algunos influjos y efectos de la Inquisición española sobre la propia sociedad española


FUENTE http://www.vallenajerilla.com/berceo/florilegio/inquisicion/historiaprohibida.htm
la historia prohibida

Vicente Llorens

“La historia de la literatura política española se inicia en forma negativa, como reacción contra el maquiavelismo y los polítícos. Sus primeros tratados -primeros no sólo en el tiempo, sino también en calidad- están orientados polémicamente a combatir las tesis politicistas de la Edad Moderna; son doctrinales del Estado y del gobierno; pero, lejos de fundamentar una ciencia política, niegan por la base incluso su legitimidad. Fieles a los principios culturales del orden cristiano, rechazan la idea de que la política pueda sustantivarse e independizarse como una esfera propia, regida por sus propias leyes, y se esfuerzan por reducirla al lugar subordinado que le corresponde dentro de la concepción católica del mundo” (Francisco Ayala)

Las Chinchillas
Aguafuerte, aguatinta bruñida y escoplo.
Edición 1799.
Goya, The Brooklin Museum.

Biblioteca Gonzalo de Berceo

A diferencia de las Lettres persannes de Montesquieu, las Cartas marruecas de Cadalso evitan, según hace constar el autor al principio de su obra, dos temas fundamentales que no pudieron abordarse crítica y públicamente en España desde el siglo XVI: religión y política.
La expresión “ambas Majestades’, pasó a significar en español «Dios y el Rey». A tal punto había llegado la identificación de lo político y lo religioso. Y aunque los poderes representativos de uno y otro orden no siempre anduvieron en completa armonía, no por eso dejaron de prestarse mutua ayuda. Los Índices inquisitoriales tachan y corrigen con tanto o más rigor que los errores teológicos todo cuanto podía redundar en menoscabo de la autoridad civil establecida. De ahí la frecuencia de obras jurídicas, políticas e históricas, que ocupan cada vez mayor espacio.
Por lo que se refiere a los tratadistas políticos, ya en los primeros Índices se incluye a los «clásicos» del siglo XVI: Maquiavelo, totalmente prohibido; de Hugo Gracio sólo se permiten, expurgadas, sus obras poéticas; Bodino, Justo Lipsio y Alberico Gentili padecen expurgación.
Entre los autores españoles hay que destacar en primer término al más personal e independiente de sus historiadores: el Padre Juan de Mariana. Varias de sus obras fueron expurgadas; dos prohibidas: De mutatione monetae y De regimine Societatis. En este segundo y breve escrito Mariana hace una crítica de la organización de la Compañía de Jesús, a la que pertenecía. El primero, no mucho más largo, fue traducido por él mismo al castellano con el título de Tratado y discurso sobre la moneda de vellón que al presente se labra en Castilla, y de algunos desórdenes y abusos.
Mariana sienta el principio de que el rey no puede establecer impuestos ni alterar la moneda sin la voluntad del pueblo, y lo ilustra con ejemplos sacados de la historia de CastiIla y de otros países. Ante los abusos cometidos en su tiempo por el gobierno, creyó cumplir con su conciencia volviendo, como él dice, por la verdad, aunque otros callaran por miedo o ambición. «Bien veo que algunos me tendrán por atrevido, otros por inconsiderado, pues no advierto el riesgo que corro, y pues me atrevo a poner la lengua, persona tan particular y retirada, en lo que por juicio de hombres tan sabios y experimentados ha pasado; excusarme ha empero el buen celo de este cargo, y que no diré cosa alguna por mi parecer particular, antes, pues todo el reino clama y gime debajo la carga, viejos y mozos, ricos y pobres, doctos e ignorantes, no es maravilla si entre tantos alguno se atreve a avisar por escrito lo que anda por las plazas, y de que están llenos los rincones, los corrillos y calles.» Estas palabras llegaron indudablemente a los consejeros del rey, pero no a los que se quejaban en el reino por plazas y rincones. Hasta 1854 no vieron la luz pública en España (1).
El breve tratado sobre la Compañía de Jesús figura en los Índices como no impreso (2). La condena inquisitorial alcanzaba igualmente a la obra manuscrita. Así, por ejemplo, el Libro Verde, «manuscrito anónimo que trata de las calidades y limpieza de las casas y linajes de Aragón y otras partes», obra compuesta en 1507 por un asesor de la Inquisición aragonesa y publicada por primera vez en 1885 (3). En cambio, otro famoso manuscrito, el Tizón de la Nobleza, atribuido al arzobispo de Burgos don Francisco de Mendoza y Bobadilla con motivo de la contradicción que halló un sobrino suyo para alcanzar un hábito, y escrito también con el propósito de mostrar que ni la alta nobleza podía alardear de limpieza de sangre, no figura en los Índices, seguramente por haberlo prohibido una pragmática de 1623. El Tizón, aunque conocido por muchos en su forma manuscrita, no fue impreso hasta el siglo XIX, cuando habiendo desaparecido la obsesión de la pureza de sangre ya no era más que una curiosidad histórica (4).
En 1651 Scarron pudo escribir en Francia un violento panfleto contra Mazarino, recogido después en sucesivas ediciones de sus obras. En España hasta un papel manuscrito en verso sobre el duque de Osuna en Nápoles, obra de circunstancias y al parecer burlesca, se prohíbe con todo rigor desde el Índice de 1640 hasta el último de 1790.
Las Relaciones, de Antonio Pérez, el secretario de Felipe II que pudo escapar a Francia después de procesado por el asesinato de Escobedo, fueron archiconocidas en el extranjero desde su publicación a fines del siglo XVI. Prohibidas a partir de entonces en todos los Índices, no se imprimieron en España hasta 1849 (5).

Felipe IV, exento

Leía Felipe IV la Historia de Italia, de Guicciardini, cuando alguien le advirtió que estaba prohibida por la Inquisición. El rey entonces se dirigió al inquisidor general Sotomayor para que le autorizara a leer obras prohibidas no religiosas (6). Obtuvo el permiso, pero ya se comprende que tal excepción no solía hacerse extensiva a los súbditos del monarca, fuera de los calificadores de la propia Inquisición. Los demás podían atreverse a leer libros prohibidos, como algunos se atrevieron en efecto, pero exponiéndose a los riesgos consiguientes, pues una de las peculiaridades de la Inquisición española consistió en que no sólo castigaba al autor, editor o vendedor de tales libros (como sucedía también en otras partes), sino al que los leía.
Hasta una historia local de Ravenna, de Tomás Pesaro, en versión castellana, quedó prohibida desde 1640. En el mismo Índice se expurgan varias obras latinas e italianas de Paulo Jovio, y asimismo la Britannia y los Annales rerum Anglicarum et Hibernicarum regnante Elizabetha, de William Camden, otro conocido historiador. Naturalmente, la prohibición o la expurgación suprimían en estos casos toda crítica de España en relación con países rivales o sometidos entonces a su dominación. Las consecuencias de esta sistemática eliminación fueron importantes, según vamos a ver a propósito de Bartolomé de las Casas.
Su Brevísima relación de la destrucción de las Indias (que los Índices se empeñan siempre en titular Hístoría e brevísima relación de la distribución de la India oriental, lo que no puede ser simplemente una errata) se publicó en Sevilla con otros tratados suyos en 1552. Además de tres latinas hubo traducciones de la obra a varias lenguas modernas, impresas con relativa frecuencia. Reediciones del texto español ha habido unas pocas en países extranjeros. En España, fuera de una reimpresión barcelonesa de 1646 -obsérvese la fecha y el lugar-, no volviió a publicarse hasta 1879 (7).
Ahora bien, en este caso no basta achacar solamente a los Índices el singular destino de la obra. Mientras hubo Inquisición es natural que no pudiera reimprimirse; pero a partir de 1820, que es cuando el Santo Oficio cesó de hecho en España, o desde 1835, fecha de la abolición definitiva, entró en juego otro factor adverso: no el patriotismo liberal representado por Quintana, biógrafo de las Casas, sino el nacionalismo español, que fue creciendo y exacerbándose a lo largo del siglo XIX, a medida que declinaba el poderío de la nación.
El espíritu crítico y de insatisfacción al que se deben sin duda alguna las transformaciones más efectivas del mundo moderno -y que tuvo en la España del siglo XVI representantes tan destacados y opuestos como Juan de Valdés y el Padre Mariana- difícilmente podía arraigar allí donde los más tenaces esfuerzos de la Inquisición se dirigieron precisamente a mantener en el orden político y religioso el más absoluto conformismo.
En las postrimerías del reinado de Luis XIV hubo en Francia escritores de tanto rango como Fénelon y Saint Simon que se atrevieron a juzgar la persona y la obra del rey Sol en términos muy desfavorables. En España no hay ejemplo de que una lamentable nulidad como Carlos II fuese objeto de censuras semejantes. La Inquisición no solamente las hubiera prohibido, sino que cuando se presentó la ocasión hizo más: salir en defensa de Luis XIV y de otros monarcas europeos, protestantes inclusive, prohibiendo cuantas obras atacaban su acción política. Había que mantener intangible el principio de autoridad, el de la Iglesia y el del Estado, en todo tiempo y lugar.

Mitología patriótica

La Inquisición, no permitiendo obras extranjeras ni nacionales desfavorables a España, acostumbró a los españoles a considerar la de su patria como una historia inmaculada, sin tacha, semejante a la mitología patriótica que suele enseñarse a los niños en las escuelas del mundo entero. No es sorprendente que la secular ausencia de crítica produjera en muchos una gran susceptibilidad frente a todo lo que pusiera en tela de juicio las realizaciones históricas de su país.
Es verdad que el pequeño libro de Las Casas condenaba con vehemencia obsesiva, más como pieza polémica que histórica, la obra entera o poco menos de la conquista y colonización de América por sus compatriotas, una de sus grandes hazañas en la historia; pero movido por principios cristianos de justicia, como «un alegato fiscal-según dice un historiador español recientemente desaparecido- para demostrar la necesidad de proscribir las guerras de conquista y su principal fruto, los repartimentos y encomiendas» (8}.
Para el nacionalismo español, en cambio, Las Casas se convirtió en el principal promotor de la llamada Leyenda negra, sin pensar que leyendas como esa las han creado siempre en torno a las grandes potencias los países que han tenido que luchar contra ellas o someterse a su dominación, y que, por otra parte, la obra de Las Casas no sirvió tan sólo para atizar odios políticos. También ha sido elogiada hasta nuestros días por plumas extranjeras como alto ejemplo, bien honroso para España, de fidelidad a principios religiosos y morales que el poder del Estado trataba entonces, como luego y en todas partes, de subyugar. «En regard de cette contenance -decía Julien Senda en La trahison dess clercs, refiriéndose a la actitud del clero alemán en la primera guerra mundial- j’évoquerai celle des théologiens espagnols du XVle siécle, les Barthélemy de Las Casas, les Vitoria, flétrissant avec I’ardeur qu’on sait les cruautés commises par leur compatriotes dans leur conquete des Indes» (9).
Aparte de la historia eclesiástica herética, que es la que ocupa mayor espacio, no faltan en los Índices prohibiciones de la ortodoxa. La Historia pontifical y católica, de Gonzalo de Illescas, prohibida al principio, pudo pasar luego expurgada. Permanentemente, en cambio, fueron suprimidas varias obras de carácter político-jurídico, como las Alegaciones sobre las competencias de jurisdicción entre los Tribunales Real y de la Inquisición de Mallorca, del doctor Joseph de Mur, de la que no veo mención en ninguna bibliografía, y la Apología de juribus principalibus defendendis et moderandis juste, de Juan de Roa Dávila.
Esta obra consta de siete breves tratados, varios de los cuales han sido reeditados recientemente, mas no el referente a los derechos del príncipe contra el poder eclesiástico, que fue la piedra de escándalo.
Según el moderno editor de uno de ellos (10), antes de imprimirse la obra el inquisidor fray Marcos de Salazar la había censurado favorablemente, por lo que el rey concedió su aprobación después de oído el Consejo de Castilla (que todo esto hacía falta para publicar en España). Pero la Santa Sede se indignó ante aquel libro «blasfemo y pestífero», tan opuesto por su regalismo a la jurisdicción eclesiástica, y por diligencia del nuncio todos los ejemplares de la obra que se encontraron fueron llevados a Roma y echados al fuego. En consecuencia, la misma Inquisición que había permitido imprimirla en 1591 prohibió la obra por edicto del 18 de febrero de 1592. (Figura por primera vez en el Índice de Sandoval y Rojas de 1612.)
Al año siguiente, Roa, preso en Madrid a disposición de la Nunciatura, fue procesado y condenado a perder su priorato y demás beneficios y a tres años de reclusión conventual. Pero el papa reclamó al reo y le trasladaron a Roma. Verdadero secuestro que dejó sorprendido al propio Felipe II, el cual comunicó en 1595 a su embajador en dicha ciudad que Roa estaba preso allí «sin saber por qué, si no es por el libro de las fuerzas (que hacen los jueces eclesiásticos) que escribió, se vio y se imprimió con mi licencia, habiéndolo visto y aprobado teólogos y juristas» (11 ). A Roa le pusieron en libertad, pero obligándole a quedarse en Roma, donde vivió hasta su muerte.
A juicio de Luciano Pereña la desaparición de la obra de Roa Dávila, de la que apenas quedan ejemplares, no ha dejado de contribuir a la discontinuidad de la filosofía política de los teólogos españoles del siglo XVI. «Covarrubias, Soto y Medina influyen de manera permanente, y sirven de puntos de partida, que Roa completa y avanza ideológicamente. Pudo constituir un eslabón definitivo en la génesis de la escuela española si el libro no hubiera desaparecido de la circulación y dejara de influir prácticamente en los maestros que siguieron» (12).

Vacío cultural

A la Inquisición, pues, hay que imputar una vez más la ruptura de una continuidad, bien que en este caso, excepcionalmente, el responsable no fuese el poder inquisitorial español, sino el de Roma. Pero hay que tener en cuenta otro aspecto. Ya hemos visto que el pensamiento político condenado por la Inquisición desde los primeros Índices, y ausentes por lo tanto en España, era el de Maquiavelo, Grocio, Bodino, es decir, el de los iniciadores del pensamiento moderno, y que el único que se mantuvo y desarrolló fue el de unos autores que no eran propiamente sino teólogos de formación medieval.
Bueno será recordar a este propósito lo dicho en nuestro tiempo por Francisco Ayala, profesor universitario de Derecho Político: ” La historia de la literatura política española se inicia en forma negativa, como reacción contra el maquiavelismo y los polítícos. Sus primeros tratados -primeros no sólo en el tiempo, sino también en calidad- están orientados polémicamente a combatir las tesis politicistas de la Edad Moderna; son doctrinales del Estado y del gobierno; pero, lejos de fundamentar una ciencia política, niegan por la base incluso su legitimidad. Fieles a los principios culturales del orden cristiano, rechazan la idea de que la política pueda sustantivarse e independizarse como una esfera propia, regida por sus propias leyes, y se esfuerzan por reducirla al lugar subordinado que le corresponde dentro de la concepción católica del mundo” (13).
Esa brillante escuela española constituye, por consiguiente, un anacronismo dentro del pensamiento europeo de su tiempo, y no deja de ser curioso que aún en nuestros días haya quien la presente con visos de modernidad, como si Maquiavelo, Bodino u Hobbes no hubieran existido nunca. Una muestra más de la larga resistencia -inquisitorial antes, luego tradicionalista- frente al proceso de secularización cultural del mundo moderno.
En vista de las numerosas y voluminosas obras que tuvieron a su cargo, y del minucioso trabajo de lupa que realizaron, no se puede menos de admirar la paciente labor de los calificadores inquisitoriales, aunque su trabajo no fuese siempre de primera mano ni estuviera exento de graves errores. La expurgación del Theatrum vitae humanae, de Teodoro Zwinger (Theodorus Zuingerus, Philosophus, Medicus et Historicus, Basiliensis, Lutheranus), que comprendía ocho grandes volúmenes en folio, ocupó al parecer al doctor Arce y a un hermano suyo, a quienes confió la tarea el tribunal de la Inquisición de Murcia en 1596, casi catorce años (14). Resultado: treinta y ocho páginas de expurgo en el Índice de Sandoval. Se comprende que para llevar a cabo tan vasta empresa la Inquisición necesitara, además de corresponsales extranjeros católicos, reclutar un verdadero ejército de teólogos procedentes de Salamanca, AIcalá y otras universidades.
Todos ellos pusieron sus cinco sentidos en el examen de los textos para eliminar partes enteras, capítulos, pasajes y hasta un simple vocablo improcedente. En la Summa, de Henricus Henríquez, por ejemplo, puede verse esta anotación en el Índice de 1640: «ubi de Enoch legitur translatus est virgus in paradysum, dele vocem Virgo”. Supresiones como éstas se encuentran igualmente en libros no religiosos.
Otras veces no se limitan a borrar uno o más vocablos, sino que los sustituyen. Pero lo más notable es que estas modificaciones no tienen únicamente carácter teológico; con ellas se trata de alterar los textos históricos para darles otro sentido. Entre las correcciones que se hicieron al libro de Jerónimo de Chaves, Chronographia o Repertorio de Tiempos, 1588, figura la siguiente:
« Trat. I, f. 74, n. 83, dice: los Emperadores habían de aprobar la elección del Romano Pontífice; diga: recibían y aplaudían la elección.» Así es como quería la Inquisición que se escribiera la historia.

NOTAS

(1) En el vol. 31 de la Biblioteca de Autores Españoles, 1854, editado por Francisco Pi y Margall. El pasaje reproducido está en la pág. 577. El texto latino había sido impreso, con otros escritos de Mariana, en Colonia, 1609.
(2) Se publicó en Burdeos en 1625, un año después del fallecimiento de Mariana.
(3) Por Rodrigo Amador de los Ríos. en la Revista de España.
(4) Ahora puede verse en Julio Caro Baroja, Los judios en la España moderna, III, págs. 287-299.
(5) Madrid, 1849, según Palau. La primera edición se reimprimió también en la Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, t. XII, aunque sin identificar al autor.
(6) Henry Charles Lea, A History of the Inquisition of Spain, New York, III, 1907, pág. 523.
(7) La incluyó Antonio María Fabié en el t. II de su Vida y escritos de don Fray Bartolomé de las Casas, Madrid, 1879, págs. 209-291.
(8) Manuel Giménez Fernández, «Bartolomé de las Casas en 1552», en la edición de los Tratados, Fondo de Cultura Económica, México-Buenos Aires, I, 1965, pág. XXIV.
(9) La biblioteca de la Universidad de Princenton organizó en 1975 una exposición de obras de Las Casas, presentándole como «el primer defensor de los derechos civiles en América»,
(10) De regnorum justicia, ed. crítica bilingüe de Luciano Pereña, Madrid, C.S.I.C., 1970.
(11) Ibíd., pág. XXIX.
(12) Ibíd., pág. XLVI.
(13) Los políticos, Buenos Aires, 1944, pág. IX (14) H. Ch. Lea, ob. cit., III, pág. 495.

Por Vicente Llorens
Universidad de Princeton (1978)

con o sin dioses:teo o ateo LOGOS Palabra verdadera sobre dios o no dios

La Idea de Dios se relaciona en todos los casos conocidos con el concepto de religión. A este hecho ha dedicado el filósofo español Gustavo Bueno parte de su vida, como profesor de Filosofía de la Religión en la Universidad de Oviedo (España). Sus tesis sobre el concepto de religión como religación entre el hombre y dioses analizado desde las coordenadas del sistema filosófico que se denomina Materialismo Filosófico. En este sentido es imprescindible la consulta de algunos de sus libros libros: El animal divino, Cuestiones cuodlibetales sobre dios y la religión y otros artículos sobre el tema publicados en la revista El Basilisco y en la revista El Catoblepas
El planteamiento que haremos ahora es el siguiente:
Si las religiones han ido surgiendo históricamente y se las observa como elementos con un fuerte componente social y político, es decir, como instituciones de Poder, en el presente, desde algunas partes del mundo , se puede observar el hecho de que no todos los ciudadanos , en especial de Europa, de Estados UNidos, China y la ex URSS o Cuba y Corea del Norte, se sostiene la tesis de que la idea de Dios es innecesaria para construir una sociedad política en la cual el orden social sea realmente un orden con una base social cuya moral se puede ejercitar sin necesidad de religiones, sea una u otra, monoteista o politeisa.
El agnosticismo es diferente del ateísmo, ya que implica una especie de desdén hacia el problema de si existe o no un o unos dioses, y de si el hombre está influido o no por esos supuestos dioses.
El ateísmo toma posiciones que no son sencillas, en cuanto implica una respuesta más o menos violenta , bajo diferentes formas, por parte de los grupos conformados por las distintas religiones a lo largo del mundo
La confrontación entre las Ciencias y las Religiones surge en especial a partir de la llamada Ilustración en Europa. Sin embargo, por intereses y presiones políticas,de gobernantes temerosos de la radicalización surgida de la Revolución Francesa. Es el caso de Kant, que tuvo que guardar silencio en cuestiones acerca del papel de la religión en asuntos de moral social. Es conocido el llamado tabú de Spinoza, cuyas tesis son evidentemente base de un ateísmo que se fundamenta en la Razón Geométrica, base de los avances de las Ciencias en contra de intereses de las religiones monoteístas, incluída por supuesto la judaica, lo cual le costó la expulsión de la comunidad hebrea de la Europa del siglo XVII al autor de la Etica demostrada según el orden geométrico.
En el siglo XIX , se abre una brecha importante y radical entre las creencias religiosas y las razones de la Ciencia positiva, la obra del inglés Charles Darwin es un paso más en el sentido de que se puede forjar una moral y un modelo de sociedad política que basa sus referencias no en un ser o seres trascendentes a los que el ser humano debe respeto y sumisión, por temores ancestrales aún no superados, sino en el estudio sistemático de los datos empíricos a través de un nuevo método que se retomaba ya en el Renacimiento de los modelos de razonar surgidos en la Grecia de Paltón y Aristóteles, pero mejorados con el auge de la matematización y nuevos descubrimietos en los ámbitos de la Astronomía, la Medicina, la Bilología, &
La Iglesia Católica será capaz aunque lentamente,de reconocer, bajo las tesis aportadas por el jesuita Theillard de Chardin, que Darwin está en lo cierto en cuanto a sus tesis sobre la evolución del hombre.
Serían sin embargo, Marx y Freud los que habrían de ser considerados como mucho más peligrosos para la religión católica, y distintos papas a lo largo de dos siglos habrán de luchar con todas las herramientas teológicas y humanas a su alcance contra estas nuevas herejías ajenas a la propia fe .
Veremos en los mapas a continuación un hecho muy curioso pero no por ello menos importante: se mencionan las religiones, pero rara vez se puede ver el número y regiones donde se compruebe la existencia de ateos, aunque sí en uno que otro mapa aparece la referencia a los agnósticos
En algunas presentaciones que hemos encontrado en internet, hay quienes dicen que se puede ser agnóstico pero que es imposible tener una moral o valores realmente serios para una convivencia social sin conflictos permanentes,es imposible, dicen , como Kant planteaba, que se puede tener una moral sin referencias a la trascendencia, a los dioses y los premios y castigos en un mundo extra terrenal.
Los avances de las ciencias en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial han dado lugar a algunas obras y propuestas que en el comienzo del siglo XXI parecen ser dejadas al olvido,a pesar de que son ejercitadas de alguna manera , por medio de las prácticas en laboratorios , universidades y hospitales del mundo y en especial en el llamado mundo occidental. El premio Nobel de Medicina,Jacques Monod, planteaba en su libro El azar y la necesidad, que era ya hora de que nos decidiéramos por uno de los dos caminos ante los que tenemos que elegir ( decía en 1968 ): el mundo de las Tinieblas( se refería a las creencias más o menos irracionales implícitas o explícitas en las distintas religiones) o el mundo de la Razón de las Ciencias , la bioquímica especialmente, que muestra que el único fin de los seres vivos es tratar de mantener el adecuado funcionamiento del ADN y ARN de sus componentes celulares en los diversos tipos de seres vivos.
Veamos, de cualquier modo, los diferentes tipos de referentes fenoménicos que nos podemos encontrar cuando se trata de estudiar las diversas maneras de expresar los contenidos materiales ( en el sentido del Materialismo Filosófico: M1-M2-M3 en relación con la Conciencia, política, religiosa,económica, &, sea desde una perspectiva idealista de la libertad , la conciencia , & O SEA DESDE UNA PERSPECTIVA MATERIALISTA DE DICHA CONCIENCIA E, &- ver Ensayos Materialistas, de Gustavo Bueno-) de las manifestaciones de la religiosidad en el presente y tratando de relacionar este presente con su génesis histórica.
Un asunto de gran interés lo encontramos en la cuestión – fundamental- de un enfrentamiento entre las tesis animistas y las materialistas sobre las religiones ( ver tesis de Gonzalo Puente-Ojea y las de Gustavo Bueno sobre la cuestión )
Me interesa un nuevo modelo de religión, conocido por su nombre en inglés, la Scientology, Cienciología, que se define como una religión pero que pretende compaginar sin ningún tipo de conflicto los avances de las Ciencias. Es al parecer una nueva religiónen auge en amplias regiones de los Estados Unidos y de Europa y hace proselitismo en forma de publicidad pagada en todos los sitios posibles de internet
SERIES DE PANORAMAS DE LAS RELIGIONES EN EL MUNDO A TRAVES DE MAPAS CON EL OBJETO DE HACER UN BALANCE CRITICO Y MATERIALISTA POSTERIOR
FUENTE http://theology101.org/world.htm 

Topics
Home
World Religions
Traditions
Mysteries
About
Map
Translate


African
Age of Reason
Alchemy
Americana
Ancient Near East
Asia
Atlantis
Australia
Basque
Baha’i
Bible
Book of Shadows
Buddhism
Celtic
Christianity
Classics
Confucianism
Egyptian
England
Esoteric/Occult
Evil
Fortean
Freemasonry
Grimoires
Hinduism
I Ching
Islam
Icelandic
Jainism
Judaism
Legends/Sagas
Miscellaneous
Mormonism
Native American
Neopaganism/Wicca
Nostradamus
Oahspe
Pacific
Paleolithic
Piri Re’is Map
Prophecy
Sacred Books of the East
Sacred Sexuality
Shamanism
Shinto
Sikhism
Sky Lore
Tantra
Taoism
Tarot
Thelema
Theosophy
Time
Tolkien
UFOs
Utopia
Women
Zoroastrianism

Site Map 

African Traditional
Alchemy
Ancient Near East
The Enuma Elish
Age of Reason
Charles Darwin
Thomas Paine
Atlantis
Atlantis, the Antediluvian World
Australian Aboriginal
Baha’i
Bible
King James Version
Vulgate (Latin)
Greek New Testatment
Deuterocanonical Apocrypha
Book of Shadows (Wicca)
Buddhism
The Dhammapada
Buddhism in Translations
Buddhist Mahâyâ Texts
Saddharma-pundarîka (The Lotus Sutra)
Book of Tea
Tibetan Buddhism Archives
Zen Buddhism Archives
Celtic
The Cattle-Raid of Cooley
Cuchulain of Muirthemne
The Fairy-Faith in Celtic Countries
Heroic Romances of Ireland
Christianity
King James Bible
Corpus Hermeticum
The Apocrypha
The Gospel of Thomas
Latin Mass
The Divine Comedy by Dante
Writings of Martin Luther
Foxe’s Book of Martyrs
Paradise Lost/Regained by Milton
Pilgrim’s Progress by Bunyon
Episcopal Book of Common Prayer
Catholic Catechism
Classical Paganism
The Illiad
Odyssey
Theogony
Sappho
Aeneid
Metamorphoses by Ovid
Ars Amores by Ovid
Bulfinch’s Mythology
Aesop’s Fables
Confucianism
Confucian Canon
Confucian Analects
Mencius
The Great Learning
The Doctrine Of The Mean
Five Classics
Book of Historical Records
Book of Odes
I Ching
Book of Rites vol I
Book of Rites vol II
Ancient Egyptian
Egyptian Book of the Dead
Esoteric & Occult
Alchemy
Atlantis
Chaos Magic
Enochian
Fortean
Necronomicon
Oahspe
Rosicrucian
Golden Dawn
SubGenius
Tarot
Thelema
Theosophy
Fortean
Book of the Damned
New Lands
Hinduism
Vedas
The Rig-Veda (English)
Rig-Veda (Sanskrit)
Sama-Veda
The Yajur Veda
Atharva-Veda
Upanishads
The Dharma Sutras
The Yoga Sutras of Patanjali
The Ramayana and Mahabharata
The Bhagavad-Gita
Sanskrit dictionary
I Ching
Islam
The Qur’an (English)
Qur’an (English/Arabic)
Sufism
The Masnavi of Rumi
The Gulistan Of Sa’di
The Teachings of Hafiz
The Rubayyat of Omar Khayyam
Jainism
Judaism
Tanach Hebrew Bible
Tanach English Translation
Talmud
Haggada
Kabbalah
Legends & Sagas
Beowulf
The 1001 Arabian Nights (Burton)
The 1001 Arabian Nights (Lang)
King Arthur
Le Morte d’Arthur by Malory
Celtic
Mabinogion
The Cattle-Raid of Cooley
Cuchulain of Muirthemne
The Fairy-Faith in Celtic Countries
Heroic Romances of Ireland
The Kalevala (English)
The Kalevala (Finnish)
The Song of Roland
The Nibelungenlied
Iceland/Eddas
The Poetic (Elder) Edda
The Prose (Younger) Edda
The Volsunga Saga
Burnt Njal
Shah Namah
Saxo Grammaticus
Heimskringla
Lay of the Cid
Mormonism
Book of Mormon
Articles of Faith
Pearl of Great Price
Doctrine and Covenants
Native American
Zuñi
Navaho
Hopi
Iroquois
Aztec
Cherokee
Walam Olum
Tales of the North American Indians
Necronomicon
Paleolithic
Nostradamus
Oahspe
Thelema
Pacific Traditional
Sacred Books of the East
Sacred Sexuality
Mahanirvana Tantra
Kama Sutra of Vatsayayana
The Ananga Ranga
The Perfumed Garden
The Priapeia
Ars Amores by Ovid
Sappho
Shamanism
Shinto
The Kojiki
The Nihongi
Sikhism
Shri Guru Granth Sahib
Sufism
The Masnavi of Rumi
The Gulistan Of Sa’di
The Teachings of Hafiz
The Rubayyat of Omar Khayyam
Tantra
Mahanirvana Tantra
Taoism
Tao-te Ching
Texts of Taoism, Vol 1. (Tao te Ching, Chuang Tzu part 1)
Texts of Taoism, Vol 2. (Chuang Tzu part 2)
Tarot
Theosophy
The Secret Doctrine
Wicca and Neo-Paganism
Internet Book of Shadows
Aradia, Gospel of the Witches
The Golden Bough by Frazer
Margaret Murray
The Witch Cult in Western Europe
Gardnerian Book of Shadows
The Key of Solomon
Mysteries of the Druids
The Malleus Maleficarum
Zoroastrianism

A CONTINUACION HAREMOS UNA SERIE DE COMENTARIOS SOBRE EL PAPEL QUE LAS RELIGIONES HAN IDO TENIENDO A LO LARGO DE LAS HISTORIAS RESPECTIVAS DE CULTURAS ,TANTO DESDE EL CRITERIO DE LOS CONCEPTOS DE CULTURA COMO DE LOS CRITERIOS EMIC Y ETIC, Y DE LA IMPLANTACION POLITICA DE LAS DIVERSAS RELIGIONES, ENCUADRANDO ESTOS ANALISIS EN LAS COORDENADAS DE LA IDEA DE ESPACIO ANTROPOLOGICO

virtud y vicio según Feijoo.Sugerencia: contrastar con Aristóteles

Hemos sugerido trabajar sobre algunos capítulos de la Etica Nocomaquea de Aristóteles relacionados con el tema de la virtud o las virtudes, intelectuales y morales. El asunto ahora bajo el análisis de Feijoo puede servirnos como contraste de tesis