Hannah Arendt, Totalitarismo y democracia en tiempos de globalización

He leído un artículo de Antonio Muñoz Molina publicado en Babelia, el suplemento cultural del diario El País del 29 de abril de 2016 ( fuente http://cultura.elpais.com/cultura/2016/04/26/babelia/1461669894_626416.html?id_externo_rsoc=FB_CC

0001d

Se trata el tema de Hannah Arendt y sus tesis acerca del totalitarismo y sus orígenes, de un modo muy poco argumentado, en el sentido de que se hacen afirmaciones al estilo periodístico al uso, poco serio, a mi juicio. El asunto es que el autor del artículo hace exclusivamente referencia a los artículos que Arendt escribió para la revista The New Yorker , artículos que dieron lugar al libro de Arendt , Eichmann en Jerusalén. ( Un reporte sobre la banalidad del mal)  sobre el proceso al nazi Eichmann, que tuvo lugar en Jeruslalén.

Se puede ver un trailer del nuevo reportaje en video sobre el asunto aquí https://youtu.be/_J6YWRTrnf4

Si se expone el tema del mal banal sin mencionar la conexión, fundamental, con el libro de Arendt Los orígenes del totalitarismo, podría caerse en copntradicciones o inter`retaciones desviadas , incluso falseadas de los conceptos expuestos por Arendt

Me refiero a que en el libro se refiere Arendt a otro concepto , el del mal absoluto.

Fragmento del capítulo XIII de la tercera parte del libro Los orígenes del totalitarismo, de Hannah Arendt.Titulo: IDEOLOGIA Y TERROR, UNA NUEVA FORMA DE GOBIERNO
La soledad, el terreno propio del terror, la esencia del Gobierno totalitario, y para la
ideología o la lógica, la preparación de ejecutores
y víctimas, está estrechamente relacionada con el
desarraigamiento y la superfluidad, que han sido el
azote de las masas modernas desde el comienzo
de la revolución industrial y que se agudizaron
con el auge del imperialismo a finales del siglo
pasado y la ruptura de las instituciones políticas
y de las tradiciones sociales en nuestro propio
tiempo. Estar desarraigado significa no tener en el
mundo un lugar reconocido y garantizado por los
demás; ser superfluo significa no pertenecer en
absoluto al mundo. El desarraigamiento puede ser
la condición preliminar de la superfluidad, de
la misma manera que el aislamiento puede ser
(aunque no lo sea forzosamente) la condición pre
liminar de la soledad. Considerada en sí misma,
sin atender a sus recientes causas históricas y a su
nuevo papel en política, la soledad es al mismo
tiempo contraria a los requerimientos básicos de
la condición humana y una de las experiencias
fundamentales de cada vida humana. Incluso la ex
periencia del mundo material y sensualmente
dado depende de este hallarse en contacto
con otros hombres, de nuestro sentido
común,
que
regula y controla todos los demás sentidos y sin
el cual cada uno de nosotros quedaría encerrado
en su propia particularidad de datos sensibles que
en sí mismos son inestables y traicioneros. Sólo
porque tenemos sentido común, es decir, sólo po
rque la Tierra no está habitada por un hombre,
sino por los hombres, podemos confiar en nues
tra inmediata experiencia sensible. Sin embargo,
hemos de recordarnos a nosotros mismos que un día dejaremos este mundo común, que seguirá
como antes y para cuya continuidad resultamos su
perfluos, si es que queremos comprender la
soledad, la experiencia de ser abandonados por todo y por todos.

http://www.imdb.com/video/imdb/vi248231193/imdb/embed?autoplay=false&width=480

Me parece que estos temas , el mal absoluto , incluso el mal banal , en el sentido de Arendt, cuando se los utiliza como referentes para sugerir que en el asunto de los exiliados o inmigrantes o refugiados que han llegado por mlies a Europa, como si esto tuviera alguna semejanza importante con la época nazi, es , acaso, una sugerencia poco seria, en cuanto a que es una comparación cuyos alcances, en todo caso, habría que debatir, analizar, ver las enormes diferencias que hay entre los tiempos oscuros del nazismo o del stalinismo y la actual Europa.

Un último comentario sobre la cuestión de las estructuras funcionales e ideológicas, operativas, del totalitarsmo: es muy probable que algunos rasgos de las estructuras políticas y económicas, ideológicas también, del presente en el mundo globalizado en curso, tengan rasgos que pueden resultar que estaban en los regímenes totalitarios y que hoy, aggiornatos, pueden aparecer, más o menos ocultos, más o menos simulados y disimilados, en las democracias plutocráticas y cleptómanas de nuestros días. Me refiero a cosas como el aislamiento , la atomización e individualismos crecientes vía sutil ciber control conductista de las masas de consumidores, ex ciudadanos, etc.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s