España y su Futuro Roberto Mangabeira Unger

España y su Futuro

FUENTE http://www.law.harvard.edu/faculty/unger/english/docs/europe2a.pdf

AUTOR Roberto Mangabeira Unger

La Tarea
España es hoy un país sin un proyecto capaz de aprovechar su potencial. Existe un
proyecto dominante en España, articulado por las elites y por los partidos. Pero es
un proyecto que no sirve, porque no guarda relación íntima con las características
más importantes y fecundas de la sociedad española. España, un país relativamente
pequeño, se está convirtiendo, por culpa de la falta de imaginación de los que
ocupan el poder, en un pequeño país. En un país que, al dejar de hablar con una
voz diferente dentro de Europa, esta perdiendo contacto con las fuentes de su
propia originalidad.
España podría, y puede, ser un gran país. Existe un proyecto alternativo que
aprovecharía, tanto desde el punto de vista práctico como moral, aquello que
distingue a su sociedad y a su cultura. Lejos de contradecir su compromiso con
Europa, esa alternativa proporcionaría una alternativa para todos los europeos.
Permitiría además a los españoles transformar en fuerza contemporánea la
personalidad histórica de la nación.
Esa alternativa no tiene nada de radical en sus métodos. Ninguno de los elementos
que la componen es desconocido. Su implementación, eso sí, cambiaría el país para
siempre. La corriente política que la incorpore a su programa obtendrá el triunfo
más importante para gobernar el país.
Pero existe un problema. Ese proyecto exige, más que ideas, un espíritu de
ambición y de inconformidad al que el país parece que ha renunciado. ¿Cómo se
puede conseguir sin tener que pagar el precio de las calamidades que marcaron en
el siglo pasado la historia de España y Europa?
La Paradoja
La tarea nace de una paradoja. La estrategia europea y mundial urdida por las elites
españolas parece más apropiada para otro país. Para la España de hoy, es una
aberración.España es en la actualidad un país relativamente igualitario. No quiere decir que no
continúe siendo, como todas las democracias contemporáneas, una sociedad de
clases en la que la aleatoriedad del nacimiento influye de manera poderosa en las
oportunidades de cada persona. De igual manera, no se puede negar que no
persistan muchas formas de pobreza, dependencia e injusticia. Sin embargo, tiene
relativamente pocos pobres, al igual que pocos ricos. El significado de este hecho
transciende cualquier medición aritmética de las grandes desigualdades de renta y
de riqueza.
La presencia dominante en el país es una clase que goza de una prosperidad
modesta y sólida, al igual que una relativa independencia económica y política.
Llamarla clase media tiene poco sentido, ya que más que media es la ampliamente
mayoritaria. Son las otras clases las que son clases extremas.
Esta clase mayoritaria incluye a una pequeña burguesía tradicional, de tiendas y
negocios pequeños, pero sólo como uno de los muchos segmentos que la
componen. Abarca también segmentos de la nueva economía del conocimiento,
pero sólo como otro de estos segmentos. La gran mayoría de esta clase transita en
un mundo de servicios técnicos y profesionales dentro y fuera de las grandes
empresas.
Puede parecer extraño para un español oír esto. En un aspecto social profundo, el
Reino de España ya es una república de iguales. El problema es que estos iguales
no están de hecho en el poder (aunque la clase política se reclute entre ellos), ya
que el proyecto que las elites políticas y empresariales están ejecutando no está
dirigido principalmente a este grupo mayoritario. Este proyecto es una alianza
ajena a los intereses, los valores y la personalidad de la nación.
Esta alianza se basa en el mercantilismo plutocrático, falto de imaginación y de
escasa promesa, conducido con igual ahínco por los dos principales partidos
políticos, por las grandes empresas y por los que intentan hablar por toda la nación,
empezando por el Rey.
Sucedió de la siguiente forma. Cuando España se liberó de la dictadura y se integró
en Europa, cuando comenzó a asimilar el modelo productivo y social ejemplificado
por las naciones europeas más libres, prósperas y prestigiosas, el país encontró el
espacio europeo atrancado por los países que ya estaban al frente. Dirigió,
entonces, sus energías y sus recursos hacia fuera de Europa. A Europa le quiso dar
ejemplo de austeridad y realismo en la gestión pública. Para ello, buscó mercados y oportunidades en el resto del mundo, sobre todo en América Latina, con quien
tenía vínculos de familia y de idioma.
Las elites de la política y de los negocios se dedicaron a dos campañas: a la
campaña de los contables y a la campaña de los aventureros.
Los contables, responsables de las gestión de las cuentas públicas, trataron de
mostrar que España se había convertido en un país de sensatos, capaces de
equilibrar gastos e ingresos, tanto en la vida pública como privada, y de no vivir
por encima de sus posibilidades. A los contables se les delegó la misión de
satisfacer las obligaciones impuestas por la Comunidad Europea, y de conseguir
que el país sea independiente de la ayuda que la Comunidad provee.
Los aventureros intentaron expandir la oportunidades de ganar dinero conquistando
en el mundo los mercados que faltaban – porque ya estaban ocupados o saturados –
en Europa. Todo sucedió como si fuese Corea del Sur otra vez, sólo que mejor,
porque hubo más transparencia, más legalidad, más democracia y más educación.
Los ultra-coreanos europeos pasaron a discutir, lejos de los periódicos y las calles,
cómo hacerlo bien y ganar dinero en el mundo. Dinero para ellos es,
supuestamente, dinero para el país. A la concertación política, que posibilitó la
transición a la democracia, ha seguido la concertación económica. Ésta tiene una
parte de la que se habla – respecto a los salarios, impuestos y servicios públicos -, y
una parte apenas susurrada – sobre los nuevos mercados a penetrar y sobre los
proyectos extranjeros a adquirir.
Todo muy gentil, casi de guante blanco. Negociaciones duras y amplias entre
grandes empresarios, o entre éstos y el gobierno, levantarán mapas del mundo. Y
no faltarán, entre políticos notables y realeza, los intermediarios para conducir y
sellar los acuerdos.
Antes de elaborar las críticas al plan elaborado conjuntamente por los contables y
por los aventureros, conviene anticipar la crítica básica contra ellos. El plan
elaborado tiene sorprendentemente poco que ver con España, con esa sociedad de
iguales, libres de pobreza y de ignorancia, pero lejos del poder, que representa hoy
a la mayoría de la nación, al igual que la naturaleza social y moral del país. Fue
como si en la cima, en los salas de juntas y en los palacios, se hubiese articulado un
plan imperial, adaptado a los imperativos de una economía de mercado, sin la
necesidad de consultar de cerca los intereses y las necesidades de los españoles.Ya aconteció antes en la historia española, sólo que en una dimensión mayor y más
trágica. Una aventura imperial dejó a la nación atrás, hasta que la aventura acabó
podrida. Se trajo oro, pero no profundizó en España el poder de generar riqueza y
conocimiento, ni se volvieron más densas y generosas las asociaciones entre los
españoles y España. Por eso acabó en ruina.
Ahora todo es diferente. No hay conquistadores con mentes llenas de fervor. Tan
sólo hay ejecutivos con imaginaciones reducidas. Y no habrá ruina, aun cuando la
aventura sub-imperial comienza a quedarse atrapada. Los españoles de hoy, al
contrario que sus antepasados, continuarán cómodos. Queda por determinar si ésta
es la solución o el problema. Tal vez sea sólo el comienzo de otra salida para el
país, más capaz que la actual estrategia nacional, de reconocer la España que puede
llegar a ser.
El Desvío
El terreno privilegiado para la implementación del plan de expansión económica de
España en el extranjero fue América Latina. De hecho en Brasil, España ha pasado
a ser el mayor inversor extranjero, por encima de Estados Unidos. Hay dos errores
en este proyecto expansionista: uno, superficial; el otro, más profundo. Los dos
están ligados.
La crítica inmediata es que la estrategia de inversión, a pesar de estar formulada
por un conjunto de intereses y liderazgos, nunca superó un oportunismo
contraproducente. En muchos países latinoamericanos de hoy, las empresas
españolas son vistas con desconfianza. Estas compañías se caracterizan por una
falta de compromiso con los países que las acogen, manifiestan una falta de
esfuerzo para hacer más densos los vínculos con las economías locales y transferir
tecnologías y conocimientos, y una falta de compromiso con la gente, que se
traduce en seguir manteniendo el control de los puestos directivos en manos de
españoles y de una falta de preocupación con las cualificaciones de los nacionales.
Es una actitud que se reduce a entrar, ganar dinero y mandar el dinero de vuelta.
La disposición de los países latinoamericanos para tolerar este mercantilismo
miope de las empresas españolas está disminuyendo rápidamente. Muchos de estos
países luchan contra un desequilibrio en sus cuentas externas. Buscan una manera
de combinar la substitución de importaciones con una ampliación de
exportaciones. Quieren unir los mercados formales e informales de trabajo, y dar a
una mayoría marginada acceso a conocimiento, tecnología, crédito y mercados. Saben que sin equipar a los desfavorecidos no conseguirán moderar las
desigualdades. Precisan de socios, no de aprovechados. Convendría que los
aprovechados se transformasen en aliados.
Las empresas de telecomunicaciones, por ejemplo, tienen la oportunidad de
producir y difundir en provecho de las pequeñas y medianas empresas y de las
sociedades emergentes servicios y tecnologías simplificadas. Es preciso aprender a
dotar de instrumentos de comunicación a redes de empresas que compartirán
recursos en cuanto compitan las unas con las otras. No basta reproducir lo que se
hace, o lo que se hacía, en Europa. Es preciso innovar. En construcción civil, hay
una obra gigantesca de reconstrucción de las periferias urbanas en sociedad con los
gobiernos locales y con las comunidades. Existe una demanda de nuevos
materiales y de nuevas técnicas. En las operaciones de comercio exterior, hay
necesidad de “trading companies” para organizar la producción de las
exportaciones de las empresas de nivel medio, que representan la parte más
dinámica e innovadora de la mayores economías latinoamericanas. En el sector
financiero, en el que los bancos españoles ocupan una posición de tanta relevancia,
hay una enorme demanda reprimida de acceso al crédito y a la financiación.
Todos los países latinoamericanos sufren, en mayor o menor medida, de escasez de
crédito: en vez de financiar a los que producen, los bancos en América Latina se
encargan de financiar al Estado. De ahí la importancia de que los bancos amplíen
los servicios bancarios al crédito para la masa trabajadora (estadísticamente más
diligente en el pago de deudas que sus conciudadanos más ricos), y de bancos que
trabajen para financiar y asesorar actividades productivas en vez de servir apenas
como agentes de los rentistas.
Tales tareas están llenas tanto de riesgos como de oportunidades. Exigen nuevas
formas de asociación entre el Estado y la iniciativa privada. Y prometen generar no
sólo beneficios, sino también alianzas y conocimientos.
Pero nada de esto puede suceder en las empresas Españolas, que continúan
operando de una modo neo-mercantilista. ¿Es por un exceso de inmediatismo? ¿O
es por falta de imaginación y de capacidad?
El resultado práctico es la precariedad, tanto económica como política, de su
actuación. El flujo de oro puede parar de repente, dejando un gran vacío en España.
Si la precariedad de la nueva aventura imperial es la primera crítica a presentar
contra el neo-mercantilismo, las crítica más básica es la falta del vínculo orgánico de la estrategia mercantilista con la sociedad española y con aquello que la define:
la gran clase de los españoles hacendosos, informados e independientes, dentro y
fuera de el grupo asalariado. Es como si el proyecto neo-mercantilista no tuviera
nada que ver con ellos. Alguna empresa aquí y allí, en alguna Compañía de Indias.
Pero, fuera de eso, una gran división, venenosa en una democracia, entre lo que
preocupa a los ciudadanos y lo que absorbe la atención de gran parte de las elites.
Las dos críticas están ligadas. Si cambiaran el rumbo fuera del país, y se lanzasen a
la obra que he descrito, el gobierno de España y las grandes empresas españolas
crearían las condiciones para aprovechar mejor su potencial dentro de Europa.
Tendrían cómo satisfacer mejor las necesidades y aprovechar los talentos y las
energías de la mayoría. El inicio de esta reorientación del proyecto nacional
español daría una base más sólida a otra forma de inserción de España en la
economía mundial. Los independientes, espectadores del mercantilismo, pasarían a
ser participantes de la transformación.
Europa.
No se puede pensar en el futuro de España sin pensar en el futuro de Europa. Y una
verdad difícil pero inevitable es que no hay dentro de Europa un modelo que
España deba seguir. Al contrario, a Europa le hace falta España para ayudar a crear
un modelo mejor.
¿Cuál es, reducido a sus términos más simples, la trayectoria reciente de la
socialdemocracia europea? Reduzcamos el sistema dominante en la Europa
occidental de la posguerra a una media institucional, dejando al margen la
diferencias importantes entre los principales países europeos y evitando el estilo
apologético y congratulatorio que contamina el debate de Europa sobre sí misma.
Constatemos que este sistema europeo ostentaba los siguientes atributos
fundamentales. Juntos, componen aquello que se llegó a llamar el modelo renano.
El primer par de características tienen que ver con la protección de los “insiders”
contra las inestabilidades del mercado. Una parte de los trabajadores disfruta de
trabajos estables, protegidos contra la volatilidad del mercado de trabajo; los otros
– los “outsiders” – quedan condenados a la inestabilidad. Los directivos de las
empresas quedan también protegidos contra la inestabilidad del mercado de
capitales, gracias a la relación de propiedad entre empresas o entre empresas y
bancos que suprimen la creación de un mecanismos de control accionario.Un segundo par de aspectos surgen de la relación entre gobiernos y empresas.
Los gobiernos apoyan a las pequeñas y medianas empresas contra las grandes
empresas y la competencia extranjera. Y toleran el control familiar de las empresas
y hasta el nepotismo anti-meritocrático en todas las escalas de producción.
Un tercer par de atributos se relaciona como arquitrabe institucional de la
economía política. Los gobiernos nacionales lideran la negociación entre los
grandes intereses organizados de los trabajadores y del capital respecto a los
ajustes salariales y el reparto de costes y beneficios de la economía política.
Finalmente, un alto nivel de prestaciones sociales por parte del Estado – sobre todo
en el área de jubilaciones, educación y sanidad – se mantiene gracias a un alto nivel
de impuestos. Este mecanismo tributario depende en gran parte de impuestos
indirectos, y por tanto regresivos, del consumo (sobre todo a través del IVA), y en
mucho menor medida a través de la tributación directa y progresiva del consumo,
de los ingresos y la riqueza de los individuos. Lo que se pierde en progresividad
por el lado de ingresos tributarios, se gana por duplicado del lado del gasto social
del Estado. La tributación regresiva financia el gasto público redistribuidor.
La trayectoria reciente de la socialdemocracia europea se resume en una retirada
hacia líneas más defensivas. Las primeras cuatro características serán sacrificadas
para el mantenimiento de la quinta y la sexta, o de las primeras cinco para
preservar la última. A fin de cuentas, lo que sobra marcha en la dirección de la
flexibilidad económica, a imagen del modelo americano de organización
económica, pero manteniendo a la vez niveles más altos de beneficios sociales, al
igual que sustentando un grado de tributación más elevado que lo tolerado en
Estados Unidos. Este compromiso social viene a veces acompañado por un
esfuerzo por mantener la negociación entre los intereses organizados del país,
aunque no siempre sea así. Este avance selectivo de la socialdemocracia – descrito
por sus apologistas como la síntesis entre la flexibilidad económica de los
americanos y la protección social de los europeos – es el residuo práctico de la
tercera vía de Blair y Schroeder.
La tercera vía representa menos una reconciliación entre flexibilidad económica y
protección social y más un sacrificio de la segunda a la primera. No existe en
ningún país europeo un ejemplo exitoso de esa síntesis que España pueda seguir.
Estudiar las causas de esta laguna es descubrir que la dificultades no están apenas
en la falta de buenas soluciones. Están también en la definición defectuosa del
problema.Las sociedades contemporáneas, sobre todo las más libres y ricas, pueden hacer
mucho más que humanizar la eficiencia. Pueden democratizar el mercado,
capacitar a los individuos y generalizar la experimentación en todas las áreas de la
vida social. Pero sólo se podrá conseguir si comenzamos a innovar en las
instituciones que definen la democracia, el mercado y la sociedad civil. El
conservadurismo institucional limita, debilita y va contra la esencia de la
democracia social. Como cualquier construcción humana, necesita ser reinventada
para mantenerse viva.
En vez de buscar entre los países europeos una síntesis ejemplar e inexistente, es
más beneficioso aprovechar las lecciones de dos experiencias contrastadas: el caso
de Irlanda y el de Suecia. Representan hoy dos polos opuestos en Europa: ambos
prósperos, pero ninguno de los dos merecedor de ser tomado como ejemplo para
España o para Europa.
Irlanda ofrece un ejemplo de un país que avanza cuanto puede en la dirección de
apertura económica según el modelo preconizado por Estados Unidos. Se ha
transformado en una plataforma de producción y exportaciones de multinacionales
americanas para la comunidad europea, aprovechando una mano de obra
cualificada, relativamente barata y de habla inglesa. Fortalece el poder de decisión
de los ejecutivos y de los inversores en prejuicio de los derechos de los
trabajadores, aunque en menor medida para los trabajadores más privilegiados. Se
tolera un nivel más bajo de ingresos públicos de lo que es norma en Europa.
Irlanda ha sido en los últimos años el país que más ha crecido de Europa. Pero el
crecimiento viene a un precio y con unas condiciones que un país como España no
debe, y tal vez no puede, aceptar. Parte del precio está en el incremento de la
desigualdad y en la imposibilidad de moderarla sin unos ingresos públicos mucho
mayores. La industria de alta tecnología continúa siendo, como en la mayoría de
las sociedades contemporáneas, una isla sin puentes para otros sectores de la
economía. Parte del precio está en el abandono del esfuerzo por movilizar los
ahorros nacionales y para estrechar sus vínculos con el sector productivo. La
consecuencia de este abandono es acentuar la vulnerabilidad del país a choques y a
los ciclos externos al igual que la negación de los medios para iniciar una
estrategia propia de desarrollo.
No es éste el camino adecuado para un país como España, que tiene una estructura
social relativamente igualitaria a preservar y una conciencia, aunque adormecida,
de su potencial para hablar con una voz inconfundible dentro de Europa.Suecia presenta el ejemplo de contraste, al tratarse de un país europeo que renuncia
a sacrificar el compromiso social al imperativo económico. A pesar de su
compromiso social, o por causa se éste, ha conseguido recuperar en años recientes
un crecimiento rápido de la economía, al igual que la creación de una de las
industrias de alto conocimiento y alta tecnología más vigorosas del mundo.
Comprender este fenómeno es desvelar el vínculo entre los límites económicos y
las limitaciones morales y sociales de la socialdemocracia actual.
Imaginemos la economía sueca, en una simplificación radical, como si tuviese tres
sectores: la vieja economía, la nueva economía y la economía de los servicios
sociales. La vieja economía es el sector de las industrias y servicios tradicionales.
Compite con dificultad en la economía mundial de hoy. La nueva economía es la
del conocimiento y la tecnología. Demuestra un vigor extraordinario en la Suecia
de hoy. La economía de los servicios sociales es el sector de las personas que
cuidan las unas de las otras: por ejemplo, en guarderías infantiles, asilos de
ancianos y otras formas de asistencia. Ésta ha sido la fuente de mayor creación de
empleo, cuya gran mayoría ha sido ocupada por mujeres pagadas por el Estado.
Nada muy diferente ocurre en los tres sectores que el resto de los países de la
comunidad, salvo que de manera más exagerada.
El mecanismo básico del funcionamiento de este sistema consiste en imponer a la
nueva economía – la fuente cada vez más importante de riqueza- la carga de
financiar a los otros dos sectores: no sólo pagando los empleos de la economía de
servicios sociales sino además también financiando los costes sociales excedentes
y los subsidios ocultos de la vieja economía. Es una operación insostenible.
Insostenible por razones económicas: un coste cada vez mayor recae sobre una
base que continúa siendo estrecha y que lucha para escapar los controles del Estado
nacional y del fisco. Insostenible, sobre todo por razones morales: el cimiento
social se reduce casi al envío cheques por correo. La sociedad se desintegra en
mundos diferentes que se alejan aún más de lo que se apartaron en la sociedad de
clases del siglo XIX. Nunca iguales en el modelo de vida, los participantes de estos
mundos se vuelven, con todo, más extraños los unos a los otros.
La corrección tendría que comenzar con tres iniciativas. La primera iniciativa sería
un conjunto de medidas económicas y educativas que ampliasen el acceso social a
participar en la nueva economía. La segunda iniciativa consistiría en desarrollar un
repertorio de formas descentralizadas, experimentalistas y participativas de
sociedades a ser creadas entre el Estado y la iniciativa privada. Este tipo de
sociedades tendrían por objetivo derribar las barreras entre la vieja y nueva economía y generalizar la práctica de una competencia cooperativa y de
innovación permanente. La tercera sería un esfuerzo para transformar la
participación en la economía de los servicios sociales con responsabilidad de
todos. Bien por estímulos voluntarios, bien a través de una prestación social
obligatoria, todos tendríamos, en principio que participar simultáneamente en la
producción de bienes y servicios y en la organización práctica de la solidaridad
social.
Estas iniciativas tendrían, a su vez, que florecer en unas circunstancias marcadas
por la combinación de elementos de democracia directa y de democracia
representativa, y por el desarrollo de la vida asociativa. Una visión práctica de
nuevas oportunidades de engrandecimiento del individuo tendría que persuadir a
los jóvenes de que ser ciudadano de un Estado pequeño no significa estar
condenado a una vida pequeña: la radicalización del experimentalismo
democrático dentro de un país correspondería a una apertura para la integración en
el mundo.
Una política que siguiese esa trayectoria sería el verdadero centro de la política
europea. No se confundiría con el falso centro representado por la “tercera vía”, ni
con el encogimiento del legado histórico de la socialdemocracia. Hoy ese centro
está vacío. No hay en toda Europa ejemplo creíble de lo que pueda significar.
Pero hay un país que tiene todas las condiciones para ocupar ese centro vacío, en
provecho de Europa y de la humanidad. Ese país es España.
La Política.
Existe un programa que permitiría a España aprovechar el potencial económico y
moral de su estructura relativamente igualitaria, tan rica en pequeños
emprendedores, de profesionales y de ciudadanos independientes. Este programa
comienza y acaba en la creación de un nuevo tipo de política para cuya práctica
España está bien cualificada. Lo que falta en el país son líderes, tanto políticos
como de pensamiento, que no se dejen intimidar por los prejuicios y por los
intereses de la plutocracia mercantilista y de la tecnocracia conservadora que están,
de manera conjunta, dirigiendo el reino.
Existen dos tipos de política en la historia de las sociedades modernas. Hay una
política revolucionaria que busca (pero casi nunca alcanza) la substitución de todo
orden institucional existente. Esta política es conducida por líderes intransigentes y por mayorías movilizadas. Tiene fuerza en condiciones de guerra o de colapso
económico.
Y hay una política rutinaria, de negociaciones al respecto de cómo repartir costes y
beneficios. Esta política es negociada entre los grandes intereses organizados de
cada país, aunque lo hacen en nombre de las mayorías desorganizadas. Opera
cuando la sociedad está libre de grandes crisis y calamidades.
En la actualidad la política española representa un ejemplo típico de política
rutinaria. La desaparición de grandes diferencias entre los principales partidos es
vista como señal de modernización y madurez, en vez de ser interpretada como
prueba de que el país dejó menguar su capacidad de imaginar y de escoger su
futuro. Pasó a depender de la supervivencia a las crisis para forzar una vía a
alternativas nacionales.
Un cambio profundo de rumbo exige la creación de un nuevo tipo de política: una
política transformadora que se oponga tanto a la política revolucionaria como a la
política rutinaria. Este tercer tipo de política cambia la estructura institucional del
país, pero lo hace de una forma gradual y cumulativa. Combina la negociación
entre los intereses organizados con la movilización de las masas desorganizadas. Y
prescinde de las crisis como precondición para el cambio.
Como todas las otras partes de un proyecto que tiene como objetivo profundizar la
democracia, de democratización del mercado y de capacitación de ciudadanos y
trabajadores, la creación de una política transformadora depende de innovaciones
institucionales. Innovaciones que faciliten el compromiso cívico, combinando
aspectos de democracia directa con características de democracia representativa, y
que transformen el régimen parlamentario y la descentralización administrativa y
comunitaria en medios para facilitar la práctica frecuente de reformas y la
multiplicación de experimentos sociales.
La formación de una política transformadora no es sino apenas una parte entre
otras de un proyecto de cambio democratizador y experimentalista. Ocupa, en tal
proyecto, un lugar central, ya que describe una práctica y una idea de la que todo el
proyecto depende. Culmina en instituciones. Pero comienza con una manera de
pensar y hacer.
Las formas tradicionales de pensamiento político, tal y como han predominado en
la España moderna, siempre han tenido la idea de que el cambio en las estructuras
o en las instituciones siempre va asociado a la concepción fantasiosa y peligrosa de una revolución sistemática: todo cambia de una vez, para que el cambio pueda ser
real y profundo. El apego al gradualismo siempre ha estado asociado al abandono
del esfuerzo por reimaginar y reconstruir las instituciones. La política
transformadora combina estas categorías de manera diferente: asocia el
gradualismo a la transformación de las instituciones. Persigue un cambio que es
estructural en el contenido, pero que es implementado de manera gradual,
fragmentaria y acumulativa.
La transformación es una trayectoria, no un plan preestablecido. Aprendiendo a
pensar así, nos liberaremos del falso dilema que inhibe el pensamiento
programático contemporáneo. Toda propuesta alejada de la realidad actual
acostumbra a ser descartada como utópica, aunque interesante. Toda propuesta
próxima a lo que ya existe es desmerecida como trivial, aunque viable. Pero la
proximidad a lo existente no puede ser el criterio del realismo político, y la
distancia de lo existente no puede servir como credencial de profundidad en la
crítica y en la construcción. Lo que importa es la dirección del cambio. La
dirección tiene que ser vista tanto en los pasos inmediatos a tomar como en los
desarrollos más distantes y dudosos. El análisis problemático de los intereses en
juego y de la visión profética de las alternativas nacionales tiene que converger
para hacer posible el pensamiento programático al servicio de la política
transformadora.
Una alternativa.
La alternativa transformadora que España necesita para realizar su potencial de
democracia igualitaria y creadora tiene cinco grandes vertientes: democratización
del mercado, capacitación de los trabajadores y de los ciudadanos, organización de
la solidaridad, profundización de la democracia y búsqueda de un papel ejemplar
en el mundo.
LA DEMOCRATIZACIÓN DEL MERCADO. El problema para España no es:
¿más o menos mercado? Es qué tipo de economía de mercado, y en base a qué
reglas e instituciones. La tarea es democratizar el mercado, descentralizando
radicalmente el acceso a las oportunidades económicas y profesionales, y
atenuando las barreras entre los sectores más avanzados y los más atrasados de la
economía española.
La masa de ciudadanos independientes, que es hoy el centro de gravedad de la
democracia española, transita en la actualidad, en su mayoría, entre el antiguo
mundo de una pequeña burguesía tradicional o de una alta burguesía profesional, y el nuevo mundo de la alta tecnología y de la innovación permanente. No es posible
ni deseable transformar a toda esa mayoría laboriosa en una elite tecnológica. Pero
lo que se puede y se debe hacer es asegurarle los instrumentos para producir,
innovar y prosperar en las condiciones de una economía europea del siglo XXI.
Está surgiendo en el mundo una nueva forma de producción y de trabajo. Se
caracteriza por la atenuación de las divisiones entre actividades de supervisión y de
ejecución, por la combinación fluida de la cooperación y de la competencia dentro
de las empresas y entre empresas (una competencia cooperativa), por la
redefinición de productos y servicios en el curso de la propia experiencia de
producir y de dar servicio y, de forma más general, por la transformación de la
producción en práctica de aprendizaje colectivo.
Esa forma de producción se fortalece fácilmente en islas encantadas de avance,
como los Silicon Valleys del mundo, donde cuenta con condiciones especiales.
Sólo sobrepasa las fronteras de esos sectores avanzados cuando el Estado ayuda a
crear las condiciones indispensables: sobre todo, la capacitación de las personas, en
la escala necesaria para los mercados y, por tanto, para la producción, y el acceso
al crédito, al conocimiento, a la tecnología y a los mercados.
Para asegurar esas condiciones donde faltan, es preciso superar la elección entre el
modelo americano de un Estado que apenas regula a las empresas de forma
distanciada, y el modelo del nordeste asiático de un Estado que formula, de manera
centralizada y burocrática, políticas industriales y comerciales. Es preciso instaurar
una sociedad descentralizada, experimental y participativa entre el Estado (tanto el
gobierno central como los gobiernos locales) y los productores privados.
En la práctica significa que el gobierno nacional y los gobiernos comunitarios
necesitan crear una amplia red de fondos y de centros de apoyo para ayudar a los
emprendedores emergentes, a las pequeñas empresas y a los equipos de
profesionales y de técnicos. Esos fondos y centros de apoyo serían administrados
de forma independiente y competitiva, y tendrían tres tareas principales.
La primera tarea es la de hacer el trabajo de un “venture capital” (o inversión en
proyectos emergentes) social o público, movilizando, en carteras de inversión
compatibles con la diversificación del riesgo, una parte del ahorro nacional, incluso
del ahorro de previsión, para la inversión productiva. Es la mejor forma de ampliar
el margen de maniobra de la economía española y de asegurar la predominancia de
una cultura de productores e innovadores sobre una cultura de rentistas.La segunda tarea consiste en generalizar para toda la economía una experiencia con
éxito en tantos países de “extensionismo agrario”: la ayuda que el gobierno presta
al emprendedor, facilitando su acceso al crédito, a las técnicas y a las tecnologías,
ayudando a comercializar sus productos y servicios e identificando y difundiendo
las mejores prácticas.
La tercera tarea es la de estimular a los emprendedores y a los equipos a formar
redes de competencia cooperativa, gracias a las cuales se pueden compartir ciertos
recursos y oportunidades, alcanzándose economías de escala, mientras que
continúan compitiendo entre sí. De esa manera, empresas menores y más flexibles,
o grupos que prestan servicios, consiguen alcanzar economías de escala sin abdicar
de su independencia.
Detrás de esa visión asociativa entre gobiernos y empresas está una concepción del
crecimiento económico. A corto plazo, lo que más importa para el crecimiento es
la relación entre el coste de los factores de producción y las oportunidades de
beneficio. A largo plazo, es el conocimiento y la capacidad de usarlo. Pero a medio
plazo, es la capacidad para cooperar y, sobre todo, para desarrollar una práctica
cooperativa que sea más hospitalaria a la innovación.
Ésa es la esencia de la idea de generalizar el experimentalismo productivo:
introducir instituciones que permitan a España obtener ventaja de su alto nivel de
cualificación e igualdad. Para eso no bastan las formas tradicionales de propiedad
privada aislada.
Vista desde otro ángulo, la propuesta describe una de las bases posibles para una
dinámica de expansión económica que permita a la economía pasar de un
equilibrio más bajo a uno más alto sin caer en una espiral inflacionaria. Quiebra las
barreras a la oferta, ampliándose el acceso a los recursos y a las oportunidades de
producción. El aumento de la productividad y de la producción repercute, a su vez,
en el fortalecimiento de la demanda.
El punto de partida, por tanto, está en una intervención progresista en el lado de la
oferta, no de la demanda. La democratización del mercado encuentra su directriz
en el fortalecimiento de las capacidades y de las oportunidades productivas. Esto es
lo que distingue a esa propuesta del keynesianismo vulgar y tardío que, por falta de
ideas más claras y fuertes, la socialdemocracia desorientada acostumbra e recorrer.
LA CAPACITACIÓN DE LOS TRABAJADORES Y DE LOS CIUDADANOS.
La democratización del mercado y la profundización de la democracia exigen la
capacitación de los individuos. Esa capacitación no es siquiera un fin para otros medios. Es también un fin en sí mismo. Más importante que cualquier rígida
igualdad de recursos, o incluso de oportunidades, es el fortalecimiento del
individuo y de sus capacidades. El engrandecimiento del hombre y de la mujer
común es la doctrina central de la democracia y la fuente mayor de todas las
riquezas. España ya es hoy, en muchos aspectos de su vida, una sociedad
distinguida por una cultura de independencia, iniciativa y auto-ayuda, en la que son
relativamente pocos los dependientes y excluidos. Por eso, el país está a punto para
radicalizar el ideal de la capacitación.
Una de las maneras prácticas de hacerlo es generalizar gradualmente el principio
de la herencia social: la garantía de todo ciudadano a obtener un conjunto mínimo
de recursos, derechos y oportunidades que le permita ejecutar un plan de carrera
innovador. Otra implicación sería un cambio no contenido de la enseñanza pública
y de su relación con la vida de trabajo, sustentada por una reforma de las
instituciones.
La socialdemocracia europea siempre privilegió la moderación de la inseguridad
social y de la desigualdad económica por medio de transferencias fiscales: la
tributación progresiva de la renta y de las herencias, y el gasto social redistribuidor.
En sociedades más adelantadas e igualitarias, como España, esa técnica tradicional
pasa a ser menos eficaz que la transferencia de elementos de riqueza que
transformen a cada ciudadano en copropietario de la riqueza colectiva. El objetivo
no es igualar. Es capacitar. Es enriquecer la existencia de instrumentos con los que
las personas puedan construir una vida de iniciativas.
El principio de la herencia social es asegurar a cada español un fondo básico que
incluya un peculio en dinero. El ciudadano podría debilitar ese peculio en
momentos cruciales de su vida: cuando comienza una familia y compra una casa, o
inicia una nueva etapa de formación profesional, o abre un negocio. El fondo
básico podría ser incrementado en dos situaciones opuestas: para compensar
deficiencias especiales o para premiar capacidades especiales. Apenas representa
una profundización de la descentralización de la propiedad que ya caracteriza a la
sociedad española, pero se trata de una descentralización organizada y orientada al
objetivo de equipar al individuo. Poco a poco, la herencia familiar debe ceder su
lugar a favor de la herencia social, desmontando uno de los dos mecanismos
principales por los cuales se reproduce una estructura de clases.
El otro mecanismo por el cual se reproduce esa estructura de clases es la
transmisión, a través de la familia, de oportunidades desiguales de educación. Pero
no es tal desigualdad de oportunidades lo que continúa siendo un problema en España; lo es el propio contenido de la enseñanza y su relación con la biografía del
individuo.
La enseñanza española, como toda la enseñanza europea, mantiene hasta hoy un
sesgo informativo y enciclopédico. En sus vertientes más refinadas, aún busca
infundir el dominio de una cultura canónica. Para ser una sociedad más
radicalmente innovadora, España necesita una enseñanza que forme innovadores.
Esa enseñanza necesita ostentar, incluso en los primeros años de escolarización, las
características de la educación universitaria más avanzada.
En vez de ser enciclopédica, necesita ser selectiva, ganando profundidad en un
pequeño número de temas ejemplares. En vez de ser informativa, necesita ser
analítica, enseñando al alumno a descomponer y a recomponer ideas, situaciones y
cosas. Y en vez de ser autoritaria e individualista, necesita ser cooperativa, dirigida
en pequeños equipos que pronto familiaricen al estudiante con la experiencia de
movilizar lo conocido para alcanzar lo desconocido.
El objetivo es dominar en todos los campos las dos operaciones esenciales de una
persona capacitada. La primera es saber buscar y utilizar las informaciones
establecidas –usarlas, no memorizarlas. La segunda, más importante y difícil, es
saber moverse en cada campo, en la frontera entre aquello que ya fue comprendido
o hecho (y que, por tanto, puede ser reducido a una fórmula o encarnado en una
máquina), y aquello que todavía no lo ha sido y, por tanto, puede ser imaginado.
La educación de la juventud necesita continuar en la educación a lo largo de la
vida. Debe, por tanto, formar parte de la herencia social el derecho a interrumpir
periódicamente el trabajo a fin de pasar algunos meses en actividades de formación
y de educación; formación en capacidades específicas y educación en capacidades
genéricas.
Tanto la educación de jóvenes, como la educación de adultos, exigen el
establecimiento de dos mínimos: un mínimo financiero de inversión por alumno, y
un mínimo educacional de desempeño por unidad de programa. El gobierno
nacional y el gobierno local deben asociarse en entes que vigilen la ejecución de
esos mínimos, y que intervengan, de manera puntual y localizada, cuando dejen de
ser atendidos. El ciudadano (o su familia) deben poder acudir al juzgado para
provocar una intervención correctiva suplementaria cuando esa estructura
administrativa malogre el cumplimiento de su tarea.
LA ORGANIZACIÓN DE LA SOLIDARIDAD. Cuidar de los otros, sobre todo
de los jóvenes, de los mayores, de los enfermos y de los necesitados y vulnerables de todo tipo, no debe ser una responsabilidad exclusiva de una casta especializada.
Debe ser responsabilidad de todos, y no sólo por la importancia y costo crecientes
de esa tarea en las democracias ricas contemporáneas, sino también con causa en el
efecto humanizador y unificador del trabajo social.
Es la manera más eficaz de asegurar que las personas se conozcan, y asuman
responsabilidades las unas por las otras, superando las barreras que las dividen. Un
acto de fuerza no hace que las personas se amen. Entretanto, las instituciones
pueden multiplicar las ocasiones para que se conozcan. Pueden salvarlas de una
situación en la que, participantes en mundos prácticos cada vez más separados,
sólo se juntan – a distancia- en las fantasías de la cultura popular.
Densificar el vínculo asociativo sirve también para socializar las responsabilidades
de la familia. Si hay un indicio revelador de la generosidad social, es el de la
disposición a sacrificarse por los niños de los demás. Disposición que necesita ser
cultivada en sociedades europeas como la de España, que corren el riesgo de vivir
una implosión demográfica de graves consecuencias prácticas y morales. Una
sociedad donde el egoísmo, el materialismo y la desesperanza sofocan el deseo de
tener hijos es una sociedad confusa y pobre en la virtud crucial de la vitalidad.
Todos los que sean física y mentalmente capaces deben participar simultáneamente
en la producción y en los cuidados sociales. El día, la semana, o el año de trabajo
deben ser organizados para facilitar esa combinación de responsabilidades. El
trabajo social necesita ser compensado con parte del gasto social del gobierno
central y de los gobiernos de las comunidades. Y puede servir para provocar la
formación de nuevas asociaciones, con base territorial o sectorial, que organizarían
la solidaridad práctica en cada localidad y en cada área de acción.
Las medidas que faciliten esa combinación deben ser complementadas con un
servicio social obligatorio que sustituya, para la mayoría de los jóvenes, al servicio
militar. Durante ese periodo, normalmente coincidente con el de su formación
profesional, el joven viviría una experiencia de integración social. Y la viviría en
un sector próximo al de la especialidad en la que se estuviera formando, y a su vez
tan distante como fuera posible de la clase social y de la comunidad regional de la
que proviniese.
LA PROFUNDIZACIÓN DE LA DEMOCRACIA. La radicalización del
experimentalismo práctico en todas las áreas de la vida española exige, como
fundamento, la profundización de la democracia. En las condiciones de un país
como España, profundizar la democracia significa no aceptar una vida pública caracterizada por un nivel bajo y episódico de movilización política de los
ciudadanos. No permitir que, en ese ambiente de desmovilización, las políticas
públicas degeneren en un cambalache de botines entre intereses. Crear
instituciones políticas que faciliten la práctica frecuente de reformas estructurales.
Y que permitan a los gobiernos y a las poblaciones de cada región desarrollar
experiencias diversas de organización social. El horizonte de todas esas reformas
es la creación de una democracia de gran energía, abierta a la política
transformadora, y caracterizada por la combinación de trazos de democracia
representativa con atributos de democracia directa. Ningún país europeo está mejor
preparado que España para iniciar esta experiencia.
Dos tipos de innovaciones institucionales revelan el sentido de esos cambios: una,
destinada a hacer de la participación política una extensión del experimentalismo
práctico en la vida cotidiana; la otra, a transformar la autonomía local en motor
para la producción de una genuina diversidad experimental, al servicio de la
democracia española.
España no necesita ni debe tener que escoger entre instituciones que ayuden a
despolitizar el país, separando la política de las actividades prácticas del día a día,
de las instituciones que dependen de una concepción romántica de la política como
actividad maestra de la vida humana. La política no debe ser una interrupción o
una distracción; debe ser una continuación y una profundización del mismo
experimentalismo que caracteriza a una sociedad innovadora y que distingue a sus
ciudadanos capaces. Para ello, el país necesita dos foros colectivos mediante los
que pueda dar soluciones colectivas a sus problemas colectivos.
De ahí la importancia de reformas que multipliquen las alternativas de propiedad
de los medios de comunicación y amplíen el acceso gratuito a los mismos, en favor
tanto de los partidos políticos como de los movimientos sociales. De ahí, también,
la necesidad de yuxtaponer a los procedimientos de democracia representativa y
partidista, la consulta plebiscitaria directa. Esa consulta debe versar sobre las
grandes opciones programáticas y estratégicas del país, no sobre temas específicos
ni aislados. En vez de confiar la política a las oligarquías partidistas, o de
subordinar la formación de la voluntad colectiva a los métodos de una democracia
plebiscitaria, España debe asegurar la coexistencia de esas dos maneras de hacer
política democrática. Cada una desafiaría y corregiría a la otra.
El objetivo no es hacer que el compromiso político absorba una parte cada vez
mayor de las energías y del tiempo de los españoles. Es garantizar que el mismo
espíritu de experimentalismo práctico y sin prejuicios que ese programa quiere infundir a la sociedad pase a determinar la forma de definir, en política, el rumbo
nacional. No es la revolución lo que se pretende. Es la banalización de la actividad
reformadora. Es el esfuerzo para depender cada vez menos de las crisis como
ocasiones indispensables para las reformas.
La reconstrucción de las relaciones constitucionales entre el gobierno central y las
comunidades regionales puede servir al mismo propósito. Asistimos en todo el
mundo a una explosión singular de animosidades étnicas y religiosas. Los pueblos
se odian no por ser diferentes, sino porque, en la actualidad, las costumbres y las
sensibilidades se parecen cada vez más, pero quieren ser diferentes. Las
identidades colectivas se han vaciado de contenido concreto.
La voluntad colectiva de ser diferente sobrevive, aún más excitada, a aquel
vaciamiento. De la impotencia colectiva ante la posibilidad de crear diferencias
reales nace el resentimiento y el odio. La solución no es suprimir la voluntad de ser
diferente. Es, por el contrario, volverla más productiva, y menos peligrosa, gracias
al fortalecimiento de la capacidad de desarrollar diferencias de facto. Tal es el
sentido profundo de las diferencias nacionales en un mundo de democracias: hacer
consustancial a la naturaleza humana diferentes formas de organizar
institucionalmente la vida social y, de esa forma, desarrollar, en direcciones
distintas, el potencial de la humanidad.
España es un país que vive este proceso de falsa diferenciación interna de forma
frecuentemente odiosa y violenta. Mientras tanto, también es un país que lo tiene
todo para reorientar ese proceso en una dirección propicia a la profundización de la
democracia y a la radicalización del experimentalismo. La forma de enfrentar los
peligros y las perversiones del falso regionalismo es la misma en España que en
todo el mundo: equipar a la autonomía regional con mejores instrumentos para
desarrollar diferencias reales y salvarla de la impostura, de la ilusión y, por tanto,
también de la intransigencia a que está condenada una fe sin contenido.
Para ello, la capacidad de los gobiernos regionales para experimentar con modelos
propios de organización económica y social necesita ser reconciliada con la
responsabilidad del gobierno nacional de garantizar a todos los españoles los
medios económicos y educativos de capacitación. Y el gobierno central tiene que
poder asociarse con los gobiernos regionales en iniciativas y experiencias que no
se destinen a generalizarse en el país. Si Europa no consigue cumplir su destino de
diversidad, si bajo el lema de “tercera vía” se entrega a una convergencia
empobrecedora de políticas e ideas, que España, llena de vida e idiosincrasia, le
muestre otra forma de combinar la unión con la diversidad –diversidad verdadera,
no narcisismo de pequeñas diferencias.LA REORIENTACIÓN DEL PAÍS DENTRO DE EUROPA Y DEL MUNDO.
Este programa permite y exige que España abandone la aventura elitista y miope
del mercantilismo plutocrático y que encuentre una forma de inserción en Europa y
en el mundo que sea más conforme con su estructura social, relativamente
igualitaria.
No hay futuro en una estrategia que lleva a la grandes empresas españolas a hacer
menos bien, y en escala menor, lo que hacen las multinacionales americanas. Al
ayudar a instrumentalizar el nuevo proyecto interno, las empresas y los bancos
españoles pueden, a su vez, transformar esa participación en fundamento de
ventajas comparativas en la economía mundial. Por ejemplo, los bancos pueden
especializarse en el desarrollo de nuevos productos financieros y nuevos servicios
de monitorización para las redes de pequeñas empresas. Las industrias pueden
desarrollar tecnologías y servicios capaces de difundirse sólidamente fuera del
mundo de las grandes empresas y del gran capital. Y las empresas de “trading”
pueden ayudar a organizar la producción y la comercialización de los proyectos
modestos o emergentes que son el verdadero centro dinámico de economías como
la de Brasil o de la India.
Europa prosperará en el siglo XXI como una civilización de experimentadores, en
busca de invenciones e innovaciones, dentro y fuera de las grandes organizaciones
empresariales. Las grandes empresas tienen un papel en ese rumbo. Y el Estado
tiene la responsabilidad de trabajar tanto con esas grandes empresas como con las
redes más fluidas o efímeras de proyectos menores o de profesionales, a fin de
identificar y consolidar oportunidades en Europa y en el mundo. Se trata de una
estrategia para la que se hallan mal preparadas las grandes economías europeas
competidoras con la española, divididas entre un fordismo industrial tardío y
decadente y un vanguardismo tecnológico de base social y económica aún
estrecha.
Por más útiles que sean tales iniciativas, son subsidiarias de una reorientación
fundamental. El desvío del mercantilismo plutocrático está errado en el contenido
específico de la orientación económica que escoge. Por el contrario, lo correcto es
reconocer que el avance de España dentro de Europa depende de la construcción de
un lugar para España dentro del mundo. Por su naturaleza y por su historia, el país
tiene vocación mundial y sus cuadros profesionales y técnicos no se pueden dejar
reducir a la economía densamente poblada de Europa. Necesitan afirmarse en el
espacio global, incluso para poder brillar en el espacio europeo.
La prestación de servicios, sobre todo de servicios de alto contenido intelectual, es
el camino más prometedor para el encuentro de España con el mundo. Ese encuentro no debe ocurrir tan sólo a manos de grandes empresas. Por ejemplo, un
equipo de prestadores de servicios, operando fuera de la protección de una gran
empresa, necesita de un socio. Ese socio ha de ser el Estado español, actuando,
indirectamente, a través de los mismos fondos y centros de apoyo sectoriales e
independientes que ayudarían a democratizar, dentro del país, la economía de
mercado.
Una nación de experimentadores, estudiando, actuando, e innovando en todo el
mundo, y avanzando dentro de Europa como consecuencia de su avance en el
mundo es lo que España puede y debe ser.
El agente.
Este programa no cabe en el mapa tradicional de las divisiones entre derecha e
izquierda. En un sentido, representa una reinvención del socialismo. Así es, si se
entiende por esencia del socialismo la gestión colectiva de los problemas
colectivos. El programa, sin embargo, lleva ese objetivo adelante sacrificando
aquello que históricamente definió el proyecto socialista: el control por el Estado
de los medios de producción. No se trata de un programa estatalista.
En otro sentido, la alternativa que propongo es una radicalización del liberalismo.
Sacrifica al esfuerzo para profundizar el valor liberal del engrandecimiento de la
persona el repertorio institucional con el que el liberalismo clásico se identificó.
Engrandece al hombre y a la mujer comunes para la construcción de una sociedad
que les dé alas y brazos.
El punto esencial es el vínculo entre renovación de las instituciones y renovación
del espíritu del país y de Europa. El experimentalismo democrático y la política
transformadora proponen reorganizar la sociedad, como condición para realizar los
objetivos prácticos y morales que están en el tronco de la civilización europea. No
abandonan, sin embargo, el gradualismo como método, ni se resignan a aceptar
crisis y guerras como detonadoras de los cambios.
Tanto los liberales como los socialistas confiaron en una convergencia necesaria,
en una armonía preestablecida, entre las condiciones institucionales del progreso
práctico –incluso del crecimiento económico- y las condiciones institucionales de
emancipación y de engrandecimiento del individuo. Sus epígonos, defensores de la
“tercera vía” y de la socialdemocracia institucionalmente conservadora, alientan el
mismo dogma sin compartir la misma fe.Tratemos de reavivar la fe y de descartar el dogma. La mejor manera de hacerlo es
intentar descubrir las instituciones que nos permitirían aprovechar el área de
intersección posible entre las condiciones de progreso práctico y las condiciones de
emancipación y de engrandecimiento del individuo. El instrumento más importante
es la innovación institucional. La creación de una nueva política transformadora es
el imperativo más poderoso, como presupuesto y como producto de tales
innovaciones. Ejecutar esa obra de un modo que aproveche el potencial de España
como democracia asentada en una base de ciudadanos económica y culturalmente
independientes, es el objetivo del programa que he esbozado.
No se puede decir que el programa sea equidistante entre la derecha y la izquierda.
Encierra una reinterpretación de aquello que significa hoy, en las condiciones de
un país como España, inclinarse hacia la izquierda. En esa reinterpretación
desempeñan un papel central tanto la disposición para cambiar las instituciones
como el compromiso de capacitar y engrandecer a las personas. Es conservador
hoy quien acepta el entramado institucional establecido y el enmezquinamiento de
las ambiciones humanas en una sociedad complaciente y materialista como la
España actual. Según este criterio –radical sólo en el sentido de ir hasta las raícesconservadores son, y lo han sido, los líderes de un partido como el PSOE. No sólo
se rindieron a la “tercera vía”, sino que también camuflaron su rendición fatalista
con la destrucción de palabras usadas por hombres y por tiempos menos sumisos.
Nada equidistante entre derecha e izquierda, este programa es, con todo,
equidistante de los dos principales partidos políticos españoles. Está igualmente
alejado de los dos. Sin embargo, como se concentra en lo que hay de más poderoso
en un país, que es el punto donde convergen sus oportunidades materiales y sus
impulsos morales, lo tiene todo para acabar siendo el programa asociado a un
proyecto de poder duradero en España. Gobernará el país por mucho tiempo la
fuerza que asuma ese programa como suyo, y continuará gobernándolo, incluso
cuando esté sentada en los bancos de la oposición. Pues definirá la agenda que
todos procurarán seguir o ajustar.
Como casi todos los países europeos, España ha sido gobernada en las últimas
décadas por hombres expertos y superficiales, movidos por tres ambiciones: ganar
o mantener el poder, actuar en nombre de las ideas convencionalmente modernas y
prestigiosas de la época, y ser tomados en serio por los americanos. Las dos
últimas ambiciones determinan la forma en que procuran alcanzar la primera.
Lo que más impresiona de estos hombres es su falta de fuerza interior y de visión
independiente. Toda España es responsable por haberse visto en ellos. Son
pequeños los hombres que han gobernado la nación porque España, cansada y desilusionada, codiciosa y descreída, aceptó empequeñecerse. En esas figuras, el
país dejó de respetar su vocación y violó su naturaleza.
El espíritu.
Todo lo más vital de la historia y de la cultura de España tiene su origen en una
dialéctica entre dos heroísmos, y en el combate entre esa visión doblemente
heroica y los constreñimientos vividos por los españoles y por su país.
Está el heroísmo profano de la guerra, de la aventura, del imperio. Y está el
heroísmo sagrado de la compasión y del Salvador. El segundo heroísmo libera de
las ilusiones y de los males del primero. Los dos heroísmos tienen en común un
mensaje que cada gran español siempre llevó escrito en el corazón: sólo el
sacrificio da fuerza y sentido a la vida y nos permite un toque de divinidad antes de
morir.
El heroísmo profano de la guerra es, por otra parte, demasiado terrible. Recordando
su pasado sanguinario, Europa pretende una paz perpetua. Y el heroísmo sagrado
de la compasión es demasiado exigente, ya que es más fácil enfrentarse a muerte
que amar a otro.
Falta una etapa intermedia, un puente entre los dos heroísmos. Por falta de ese
puente, España, como toda Europa, cayó en una fosa: la fosa del materialismo, de
la vulgaridad, del enmezquinamiento. Dio la espalda a las éticas de los dos
heroísmos. Y sumergió su personalidad nacional en una Europa que decidió
adormecerse bajo el mando de políticos y pensadores que hacen apología del
destino y confunden el realismo con la aceptación de lo existente.
El puente que falta entre los dos heroísmos, etapa propia para la humanidad y para
la España de hoy, puede ser elevado. Ése es el norte de la alternativa nacional que
he esbozado. Pretende definir el puente donde convergen las oportunidades
económicas y las ambiciones morales de la nación.
Es una forma menor, más próxima y prosaica de aquélla ofrecida por los dos
heroísmos, de contribuir a la divinización de las personas. Por ello, responde al
impulso más profundo de la democracia, que es el de dar oportunidades,
instrumentos e inspiración a todos, sobre todo a todos los que quieran vivir de
modo que mueran una sola vez, y no morir muchas veces un poco.No se realiza tal programa tan sólo en el plano de las instituciones. También se
realiza cambiando ideas y actitudes. El enriquecimiento y la democratización de
España pueden estar asociados a una renovación de aquello que es más íntimo e
importante en la manera de ser de los españoles.
España escapará al final de la elección entre la búsqueda de heroísmos inaccesibles
y la rendición al materialismo y a la pequeñez. Encontrará una manera de ascender que convenga a las circunstancias de una sociedad europea contemporánea. Una
sociedad que, aunque ya libre y rica, aún no ha conseguido la plena posesión de sí
misma, porque aún no ha descubierto cómo avanzar sin traicionar la parte mejor y
más intransigente de su personalidad nacional.
España será grande, o no será España. Grande no por ser poderosa, sino por saber,
sentir y, sobre todo, querer – más de lo que es razonable. España puede, de nuevo,
ser grande, pero sólo si aprende, de nuevo, a inquietarse. La humanidad no precisa
de una España desilusionada. La humanidad necesita una España que haya pasado
por la desilusión de la desilusión. Una España que, interrogando a los sufrimientos
de ayer y descartando la complacencia de hoy, construya una nueva forma –más
pacífica, práctica, fecunda y humana- de engrandecerse.

Un comentario el “España y su Futuro Roberto Mangabeira Unger

  1. Cortito, diciendo sobre este artículo: referentes politólogos (no podría yo precisarlos ahora mismo) mencionan la descentralización como algo debilitador para las comunidades y muy favorable para la expansión del militarismo industrial y financista. En cuanto al experimentalismo para España que propone Mangabeira Unger, también se pueden tener en cuenta para ponderarlo, a las opiniones tendientes a «crear una dinámica, impulsando procesos de humanización», considerando los «componentes comunes de la humanidad, por ejemplo la singularidad de cada ser humano y su pertenencia a la comunidad humana en pie de igualdad»; y apuntando «al objetivo ambicioso de una humanización recíproca» Citas éstas provenientes de una entrevista a la jurista Mireille Delmas-Marty: .. «Sólo la referencia a una historia de la humanidad … permitirá la construcción de una ciudadanía intercultural». La entrevista está inserta en un número del Correo de la Unesco: “El humanismo, una idea nueva”; que sea para bien, me parece rico el número: http://unesdoc.unesco.org/images/0021/002130/213061s.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s