodos con csposiis en liis miiniis. Siinchit Pan/a dijo: n-Físln es cndcnn de jaleóles, genic for/adn del Rey, iiiic va ii las piílcms. -Í.Crtmo gcnic fur/ada? -prcpnntrt Don Qujjoie- ¿Ks posible que el Rey haga fiiería n ninpiinn pcnie? -No digiiis eso -respinuliti Sanfluv-. sino que es gente que p<ir sus delilos va condenada a servir al Rey en las galcnis, de ptn fuer/a, -F,n rcsokK-irtn -replicó Don Qiiijoie-: como quiera que ello sen, csln gente, aunque los llcvim, vnn de por fiicrr.a y no de su voluniad, -Así es -<lij() Sancho, -l’ucs des:i numera -dijo su amo-, aquf encujo la ejecución de mi oficio: desfa/cr Uicrios y socorrer y acudir a los miserables.» Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996298 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. tos a los míos) se recorta, sobre todo, frente al deber de intolerancia enseñado por el cristianismo tradicional, resultará que el nuevo concepto de tolerancia podrá oponerse, ante todo, a ese cristianismo y, por tanto, su primer contenido no podría ser otro sino ese mismo cristianismo (y, con él, las otras religiones) que deberá ser tolerado a los cristianos que libremente quieran practicarlo: la tolerancia equivaldrá, ante todo, a la libertad de cultos; después, se generalizará a otras regiones de la conciencia (la «libertad de imprenta» consecutiva a la «propiedad intelectual») que se consideran desligadas del Estado. Sobre este núcleo de tolerancia, fundado en el reconocimiento de una libertad de conciencia individual -la libertad que predica el «liberalismo», en cuanto frente que lucha contra el Estado, pero también contra las asociaciones de trabajadores- se irán configurando conceptos positivos que, se designen o no con palabras derivadas del tollere latino, envuelven el concepto de tolerancia, como concepto orientado a promover la libertad ajena individual, sin consideración de sus contenidos internos, en virtud de su propia forma de libertad. Por ejemplo, podríamos citar el concepto de generosidad de Espinosa, en cuanto vinculado a la liberalidad, según hemos dicho {Ética iii, 59, Escolio: «Por ‘generosidad’ entiendo el deseo por el que cada uno se esfuerza, en virtud del solo dictamen de la razón, en ayudar a los demás hombres y unirse a ellos mediante la amistad»). No es el contenido de la libertad, sino su forma (que se supondrá en sí misma buena -el laissezfaire, el optimismo monadológico-) aquello a lo que apunta el nuevo concepto de tolerancia, cuya única limitación (lo intolerable) será también extema, aquella que se expresa en el artículo vi de la Declaración de los derechos del hombre: «La libertad consiste en hacer todo aquello que no perjudique a los demás.» Es el mismo formalismo que inspira la doctrina de Kant sobre la dignidad humana, fundada en la autonomía de la persona y en el respeto a la ley moral, en virtud de su forma. Cabe asignar unas premisas optimistas (las del humanismo) a esta fe en la libertad individual, a este dar por supuesto qué sea aquello que no perjudica a los demás individuos, a unos individuos que, en todo caso, no se recortan como modos personales de un supuesto racional metafísico, sino en el marco de la nueva economía capitalista de mercado, en una sociedad en la que el intercambio de las mercancías, «libremente» producidas, comenzaba a tener lugar atravesando las fronteras religiosas y políticas del antiguo régimen. El concepto moderno de tolerancia, tal como lo hemos intentado bosquejar, es un concepto puramente reactivo, y sus referencias se van dando a medida en que se extiende la figura de una «libertad de conciencia» solidaria con el desarrollo de unos nuevos modos de vida capaces de ir señalando el contomo de los recintos individuales «sagrados», inviolables, en un conjunto de coordenadas culturales más o menos precisas (coordenadas urbanísticas, familiares y comerciales, desarrollo de la sociedad de familias frente al Estado aristocrático). Pero estos contomos no son los de una sustancia y sólo tienen sentido en función del sistema histórico de coordenadas envolventes. La crisis del capitalismo, el enfrentamiento de las grandes unidades nacionales, por un lado, y la aparición de las nuevas unidades políticas de clase, por otro, irán transformando la definición de estos contomos de la persona y podrán mostrar hasta qué punto esa «libertad Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 299 de conciencia» es un concepto ideológico (una forma de la falsa conciencia), preparando el terreno hacia nuevas evidencias (acaso también fenoménicas) que mostrarán a la tolerancia como una virtud inferior, subordinada a la razón de Estado, de la raza o de la clase social. Desde el fascismo hasta el estalinismo, la intolerancia hacia las opiniones llamadas individuales (hacia la libertad de conciencia) que se opongan a la nueva dogmática cuasirreligiosa, volverá a ser valorada como una virtud. Esto explicaría que, en un período de crítica al fascismo y al estalinismo -al totalitarismo del que habla Glucksmann en el último capítulo de Los maestros pensadores- la idea de tolerancia (respecto de la conciencia individual) vuelva a cobrar una potencia similar a la que tuvo en la época moderna, en el periodo de la crítica al antiguo régimen. Con lo cual podriamos seguir diciendo que el concepto de tolerancia se presenta como reactivo de una intolerancia práctica previa, por respecto a la cual podríamos siempre decir (remedando a Tomás de Kempis) que «vale más practicar la tolerancia que saber definirla». Las definiciones modernas de estos contomos constituidos por las «conciencias individuales», serán consideradas por muchos liberales, o libertarios, como conquistas irrenunciables de la civilización o como reconquista preciosa de una era saturnal ya perdida. Pero, al mismo tiempo, la critica contemporánea a esas conciencias individuales mantendrá, al menos, la duda sobre el carácter ideológico de ese concepto de libertad de conciencia, sobre lo movedizo y extemo de sus contomos individuales, sobre la necesidad de profundizar en sus relaciones de dependencia respecto de las condiciones culturales y sociales y sobre la naturaleza metafísica y utópica de todo intento de fundar esa individualidad (y la intolerancia hacia ella) en principios también metafísicos. 8. Una idea funcional de tolerancia. ¿Cabe desprender un concepto funcional de tolerancia una vez diseñado el desarrollo histórico de sus especies principales? Este concepto formal deberá ser tal que, a partir de él, quepa desarrollar de nuevo sus propias especies, modulándose en ellas. Pero, ¿cómo sería posible un concepto funcional que no fuera una mera reexposición vaga del concepto material-histórico? Mi respuesta aquí sería de este tipo: un concepto funcional de tolerancia -en cuanto concepto que, por funcional, es neutral respecto de sus especificaciones históricas y axiológicas- es un concepto naturalista (inserto en un orden causal, en un orden del ser) si es que no quiere derivar hacia un territorio meramente nominal. Al menos, parece bastante claro que un modo de alcanzar el funcionalismo de los conceptos morales (en cuanto especificados como buenos o malos, como virtudes o vicios, &c.) es regresar a sus componentes naturales (biológicos, psicológicos, sociológicos) que, aun despojados de su collación moral, SOTI sin embargo partes materiales insoslayables de aquéllos. Con esto quedaría a la vez abierta la pmibilidad de que un análisis formal del concepto de tolerancia fuese algo más que una obligada reexposición compendiada del análisis histórico del propio concepto. Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996300 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. Desde esta perspectiva, nos arriesgaríamos a diseñar la «estructura formal» del concepto funcional de tolerancia en términos parecidos a los siguientes: El concepto de tolerancia incluye intemamente una situación de intolerancia (es decir: no tanto un concepto de intolerancia defínible previamente en términos morales) de suerte que la tolerancia pueda dársenos como una función (una suerte de función) por respecto de esa intolerancia previa, que desempeñaría algo así como el papel de variable independiente. La situación o estructura (de índole causal circular) correspondiente a esta relación funcional tendría el siguiente aspecto: de una parte, un conjunto de entidades personales {S^, Sj, Sj… S^… Sj) -individuales, jurídicas, institucionales, de diversas especies (familia, estado, partidos políticos. Iglesias)- y de otra parte un conjunto de contenidos personales (actos, opiniones, programas) -designémoslos por a, b, c, d… m- atribuidos también a personas (en cuanto agentes, soportes, &c.). Podemos designar a los elementos de este conjunto por los símbolos S,a, S,b, SjC… S2a, S2b… Sjm. En la terminología pertinente a este contexto, las formas Sjm corresponden a los «actos de libertad» de la persona S -aunque, en nuestro concepto formal, «libertad» no debe connotar necesariamente alguna situación acausal, sino precisamente el contenido de un proceso real (natural) y, por tanto, sometido a la legalidad causal. Esto supuesto, será preciso introducir una influencia de Sj sobre un 8,^ -de suerte que esa influencia Sj S^ pueda interpretarse como una forma de intolerancia primaria o previa (en el sentido físico -no califícado aún moralmentede una intromisión causal de Sjm en la supuesta esfera independiente o «libre» de S^) para que, añadiendo el concepto de una reacción de S,^ sobre Sjm, e interpretando esta reacción como contenido correspondiente a la tolerancia, tuviéramos dadas las condiciones para que el concepto de tolerancia sólo pueda cobrar su figura supuesta una situación previa de intolerancia primaria. Por lo demás, cabe explicar del siguiente modo la necesidad de introducir la acción de Sjffl en Sy como algo más que un «epiciclo» (puesto que habitualmente se propende a definir la tolerancia tan sólo en el marco de la relación de un Sj^ ante un Sjm, sin recoger como condición formal la influencia previa de Sjm sobre S^) observando que una actitud de permisión (de inhibición) de un S^ ante un Sjm que se supone no le afecta en absoluto, no podría llamarse tolerante, sino simplemente indiferente (de Carlos v no podríamos decir que fue tolerante respecto de Moctezuma en 1520, cuando ni siquiera conocía su existencia). Ahora bien, la tolerancia de Sj^ respecto de Sjm (que, hasta el momento se nos da ya como un proceso circular correspondiente a la acción de Sjm sobre Sy) incluirá también formalmente el poder efectivo (causal) o capacidad de causar la interrupción, no ya la influencia de Sjm sobre 8,^ sino la misma constitución de Sjm (digamos: la producción, acción, emisión, por Sj de un contenido m). 8i este poder (llamé-mosle Sj^m) no existe, tampoco cabría hablar de tolerancia, sino, simplemente, de resignación o de paciencia de Sy. ante la efectuación por Sj de m. Este poder puede suponerse, en líneas generales, de tal modo, que su ejercicio sea compatible con la subsistencia de S,^. El poder de suspensión de 8,^ puede abarcar desde Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 301 SU capacidad para suprimir la existencia de S¡, hasta simplemente su capacidad para suspender m, manteniendo Sj (supuesto que tenga sentido operar con esta unidad S¡). En general, nos inclinaríamos a asignar la tolerancia -en cuanto concepto de un fenómeno- al poder de suspender los contenidos m, más que al poder de suprimir a Sj. (Si la Inquisición, a través del brazo secular, suprimía en la hoguera la existencia de distintas personas intolerables, lo hacía en el supuesto de que la vida espiritual de aquellas subsistiera y, por tanto, su intolerancia secundaria, como la llamaríamos, al igual que la tolerancia alternativa posible, recaería también sobre Sm y no sobre S). Por último, será preciso introducir el concepto de una capacidad o poder de S^ en orden a suspender su propia capacidad de suspensión de Sm: designemos a esta capacidad por S|^m, en cuanto mantiene la forma de una «negación de la negación». Y con estos presupuestos, podemos ya definir la tolerancia, en su sentido formal (natural, causal) como el poder (mejor: el ejercicio del poder) (S^) de S^m” para suspender la capacidad de suspender (Sm’) el contenido m de Sj. La intolerancia formal o secundaria se definiría, simplemente, como el ejercicio del poder S^m’ -lo que a su vez comporta una suspensión o inactivación de S,^m”-. Con esto, la tolerancia formal resulta apoyarse sobre una intolerancia primaria; pero lo mismo habrá que decir (cerrando el circuito) de la intolerancia secundaría. La intolerancia se nos manifiesta, de este modo, como una suerte de proceso circular: toda intolerancia implica una tolerancia previa, siendo la tolerancia un proceso intercalado entre dos intolerancias (primarías o secundarías) reales o posibles. La tolerancia no se nos aparecerá, en virtud de su forma, como una situación gratuitamente dada, sino como resultado de la propia dialéctica de las intolerancias (pongamos por caso la de las iglesias calvinistas y católicas). El concepto de tolerancia formal recién esbozado, por artificioso que pueda parecer, es, sin embargo, mucho más simple en su estructura que, por ejemplo, el concepto (considerado sin embargo por todos como elemental) de elipse, definida por lugares geométricos. Y si nadie objeta a \& figura geométrica de la elipse nada por su «complejidad», ¿por qué habría que ver como artificiosa una complejidad aún menor atribuida a l& figura moral de la tolerancia! Con esto no quiero insinuar que la esbozada figura moral sea consistente en su orden, el orden de las relaciones causales ligadas en un sistema de realimentación. La figura que hemos esbozado es sólo una aproximación al análisis de un concepto en rigor intencional, fenoménico. Pero la cuestión es la de si efectivamente tiene sentido la existencia de un dispositivo de relaciones causales naturales entre S¡, S^, S^… como el que hemos diseñado. La dificultad principal reside (me parece) en las situaciones designadas por Sj^m’ y S,^m”, en tanto designan situaciones virtuales (análogas a las que también se utilizan en Mecánica). En cualquier caso, diremos que la posibilidad de dar un sentido operatorio a estas situaciones virtuales aparece en el momento en que las refiramos no ya a un sujeto Sj^ individual, sino a sujetos endosados, o a clases de sujetos similares, permutables unos por otros en el momento de hablar de suspensión o interrupción de líneas procesuales paralelas. Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996302 Gustavo Bueno. El sentido de la vida. Por último; uno de los méritos (si tiene alguno) de este concepto formal de tolerancia, es que él nos permite, con toda sencillez, liberamos de los hábitos de explicación metafísica que confunden constantemente el razonamiento moral con el razonamiento natural (causal). Porque siendo Sj^m’ y S^m” situaciones naturales, a ellas debe asignárseles también una causalidad natural y no moral: lo contrario sería recaer de nuevo en la «falacia moralista», en el paso del deber ser al ser. La tolerancia S^m” de S^ hacia Sjm no podrá ser explicada, por ejemplo, por el «respeto a la libertad de conciencia» de Sj, ni siquiera por el «amor» hacia Sj (cuando se entienden como categorías morales) sino que exigirá ella misma una causa física, que podría estar muy próxima a la influencia sobre S^, como hemos sugerido a propósito de la génesis de la tolerancia en materia religiosa en la época moderna. 9. La cualificación ética o moral de la tolerancia depende de los parámetros escogidos. Pero la figura formal de la tolerancia y, con ella, de la intolerancia, sólo comienza a ser un concepto moral cuando pueda ser especificada como buena o mala. La tolerancia será moralmente buena si su proceso se considera que abre el camino a valores morales positivos; y también la intolerancia podrá ser buena moralmente (puesto que formalmente no puede decirse que sea intrínsecamente mala) cuando su proceso abra camino a valores morales positivos o cierre el paso a valores considerados moralmente inaceptables, aunque físicamente sean enteramente reales y posibles (pongamos por caso, la intolerancia hacia determinados rituales religiosos que incluyan la antropofagia, o la intolerancia hacia determinados prejuicios de sectas religiosas que prohiben transfusiones de sangre). Ahora bien: de una estructura formal naturalista (de un ser) no es posible extraer una cualificación moral, un deber ser. Pero el deber ser puede obtenerse del deber ser (y en parte también el ser) y, en este plano, se movería el «razonamiento moral». Con esto queremos decir que sólo insertando el concepto formal de tolerancia en un contexto o escala en el que se den las cualificaciones morales, será posible también cualificar moralmente la tolerancia y la intolerancia formales. Dicho de otro modo: es preciso ofrecer los parámetros de la función «tolerancia» para que ésta alcance un significado moral. Estos parámetros, según lo dicho, han de buscarse, por un lado, en la región de los términos S; por otro lado, en la región de los contenidos (a, b, c). El «parámetro» a partir del cual el concepto de tolerancia se ha construido históricamente ha sido la dogmática religiosa, porque la intolerancia primaría iba asociada, por motivos más complejos, a las religiones monoteístas, en cuyo ámbito, sin embargo, se incubó la figura de una individualidad subjetiva que es imagen de Dios y asiento suyo. En su primera etapa, es esta intolerancia aquello que aparece calificado moralmente como bueno y es la tolerancia, como hemos dicho, aquello que aparece simpliciter como malo. Pero es el desarrollo de la misma inGustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996Lectura 4. La libertad. V 303 dividualidad, que se incubó en la intolerancia de la dogmática cristiana, aquello que podría dar lugar a la inversión de la calificación moral de la intolerancia: la tolerancia hacia cualquier acto de esa individualidad (que ha crecido en el ámbito de una religión universal) es precisamente aquello que conducirá dialécticamente a la «descalificación» de la intolerancia y, con ello, a la valoración positiva de la tolerancia, a su concepto moderno. En el presente, a los «parámetros religiosos», se han añadido (principalmente, no únicamente) los «parámetros políticos». Tolerancia, por tanto, y según el concepto funcional propuesto, tendrá que ver, sobre todo en el marco de una sociedad política democrática, con la neutralización de la tendencia a suprimir la acción de las personas que mantienen posiciones políticas (también: científicas, filosóficas, morales…) opuestas a las del tolerante. Esta neutralización implica, si mantenemos el concepto, el poder de suprimir la acción individual o colectiva, ya sea como poder de represión o censura activa (la mordaza, la prisión de los otros) ya sea como poder de inhibición o censura pasiva (no tomar en consideración las posiciones u opiniones del contrario; dejarle que actúe o que hable sin ofrecerle resistencia, sin replicarle, es decir, ejerciendo la tolerancia como «paciencia» o simplemente como indiferencia o desprecio derivado de la prepotencia: «mis vasallos y yo -decía Federico u de Prusia- hemos llegado a un acuerdo: ellos dicen lo que quieren y yo hago lo que me da la gana»). Pero la tolerancia no puede reducirse a este poder de «neutralización de la oposición»; la tolerancia supone además el poder o facultad de suspender esta capacidad de neutralización (por represión o por inhibición) de las posiciones opuestas. No es tolerante, sino de modo meramente negativo, quien deja hablar o actuar a otros apoyándose en su capacidad de inhibirse (retirándose, soportando o despreciando). La tolerancia implica neutralización de esa misma capacidad de inhibición, a fin de tomar en cuenta al «adversario», aunque sea para refutarle. Precisemos: «tomar en cuenta al adversario» ha de entenderse no sólo en el plano psicológico-diplomático (afabilidad, cortesía, «comprensión») sino en el plano lógico-dialéctico, lo que sólo puede ocurrir cuando las posiciones del adversario sirvan efectivamente para con-formar, aunque sea por la vía de la contrafigura, las posiciones propias, y cuando éstas dispongan de una «complejidad lógica» capaz de poder asimilar en el sistema, aunque sea críticamente, a las posiciones contrarias. Es obvio, por tanto, que no podremos llamar tolerancia a la inhibición ante las acciones o incitaciones de otras personas que pongan en peligro nuestra propia vida o las de los demás (mediante actos de terrorismo, por ejemplo), así como tampoco será «intolerancia» la represión, incluso la represión violenta, de tales acciones. Desde este punto de vista no cabe condenar cualquier acción violenta, en cuanto violenta, por intolerante. Concluimos: el valor moral de la tolerancia o de la intolerancia no ha de extraerse de ningún concepto formal natural o metafísico, sino de supuestos histó-ricos, culturales y sociales, que, como «parámetros de la función», es preciso identificar en cada caso minuciosamente. Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s