Bienvenidos a la Nueva Normalidad del siglo XXI

lbry://@Canal007#f/Bienvenido-a-la-Nueva-Normalidad#6

DATOS ( EN SERIO Y CON RIGOR METODOLÓGICO)PARA UN ANALISIS Y CRITICA MATERIALISTAS SOBRE LO QUE REALMENTE IMPLICA EL COR O NA V

PINTURA REALIZADA POR JOAQUIN MARTINEZ CANO, ARTISTA DE CANTABRIA, NORTE DE ESPAÑA(AÑO 2021)

Kary Mullis, premio Nobel 1993 por inventar la prueba PCR; Santa Mónica, Calif., 7 de diciembre de 1997 (Video, 4 min.; Engl., subt en español):
https://lbry.tv/@kikei:e/La-explicaci%C3%B3n-m%C3%A1s-clara-de-por-qu%C3%A9-la-prueba-PCR-no-es-apta-para-diagn%C3%B3stico-en-palabras-de-su-inventor-el-premio-Nobel-de-qu%C3%ADmica-1993-Kary-Banks-Mullis.:e

Dr. Jur. Reiner Fuellmich (co fundador de la Fundación Comisión Corona [Stiftung-Corona-Ausschuss])- El único propósito de la prueba PCR es asustar a la gente
19 de noviembre de 2020
(Deutsch, subt. español; 2 min) https://www.bitchute.com/video/AyZYRaJyHewj/

Performance La nueva normalidad (Berna, Suiza)
10 de noviembre de 2020
(Deutsch, subt. español; 3:22 min.) https://www.bitchute.com/video/pxTWwT8ZJGaR/

Análisis y crítica del concepto borroso de Globalización en tiempos de crisis del neocapitalismo. Un esbozo propuesto por Eliseo Rabadán Fernández, colaborador de INTROFILOSOFIA

Stoa
Vol. 9, no. 17, 2018, pp. 69–94 ISSN 2007-1868
GLOBALIZACIO ́NYPOSTCAPITALISMO
Eliseo Rabada ́n Ferna ́ndez
Santander, Espan ̃a arsfilosofo@gmail.com
resumen: Tratamos de analizar conceptos y hechos relacionados con la Glo- balizacio ́n, el neoliberalismo, la guerra y la violencia desde una perspectiva cr ́ıtica, que muestre algunas tesis que converger ́ıan en la idea de que el capita- lismo est ́a en un proceso de crisis de tal magnitud que implica cambios en los modelos sociales y pol ́ıticos derivados de la toma del poder pol ́ıtico real por las corporaciones financieras y econo ́micas que de hecho est ́an gestionando el proceso.
palabras clave: Globalizacio ́n

Los mitos salvíficos del neoliberalismo globalizador, fallan rotundamente en estos momentos de crisis sanitaria y económico-social. Artículo para el análisis y la crítica; por el premio Nobel Joseph Stiglitz.

Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz: “la pandemia ha demostrado las consecuencias de 40 años de neoliberalismo”

AUTOR:  Marco Fajardo 21 enero, 2021 FUENTE El Mostrador , Chile. https://www.elmostrador.cl/cultura/2021/01/21/premio-nobel-de-economia-joseph-stiglitz-la-pandemia-ha-demostrado-las-consecuencias-de-40-anos-de-neoliberalismo/

Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz: “la pandemia ha demostrado las consecuencias de 40 años de neoliberalismo”
El Premio Nobel de Economía, el estadounidense Joseph Stiglitz, realizó sus declaraciones en el marco de una charla magistral en el Congreso Futuro 2021, el principal encuentro de científicos e intelectuales de Chile, que termina este jueves. En ese sentido, el economista llamó a modificar no sólo las políticas, sino el marco “dentro del cual hacemos esas políticas” para enfrentar la pandemia. “Lo que hoy necesitamos es mejores marcos de presupuesto. mejores marcos para pensar políticas monetarias. Necesitamos espacio para políticas más consideradas, de libre disposición, que respondan necesidades a medida que se van revelando”, afirmó.

El Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz (Indiana, 1943), dijo este miércoles que “la pandemia ha demostrado las consecuencias de 40 años de neoliberalismo”.

Economista y profesor de la Universidad de Columbia, realizó sus declaraciones en el marco de una charla magistral en el Congreso Futuro 2021, el principal encuentro de científicos e intelectuales de Chile, que termina este jueves.

Han sido “40 años de denigrar la importancia del gobierno, la importancia de la acción colectiva. El resultado de estos 40 años de denigrar el rol del gobierno es que el gobierno estaba menos preparado para lidiar con la pandemia, y (antes) menos preparado para otras crisis”, como la financiera de 2008.

“El gobierno se debilitó. Todos acudimos al gobierno en el evento de la pandemia, así lo hicimos con la crisis financiera mundial. El gobierno de Estados Unidos no fue capaz de responder de manera efectiva. La ironía es que los mercados tampoco fueron capaces de responder. Que, al mismo tiempo, el neoliberalismo estaba hablando de los mercados y debilitando a los gobiernos”, señaló.

“Las normas que se establecieron en esta era del neoliberalismo resultaron en mercados ineficientes, de corto plazo. Lo vimos en 2008, donde las instituciones financieras miraron hacia donde podían obtener ganancias en el corto plazo, incluso tomando riesgos excesivos, manipulando el mercado de préstamos depredatorios”, afirmó.

De hecho, “nos hemos asombrado que en Estados Unidos nuestros mercados  no podían fabricar productos simples, como equipos de protección o mascarillas, y mucho menos algunos productos más complicados como exámenes o ventiladores”. Y comparó la situación con comprar un auto sin neumático de repuesto; se ahorra un poco, pero si uno queda varado en mitad de la nada, el costo “puede ser enorme”.

“Lamentablemente el mercado reestructuró las reglas del mercado, lo que tuvo como consecuencia que el gobierno se volvió menos efectivo, igual que los mercados”, aseguró.

Efectos de pandemia

“La pandemia ha resaltado una serie de problemas. Afectó a muchos países, pero respondieron de distintas maneras”, con éxitos “en Nueva Zelanda, Corea del Sur y Taiwán, donde incluso países pobres como Vietnam han hecho enormes esfuerzos para controlarla”, y fracasos  como “Estados Unidos y Brasil”.

Para el economista, los países con éxito han sido aquellos “con gobiernos efectivos, instituciones robustas y buena ciencia”, pero también enfatizó la importancia de la confianza “de los ciudadanos, el gobierno y entre ambos”.

“Los altos niveles de desigualdad debilitan la confianza”, advirtió.

Con miras al virus, destacó que este afecta más a aquellos que tienen mala salud, con bajos ingresos, algo que, dijo, sucede especialmente en los países sin acceso universal al sistema de salud y sistemas “deficientes” de protección social. Por eso mismo, señaló, es que Estados Unidos ha sido uno de los más afectados, con un 25% de los casos, a pesar de ser sólo el 4% de la población mundial.

Atribuyó esto a que “tenemos muy malos sistemas de seguridad social, un país “que no reconoce el derecho a acceder a la salud como un derecho humano básico”, cuyo resultado es la “enorme” diferencia entre los que están arriba y abajo de la estructura social. Un ejemplo es que la expectativa de vida es menor a cuando asumió el presidente Donald Trump, en 2017, “a pesar de todos los avances en ciencia y medicina.

De hecho, los sectores bajos “han sufrido más muertes, mayor exposición a la enfermedad y mayor pérdida de ingresos”.

“La principal lección de esas crisis es que los problemas no se pueden solucionar únicamente por los mercados. Necesitamos trabajar juntos” en una “acción colectiva”, expresó.

Estrategia de recuperación

Stiglitz también abordó el tema de las estrategias del desarrollo en el marco de la incertidumbre actual y las desigualdades existentes en todo el mundo, así como la recuperación después de la pandemia.

En ese contexto, alertó que el PIB “no es una buena métrica de rendimiento económico, no es una buena métrica de rendimiento social, de desarrollo o de progreso social”, y pidió indicadores que incorporen otros factores como la sostenibilidad, la desigualdad, la salud y la seguridad de ingresos. Esto último es difícil de asegurar en el mercado, por lo cual es importante “tener buenos sistemas de seguridad social”.

El especialista señaló que nadie sabe cómo será la recuperación ni tampoco los efectos del confinamiento, ni cómo la economía reaccionará a las decisiones políticas actuales, por lo cual pidió “humildad” a los responsables de la política económica.

Y recordó que la recuperación de 2009-2012 benefició sobre todo a los sectores más ricos, “una recuperación para los banqueros, para los mismos que causaron la crisis, pero no para los millones de ciudadanos que perdieron sus empleos y sus casas”. Una crisis que, en su opinión, fue mal manejada “y nos condujo a algo espantoso”.

Cifras absurdas

Sitglitz advirtió que durante décadas el neoliberalismo ignoró estas incertidumbres e impulsó “un conjunto de medidas económicas que, en general, no funcionaban”, y que aún así se siguieron aplicando por el Consenso de Washington, “como si pudieran salirse de la suya con reglas simplistas”.

Como una de ellas nombró la norma europea que el déficit no debe superar el 3% del PIB, “un número que salió de la nada. Pero hay otros números igual de arbitrarios, como que la inflación no puede superar el 2% o que los impuestos no debían superar el 60% del PIB.

“Estas normas nunca tuvieron sentido” y son cifras “sin ninguna consideración hacia las incertidumbres de las tasas de interés, el crecimiento, el aumento de la población, el aumento de productividad”, con una “arrogancia sobre cómo decían entender la naturaleza de la economía en nuestra sociedad”.

La ironía era que ese conjunto de modificaciones en neoliberalismo tenían muchas imperfecciones, y el resultado es que no funcionaron”, añadió.

“Enfrentamos una serie de crisis que nos han demostrado que ese modelo está mal, y que la política económica basada en esos modelos ha sido errónea y ahora estamos en una situación donde nos vemos enfrentando la realidad”, en medio de una situación donde ni el ambiente ni la economía eran sostenibles con un gobierno de Donald Trump que atacaba los valores fundamentales, como la democracia y los derechos humanos, expresó.

Ahora, dijo, se trata de “reconstruir” una economía y una sociedad más verde, basada en el conocimiento, con más igualdad, para un crecimiento “sostenible e inclusivo”.

En ese sentido, el economista llamó a modificar no sólo las políticas, sino el marco “dentro del cual hacemos esas políticas”.

Modelo corruptor

También criticó que el neoliberalismo fuera incapaz de anticipar escenarios como la crisis financiera del 2008 y la pandemia. “El neoliberalismo había discutido que la desregulación y la liberalización financiera iban a desatar un crecimiento sin precedentes. No lo hizo. Lo que sí desató fue una inestabilidad económica sin precedentes”.

“Los modelos que fundamentan el neoliberalismo eran modelos corruptores que dicen que de alguna manera la economía siempre estaba en trayectoria de equilibrio, a pesar del hecho de que han habido crisis una y otra vez, como la de 2008 y eventos como la pandemia, que habían sido escuchados, pero no anticipados”.

Stiglitz señaló que “ahora vamos hacia otra posible crisis, la crisis climática. Esas crisis resalta la necesidad de acciones por parte del gobierno y resalta la importancia de las externalidades, donde las acciones tomadas por individuos y empresas tienen consecuencias enormes en quienes están en todo el mundo. Y resalta la necesidad de cooperación mundial. Todavía hay otras crisis que estamos enfrentando en todo el mundo. Una de ellas, de la cual estoy muy preocupado, es la crisis de la desigualdad. La pandemia ha agravado las desigualdades, tanto al interior de los países como entre ellos. Y ha exacerbado esas desigualdades”.

“Lo que hoy necesitamos es mejores marcos de presupuesto. mejores marcos para pensar políticas monetarias. (…) Necesitamos espacio para políticas más consideradas, de libre disposición, que respondan necesidades a medida que se van revelando”, concluyó.

Claves

Soros y sus ideologías al servicio de la globalización ultra neoliberal

youtube.com/watch

El modelo de EEUU como modelo ejemplar para los nazis alemanes y su líder Adolf Hitler. Un estudio crítico sobre el trumpismo (Donald Trump como parte del modelo nazi al modo estadounidense)

El modelo de los EEUU como modelo para el nacionalsocialismo alemán de Hitler

Comentarios críticos por parte del especialista en geopolítica internacional y de los EEUU: John Saxe-Fernández, investigador de la UNAM(Universidad Macional Autónoma de México)

John Saxe-Fernández, investigador y escritor de temas de geostrategia y recursos energéticos.

Marta Ventura de Selser, en entrevista sobre su esposo Gregorio Selser, ya advertía sobre el potencial corrosivo de internet en cuanto a la investigación en Ciencias Sociales.

—- 1 de octubre de

2002

Letras libertarias

GREGORIO SELSER

contralinea.com.mx/archivo-revista/2002/10/01/letras-libertarias

Este año se cumplen 11 años de la partida ominosa de Gregorio

Selser, historiador y periodista argentino, quien sufrió el exilio

en México. Con tal motivo, Marta Ventura, su viuda, rememora al

compañero, al padre, al investigador; habla del espejismo de la

Internet y de los inicios en el periodismo del autor de Informe

Kissinger contra Centroamérica.

Por: Victoriano López M.

El pasado 27 de agosto se cumplieron 11 años del fallecimiento del investigador e

historiador Gregorio Selser (Argentina, 1922), paradigma del periodismo de

investigación en Latinoamérica; su legado está contenido en más de cuarenta libros –

entre los que se encuentran El pequeño ejército loco, Chile para recordar y Reagan y los

derechos humanos- y artículos periodísticos, su corresponsalía en Buenos Aires para

publicaciones de Chile, Venezuela y Uruguay y su trabajo en El Día, La Jornada y El

Financiero dan cuenta de su pluma fructífera y su capacidad analítica.

Maestro de posgrado en la Universidad Nacional Autónoma de México, militante

socialista y periodista, Gregorio Selser dedicó su vida, desde los 16 años, al análisis del

acontecer latinoamericano y el papel de Estados Unidos en el destino de América

Latina.

La vocación libertaria de Gregorio Selser data de los días cuando colaboraba con los

republicanos españoles vendiendo bonos para la causa democrática, entonces tenía 15

años. Marta Ventura de Selser, viuda del investigador, lo recuerda como un hombre

fuerte, abocado a su trabajo, muy humano, padre cariñoso y preocupado por sus tres

hijas: “Fuimos muy unidos los casi 40 años que vivimos juntos; él me decía que no

sabría qué hacer si no estuviera yo. Mi esposo estaba muy seguro del derecho de sus

opiniones y peleaba por eso; defendía sus convicciones”.

1/5

“Empezó a escribir sobre cine italiano -dice Marta Ventura-, en el contexto del cine de

lucha socialista, por los derechos humanos, pero para escribir, digamos ya entrado a la

política, comenzó con el libro Sandino, general de hombres libres, cuya primera edición

se publicó en 1955. Aunque ya colaboraba con el semanario Marcha, de Montevideo,

Uruguay, documentando la vida política argentina.”

En marzo de 1989, en la revista Nueva Sociedad (“Cuando no

se puede ser sino periodista”, Caracas, Venezuela), Selser

escribió: “En Marcha tuvieron cabida, para honra y beneficio

de nuestra América, periodistas que nos siguen enseñando con

su capacidad profesional y su ejemplo -digamos algunos

nombres: Eduardo Galeano, Mario Benedetti, Carlos María

Gutiérrez, Francisco Moncloa, Rogelio García Lupo, Angel

Rama, Julio Castro, Benjamín Carrión, varios de éstos con bien merecido renombre

mundial- y que vivos o ya muertos enriquecen las tradiciones de la mejor prensa del

continente, aquella para cuya síntesis simbólica no encuentro mayor referencia que la

de José Martí…”.

A causa de la dictadura militar de Jorge Videla, la familia Selser se vio

obligada a abandonar Argentina en diciembre de 1976. “Después nos

enteramos, ya en el exilio, que Gregorio estaba en una lista de

personas que iban a ser eliminadas, luego de las grandes masas de

obreros, campesinos, políticos, sacerdotes… a quienes fueron

matando. En otra lista, más seleccionada, estaba él”, recuerda Marta

Ventura.

Stephen A. Hasam, en la presentación del libro de Gregorio Selser Las

luchas sindicales históricas de los obreros en Estados Unidos (Universidad Obrera de

México, 1991), escribió: “Militante como era del Partido Socialista, después de haberse

opuesto al franquismo y al fascismo, se vio obligado a iniciar su primer exilio en 1944

durante el gobierno de Farrel y Perón. Selser siempre rechazó el autoritarismo, la

censura, el militarismo, la naturaleza fascistoide y corporativista del peronismo; pero, al

mismo tiempo, siempre reconoció y mencionó las medidas sociales que Perón adoptó

en favor de las clases obreras y el apoyo que les dio, sin omitir mencionar los móviles

que les dieron origen y la corrupción”.

Gregorio Selser llegó a México en 1976 contratado por el Instituto Latinoamericano de

Estudios Transnacionales (ILET), que dirigía Luis Echeverría Alvarez. “Ahí estaban los

uruguayos y chilenos también exiliados -dice Marta Ventura-. A Gregorio le dieron visa

de trabajo, por eso pudimos venir todos; el ILET hacía investigaciones sobre las

transnacionales y era apoyado por fundaciones europeas”.

2/5

En nuestro país escribió sin interrupción para los diarios La

Jornada, El Financiero y El Día. La labor de Gregorio Selser en

México fue de una intensidad apasionada. “Cada día de trabajo lo

iniciaba a las ocho de la mañana, hora en que empezaba a recortar

periódicos. Recibía cinco diarios de México y The New York Times.

Se ponía a escribir y después se iba a clase, hasta las ocho de la

noche estaba trabajando o leyendo para las notas, por eso escribió

tantos libros. Sábado y domingo era igual; salíamos muy poco”,

comenta la viuda de Selser.

Explica Marta Ventura que la lectura era fundamental en el trabajo de su esposo, sobre

todo textos de historia mundial y latinoamericana. Con frecuencia “lo invitaban a

Estados Unidos a dar seminarios o conferencias; allá se documentaba mucho. Se metía

en la biblioteca del Congreso y venía con pilas de fotocopias de documentos; también

teníamos suscripciones de revistas de EU e información que llegaba de Argentina”.

“A los nueve años era como una especie de pequeño monstruito por mi capacidad de

retener las palabras difíciles (…) Tenía un diccionario que me regaló mi hermano

mayor, Isaac, y siempre andaba con él. Nunca me propuse conocer el significado de las

palabras para ‘brillar’ y asombrar al prójimo, sino que simplemente era tal mi avidez

que leía y leía. (…) A los 11 años ya tenía leído todo Emile Zola, a los 12 leí Los

Miserables, que aún sigo diciendo que fue la novela que más me impresionó y que, creo,

me enrumbó en mi camino…” , reveló Gregorio Selser en una entrevista hecha por su

hija Claudia, publicada póstumamente en El Gallo Ilustrado en 1992.

Al rescate de su acervo. Después del fallecimiento de su esposo, Marta Ventura instauró

la Fundación Latinoamericana Gregorio Selser pero “no tuvo apoyo. No he podido hacer

todo lo que quería, como publicar una revista con artículos de profesores de ciencia

política y sociología, así como de alumnos recién egresados”. No obstante, la institución

que preside la viuda de Selser ha logrado archivar en disco compacto -que está a la

venta- la información periodística del investigador, retrospectiva que va de 1974 a 1991;

aunque su objetivo es publicar los primeros artículos de Gregorio Selser, que datan de

1950, los cuales se agruparían en un segundo cd.

La fundación atraviesa por un momento muy difícil para

continuar con la captura y análisis del acervo que legó Gregorio

Selser. Desde su creación, esta institución fue registrada en el

Servicio Social de la UNAM y la UAM (unidades Azcapotzalco y

Xochimilco), con el fin de que los alumnos interesados

transcriban y procesen los artículos del archivo selseriano. “Este

año no ha venido ninguno. Ellos saben que no puedo darles

ninguna beca, no puedo pagarles. Cuando vienen sólo puedo

ofrecerles un refrigerio”, dice Marta Ventura.

3/5

Esta precariedad pone en riesgo, sobre todo, la difusión de la información que Gregorio

Selser acumuló durante toda su vida periodística y de investigación y que enriquece los

títulos realizados por él, desde Sandino, general de hombres libres hasta la Cronología

de las intervenciones extranjeras en América Latina, de la cual el cuarto tomo está en

proceso de edición bajo la responsabilidad del Centro de Investigaciones

Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, pues esta institución posee

los derechos de dicho volumen.

La red de redes no es del todo confiable para Ventura: “En la Internet la gente

encuentra datos, pero ya no busca más, ya no indaga a ver si hay algo más sobre eso, lo

cual está en los periódicos, en los libros. Es dramático lo que pueden hacer en la

Internet. Es como si fuese una manipulación de los inventores de estas cosas para

limitar la investigación, a los estudiantes sobre todo; esto se suma a que se tiene poco

tiempo”.

Marta Ventura señala al factor económico como el principal

problema de los educandos. “La angustia de salir adelante, de

conseguir un empleo, los limita en todo lo que puedan hacer, en

ponerse a leer más, en investigar, en revisar, en ir a una

biblioteca. Hay que tomar con pinzas lo de la Internet. No es

como lo que escribía mi esposo. Por ejemplo, acabo de

transcribir un artículo de 1974 sobre un embajador

estadounidense que estuvo en Argentina, Robert Hill -quien

murió el año pasado-. Todos los datos que mi esposo pone

acerca de este personaje y su contexto se convierten en todo un

documento, que no creo que pongan en ninguna biografía de

Robert Hill en la Internet”, puntualiza.

Sus apreciaciones están lejos de tener tintes ideológicos, pues dice: “Yo nunca estuve en

ningún partido político ni nada; pero sí estaba de acuerdo con las ideas, con las

convicciones de mi esposo.

Yo estaba en el partido de Gregorio Selser”.

Contralínea 7 / 1 al 31 de octubre de 2002

4/5

© Contralínea 2019

5/5

Publicación , por la Fundación Gustavo Bueno, de un texto hasta ahora inédito: Individualismo y colectivismo en el siglo XXI. Perspectivas

FUENTE: http://fgbueno.es/gbm/gb2011ic.htm

Gustavo Bueno

Individualismo y colectivismo en el siglo XXI. Perspectivas

[ 1° abril 2011 ]

Al enfrentarme con la cuestión “Individualismo y colectivismo en el siglo XXI. Perspectivas”, una de las veinte cuestiones que la Biblioteca Ben Rosch, de la Universidad de Córdoba, me ha asignado, a través de la amable invitación de su rector, don José Manuel Roldán Nogueras, me veo obligado a plantearme esta cuestión previa: ¿hablar en el año 2011 de individualismos y colectivismos en el siglo XXI, cuando sólo ha transcurrido una década de la centuria, es algo distinto de profetizar?

Esta es mi respuesta provisional: no necesariamente, si tenemos en cuenta que los contenidos posibles de un curso histórico, entre ellos, los contenidos de las décadas futuras del siglo XXI, no brotan de la Nada (o de la fantasía mitopoiética del profeta) sino que están determinados y prefigurados por los contenidos factuales de las décadas precedentes. Supuesto que nos permite acogernos al principio de facto ad posse valet illatio. Pero, ¿cómo?

Seleccionando aquellos contenidos pertinentes para nuestro propósito, en este caso, los individualismos y los colectivismos que podamos preveer para las nueve décadas futuras del siglo corriente.

Si asimilamos los términos “individualismo” y “colectivismo” a los dos puntos que determinan una recta –en este caso, la “flecha del tiempo”– tendríamos que hacer pasar esta recta por las diferentes décadas, sucesivas o retrospectivas, respecto de la primera década del siglo XXI tomada como referencia. Es evidente que si partimos del segmento de recta que corresponde a esta primera década del siglo XXI, cuando la prolongamos hacia atrás, podremos representarla como una línea llena; cuando la prolongamos hacia el futuro, la convención es que la representemos como una línea punteada.

La prolongación hacia atrás de la “línea llena” nos llevará a atravesar muchos sucesos de cada década, pertinentes para nuestro asunto, precisamente aquellos, en nuestro caso, que tienen que ver con las constituciones y disoluciones de las diversas asociaciones internacionales de trabajadores, en sentido amplio, en las cuales se formuló la distinción entre individualismo y colectivismo (dejamos de lado los antecedentes doctrinales, como pueda serlo el de Juan Hipólito de Colins, “barón de Colins”, que en 1835 publicó anónimamente Du pacte social, y en 1853 el primer tomo de Qu’est-ce que la Science Sociale, obras en las que expuso el “socialismo racional” y acuñó, según muchos autores, el vocablo “colectivismo”). Por ejemplo y, ante todo, con la práctica “bancarrota” de la III Internacional, la que tuvo lugar en la anteúltima década del siglo XX, determinada por la caída de la Unión Soviética. Prolongando la línea hacia atrás llegaremos al final de la segunda década del siglo XX, al año 1919, en el que se constituyó esa III Internacional (la de Lenin, el Komintern), como consecuencia de la “bancarrota de la II Internacional”. También en este mismo año nos encontraremos con la llamada “Internacional dos y media” (la Internacional de Ámsterdam). Si seguimos prolongando la línea hacia atrás, la recta nos llevaría al Congreso Internacional Socialista de 1889, en el que se constituyó la II Internacional; y prologando la recta de puntos llenos, nos encontraríamos muy pronto con los principios de la ruptura de la I Internacional (que había sido constituida en 1864), con los años que van de 1868 a 1872, en los que Marx y Bakunin intentaron imponer sus ideas sobre esa I Internacional. Pues fue en el Congreso de Basilea, en 1869, cuando se formuló por primera vez, en el terreno político, el concepto de colectivismo (como socialismo no estatal) de los bakuninistas, que se enfrentaron con el individualismo burgués. Un individualismo representado, según Bakunin, en aquel “miserable libro” titulado El contrato social, en el que comienza el relato de la sociedad política por unos individuos aislados y libres que se reúnen con otros individuos en un pacto social. 

Pero el colectivismo anarquista se enfrentó con los autoritarios, como se llamaba entonces a los marxistas, los cuales, para diferenciarse de sus adversarios, tomaron el nombre de comunistas. En septiembre de 1872, fecha de la Conferencia de La Haya, Marx había logrado la expulsión de Bakunin de la Internacional, y había trasladado el Consejo General a Nueva York. Nuestra línea recta, mediante un ligero giro angular, nos acerca ahora al Congreso de Córdoba, celebrado en el Teatro Moratín de esta ciudad el día 26 de diciembre de 1872. Congreso en el que se aprobaron las conclusiones del congreso de Saint-Imier. El anarquismo español quedó así constituido como un conjunto de federaciones “soberanamente independientes”. Y los delegados de este tercer congreso de la Federación española de la AIT, retaron a pública controversia a todos los que deseasen combatir los principios de la Internacional. Según cuenta Díaz del Moral, por las paredes de las calles de Córdoba se fijó el anuncio de un Reto que se abriría el primero de enero de 1873 en los salones del Café del Recreo. “¡Trabajadores de Córdoba, no dejéis de asistir! ¡Defensores del privilegio, aceptad el reto! ¡Salud, Anarquía y Colectivismo!”. (Pero la controversia no tuvo lugar por ausencia de “representantes de los defensores del privilegio”.)

Lo paradójico de la contraposición entre anarquistas y comunistas era que los no autoritarios, aunque se consideraban colectivistas, asumían el más radical individualismo anarquista. Un individualismo muy ambiguo, sobre todo en aquello que tenía que ver con la propiedad privada, pero no meramente psicológica, puesto que ya en 1845 Max Stirner había presentado a la propiedad privada como inseparable del individuo único (Der Einzige und sein Eigentum).

La prolongación retrospectiva de nuestra línea llena, cuando pasa por España, se detiene precisamente, un poco antes que en el punto correspondiente al Congreso de Córdoba, en la sesión del Congreso de los Diputados celebrada en Madrid el 19 de octubre de 1871, en la cual Emilio Castelar (que dos años después llegaría a ser presidente de la República proclamada el 1º de junio de 1873, bajo la presidencia de Salmerón) habló de la I Internacional, enfrentándose al voto aprobatorio que había sugerido el presidente del congreso en la ocasión, señor Candau. Y nos detenemos aquí porque fue, en esta ocasión, cuando por primera vez se formuló, al menos en sede parlamentaria, la oposición entre el individualismo y el colectivismo. Dice el cronista de La Época (viernes, 20 de octubre de 1871):

«Este discurso es hoy aplaudido por todos; y verdaderamente nadie puede quedar quejoso de él. Para el oyente que acude a recibir impresiones gratas y a admirar las grandes dotes oratorias del Sr. Castelar, este tuvo períodos muy preparados y limados, esparcidos artísticamente por su discurso, como coloca una elegante dama las joyas en su prendido; para los sabios, el Sr. Castelar tuvo generalizaciones y síntesis en abundancia; unas falsas, otras atrevidas, algunas verdaderas, muchas temerarias, pero todas ellas hijas de vasta lectura y trato familiar con la ciencia contemporánea. Para los economistas, aunque el señor Castelar sentó algunas proposiciones heterodoxas, tuvo en cambio el mérito de sostener la propiedad individual y la libertad del comercio. Para los individualistas, el Sr. Castelar defendió con ardor los derechos individuales. Los socialistas no pueden darse por quejosos, pues aunque calificó de ‘aberraciones’ sus doctrinas, el señor Castelar les dijo que el porvenir era suyo, y les asimiló a los padres de la Iglesia y a los fundadores de religiones. […] El papel que en el movimiento social atribuye el Sr. Castelar a la raza slava, es exagerado: si el Sr. Castelar hubiera recordado que la propiedad individual apenas existe en el Oriente, que la propiedad colectiva, ya del Estado, ya del soberano, ya del municipio, es lo general en Asia y aun en las colonias que los europeos conservan en esta parte del mundo, no hubiera extrañado que los obreros rusos fuesen los más tenaces en sostener el colectivismo. Rusia es casi un Estado asiático; pero el progreso en ella no se introduce a favor de las ideas sobre propiedad colectiva, sino al contrario, con la abolición de la servidumbre, decretada por el emperador Alejandro, merced a la cual aquel Estado está pasando del régimen colectivo propio del Oriente a la propiedad individual propia de Europa, y sin la cual no es dable el progreso. Todo cuanto dijo el Sr. Castelar con su acostumbrada elocuencia sobre la misión de la raza eslava fue en el fondo la atenuación de un resto de barbarie. No obstante su admiración hacia Bakounine, el Sr. Castelar lo reconoce así, puesto que en el Congreso de Berna decidió la victoria a favor de la propiedad individual. En cambio en el de Basilea, último de la serie que citó, el colectivismo triunfó; el colectivismo, que no es como el Sr. Castelar erróneamente suponía, la propiedad colectiva de la tierra, sino el derecho igual a todos los instrumentos de trabajo. Otro error notable del Sr. Castelar fue el de confundir los Congresos obreros con La Internacional. Hay gran relación entre ambas cosas, pero son diversas, y a veces han sido opuestas. Los congresos obreros son la deliberación. La Internacional es ante todo y sobre todo la acción

En el mismo día otro periódico de Madrid, el diario liberal La Iberia, transcribe así el discurso de Castelar:

«Un hombre de genio emprendedor y activo [Bakunin], hombre verdaderamente extraordinario por sus altas cualidades de propagandista y de organizador, vino a traer el esfuerzo de su gran talento y de su gran palabra, desde el fondo de Siberia, donde se viera confinado por anteriores revoluciones políticas; y de donde milagrosamente se escapara, a las fórmulas slavas, con las cuales se hallaba unido, no sólo por un grande convencimiento, sino también por su raza, por su sangre, por su origen; que aquel hombre era ruso, era slavo también. En esto celebrose el primer Congreso que la democracia europea podía celebrar, allá por setiembre de 1867, y en la ciudad de Ginebra. Los colectivistas slavos y sus muchos secuaces y sectarios presentaron la fórmula rusa a la adopción de la democracia europea. La democracia europea rechazó esa fórmula. Entonces se decidió, a instancia de los mismos desairados, que en el futuro Congreso de la Paz y de la Libertad se votara por nacionalidades. Y en efecto, celebróse otro Congreso de la democracia en Berna, por setiembre de 1868. Los colectivistas volvieron a presentar sus fórmulas a la adopción de los demócratas. Votaban los individuos de cada nacionalidad aparte, y se consideraba el voto de la mayoría como el voto de toda la nacionalidad. Y si había un solo individuo de una nación, éste solo tenía el voto. En tal caso me encontraba yo. Los alemanes, los franceses, los italianos y los suizos, que tenían cuatro votos en el Congreso, en cuanto se presentó la fórmula da la propiedad colectiva, votaron contra ella; pero los rusos, los polacos, los anglo-americanos y los ingleses, que tenían cuatro votos también, votaron en favor de la propiedad colectiva. El gran problema había caído en un empate, y no era posible su decisión. Muchos de los más liberales se hallaban consternados, temiendo que un Congreso de la democracia europea apareciese a los ojos del mundo como un Congreso colectivista. Y entonces yo [Emilio Castelar], que tenía reconocido mi voto, decidí aquel gran litigio en armonía con las ideas de toda mi vida, y lo decidí a favor de la propiedad individual. El colectivismo fue condenado en el Congreso de Berna. Los slavos nos dijeron que éramos demócratas puramente formalistas; que éramos republicanos puramente platónicos, y nos amenazaron con volver contra nosotros, contra la democracia política, las diferentes asociaciones de trabajadores que habían establecido, que habían organizado en toda Europa.»

2

La recta que hemos hecho pasar como línea llena por todas las décadas comprendidas entre los años 2010 a 2001 y los años 1870 a 1861, y que pretendemos prolongar, con línea punteada, por las décadas futuras de nuestro siglo, es de hecho la recta que ha servido, durante siglo y medio, para organizar, mediante una oposición dicotómica, la “materia” de las sociedades que han vivido realmente en la Tierra durante el pasado siglo y medio. Una dicotomía concebida no como meramente binaria (como pudiera serlo, acaso, la partición según el Yin-Yang) sino como contradictoria o, si se prefiere, dioscúrica (Castor/Polux), incluso zoroástrica (Ormuz/Arimán) o maniquea (Bien/Mal). Por ejemplo, la organización dicotómica de España en las dos mitades consabidas (la izquierda y la derecha) que Antonio Machado estableció cuando dijo: “Una de las dos Españas ha de helarte el corazón.”

Una organización dicotómica que polarizó el campo político durante quince décadas, y que asumió modulaciones fluctuantes según las fases de la línea del tiempo considerada (conservadores/progresistas, Antiguo Régimen/Nuevo Régimen, Occidente/Oriente). El material organizado en función de este dualismo se formuló inicialmente en el terreno del trabajo agrícola (individualismo/colectivismo, tal como aparece en el famoso libro de Joaquín Costa, Colectivismo agrario en España, Madrid 1898), en el que se contraponen los municipios que se ajustan a la propiedad individual, por ejemplo los mayorazgos, y los sistemas comunales que ya comenzaban a ser llamados colectivistas, ante todo por referencia a la materia agrícola, aunque fueron extendiéndose a otros géneros de materia. De este modo fueron organizándose, según el modelo dicotómico, los campos políticos a diferentes escalas, desde la escala aldeana –Llánaves, en León; Ansó, en Aragón; Caso, en Asturias– hasta la escala internacional –el bloque comunista y el bloque capitalista, durante la época de la Guerra Fría–.

Lo que aquí nos importa constatar es hasta qué punto estas “biparticiones maniqueas” del mundo histórico, social, político y religioso, tienen que ver, ya sea por causalidad, ya sea por mera analogía, con el dualismo primario individualismo/colectivismo. Acaso los términos rígidos de esta oposición quedarán enmascarados o redefinidos en otros conceptos más complejos: en lugar de individualismo se hablará de “personalismo”, en lugar de colectivismo se hablará de “comunismo” o de “socialismo”; en lugar de individualismo se hablará de “liberalismo” y el lugar de colectivismo se hablará de “socialdemocracia”. Pero las oposiciones, tales como las que enfrentan hoy al liberalismo y al socialismo, o a las democracias liberales y a la socialdemocracia, seguirán manteniendo correspondencia con la oposición entre el individualismo y el colectivismo.

La caída de la Unión Soviética, es decir, la disolución de los bloques de la Guerra Fría (capitalismo/comunismo), influyó notablemente, sin duda, en el proceso de atenuación de las líneas divisorias de la dicotomía. Desaparecido el “telón de acero”, el ascenso de los fundamentalismo democráticos (que cabría definir prácticamente como la entronización de la democracia parlamentaria como la única forma, en cuanto fin de la Historia, compatible con los Derechos humanos y, por tanto, como proscripción de cualquier fundamentalismo aristocrático y, por supuesto, de cualquier fundamentalismo monárquico) atenuó, al menos en la teoría, algunos dualismos maniqueos, por ejemplo, el dualismo izquierda/derecha, o incluso el dualismo progresismo/conservadurismo (Cánovas acuñó el concepto de “liberalismo conservador”).

Estas oposiciones se irán reproduciendo a diferentes escalas, pero las nuevas biparticiones pueden siempre ponerse en correspondencia con la bipartición original. Por ejemplo, el Estado democrático nacional (opuesto al Estado oligárquico) se fragmentará, según las regiones, Länder o Autonomías, en Estados democráticos nacionalistas, de suerte que la oposición entre los Estados dados a esta escala sea considerada precisamente en la línea del colectivismo centralista (propio del Estado nacional) frente al individualismo de la nacionalidad (de sus “señas de identidad”), que a su vez podrán ser fragmentadas de nuevo en unidades municipales, en veguerías, en el Estado federal. Y aquí nos reencontramos de nuevo con el federalismo radical, de tipo anarquista, de tipo liberal o de tipo krausista, que nos pone otra vez en contacto con la oposición entre el individualismo (el que alienta al llamado humanismo liberal, que pone al Estado al servicio del individuo) y el colectivismo (el colectivismo solidario o socialdemócrata, que pone al individuo, no ya al servicio de la colectividad de individuos, sino al servicio de los otros individuos solidarios, desbordando no ya al Estado, sino a la Humanidad –una humanidad en la cual las líneas de frontera entre las naciones tienden a borrarse, como reliquias del pasado, después de conseguida la Alianza de Civilizaciones–).

3

Acabamos de sugerir hasta qué punto la contraposición dualista (“maniquea”) entre individualistas y colectivistas, sin perjuicio de haberse formulado originariamente en el ámbito de las categorías económicas, no se agota en estas categorías, sino que se encuentra también en otras, ya sea por influencia directa de las categorías económicas, ya sea por analogía con ellas, sin negar que, sin embargo, las modulaciones análogas, en principio independientes, podrían mantener afinidades o incompatibilidades electivas.

Por ejemplo, podemos encontrarnos, en el campo de las categorías sebasmáticas, múltiples modulaciones de este dualismo dicotómico, como el que enfrentaba, en los siglos medievales del Monte Athos, a los monjes idiorrítmicos (individualistas, que vivían “a su aire”) con los monjes cenobíticos (que ajustaban su vida a la regla del Nomos, pero sin por ello poder ser considerados como colectivistas en el sentido económico). Otro tanto habría que decir de los dualismos dicotómicos que los etnólogos encuentran entre los pueblos pastores que cultivan la música solista (vocal o instrumental) y los pueblos agricultores que cultivan la música coral, sin que podamos interpretar a los pueblos agricultores como colectivistas en materia musical. 

En general: ¿qué podemos esperar de este “despliegue”, a través de las diversas categorías, de la oposición individualismo/colectivismo originariamente formulada en el ámbito de las categorías económico políticas? La ampliación de este dualismo a las categorías del arte, de la religión, de la familia o del lenguaje –ampliación que en la terminología escolástica se denominaría “trascendental”–, ¿no nos alejará del sentido de la dicotomía original? Sin duda, pero en todo caso este alejamiento es necesario si queremos liberarnos de un confinamiento en la categoría de partida que pudiera hacernos pensar que en ella, y sólo en ella, podemos encontrar las claves ulteriores de la oposición. Un confinamiento que nos conduciría al más pleno reduccionismo economicista. Sólo cuando advertimos la naturaleza “trascendental” de la oposición que nos ocupa, es decir, cuando advertimos que esta oposición es una modulación muy importante, sin duda, pero que está acompañada de otras modulaciones irreductibles a ella, podremos calibrar el verdadero alcance de la oposición de la que hemos partido.

De hecho, es evidente que los individualismos no sólo aparecen en la categoría económica, sino también en otras categorías culturales; y los colectivismos, no sólo tienen lugar en las categorías económicas, sino también en las categorías artísticas, religiosas, políticas o gramaticales (en donde nos encontramos con la oposición entre los pronombres personales en singular y en plural, muy especialmente entre el Yo y el Nosotros; pues no cabe duda que esta oposición se corresponde, de algún modo, con la oposición entre un cierto individualismo y un cierto colectivismo).

¿Habría alguna manera de establecer algún criterio de clasificación de esta diversidad tan heterogénea de “modulaciones categoriales” de la contraposición dicotómica (incluso maniquea) entre el individualismo y el colectivismo, en su sentido analógico-trascendental más amplio?

Si nos atenemos a la contraposición lingüística entre el Yo y el Nosotros, dada la presencia multicategorial que esta contraposición gramatical posee (el músico que toca la flauta puede anunciar: “Yo voy a dar un concierto de flauta”; pero quien forma parte de un coro no podrá decir: “Yo voy a empezar a cantar” sino “Nosotros vamos a ofrecer un concierto”). Otro tanto podría decirse en el terreno político, religioso, &c. Por ello podremos ver, en el lenguaje, un criterio fértil para clasificar las modulaciones tan heterogéneas de las que venimos hablando. En efecto, el lenguaje, y en particular los lenguajes dotados de pronombres personales, constituyen una categoría que no puede reducirse al terreno psicológico subjetivo del hablante, precisamente porque las palabras, incluso los pronombres personales, no pueden confinarse al terreno de la “mente individual” o del “cerebro individual”, sino que requieren contar con contenidos extrasubjetivos, extrasomáticos, a saber, tanto los constituidos por otros sujetos distintos de la primera persona, como con las cosas impersonales significadas mediante las cuales el lenguaje intersubjetivo es posible.

Ahora bien, el lenguaje, así entendido, se despliega según los tres ejes consabidos –el eje sintáctico, el eje semántico y el eje pragmático– en función de los cuales puede organizarse el mismo espacio gnoseológico, es decir, el espacio en el que se contienen las ciencias positivas, tales como la Geometría, la Mecánica, la Química o la Termodinámica (me permito remitir aquí al volumen 1, págs. 110-126, de Teoría del Cierre Categorial, Pentalfa, Oviedo, 1992).

Supuesta la teoría del espacio gnoseológico podemos ensayar una primera clasificación de los individualismo y de los colectivismos –es decir, de sus diversas modulaciones categoriales– tomando como criterio los respectivos ejes sintáctico, semántico y pragmático. Y podemos esperar que la perspectiva sintáctica nos lleve a modulaciones del individualismo y del colectivismo de naturaleza predominantemente lógica (o lógico gramatical), mientras que la perspectiva semántica nos llevará a modulaciones de naturaleza predominantemente óntica (es decir, objetiva, con independencia del sujeto operatorio), mientras que la perspectiva pragmática nos llevaría a modulaciones de naturaleza ontológica (porque desde ella el sujeto operatorio antrópico aparece enfrentado a las cosas mismas, en tanto éstas dependen, de algún modo, de sus operaciones).

Mediante la utilización de éstas diversas perspectivas podríamos dibujar sistemáticamente (no proféticamente), en el espacio vacío del siglo XXI por venir, los géneros de individualismo y de colectivismo que cabe esperar encontrar en el futuro, sin aventurarnos a cultivar el género mitopoiético.

Damos aquí esquemáticamente unas muestras de posibles modulaciones de los términos individualismo y colectivismo, de las cuales podremos asegurar, sin la menor intención profética, que estarán presentes en las próximas décadas futuras.

A) Ante todo las “modulaciones” polarizadas en torno al eje sintáctico, es decir, las modulaciones de la oposición individualismos/colectivismos cuya materia pueda considerarse, inequívocamente, en posesión de una naturaleza lógica.

(1) Comenzaremos por el recuerdo del tipo de sofismas (tan frecuente en las discusiones políticas parlamentarias al uso) que tienen una estructura similar a la que ofrece el que podríamos llamar “silogismo apostólico”: “Los apóstoles son doce; Pedro es apóstol; luego Pedro es doce.” Este silogismo se reproduce hoy con frecuencia en los discursos de los políticos: “Un pueblo, constituido por los ciudadanos de una sociedad democrática, es libre. Pedro es un ciudadano cualquiera de esta democracia, luego Pedro el libre.”

Las summulas resolvían estos sofismas distinguiendo el sentido divisivo (distributivo, individualista) de los términos “apóstol” o “pueblo”, de su sentido colectivo (sinalógico, atributivo).

(2) Sin embargo, la distinción entre estos dos sentidos de un mismo término, no solamente no resuelve la cuestión, sino que abre otras cuestiones diferentes. Y esto se debe a que no es nada fácil separar estos sentidos, por cuanto ellos están siempre unidos e involucrados, sin perjuicio de que sean disociables. Esta es la razón por la cual la copulativa “y” titular (individualismo “y” colectivismo) no sólo tenga un alcance conjuntivo explícito, sino también un alcance implícito disyuntivo (como lo tiene la expresión, de resonancias sartrianas, “el Ser y la Nada”).

(3) También la oposición entre las ciencias idiográficas y las ciencias nomotéticas (que, desde Windelband y Rickert, atraviesa todas las teorías de las ciencias naturales o culturales) envuelve la contraposición entre el individualismo y el colectivismo. La Historia de los Papas de Ranke procede necesariamente, al establecer las series de los papas del Renacimiento, por conceptos individualistas (idiográficos); la Embriología de Wolff, al establecer la serie de las fases del embrión de pollo, procede necesariamente por conceptos colectivistas (nomotéticos).

(4) En general, las relaciones holóticas entre las partes y los todos (por ejemplo, la relación diairológica entre los elementos y la clase lógica a la que pertenecen; o bien, la relación sinalógica o atributiva entre las partes y el todo atributivo, contienen la oposición entre un individualismo lógico y un colectivismo lógico). La conocida representación de las clases lógicas mediante círculos y puntos marcados en su recinto, que Euler ofreció a una princesa de Alemania, intentaba explicar los silogismos distributivos aristotélicos, pero lo hacía por medio de silogismos atributivos eulerianos.

Sospechamos que las “ideas trascendentales” que están en el fondo de la oposición entre los individualismos y los colectivismos tienen que ver con las ideas holóticas, es decir, con la llamada “teoría de los todos y las partes”.

B) Consideremos ahora modulaciones de la oposición individualismos/colectivismos susceptibles de ser clasificadas en función del eje semántico (por tanto, como modulaciones con pretensiones reales, no meramente lógicas, sino ónticas).

(1) Citaremos ante todo las modulaciones teológicas. En esta categoría semántica nos encontramos, en primer lugar, con la contraposición entre las ideas individualistas de Dios (las ideas del monoteísmo, que postulan la unicidad del Ser divino, salvando la paradoja de que éste ser único, singular, se presenta de hecho pluralmente, unas veces como Yahvé, otras veces como Deus, y otras como Alá) y las ideas colectivistas de Dios (las ideas del politeísmo, en las cuales los dioses olímpicos, por ejemplo, han de considerarse como un “colectivo” bien diferenciado del “colectivo de las musas” o del colectivo de los mortales).

(2) Dentro de la categoría sebasmática, que engloba a las religiones de la Tierra, encontramos importantes modulaciones de la oposición entre el individualismo y el colectivismo. Por ejemplo, la religiosidad propia del místico que busca en soledad (“solo con el Solo”) la identificación con Dios, y la religiosidad del pueblo cristiano o mahometano que reza en ceremonias colectivas perfectamente pautadas en sus gestos o genuflexiones clonadas, o en sus corales. O bien, en el terreno más doméstico de la convivencia, la contraposición entre el individualismo de los monjes (de su cueva, de su cabaña, de su cubículo o de su celda) y el comunismo frailuno o colectivismo de los conventos (que, por cierto, fueron muchas veces el resultado paradójico de la “congregación de los monjes”, de la transformación de los monasterios en cenobios, y de los monjes en frailes).

(3) En Física, el individualismo semántico se manifiesta en el atomismo clásico (el de Demócrito o Epicuro), que apelaba a unidades individuales, elementales y libres (Boecio “calcó” los “átomos” de los físicos griegos en los “individuos” lógicos). Modulación que alcanzó sus mejores frutos en la teoría cinética de los gases, según la cual las moléculas de un gas contenido en un recinto son libres en sus movimientos, puesto que –podríamos decir, aplicándoles la consabida fórmula democrática– la libertad de cada molécula sólo tiene como límite la libertad de las demás (lo que viene a ser un modo rebuscado de reconocer que, de hecho, las moléculas no son libres en sus trayectorias). Y el colectivismo (o el holismo) se nos manifiesta dentro de la misma teoría cinética de los gases, en la utilización obligada de los colectivos estadísticos, formados por trillones de moléculas, individuales y libres, según múltiples criterios de velocidad, dirección, masa, &c. En cualquier caso, los conceptos de presión, volumen o temperatura, suponen un tratamiento colectivista de los gases que se suponen compuestos de moléculas o átomos individuales, porque las moléculas o átomos aislados en un recinto no tienen temperatura, ni presión, ni volumen, en un contexto termodinámico.

(4) La oposición entre la Ética y la Moral (que está en el fondo de la oposición entre los derechos humanos y los derechos positivos, del “Estado de derecho”) o, si se prefiere, entre el Hombre y el Ciudadano, puede considerarse también como una modulación de la oposición entre el individualismo y el colectivismo. Los derechos humanos, proclamados en 1948, irían referidos esencialmente a la dimensión ética, es decir, individual, de las personas, porque los derechos humanos se supone que afectan a cualquier individuo humano, cualquiera que sea el “colectivo” político, social, cultural, lingüístico, &c., al que pertenece. En cambio, las normas morales son esencialmente colectivas, porque los mores, las costumbres, no son individuales, sino precisamente grupales, colectivas. La contraposición entre los derechos humanos (“éticos”) y los derechos positivos (“morales”) se manifestó claramente en el momento en el cual, en los años que sucedieron a 1948, los Estados, al “recibir” la Declaración Universal, fueron introduciendo “cláusulas de salvaguarda” de los propios derechos positivos.

(5) El colectivismo en el arte (o en las ceremonias de disfrute del arte) ha ido en aumento en las últimas décadas, y no ya como colectivismo estadístico –resultado de la yuxtaposición de millones de espectadores individualistas de radio o televisión, que escuchan o contemplan la boda de un príncipe– sino también en los colectivismos asamblearios o gregarios de las decenas de miles de individuos participativos que asisten, paradójicamente, a un concierto de clarinete que un individuo, como Woody Allen, ofrece en solitario. El colectivismo –en arte, en política, en religión, en deporte– sigue organizándose en nuestro siglo en función del individualismo más exacerbado, y constituye el medio a través del cual un individuo puede alcanzar su divinización o apoteosis.

(6) Una mención especial merece el incremento que experimenta, en las últimas décadas, la utilización del rótulo “colectivo” como autodefinición de grupos sociales de muy reducido número de miembros, al menos comparados con los grandes colectivos tipo sindicatos o partidos políticos. Grupos que, paradójicamente, por su tamaño diminuto, están más cerca de un individualismo que busca la diferenciación singular con otros grupos, pero que, al mismo tiempo, huye del individualismo personal y busca la neutralización, mediante el rótulo de “colectivo”, con el que trata de beneficiarse del “nosotros” (sustituyéndolo por “colectivo”). Nos referimos a colectivos tales como “Colectivo de celiacos de la ciudad K”, “Colectivo de enfermeras del hospital central”, “Colectivo de grabadores españoles”, “Colectivo de pintura Leganés”, &c. Estos colectivos, al acumularse unos a otros, requieren ampliar su rótulo anti individualista, como por ejemplo el colectivo Hollywood in Cambodia, de Buenos Aires, autodenominado “Colectivo de colectivos de artistas”. En el límite del proceso hacia el colectivismo del porvenir podremos esperar, en el futuro, un requerimiento como el siguiente: “¡Colectivos de todos los países, uníos!”

C) En cuanto a las modulaciones del individualismo y del colectivismo que pudieran ser reducidos al eje pragmático (el eje ontológico por excelencia, por cuanto en él las realidades objetivas, pero antrópicas, están seleccionadas en función de los intereses de los sujetos operatorios), nos limitaremos a sugerir una clasificación sumaria de los mismos:

(1) Las modulaciones dualistas de la oposición, es decir, aquellas en las cuales individualistas y colectivistas se muestran como términos opuestos e incompatibles (dioscúricos), disociables pero inseparables. Son modulaciones próximas a la visión dualista del mundo, las modulaciones zaratústricas o maniqueas de que hemos hablado. Ocurre, sin embargo, que la distribución de papeles suele ser oscilante y ambigua. Así la oposición política entre las izquierdas y las derechas (que muchos entienden como una oposición entre concepciones del mundo opuestas, por tanto, como una oposición trascendental) es interpretada unas veces como si la izquierda fuese “el reino de la colectividad socialista”, frente a la derecha interpretada como “el reino de la individualidad egoísta y explotadora”; pero otras veces la derecha será vista como expresión del colectivo más gregario formado por las élites de los explotadores, frente a la izquierda, en la que se incluyen los verdaderos individuos de carne y hueso, aquellos que están amparados precisamente por los derechos humanos.

(2) Las modulaciones monistas que pretenden, o bien reducir las colectividades, el nosotros, al yo, declarando al nosotros como una ilusión del yo (Max Stirner, Le Dantec), o bien reduciendo el yo al nosotros, declarando al yo como un espejismo del nosotros.

(3) Los modelos pluralistas que, de un modo u otro, consideran a los términos “individualismo” y “colectivismo” como meras abstracciones sin correlato real, o con correlatos imaginarios, sustantivados. Las modelos pluralistas tenderían a declarar ilusoria o abstracta la misma oposición general entre individualismo y colectivismo; tal oposición abstracta escondería, en realidad, oposiciones concretas muy heterogéneas, involucradas entre sí. Por ejemplo, la oposición gramatical (propia de la Gramática general) entre los pronombres yo y nosotros, se resolvería en los distintos yos y nosotros dados en el ámbito de una misma lengua, o en diferentes lenguas (los yos y nosotros de la lengua inglesa, los infinitos nosotros y yos de la lengua rusa, o china o francesa). O dicho de otro modo, la oposición entre el yo y el nosotros no sólo se dibujaría en el plano abstracto de la gramática general, sino en la estructura de todos los lenguajes diversos que contienen la oposición de los pronombres personales en singulares y plurales. No parecería gratuito poner en correspondencia el yo y el nosotros de la sociedad humana viviente con las individualidades de los próceres que descansan eternamente en sus panteones frente al colectivismo de las hueseras de los cementerios, respectivamente (sin olvidar que esta dicotomía queda enteramente desbordada cuando, tras la incineración, el propio marco de la dicotomía desaparece).

4

Desde el planteamiento que hemos creído poder dar a la cuestión propuesta sobre la oposición individualismos/colectivismos en el siglo XXI, se nos abren múltiples perspectivas que nos permiten, si no nos equivocamos, decir algo sistemático sobre las modulaciones de esta oposición, o más bien, sobre los tipos de estas modulaciones, que puedan configurarse en el espacio vacío del siglo por venir.

A) Nos atrevemos a decir que no tenemos por qué suponer que las modulaciones lógico sintácticas de la oposición entre el individualismo y el colectivismo no vaya a quedar intacta en el siglo que comienza, si bien acaso pudiéramos preveer (no profetizar) algún incremento significativo de los modelos pragmáticos de tipo reduccionista a favor de los colectivismos de tipo estadístico. Las técnicas en ascenso de la mecánica estadística, del tratamiento estadístico de la Astronomía, de la clonación biológica o de la aritmética política, permiten suponer un incremento significativo de las modulaciones lógicas del colectivismo, cuya influencia en el campo semántico podrá ser de gran alcance.

B) En el campo semántico de la Teología, la oposición entre el individualismo monoteísta y el politeísmo colectivista también podría mantenerse intacta, si bien reduciendo su extensión, habida cuenta del incremento del agnosticismo y del ateísmo. Y se manifestará en función de núcleos semánticos diferentes. Acaso lo más notable fuera el incremento de colectivismo de los númenes frente al monoteísmo tradicional, colectivismo representado por la expansión de las creencias en seres corpóreos pero inteligentes extraterrestres, que están reemplazando, después de las aventuras espaciales del siglo pasado, al colectivismo de los seres inteligentes incorpóreos, tales como las miríadas de arcángeles, ángeles, tronos o dominaciones de los siglos anteriores.

Los historiadores y los sociólogos suelen insistir en la interpretación que subraya, en las estadísticas de religiosidad, el descenso de la curva de creencia en el Dios de las religiones terciarias tradicionales, o en las creencias en los númenes espirituales tradicionales. Pero la verdadera cuestión, para nuestro asunto, habría que ponerla no tanto en la constatación de este hecho (del hecho del descenso) sino en el análisis de los efectos que esta caída pueda ejercer sobre los individuos y colectivos humanos que siguen y seguirán viviendo en las próximas décadas (en el supuesto de que un gigantesco meteorito no destruya la vida humana de la superficie de la Tierra, sin necesidad de que por ello su eje de rotación apenas se altere), y que durante milenios han estado acostumbrados a vivir en la Tierra como si estuvieran acompañados, muchas veces tutelados o amenazados, por otros seres vivientes no humanos, sobre los cuales el cristianismo consiguió poner al hombre como el sujeto más elevado en la jerarquía del universo creado por Dios. Las creencias milenarias en estos seres inteligentes no pueden ser sustituidas por las creencias en los átomos de Helio o en los colectivos de quarks impersonales, como sugiere ese “colectivismo molecular o atómico” de tantos científicos de nuestros días, que pretenden presentarlo como alternativa de los colectivos de espíritus tradicionales. El resurgimiento sorprendente de las creencias en extraterrestres, en la medida en que pueda ser considerada como la religión de nuestro tiempo, sería la mejor prueba de la resistencia a aceptar el monoteísmo de la inteligencia representado por el humanismo radical.

En el terreno político, la oposición entre el individualismo y el colectivismo acaso evolucione en el sentido del enfrentamiento entre el “mundo occidental” (propio de las sociedades democráticas orientadas a salvaguardar los derechos individuales, desde al habeas corpus hasta el derecho a un día de reflexión en las elecciones) y el “mundo asiático” (el mundo en el cual, se dice, los individuos quedarán reabsorbidos en alguna entidad suprapersonal).

C) El acento lo pondríamos, por nuestra parte, en las modulaciones que hemos agrupado en torno al eje pragmático. Y dadas las limitaciones del espacio de que disponemos, me atendré únicamente a las modulaciones dadas en la perspectiva que hemos llamado pluralista, que es la perspectiva más próxima al materialismo, al menos en cuanto se opone tanto a los monismos de cualquier tipo como a los dualismos (sean meramente binarios, sean zoroástricos, sean maniqueos). Y en estas condiciones cabría aventurarse en predecir (no en profetizar) que las modulaciones de la oposición entre individualismo y colectivismo que puedan darse en el siglo que corre, seguirán siendo contraposiciones abstractas, producto de las tendencias más groseras y persistentes hacia la sustantivación de las ideas universales.

D) Sin embargo, acaso la expresión más interesante que pueda alcanzar la oposición entre individualismos y colectivismos a lo largo del siglo XXI no haya que circunscribirla a la oposición entre democracias occidentales y autocracias o teocracias asiáticas.

En todo caso, la oposición individualismo/colectivismo, incluso cuando se la entiende como oposición contradictoria (dicotómica, es decir, no contraria), puede servir para analizar la verdadera naturaleza o estructura de las democracias parlamentarias homologadas, y más aún, para redefinirlas como una mezcla o mixtum compositum del individualismo teórico más extremado (que muchos teóricos, como Lipset & Raab, consideran como característica de la derecha liberal y aún del fascismo) y del colectivismo más grosero.

El individualismo más radical está reconocido, en efecto, en las democracias parlamentarias homologadas mediante la distinción entre el “ciudadano” y el “súbdito”. Se supone que en el Antiguo Régimen –o en los regímenes totalitarios actuales, teocráticos (como el Islam) o autocráticos (como China)– el ciudadano desaparece y queda reducido, al perder la libertad, a la condición de súbdito que ha de acatar las normas dictadas por el tirano o por el déspota. En la democracia, en cambio, el individuo recupera su libertad, porque el Estado se pone a su servicio, y sólo a través de la voluntad individual y soberana de los ciudadanos (el día de reflexión y el voto secreto son instituciones complementarias destinadas a garantizar la individualidad de la expresión de esa libertad que “obra en conciencia”), el súbdito se transforma en ciudadano. Más aún, es él quien elige a los representantes que crearán las normas a las cuales los individuos habrán de ajustar su conducta y que, en consecuencia, ya no serán vistas como normas impuestas por el déspota, sino por el pueblo, por el Soberano, en palabras de Rousseau. El cuerpo electoral se disuelve en millones de átomos individuales (dicho con redundancia), cada uno de los cuales ejercerá su voluntad individual libremente, desde el momento en el que puede votar en una dirección o en otra, o en blanco, es decir, en la medida en que no se abstiene. Porque la abstención constituiría el límite interno en el cual el sistema democrático se destruiría a sí mismo. La libertad de las individualidades (de los electores de representantes, y de los legisladores elegidos) se constituye así en el principio de la democracia procedimental. Es decir, el individualismo libre resulta reconocido como el núcleo germinal de la sociedad democrática. La libertad individual se supone ilimitada en principio, porque sólo se reconoce limitada por la libertad de los demás individuos: “La libertad del individuo es considerada en sí misma ilimitada, y sus únicos límites se establecerán desde fuera de la voluntad individual, es decir, desde la libertad de los demás individuos libres.”

Ahora bien, lo cierto es que cuando comienza el escrutinio de los votos encerrados en las urnas, el individualismo libre de cada elector comienza a ceder ante los “colectivos” que van formándose por la mera acumulación aditiva de los votos individuales y libres. Ahora es cuando podemos advertir el verdadero alcance de la fórmula que quería expresar los límites de la libertad de cada cual en función de las libertades de los demás individuos libres. Pero la falta de unanimidad no puede entenderse como un déficit de la democracia, puesto que es constitutiva suya. Mi voluntad individual libre para elegir a un representante queda frustrada por el colectivo constituido por la suma de las voluntades libres que eligen a otro; la voluntad individual libre del representante que vota en favor de una norma o lege ferenda, queda frustrada por el colectivo formado por los representantes que la impugnan.

En consecuencia, el colectivo victorioso impondrá despóticamente sus normas al colectivo derrotado, es decir, mediante una coacción similar a la que el déspota ejerce sobre sus súbditos. Ocurre como si los ciudadanos derrotados se convirtieran en súbditos de los ciudadanos victoriosos. Sin embargo, esta similaridad queda enmascarada por el hecho de que la “fuerza de obligar” de esa coacción está de antemano aceptada por el que ha sido derrotado. Es decir, ya no procederá de un grupo exterior a los ciudadanos (el tirano, la aristocracia o la oligarquía dominante), sino que emanará del mismo cuerpo electoral, del Soberano o del Pueblo, por cuanto los colectivos han pactado el consenso con los resultados obtenidos por el colectivo victorioso (o por las coaliciones pertinentes). Pero este consenso, mediante el cual la minoría acepta la victoria de la mayoría, no altera la naturaleza de la coacción objetiva, como tampoco altera la naturaleza de la aristocracia o de la monarquía absoluta el hecho de que el pueblo la acepte pacíficamente durante siglos.

No cabe concluir que, en democracia, la “exterioridad” del grupo victorioso desaparece en cuanto los grupos derrotados aceptan su derrota, en virtud del pacto electoral que obliga a las minorías (aunque sean minorías por un solo voto) a aceptar las normas propuestas o impuestas por la mayoría. Pues no cabe considerar a esta autosumisión de los derrotados como la “grandeza de la democracia”, sino más bien como su “miseria”. Porque tal pacto electoral no transforma a la norma victoriosa en una norma interna que el cuerpo electoral haya emanado de su seno (o de una metafísica “voluntad general”). La norma sigue siendo exterior, como el colectivo victorioso sigue siendo exterior al colectivo minoritario. La “voluntad general” carece de la energía necesaria para refundir los contenidos o materias de las normas derrotadas en una “norma común victoriosa”, y esto debido a que el consenso (o aceptación) por parte del colectivo derrotado, no va referido a la materia de la norma, sino a la forma del procedimiento que se ha seguido para legalizarla.

Por tanto, y sobre todo cuando se trata de normas que el colectivo de los ciudadanos-súbditos (los derrotados) puedan estimar como trascendentales a su propia voluntad libre (a normas que sean consideradas como normas irrenunciables, desde el punto de vista ético, o moral o político, como pueda serlo la norma del derecho al aborto, la norma de la eutanasia o la norma de la autodeterminación de una Autonomía) entonces, la condición externa o coactiva de la fuerza de obligar de la norma se manifestará en toda su evidencia, y nos hará ver que el consenso sobre la legalidad de la norma victoriosa no implica el acuerdo sobre su materia. Dicho de otro modo, la norma aceptada por todos es norma democrática sólo cuanto a su forma, pero no cuanto a su materia, lo que significa que no cabe considerar como no democrática la voluntad de desacatarla, puesto que se está en desacuerdo con su materia. Y la mejor demostración de este desacuerdo es el hecho de que el colectivo derrotado confía en que en la próxima legislatura el colectivo minoritario de hoy se transformará en el colectivo mayoritario de mañana. Con lo cual se repetirá la situación de la coacción aceptada, aunque en dirección contraria.

En este conflicto entre los colectivismos que deciden el curso de las sociedades democráticas, ¿dónde queda la libertad individual, supuesto que al ciudadano demócrata no lo cabe el recurso de la abstención? ¿En el voto en blanco? Pero, si el colectivo victorioso correspondiera al voto en blanco, ¿cabría interpretar que la “voluntad general” rechaza no ya la norma, sino la misma posibilidad de someter la norma a votación? El voto en blanco, ¿podría interpretarse como la voluntad general de no someter esa norma al juego democrático, sino en dejarla al albur de las leyes sociales, o históricas, o religiosas o políticas? ¿O acaso la democracia debe ser totalitaria en sus competencias?

Niembro, 1º de abril de 2011


NOTA DE LA FUNDACION GUSTAVO BUENO: [ Escrito por Gustavo Bueno a petición de la Universidad de Córdoba, para formar parte de una obra “colectiva” proyectada por la Biblioteca Ben Rosch impulsada por esa institución. Parece que, diez años después, ese libro todavía no ha sido editado, por lo que resulta aconsejable dejar ya publicado éste texto, liberándolo de su condición de inédito e ignorado. ]

Nosotros, los hijos de Eichmann, y la globalización neoliberal, inundada por máquinas durante la pandemia

Este texto pertenece al libro de Günther Anders titulado : Nosotros los hijos de Eichmann

Mural del pintor mexicano Diego Rivera

Sentencia sobre tests Co R ONA y falsos positivos además de ilegalidad de confinamientos en un Tribunal portugués

Sentencia del Tribunal de Apelación de Lisboa

11 de noviembre de 2020

http://www.dgsi.pt/jtrl.nsf/33182fc732316039802565fa00497eec79d6ba338dcbe5e28025861f003e7b30

1783 / 20.7T8PDL.L1-3
Reportero:MARGARIDA RAMOS DE ALMEIDA
Descriptores:
INTERÉS DE HABEAS CORPUS EN ACTUAR PRUEBAS RT-PCR DE 
SARS-COV-2 PRIVACIÓN DE DETENCIÓN ILEGAL
Documento núm.:RL
Fecha del contrato:11/11/2020
Votación:UNANIMIDAD
Texto completo:s
Texto parcial:norte
Medio de procedimiento:RECURSOS CRIMINALES
Decisión:Disposición denegada
Resumen:I. La ARS no puede apelar una decisión que ordenó la liberación inmediata de cuatro personas, por detención ilegal, en el marco de un proceso de hábeas corpus (art. 220 als. C) yd) del CPPenal), solicitando la validación del encierro. obligatorio para los solicitantes, por ser portadores del virus SARS-CoV-2 (A….) y por estar bajo vigilancia activa, por exposición de alto riesgo, decretada por las autoridades sanitarias (B…, C…. y D… ..) por no tener legitimidad ni interés en actuar. 
II. La solicitud realizada también sería manifiestamente infundada porque: 
A. La prescripción y el diagnóstico son actos médicos, bajo la exclusiva responsabilidad de un médico, inscrito en la Orden de Médicos (Reglamento No. 698/2019, de 5.9).
Así, la prescripción de métodos auxiliares de diagnóstico (como es el caso de las pruebas para la detección de infección viral), así como el diagnóstico de la existencia de una enfermedad, en relación a todas y cada una de las personas, es un asunto que no puede ser realizado por la ley. , Resolución, Decreto, Reglamento o cualquier otra vía normativa , ya que son actos que nuestro ordenamiento jurídico se reserva a la exclusiva competencia de un médico, asegurándose de que, al asesorar a su paciente, éste siempre debe procurar obtener su consentimiento informado ( 1 del artículo 6 de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos). 
SEGUNDO.En el caso que nos ocupa, no existe ningún indicio o evidencia de que tal diagnóstico haya sido efectivamente realizado por un profesional calificado en derecho y que haya actuado de acuerdo con las buenas prácticas médicas. En efecto, lo que se desprende de los hechos dados por supuestos es que ninguno de los demandantes fue visto siquiera por un médico, lo cual es francamente inexplicable, dada la supuesta gravedad de la infección. 
C. El único elemento que aparece en los hechos probados, al respecto, es la realización de pruebas de RT-PCR, una de las cuales presentó resultado positivo en relación a uno de los solicitantes. 
RE.En vista de la evidencia científica actual, esta prueba es, en sí misma, incapaz de determinar, más allá de toda duda razonable, que tal positividad corresponda, de hecho, a la infección de una persona con el virus SARS-CoV-2, por varias razones. , de los cuales destacamos dos (a los que se suma el tema del patrón oro,que por su especificidad ni siquiera abordaremos): 
Para que esta confiabilidad dependa del número de ciclos que componen la prueba; 
Para que esta fiabilidad dependa de la cantidad de carga viral presente. 
III . Cualquier diagnóstico o cualquier acto de vigilancia de la salud (como es el caso de determinar la existencia de infección viral y alto riesgo de exposición, que se incluyen en estos conceptos)realizada sin observación médica previa de los pacientes y sin la intervención de un médico inscrito en la OM (quien procedió a evaluar sus signos y síntomas, así como las pruebas que estimaron adecuadas a su condición), viola el Reglamento No. 698/2019, de 5.9 , así como lo dispuesto en el artículo 97 del Estatuto de la Ordem dos Médicos, pudiendo configurar el delito de usurpación de funciones, p. y P. por el artículo 358 al.b), por C.Penal. 
IV. Toda persona o entidad que emita una orden, cuyo contenido conlleve la privación de la libertad física, ambulatoria, ajena (cualquiera que sea la nomenclatura que asuma esta orden: confinamiento, aislamiento, cuarentena, protección profiláctica, vigilancia de la salud, etc.), que no se ajuste a las disposiciones legales, es decir, en lo dispuesto en el artículo 27 de la CRP , estará realizando una detención ilegal , por orden de una entidad incompetente y por estar motivado por un hecho para el cual la ley no lo permite. 
(Resumen elaborado por el relator)
Decisión de texto parcial:
Decisión de texto completo:Acuerdan una conferencia en la 3ª Sección Penal de la Corte de Apelaciones de Lisboa

I – informe 
1. Mediante resolución del 26/08/2020, se concedió la solicitud de hábeas corpus , por ser ilegal detenerlos , determinando el restitución inmediata a la libertad de las Demandantes SH__SWH___, AH___ y ​​NK___. 2. Luego vino la AUTORIDAD REGIONAL DE SALUD, representada por la Dirección Regional de Salud de la Región Autónoma de las Azores, para apelar esta decisión, solicitando la validación de la final. 
el confinamiento obligatorio de los solicitantes, por ser portadores del virus SARS-CoV-2 (AH___) y por estar bajo vigilancia activa, por exposición de alto riesgo, decretada por las autoridades sanitarias (SH__, SWH__ y NK___). 
4. Se admitió el recurso. 
5. Mº Pº, en su réplica, defiende que el presente recurso de casación debe considerarse infundado. 
6. En este tribunal, el ex PGA después de una visa. 
II – punto anterior.
Dado que el recurso interpuesto por el recurrente debe ser desestimado, el tribunal se limitará, en los términos de los párrafos 1, a), y 2 del artículo 420 del Código Procesal Penal, a precisar brevemente los motivos. de la decisión. 

III – justificación. 
1.La sentencia dictada por el tribunal “a quo” tiene el siguiente contenido: 
Hechos probados: 
1. El 01/08/2020 los demandantes llegaron a la isla de São Miguel, provenientes de avión desde la República Federal de Alemania, donde, en el 72 (setenta dos) horas antes de la llegada, habían realizado una prueba a COVID19, con resultado negativo y cuyas copias presentaron y entregaron a la Autoridad Sanitaria Regional, a su llegada al aeropuerto, en Ponta Delgada. 
2. El 07/08/2020 y durante su estancia en la isla de São Miguel, los demandantes AH___ y ​​NK___ realizaron una segunda prueba al COVID19. 
3. El 10/08/2020 y también durante su estancia en la isla de São Miguel, los solicitantes SH___ y ​​SWH___ realizaron una segunda prueba al COVID19.
4. El 08/08/2020 la demandante AH___ fue informada telefónicamente que su prueba realizada el día anterior había acusado “detectado”. 
5. A partir de ese día 08/08/2020 el solicitante AH___ dejó de convivir con los tres solicitantes restantes, habiendo mantenido siempre una distancia nunca menor a 2 (dos) metros de ellos. 
6. El 10/08/2020 los solicitantes SH___, SWH___ y ​​NK___ fueron informados telefónicamente que sus pruebas habían sido “negativas”.
7. El 10/08/2020, el documento se envió a todos los solicitantes por correo electrónico. Verso 25, 25, 26 y 26, suscrito por el Delegado de Salud del municipio de Lagoa, en ejercicio, Dr. Magno José Viveiros Silva, llamado Notificación de Aislamiento Profiláctico – Coronavirus SARS-CoV-2 / Enfermedad COVID – 19, y dos anexos (solo uno de ellos en inglés) y en el que se lee (igual contenido salvo la identificación de cada uno de los Postulantes): 
Aislamiento (…) 
Notificación de 
Aislamiento Profiláctico 
Coronavirus SARS- CoV-2 / Enfermedad COVID – 19 
Autoridad Sanitaria Mário Viveiros Silva Lagoa
En los términos de las Circulares Normativas no DRSCINF / 2020/22 de 25/03/2020 y DRS CNORM2020 / 39B de 04/08/2020 de la AUTORIDAD SANITARIA REGIONAL (en anexo) y la Norma no 015/2020, de 24 / 07/2020 de la Dirección General de Salud (adjunto) Determino el 
AISLAMIENTO PROFILÁCTICO 
DE 
(…) 
Tarjeta Ciudadana / PASAPORTE No. (…), vigente … hasta … con el número de identificación a la seguridad social para el período del 08/08/2020 al 22/08/2020 por peligro de contagio y como medida de contención del COVID 19 (SARS-Cov-2) 
Fecha 2020/08/10 (… )
8. Las Demandantes solicitaron el envío de dichos resultados, y el informe de prueba enviado a las Demandantes AH___ y ​​NK___ fue enviado por correo electrónico el 13/08/2020 ya las Demandantes SH___ y ​​SWH___ ayer, 24 / 08/2020, por correo electrónico, informes redactados en portugués. 
9. Entre el 1 y el 14 de agosto los solicitantes fueron alojados en el alojamiento Marina Mar II, en Vila Franca do Campo. 
10. A partir del 14 de agosto, los solicitantes serán alojados en “THE LINCE AZORES GREAT HOTEL, CONFERENCE & SPA”, en Ponta Delgada (donde se encuentran actualmente), por orden del Delegado de Salud como se describe en 7 de la siguiente manera: 
– En la sala 502 están los solicitantes SH___ y ​​SWH___. 
– En la habitación 501 está el solicitante AH___.
– En la habitación 506 está el solicitante NK___. 
11. Los solicitantes intentaron al menos 3 veces comunicarse con la línea telefónica de ayuda que conocen (296 249 220) para ser aclarados en su idioma o, al menos, en el idioma inglés, pero nunca tuvieron éxito, ya que solo responden y responder en portugués, que los solicitantes no entienden. 
12. En el hotel, las comidas son entregadas en la habitación, por los servicios del hotel, en horarios predeterminados y según la elección de un tercero, excepto durante los primeros 3 días en el Hotel Lynce donde se sirvió el desayuno. y las comidas restantes a través del servicio de habitaciones.
13. El 15 de agosto, mientras cumplía con el aislamiento profiláctico determinado por la Delegada de Salud, la solicitante AH___ comenzó a sufrir una inflamación en la boca, aparentemente como resultado del aparato dental que utiliza. 
14. Habiendo, por teléfono, al 296 249 220, comuniqué esta situación con la Autoridad Regional de Salud, quien solicitó el apoyo médico necesario. 
15. Esta solicitud fue ignorada por la referida línea de ayuda, la cual no brindó al AH___ requerido el apoyo necesario.
16. Al no ver ningún apoyo, dos días después, el 17 de agosto, debidamente protegida con mascarilla y guantes, la solicitante SWH___ salió de su habitación, se dirigió a la farmacia más cercana al hotel, donde adquirió una pomada para calmar temporalmente situación referida, habiendo regresado inmediatamente al hotel y a su habitación. 
17. El 19/08/2020 fue enviado por el Delegado de Salud, Dr. JMS___, al correo electrónico de las Demandantes, donde dice: 
(…) AH___ solo se cura después de tener una prueba negativa y una 2da prueba de curación negativa, cuando eso suceda la delegación de salud se pondrá en contacto contigo (…) (sic).
18. El 21/08/2020 el siguiente mensaje fue transmitido a los cuatro postulantes, por el Delegado de Salud Dr. JMS___, por correo electrónico: “Es decir, cuando termine la cuarentena, se debe hacer una prueba y si es negativa se puede salir de casa ”(sic). 
19. El mismo 21 de agosto, el solicitante SH___ interrogó al referido médico y Delegado de Salud, Dr. JMS___, por correo electrónico que envió, lo siguiente (traducido al portugués en régimen libre): 
Estimado Dr. JMS___ , 
Ya hicimos dos pruebas de COVID / persona, todas negativas (SH___, SWH___, NK___). ..y después de eso pasamos 2 semanas en aislamiento, ¡y ninguno de nosotros tiene ningún síntoma! 
Tenemos documentos del Dr. MMS ___, confirme.
¿Nadie nos dijo nada sobre las nuevas pruebas después del tiempo de aislamiento? 
Ya hemos reprogramado nuestros vuelos y planeamos salir de la isla. 
Explique el motivo de su declaración. 
¿Por qué no se realizó ayer la prueba AH___ COVID? 
Saludos, 
SH___ ”20. Los 
reclamantes no recibieron respuesta a este correo electrónico, con la excepción del reclamante AH___ quien fue notificado de una nueva prueba de detección, específicamente, para el próximo día 29/08/2020. 
21. El 20/08/2020 la demandante AH___ realizó una tercera prueba a COVID19, y al día siguiente (21/08/2020), solo por teléfono, se informó que el resultado había acusado “detectado”.
22. La demandante AH___ solicitó que se le remitiera prueba escrita de este resultado positivo, la cual le fue enviada vía correo electrónico ayer, 24/08/2020. 
23.Las Demandantes interrogaron al personal de recepción del hotel donde se hospedan y se les informó que ninguno de los cuatro reclamantes, sin excepción, podrá salir de las habitaciones. 
24. Los solicitantes no tienen, ni han presentado, ningún síntoma de la enfermedad (fiebre, tos, dolores musculares, estornudos, falta de olfato o paladar). 
25.Los demandantes no han explicado el contenido de los dos documentos que se les enviaron con los escritos enumerados en el párrafo 7. 
26.Los demandantes tienen su residencia habitual en la República Federal de Alemania, identificada en estos documentos.
Razón fundamental:
La cuestión que aquí se plantea se basa en el hecho de que las Demandantes se encuentran privadas de su libertad (desde el 10 de agosto hasta la fecha actual, según los hechos probados) y, en consecuencia, de poder hacer uso del presente instituto de hábeas corpus. -como explicaremos a continuación-, se pregunta si existe o no un fundamento jurídico para esta privación de libertad.
En efecto, sin siquiera cuestionar la constitucionalidad orgánica de la Resolución del Consejo del Gobierno Regional No. 207/2020, de 31 de julio de 2020, actualmente en vigor en el ámbito de los procedimientos aprobados por el Gobierno de las Azores para contener la propagación del virus SARS-COV-. 2 en esta Comunidad Autónoma, en la situación actual la detención / confinamiento de las Demandantes desde el pasado 10 de agosto se materializa mediante una comunicación realizada vía correo electrónico, en portugués, en los términos que se señalan como probado en el punto 7.
Ahora, como se desprende del punto 7 de los hechos probados, la autoridad regional de salud, a través del respectivo Delegado de Salud del área territorial donde se encontraban los Demandantes, determinó su aislamiento profiláctico bajo las Circulares Normativas No. DRSCINF / 2020 / 22 de 2020/03/2025 y DRS CNORM2020 / 39B de 2020/08/04 de la AUTORIDAD REGIONAL DE SALUD y Norma no. 015/2020, de 24/7/2020 de la Dirección General de Salud. Y, fue a través de En una comunicación con el sustento antes señalado, se destaca, en circulares normativas y norma de la Dirección General de Salud, que la Autoridad Regional de Salud privó a los Demandantes de su libertad, pues de los hechos probados se deriva de la saciedad que éstos, en el rigor de los conceptos ,fueron detenidos del 10 al 14 de agosto de 2020 en un desarrollo hotelero en Vila Franca do Campo y desde el 14 de agosto de 2020 hasta la fecha actual confinados, y por tanto detenidos, en una habitación de hotel en esta ciudad de Ponta Delgada. No podemos olvidar, sobre todo porque se destaca de la lista de hechos probados, que el poder de movimiento y el derecho a la movilidad de la Demandante – o de cualquier otra persona que se encuentre en la misma situación – son tan limitados que la primera salida de las habitaciones donde que encontraron fue ir a este tribunal y hacer declaraciones (con la excepción del viaje a la farmacia SWH___ de la demandante en clara desesperación para ayudar al dolor de su hija en los términos probados).No podemos olvidar, sobre todo porque se destaca de la lista de hechos probados, que el poder de movimiento y el derecho a la movilidad de la Demandante – o de cualquier otra persona que se encuentre en la misma situación – son tan limitados que la primera salida de las habitaciones donde que encontraron fue ir a este tribunal y hacer declaraciones (con la excepción del viaje a la farmacia SWH___ de la demandante en clara desesperación para ayudar al dolor de su hija en los términos probados).No podemos olvidar, sobre todo porque se destaca de la lista de hechos probados, que el poder de movimiento y el derecho a la movilidad de la Demandante – o de cualquier otra persona que se encuentre en la misma situación – son tan limitados que la primera salida de las habitaciones donde que encontraron fue ir a este tribunal y hacer declaraciones (con la excepción del viaje a la farmacia SWH___ de la demandante en clara desesperación para ayudar al dolor de su hija en los términos probados).que el poder de circulación y el derecho de movilidad de los demandantes – o el de cualquier otra persona que se encuentre en la misma situación – son tan limitados que la primera salida de las salas donde se encuentran fue acudir a este juzgado y hacer declaraciones (con excepción del viaje a la farmacia SWH___ de la solicitante en clara desesperación por ayudar al dolor de su hija en los términos probados).que el poder de circulación y el derecho de movilidad de los demandantes – o el de cualquier otra persona que se encuentre en la misma situación – son tan limitados que la primera salida de las salas donde se encuentran fue acudir a este juzgado y hacer declaraciones (con excepción del viaje a la farmacia SWH___ de la solicitante en clara desesperación por ayudar al dolor de su hija en los términos probados).
En definitiva, luego de analizar la factualidad encontrada, es inexorable concluir que estamos ante una privación real de la libertad personal y física de los solicitantes, no permitida por ellos, que les impide no solo desplazarse, sino también estar en familia, viviendo alrededor de 16 días. separados (los demandantes SH___ y ​​SWH___ y ​​su hija, aquí el Demandante, AH___) y, en el caso del Demandante NK___ totalmente solo, sin ningún contacto físico con nadie. Decir que no hay privación de libertad porque en cualquier momento pueden estar ausentes de sus respectivas habitaciones, en las que se encuentran es una falacia, basta con mirar las comunicaciones que se hicieron después del 10 de agosto, ninguna de ellas en idioma alemán,y las condiciones en las que han vivido (sin olvidar que son ciudadanos extranjeros con la barrera del idioma inherente) o solicitar su regreso a su lugar de origen es una falacia, y para esta conclusión basta con mirar las últimas comunicaciones realizadas en portugués, subraya el que destaca como comprobado en el punto 8, en particular “Es decir, cuando finalizan la cuarentena tienen que hacer una prueba y si es negativa pueden salir de la casa como del hotel donde se encuentran confinados. 3 dormitorios.cuando terminan la cuarentena tienen que hacer una prueba y si es negativa pueden salir de casa como del hotel donde están confinados en 3 habitaciones.cuando terminan la cuarentena tienen que hacer una prueba y si es negativa pueden salir de casa como del hotel donde están confinados en 3 habitaciones.
Por tanto, si las Demandantes se encuentran privadas de libertad, ante circunstancias probadas, es necesario trazar el camino en el que nos movemos, iniciando el recorrido por la luz rectora del sistema legislativo portugués: la Constitución de la República Portuguesa. 
Así, en cuanto a la jerarquía normativa, es necesario recordar que, tal y como establece el artículo 1 de la CRP, “Portugal es una República soberana, basada en la dignidad de la persona humana y en la voluntad popular y comprometida con la construcción de una sociedad libre y justa. y solidario ”. De ahí que quede claro que la unidad de sentido en la que se basa nuestro sistema de derechos fundamentales se basa en la dignidad humana – el principio de la dignidad de la persona humana es la referencia axial de todo el sistema de derechos fundamentales.
Uno de ellos, el más relevante por su carácter estructurador del propio Estado democrático, es el principio de igualdad, previsto en el artículo 13 de la CRP, que establece, en su párrafo 1, que “Todos los ciudadanos tienen la misma dignidad social y son iguales ante la ley. ”, agregando el párrafo 2, que“ Nadie puede ser privilegiado, beneficiado, perjudicado, privado de ningún derecho o exento de cualquier deber por ascendencia, sexo, raza, idioma, territorio de origen, religión, creencias políticas o ideológicas, educación, situación económica, condición social u orientación sexual ”.
Y, en lo que aquí importa, bajo el epígrafe “derecho a la libertad y la seguridad”, el artículo 27, núm. 1 de la CDP establece, “Toda persona tiene derecho a la libertad y la seguridad”, refiriéndose José Lobo Moutinho, en anotación a este artículo, que “La libertad es un momento absolutamente decisivo y esencial – por no decir, el modo de ser mismo constitutivo – de la persona humana (Ac. n ° 607/03:“ demanda óntica ”), que le otorga esa dignidad en El orden jurídico portugués (y, sobre todo, jurídico-constitucional) encuentra su fundamento granítico (artículo 1 de la Constitución). En este sentido, se puede decir la piedra angular de la edificación social “(Ac. N ° 1166/96)” (aut.cit., En op. Cit., P. 637).
Dado que la libertad humana no es unidimensional y puede adquirir múltiples dimensiones, como se ejemplifica en los artículos 37 y 41 de la CRP, la libertad en cuestión en el artículo 27 es la libertad física, entendida como libertad de movimiento corporal, de ir y venir, libertad de deambulación o locomoción, estipulando en el párrafo 2 de este último artículo que “ Nadie puede ser privado total o parcialmente de libertad, salvo que sea como consecuencia de una sentencia judicial condenatoria por la práctica de un acto punible en la ley con pena privativa de libertad o prisión. aplicación judicial de una medida de seguridad ”. – nuestro subrayado.
Las excepciones a este principio se encuentran tipificadas en el párrafo 3, que establece que: 
“ Se exceptúa de este principio la privación de libertad, por el tiempo y en las condiciones que determine la ley, en los siguientes casos:
a) Detención en flagrante delito; 
b) Detención o prisión preventiva por fuertes indicios de infracción penal correspondiente a una pena de prisión con un límite máximo de más de tres años; 
c) El arresto, detención u otra medida coercitiva sujeta a control judicial, de una persona que haya ingresado o permanezca ilegalmente en territorio nacional o contra quien se encuentre en trámite de extradición o expulsión; 
d) Prisión disciplinaria impuesta al personal militar, con garantía de recurso ante el tribunal competente; 
e) Someter al menor a medidas de protección, asistencia o educación en un establecimiento adecuado, decretado por el tribunal judicial competente;
f) Detención por decisión judicial por desobediencia a la decisión de un tribunal o para asegurar la comparecencia ante la autoridad judicial competente; 
g) Detención de sospechosos, con fines de identificación, en los casos y por el tiempo estrictamente necesario; 
h) Internamiento de un paciente con anomalía psíquica en un establecimiento terapéutico adecuado, decretado o confirmado por autoridad judicial competente ”. 
Finalmente, cabe recordar que, en caso de privación de libertad en contra de lo dispuesto en la Constitución y la Ley, el Estado se constituye en el deber de indemnizar al lesionado en los términos que establece la ley, según se desprende del párrafo 5 del artículo 27, señalando , de conformidad con el artículo 3 del CRP:
(…) 2. El Estado está subordinado a la Constitución y se basa en la legalidad democrática. 
3. La vigencia de las leyes y demás actos del Estado, comunidades autónomas, autoridades locales y cualesquiera otras entidades públicas depende de su cumplimiento de la Constitución. 
Cuando llegamos aquí, habiendo trazado el territorio legal, miremos más de cerca la situación en la que se movió la Autoridad Sanitaria Regional en la situación bajo análisis. 
Las Demandantes SH__SWH__ y NK_ se sometieron a una prueba de cribado para el virus SARS-CoV-2, cuyo resultado fue negativo para todos, con la misma prueba positiva para la Demandante AH___, lo que dio lugar a la mencionada orden de aislamiento profiláctico y la consiguiente permanencia de las mismas en los términos establecidos. y probado.
Por lo tanto, en vista del contenido de la notificación hecha a las Demandantes, este tribunal no puede dejar de expresar, ab initio, su perplejidad ante la determinación de aislamiento profiláctico a las cuatro Demandantes. 
Como se desprende de la definición dada por la Dirección General de Salud, “la cuarentena y el aislamiento son medidas de lejanía social imprescindibles en salud pública. Se utilizan especialmente en respuesta a una epidemia y están destinados a proteger a la población de la transmisión entre personas. La diferencia entre cuarentena y aislamiento radica en el estado de enfermedad de la persona que quiere estar ausente. En otras palabras: 
la cuarentena se utiliza en personas que se supone que están sanas, pero que pueden haber estado en contacto con un paciente infectado;
el aislamiento es la medida que se utiliza en las personas enfermas, para que a través de la distancia social no contagien a otros ciudadanos ”. (en https://www.sns24.gov.pt/tema/doencas-infecciosas/covid-19/isolamento/?fbclid=IwAR34hD77oLCpxUVYJ9Ol4ttgwo4tsTOvPfIa3Uyoh0EJEbCs3jEihkaEPAY#sec-0).
Volviendo al presente caso, la Autoridad Regional de Salud decidió hacer una pizarra en blanco de conceptos esenciales, porque delimitan el tratamiento diferenciado (porque diferente, pasa el pleonasmo), las situaciones de las personas infectadas y de quienes estuvieron en contacto con él, de cara al orden de aislamiento profiláctico a todos los reclamantes, aunque solo uno de ellos tiene resultado positivo a la prueba de detección antes mencionada. Y, más decidido, hacer letra muerta de la Resolución del Consejo de Gobierno No. 207/2020 de 31 de julio, prohibiendo a la sumisión obligatoria la validación judicial del tribunal competente decretó que es obligatoria la cuarentena, cuando derive a la saciedad de los hechos. probado que los Demandantes SH__SWH__ y NK___, como máximo, están sujetos a cuarentena obligatoria.
No lo hizo dentro de las 24 horas previstas en el punto 6 de la citada Resolución, ni siquiera en un plazo más amplio –como en las 48 horas previstas en el artículo 254, apartado 1, letra a), del Código Procesal Penal, o 26, nº 2, de la LSM – continuar realizando cualquier comunicación y, por tanto, la evidente restricción a la libertad de las Demandantes SH__SWH__ y NK_ siempre será ilegal.
En este paso, la citada Resolución de Consejo de Gobierno No. 207/2020, de 31 de julio de 2020, establece en el punto 4 que en los casos en que el resultado de la prueba del virus SARS-CoV-2 sea positivo, la La salud local, en el ámbito de sus competencias, determinará los procedimientos a seguir. El Solicitante AH___ positivo en la prueba de cribado para el virus en cuestión, fue notificado, reiterando en los mismos términos que los demás Solicitantes, del orden de aislamiento profiláctico entre el 10/08/2020 al 22/08/2020. 
En este punto, es necesario aclarar que la notificación realizada como probado en el punto 7, es traída de lo que figura en la Norma de DGS015 / 2020, norma a la que alude además de las circulares normativas (disponibles para consulta enhttps://www.dgs.pt/directrizes-da-dgs/normas-e-circulares-normativas/norma-n-0152020-de-24072020-pdf.aspx ), y cuéntanos, en lo que importa aquí: (. ..) Contactos con exposición de alto riesgo 
15. Un contacto clasificado como de exposición de alto riesgo, según los términos del Anexo 1, está sujeto a: a) 
Vigilancia activa durante 14 días, desde la fecha de la última exposición; 
b) Determinación de aislamiento profiláctico, en domicilio u otro lugar definido a nivel local, por la Autoridad Sanitaria, hasta el final del período de vigilancia activa, según el modelo de Despacho no. 2836-A / 2020 y / o n 310º-A / 20202 (modelo disponible en http://www.seg-social.pt/documents/10152/16819997/GIT_70.docx/e6940795-8bd0-4fad-b850-ce9e05d80283 )
Siguiendo esta norma de la Dirección General de Salud, se lee, entre otros, en la circular normativa No. DRSCNORM / 2020 / 39B, de 2020-08-04 (disponible para consulta en http://www.azores.gov. pt / NR / rdonlyres / 25F80DC1-51E6-4447-8A38-19529975760 / 1125135 / CN39B_signed1.pdf ), 
(…) a. Contactos 
cercanos 
de alto riesgo Los contactos cercanos de alto riesgo se tratan como casos sospechosos hasta el resultado de laboratorio el caso sospechoso. Estos contactos cercanos deben ser evaluados para SARS-CoV-2. Se consideran contactos de alto riesgo: i. Cohabitación con caso confirmado de COVID-19; (…) 
ii. Vigilancia y control de contactos cercanos
3. Contactos cercanos de alto riesgo, dado que, en la actualidad, se estima que el período de incubación de la enfermedad (tiempo transcurrido desde la exposición al virus hasta la aparición de los síntomas) está entre 1 y 14 días, deben cumplir con 14 días de aislamiento profiláctico, incluso si tienen pruebas de detección negativas durante ese período, y se debe realizar una prueba el día 14. Si el resultado de la prueba del día 14 es negativo, se dan de alta. Si los contactos cercanos de alto riesgo conviven con el caso positivo, solo deben ser dados de alta cuando se determine la curación del caso positivo, y, por lo tanto, se debe extender el aislamiento profiláctico respectivo. 
(…) 
13. Cumplimiento del aislamiento profiláctico
Todas las personas identificadas como casos sospechosos, hasta que se conozcan los resultados negativos, cumplen con aislamiento profiláctico; 
Todas las personas que dieron positivo por Covid-19 y que son dadas de alta después de una prueba de curación (internación o en el hogar), no necesitan someterse a un nuevo período de aislamiento de 14 días o repetir una nueva prueba el día 14. 
Todos los pasajeros que desembarquen en aeropuertos de la Región desde aeropuertos ubicados en áreas consideradas zonas de transmisión comunitaria activa o con cadenas de transmisión activas para el virus SARS-CoV-2 deberán cumplir con los procedimientos vigentes en la Región en ese momento. 
Llegados aquí, analizamos el valor legal de las normas / orientaciones de la Dirección General de Salud y de la circular normativa 39B, del 08/04/2020, de la Dirección Regional de Salud,No cabe duda de que hemos entrado en el ámbito de la orientación administrativa. 
Al respecto, con la especificidad de reportar a la Autoridad Tributaria -que tiene la misma posición administrativa jurídica que la Autoridad Nacional de Salud en el ius imperium del Estado-, CASALTA NABAIS (Ley Tributaria, 6a ed., Almedina, p. 197), “los llamados lineamientos administrativos, tradicionalmente presentados en las más diversas formas como instructivos, circulares, circulares, circulares, órdenes normativas, reglamentos, dictámenes, etc.”, que son muy frecuentes en el derecho tributario, constituyen “reglamentos internos que, al tener como destinataria únicamente a la Administración Tributaria, sólo ésta les debe obediencia, siendo, por tanto, de obligado cumplimiento sólo para los órganos ubicados jerárquicamente por debajo del organismo que los autoriza.
Por eso no son vinculantes para los particulares ni los tribunales. Y esto es si se trata de reglamentos organizacionales, que definen reglas aplicables al funcionamiento interno de la administración tributaria, creando métodos de trabajo o modos de actuación, o si son reglamentos interpretativos, que proceden a la interpretación de preceptos legales (o normativos).
Es cierto que densifican, explicitan o desarrollan los preceptos legales, definiendo previamente el contenido de los actos a realizar por la administración cuando se apliquen. Pero eso no los convierte en el estándar de validez de los actos que apoyan. De hecho, la valoración de la legalidad de los actos de la administración tributaria debe realizarse a través del enfrentamiento directo con la norma legal correspondiente y no con el reglamento interno, que se interpone entre la norma y el acto ”.
Ahora bien, el problema de la pertinencia normativa de las Circulares de Administración (Tributaria) ya fue planteado y considerado en las Sentencias del Tribunal Constitucional No. 583/2009 y 42/14, de 18/11/2009 y 09/09/12, respectivamente, y esa Corte decidió, Con lo cual coincidimos, que las prescripciones contenidas en las Circulares para la Administración Tributaria, independientemente de su irradiación persuasiva en la práctica de los ciudadanos, no constituyen normas para los fines del sistema de control de constitucionalidad comprometido con la Corte Constitucional.
Como se subraya en dicha nota (Sentencia 583/2009) “(…) Estos actos, en los que destacan las“ circulares ”, emanan del poder de autoorganización y del poder jerárquico de la Administración. Contienen órdenes de servicio genéricas y es por ello y sólo dentro del respectivo ámbito subjetivo (de la relación jerárquica) que se les garantiza su cumplimiento. Incorporan pautas para acciones futuras, transmitidas por escrito a todos los subordinados de la autoridad administrativa que las emitió. Estos son modos de decisión estandarizados, asumidos para racionalizar y simplificar la operación de los servicios. Vale la pena decir que, aunque indirectamente pueden proteger la seguridad jurídica y garantizar la igualdad de trato mediante la aplicación uniforme de la ley, no regulan la materia que tratan en relación con los particulares, ni constituyen una regla de decisión de los tribunales ”.
En consecuencia, al carecer de una fuerza vinculante heterónoma para las personas y al imponerse al juez solo por el valor doctrinal que puedan tener, las prescripciones contenidas en las “circulares” no son estándares para los efectos del sistema de control de constitucionalidad de la competencia de la Corte Constitucional. 
Lo dicho permite concluir que los lineamientos administrativos transmitidos en forma de circulares normativas, como en el presente caso, no constituyen disposiciones de valor legislativo que puedan ser objeto de una declaración de inconstitucionalidad formal – ver Sentencia del Tribunal Supremo Administrativo, de 21/06/2017, disponible para consulta en www.dgsi.pt .
Y esto para dejar en claro que las normas invocadas por la Autoridad Regional de Salud que apoyaron la privación de libertad impuesta a las Demandantes mediante notificación de aislamiento profiláctico son lineamientos administrativos no vinculantes para las Demandantes. Por cierto. sólo mire a quién se dirigen respectivamente: 
Circular Normativa No. DRSCNORM / 2020 / 39B: “Para: Unidades de Salud del Servicio Regional de Salud, Delegados Municipales de Salud (C / c Azores Regional Civil Protection and Fire Service, Line de Saúde Açores) Asunto: Detección del SRAS-CoV-2 y atención de casos sospechosos o confirmados de infección por SRAS-CoV-2 Fuente: Dirección Regional de Salud (…)
Norma 015/2020, del 24/7/2020: “ASUNTO: COVID-19: Detección de contactos PALABRAS CLAVE: Coronavirus, SARS-CoV-2, COVID-19, Detección de contactos (rastreo de contactos), Investigación epidemiológica 
PARA: Sistema de salud (…). 
En esta secuencia, y en forma resumida, este tribunal no puede dejar de subrayar que el presente caso, nos permitimos decir aberrante, de privación de libertad de las personas, carece absolutamente de fundamento jurídico, y no se vuelve a plantear. Argumento de que la defensa de la salud pública está en juego porque el tribunal siempre actúa de la misma manera, es decir, de acuerdo con la ley, además, de ahí la necesidad de la confirmación judicial consagrada en la Ley de Salud Mental en el caso de internamiento obligatorio, ya que la facticidad encontrada y los resultados anteriores:
– Las Demandantes han estado confinadas al espacio de una habitación por cerca de 16 días, con base en una notificación de “aislamiento profiláctico” hasta el 22/08/2020, plazo que ya ha sido excedido y operada la notificación, que en todo caso es ilegal como medio para detener a personas por las razones ya explicadas (basta con mirar las normas constitucionales expuestas anteriormente), ha caducado;
– Los demandantes nunca han recibido información, comunicación, notificación, según corresponda, en su lengua materna, ni se les ha proporcionado un intérprete, desde el principio en flagrante violación del Convenio Europeo de Derechos Humanos (art. 5, núm. 2 y 6, párrafo 3, inc. A) y las normas procesales penales (ver artículo 92 del Código Procesal Penal), es decir, en nuestro ordenamiento jurídico se detiene a una persona extranjera y sin dominio de el idioma portugués es inmediatamente designado como intérprete, y en el caso de las Demandantes que se limitaron a viajar a esta isla y disfrutar de su belleza, nunca se les concedió tal posibilidad; 
– Los reclamantes después del 22/08/2020 están confinados al espacio de una habitación con base en las siguientes comunicaciones:
– El 19/08/2020 fue enviado por el Delegado de Salud, Dr. JMS___, al correo electrónico de las Demandantes, donde dice: 
(…) AH___ solo se cura después de tener una prueba negativa y una 2ª prueba de curación negativa, cuando esto suceda, la delegación de salud se pondrá en contacto contigo (…) (sic). 
– El 21/08/2020 se transmitió a los cuatro postulantes el siguiente mensaje, por parte del Delegado de Salud Dr. JMS___, vía correo electrónico: “Es decir, cuando termine la cuarentena, hay que hacer una prueba y si esta es negativa, puede retirarse hogar ”(sic); 
– La privación de libertad de las Demandantes no estuvo sujeta a escrutinio judicial alguno.
Como dijimos inicialmente, aún podríamos considerar la constitucionalidad orgánica de la Resolución del Consejo de Gobierno No. 1207/2020, de 31 de junio, sin embargo, creemos que es un tema sin importancia para el objeto de la decisión a tomar, que es rápida, porque incluso A la luz de tal resolución, la decisión no puede ser diferente, con base en la decisión del Tribunal Constitucional, de 31/07/2020, en el ámbito del proceso nº 424/2020, y, porque la posición de la Autoridad Sanitaria Regional en las presentes circunstancias remonta la aplicación de circulares normativas, con el valor explicado anteriormente.
Finalmente, y debido a que este tribunal ha ido resolviendo sucesiva y recientemente en el ámbito de este instituto de habeas corpus frente a órdenes dictadas por la Autoridad Sanitaria Regional, nos permitimos suscribir y subrayar el siguiente extracto de la primera resolución de este Tribunal de Instrucción Penal:
La cuestión del confinamiento obligatorio en el caso de enfermedades contagiosas, y los términos en los que debe ocurrir, es una cuestión apremiante, que no está respaldada por el artículo 27, párrafo 3, del CRP, concretamente en su párrafo h), donde sólo está prevista la hospitalización de pacientes con anomalías psíquicas en un establecimiento terapéutico adecuado, decretada o confirmada por la autoridad judicial competente. Es urgente legislar sobre esta materia, estableciendo, de manera clara, los principios fundamentales a los que debe obedecer, dejando los aspectos detallados a la ley derivada – y solo estos. 
Porque, como dice el profesor Gian Luigi Gatta, que citamos aquí en una traducción gratuita,En este momento, las energías del país están enfocadas en emergencias. Pero ante la necesidad de proteger los derechos fundamentales, también y sobre todo en caso de emergencia, los Tribunales están obligados a hacer su parte. Porque, además de la medicina y la ciencia, el derecho –y en primer lugar el derecho de los derechos humanos– debe estar a la vanguardia: no para prohibir y sancionar – como se recalca demasiado estos días – sino para garantizar y proteger a todos. nosotros. Hoy la emergencia se llama coronavirus. No sabemos mañana. Y lo que hagamos o no hagamos hoy, para mantener el cumplimiento de los principios fundamentales del sistema, puede condicionar nuestro futuro ”. (en “I diritti fondamentali alla evidencia del coronavirus. Perché una legge sulla quarantena es necesaria”,) “.
No será difícil admitir y aceptar que la turbulencia legislativa generada en torno a la contención de la propagación del COVID-19 tuvo -y seguirá teniendo- en su razón de ser la protección de la salud pública, pero esta turbulencia nunca podrá lesionar el derecho a la muerte. libertad y seguridad y, en última instancia, el derecho absoluto a la dignidad humana.
Queda por decidir en consecuencia. 
(…) 
Por lo tanto, a la luz de lo anterior, dado que la detención de los Demandantes SH__SWH___, AH___ y ​​NK___ es ilegal, decido acoger la presente solicitud de hábeas corpus y, en consecuencia, determinar su inmediata restitución a la libertad. 
2. El solicitante llegó a las siguientes conclusiones, que extrajo de su motivación:
1. El presente recurso se dirige contra la decisión emitida por el Tribunal erudito, que consideró que “la detención de los Demandantes SH__SWH___, AH___ y ​​NK___ es ilegal” y decidió “acoger la presente solicitud de hábeas corpus y, en consecuencia, determinar la restitución inmediata de ellos a la libertad ”; 
2.Sólo en aras de la economía procesal, es decir, por su escasa relevancia para la apreciación del fondo del caso, no se apela la facticidad probada, sin embargo, cabe señalar que se basó únicamente en las declaraciones de la los propios solicitantes.
3. La decisión impugnada por no haber cumplido el solicitante con el punto 6 de la Resolución del Consejo del Gobierno Regional de las Azores No. 207/2020, de 31 de julio de 2020, violó el ámbito de aplicación de la misma Resolución, definida en punto 1 de la misma Resolución; 
4. La convalidación judicial de cuarentena obligatoria, prevista en el punto 6 de la citada resolución, sólo aplica a la cuarentena obligatoria decretada para pasajeros que no acepten, alternativamente, alguno de los trámites previstos en el punto 1 de la mencionada Resolución;
5. Los solicitantes cumplieron con el procedimiento previsto en el párrafo 1 a) de la Resolución No. 207/2020, de 31 de julio de 2020, por lo que nunca podrían estar sujetos a cuarentena obligatoria bajo dicha Resolución y, en consecuencia, no existe lugar a la convalidación judicial, previsto en el punto 6 de la Resolución n. ° 207/2020, de 31 de julio de 2020. 
6. Contrariamente a lo que se defiende en la sentencia impugnada, el ordenamiento jurídico portugués permite la adopción de medidas excepcionales, incluida la separación de personas, consecuente decreto de confinamiento obligatorio de personas infectadas y con alta probabilidad de estar infectadas, mediante el mecanismo previsto en el artículo 17 de la Ley nº 81/2009, de 21 de agosto;
7. El Consejo de Ministros hizo uso legítimo de la facultad reglamentaria excepcional, prevista en el artículo 17 de la Ley No. 81/2009, mediante las Resoluciones del Consejo de Ministros No. 55-A / 2020, de 31 de julio, 2020 y No. 63-A / 2020, de 14 de agosto; 
8. El párrafo 2 de la Resolución del Consejo de Ministros No. 55-A / 2020, de 31 de julio de 2020, dispuso medidas de carácter excepcional, necesarias para combatir el COVID -19, para ser aplicadas en todo el territorio nacional, a saber las previstas en el régimen adjunto a dicha resolución; 
9. El artículo 2 del Anexo decretó que: 
Artículo 2 
Reclusión obligatoria 
1 – Se encuentran en internación obligatoria, en un establecimiento de salud, en su domicilio o en otro lugar definido por las autoridades sanitarias:
a) Pacientes con COVID -19 y aquellos infectados con SARS -CoV-2; 
b) Ciudadanos para los que la autoridad sanitaria u otros profesionales sanitarios hayan determinado vigilancia activa. 
2 – (…) ” 
10. El solicitante AH___ cuando esté infectado con el virus SARS-CoV-2, de conformidad con el artículo 2, párrafo 1, letra a) del Anexo I de la Resolución del Consejo de Ministros 55-A / 2020, tenía que estar en confinamiento obligatorio; 
11. El Tribunal a quo, al decretar el hábeas corpus de AH___ y ​​permitir su libre circulación, violó el artículo 17 de la Ley nº 81/2009, de 21 de agosto, en referencia al artículo 2, núm. 1, letra a) del Anexo I de la Resolución del Consejo de Ministros No. 55-A / 2020;
12. Los solicitantes SH__SWH__ y NK_ de acuerdo con las reglas estipuladas por la Autoridad Nacional de Salud, contenidas en la Norma 015/2020, del 24/07/2020, son contactos con Exposición de Alto Riesgo, y deben estar sujetos a: a 
. Vigilancia activa durante 14 días, a partir de la fecha de la última exposición; 
b) Determinación de aislamiento profiláctico, en domicilio u otro lugar definido a nivel local, por la Autoridad Sanitaria, hasta el final del período de vigilancia activa, según el modelo de Despacho no. 2836-A / 2020 y / o n 3103-A / 20202 ” 
13. Los solicitantes SH__SWH__ y NK_, sujetos a vigilancia activa, de conformidad con el artículo 2, párrafo 1, letra b) del Anexo I de la Resolución del Consejo de Ministros núm. 55-A / 2020, tenía que estar en confinamiento obligatorio;
14. El Tribunal a quo, al decretar el hábeas corpus de SH__SWH__ y NK_ y permitir su libre circulación, violó el artículo 17 de la Ley nº 81/2009, de 21 de agosto, por referencia al artículo 2, núm. 1, inciso b) del Anexo I de la Resolución del Consejo de Ministros nº 55-A / 2020. 
15. Es imperativo que la Decisión impugnada sea revocada y sustituida por una que valide el confinamiento obligatorio de los solicitantes, por ser portadores del virus SARS-CoV-2 (AH___) y por estar bajo vigilancia activa, por exposición de alto riesgo, decretado por las autoridades sanitarias (SH__SWH__ y NK___). 
3. En su respuesta, el MºPº extrajo las siguientes conclusiones: 
 1– La sentencia del Tribunal Constitucional de 31-07-2020 (Proc. 403/2020; 1. ‘Sección; Cons. José António Teles Pereira), tras concluir que el confinamiento obligatorio, ya sea por cuarentena o por aislamiento profiláctico, constituye una verdadera privación de libertad no prevista en el art. 27, núm. 2, del CRP, y que toda privación de libertad requiere autorización previa de la Asamblea de la República, loque no sucedió con las Resoluciones del Gobierno Regional de las Azores que imponían una cuarentena obligatoria, considerándose verificada la inconstitucionalidad orgánica de las referidas normas.
2 – Estas normas, declaradas inconstitucionales por el Tribunal Constitucional, son en todo material idénticas a las contenidas en las Resoluciones del Consejo de Ministros nº 55-A / 2020, de 31-07, 63-A / 2020, de 14-08 , y 70-A / 2020, de 11-09, y 88-A / 2020, de 14-10, en la medida en que prevean las privaciones de libertad no previstas en un documento legal correspondiente emanado de la entidad competente, así como no se encuentran en las excepciones previstas en el art. 27, nº 3, de la CRP, por lo que también deben ser inaplicados por violación del art. 27 (1) del CRP.
3 – Previsión del art. 5, párrafo 1, al. e), el Convenio Europeo de Derechos Humanos (Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales – Roma, 04-11-1950), relativo al Derecho a la Libertad y la Seguridad, que “Toda persona tiene derecho a libertad y seguridad “y que” Nadie podrá ser privado de su libertad, salvo en los siguientes casos y de acuerdo con el procedimiento legal: (…) “Si se trata de la detención legal de una persona susceptible de propagar una enfermedad contagiosa, de mental extranjero, alcohólico, drogadicto o vagabundo ”, podemos concluir que la privación de libertad de una persona susceptible de propagar una enfermedad contagiosa es una forma de detención y que, según la Convención, es posible que Que los Estados dispongan la detención de estas personas en su legislación interna.
4 – Teniendo en cuenta el principio constitucional de tipicidad de las medidas privativas de libertad, y no previendo el art. 27, de la CRP, en ninguno de los párrafos del número 3, la privación de libertad de una persona “susceptible de propagar una enfermedad contagiosa”, 
5 – Y teniendo el inciso h) – que prevé la admisión de una anomalía psiquiátrica en un establecimiento terapéutico apropiado – añadido por el art. 11.0, nº 6, de la Ley Constitucional nº 1/97, de 20 de septiembre (4. ‘revisión constitucional), en un momento en el que el Convenio Europeo de Derechos Humanos ya preveía expresamente la detención de una persona susceptible de propagación enfermedad contagiosa,
6 – Y que el legislador constitucional, ni en la referida revisión constitucional ni en una posterior, agregó otro párrafo al párrafo 3 del art. 27. de prever esta posibilidad, como lo hizo con el internamiento de un paciente con una anomalía psíquica, podemos concluir que nos encontramos ante una decisión consciente del legislador constitucional de no permitir la privación de libertad de una persona susceptible de propagar una enfermedad contagiosa, solo por ese hecho.
7 – Análisis del régimen constitucional del derecho a la libertad y seguridad previsto en el art. 27, No. 1, de la CRP, podemos concluir, por lo tanto, que no es posible que el legislador, aunque a través de la Asamblea de la República o del Gobierno autorizado por ella, genere privaciones de libertad no previstas en el n. 3 de la citada norma constitucional, es decir, respecto de las personas con enfermedades infecciosas y contagiosas, ya sean estas privaciones de libertad confinamientos, cuarentenas o aislamientos profilácticos, sin incurrir en ninguna norma creada al efecto de inconstitucionalidad material por vulneración de dicha norma constitucional.
8 – Pasando ahora al régimen legal para la admisión de personas con enfermedades contagiosas, la Ley No. 2036 de 08-08-1949 preveía la posibilidad de promover el aislamiento o internamiento de personas con enfermedades infecciosas, pero solo, en este caso. último caso, en situaciones en las que existiera un grave peligro de contagio, recurriendo a una autoridad de decisión de aislamiento o internamiento.
9 – A su vez, el art. 17 de la Ley nº 81/2009, de 21-08, que derogó la Ley nº 2036 del 8/9/1949, otorga al miembro del Gobierno responsable del área de la salud una facultad reguladora especial, según lo estipulado en la base XX de la Ley No. 48/90, de 24-08 (Ley Básica de Salud), a saber, “tomar las medidas de excepción necesarias en caso de emergencia de salud pública, incluyendo la restricción, suspensión o cierre de actividades o separación de personas no enfermas, medios de transporte o mercancías, que hayan estado expuestas, a fin de evitar la posible propagación de infecciones o contaminación ». 
10– A partir de aquí, se desprende que la posibilidad de promover el aislamiento o internamiento de personas con enfermedades infecciosas y contagiosas no está prevista en esta ley, según lo dispuesto en la Ley N ° 2036 de 09-08-1949. Por otro lado, dado que las medidas tomadas por las autoridades sanitarias respetan la Constitución y la ley y la Ley Constitucional no prevé la privación de libertad para las personas con enfermedades infecciosas, la interpretación que se debe dar a la expresión “separación de personas que no son pacientes, medios de transporte o bienes, que han sido expuestos ”, para estar de acuerdo con la Constitución de la República Portuguesa no puede alcanzar el núcleo del derecho a la libertad, es decir, no debe constituir una privación total de libertad.
11 – Por otro lado, la actual Ley Básica de Salud – Ley No. 95/2019, de 04-09 – establece en la Base 34, en materia de defensa de la salud pública, que la autoridad de salud pública puede «b) Desatar , de acuerdo con la Constitución y la ley, internación o atención médica obligatoria para personas que de otro modo constituirían un peligro para la salud pública. 
12 – Ley No. 82/2009, de 02-04, que regula el régimen legal para la designación, competencia y funcionamiento de las entidades que ejercen la competencia de las autoridades sanitarias, dispone en su art. 5 ° las facultades de la autoridad sanitaria, a saber, “c) Activar, de conformidad con la Constitución y la ley, el internamiento o la prestación obligatoria de asistencia sanitaria a las personas en situación de perjuicio para la salud pública”.
13 – De ello se desprende que, dado que las medidas tomadas por las autoridades sanitarias respetan la Constitución y la ley, y la Ley Constitucional no prevé la privación de libertad de las personas con enfermedades infecciosas y contagiosas, si la interpretación que se dé a la expresión o la prestación obligatoria de asistencia sanitaria a las personas que corren peligro de dañar la salud pública ‘, ya sea en el sentido de que las autoridades sanitarias puedan ordenar el internamiento u otra medida restrictiva de la libertad de circulación, o la prestación obligatoria de asistencia sanitaria por parte de personas con enfermedades infecciosas y contagiosas, tal interpretación de la ley es materialmente inconstitucional por violación del art. 27 (1) del CRP.
14 – Que define la Ley N ° 27/2006, de 03-07 (Ley Fundamental de Protección Civil) “Accidente grave” como un evento inusual con efectos relativamente limitados en el tiempo y el espacio, capaz de afectar a personas y otros seres la vida, los bienes o el medio ambiente, pero estableciéndose en el art. 5, párrafo 1, al. a), el principio de prioridad del interés público relativo a la protección civil sobre los intereses de la defensa nacional, la seguridad interior y la salud pública, podemos concluir que situaciones graves de salud pública, como la actual pandemia, no se incluyen en el interés público en La protección civil, por tanto, no está incluida en los conceptos de “accidente mayor” y “catástrofe” a que se refiere el art. 3 de la Ley de Protección Civil.
15 – De aquí también se puede concluir que las Resoluciones del Consejo de Ministros – y las Resoluciones del Consejo del Gobierno Regional – que se basaron en la Ley Básica de Protección Civil para declarar “la situación de contingencia y alerta, en el ámbito de la enfermedad pandémica COVID-19 “, a saber, las Resoluciones del Consejo de Ministros no. 55-A / 2020, de 31-07, 63-A / 2020, de 14-08, 68-A / 2020, de 28-08, y 70-A / 2020, de 11-09 – derogada por Resolución del Consejo de Ministros nº 88-A / 2020, de 14-10, actualmente vigente -, que prevé en el punto 2 el “confinamiento obligatorio, en establecimiento de salud, en su domicilio o en otro lugar definido por las autoridades sanitarias: (…) «a) Pacientes con COVID-19 e infectados por SARS-CoV-2; (…) “B) Los ciudadanos para quienes la autoridad sanitaria u otros profesionales sanitarios hayan determinado vigilancia activa”, no tienen base legal, ya quela Ley de Protección Civil no se aplica a situaciones de peligro para la salud pública. 
16 – Podemos así concluir que las Resoluciones del Consejo de Ministros n. 55-A / 2020, de 31-07, 63-A / 2020, de 14-08, 68-A / 2020, de 28-08 , 81/2020, 29-09 – este último fue derogado por Resolución del Consejo de Ministros nº 88-A / 2020, de 14-10, actualmente vigente -, y su Anexo, que fueron emitidos por el Gobierno, en el uso poderes administrativos, creó un régimen que restringe la libertad de los ciudadanos con enfermedades infecciosas y contagiosas (cuarentenas, profilácticas situaciones de personas con enfermedad contagiosa o peligro para la salud pública, establecieron la combinación de la práctica de un delito de desobediencia por tales violaciones y el agravamiento de la pena prevista por dicho delito,violar directamente el art. 27 (1) de la CRP, que, por ser inconstitucional, debe por tanto ser retirado del caso, contrariamente a la solicitud del demandante,
17 – Manteniendo la decisión sub judice.  
4. El solicitante es la autoridad sanitaria regional, representada por la Dirección Regional de Salud de la Región Autónoma de las Azores. 
El Decreto Ley No. 11/93, de 1993-01-15, en su versión actual (Estatuto del Servicio Nacional de Salud) determina que (énfasis agregado): 
 Artículo 1 
El Servicio Nacional de Salud , en adelante denominado SNS, es un conjunto ordenado y jerárquico de instituciones y servicios oficiales que brindan atención médica, que operan bajo la supervisión o supervisión del Ministerio de Salud . 
Artículo 3 
1 – El NHS está organizado en regiones sanitarias. 
2 – Las regiones de salud se dividen en subregiones de salud, integradas por áreas de salud.
Artículo 6 
1 – En cada región sanitaria existe una administración sanitaria regional, en adelante ARS . 
2 – Las ARS tienen personalidad jurídica, autonomía administrativa y financiera y patrimonio propio. 
3- Las ARS tienen las funciones de planificación, distribución de recursos, orientación y coordinación de actividades, gestión de recursos humanos, apoyo técnico y administrativo, así como evaluar el funcionamiento de las instituciones y servicios de salud.
4 – (…). 
Por su parte, establece el Decreto-Ley nº 22/2012 
Artículo 1 
1 – Las Administraciones Autonómicas de Salud, IP, en sus abreviaturas ARS , IP., son institutos públicos integrados en la administración indirecta del Estado , dotados de autonomía administrativa, financiera y patrimonio propio. 
2 – Las ARS, IP, continúan con sus funciones, bajo la supervisión y vigilancia del miembro gubernamental responsable del área de salud. 
3- Las ARS, IP, se rigen por las normas contenidas en este decreto-ley, por lo dispuesto en la ley marco de los institutos públicos y en el Estatuto del Servicio Nacional de Salud y por las demás normas que le sean de aplicación .


Artículo 3
1 – Las ARS, IP, tienen la misión de garantizar a la población de la respectiva área geográfica de intervención el acceso a la prestación de atención en salud, adecuando los recursos disponibles a las necesidades y cumpliendo y haciendo cumplir las políticas y programas de salud en su área de intervención.
2 – Es responsabilidad de cada ARS, IP, en el ámbito de las respectivas circunscripciones territoriales: 
a) Ejecutar la política nacional de salud, de acuerdo con las políticas globales y sectoriales, con miras a su organización racional y optimización de recursos ; 
b) Participar en la definición de medidas de coordinación de la planificación intersectorial, con el objetivo de mejorar la prestación de salud;
c) Colaborar en la elaboración del Plan Nacional de Salud y monitorear su implementación a nivel regional; 
d) Desarrollar e impulsar actividades en el campo de la salud pública, a fin de garantizar la protección y promoción de la salud de las poblaciones; 
e) Asegurar la ejecución de programas de intervención local dirigidos a reducir el consumo de sustancias psicoactivas, prevenir conductas adictivas y reducir las dependencias; 
f) Desarrollar, consolidar y participar en la gestión de la Red Nacional Integrada de Atención Continuada según los lineamientos definidos;
g) Asegurar la planificación regional de los recursos humanos, financieros y materiales, incluyendo la ejecución de los proyectos de inversión necesarios, de las instituciones y servicios que prestan atención de salud, supervisando su asignación; 
h) Elaborar, de acuerdo con los lineamientos definidos a nivel nacional, el listado de instalaciones y equipos; 
i) Asignar, de acuerdo con los lineamientos definidos por la Administración Central del Sistema de Salud, IP, recursos financieros a las instituciones y servicios de atención de salud integrados o financiados por el Servicio Nacional de Salud y a entidades privadas con o sin fines de lucro. , que presten asistencia sanitaria o actúen en los ámbitos a que se refieren los puntos e) yf);
j) Celebrar, monitorear y revisar los contratos en el ámbito de las alianzas público-privadas, de acuerdo con los lineamientos definidos por la Administración Central del Sistema de Salud, IP, y asignar los recursos financieros respectivos; 
l) Negociar, celebrar y monitorear, de acuerdo con los lineamientos definidos a nivel nacional, los contratos, protocolos y convenciones de ámbito regional, así como realizar la respectiva evaluación y revisión, tanto en el ámbito de la prestación de salud como en las áreas referidas. en los puntos e) yf);
m) Orientar, brindar soporte técnico y evaluar el desempeño de las instituciones y servicios de salud, de acuerdo con las políticas definidas y los lineamientos y reglamentos emitidos por los servicios centrales y organismos competentes en los diferentes campos de intervención; 
n) Asegurar la adecuada articulación entre los servicios de salud para garantizar el cumplimiento de la red de derivación; 
o) Asignar recursos económicos, mediante la firma, seguimiento y revisión de contratos en el ámbito de la atención continua integrada; 
p) Elaborar programas funcionales de establecimientos de salud; 
q) Concesión de licencias a unidades privadas de atención de salud y unidades en el área de adicciones y conductas adictivas en el sector social y privado;
r) Emitir dictámenes sobre planes maestros de unidades de salud, así como sobre creación, modificación y fusión de servicios; 
s) Emitir dictámenes sobre la adquisición y expropiación de terrenos y edificaciones para la instalación de servicios de salud, así como sobre proyectos de las instalaciones de los prestadores de servicios de salud. 
3 – Para el desempeño de sus funciones, las ARS, IP, podrán colaborar entre sí y con otras entidades del sector público o privado, con o sin fines de lucro, en los términos de la legislación vigente. 
5. La disposición de hábeas corpus requerida se enmarca en lo dispuesto en el artículo 220 de la CPP, que dice lo siguiente:
Habeas corpus por detención ilegal
1 – Los detenidos por orden de cualquier autoridad podrán solicitar al juez de instrucción del área donde se encuentren que ordene su inmediata presentación judicial, por cualquiera de las siguientes causales: 
a) Excedido el plazo de entrega al poder judicial; 
b) Mantener la detención fuera de los lugares legalmente permitidos; 
c) La detención fue realizada u ordenada por una entidad incompetente; 
d) La detención esté motivada por un hecho para el cual la ley no lo permite.
2- La solicitud puede ser firmada por el detenido o por cualquier ciudadano en el goce de sus derechos políticos.
3.- Toda autoridad que ponga un obstáculo ilegítimo para la presentación de la demanda a que se refieren los párrafos anteriores o para su remisión al juez competente es sancionada con la pena prevista en el artículo 382 del Código Penal. 
6. Disfrutando.
El artículo 401 del Código Penal establece lo siguiente: 
1 – Tienen legitimidad para apelar: 
a) El Ministerio Público, de las decisiones, incluso en el interés exclusivo del imputado; 
b) El imputado y el asistente, de las decisiones que se hayan pronunciado en su contra; 
c) Las partes civiles, por parte de las decisiones que se dicten contra cada uno; 
d) Aquellos a quienes se les haya ordenado el pago de alguna cantidad, en los términos de este Código, o tengan que defender un derecho afectado por la decisión.
2 – Cualquiera que no tenga interés en actuar no puede apelar.


7. La primera cuestión que surge aquí es la de la legitimidad del demandante, en el contexto de un recurso de casación en un proceso penal. 
yo. Estamos en el ámbito de una jurisdicción penal, cuyo objeto es asegurar el ejercicio efectivo del jus puniendi del Estado, es decir, que se dedica a investigar y decidir sobre conductas que constituyan delito o falta administrativa. 
Es en este contexto y con tal fin que la Ley determina quién tiene la legitimidad para poder discutir la bondad de una sentencia dictada por un tribunal penal. 
ii.En este caso, observamos que la demandante no es demandada, no es asistente y no ha presentado ningún reclamo civil que, dado el principio de adhesión, determinaría su posición como demandante o demandada. 
iii. Así, ante la Ley y teniendo en cuenta la lista de intervinientes que el legislador entendió que pueden tener legitimidad para intervenir en un proceso en este tipo de jurisdicción, en el recurso de apelación tendremos que concluir que el solicitante carece de legitimidad para poder venir a discutir el contenido de una decisión judicial en este contexto. 
iv.De hecho, aquí no se discute la práctica de ningún delito, ni de ningún delito de carácter administrativo, teniendo la certeza de que la cuestión de las posibles consecuencias a nivel penal, del reconocimiento de la existencia de una detención ilegal, es un asunto que habrá que discutir. en su propia sede, es decir, en una investigación que pueda abrirse a tal efecto, siendo completamente ajena a la decisión del presente caso. 
v. Concluimos, por tanto, que la demandante carece de legitimidad para apelar contra la decisión dictada por el tribunal “a quo”.


8. Independientemente de la cuestión de la legitimidad, parece que, asimismo, el demandante carece de interés en actuar. 
yo.Como se desprende de la jurisprudencia y doctrina pacífica al respecto, el interés por actuar significa la necesidad de que alguien tenga que utilizar el mecanismo de apelación como forma de reaccionar frente a una decisión que perjudique los intereses que defiende o que haya frustrado su expectativa o beneficio legítimo. 
ii. Ahora bien, en el presente caso, la pregunta es: ¿la decisión generó alguna desventaja para los intereses que defiende la ARS? ¿O una expectativa o beneficio legítimo? 
La respuesta es manifiestamente negativa. 
De lo contrario, veamos. 
iii. El ARS continúa con sus funciones, bajo la supervisión y supervisión del miembro gubernamental responsable del área de salud .
Así, e inmediatamente, ya sea por las funciones que le son encomendadas, o por su jerarquía manifiesta, frente a la tutela, habrá que concluir que ninguna ARS persigue un interés propio y autónomo, que debe defender. Quien continuará, eventualmente, será el Ministro respectivo o el Gobierno en el que se inserte, ya que los “intereses” de la ARS no serán los suyos, sino que se incluirán en la política de salud del ministerio que supervisa dicha entidad. 
Cabe señalar, además, que en la definición de sus atribuciones [1] , no se le asigna ninguna función específica de defensa, con independencia y en su propio nombre, en los tribunales, de los intereses que corresponden a sus funciones que, en lo que concierne con respecto a las infracciones penales o administrativas, no existen … 
iv.Por su parte, el interés que el propio solicitante pretende defender y que consta en la solicitud, al final de este recurso, la validación del confinamiento obligatorio de los solicitantes, por ser portadores del virus SARS-CoV-2 (AH___) y por estar en La vigilancia activa, para exposición de alto riesgo, decretada por las autoridades sanitarias (SH__SWH__ y NK___) – es en sí misma contradictoria y va más allá del propósito y alcance de un tribunal penal. 
Contradictorio porque la demandante no admite que el confinamiento corresponda a la privación de libertad. Si es así, no se vislumbra dónde se basa la jurisdicción del apelante para validar “confinamientos”. Y fuera del ámbito de actuación de un tribunal penal, porque no le corresponde al tribunal tomar decisiones declarativas para validar infecciones o enfermedades… 
v . Finalmente, no se ve que una expectativa o beneficio legítimo tenga una entidad bajo la tutela de un organismo gubernamental, visto frustrado por la decisión ahora criticada. Sierra. De ello se desprende que el solicitante no tiene interés en emprender acciones, razón por la cual, según lo dispuesto en el párrafo 2 del artículo 401 del CP Penal, no puede apelar la decisión. 9. La decisión del tribunal “a quo” para recibir el presente recurso no vincula a este tribunal (artículo 414 CPPenal), por lo que nada impide su rechazo. 10. 

No obstante, y para la tranquilidad de las conciencias, también se agregará lo siguiente: 
Aunque no se entendiera, el recurso presentado sería manifiestamente infundado, por las siguientes razones sucintas : 
i. En primer lugar, por el razonamiento exhaustivo y correcto expuesto en la sentencia, por parte del tribunal “a quo”, cuyo contenido está plenamente suscrito. 
En verdad,De acuerdo con la Constitución y la Ley, las autoridades sanitarias no tienen el poder ni la legitimidad para privar a nadie de su libertad, ni siquiera bajo la etiqueta de “confinamiento”, que efectivamente corresponde a una detención, ya que tal decisión solo puede determinarse. o convalidada por la autoridad judicial, es decir, la competencia exclusiva, en vista de la Ley que aún nos rige, para ordenar o validar dicha privación de libertad, la afecta exclusivamente un poder autónomo, el Poder Judicial. 
De ahí se desprende que toda persona o entidad que emita una orden, cuyo contenido lleve a la privación de la libertad física, ambulatoria, ajena (cualquiera que sea la nomenclatura que asuma esta orden: confinamiento, aislamiento, cuarentena, protección profiláctica, etc.), que no se ajusta a las disposiciones legales, es decir, a lo dispuesto en el artículo 27 de la CRP y sin que se le haya otorgado tal poder de decisión, en virtud de la Ley, proveniente de la RA, en el ámbito estricto de la declaración de estado de emergencia o sitio. , con el debido respeto al principio de proporcionalidad – para imponer y precisar los términos y condiciones de dicha privaciónse estará realizando una detención ilegal, por orden de una entidad incompetente y por estar motivada por un hecho para el cual la ley no lo permite (Cabe decir, además, que esta cuestión se ha debatido, a lo largo del tiempo, en relación con otros fenómenos de salud pública, a saber, en relación con la infección por VIH y la tuberculosis, por ejemplo. Y, que se sepa, nunca nadie ha sido privado de su libertad, por sospecha o certeza de padecer tales enfermedades, precisamente porque la Ley no lo permite). 
Es en este ámbito que, sin lugar a dudas, la situación bajo consideración en este proceso, teniendo certeza de que los medios de defensa adecuados, contra detenciones ilegales, se subsume al recurso de recurso de hábeas corpus , previsto en el art. c) yd), de CPPenal. 
Y con razón, el tribunal “a quo” ordenó la liberación inmediata de cuatro personas que fueron privadas de libertad ilegalmente. 
ii.En segundo lugar, porque la solicitud realizada en el recurso de casación resulta imposible . 
De lo contrario, veamos:


11. De hecho, se solicita que “se valide el confinamiento obligatorio de los solicitantes, por ser portadores del virus SARS-CoV-2 (AH___) y por estar bajo vigilancia activa, por exposición de alto riesgo , decretada por las autoridades (SH__SWH__ y NK_) “.


12. Es con gran asombro que este tribunal se enfrente a tal solicitud, sobre todo si tenemos en cuenta que el recurrente trabaja en el sector de la salud.
¿Desde cuándo le corresponde a un tribunal realizar diagnósticos clínicos, por iniciativa propia y en base a posibles resultados de pruebas? ¿O el ARS? ¿Desde cuándo el diagnóstico de una enfermedad se hace por decreto o por ley?

13. Como el solicitante tiene más que una obligación de saber, un diagnóstico es un acto médico, responsabilidad exclusiva de un médico . 
Esto es lo que se desprende inequívoca y perentoriamente del Reglamento N ° 698/2019, de 5.9 (reglamento que define los propios actos de los médicos), publicado en RD. 
Allí se determina, de manera imperativa (lo que requiere su cumplimiento por parte de todos, incluido el solicitante) que (énfasis agregado): 

Artículo 1 
Objeto
Este reglamento define los actos profesionales propios del médico, su responsabilidad, autonomía y límites, en el ámbito de su desempeño. 

Artículo 3 
Calificación 
1 – El médico es el profesional legalmente capacitado para ejercer la medicina , capacitado para el diagnóstico , tratamiento, prevención o recuperación de enfermedades y otros problemas de salud , y capaz de brindar atención e intervenir en individuos, grupos de personas individuos o grupos de población, enfermos o sanos, con el fin de proteger, mejorar o mantener su estado y nivel de salud. 
dos –Los médicos que tienen un registro vigente en la Asociación Médica Portuguesa son los únicos profesionales que pueden ejercer los actos propios de los médicos , en los términos del Estatuto de la Asociación Médica Portuguesa, aprobado por el Decreto-ley n. con las modificaciones introducidas por la Ley 117/2015, de 31 de agosto y del presente reglamento.


Artículo 6
Acto médico en general
1º – El acto médico consta de diagnóstico , pronóstico , vigilancia , investigación, pericia médico-legal, codificación clínica, auditoría clínica, prescripción y ejecución de medidas farmacológicas y no terapéuticas. técnicas farmacológicas, médicas , cirugía y rehabilitación, promoción de la salud y prevención de enfermedades en todas sus dimensiones, es decir, física, psíquica y social de las personas, grupos de población o comunidades, respetando los valores éticos de la profesión médica.


Artículo 7 
Acto diagnóstico 
La identificación de un trastorno, enfermedad o estado de una enfermedad mediante el estudio de sus síntomas y signos y el análisis de las pruebas realizadas es un procedimiento sanitario básico que debe ser realizado por un médico y, en cada área específica , por un médico especialista y tiene como objetivo establecer la mejor terapia preventiva, quirúrgica, farmacológica, no farmacológica o rehabilitadora.

14. Incluso en el marco de la Ley de Salud Mental, Ley N ° 36/98, de 24 de julio, el diagnóstico de la patología que puede conducir a la hospitalización obligatoria es realizado obligatoriamente por médicos especialistas y su juicio técnico y científico, inherente a la evaluación. clínico-psiquiátrico – queda excluido de la libre valoración del juez (ver artículos 13, 3, 16 y 17 de dicha Ley).


15. Así, cualquier diagnóstico o cualquier acto de vigilancia de la salud (como es el caso de determinar la existencia de infección viral y alto riesgo de exposición, que se muestran cubiertos por estos conceptos) realizado sin observación médica previa a los solicitantes, sin la intervención de un médico. inscrito en el OM (que procedió a la evaluación de sus signos y síntomas, así como a los exámenes que estimó oportunos a su condición), viola dicho Reglamento, así como lo dispuesto en el artículo 97 de la Orden de los Doctores, pudiendo configurar el delito pag. y P. por el art. 358 al.b) (Usurpación de funciones) de C.Penal, si lo dicta alguien que no tenga tal calidad, es decir, que no sea médico inscrito en la Ordem dos Médicos.
También viola núm. 1 del artículo 6 de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, que Portugal suscribió y está obligado a respetar interna y externamente, ya que no se ha proporcionado ningún documento que acredite el consentimiento aclarado que impone esta Declaración. .
Así, queda claro que la prescripción de métodos auxiliares de diagnóstico (como es el caso de las pruebas para la detección de infección viral), así como el diagnóstico de la existencia de una enfermedad, en relación a todas y cada una de las personas, es un asunto que no puede ser ser realizados por Ley, Resolución, Decreto, Reglamento o cualquier otro medio normativo, por tratarse de actos que nuestro ordenamiento jurídico se reserva a la exclusiva competencia de un médico, asegurándose que, al asesorar a su paciente, éste siempre debe procurar obtener la su consentimiento informado.


16. En el caso que nos ocupa, no existe ningún indicio o evidencia de que tal diagnóstico haya sido efectivamente realizado por un profesional calificado en Derecho y que haya actuado de acuerdo con las buenas prácticas médicas.
En efecto, lo que se desprende de los hechos dados por supuestos es que ninguno de los demandantes fue visto siquiera por un médico, lo cual es francamente inexplicable, dada la supuesta gravedad de la infección. 


17. De hecho, el único elemento que aparece en los hechos probados al respecto es la realización de pruebas de RT-PCR, una de las cuales presentó resultado positivo en relación con una de las demandantes. 
yo. Sin embargo, a la vista de la evidencia científica actual, esta prueba es, en sí misma, incapaz de determinar, más allá de toda duda razonable, que tal positividad corresponde, de hecho, a la infección de una persona por el virus SARS-CoV-2, por Varias razones, de las que destacamos dos (a las que se suma el tema del patrón oro que, por su especificidad, ni siquiera abordaremos):
Para que esta fiabilidad dependa de la cantidad de ciclos que componen la prueba; 
Para que esta fiabilidad dependa de la cantidad de carga viral presente. 
ii. De hecho, las pruebas de RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa), pruebas de biología molecular que detectan el ARN del virus, comúnmente utilizadas en Portugal para probar y enumerar el número de infectados (después de la recolección nasofaríngea), se realizan amplificando muestras. , a través de ciclos repetitivos. 
El número de ciclos de tal amplificación da como resultado la mayor o menor confiabilidad de tales pruebas. 
iii. Y el problema es que esta fiabilidad se muestra, en términos de evidencia científica (y en este campo, el juez tendrá que apoyarse en el conocimiento de expertos en la materia) más que discutible.
Este es el resultado, entre otros, del estudio de correlación muy reciente y completo entre 3790 muestras positivas de qPCR y cultivos celulares positivos, incluidos los aislados de SARS-CoV-2 de 1941 , por Rita Jaafar, Sarah Aherfi, Nathalie Wurtz, Clio Grimaldier, Van Thuan Hoang Philippe Colson, Didier Raoult, Bernard La Scola, Enfermedades Infecciosas Clínicas, ciaa1491, https://doi.org/10.1093/cid/ciaa1491,emhttps://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.1093 / cid / ciaa1491 / 5912603 , publicado a finales de septiembre de este año, por Oxford Academic , realizado por un grupo que reúne a algunos de los mayores expertos europeos y mundiales en la materia. 
Este estudio concluye [2] , en traducción libre:
“Con un umbral de ciclo (ct) de 25, aproximadamente el 70% de las muestras permanecen positivas en el cultivo celular (es decir, estaban infectadas): en un ct de 30, el 20% de las muestras permanecieron positivas; en un ct de 35, el 3% de las muestras permanecieron positivas; y en un ct superior a 35, ninguna muestra permaneció positiva (infecciosa) en cultivo celular (ver diagrama). 
Esto significa que si una persona tiene una prueba de PCR positiva en un umbral de ciclo de 35 o más (como en la mayoría de los laboratorios de EE. UU. Y Europa), las posibilidades de que una persona se infecte son menos del 3%. La probabilidad de que la persona reciba un falso positivo es del 97% o más ”. 
iv. Lo que se sigue de estos estudios es simple:la posible confiabilidad de las pruebas de PCR realizadas depende, de entrada, del umbral de ciclos de amplificación que contengan, de tal manera que, hasta el límite de 25 ciclos, la confiabilidad de la prueba será de alrededor del 70%; si se realizan 30 ciclos, el grado de fiabilidad desciende al 20%; si se alcanzan los 35 ciclos, el grado de fiabilidad será del 3%. 
v. Sin embargo, en el presente caso, se desconoce el número de ciclos de amplificación con los que se realizan las pruebas de PCR en Portugal, incluidas las Azores y Madeira, ya que no pudimos encontrar ninguna recomendación o límite al respecto. 
Sierra. A su vez, en un estudio muy reciente de Elena Surkova, Vladyslav Nikolayevskyy y Francis Drobniewski, accesible en: https://www.thelancet.com/journals/lanres/article/PIIS2213-2600(20)30453-7/fulltext , publicado en el igualmente prestigioso The Lancet, Respiratory Medicine , hace referencia (además de las múltiples preguntas que el mismo la precisión de la prueba aumenta, en cuanto a la detección específica del virus sars-cov 2, debido a las fuertes dudas sobre el cumplimiento del llamado estándar de oro) (traducción libre):
“Cualquier prueba diagnóstica debe ser interpretada en el contexto de la posibilidad real de la enfermedad, antes de su realización . Para Covid-19, esta decisión de realizar la prueba depende de una valoración previa de la existencia de síntomas, antecedentes médicos de Covid 19 o presencia de anticuerpos, cualquier posible exposición a esta enfermedad y la posibilidad de otro posible diagnóstico. ” [3]“ Una de las posibles razones para presentar resultados positivos puede ser la diseminación prolongada de ARN viral, que se sabe que se extiende durante semanas después de la recuperación, en aquellos que estuvieron previamente expuestos al SARS-CoV-2. Sin embargo, y lo que es más relevante, no existen datos científicos que sugieran que niveles bajos de ARN viral por RT-PCR equivalen a infección, a menos que la presencia de partículas virales infecciosas haya sido confirmada por métodos de cultivo de laboratorio .

En resumen, las pruebas de Covid-19 que muestran falsos positivos son cada vez más probables, en el panorama climático epidemiológico actual en el Reino Unido, con importantes consecuencias personales, sanitarias y del sistema social ”. [4]


18. Así, con tantas dudas científicas expresadas por expertos en la materia, que son los que aquí importan, en cuanto a la confiabilidad de tales pruebas, desconociendo los parámetros de su desempeño y sin un diagnóstico realizado por un médico, en el sentido de la existencia de infección y riesgo, este tribunal nunca podría determinar que AH___ tenía el virus SARS-CoV-2, ni que SH__SWH__ y NK_ habían tenido exposición de alto riesgo.


19.En resumen, se dirá que, dado que el recurso interpuesto es inadmisible, por falta de legitimidad y desinterés en la actuación del solicitante, así como manifiestamente infundado, deberá ser desestimado, en virtud del en los artículos 401 nº1 al. a), 417 nº6 al. b) y artº420 nº1 als. a) yb), todos los CP Penal. iv – decisión.

En vista de lo anterior, y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 417, párrafo 6, al. b) y 420 nº1 als. a) yb), ambos del Código de Procedimiento Penal, se rechaza el recurso interpuesto por la AUTORIDAD SANITARIA REGIONAL, representada por la Dirección Regional de Salud de la Región Autónoma de las Azores .
 
En los términos del numeral 3 del artículo 420 de la CPPenal, se condena al solicitante en la sanción procesal de 4 UC, así como en el TJ de 4 UC y costas. 
Informar inmediatamente al tribunal “a quo” del contenido de esta sentencia.

Lisboa, 11 de noviembre de 2020

Margarida Ramos de Almeida

Ana Paramés

_______________________________________________________ [1] [1] 2 – Es responsabilidad de cada ARS, IP, en el ámbito de las respectivas circunscripciones territoriales:

a) Implementar la política nacional de salud, de acuerdo con políticas globales y sectoriales, orientadas a su organización racional y optimización de recursos;
b) Participar en la definición de medidas de coordinación de la planificación intersectorial, con el objetivo de mejorar la prestación de salud; 
c) Colaborar en la elaboración del Plan Nacional de Salud y monitorear su implementación a nivel regional; 
d) Desarrollar e impulsar actividades en el campo de la salud pública, a fin de garantizar la protección y promoción de la salud de las poblaciones; 
e) Asegurar la ejecución de programas de intervención local dirigidos a reducir el consumo de sustancias psicoactivas, prevenir conductas adictivas y reducir las dependencias; 
f) Desarrollar, consolidar y participar en la gestión de la Red Nacional Integrada de Atención Continuada según los lineamientos definidos;
g) Asegurar la planificación regional de los recursos humanos, financieros y materiales, incluyendo la ejecución de los proyectos de inversión necesarios, de las instituciones y servicios que prestan atención de salud, supervisando su asignación; 
h) Elaborar, de acuerdo con los lineamientos definidos a nivel nacional, el listado de instalaciones y equipos; 
i) Asignar, de acuerdo con los lineamientos definidos por la Administración Central del Sistema de Salud, IP, recursos financieros a las instituciones y servicios de atención de salud integrados o financiados por el Servicio Nacional de Salud y a entidades privadas con o sin fines de lucro. , que presten asistencia sanitaria o actúen en los ámbitos a que se refieren los puntos e) yf);
j) Celebrar, monitorear y revisar los contratos en el ámbito de las alianzas público-privadas, de acuerdo con los lineamientos definidos por la Administración Central del Sistema de Salud, IP, y asignar los recursos financieros respectivos; 
l) Negociar, celebrar y monitorear, de acuerdo con los lineamientos definidos a nivel nacional, los contratos, protocolos y convenciones de ámbito regional, así como realizar la respectiva evaluación y revisión, tanto en el ámbito de la prestación de salud como en las áreas referidas. en los puntos e) yf);
m) Orientar, brindar soporte técnico y evaluar el desempeño de las instituciones y servicios de salud, de acuerdo con las políticas definidas y los lineamientos y reglamentos emitidos por los servicios centrales y organismos competentes en los diferentes campos de intervención; 
n) Asegurar la adecuada articulación entre los servicios de salud para garantizar el cumplimiento de la red de derivación; 
o) Asignar recursos económicos, mediante la firma, seguimiento y revisión de contratos en el ámbito de la atención continua integrada; 
p) Elaborar programas funcionales de establecimientos de salud; 
q) Concesión de licencias a unidades privadas de atención de salud y unidades en el área de adicciones y conductas adictivas en el sector social y privado;
r) Emitir dictámenes sobre planes maestros de unidades de salud, así como sobre creación, modificación y fusión de servicios; 
s) Emitir dictámenes sobre la adquisición y expropiación de terrenos y edificaciones para la instalación de servicios de salud, así como sobre proyectos de las instalaciones de los prestadores de servicios de salud. 
[2] “que en un umbral de ciclo (ct) de 25, aproximadamente el 70% de las muestras permanecieron positivas en cultivo celular (es decir, infecciosas); a un ct de 30, el 20% de las muestras permanecieron positivas; con un ct de 35, el 3% de las muestras permanecieron positivas; y en un ct por encima de 35, ninguna muestra quedó positiva (infecciosa) en el cultivo celular (ver diagrama). Esto significa que si una persona obtiene un resultado de prueba de PCR “positivo” en un umbral de ciclo de 35 o más (como se aplica en la mayoría de los laboratorios de EE. UU. y muchos laboratorios europeos), 
la probabilidad de que la persona sea infecciosa es inferior al 3%. La probabilidad de que la persona reciba un resultado “falso positivo” es del 97% o más .

[3] Cualquier resultado de una prueba de diagnóstico debe interpretarse en el contexto de la probabilidad de enfermedad previa a la prueba. Para COVID-19, la evaluación de probabilidad previa a la prueba incluye síntomas, historial médico previo de COVID-19 o presencia de anticuerpos, cualquier exposición potencial a COVID-19 y la probabilidad de un diagnóstico alternativo.1 Cuando existe baja probabilidad previa a la prueba, los resultados positivos deben ser interpretado con precaución y una segunda muestra analizada para su confirmación.

[4]La diseminación prolongada de ARN viral, que se sabe que dura semanas después de la recuperación, puede ser una razón potencial para que las pruebas de frotis sean positivas en personas previamente expuestas al SARS-CoV-2. Sin embargo, lo que es más importante, no hay datos que sugieran que la detección de niveles bajos de ARN viral por RT-PCR se equipare con la infectividad a menos que las partículas de virus infecciosas se hayan confirmado con métodos de laboratorio basados ​​en cultivos.7

En resumen, los resultados de la prueba de frotis de COVID-19 falsos positivos podrían ser cada vez más probablemente en el clima epidemiológico actual en el Reino Unido, con consecuencias sustanciales a nivel personal, del sistema de salud y social (panel).