artículo sobre Gregorio Selser y su compañera Marta Ventura en el contexto del exilio político

Archivo Gregorio y Marta Selser en la UACM

Gregorio Selser y Marta Ventura

TESTIMONIOS AÑO 3 Nº 3 – INVIERNO 2013

WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.AR ISSN 1852 – 4532

GREGORIO SELSER Y MARTA VENTURA: UN EXILIO DE PAPEL

HUGO LUNA

BIBLIOTECA IBEROAMERICANA.

FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES.

FLACSO, SEDE MÉXICO.

LUNA_ALMAZAN_HUGO@HOTMAIL.COM

Resumen: Referirse a las figuras de desgarro (exiliados, refugiados, asilados o desterra­

dos), al interior de las fronteras mexicanas es hablar de hombres y mujeres que incluso

bajo circunstancias adversas encontraron un espacio de seguridad y respeto a sus garantí­

as fundamentales.

En algunos casos, se trata de mentes brillantes, que supieron aprovechar el inter­

cambio cultural y su propia experiencia, para reconstruirse en un destino que parecía ne­

gado; e incluso trascender en la memoria cultural, histórica y académica de las generacio­

nes que les sucedieron en el México que les brindó amparo. Esta es la historia de Gregorio

Selser y Marta Ventura. Dos victimas de tantas, resultantes de la última dictadura Argen­

tina en el siglo XX; dos exiliados que como se explicará en el presente artículo no sólo en­

contraron en México un hogar sino que con trabajo y dedicación construyeron un legado in­

valuable   para   la   reconstrucción   y   preservación   de   la   historia   Latinoamericana

contemporánea.

Tanto en la ciudad de Buenos Aires, como en México, Distrito Federal. Construyeron

y preservaron, con sus propios y limitados recursos familiares, importantes acervos docu­

mentales con un valor latinoamericano como pocos existen en nuestro continente. Sus Ar­

chivos y Bibliotecas personales actualmente se encuentran bajo resguardo institucional de

sólidos organismos educativos, pero no siempre fue así, hubo una época en la que a conse­

cuencia de la dictadura militar que puso en riesgo la seguridad de la familia Selser, estas

colecciones documentales estuvieron en peligro de desaparecer para siempre. Varios años

después la falta de reconocimiento social al valor intrínseco que una parte de estos acervos

ofrece a la comunidad latinoamericana, les puso en riesgo nuevamente.

Palabras clave: Gregorio Selser, Marta Ventura, archivos, bibliotecas, memoria histórica,

acervo documental

Abstract: Speaking of exiles, refugees, asylees or banished into the Mexican border is talk

about men and women that even under adverse circumstances found an area of security

and respect for their fundamental rights.

In some cases, these brilliant minds, who took advantage of cultural exchange and

their own experience, to rebuild in a fate that seemed denied, and even transcend cultural

269GREGORIO SELSER Y MARTA VENTURA: UN EXILIO DE PAPEL

memory and academic history of the generations that succeeded them in Mexico that gave

them shelter. This is the story of Gregory and Martha Selser Ventura. Two victims of many

resulting from the last dictatorship in Argentina in the twentieth century, two exiles as ex­

plained in this article not only found a home in Mexico, with hard work and dedication

built an invaluable legacy for the reconstruction and preservation of contemporary Latin

American history.

In the city of Buenos Aires, and Mexico, Federal District. Built and preserved, with

its own limited family resources, important documentary collections valued as few exist in

Latin American continent. His personal archives and libraries currently under guard solid

institutional educational bodies, but not always the case, there was a time when as a result

of the military dictatorship that threatened the safety of the family Selser, these collections

of documents were in danger of disappearing forever. Several years later, the lack of social

recognition that the intrinsic value of these collections provides the Latino community, I

again put at risk.

Keywords: Gregorio Selser, Marta Ventura, files, libraries, historical memory, Docu­

mentary collection

INTRODUCCIÓN

La revisión de fuentes publicadas en diferentes documentos pretende recuperar treinta

años de testimonios que dan fe sobre la constitución de una historia familiar que trasciende el

anecdotario  familiar  de  los Selser,  para  integrar  un  legado  cultural  invaluable  sobre  los

hechos  de  América Latina  en  el último  siglo. Particularmente  valioso  fue  el  acceso  a  la

colección del Archivo de la memoria, constituido originalmente por la Doctora Eugenia Meyer

y actualmente bajo resguardo de la Biblioteca Samuel Ramos en la Facultad de Filosofía y

Letras; Universidad Nacional Autónoma de México.

Gregorio Selser, nació el 2 de julio de 1922 en Buenos Aires, Argentina. Hijo de Manuel

Selser y Rebeca Joffé inmigrantes judíos ucranianos. Huérfano a temprana edad comenzó a

trabajar desde muy joven. Como barrendero, en Montevideo, Uruguay; conoció y  frecuentó

algunos  grupos  anarquistas  y  socialistas;   hecho  que  definitivamente marcó   su  identidad

política el resto de su vida.

Marta Ventura, nació el 25 de noviembre de 1923, en la Ciudad de Buenos Aires. Hija

de Roberto Ventura, empresario del sector cigarrero Argentino, y de Beatriz Tranda pintora.

Se conoce muy poco de sus años de infancia, solo que tras cinco años de formación secundaria,

trabajó como docente en el área de las artes plásticas, hasta su jubilación.

La  unión matrimonial  entre  Gregorio  y Marta  se  llevó   a  cabo  en  1953,   de  la  que

conocemos como resultado familiar tres hijas y dos nietos. Una familia como tantas otras, un

matrimonio unido por treinta y nueve años, que se enfrentó a la imposibilidad de permanecer

en su país por motivos políticos y la sinrazón que atenta contra la libertad de expresión y el

ejercicio periodístico en cualquier dictadura.

270 WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.ARHUGO LUNA

“… la situación era muy difícil, Gregorio decía­ <Pero si yo no hago nada, si no

soy guerrillero>, él militaba, era del partido socialista, cuando tenía 15 años  lo

metieron preso una noche, porque  andaba  vendiendo volantes  contra Franco  a

favor de los republicanos y después de eso ingresó al partido socialista a los 16

años, siempre fue muy combativo de todo lo que el escribía en ese tiempo, no se

publicaba   en   los   diarios   de   Argentina,   porque   estaba   prohibido,   digamos,   no

hubiera  tenido  trabajo, pero  el  escribía mucho para Marcha de Montevideo,  el

semanario… todos sus artículos eran peor que una ametralladora, eran más, como

le decían los amigos: <Pero Gregorio lo que vos escribís, tus libros tus artículos son

peor que si estuvieras armado hasta los dientes>. Entonces aún que él decía que

no, era muy peligroso, muy arriesgado haberse quedado”.1

 

Ideológicamente,  es  clara  la  influencia  en  el  pensamiento,  vida  y  obra  de Gregorio

Selser   por   personalidades   significativas,   por   un   lado   Alfredo   Palacios   primer   diputado

socialista en Argentina, le conoció en 1944 y con quien Gregorio mantuvo amistad y relación

de trabajo como su asistente y bibliotecario personal. “Tanto en el aspecto personal como en

el  ejercicio del periodismo,  la personalidad que más  influyó sobre mi vida y militancia, a

partir de mis años juveniles, ha sido el maestro Alfredo L. Palacios”2

; así como con Carlos

Quijano fundador y director del semanario Marcha de Montevideo bajo cuyas órdenes generó

buena   parte   de   los   artículos   periodísticos   que   le   dieran   a   conocer   entre   la   comunidad

latinoamericanista.  “Otra persona que  tuvo mucha  influencia sobre mí, sobre  todo por  la

lectura de sus escritos y por su conducta, ha sido el Dr. Carlos Quijano, creador, fundador y

director  del  semanario Marcha,   de Montevideo.  Fue  un milagro  de  supervivencia  en  un

continente saqueado y menoscabado por el imperialismo, las oligarquías, los militares y la

Iglesia, hasta su liquidación por la dictadura Uruguaya” 3

A   su   regreso   a   Buenos   Aires   el   primero   de   Septiembre   de   1945   se   hospedó

temporalmente  en  la  Casa  del Pueblo,  del Partido Socialista, para  después  conseguir un

cuarto en una pensión con domicilio en la avenida primero de mayo, frente a Plaza Loera. A

los veintitrés años, por invitación de Alfredo Palacios se trasladó a su casa.

“Del segundo semestre de 1946 hasta 1951, vivió en casa de Palacios, fungiendo

como su secretario, ayudante, bibliotecario, interlocutor y alumno… Durante esa

estancia reclasificaría una de las bibliotecas más completas existentes en esa épo­

ca sobre Latinoamérica y estaría inmerso en uno de los núcleos de pensamiento

latinoamericano más ricos e importantes de la época en Argentina y el subconti­

nente, en plena era de represión peronista y en un país latinoamericano para el

cual América Latina no existía”4

1 VENTURA,   Marta,   Entrevista   realizada   el   17/06/97   en   la   Ciudad   de   México,   México.

Entrevistador: Diana Urow. P. 4

2 CHIECHANOVER, Mauricio., Gregorio Selser: De Hitler a Reaggan. en Entrevistas/Entre vidas,

México. D.F., 1988, pp. 127.

3 CHIECHANOVER, Mauricio., Gregorio Selser…, cit., pp.128.

4 HASAM, Stephan Austin., Semblanza de Gregorio Selser en  Equilibrio Económico, revista de la

WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.AR 271GREGORIO SELSER Y MARTA VENTURA: UN EXILIO DE PAPEL

Sobre esta experiencia de trabajo junto a Palacios Gregorio dejó constancia en el prologo

que realizara a “Nuestra América y el imperialismo”, de 1961: “En la lucha continua a través

del  libro esclarecedor, de  la  investigación minuciosa del sabio en  la biblioteca pletórica de

volúmenes que sirven de pretexto para que los estudiantes acudan a la casa del maestro en

procura de algunos minutos más de enseñanza adicional”. Y confiesa sinceramente haber

tenido  “…el  privilegio honroso  y  enaltecedor,  de haber  acompañado  al maestro  en  cierto

trecho   del   camino,   de   haber   compartido   de   algún  modestísimo   modo   la   experiencia   del

exilio”.5

No es gratuito entonces que Gregorio decidiera formar su propia biblioteca, conocedor

de   la   valía   que   una   buena   colección   documental   tiene   para   el   ejercicio   periodístico,

particularmente en un mundo, su mundo, en el que la búsqueda de la verdad lo era todo.

“Marta Ventura, su compañera colaboradora y él construyeron incansablemente

a través de los lustros, en su departamento, a cuatro manos, dos bibliotecas espe­

cializadas:  la de Buenos Aires, de mas de 12 mil volúmenes y  la del destierro

mexicano (1976­1991), de mas de 5 mil, con sus dos respectivas y enormes hemero­

tecas. Solo la hemeroteca del destierro, sin contar las colecciones de revistas espe­

cializadas que contiene, comprende más de 160 archiveros de recortes de prensa

rigurosamente clasificados, catalogados y manejados por Marta Ventura: La infra­

estructura bibliográfica equivalente a dos centros de investigación sobre América

Latina   y   de   sus   relaciones   con   el   resto   del  mundo,   particularmente   Estados

Unidos”6

Es pertinente mencionar el hecho de que esta afición por coleccionar documentos tuvo

como génesis la firme convicción de Gregorio, que para ejercer un periodismo ético y veraz,

requería por fuerza contar con un acervo especializado en las temáticas de su interés, pero

resulta   agradablemente   sorprendente   encontrar   entre   los   documentos   de   la   biblioteca

rescatada de argentina, numerosos volúmenes de literatura regional y universal.

En  la  edición  especial número 100, de  la publicación periódica  “Nueva Sociedad” de

1989; Gregorio Selser, describe la experiencia de arresto el 29 de marzo de 1962 (el día en que

el presidente Frontizi fue derrocado): “Cinco agentes vestidos de civil que portaban sendos

portafolios,   en   cuyo   interior   –lo   supe   después–   guardaban   otras   tantas   metralletas,

estuvieron   en  mi   casa,   hurgando   en  mi   biblioteca   y  mi   archivo,   seleccionando   de   entre

millares de papeles y mas de quince mil volúmenes, aquellos que pudiesen  incriminarme

como «comunista».” El propio Selser recuerda este episodio como un suceso cargado de ironía,

pues al descubrir sus allanadores un texto de Nikita Jruschov (premier soviético), él mismo

Facultad de Economía de la Universidad de Coahuila. Vol. 3, No. 13. Saltillo, México, 2001, pp. 231.

5 SELSER, Gregorio., Prologo., en Nuestra América y el imperialismo. Alfredo L. Palacios. Editorial

Palestra. Buenos Aires, Argentina, 1961, pp. 8.

6 HASAM, Stephen A., Palabras  escritas y  leídas por Stephen A. Hasam a petición de Lucrecia

Lozano, Coordinadora del C.E.L.A. En:  Acto en memoria de Gregorio Selser. 5 de septiembre de

1991. Sala Isabel y Ricardo Pozas de  la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de  la UNAM.

México D.F., pp. 3.

272 WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.ARHUGO LUNA

les ofrece las carpetas que contenían documentos similares de Eisenhower y Kennedy, para

que los agregaran. “Les expliqué que como periodista profesional y además como periodista

militante socialista, tenía «el deber» de estar informado y documentado. De ahí la variedad

ideológica y política de mi archivo”.7

Tras estas declaraciones podemos hacernos una idea del acoso policial del que los Selser

fueron víctimas aún en su propio domicilio­biblioteca­archivo.

La experiencia de exilio pensada desde una perspectiva personal e intima para Gregorio

Selser   y   Marta   Ventura,   definitivamente   les   obligó   a   construir   marcos   de   referencia

completamente diferentes a los de cualquier otro exiliado en el México de los 70`s. Por un lado

su propia historia como víctimas de la violencia de estado y la amenaza sobre sus vidas; y por

el   otro   la   solidaridad   natural   que   supieron   reconocer   en   su   nuevo   ambiente,   detonó   la

decisión   del   “no   retorno”.   El   mismo   Gregorio   confiesa   asombrado   como   se   descubrió

reconocido en el ambiente académico Mexicano: “Escribir durante tantos años en la revista

Marcha, de Montevideo, de la que era corresponsal desde los años cincuenta, me precedió por

lo menos entre la gente dedicada al tema de América Latina”.8

Difícil es imaginar la incertidumbre que provocó esta migración forzada en la familia

Selser, pero queda claro que  encontraron  en  el  exilio  estrategias para continuar su  labor

documental aún cuando no contaban con los mismos recursos que habían dejado atrás. “No

sabíamos  realmente  donde nos íbamos  a ubicar, no  podía  trasladar un  departamento  de

nueve habitaciones aquí ¿no?, sobre todo una biblioteca de doce mil ejemplares.”9

Incluso, ante la situación más adversa, Gregorio encontró en la Ciudad de México un

espacio  para  la  reconstrucción,   un  lugar  que  le  permitía  continuar   con  su  obra  y  labor

periodística: “Al llegar a México a fines de 1976 me di cuenta que yo era más conocido aquí

que en Argentina.”10 No solo en el ámbito académico, sino como periodista , a Gregorio se le

reconocía y respetaba por su participación y aporte durante  tantos años  en  el semanario

“Marcha”.

“En octubre de 1985 Gregorio y Marta hicieron un viaje a Argentina para eva­

luar la situación, pensando en un posible regreso. Hacía casi dos años que había

caído la dictadura militar y gobernaba Raúl Alfonsin. Comenzaba un juicio a los

militares implicados en la represión a las fuerzas populares. A este respecto Mar­

ta comentó  lo siguiente:  “Efectivamente  encontramos que no  estábamos  en  ese

país ya, a pesar de estar la euforia del cambio a la democracia, era un país insegu­

ro. Gregorio no hubiera podido conseguir el puesto que tenía en México de profe­

7 SELSER, Gregorio. Cuando no se puede ser sino periodista, en: Nueva Sociedad. Edición especial

No. 100. Marzo­abril. Caracas, Venezuela, 1989, pp. 152.

8

BARDINI, Roberto. Selser, un periodista que hizo historia. En: El gallo ilustrado. Semanario de El

Día (diario). México D.F., domingo 1º de septiembre de 1991, pp. 2

9 VENTURA, Marta, Diana Urow., cot., Pp. 8.

10 SELSER, Gregorio. Cuando no se puede ser…, cit., pp. 158.

WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.AR 273GREGORIO SELSER Y MARTA VENTURA: UN EXILIO DE PAPEL

sor, y no era fácil conseguir trabajo en los periódicos (…) Además Gregorio seguía

corriendo riesgos por lo que había escrito sobre los militares.”11

La certeza del no retorno es clara cuando Marta Ventura recuerda en una entrevista

realizada por Diana Urow, para el “Archivo de la palabra”, actualmente bajo resguardo de la

Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México:

“…Bueno, mi esposo, este, la biblioteca era muy grande, con libros muy impor­

tantes sobre la historia de América Latina, entonces él si sabía desde el principio,

(yo) pensaba que:

­ Bueno, los militares se van a ir y volvemos”, cuando el me dijo a mí:

­ Voy a donar esa biblioteca, la voy a hacer sacar de Argentina, la voy a donar al

gobierno mexicano­ le dije:

­ ¿Pero por que, cuando volvamos que…?

­Que no vamos a volver, no vamos a volver, estos militares van a estar mucho

tiempo, no vamos a poder volver­ entonces dice: ­ Yo no voy a volver­ , entonces, ahí

me di cuenta que sí, que ya sea en México o que fuéramos a otro país, no íbamos a

volver, entonces entendí también ese asu1nto de  la donación y me pareció muy

bien y él  la estuvo,  la estuvo platicando con gente de acá, amigos mexicanos y

entonces la ofreció a FLACSO de México, y FLACSO dijo: ­Bueno; se habló con el

gobierno mexicano, lo ofrecieron al gobierno mexicano y en ese momento estaba,

eh, López Portillo y dijeron que si, entonces, nos pareció muy bien que se, que se

pudiera salvar, por que ya te digo, eran como 12 mil ejemplares de  libros, muy

interesan… de historia, sobre todo de historia de América Latina, ¿no? Que real­

mente hubiera sido un gran gusto y placer para los militares poder destrozarla,

quemarla  o  revenderla,   pues   hubieran   hecho   negocio,   la  hubieran  vendido,   la

hubieran sacado y entonces, (a) él, eso, la biblioteca lo tenía trabado para poder

escribir contra los militares.”12

Esta   certeza   del   expatriado,   parece   materializarse   al   tiempo   en   que   personal   de

FLACSO   Argentina   comienza   los   trabajos   para   inventariar,   desmontar   y   embalar   la

biblioteca y archivo que durante décadas, la familia Selser había compendiado en su propia

casa.

“Ya él empezó a hacerlo cuando vio todo lo que seguía ocurriendo en el ’77 en

Argentina, él empezó ya a establecer relación con distintos funcionarios mexica­

nos, no me acuerdo con quien, pero sí, para ver como se podía hacer para sacarla,

es decir, donándola, creo que en total fue en el ’79 cuando yo fui a Buenos Aires

porque mi hija mayor también se quería venir para México…, entonces yo fui allá

para decidir y hacer quien iba a vivir en esa casa, estaba la Biblioteca todavía pero

11 RAMOS, Saslavsky, Ana Laura. Gregorio Selser, un latinoamericanista que documentó la infamia

del siglo XX,  en: Solidaridad Global. Año. 8 No. 18 septiembre. Universidad Nacional de Villa

María. 2011, pp. 75.

12 VENTURA, Marta, Diana Urow., cot., Pp. 19.

274 WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.ARHUGO LUNA

ya estaban los arreglos para sacarla a México, es decir ya en el ’79, creo que esta

Biblioteca llegó acá en el ’80, por que ya estaba FLACSO, la gente de FLACSO de

Argentina, haciendo un conteo, un conteo porque como había un fichero hecho por

mi esposo, pero creo que llegó hasta el número 3 mil, después ya no hubo tiempo,

no había tiempo porque tenía mucho que trabajar y seguía acumulando libros pero

ya no se hizo un fichero, entonces estaba allá la gente trabajando allí, revisando

que material, haciendo un conteo para poder ir metiéndolos en cajas, si, creo que

llegó, no me acuerdo bien, si en el ’80 o el ‘81 aquí a México”13

Afortunadamente  el  gobierno  de México  y  el  de  Costa  Rica,  participaron mediante

negociaciones diplomáticas para sacar de Argentina como valija diplomática un contenedor

con 150 cajas de libros, 50 cajas de revistas y 32 cajas de recortes.

Respecto   a   la   salida   de   estos   documentos,  Marta   ventura   recuerda:   “Completa   (la

Biblioteca)  y  con  la hemeroteca  también,  que  es  la  que  vino  a parar  a mi  casa,  por  que

FLACSO solamente quería los libros y es con la que yo rearmé todo el gran archivo que hay

ahora y que lo están usando los estudiantes.”14

Como un asunto meramente anecdótico, comenta Marta Ventura que la dedicación de

Gregorio Selser a la constitución de su archivo le brindó una grata sorpresa, pues teniendo

varias  suscripciones  al  periódico  “Exelsior”,  para  no  perder  una  sola  nota  al  recortar  el

anverso de algún artículo de interés; ganó un automóvil en una rifa que el diario organizó:

“Estuvo  ahí  como dos meses  o  tres  en  el  estacionamiento hasta  que  lo  consiguió  vender,

porque ninguno de los dos lo íbamos a manejar.”15

Rodolfo Elbert  en un  artículo publicado  en  2004 hace  referencia  a  la  costumbre de

archivar documentos de Gregorio: “Su hija (Claudia) define a Gregorio cómo un juntador de

documentos, un archivero, un buscador de historias, un semblanteador de personajes a través

de los cuales buscaba desentrañar la esencia última del hombre: su bondad o maldad natural.

Los diarios recortados con gilllete con paciencia de artesano se apoyaban en cuanta superficie

horizontal hubiera en la casa familiar.”16

En homenaje a su labor archivística, Emilio Corbiere, le recuerda: “Selser era poseedor

de un formidable archivo de documentos. En realidad no se trató de un bibliófilo ni de un

archivero  ganado  por  la manía  documentalista.  Para  él   eso  era  solo  un   instrumento  de

trabajo, un medio idóneo de dar rienda suelta a su conciencia libre de toda atadura.”17

La Muerte de Gregorio no significó, por suerte, el fin de sus archivos; pues su viuda no

solo conservó el trabajo de toda su vida, sino que con verdadera pasión buscó por todos los

13 VENTURA, Marta, Diana Urow., cot., Pp. 20.

14 VENTURA, Marta, Diana Urow., cot., Pp. 21.

15 VENTURA, Marta, Diana Urow., cot., Pp. 21.

16 ELBERT,  Rodolfo. Periodismo  e historia  en Gregorio Selser: Una  vida dedicada  a  la  causa de

América   Latina,   en   e­l@tina,   Vol.2,   No.   8   julio   septiembre.   Buenos   Aires.   2004,   pp.   69.

htpp:www.catedras.fsoc.ar/udishal. Consultado el 15 de junio de 2012.

17 COBIERE, Emilio J. Una rosa roja para Gregorio Selser,  en  Página 12  (diario). Buenos Aires.

Argentina, 22 de septiembre 1991, pp.22.

WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.AR 275GREGORIO SELSER Y MARTA VENTURA: UN EXILIO DE PAPEL

medios posibles preservar  el  legado  que juntos  construyeran  por  tantos  años.  “Igual  que

cuando él vivía, su casa sigue ocupada por documentos, recortes de prensa, manuscritos y

libros  en  su mayoría  cuidadosamente  ordenados por su  esposa  […] Hay  cajas  de  archivo

llenas al tope en la sala, en las recámaras, en los pasillos, en el cuarto de trebejos, en el de

lavar, en la cocina.”18 No obstante que por parte de Gregorio no hubo petición alguna para que

los conservara. “<Regala todo y dedícate a alguna cosa que te guste>. Todo eran los libros y el

archivo. En su condición de periodista humilde, Selser no  tuvo más herencia que dejar…

(ella) No obedeció la sugerencia final de su marido. Eso no, eso no es posible. ¿Cómo voy a

dejar yo que se pierdan tantos años de trabajo de él? Que me dedicara a algo que me guste

decía, pero  lo que me gusta es  justamente esto. No  lo hago por obligación, para mí es un

gusto.”19

Algunas   referencias   dan   fe   sobre   el   riesgo   que   corrieron   durante   varios   años   sus

archivos nuevamente  en México,  esta  vez  por  la  falta  de  recursos  para  su  conservación:

“Después   del   fallecimiento   de   su   esposo,   Marta   Ventura   instauró   la   fundación

Latinoamericana Gregorio Selser, pero no tuvo apoyo […] Esta precariedad pone en riesgo,

sobre todo, la difusión de la información que Gregorio Selser acumuló durante toda su vida

periodística y de investigación.”20

Fue necesaria casi una década de convenios con varias instituciones mexicanas, para

que el archivo sobre América Latina que los Selser construyeron, encontrara un espacio de

difusión que garantizara su correcta conservación. Hasta que en 2006 fue adquirido por la

Universidad Autónoma de  la Ciudad de México,  bajo  la  custodia del Colegio de Ciencias

Sociales. “Aún que no hace falta que lo haga, les autorizo a reproducir cuantas veces lo crean

oportuno mis artículos y más aún, me considero muy honrado por ustedes en que los estimen

dignos de ser circulados y fotocopiados. Precisamente para eso escribo, para que se difundan

lo más ampliamente posible. No tengo nada que pedirles a cambio.”21

CONSIDERACIONES FINALES

Al  acercarnos  a  la historia  personal  de Gregorio Selser  y Marta  Ventura,  desde  la

perspectiva  que procura  la herencia  archivística  y  bibliográfica  conformada  y  preservada

durante   décadas   por   ellos,   descubrimos   que   no   toda   historia   de   vida   es   una   forma

fragmentada y subjetiva de percibir y reconstruir la historia de los pueblos, pues para los

Selser, el exilio fue una lucha constante por documentar la injusticia, cuya respuesta por más

afortunada, será el diálogo histórico que su legado complementa y transforma.

18 RAMÍREZ, Luis Enrique. Se presenta un libro póstumo del periodista, en El Financiero  (diario).

México D.F., martes 25 de febrero de 1992, pp. 49

19 RAMÍREZ, Luis  Enrique. Se  presenta un  libro póstumo del  periodista  (segunda  parte),  en  El

Financiero (diario). México D.F., martes 26 de febrero de 1992, pp. 51.

20 LÓPEZ, M.,  Victoriano. Letras Libertarias,  en  Revista  Contralínea.  (edición  electrónica). 2002.

http://www.contralínea.com.mx/c7/html/contrass/letras.htm. Consultado el 7 de marzo de 2012

21 BLANCHE, Petrich. Archivos de  los Selser  reabren  la memoria de AL,  en  La  jornada  (diario)

México, 8 de noviembre de 2006, pp. 52.

276 WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.ARHUGO LUNA

La importancia de reconstruir la historia del exilio al que se vieron obligados los Selser,

Trasciende el discurso anecdótico familiar, para integrarse a la reconstrucción de una época

en   la   que   diferentes   actores   sociales   se   involucraron   activamente   para   salvar   de   la

destrucción segura una de las colecciones particulares más importantes sobre el tema de la

política y prácticas  intervencionistas que en América Latina ha dirigido sistemáticamente

Estados Unidos de Norteamérica.

Actualmente, tanto la Biblioteca como el archivo que perteneció a la familia Selser, se

encuentra bajo resguardo de instituciones con solidez académica y en recintos ex profeso que

garantizan  la  conservación  del  patrimonio histórico, no  obstante  que  la  totalidad  de  sus

documentos no han sido catalogados y procesados, existe la confianza de que en un futuro el

legado   que   estos   documentalistas   construyeron   para   las   futuras   generaciones   de

latinoamericanistas estará a salvo del olvido y la destrucción. El archivo “Gregorio Selser”,

actualmente en proceso de digitalización bajo la custodia del Colegio de Ciencias Sociales y

Humanidades de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Mientras que la colección

bibliográfica   que   se   rescató   desde   Argentina,   forma   parte   del   acervo   documental   de   la

Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede México, aún en proceso de catalogación

y clasificación.

Sirva de pretexto el presente artículo como recordatorio a las autoridades presentes y

futuras de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; el Instituto de Investigaciones

Dr.  José  Ma. Luis Mora;  el  Acervo Histórico Diplomático  de  la Secretaría  de  Relaciones

Exteriores; y  la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Pues en cada uno de sus

acervos documentales se encuentra el legado de dos exiliados Argentinos: Gregorio Selser y

Marta Ventura,  quienes  aún  cuando sus  recursos  fueron bastante  limitados,  en un noble

ejercicio de gratitud ofrecieron al pueblo de México el patrimonio que tantos sacrificios costó

a la familia Selser.

La conservación estrategia apremiante no es la única; pues ante la demanda global de

acceso al patrimonio cultural Latinoamericano, será pertinente considerar la digitalización

de estos acervos, para garantizar el acceso independientemente de las fronteras geográficas.

México. D.F. 23 de julio de 2012

REFERENCIAS CONSULTADAS

ALCAZAR,   Mariángel   (1991).   Muere   el   hombre   que   descubrió   a   Sandino.   En:   El

Periódico (diario). Barcelona España. Lunes 9 de septiembre de 1991.

BARDINI, Roberto (1991). Selser, un periodista que hizo historia. En: El gallo ilustrado.

Semanario de El Día (diario). México D.F., domingo 1º de septiembre de 1991.

BAYER, Osvaldo (1991). Texto leído en el Homenaje a Gregorio Selser, Organizado por

el Movimiento Argentino por  la Emancipación  e  identidad de América Latina:

1492­1992.   Panelistas:   Osvaldo   Bayer,   Isidoro   Gilbert,   Mario   Montevere.

Coordinación: Gabriel Fernández. Foro Cultural Gandhi, martes 19 de noviembre.

Buenos Aires Argentina.

WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.AR 277GREGORIO SELSER Y MARTA VENTURA: UN EXILIO DE PAPEL

BLANCHE, Petrich. Archivos de los Selser reabren la memoria de AL. En: La jornada

(diario) México, 8 de noviembre de 2006

BONASSO, Miguel (1991). Se suicidó Gregorio: Cronista de hombres libres. En: Página

12 (diario) Buenos Aires, Argentina. 28 de agosto de 1991

CARTILLO, Rivas, Jore Arturo. (s/a). La grandeza de espíritu ante los moños negros.

1er Lugar  en  el  certamen de periodismo  Juvenil Enrique Ramírez  y Ramírez.

(s/edit.).

CIECHANOWER,   Mauricio   (1988).   Gregorio   Selser:   De   Hitler   a   Reagan.   En:

Entrevistas/entrevidas, México D. F. Ediciones Gernika, 1988

CORBIERE,   Emilio   J.   (1991).   Una   rosa   roja   para   Gregorio   Serser.   En:   Página   12

(diario). Buenos Aires. Argentina, 22 de septiembre. Pp.22

CORTÉS, Tamayo, Ricardo (1994). Crónicas del valle de México: Pensamiento en honra

y  recuerdo de Gregorio Selser. En El Día  (diario). México D.F. domingo  28 de

agosto de 1994

ELBERT, Rodolfo (2004). Periodismo e historia en Gregorio Selser: Una vida dedicada a

la causa de América Latina. En: e­l@tina, Vol.2, No. 8 julio septiembre. Buenos

Aires. hhtpp:wwww.catedras.fsoc.ar/udishal. Consultado el 15 de junio de 2012.

GARCÍA, Ferreira Roberto (2011). Gregorio Selser y sus entrevistas con Jacobo Arbenz.

En: Suplemento Dialogo No. 32, extraordinario.

GILLY,   Adolfo   (1992).   Gregorio   Selser:  Memories.  En:   History   Workkshop,   No.   34

Oxford University Press. Pp. 182­183

HASAM, Stephen A. (1991). Palabras escritas y leídas por Stephen A. Hasam a petición

de Lucrecia Lozano, Coordinadora del C.E.L.A. En: Acto en memoria de Gregorio

Selser. 5 de septiembre de 1991. Sala Isabel y Ricardo Pozas de la Facultad de

Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. México D.F.

HASAM, Stephen A. (2001). Semblanza de Gregorio Selser. En: Equilibrio Económico,

revista de la Facultad de Economía de la Universidad de Coahila. Vol 3 No. 13.

México, Saltillo. Pp 230­252

HUCHIM, Eduardo R. (s/a). Paz, Krauze, Selser: El debate que pudo ser. En: Revista de

la Universidad de México. Nueva época No.. 39 mayo. Pp. 35­43

LASTRA, Viaña, María Soledad (2010) Del exilio al no retorno: Experiencia narrativa y

temporal de los argentinos en México. México. FLACSO México, Tesis (Maestría

en   Ciencias   Sociales).­­   FLACSO,   Sede   Académica   de   México.­­   XVII

(decimoséptima) promoción, 2008­2010.

LÓPEZ, M., Victoriano  (2002). Letras Libertarias. En: Revista Contralínea.  (edición

electrónica).

http://www.contralínea.com.mx/c7/html/contrass/letras.htm.  Consultado   el   7   de

marzo de 2012

278 WWW.REVISTATESTIMONIOS.COM.ARHUGO LUNA

MUSSACHIO,   Humberto   (2011).   Veinte   Años   sin   Gregorio   Selser.   Texto   leído   en

homenaje a Gregorio Selser, organizado por el colegio de Ciencias y Humanidades

de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. México D. F.

NAJERA, David R. (1992). Un año sin Gregorio. En: El día (diario). México D.F. 29 de

agosto de 1992

RAMÍREZ, Luis Enrique (1992). Se presenta un libro póstumo del periodista. En: El

Financiero (diario). México D.F., martes 25 de febrero de 1992

RAMÍREZ, Luis Enrique (1992). Charla con Marta Ventura. En: El Financiero (diario).

México D.F., martes 26 de febrero de 1992

RAMOS, Saslavsky, Ana Laura  (2006). El archivo Gregorio Selser. Una  Invitación a

investigar la historia de América Latina del siglo XX. En: Andamios. Revista de

Investigación Social. Año/vol. 3 No. 005. Universidad Autónoma de la Ciudad de

México. México, D.F. pp. 283­303

RAMOS,   Saslavsky,   Ana   Laura   (2011).   Gregorio   Selser,   un   latinoamericanista   que

documentó   la   infamia   del   siglo   XX.   En:   Solidaridad   Global.   Año.   8   No.   18

septiembre. Universidad Nacional de Villa María. Pp. 72­77

SELSER, Gregorio (1961). Prologo. En: Nuestra América y el imperialismo. Alfredo L.

Palacios. Editorial Palestra. Buenos Aires, Argentina. Pp. 7­20

SELSER, Gregorio (1989). Cuando no se puede ser sino periodista. En: Nueva Sociedad.

Edición especial No. 100. Marzo­abril. Caracas, Venezuela. Pp. 152­158

UROW, Diana. (1997) Entrevista a Marta Ventura. México D.F. Colección Archivo de la

memoria, bajo resguardo de la Biblioteca Samuel Ramos. Facultad de Filosofía y

Letras. Universidad Nacional Autónoma de México.

WITKER, Alejandro (1983). Gregorio Selser: El periodismo como trinchera. En: Revista

Presencia de Casa Chile en México. Año. 3 No. 15 noviembre 1983. Pp. 25­27.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s