Filosofía materialista, posmodernismo y debilidad de pensamiento. Crítica desde la Teoría literaria


Entrevista al profesor Jesús G Maestro, crítico y teórico de la literatura 

Además el profesor Maestro trabaja desde coordenadas dialécticas fundamentadas en y desde el sistema construído por GUSTAVO BUENO que es el Materialismo Filosófico Materialismo filosófico

Reproducimos, a continuación, el texto original de la entrevista del diario La Provincia, que puede verse más abajo en formato de imagen.
Entrevista de Fabio García Saleh.

Diario La Provincia – Las Palmas de Gran Canaria, Canarias, España.
18 de mayo de 2017, pág. 58.
Usted afirma que su teoría de la literatura es la primera en más de medio siglo, que no es ni de importación ni de traducción.

Es cierto. La teoría literaria hecha en España ha sido en realidad, desde la década de 1950, una teoría literaria traducida en España, e importada de #Rusia, #Alemania y #Francia, y actualmente también de Estados Unidos. Ésa no es una teoría literaria española, sino extranjera. La última teoría literaria hecha en el Hispanismo es la estilística de Dámaso y Amado Alonso, hace más de medio siglo. Sorprende, e incluso avergüenza, que en las universidades españolas no se enseñe, ni se construya, una teoría literaria que no sea la impuesta por el mundo #anglosajón, #francés o #alemán. En esta obra, #Críticadelarazónliteraria, se presenta una #TeoríadelaLiteratura totalmente diferente, e incluso contraria, a las actuales corrientes posmodernas. Se basa en el Materialismo Filosófico, el sistema de pensamiento construido, en español, por el filósofo Gustavo Bueno.
¿Cómo se explica que siga haciéndose teoría literaria con los mismos autores de hace más de cincuenta años?
La #Universidad, en España y fuera de España, es una institución terriblemente conservadora, que repite generación tras generación formas de comportamiento incluso medieval. Está además bunkerizada, es impermeable. La gente no sabe lo que ocurre dentro de la Universidad. La monarquía se ha actualizado mucho más y mejor que la Universidad. Yo recuerdo que algunos profesores que tuve se jubilaban con sus apuntes amarillos, que eran los mismos que en su primer día de clase. Los conservaron intactos durante décadas de #docencia. Es la fosilización de la enseñanza. Otra razón es que nadie ha sido capaz, hasta el momento, de enfrentarse a esta tradición posmoderna, editorialmente muy rentable. Y ahora también protegida por lo políticamente correcto. La Universidad debería de criticar todo eso, pero en lugar de combatir, en nombre de la ciencia y de la filosofía, a las ideologías y a los prejuicios, ha pactado con ellos. Es algo escandaloso y vergonzante. La Universidad ha reemplazado la #ciencia por la #ideología.
¿Por qué la teoría literaria hecha en España ha sido siempre de importación?
Es muy evidente. Los que hoy son profesores de Teoría de la Literatura han aprendido lo que saben tomando como referencia lo que otros hacen fuera de España, porque sus maestros así se lo enseñaron, y ellos repiten lo mismo, sin criterio ninguno. Sus maestros tampoco fueron originales. Sólo llegaron a ser traductores de teoría literaria extranjera, es decir, mercaderes o importadores de ella. No hicieron nada original. Ni educaron a nadie para ser original. Sus discípulos, hoy profesores, siguen la misma inercia. No les enseñaron a pensar, sino a traducir y a importar lo hecho por otros. Además, España es un país cada día más desconocido por los propios españoles, que acabarán viviendo como extranjeros en su propia tierra. Se educa a la gente en la creencia de que todo lo extranjero es mejor, cuando algo así es una completa tontería. Y sobre todo cuando hablamos de Hispanismo, y de Literatura Española, o en español, que es una creación genuinamente nuestra, y que enloquece el gusto y el interés de los extranjeros. El español es para nosotros tan importante como el petróleo para el mundo árabe, esto lo dijo ya el filósofo materialista Iván Vélez. Porque las lenguas no son signos de identidad cultural. Eso es una patraña nacionalista y posmoderna. Las #lenguas son tecnologías. Y no es lo mismo usar una tecnología hablada por 4 o 5 millones de personas que utilizar una como el español, hablada por casi 600 millones.
¿Entonces considera que esta es la teoría literaria definitiva del Hispanismo?
Definitivo no hay nada. Ni la democracia es definitiva como sistema político. Lo que sí es cierto es que ésta es la única teoría literaria original con la que actualmente cuenta el #Hispanismo, y la única que, de hecho, puede desmitificar las tonterías que se están escribiendo y publicando en inglés bajo la etiqueta de Teoría de la Literatura. Se editan cosas que en realidad ni son teorías ni se refieren a la literatura. Si la teoría literaria hecha en España no sirve para desmitificar y criticar los disparates que se nos imponen desde la pseudoteoría literaria escrita en inglés, entonces lo que hacemos aquí, en nuestras Universidades, no sirve para nada. No somos un condado de Inglaterra ni una provincia de los Estados Unidos. Tampoco la solución a nuestros problemas está en Europa. Todo lo contrario: #Europa es el problema y #España es la solución. La gente no quiere ver esta evidencia. La culpa la tiene #Ortega. La #Transición se hizo desde su filosofía, que ha sido muy negativa. Y sigue vigente. Europa nunca ha aceptado el racionalismo materialista español, y ha optado por otros, muy idealistas, como el napoleónico, o el protestante, que han dado lugar a aberraciones históricas extraordinarias, entre ellas el nazismo.
¿En qué supera las limitaciones de las teorías literarias del siglo pasado?
Pongo algún ejemplo entre muchos. Fíjese que muchas teorías literarias se han construido suprimiendo, amputando, partes esenciales de la literatura. #Barthes dijo aquello de que “el autor ha muerto”, que es una vuelta de tuerca del grito de #Nietzsche “Dios ha muerto”. Y se quedaron tan contentos, como si #Cervantes no hubiera existido, o el #Quijote se hubiera escrito él solito. ¿Cómo se puede estudiar literatura suprimiendo al autor? Por si esto fuera poco, #Jakobson redujo a tres los materiales literarios: autor, mensaje y lector. Y lo aplaudieron como si fuera una novedad. Eso mismo lo dijo Aristóteles en el comienzo mismo de su #Retórica, casi 25 siglos antes de Jakobson. Es de risa esto. ¿Quién puede licenciarse de Medicina y ejercer esa profesión prescindiendo del riñón o del pulmón? ¿Es que un músico puede prescindir del Si bemol, y decir que ese sonido “ha muerto”? Entonces, ¿por qué se permiten estas tonterías en Teoría de la Literatura? A estas teorías yo las llamo ablativas, porque practican la ablación o amputación de los materiales literarios, que son cuatro, y no tres, como decía Jakobson: #autor, #obra, #lector e intérprete o #transductor.
Usted es un filólogo que se enfrenta a los filólogos.
Sí, sin duda, porque los #filólogos creen que la realidad está hecha de palabras. No están acostumbrados a discutir, sino a elogiarse mutuamente, a pactar siempre desde la no agresión. Yo no formo parte de esos pactos. La ciencia está por encima de la cortesía. Es una cursilería respetar la necedad. La filología posmoderna, en lugar de criticar el uso aberrante del lenguaje y de sus contenidos se ha puesto al servicio de esas adulteraciones. Por ejemplo, hoy los filólogos y los teóricos de la literatura están obsesionados con términos como identidad, género, cultura, etc… Repiten estas palabras sin pensar en lo que significan. La Idea de #Identidad es un monstruo idealista preservado por la #filología #posmoderna. Si la Filología del Renacimiento se hubiera comportado como se comportan hoy los filólogos posmodernos, el célebre documento de la Donación de Constantino, que fue una falsificación medieval, se habría legitimado como una verdad indiscutida. Hoy la #Filología, o bien está extinguida, o bien es en buena parte una impostura ridícula.
¿Por qué sostiene que las universidades son instituciones completamente innecesarias en la sociedad actual?
Porque no aportan nada. La investigación científica no la hacen las universidades, sino las empresas privadas. Lo que llega a la Universidad es lo que ha triunfado ideológica y políticamente fuera de ella, y solo cuando ya está desfasado, o sólo es útil psicológicamente, se deposita en las aulas para que la gente siga entretenida. Respecto a la educación y a la Universidad en Europa solo cabe ya una opción, particularmente usada por quienes trabajan en estos ámbitos: seguir mintiendo. No dispondremos de recursos humanos solventes para gestionar una Universidad hasta que las educaciones primaria y secundaria no se organicen conforme a un modelo de sociedad radicalmente diferente de la actual. La Universidad es una institución que sirve, ante todo, para mantener entretenidos a los profesores y para entretener mantenidos a los alumnos. La empresa privada acabará formando ella sola a sus futuros trabajadores. Un #periódico forma mejor a un periodista que una Facultad de #Periodismo.
¿Qué quiere decir cuando afirma que la literatura no enseña porque no proporciona conocimientos, sino que los exige?
Porque antes de leer una obra literaria hay que aprender muchas cosas. La primera, a leer. Y a entender lo que se lee. La literatura es una trampa para quien no sabe razonar. La literatura exige dominar una tecnología, una lengua, una escritura. La literatura requiere saberes previos. Hay que conocer el sentido de las palabras. Y hay que haber vivido mucho. Una persona sin experiencia en la vida no comprende ni la mitad de lo que se cuenta en una novela o en un poema. Hay que salir de la literatura para interpretar la realidad, pero no se puede salir de la realidad para interpretar la literatura. Si no sabemos lo que es un narrador, difícilmente entenderemos quién nos está contando una historia y qué nos está contando.
¿Por qué considera que la literatura puede sobrevivir sin lectores pero no sin intérpretes? 
Porque el lector es un consumidor, y el intérprete es alguien que rehace la literatura y la potencia. Si ponemos el ejemplo de la música todo se ve más claro. La música puede sobrevivir sin oyentes, pero no sin músicos. Si nos ponen delante la partitura de la 8ª Sinfonía de #Mahler no la oímos. Necesitamos casi mil músicos para hacerla sonar. Se me dirá que basta una grabación. Sí, pero la grabación exige intérpretes. Solo con oyentes, la música muere, porque no tiene quién la interprete. A la literatura le ocurre lo mismo. Sólo con lectores, la literatura se disipa en el acto de consumo. El #intérprete es el que pone los criterios, enfrentándose a otros intérpretes que impondrán los suyos. Interpreta quien puede, no quien quiere. Por eso he dicho muchas veces que los profesores somos las fuerzas armadas por las buenas. Porque la literatura es también la prolongación de la política de un Estado. Un Estado sin literatura ni siquiera es un Estado. Y una literatura sin intérpretes no existe. No sobrevive a nada. La Literatura Comparada es precisamente la depredación de unas literaturas sobre otras. La Francia napoleónica la inventó precisamente para eso, para depredar a las literaturas no francesas.
 

¿Las universidades actuales forman intérpretes?
Hoy las universidades no forman intérpretes, sino consumidores de ideologías. No forman críticos, sino analfabetos. Esta palabra la ha usado Elvira Roca Barea. En la Universidad se estudia lo políticamente correcto, y se adiestra a la gente en el ejercicio de estos servicios y servilismos ideológicos. Es la nueva Inquisición. Y si no te gusta, te aguantas. En materia de Letras, no me refiero a las tecnologías, las Universidades actuales se orientan sobre todo a la preservación de ideologías y patologías. He dicho en varias ocasiones que las Facultades de Letras equivalen actualmente a los antiguos manicomios. Cuando alguien no sabe qué hacer con su vida, se matricula en una de estas Facultades, y asiste a terapias de grupo donde se habla de lo que le gusta: la identidad, el género, la cultura, la lengua, escritura creativa, o inteligencia emocional, que nadie sabe lo que es, se reinventa la historia o se cambia de sexo como se cambia un morfema. Es una forma de evitar a toda costa una cita con la realidad.

Un comentario el “Filosofía materialista, posmodernismo y debilidad de pensamiento. Crítica desde la Teoría literaria

  1. […] profesor de la Universidad de Vigo ( España), Jesús González Maestro, plantea en una de sus interesantísimas propuestas, que la poesía es filosofía en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s