Las Cartas Luteranas, de Pasolini ( fragmento )

http://www.elboomeran.com

Cartas luteranas Pier Paolo PasoliniTraducción de Josep Torrell, Antonio Giménez Merino

y Juan-Ramón Capella

EDITORIAL TROTTA

LA DICHA DE ENMUDECER

Primera edición: 1997 Segunda edición: 2010 Tercera edición: 2017

Título original: Lettere luterane

© Editorial Trotta, S.A., 1997, 2010, 2017 Ferraz, 55. 28008 Madrid Teléfono: 91 543 03 61 Fax: 91 543 14 88 E-mail: editorial@trotta.es http://www.trotta.es

© Herederos de Pier Paolo Pasolini, 1997 y Garzanti Libri S.r.l., 2009

© Josep Torrell, Antonio Giménez Merino y Juan-Ramón Capella, 1997

ISBN: 978-84-9879-695-7 Depósito Legal: M-14676-2017

Impresión Gráficas De Diego

ÍNDICE

LOS JÓVENES INFELICES
Los jóvenes infelices ………………………………………………………………….. 11 GENNARIELLO

Parágrafo primero: cómo te imagino ……………………………………………. 19 Parágrafo segundo: cómo debes imaginarme …………………………………. 23 Parágrafo tercero: más sobre tu pedagogo …………………………………….. 27 Parágrafo cuarto: cómo vamos a hablar ………………………………………… 31 Plan de la obra …………………………………………………………………………. 35 La primera lección me la dio una cortina ……………………………………… 37 Parágrafo sexto: impotencia ante el lenguaje pedagógico de las cosas … 41 Somos dos extraños: lo dicen las tazas de té ………………………………….. 45 Cómo ha cambiado el lenguaje de las cosas …………………………………… 47 Bolonia, ciudad consumista y comunista ………………………………………. 51 Los muchachos son conformistas dos veces …………………………………… 55 Viven, pero tendrían que estar muertos ………………………………………… 59 Somos bellos, luego desfigurémonos ……………………………………………. 63 Hoy las vírgenes ya no lloran ……………………………………………………… 67

CARTAS LUTERANAS

Abjuración de la Trilogía de la vida ………………………………………………. 73 Pannella y el disenso …………………………………………………………………. 77 La droga: una auténtica tragedia italiana ………………………………………. 83 Fuera de Palacio ……………………………………………………………………….. 89 Argumento para un film sobre un policía ……………………………………… 95 Habría que procesar a los jerarcas democristianos ………………………….. 101 El proceso ……………………………………………………………………………….. 107 Réplicas ………………………………………………………………………………….. 115 «Su entrevista confirma que es necesario el proceso» ………………………. 121 También hay que procesar a Donat Cattin …………………………………….. 127

7

CARTAS LUTERANAS

¿Por qué el Proceso? …………………………………………………………………. 133 Mi Accattone en televisión después del genocidio …………………………… 139 ¿Cómo son las personas serias? …………………………………………………… 145 Dos modestas proposiciones para eliminar la criminalidad en Italia …… 149 Mis proposiciones sobre la escuela y la televisión …………………………… 155 Carta luterana a Italo Calvino …………………………………………………….. 161 Intervención en el Congreso del Partido Radical ……………………………. 167

Apostilla en versos ……………………………………………………………………. 175Nota sobre los textos …………………………………………………………………. 181

8

LOS JÓVENES INFELICES

LOS JÓVENES INFELICES

Uno de los temas más misteriosos del teatro griego clásico es que los hi- jos estén predestinados a pagar las culpas de los padres.

No importa que los hijos sean buenos, inocentes y piadosos: si sus padres han pecado deben ser castigados.

Quien se declara depositario de esta verdad es el coro —un coro democrático—; y la enuncia sin preámbulos ni ilustraciones, de natu- ral que le parece.

Confieso que yo siempre había considerado este tema del teatro griego como algo extraño a mi saber: como algo «de otro lugar» y «de otro tiempo». No sin cierta ingenuidad escolar, el tema siempre me había parecido absurdo y, a la vez, ingenuo, «antropológicamente» ingenuo.

Pero finalmente ha llegado un momento de mi vida en que he te- nido que admitir que pertenezco, sin escapatoria posible, a la genera- ción de los padres. Sin escapatoria porque los hijos no sólo han nacido y han crecido, sino que han alcanzado la edad de la razón y, por tanto, su destino empieza a ser, inevitablemente, el que debe ser, convirtién- doles en adultos.

Durante estos últimos años he observado largamente a estos hijos. Al final, mi juicio, pese a que incluso a mí mismo me parezca injusto y despiadado, es condenatorio. He procurado seriamente comprender, fingir no comprender, tener en cuenta las excepciones, esperar algún cambio, considerar históricamente, o sea, al margen de los juicios sub- jetivos de bien y de mal, su realidad. Pero ha sido inútil. Mi sentimientoes de condena. Y no es posible cambiar los sentimientos. Son históricos. Lo que se siente es real (pese a todas las insinceridades que podamos tener con nosotros mismos). Finalmente —o sea hoy, a primeros del año 1975— mi sentimiento, repito, es de condena. Pero dado que tal vez condena sea una palabra equivocada (quizá dictada por la referen- cia inicial al contexto lingüístico del teatro griego) tendré que preci- sarla: más que de condena, mi sentimiento es en realidad de «cese de

11

LOS JÓVENES INFELICES

amor»; un cese de amor que, justamente, no da lugar a «odio», sino a «condena».

Lo que tengo que reprocharles a los hijos es algo general, inmen- so, oscuro. Algo que se queda más acá de lo verbal; que se manifiesta irracionalmente en el existir, en el «experimentar sentimientos». Ahora bien: puesto que yo —padre ideal, padre histórico— condeno a los hi- jos, es natural que en consecuencia acepte de algún modo la idea de que hay que castigarles.

Por primera vez en mi vida consigo así liberar en mi consciencia, a través de un mecanismo íntimo y personal, esa fatalidad abstracta y te- rrible del coro ateniense que considera natural el «castigo de los hijos».

Sólo que el coro, dotado de una sabiduría inmemorial y profunda, añadía que aquello por lo que eran castigados los hijos era «la culpa de los padres».

Pues bien: no vacilo ni un momento en admitirlo. Esto es: no dudo en aceptar personalmente esa culpa. Aunque condeno a los hijos (a cau- sa de un cese del amor hacia ellos) y por tanto presupongo su casti- go, no me cabe la menor duda de que todo es por culpa mía. En tan- to que padre. En tanto que uno de los padres. Uno de los padres que se han hecho responsables, primero, del fascismo; después, de un régimen clerical-fascista fingidamente democrático; y que, por último, han acep- tado la nueva forma del poder, el poder del consumismo, la última de las ruinas, la ruina de las ruinas.

La culpa de los padres que deben pagar los hijos ¿es pues el «fascis- mo», ya en sus formas arcaicas o en sus formas absolutamente nuevas, nuevas sin equivalente posible en el pasado?

Me resulta difícil admitir que la «culpa» sea ésta. Quizá también por razones privadas y subjetivas. Yo, personalmente, siempre he sido anti- fascista; y tampoco he aceptado jamás el nuevo poder, del que en reali- dad Marx hablaba proféticamente en el Manifiesto cuando creía hablar del capitalismo de su tiempo. Me parece que al identificar así la culpa se es algo conformista y excesivamente lógico, o sea, no histórico.

Ya siento a mi alrededor el «escándalo de los pedantes» —seguido de su chantaje— a propósito de lo que voy a decir. Ya oigo sus argumen- tos: es un retrógrado, un reaccionario, un enemigo del pueblo quien no sabe comprender los elementos de novedad, por dramáticos que sean, que hay en los hijos; quien no sabe comprender que comoquiera que sea ellos son la vida. Pues bien: yo pienso, en cambio, que también yo tengo derecho a la vida, porque pese a ser padre no por esto dejo de ser hijo. Además para mí la vida se puede manifestar de modo insigne, por ejem- plo, en el valor de revelar a los nuevos hijos lo que yo siento realmente por ellos. La vida consiste ante todo en el ejercicio imperturbable de la razón; no, ciertamente, en el prejuicio, y menos aun en los prejuicios de

12

LOS JÓVENES INFELICES

la vida, que es qualunquismo1 puro. Mejor ser enemigos del pueblo que enemigos de la realidad.

Los hijos que nos rodean, en especial los más jóvenes, los adoles- centes, son casi todos unos monstruos. Su aspecto físico casi es terrorí- fico, y cuando no es aterrador resulta lastimosamente infeliz. Melenas horribles, peinados caricaturescos, semblantes pálidos y ojos apagados. Son máscaras de algún rito iniciático bárbaro, miserablemente bárbaro. O bien máscaras de una integración diligente e inconsciente, que no sus- cita la menor piedad.

Tras haber alzado contra los padres barreras tendentes a encerrarlos en un gueto, han acabado encontrándose ellos mismos en el gueto con- trario. En los casos mejores se mantienen agarrados a los alambres de espino de ese gueto, mirando hacia nosotros, que todavía somos hom- bres, como mendigos desesperados, que piden algo sólo con la mirada porque carecen del valor y acaso de la capacidad de hablar. En los ca- sos que no son ni los mejores ni los peores (hay millones) carecen de expresión: son la ambigüedad hecha carne. Su mirada huye; sus pensa- mientos están perpetuamente en otra parte; tienen demasiado respeto o demasiado desprecio a la vez, demasiada paciencia o demasiada impa- ciencia. En comparación con sus coetáneos de hace diez o veinte años han aprendido algo más, pero no lo bastante. La integración ya no es un problema moral y la revuelta ha sido codificada. En los casos peores son auténticos criminales. ¿Cuántos de éstos hay? En realidad casi todos po- drían serlo. No se encuentra por la calle un grupo de muchachos que no pueda ser un grupo de criminales. No hay el menor destello en sus ojos; sus facciones imitan las facciones de los autómatas sin que les caracteri- ce desde dentro nada personal. El estereotipo hace que no sean de fiar. Su silencio puede preludiar una temerosa petición de ayuda (¿qué ayu- da?) o un navajazo. Ya han perdido el dominio de sus actos y se diría que hasta el de sus músculos. No saben bien qué distancia media entre causa y efecto. Han retrocedido —bajo el aspecto externo de una mayor educación escolar y de mejores condiciones de vida— a una barbarie primitiva. Aunque por una parte hablan mejor —es decir, han asimilado el degradante italiano medio—, por otra son casi afásicos: hablan vie- jos dialectos incomprensibles, o incluso callan, soltando de vez en cuan- do aullidos guturales e interjecciones de carácter siempre obsceno. No saben sonreír ni reír. Sólo saben soltar risotadas y pullas. En esta masa enorme (típica sobre todo ¡una vez más! del inerme Centro-Sur) hay

1. Qualunquistaqualunquismo: expresiones que proceden del nombre de un parti- do político populista de los años cincuenta, L’Uomo Qualunque, literalmente El Hombre Cualquiera, que propugnaba una crítica del sistema político liberal-democrático desde un pretendido «apoliticismo» de extrema derecha. [N. d. T.]

13

LOS JÓVENES INFELICES

elites nobles, a las que naturalmente pertenecen los hijos de mis lecto- res. Pero estos lectores míos no pretenderán sostener que sus hijos son muchachos felices (desinhibidos e independientes, como creen y repi- ten ciertos periodistas imbéciles, que se comportan como comisionados fascistas en un campo de concentración). La falsa tolerancia ha vuelto significativas, en medio de la masa de los machos, también a las mucha- chas. Éstas, por lo general, son mejores como personas; en realidad vi- ven un momento de tensión, de liberación, de conquista (aunque sea de un modo ilusorio). Pero en el cuadro general su función acaba siendo regresiva. Pues una libertad «regalada» no puede hacerlas superar, como es natural, la adaptación secular a las codificaciones.

Ciertamente, los grupos de jóvenes cultos (desde hace algún tiem- po bastante más numerosos, por lo demás) son adorables porque resul- tan conmovedores. A causa de circunstancias que para las grandes ma- sas por el momento son sólo negativas, e incluso atrozmente negativas, éstos son más avanzados, refinados e informados que los grupos análo- gos de hace diez o veinte años. Pero ¿qué pueden hacer con su finura y con su cultura?

Por consiguiente, los hijos que vemos a nuestro alrededor son hijos «castigados»: «castigados», de momento, con su infelicidad, y, más ade- lante, en el futuro, quién sabe cómo, quién sabe con qué catástrofes (tal es nuestro ineliminable sentimiento).

Pero son hijos «castigados» por nuestras culpas, esto es, por las cul- pas de los padres. ¿Es esto justo? En realidad ésta era, para un lector mo- derno, la pregunta, sin respuesta, del tema dominante del teatro griego.

Pues bien: sí; es justo. El lector moderno ha vivido efectivamente una experiencia que le vuelve, final y trágicamente, capaz de compren- der la afirmación —que parecía tan ciegamente irracional y cruel— del coro democrático de la antigua Atenas: que los hijos deben pagar las culpas de los padres. Pues los hijos que no se liberan de las culpas de los padres son infelices, y no hay signo más decisivo e imperdonable de la culpa que la infelicidad. Sería demasiado fácil, e inmoral en sentido histórico y político, que los hijos quedaran justificados —en lo que hay en ellos de sucio, de repugnante y de inhumano— por el hecho de que sus padres se hayan equivocado. Una mitad de cada uno de ellos puede estar justificada por la negativa herencia paterna, pero de la otra mitad son responsables ellos mismos. No hay hijos inocentes. Tiestes es culpa- ble, pero sus hijos también lo son. Y es justo que se les castigue por esa mitad de culpa ajena de la que no han sido capaces de liberarse.

Queda aún en pie el problema de cuál es, en realidad, esa «culpa» de los padres.

A fin de cuentas, lo que aquí importa sustancialmente es esto. E im- porta tanto más cuanto que, al haber provocado en los hijos una condi-

14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.