el sistema, la economía y la partitocracia según Mario Conde, ex banquero y hoy ¿ensayista?


El libro Los días de gloria, de Mario Conde, ex presidente de la Junta de accionistas de BANESTO, que por cierto hoy es una de las joyas de la corona de Marcelino Botín, presidente del Banco de Santander, es un curioso libro, en el terreno de la filosofía mundana
Dejando a un lado las anécdotas sobre personajes que intervinieron con más o menos relevancia en el proceso de su defenestración y luego cárcel, nos interesa comprobar sus modelos de teoría del Estado: relaciona lo que él define como Sistema, con la Economía y la Partitocracia. Menciona como un referente al parecer clave de estas relaciones un autor alemán llamado Walter Theimer. A continuación ponemos una
CITA sobre algunas tesis de Theimer que el ex banquero Mario Conde utiliza ad hoc y de acuerdo a su interés en el presente tras salir de la cárcel y convertirse en un editor de sus propios libros y tertuliano de una emisión de la TV Intereconomía

fuente http://foro.seprin.com/showthread.php?25329-quot-DOCTRINAS-POL%C3%8DTICAS-quot-a-FINES-DEL-ESTADO-quot-PERSONALISMO-quot-Y-quot-TRANSPERSONALIMO-quot-3RA.
Totalitarismo y absolutismo. El totalitarismo, concepción transpersonalista
El título que WALTER THEIMER da al capítulo veintiuno de su Historia de las ideas políticas: “Totalitarismo: el aniquilamiento de la persona”, es toda una definición. En efecto, la esencia misma del totalitarismo -y en ello estriba su diferencia fundamental con el liberalismo- radica en su carácter transpersonalista, de acuerdo con el cual la persona humana -en cuanto a los fines del Estado se refiere- es sacrificada en beneficio de otro ente temporal, real o imaginario.
Según THEIMER, la tiranía totalitaria constituye el absolutismo del siglo XX, pero no debe ser confundido con él. El antiguo absolutismo -dice- no extinguía al individuo, se fundaba, en definitiva, “en una concepción del mundo de tipo personalista”. Sea como fuere, lo cierto es que no tenía el propósito -sin duda, porque tampoco tenía los medios- de absorber a la persona humana. Grandes ámbitos de su actividad -en lo religioso, en lo cultural, en lo económico- quedaban reservados para aquélla. En el totalitarismo, en cambio -y esto también lo dice THEIMER- el conductor se convierte en la única persona, encarnación de lo colectivo, de lo abstracto. “El hombre -continúa diciendo- ya no es su fin en sí mismo, como quería KANT, sino sólo el medio para otros fines, y además sólo para fines estatales, puesto que la esfera privada está supeditada”.
c) Caracterización del totalitarismo
Aunque, como antes se ha dicho, no corresponde aquí considerar los regímenes políticos respectivos, sino sólo las pertinentes doctrinas políticas con particular referencia a los fines que prescriben al Estado, es necesario, para poder caracterizar al totalitarismo, hacer referencia a algunos aspectos de su institucionalización y de su dinámica, ya que éstos constituyen elementos derivados necesariamente de la doctrina.
Sobre tales bases, puede señalarse los siguientes elementos tipificantes del totalitarismo:
1. En cuanto a la doctrina:
a) Existencia de una cosmovisión, fundada en un mito o en una ideología.
b) Finalidad transpersonalista (antidividualista).
c) Concepción organicista de la comunidad política.
d) Exaltación del nacionalismo.
2. En cuanto a los factores psicosociales, condicionantes de la doctrina y del régimen político realizado en concordancia con ella:
a) Tradicionalismo.
b) Masificación.
c) Tecnificación.
d) Burocracia.
3. En cuanto a la organización de las respectivas fuerzas políticas.
a) Partido de masas, con aparato burocrático-militar, organizado jerárquicamente.
b) Liderazgo carismático, con encarnación del movimiento en el jefe.
4. En cuanto a la organización política del Estado.
a) Unipardismo. Institucionalización estatal del partido único.
b) Inexistencia de división de poderes y de com****ncia reglamentada para la ocupación de los cargos gubernativos.
c) Inexistencia de oposición legalizada.
d) Inexistencia de libertades esenciales -libertad de pensamiento e investigación, libertad de palabra y discusión, y libertad de crítica y protesta.
e) Control central y dirección de la economía entera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s