CARLOS FAZIO. DESINFORMACION Y MENTIRA DEL PENTAGONO COMO ARMA MILITAR Y DE GUERRA

Guerra imperial y desinformación.
La mentira del Pentágono como arma de guerra.

AUTOR: Carlos Fazio

Desde hace 3,000 años, el arte de la desinformación ha sido un elemento clave en los conflictos bélicos. Los relatos acerca de guerras, desde las narraciones históricas de Herodoto[1] y los poemas épicos de Homero[2] han estado unidos al uso de la propaganda. No se trataba de escribir la historia objetiva sino de incitar o provocar emociones, positivas o negativas, para conformar la voluntad de la población, las más de las veces, tergiversando o manipulando los hechos a favor de la cultura dominante.

En la actualidad, para la mayoría de las personas, el término propaganda es una palabra sucia. Tiene un sentido de engaño, de falsedad y, en consecuencia, evoca emociones negativas. Aunque su significado moderno podría atribuirse a los franceses, la palabra propaganda, como tal, comenzó a ser usada en 1622, en la época del papa Gregorio XV, y remite al latín pontifical (propagare). La Congregación para la Propagación de la Fe (propaganda fide), fue utilizada por la Iglesia católica en los tiempos de la Contrarreforma y casi no rebasó los límites del vocabulario eclesiástico propio del Colegio de la Propaganda, hasta que a finales del siglo XVIII el ciudadano Roland y su Bureau de Propagande la introdujeron en el mundo secular y la lengua laica.[3]

Sin embargo, la propaganda desempeñó un papel clave desde que comenzaron las rivalidades políticas. Así, las Filípicas que dirigiera Demóstenes[4] contra Filipo de Macedonia[5] formaron parte de una verdadera campaña de propaganda, igual que las invectivas de Cicerón[6]contra Catilina.[7]En los años 300 antes de Cristo, Alejandro Magno, rey de Macedonia,[8] ya contaba con un “departamento de relaciones públicas” que utilizaba con fines propagandísticos. Nicolás Maquiavelo[9] dio al objetivo y las funciones de la propaganda política una interpretación particularmente afín a la teoría burguesa moderna, al plantear que sólo el Estado y el poder político constituyen un supremo valor independiente, mientras que el “súbdito” sigue siendo “objeto de manipulaciones”.

Alejadas de su primer sentido apostólico, las definiciones contemporáneas del vocablo señalan que “propaganda es una tentativa para ejercer influencia en la opinión y en la conducta de la sociedad, de manera que las personas adopten una opinión y una conducta determinadas”.[10] Según otra definición, “la propaganda es el lenguaje destinado a la masa. Emplea palabras u otros símbolos a los cuales sirven como vehículos la radio, la prensa y la cinematografía. La finalidad del propagandista es ejercer influencia en la actitud de las masas en puntos que están sometidos a la propaganda y que son objeto de opinión”.[11] Se trata, en definitiva, de modificar la conducta de las personas a través de la persuasión. Es decir, sin parecer forzarlas. Y uno de los principales medios para ejercer influencia en la gente y obtener ese fin, es la mentira. La mentira como arma.

Carlos Fazio

page1image3980706768
page1image3980706976
page1image3980707312
page1image3980707584
page1image3980707856
page1image3980708128
page1image3980708464
page1image3980708736
page1image3980709008
page1image3980709280
page1image3980709552

Hace 2,500 años, el general chino Sun Tzu, el primero de los estudiosos conocidos sobre el arte de la guerra, escribió que “el ataque no consiste (…) en el asalto a ciudades amuralladas o en disponer ordenadamente el avance de las tropas; debe incluir el arte de acometer contra el equilibrio mental del enemigo”. Según él, la excelencia máxima en la guerra, consiste en “quebrar la resistencia del enemigo sin luchar”.[12] Para ello, Sun Tzu se valió de los rumores falsos y la manipulación de la información, lo que combinaba con la corrupción de funcionarios para crear discordia interna entre sus adversarios. También utilizó “agentes condenados” sacrificables, a los que se alimentaba con información falsa, para, con posterioridad, ponerlos en peligro, de forma que de ser capturados por el enemigo, y bajo tortura, solo pudieran dar información engañosa.

A diferencia de Bismarck,[13] cuya máxima era que al enemigo se le disparaba con pólvora y plomo, no con la opinión pública, Napoleón Bonaparte,[14]quien conocía muy bien cuán importante era obtener el asentimiento de la población, fue un innovador en la esfera de la propaganda y el primero en utilizar a la prensa como instrumento de dirección militar y política, explotando factores ideológicos como el sentimiento nacional y el patriotismo sobre sus “ejércitos de ciudadanos”, cuyos soldados, a diferencia de los ejércitos profesionales o de reclutas, estaban dispuestos a morir por los ideales de la Revolución Francesa.

Desde el siglo pasado, el argumento de que informar sobre la conducción de una guerra podría ayudar al enemigo, se convirtió en la razón estándar para justificar la censura. En noviembre de 1940, Lord Halifax[15] informó que durante una sesión de gabinete, Winston Churchill[16] criticó con severidad a la British Broadcasting Corporation calificándola como “un enemigo al interior de la propia casa, que causa continuamente problemas, haciendo más daño que bien”. Durante la guerra entre Estados Unidos y Corea (1950-51), el jefe de prensa del general Douglas MacArthur, coronel Marion Echols, trataba a los periodistas como “enemigos naturales”. En Under fire: The Story of American War Correspondents, M. L. Stein, argumenta: “Es un axioma de guerra que algunos comandantes temen más a la prensa que al enemigo”. Se atribuye a George Washington[17] haber expresado que “el secreto es una especie de desinformación”. Michael Kunczik recuerda que desde el punto de vista militar, en tiempo de guerra, “relaciones públicas” −como eufemismo de propaganda− significa “mentir y engañar tanto como sea necesario”. Así, durante la guerra, la mentira se convierte en una “virtud patriótica”, y ya decía Ruyard Kipling[18] que “cuando llega la guerra, la primera en morir es la verdad”. Acuñada en los días de la primera gran conflagración, la de 1914-18, la famosa frase exhibe el uso de la mentira con fines de propaganda. Como arma de guerra.

Cuando empieza un conflicto, es habitual que ambas partes se escuden detrás de la “seguridad” y los “intereses” nacionales. Y que a través de los medios de difusión masiva, que actúan como mecanismos clave de la negación, las dos partes mientan, tergiversen los datos y calumnien al enemigo, queriendo hacer pasar por información objetiva lo que en realidad es propaganda interesada. Así, en el mundo de la “noticia”, las normas doble-estándares y las duplicidades se vuelven interminables. En el momento en que una noticia pasa a los medios adquiere, implícitamente, un carácter legal y sufre un proceso de oficialización. El espectador, el ciudadano común, muchas veces no puede distinguir esos dobles estándares, y a fuerza de

page2image3981194336
page2image3981194608
page2image3981194880
page2image3981195152
page2image3981195488
page2image3981195760
page2image3981196032

escuchar la “verdad oficial” la hace parte de su “opinión personal”, lo que a su vez confluye hacia una falsa opinión pública, manipulada de principio a fin. A eso, en el argot periodístico, se lo denomina como un proceso de intoxicación. La mejor manera para que la opinión pública no pese en la conducción de una guerra, es que no sepa exactamente lo que está pasando en ella.

Pero a veces sucede que hasta los propios periodistas caen en las redes de la propaganda o el doble pensar. Es decir, se creen su propio cuento. O lo justifican escudados en el “deber patriótico”, reproduciendo y/o reforzando el poder del Estado y su papel en la violencia nacional o internacional, al asumir −por sus intereses de clase o por conservar su estabilidad laboral− la ideología del patrioterismo reaccionario. Lo mismo hacen los propietarios de los medios de difusión masiva dominantes, para quienes la información no tiene un valor en sí misma y es, ante todo, una mercancía, sometida a las leyes del mercado −de la oferta y la demanda−, y no a los criterios éticos o cívicos.

En general, cuando estalla un conflicto, la prensa, medio de masas dominante, se inclina por silenciar las voces independientes, suprimir el debate crítico y aislar el disentimiento para reunir apoyo, orquestar y controlar las respuestas emocionales en masa, publicar todas las noticias “buenas” y suprimir las “malas”. Y, sobre todo, se inclinan por apoyar a sus soldados para ganar laguerra, glorificando algunos acondicionamientos y minimizando u ocultando otros. Todo ello, claro, en Occidente, bajo la etiqueta de la “prensa libre”. De allí que en tales ocasiones se requiera de una profunda reflexión, no en el sentido de encontrar respuestas sino de obtener lecciones prácticas, a fin de desintoxicarse; de aprender a decodificar la información y la desinformación e impermiabilizarse de la manipulación.

Los guardianes de la libertad y la ingeniería del consenso

Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en el territorio continental de Estados Unidos, marcaron un nuevo paradigma en la fórmula “guerra y mentira” de comienzos del siglo XXI. Lo más probable es que nunca se conozca la verdad sobre esos hechos. O como dijo Noam Chomsky, no la conoceremos a lo largo de los próximos cien años.[19] Aunque de algo sí se podía estar seguro desde un comienzo: la versión oficial del gobierno de Estados Unidos fue falsa o parcialmente falsa. Y otra cuestión más que fue quedando clara con el tiempo: lo que se montó a partir de los atentados fue una típica acción de terrorismo de Estado a escala global.

Cuatro días después de los hechos, desde la residencia campestre en Camp David, el presidente Bush anunció que Estados Unidos estaba “en guerra” y apuntó su dedo acusador contra el millonario saudita Osama Bin Laden, “protegido” de Afganistán, como “principal sospechoso” (intelectual) de los ataques.[20] Durante un mensaje por radio a la nación y en diálogo con periodistas, el jefe de la Casa Blanca pidió a los estadunidenses “paciencia y determinación” porque “el conflicto será largo”. Dijo Bush:

page3image3941292944
page3image3941302432

“Este será un conflicto distinto contra un enemigo distinto. Es un conflicto sin campo de batalla, donde el enemigo cree ser invisible. Pero se están equivocando. Serán descubiertos y descubrirán lo que otros en el pasado tuvieron que entender: los que le hicieron la guerra a Estados Unidos eligieron su propia destrucción (…) La victoria contra el terrorismo no será alcanzada en una sola batalla pero sí con una serie de acciones decididas contra las organizaciones terroristas (…) y contra quienes los esconden y ayudan (…) Estamos planificando un amplio e intenso esfuerzo para hacer seguro a nuestro país y para erradicar el espectro del terrorismo (…) No podrán esconderse de los EEUU, los vamos a encontrar, los vamos a atacar y los vamos a sacar de sus agujeros, estén donde estén”.[21]

Un día antes, el Congreso había aprobado una resolución bicameral que permitía a Bush “emplear toda la fuerza necesaria y apropiada” contra “naciones, organizaciones o personas” que “planearon, autorizaron, cometieron o ayudaron” a perpetrar el atentado contra el World Trade Center de Nueva York, cuyas víctimas fueron estimadas, entonces, en 5,124 muertos y desaparecidos.[22]De manera premonitoria, al abordar ambas noticias, el diario uruguayoLa República tituló su nota principal de portada: “EEUU resolvió secuestrar a todos los terroristas estén donde estén”.[23]

El 24 de septiembre, cuando la Casa Blanca planificaba una respuesta militar contra los presuntos responsables de los ataques, en el marco de la nueva “guerra contra el terrorismo” denominada Justicia Infinita,[24] un oficial del Ejército de Estados Unidos reveló al diario The Washington Post que en la “guerra informativa de gran intensidad” en curso, se iba a “mentir” a la prensa. Que se impondrían “nuevos y estrictos límites” a la información. Es decir, a la libre expresión.[25]

Al reproducir la noticia, los corresponsales de La Jornada, Jim Cason y David Brooks, consignaron que el gobierno de Estados Unidos había “censurado” transmisiones de la Voz de América (Voice of America, VOA), una agencia de noticias del Departamento de Estado, y prohibido una transmisión radial en la que se incluía una entrevista con el líder del gobierno talibán de Afganistán, el mullah Mohamed Omar.[26]También denunciaron una creciente campaña para “asegurar” la lealtad de los periodistas estadunidenses en la cruzada belicista del presidente Bush contra el régimen afgano.[27]

Como otras veces antes en la historia, bajo presión, la Casa Blanca inducía al “periodismo patriótico”. Pero ese clima de censura no se limitaba sólo a los reporteros y noticieros. El programa de conversaciones y humor político Politically Incorrect, conducido por el cómico Bill Maher, que se trasmitía cinco días a la semana en la cadena ABC, dejó de retransmitirse la última semana de septiembre en muchas estaciones de televisión, debido a comentarios que no fueron considerados oportunos.[28] “Hemos sido cobardes al lanzar proyectiles crucero desde distancias de dos mil millas, mientras que los terroristas tuvieron el valor de suicidarse por su causa. Quedarse en el avión mientras se le conduce para el choque contra un edificio, sea lo que sea, no es cobardía”, había dicho Maher.[29]

page4image4002220288
page4image4002220560
page4image4002220832
page4image4002221104
page4image4002221440
page4image4002221712
page4image4002221984
page4image4002222256
page4image4002222592

El celo patriótico llevó al despido de varios columnistas, entre ellos, Dan Guthrie, quien escribió en el diario Daily Courier, de Oregon, que el presidente Bush se había “escondido en un agujero en Nebraska” el día de los ataques terroristas, y Tom Gutting, cesado por el Texas City Sun tras haber manifestado que “Bush falla al dirigir a Estados Unidos”.[30] Ambos periódicos pidieron perdón a sus lectores, y según comentó entonces el crítico de medios Howard Kurtz, en el Washington Post, quedaba probado una vez más que “la libertad de prensa pertenece al dueño del medio”.[31]

Limitada la libertad de expresión, comenzaba a ser difícil ver la diferencia entre las posiciones del gobierno y la de los medios. Un día después, en un confuso desmentido, el propio secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, explicó que en el marco de la nueva estrategia militar de largo plazo −enmarcada en lo que la administración Bush definió como “homeland defense” (defensa de la patria), ante lo que señaló como “nuevas amenazas” o “amenazas asimétricas”−, sería necesario intensificar las operaciones de inteligencia y “podría haber circunstancias en las cuales sería necesario no ofrecer la verdad” a los medios. Apremiado sobre si en la “campaña de operaciones de información” −como parte de la guerra psicológica contra el enemigo−, el Pentágono podría divulgar información falsa, Rumsfeld respondió: “Supongo que uno nunca dice nunca”. Y recordó la frase de Churchill de que “en tiempos de guerra, la verdad es algo tan valioso que debe ser cuidada por un guardaespaldas de mentiras”.[32]

Las vagas respuestas de Rumsfeld en torno a la tentación patriótica, la autocensura y la mentira en tiempos de guerra no tardarían en encontrar eco positivo en los principales medios de Estados Unidos. Pero para ello, el jefe del Pentágono había necesitado de algunas mediaciones. Al respecto, cabe citar que el 14 de septiembre, tres días después de los atentados, el vocero de la Casa Blanca, Ari Fleischer, había advertido que “los estadunidenses necesitaban cuidar bien lo que dicen” (observación omitida en la transcripción oficial de su discurso).[33] Y casi un mes después, el mismo Fleischer comentó un pedido de la consejera para la Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, a los ejecutivos de los medios, para que usaran su “sentido común” al transmitirdeclaraciones de Bin Laden, ya que podrían contener órdenes o mensajes cifrados para “matar estadunidenses”. En buen romance, en una acción dirigida a minimizar la censura, la Casa Blanca pedía a las grandes cadenas de radio y televisión que fueran “juiciosas”.

El 10 de octubre de 2001, CNN, NBC, ABC, CBS y Fox aceptaron “revisar” los videos pregrabados del líder de Al Qaeda.[34]En rigor, había desaparecido la Primera Enmienda constitucional, que garantiza la libertad de expresión. En su lugar, comentó entonces Cynthia Cotts para el semanario The Village Voice, se había colocado “una propaganda nefanda, en la cual todosentimiento pacifista es oscuro y los comentaristas ultraderechistas denuncian a sus contrapartes de izquierda, como traidores”.[35] Según esa línea, el público tenía que escoger entre dejar a un lado el derecho a la libertad de expresión o vivir con el temor a los terroristas para la eternidad. Y dado que la sociedad parecía dispuesta a ceder en sus libertades civiles, la prensa debería hacer lo mismo. En tiempos de guerra, era la premisa, cualquiera que critica al gobierno es traidor a la patria, y cualquier periodista con acceso a la inteligencia militar es una amenaza al bienestar público.

page5image3982262000
page5image3982262272
page5image3982262544
page5image3982262816
page5image3982263152
page5image3982263424

A mediados de octubre de 2001, las cadenas de televisión habían adoptado un tono resueltamente patriótico y la información había empezado a perder terreno en beneficio de la propaganda de guerra de la Casa Blanca. Se cumplía la máxima del cientista francés Armand Mattelart, según la cual, “la comunicación, para lo que sirve en primer lugar, es para hacer la guerra”, al punto de llevar a análisis “su alistamiento al servicio de los ejércitos”.[36] Según ese patrón, la guerra contra Afganistán se presentó en los medios como una reedición de la miniserie de la Primera Guerra del Golfo Pérsico (1991), mediante el despliegue de una elaborada musicalización, diseño gráfico y títulos especiales durante los noticiarios, en los que destacó la manipulación de los símbolos nacionales estadunidenses. Una vez más, la aplanadora mediática actuó como un instrumento del gobierno de Estados Unidos. Como resultado, la fusión prensa- propaganda militar logró fijar en el inconsciente colectivo el concepto bellum justus(guerra justa).

Chomsky y los antecedentes de la propaganda moderna

Junto con la censura, la autocensura y el patriotismo en los medios, en tiempos de guerra cobran mayor auge la manipulación y el lavado de cerebro. Como ya observamos arriba, escudados en la “seguridad nacional”, durante los conflictos bélicos los gobiernos mienten, tergiversan los datos y calumnian al enemigo, queriendo hacer pasar por información objetiva lo que en realidad es propaganda y/o acciones de guerra política o sicológica. Acuñado por J. F. Fuller, el concepto guerra psicológica fue pensado como un enfrentamiento donde, en lugar de usar armas, se recurriría a “la corrupción de la razón y el oscurecimiento del intelecto humano”.[37]Así, mediante la influencia de la voluntad de otros, se llevaría a cabo la desintegración de la vida moral y espiritual de un país enemigo.

La propaganda moderna es una hábil combinación de información, verdades a media, juicios de valor y una variedad de exageraciones y distorsiones de la realidad, que busca influir en las masas. En general, la propaganda tiende a confirmar ideas populares y agudizar los prejuicios; trata de movilizar a la población a través de sus emociones, en particular el miedo y el odio. Según el “doctor” Goebbels, la propaganda era “el arte de escuchar el alma de la gente”, aunque se olvidó mencionar que él se reservaba el derecho de decidir el contenido de ese alma. Para Jacques Ellul, “la propaganda es una colección de métodos empleados por un grupo organizado que quiere provocar la participación activa o pasiva en sus acciones de una masa de individuos unidos a través de manipulaciones psicológicas e incorporados en una organización”.[38] La propaganda trata de convencer y modificar opiniones y juicios de la población como un todo, y no de los individuos en particular. A tales efectos, el propagandista se vale de todos los medios de difusión disponibles, sean oficiales o comerciales, y echa mano también de métodos inusuales, tales como el rumor y las teorías conspirativas, para lanzar una ofensiva multimediática, ya que cada una de esas vías tiene su propia capacidad y velocidad de penetración en el público.

Uno de los principales vehículos de la propaganda bélica son los medios de difusión masiva. Pero como dice Noam Chomsky, “los medios son el soporte de los intereses del poder”.[39] A menudo distorsionan los hechos y mienten para mantener esos intereses. Si los medios fueran

page6image4002601824
page6image4002602096
page6image4002602368
page6image4002602640

honestos −sostiene el profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts−, dirían: “Miren, éstos son los intereses que representamos y con esta perspectiva analizamos los hechos. Estas son nuestras creencias y nuestros compromisos”. Sin embargo, se escudan en el mito de la objetividad y la imparcialidad. Pero esa máscara de imparcialidad y objetividad forma parte de su función propagandística. O como lo plantea Giulietto Chiesa, el sistema de comunicación en su conjunto no funciona sobre la base de la verdad y de la información correcta, sino “con el objetivo de difundir noticias que proporcionan una cierta interpretación de la realidad o de disimular ciertas partes de la realidad en beneficio de otras que hacen mejor servicio a los mecanismos de dominación y que son más cómodas de contar”.[40]

El tema no es nuevo. El presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, creó en 1917 el Comité de Información Pública, también conocido como Comisión Creel,[41]que Chomsky describe como la primera agencia oficial de propaganda gubernamental.[42] El Comité, que se enmarcó en el concepto de la “ingeniería del consenso” y el control elitista de la sociedad −cuyos precursores fueron los intelectuales liberales Walter Lippmann,[43]Edward Bernays[44] y Harold Lasswell[45]−, fue diseñado para manufacturar una campaña de histeria entre la población, con la finalidad de arrastrar a la guerra a Estados Unidos, país que entonces era aislacionista. Ante la ausencia de la radio y la televisión, el Comité, que tuvo como “blanco” al auditorio estadunidense e internacional, recurrió a la prensa escrita y al cine.[46] Los directores de los principales medios fueron convocados y se les pidió su ayuda para desinformar y manipular a la opinión pública y contrarrestar la resistencia de la población al conflicto. Los objetivos planteados, fueron: 1) Movilizar la agresividad y el odio de la población y dirigirlo contra el enemigo para socavar y destruir su moral. 2) Dinamizar y preservar el espíritu de lucha del propio país. 3) Desarrollar y conservar la amistad de los países aliados. 4) Fomentar la amistad de los países neutrales y en lo posible obtener su apoyo y colaboración durante la guerra.[47]

La contribución de Lippmann, Bernays y Lasswell a la creación de la llamada “industria de relaciones públicas” −grandes empresas dedicadas a la propaganda política para la dominación y el control social masivo− ha sido estudiada ampliamente por Chomsky. Según consigna en su obra La propaganda y la opinión pública,[48] Lippmann y Bernays quedaron “muy impresionados” por el éxito conseguido “al convertir a una población pasiva en unos fanáticos antialemanes furibundos”. Hubo en Estados Unidos una verdadera histeria antigermana; la propaganda fue muy eficaz.

“La nueva idea −el nuevo ‘arte de la democracia’, según Lippmann−, es que existen diversos modos, como dijo Bernays, para dirigir ‘poco a poco a la opinión pública, al igual que un ejército dirige a sus soldados’. Y eso es lo que debemos hacer, porque somos los buenos y los inteligentes y ellos son estúpidos y necios y, en consecuencia, tenemos que controlarlos por su propio bien. Y podemos hacerlo porque disponemos de estas nuevas y maravillosas técnicas de propaganda. En aquellos días, se la llamó, honestamente, ‘propaganda’. El libro de Bernays se titula Propaganda”.[49]

La postura de Lippmann coincide con la del filósofo alemán Karl Jaspers, quien oponía la “aristocracia espiritual” a la “masa impersonal”. Y según Martin Heidegger, afiliado al partido nazi

page7image4003111856
page7image4003112128
page7image4003112400
page7image4003112672
page7image4003113008
page7image4003113280
page7image4003113552
page7image4003113824
page7image4003114160
page7image4003114432

y rector de la Universidad de Friburgo durante el régimen hitleriano, la muchedumbre es portadora de una “psicología irracional gregal”. La connotación negativa del término propaganda, utilizado como sinónimo de mentira, desinformación y manipulación dirigida a las masas ignorantes, crea la ilusión de que la elite, la población “educada” e “informada” es inmune a los mensajes propagandísticos. Pero nada más alejado de la realidad.

Otro de los grupos que quedó impresionado con las nuevas técnicas de propaganda fue el de los líderes empresariales. Sus dirigentes, dice Chomsky, fueron muy francos: “Tenemos que imponer a la gente una ‘filosofía de la futilidad’ y asegurarnos de que se interesen por ‘las cosas superficiales de la vida’, como por ejemplo, el consumo. Deben intentar perseguir lo que se conoce como ‘necesidades imaginarias’, necesidades inventadas. Nosotros crearemos sus necesidades y entonces centraremos su atención en ellas. Así no nos molestarán”.[50] En buen romance, la manufactura de la oferta y la demanda.

La esencia de la cuestión había sido expuesta por Bernays[51] en 1928, en su clásico manual de relaciones públicas, cuando expresó que “la manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática (…) Son las minorías inteligentes las que precisan recurrir continua y sistemáticamente al uso de la propaganda”.[52] A su vez, Lippmann describió una “revolución” en “la práctica de la democracia”, cuando “la fabricación del consenso” se ha convertido en “un arte altamente consciente y en un órgano regular del gobierno popular”.[53] Como no se puede confiar en la opinión pública, los intereses comunes deben ser manejados únicamente por una “clase especializada”, por “hombres responsables” o “expertos”, que tienen acceso a la información y a la comprensión.

Todo el sistema de ideas políticas del imperialismo tiende a argumentar su derecho a la dominación, a la intervención del Estado, que se supedita a los monopolios en todas las esferas de la vida, a la manipulación de las masas y la desinformación de la opinión pública. Según Lippmann, la labor del público es limitada. No corresponde al público “juzgar los méritos intrínsecos de una cuestión u ofrecer un análisis o soluciones”. El público “no razona, investiga, inventa, convence, negocia o establece”. Por el contrario, “el público actúa sólo poniéndose del lado de alguien que esté en situación de actuar de manera ejecutiva (…) Es precisamente por ese motivo que ‘hay que poner al público en su lugar’. La multitud aturdida, que da golpes con los pies y ruge, ‘tiene su función’: ser el espectador interesado de la acción”. No el participante. La participación es deber de los hombres responsables.[54]

Quince años después, Harold Lasswell señaló en su artículo “Propaganda”, escrito para la Enciclopedia de las ciencias sociales de Estados Unidos, que cuando las elites carecen del requisito de la fuerza para obligar a la obediencia, los administradores sociales deben recurrir “a una técnica totalmente nueva de control, en gran parte a través de la propaganda”.[55] Añadió, dice Chomsky, la justificación convencional: “Debemos reconocer la ‘ignorancia y estupidez (de)… las masas’ y no sucumbir a ‘dogmatismos democráticos acerca de que los hombres son los mejores jueces de sus propios intereses’. No lo son, y debemos controlarlos, por su propio bien”. Cabe

page8image3983320112
page8image3983320384
page8image3983320656
page8image3983320928
page8image3983321264
page8image3983321536

acotar que esta “ciencia” se volvió crucial, en la medida en que fue concedido de manera paulatina el sufragio en los diferentes países, además de que la propaganda política es una industria que genera ganancias millonarias.

Lasswell, quien definió la propaganda como el esfuerzo por “maximizar el poder doméstico al subordinar a grupos e individuos y al mismo tiempo reducir los costos materiales del poder”,[56] fue uno de los primeros científicos que trató de argumentar teóricamente esos problemas adaptándolos, además, a las relaciones internacionales. Llegó a declarar con toda franqueza, que “la propaganda constituye, junto con la diplomacia, las medidas económicas y las fuerzas armadas, un instrumento de la política total. La propaganda política es la utilización de las comunicaciones masivas en interés del poder… El objetivo consiste en ahorrar medios materiales, necesarios para la dominación mundial”.[57]

El mismo principio básico, añade Chomsky, guía a la comunidad empresarial. Cuando el Estado pierde la capacidad de controlar a la población por la fuerza, los sectores privilegiados deben hallar otros métodos para garantizar que “la plebe” sea eliminada de la escena pública. De allí que se pongan en práctica las técnicas de la fabricación del consentimiento y todo un sistema de adoctrinamiento. La función de orientar la obediencia y la formación de la gente sencilla −“la chusma”, ironiza Chomsky− corresponde a los medios de difusión y al sistema de educación pública.

Para Chomsky, la tarea de los medios privados, que responden a los intereses de sus propietarios, “consiste en crear un público pasivo y obediente que sea un mero espectador de la política, un mero consumidor, no un participante en la toma de decisiones”. Se trata, agrega, “de crear una comunidad atomizada y aislada, de forma que no pueda organizarse y ejercer su fuerza para convertirse en una fuerza poderosa e independiente que pueda hacer saltar por los aires todo el tinglado de la concentración del poder. Eso es exactamente lo que pretende la comunidad empresarial”.[58]

En Los guardianes de la libertad, Noam Chomsky y Edward S. Herman esbozan un “modelo de propaganda” que describe las fuerzas que hacen que los medios de difusión masiva, como sistema de transmisión de mensajes y símbolos para el ciudadano medio, desempeñen un papel propagandístico, así como los procesos mediante los que activan los sesgos y prejuicios, y la selección de noticias que se derivan de ellos.

“La mayoría de las elecciones sesgadas de los medios de comunicación surgen de la criba previa de gente que piensa lo que hay que pensar, de preconcepciones interiorizadas, y de la adaptación del personal a las limitaciones de la propiedad, la organización, el mercado y el poder político. La censura es en gran medida autocensura, por un lado de periodistas y comentaristas que se ajustan a la realidad de los requerimientos organizativos de las fuentes y de los medios de comunicación, y por otro de los responsables de alto nivel de dichos medios, que fueron elegidos para poner en práctica las constricciones −que en muchos casos han interiorizado− impuestas por los propietarios y por otros centros de poder, tanto del mercado como gubernamentales”.[59]

page9image3983968256
page9image3983968528
page9image3983968800
page9image3983969072

Los ingredientes esenciales de ese modelo propagandístico o conjunto de nuevos “filtros”, descritos por Chomsky y Herman, se engloban en los siguientes puntos: 1) La envergadura, la concentración de propiedad, la riqueza del propietario; 2) la publicidad como fuente principal de ingresos de dichos medios; 3) la dependencia de los medios de la información proporcionada por el gobierno, las empresas y los “expertos”,[60]información, por lo demás, financiada y aprobada por esos proveedores principales y por otros agentes de poder; 4) las “contramedidas” y correctivos diversos como método para disciplinar a los medios de difusión masiva, y 5) el “anticomunismo” (hoy diríamos el “antiterrorismo”) como religión nacional y mecanismo de control. Esos elementos interactúan y se refuerzas entre sí. La materia prima de las noticias debe pasar a través de sucesivos tamices, tras lo cual sólo queda el residuo “expurgado” y listo para publicar. Asimismo, esos elementos determinan las premisas del discurso y su interpretación, la definición de lo que es periodístico y digno de publicarse, y exponen las bases y el funcionamiento de todo cuanto concierne a una campaña propagandística.

El dominio y control de los medios de difusión de masas por parte de la elite, y la marginación de la disidencia y las voces críticas que se deriva de la actuación de los filtros mencionados, se realiza de una manera tan natural, que la gente que trabaja en dichos medios, y que con frecuencia actúa con absoluta integridad y buena voluntad, son capaces de autoconvencerse de que eligen e interpretan la noticia de una manera “objetiva”. Sin embargo, el modelo de propaganda descrito deja entrever que el “propósito social” de los medios, no es permitir que el público efectúe un control significativo del proceso político, proporcionándole la información necesaria para una inteligente asunción de sus responsabilidad, sino, por el contrario, se trata de mantener una población conformista, indiferente y atomizada, una sociedad de consumidores a quienes hay que inculcarles y llevarlos a defender el orden del día económico, social y político de los grupos privilegiados que dominan el Estado y el país.

Como puede apreciarse, en la sociedad de masas, las técnicas de propaganda se iban refinando hasta alcanzar el grado de arte, mucho más allá de todo lo que George Orwell podía soñar.

Hitler, las masas y la propaganda

La Alemania nazi se nutrió de las técnicas de propaganda de las doctrinas y prácticas empresariales de los pioneros angloestadunidenses. A través de un gran aparato de manipulación político-publicitaria, Adolfo Hitler, el Gran Simplificador,[61] decía exactamente lo que quería oír la “masa”, el “populacho”. El totalitarismo alemán fue posible gracias a una estrategia depropaganda-adoctrinamiento centrada en la adhesión a la voluntad del Führer. Y, también, a muchas dosis de mentiras. “La mentira repetida muchas veces se convierte en verdad”, afirmaba Joseph Goebbels, especialista en propaganda nazi durante el Tercer Reich. Goebbels reclutó a la mayoría de los publicistas comerciales más destacados de Alemania para su Ministerio dePropaganda, y se jactaba de que utilizaba “métodos publicitarios” estadunidenses para “vender

page10image4004596560
page10image4004596832

nacionalsocialismo” de un modo muy parecido a como la empresa intenta vender “chocolate, pasta de dientes o medicamentos”.[62]

A su vez, en Mein Kampf −considerada por algunos expertos como una buena introducción a la guerra psicológica, aunque ese término no se usara ahí−,[63]Hitler señala que “toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel intelectual a la capacidad receptiva de los menos inteligentes de los individuos a quienes se desee que vaya dirigida. De esa manera, es menester que la elevación mental sea tanto menor cuanto más grande la muchedumbre que debe conquistar”. Eso debía ser así, agregaba el Führer, porque “la capacidad receptiva de las masas es sumamente limitada y su campo de entendimiento muy reducido; en cambio, su capacidad de olvido es enorme”.[64]

De tal forma que, dirigida a una masa amorfa, no a las clases dirigentes, la propaganda o acción por la palabra y su primacía, según los jefes nazis, debía quedar reducida a un puñado de símbolos, consignas y elementos básicos desnudos −haciendo hincapié en la influencia emocional (los “atavismos” o “instintos viles” de las masas) y no en la racional−, que debían repetirse hasta la saciedad. Con otra premisa clave: en el interior de todas las personas, decía Hitler, se escondía un Schweinehund (bastardo) que debería ser el objetivo principal de la propaganda. En su época, y para dirigirse a los ‘bastardos’ blanco de su propaganda, Hitler fue uno de los primeros en valorar la importancia de la radio. Uno de sus lemas fue: “¡Todo ciudadano un radioyente!”. Y para que eso fuese realidad, ordenó la producción del Volksempfänger 301, un sencillo receptor que cada familia alemana podía comprar y que fue mejor conocido como “el hocico de Goebbels” (Goebbels Schnautze).[65]

La guerra psicológica

Después de la Segunda Guerra Mundial, la doctrina de la “guerra psicológica” del Pentágono abrevó en la experiencia nazi. Aunado al uso de las técnicas hitlerianas de propaganda, el ejército estadunidense realizó profundos estudios de las operaciones de contraterrorismo de la Alemania nazi en la Europa ocupada. Asimismo, gracias a los consejos de los oficiales de la Wehrmacht, los métodos del nazismo se convirtieron en los manuales de la contrainsurgencia y la guerra de baja intensidad (GBI). Según Chomsky, allí estaría el origen del terrorismo como arma de los fuertes, como instrumento al servicio de un sistema de poder en el mundo occidental, que él define como “terror benigno” o “terror al por mayor” (a diferencia del terror al por menor, protagonizado por individuos y grupos marginales, cuya violencia es menos extensa tanto en escala como en poder destructivo que la violencia oficial).[66]

En 1949, al comienzo de la guerra fría, D. Lerner, funcionario del departamento de propaganda de Estados Unidos, escribió: “Entre los principales cambios a que conduce la transición de la paz a la guerra, figuran: las sanciones se convierten en guerra económica, la diplomacia se convierte en guerra política, la propaganda se convierte en guerra psicológica”.[67]Un año después, el diccionario oficial de términos militares del Pentágono

page11image4005751536
page11image4005751808
page11image4005752080
page11image4005752352
page11image4005752688
page11image4005752960

incorporó la siguiente definición: “La guerra psicológica es el uso planificado de medidas propagandísticas por la nación en tiempo de guerra o en estado de emergencia declarado, medidas destinadas para influir en las opiniones, emociones, actitudes y conducta de los grupos extranjeros, enemigos, neutrales o amigos a fin de apoyar la realización de la política y objetivosnacionales”.[68]

Como señaló Georgi Arbatov, una de las particularidades de la guerra psicológica como tipo o doctrina de la propaganda, consiste en que no sólo se plantea el objetivo de cambiar opiniones o influir en la conciencia de los objetos de la propaganda, sino también el de “crear situaciones políticas y psicológicas llamadas a provocar las formas deseables de conducta de la población, sus grupos concretos y hasta la de los gobernantes de otro país”.[69] Así, los intentos de crear y utilizar un acontecimiento como “núcleo de la operación futura” conduce, de por sí, a que la propaganda se acerque no sólo a la política en conjunto, sino también, en particular, a actividades como el espionaje, el sabotaje y la labor de zapa.

En ese sentido, la realización de operaciones clandestinas por los organismos oficiales en el marco de la guerra psicológica, está vinculada siempre con el riesgo de que en caso de desenmascaramiento de las mismas se comprometa al gobierno. Por eso, durante la Segunda Guerra Mundial, y después en el marco de la confrontación ideológica Este-Oeste, Estados Unidos reforzó el papel de varias organizaciones de propaganda “privada”, entre ellas, el de las agencias informativas Associated Press (AP) y United Press Internacional (UPI), y creó otras como la estación Radio Europa Libre,[70]cuyas transmisiones propalaban rumores falsos o llamaban a actividades hostiles y al sabotaje en el campo enemigo (la Alemania nazi primero, la Unión Soviética y el bloque socialista después), brindando incluso “instrucciones técnicas” sobre “la estrategia de subversiones eficientes” y la “técnica de conspiraciones abiertas”, sirviendo muchas veces de enlace con los elementos oposicionistas y contrarrevolucionarios.[71]

A tales efectos, junto con los “trucos sucios” propios de las operaciones clandestinas de la propaganda de guerra necesarios para sembrar anarquía y confusión en el terreno adversario, se utilizaba el cliché como “estímulo” para provocar en el auditorio ciertas emociones e instintos (miedo, rechazo, abominación, etc.). Verbigracia, el “comunismo soviético” versus conceptos tales como “democracia”, “mundo libre” y otros símbolos “propios” del capitalismo, que eran manejados de tal forma que generaran reacciones favorables.

No obstante la importancia de los esfuerzos “privados” en la propaganda política de Estados Unidos, destinados a contribuir a la “liberación” de los países socialistas, en 1953 se creó la Agencia Informativa de Estados Unidos (USIA). Supeditada al Presidente de Estados Unidos a través del Consejo de Seguridad Nacional, la USIA se convirtió en el principal aparato oficial de propaganda política en el exterior, con 301 puestos informativos en 11l países. En el Hemisferio Occidental, aparte de distribuir boletines de prensa, folletos, revistas, libros, películas y programas de televisión, la USIA contó con otro importante medio de propaganda, La Voz de América (VOA), cuyas transmisiones se emitían en 38 lenguas a una audiencia estimada en 25 millones de personas.

page12image4006123328
page12image4006123600
page12image4006123872
page12image4006124144

A su vez, la Secretaría de Defensa y la CIA contaban con sus propios servicios de guerra psicológica y sus escuelas de preparación de cuadros propagandísticos. En plenaguerra fría, el Pentágono contaba con 250 estaciones de radio y 34 de televisión fuera de los límites de Estados Unidos, dedicadas principalmente a lapropaganda negra. Es decir, a actividades subversivas.[72] Uno de los transmisores clandestinos de la CIA, ubicado en las islas Swan, en el Caribe, se dedicaba a la propaganda contra Cuba. En 1961, Radio Swan (luego rebautizada Radio de las Américas) jugó un papel principal en la fracasada invasión mercenaria en Playa Girón (Bahía de Cohinos). En octubre de 1962, durante “la crisis de los misiles”, transmisores en Cayo Maratón y Sugar Loaf fueron alimentados con propaganda estadunidense y junto con emisoras comerciales del sur de la Florida retransmitieron programación diseñada para operar como factor desmovilizador del pueblo cubano.[73] En el marco de la escalada subversiva contra la isla, en los años 80 surgiría Radio y TV Martí, sufragadas por los sucesivos gobiernos de la Casa Blanca con el dinero de los contribuyentes estadunidenses.[74]

En los años ochenta, junto con las labores de inteligencia, la acción cívica y el control de poblaciones, la guerra psicológica formó parte de la guerra de baja intensidad, concebida por el Pentágono como una variable de la contrainsurgencia clásica. El conflicto de baja intensidad “es una lucha político-militar limitada para alcanzar objetivos políticos, sociales, económicos y psicológicos. Es con frecuencia prolongada y varía desde presiones diplomáticas, económicas y psicológicas hasta el terrorismo y la insurgencia”.[75]

En general, la GBI está confinada a un área geográfica y usualmente se caracteriza por restricciones en el armamento, tácticas y nivel de violencia. Esa doctrina cambia la naturaleza de la guerra, la hace irregular, la prolonga y la convierte en un embate político-ideológico. Se trata de un conflicto prolongado de desgaste, no convencional. El centro de gravedad ya no es el campo de batalla per se, sino la arena político-social. Por eso la batalla es, sobre todo, política y psicológica. La propia naturaleza del conflicto exige un tipo de inteligencia especial: importan las estimaciones acerca del medio ambiente global (condiciones económicas, políticas y sociológicas), por lo que las tareas de análisis pasan a ser cruciales.[76]

En la nomenclatura militar, el concepto operaciones psicológicas está relacionado, generalmente, con objetivos y herramientas que buscan influir en la conducta de la población civil, del enemigo y de la propia fuerza. En situaciones bélicas, la guerra psicológica trata de explotar las “vulnerabilidades” del enemigo y su base de apoyo: miedos, necesidades, frustraciones. Y esoincluye a mujeres y niños, porque en esa guerra no declarada no hay leyes que protejan a los no combatientes; el terror se utiliza como instrumento político de control de las mayorías, que busca generar dependencia, intimidación e incapacitar cualquier respuesta autónoma de la población organizada.

El manual de operaciones psicológica de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Nicaragua (Omang, 1985), define que la guerra psicológica es un tipo de operación militar que se ha delineado a partir de la Segunda Guerra Mundial en una modalidad escogida, de modo preferente, para controlar grandes masas y/o territorios, sin necesidad de recurrir a otras formas

page13image3984388224
page13image3984388496
page13image3984388768
page13image3984389040
page13image3984389376

de guerra convencional. El ser humano es considerado el fin prioritario en una guerra política. Concebido como un objetivo militar, el punto más crítico del ser humano es su mente. Cuando su mente es alcanzada, el “animal político” ha sido derrotado sin que necesariamente haya recibido un proyectil. El objetivo es la mente de la población civil, toda la población: “nuestras tropas, las tropas del enemigo y la población civil”.

La guerra psicológica comienza por definir su campo de influencia más inmediato, directo y habitual: la propaganda. Luego especifica su objetivo: el principal procedimiento consiste en el empleo deliberado, planeado y sistemático de temas, sobre todo a través de su sugestión compulsiva y las técnicas psicológicas afines, con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores y, en última instancia, a cambiar las actitudes según líneas predeterminadas.

Se trata de dominar la voluntad del otro, considerado enemigo. Para lograrlo se acude a medios habitualmente no calificados de guerreros. Entre ellos, la dominación del espíritu. Una de las características de la guerra psicológica es el ocultamiento sistemático de la realidad. Se busca imponer la verdad oficial, distorsionando o falseando datos, o bien inventando otros. Se recurre e insiste en temas deliberados, de manera principal a través de la sugestión apremiante, con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores y, en última instancia, cambiar las actitudes sociales según propósitos predeterminados. Esa historia oficial se impone a través de un despliegue propagandístico intenso y muy agresivo, al que se le respalda incluso poniendo en juego todo el peso de los más altos cargos oficiales.

Se busca, en definitiva, obtener un consentimiento activo de la población civil; plasmar un alineamiento y, si es factible, una organización activa y favorable de los habitantes. O, de otro modo, en el ámbito de la “paz política” imponer un universo cultural que organice la totalidad de la realidad en función de los objetivos militares. Ese universo se vale de los campos de la información (televisión, radio, prensa escrita, cine), de la política, de la economía y hasta de la religión, para construir la “verdad” e imponerla de manera represiva.

Propaganda blanca, gris o negra

Para construir la “verdad oficial” se utilizan genéricamente tres tipos de propaganda: blanca, gris o negra.[77] La propaganda blanca es aquella que se difunde y se reconoce por la fuente o sus representantes oficiales; es una actividad abierta, franca, en la que el emisor no oculta su identidad (habla en nombre de su gobierno y se centra en los aspectos favorables de su propio bando), y se disemina de manera amplia. Su debilidad intrínseca nace del hecho patente de ser propaganda enemiga. En el caso del gobierno estadunidense, un ejemplo sería la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA, por sus siglas en inglés). La propaganda gris es anónima. Es decir, no será identificada por su fuente (no lleva firma alguna) y queda librada a la imaginación del público. En ocasiones se la define como “propaganda negra mal disfrazada”. Lapropaganda negra −elaborada en base a “auténticas patrañas”, acompañadas de algunas verdades y verdades a medias−,[78] es aquella que aduce otra fuente y no la verdadera; esconde su origen detrás de nombres ficticios o bien material falso se atribuye a fuentes reales. Para encubrir su origen y sus intenciones se la rodea de ambigüedades, secretos y misterios. Su éxito depende del total

page14image4004850864
page14image4004851136

ocultamiento de su verdadero origen. Según los ex agentes de la CIA Víctor Marchetti y John D. Marks, en la práctica, es imposible distinguir la propaganda negra de la “intoxicación informativa”, ya que ambos procedimientos se basan en la difusión de información falsa con intención de influir sobre las opiniones y el comportamiento del público.[79]

La propaganda negra es la más utilizada en las operaciones clandestinas (o encubiertas) de los servicios de inteligencia y, por ello, es principalmente subversiva. Entre otros, ha recibido los nombres de “propaganda camuflada”, “clandestina” o “engañosa”, y su función principal es “desinformar” al enemigo.[80] Por lo general se la canaliza a los medios a través de “filtraciones”. Una fuente “oficial” declara en forma “anónima”, o el medio señala que no puede divulgar el origen de la información. Es decir, afirma algo que no es posible corroborar con certeza y de esa manera la “información” (propaganda) queda plantada como si fuera una “noticia”. La propaganda gris o negrapuede llevarse a cabo mediante libros, diarios, revistas, radio, televisión, pintadas, octavillas, sermones religiosos, calcomanías y discursos políticos.[81]

En la práctica, más allá de su color −blanco, gris o negra−, el 95 por ciento del contenido de la propaganda eficaz es verídico. El propagandista espera que el resto, ese 5 por ciento vital, oculto por una espesa capa de verdades evidentes, se lo “trague” el destinatario. La credibilidad es la condición inexcusable para que se acepte la propaganda. Algunas veces −y en determinadas coyunturas−, ese 5 por ciento de propaganda negra viene encubierta en libros por encargo, firmados por algún laureado autor. Un ejemplo clásico contemporáneo es La hora final de Castro, de Andrés Oppenheimer, periodista de The Miami Herald y Premio Pulitzer 1987 en Estados Unidos, quien de manera anticipatoria narró, en 1992 (¡!), “la historia secreta detrás de la inminente caída del comunismo en Cuba”.[82]

En el manual Psicología para las Fuerzas Armadas, el psicólogo estadunidense E. Boring aclara la esencia del problema con suma franqueza, al señalar que la propaganda gris, y en particular la negra, tienen “la ventaja de la irresponsabilidad, ya que permiten difundir escándalos y rumores sin desacreditar al gobierno”.[83]

El sentido de todo ese proceso tiene que ver con la elaboración de la “verdad” colectiva. Su intento es lograr que aparezca como verdadero lo falso, intercalándose en toda la trama social para producir un efecto que impida la lectura adecuada de los índices de la realidad en los habitantes y los grupos tomados como “blanco” de la propaganda. Para ello, los “hechos” que contienen los mensajes, dirigidos a provocar inseguridad y confusión, deben disfrazarse en la realidad y darle la apariencia de ser “espontáneos” y “naturales”, como si surgieran desde dentro del fenómeno social. Se trata de un intento calculado y artificial para desvirtuarlo en su modo de aparecer: permitir sugestiones de espontaneidad, naturalidad, veracidad, que logren un impacto psicológico. Y culmina en lapropaganda negra, la más siniestra, introduciendo un efecto disociador, destruyendo las redes de coherencia y haciéndoles emitir desde la misma fuente, como si fuesen propios, mensajes contradictorios que constituyen un vínculo doble y antagónico.

Como se señalaba más arriba, la guerra psicológica utiliza una caracterización simplista y maniquea (bueno/malo, negro/blanco) para describir al enemigo. El propagandista debe utilizar

page15image4005151312
page15image4005151584
page15image4005151856
page15image4005152128
page15image4005152464

las palabras clave capaces de estigmatizar al contrario y de activar reacciones populares. De lo que en realidad se trata, al utilizar el mito de la guerra, es de satanizar al adversario, arrancarle todo viso de humanidad y cosificarlo, de tal modo que eliminarlo no equivalga a cometer un asesinato. En ese sentido, uno de los objetivos de la propaganda de guerra es sustituir el razonamiento por las pasiones y convencer a la población de la necesidad de participar en una misión purificadora, reivindicadora o justiciera.

En su obra sobre técnicas de propaganda en la guerra, H. D. Lasswell cita el comentario de Rudyard Kipling: “Sea como fuere que el mundo pretenda dividirse, hoy hay solo dos divisiones: los seres humanos y los alemanes”. El bien y el mal tienden a personificarse y se encarnan en individuos concretos que son presentados como héroes o villanos. Asimismo, para destacar la bondad de la propia causa y la maldad del enemigo, se presentan los conflictos en términos escatológicos y se recurre a la narración de atrocidades reales o ficticias. Así, en cuanto a estereotipos, los japoneses eran “malísimos” e “impenetrables”, y los alemanes “fríos” y “despiadados”. A los comunistas rusos, que encarnaron “el imperio del mal”, finalmente Dios y el mercado los “castigaron”.

Después de la primera guerra del Golfo entre Estados Unidos e Irak (1991), The Guardian de Londres publicó un estudio comparativo de la terminología usada en la prensa de Occidente para referirse a los aliados y los iraquíes.[84] Los aliados tenían “ejército, marina y aviación”, Irak una “maquinaria de guerra”. Los aliados daban “directivas generales” a los periodistas, Irak “censura” y “propaganda”. Los aliados “eliminan”, Irak “asesina”. Los soldados aliados eran tratados como “los muchachos”, los iraquíes como “hordas”. Los primeros eran “profesionales”, “héroes” y “prudentes”, los segundos “resultado de un lavado de cerebro”, “carne de cañón”, “cobardes”, “bastardos” y “fanáticos”. Los misiles aliados causaron “daños colaterales”, los “viles” misiles iraquíes “víctimas civiles”. El presidente Bush (padre) era “resuelto”, “un seguro estadista”, Saddam Hussein, “el carnicero de Bagdad”, “un tirano diabólico”, “monstruo enloquecido”.

De Crimea a Panamá

La primera guerra que se fotografió fue la de Crimea en 1860. Pero las imágenes reprodujeron naturaleza muerta; cadáveres o estructuras de defensa. La Guerra de Secesión, en Estados Unidos (Norte contra Sur), fue la primera de la era industrial con participación de masas. Y también la primera guerra contemporánea de los medios de comunicación, prensa y fotografía, de masas. Como señala Ignacio Ramonet, la coincidencia de la guerra de masas y los medios de masas hizo que los estados mayores se tuvieran que plantear cómo intervenir para que la “opinión pública”−los ciudadanos que financiaban la guerra y ponían los soldados, sus hijos− no supieran exactamente lo que pasa en ella, para que no pesaran en su conducción.[85] Ese abismo entre lo que percibe la opinión pública y lo que viven los participantes, se acentuó durante la Primera Guerra Mundial. Allí se inventaron los llamados oficiales de comunicación, que suministraban “información” a los corresponsales de guerra que no tenían acceso al frente ni una percepción directa de lo que estaba ocurriendo. Así, la historia mediática de la guerra de 1914-18 estuvo basada en la manipulación y el lavado de cerebro.

page16image4006456736
page16image4006457008

El modelo se modificó en la Segunda Guerra Mundial. Simbólicamente, fue la guerra de la democracia contra el totalitarismo nazi. Por tanto, la guerra de “la transparencia y la verdad” contra “la propaganda” de Goebbels y el régimen hitleriano. El Pentágono permitió que los corresponsales acompañaran a sus tropas de avanzada; la idea fue que la sociedad tenía derecho a saber con exactitud lo que hacían sus soldados. Pero la lógica estadunidense de que la guerra debe ser tan transparente como la democracia, y de que los medios de masas deben ilustrarla y actuar como “espejo”, sin ningún tipo de filtro, produjo el llamado síndrome de Vietnam.[86] La del sudeste asiático fue la primera guerra filmada para la televisión, pero no en directo.[87] Sin embargo, el impacto de las imágenes en la opinión pública tuvo influencia en la derrota militar, simbolizada por la toma de Saigón en abril de 1975. La “operación espejo” de los medios generó un rechazo a la guerra −y a las “razones” que llevaron a hacerla− en la audiencia de Estados Unidos. Los ciudadanos descubrieron a un ejército cruel, injusto. Vieron a sus soldados realizar ejecuciones masivas de civiles, torturar prisioneros, bombardear aldeas y utilizar armas y defoliantes químicos como el napal,[88] contra la población vietnamita. En buena parte debido a la televisión, el país no estuvo ya detrás de sus soldados. La guerra se perdió militar y psicológicamente. La noción de la “transparencia” entró en crisis.[89]

La lección de Vietnam fue vivida como una verdadera catástrofe mediática por el Ejército de Estados Unidos. El Pentágono y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sacaron enseñanzas. Aunque los militares no culparon únicamente a los medios de la derrota en el sudeste asiático, quedaron convencidos de la necesidad de canalizar y controlar a la prensa y mantenerla apartada de las operaciones bélicas. Durante la guerra de las Malvinas, en 1982, se introdujeron modificaciones. Si bien el conflicto enfrentaba a una potencia nuclear, Gran Bretaña, con un país del Tercer Mundo, Argentina; a una democracia con una autocracia castrense, como dice Ramonet, la superioridad militar inglesa, reflejada según la doctrina del espejo, corría peligro de dar una impresión detestable.[90]Se podía ganar la batalla militar pero perder la batalla mediática. La prioridad de Londres fue controlar a los grandes medios de difusión. Para ello ideó la cobertura a través del pool, un pequeño grupo de periodistas acompañado y controlado por militares especializados. Una forma de “orientar” la información.[91] Las Malvinas fue la primera guerra sin imágenes desde la aparición de la fotografía. El exitoso esquema fue utilizado después por los franceses en Chad[92] y por el Pentágono en las invasiones a Granada[93] y Panamá.[94]

Del modelo 1989 al 11/S

Durante la primera guerra del Golfo, Estados Unidos introdujo cambios estructurales en la información de masas. Ignacio Ramonet le llama “el modelo 1989”, derivado de tres acontecimientos mediáticos ocurridos ese año: la revuelta de la plaza de Tiananmen, en Pekín; la caída del muro de Berlín, que separaba a las dos Alemanias, y los sucesos en Rumania.

Gracias a la autonomía de la televisión para ir a cualquier parte y transmitir en tiempo real, todo el mundo asistió en directo a la represión de estudiantes chinos por el gobierno de Den Xiao Ping. Durante la apertura del muro de Berlín, Dan Rather, de la CBS, repitió la frase “están ustedes viendo la historia en marcha”. Hasta entonces, como señala Ramonet, “la relación comunicacional

page17image4007832496
page17image4007832768
page17image4007833040
page17image4007833312
page17image4007833648
page17image4007833920
page17image4007834192
page17image4007834464
page17image4007834800

estaba constituida por un triángulo: el acontecimiento, el mediador o periodista y el ciudadano, espectador o lector”.[95] Pero cuando Rather dijo “están ustedes viendo la historia en marcha”, estaba proponiendo una modificación sustancial: que la relación fuera ahora directa entre el acontecimiento y el público; el ciudadano como “testigo” de lo que pasa. En la nueva fórmula “ver para saber”, el periodista (mediador) desaparece de la relación. Pasa a ser también “testigo” del hecho. Sólo se cree lo que se ve ya que la imagen es garantía de verdad. Surge así una nueva definición de la información. Sencillamente, informar es hacernos asistir al acontecimiento mediático como happening. No hay causas. No hay actores. No hay contexto. No hay memoria. No existe la historia. La realidad se ve ahora como un espectáculo. Las leyes del espectáculo mandan sobre las exigencias y el rigor de la información.

Así, el acontecimiento bélico se ve como un partido de fútbol “en directo”. Es el nuevo “paradigma CNN” que contiene todos los ingredientes de la racionalidad occidental: el dominio del tiempo y la dicotomía verdadero-falso, que se traduce en la oposición mostrado-oculto. Pero sucede que el deporte tiene reglas de juego. ¿Cuáles son las reglas de la historia? El periodista está dejando solo al espectador transformado en “testigo” del acontecimiento. “El sistema comunicacional le dice: yo no le informo a usted ni bien ni mal, usted se informa solo; si usted ha interpretado mal el acontecimiento, es su responsabilidad, yo se lo he mostrado, que es mi obligación”.[96] El directo es la forma superior de la “verdad” de la información. Pero se está pasando de una concepción responsable de la información hacia otra en la que el sistema simula que se lava las manos.

El caso Rumania −“la mayor mentira mediática en la historia comunicacional moderna” la llamó Ramonet−,[97] se nutrió de los otros dos sucesos. Asistimos a la guerra civil en directo, con base en otra tecnología: el montaje de la realidad y la mentira. No hubo ningún enfrentamiento entre la policía secreta rumana y los defensores de la democracia. Tampoco existieron tropas mercenarias sirias y palestinas que defendían al régimen rumano. Todo fue un montaje. Y se dio un “efecto biombo”: mientras el mundo estaba ocupado en Rumania, Estados Unidos invadía Panamá.

Dos años después, la primera guerra del Golfo se construyó con base en una serie increíble de manipulaciones y falsedades. “Es la suma de las Malvinas, más Pekín, más Berlín, más Rumania. Es el edificio de mentira más impresionante de los últimos tiempos”, dice Ramonet. A la censura clásica por amputación (por ejemplo, ocultar al público occidental que Arabia Saudita es un régimen autocrático), se le añadió la absurda tesis de que Irak tenía el “cuarto ejército” más grande del mundo. Había que movilizar a la opinión pública estadounidense a fin de obtener consenso para la intervención del Pentágono y dejar atrás al síndrome de Vietnam. Mike Digel, el mejor manipulador de masas de Estados Unidos −el hombre que inventó al mediocre actor Ronald Reagan como jefe de la Casa Blanca−, montó una serie de imágenes de alto impacto que reproducían el “salvajismo” iraquí. Pero fueron imágenes que jamás existieron en la realidad; se filmaron en Nuevo México. Fue un ejemplo de astucia.

page18image4008300912
page18image4008301184
page18image4008301456

La batalla mediática supone inteligencia para producir y utilizar imágenes, y esa doble inteligencia es indispensable para conducir conflictos y hacer que al ciudadano le sea cada vez más difícil establecer la frontera entre la verdad y la mentira. Entonces, los dioses de la imparcialidad (los locutores de televisión), actuaron como maestros de ceremonias de un tele-maratón del Pentágono. Se acogieron al “modelo deportivo”. El espectáculo. La emoción. El directo maximiza la emoción contra el razonamiento, y, como señala Dominique Wolton, “desaparece el trabajo que es la base del oficio del periodista: tomar distancia, escoger, verificar, confirmar, dudar, optar, interpretar y decidir”.[98]

La información nunca es la réplica de lo real, sino una interpretación, una elección. Sin embargo, en el nuevo paradigma de la información, la imagen, réplica de la realidad, es la mejor prueba posible de la veracidad de lo que se muestra. Y como dice Wolton, “ese doble triunfo de la imagen y del directo es lo que explica la trampa diabólica de la información audiovisual endirecto”. Dicho de otra manera, no hay relación directa entre realidad y verdad. Lo cual significa que la información es indisociable del contexto y que es el contexto el que la mayoría de las veces confiere valor a la información.

No obstante, el público no siempre logra darse cuenta de la manipulación de los medios. Fue lo que ocurrió en 2001 con la destrucción de las torres gemelas. Una vez más, aprovechando la tragedia, los expertos en propaganda y guerra psicológica de Washington lograron imponer su agenda a la audiencia; se impuso de nuevo la información-espectáculo, disfrazada de información neutra. Afloró el modelo CNN. Horas y días en los noticieros las imágenes de los aviones estrellándose una y otra vez contra el World Trade Center de Nueva York. “Usted ve la historia hacerse ante sus ojos”. De nuevo la autoabolición del periodista, la ideología del directo. Pero el Pentágono ya había comenzado a fabricar al nuevo Satán; el nuevo Hitler. Al bastardo de turno, Osama Bin Laden, una creación de Washington,[99] igual que Leónidas Trujillo en República Dominicana y Manuel Antonio Noriega en Panamá.

Durante días se intoxicó a la muchedumbre, espectadora silenciosa. Se la desinformó y manipuló. Se le mintió. En nombre de la siempre socorrida “seguridad nacional” de Estados Unidos, reaparecieron el fervor patriótico, la censura, los periodistas “insertados” o “encamados” en las tropas del ejército, la marina y la fuerza aérea (la pareja antinómica periodi sta- militar)[100]y los límites a la libertad de expresión en los grandes consorcios mediáticos estadunidenses, como la otra cara de la guerra iniciada el 11 de septiembre. Después vendría George W. Bush con su premisa del nuevo mito fundacional: “Con Estados Unidos o con el terrorismo”. Con el Dios de Bush o con Alá. Un nuevo Nintendo maniqueo con buenos y malos. Con el sheriff de Texas como una copia patológica de su adversario.[101]

El 10 de octubre de 2001, la cadena de televisión CNN difundió la “recomendación” del vocero de la Casa Blanca, Ari Fleischer, para abstenerse de difundir imágenes de Bin Laden, ya que los integrantes de Al Qaeda “podrían utilizar los consorcios mediáticos para enviar mensajes codificados”.[102] La preparación del consenso mediático a favor del ataque de Estados Unidos contra Afganistán se observó con precisión en las principales cadenas de televisión

page19image4004087920
page19image4004088192
page19image4004088464
page19image4004088736
page19image4004089072

estadunidenses: ABC, CBS, CNN, FOX y NBC. Sin embargo, el virtual “bombardeo” de la imagen de Bin Laden tomada de la televisora árabe Al Jazeera,[103] rompió con las reglas no escritas de la alta censura en los medios. Curiosamente, en la nueva competencia por el control informativo, CNN había ido perdiendo su hegemonía y el monopolio global por una razón fundamental: la oportunidad de sus imágenes, perfectamente adaptadas a la censura del Pentágono, ya no resolvían la necesidad de información.[104] En ese contexto, no dejó de ser paradójico que Bin Laden, el Satanás de turno, se convirtiera en un personaje con alto rating.

El Pentágono, Irak y la propaganda negra

La mentira del Pentágono como arma de guerra entraría de nuevo en acción en 2002-2003, durante los preparativos para la invasión a Irak. Con sus historias de terror para promover el miedo, el odio a “lo otro” y la violencia bélica, el presidente George W. Bush y sus aliados −el “perro de presa” Tony Blair (Chomsky dixit) y el jefe de gobierno español, José María Aznar−,apoyados por los grandes medios de difusión occidentales, que explotaron la crisis para incrementar susratings, obligaron a las naciones de “la vieja Europa” y a otras potencias miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a acatar una nueva agenda política, un “nuevo orden mundial” al margen del derecho internacional.

Finalmente, la invasión se consumó. Pero las razones de la guerra de agresión neocolonialista contra Irak no fueron las patrañas que esgrimieron cada día, durante meses, los expertos en propaganda bélica de Washington y Londres. El motivo de la agresión no fue el “maligno” Saddam Hussein y sus “armas de destrucción masiva” (ADM).[105] Tampoco el absurdo argumento sobre las “relaciones” del régimen iraquí con el grupo terrorista Al Qaeda. Menos la ausencia de “democracia” en Irak. Todo eso fue desinformación maniquea. Distorsión de la realidad. Manipulación mediática. Diversionismo ideológico. Intoxicación propagandística en tiempos de guerra. Basura para mantener engañada −infundiendole miedo− a la muchedumbre, espectadora silenciosa. Una vez más, el conflicto fue manufacturado para controlar las emociones de las masas y llevar a cabo la “ingeniería del consenso en la democracia”.

Los motivos para la devastación de Irak fueron otros: Estados Unidos, la superpotencia imperial, vio amenazada su hegemonía. Según reveló un informe de la llamada comunidad de inteligencia de Estados Unidos, denominado Tendencias globales al 2015: diálogo con expertos no gubernamentales acerca del futuro, [106] entre los escenarios posibles, el imperio temía que surgiera una alianza entre Alemania, Francia y Rusia que lo desplazara del liderazgo mundial. Además, veía muy peligrosa la irrupción de China en el escenario mundial; un eventual resurgimiento de Japón y, potencialmente, el papel que pudiera jugar India. Por eso, obsesionados con sus fantasías de poder mundial, Bush y los fundamentalistas genocidas de su entorno (Cheney, Rumsfeld, Rice, Ashcroft, Ridge, Powell y los cabilderos sionistas Wolfowitz, Perle, Feith, Bolton), junto con sus hombrecitos de paja en la “vieja Europa” (Blair, Straw y el neofranquista Aznar), querían reconfigurar el mapa geopolítico del Golfo Pérsico y todo Medio Oriente.

Fue en ese escenario que Irak y su petróleo importaban. Pero era solamente una pieza. Como antes Afganistán o la ex Yugoslavia. Como señaló el experto Michael T. Klare −quien de

page20image4008742016
page20image4008742288
page20image4008742560
page20image4008742832

manera temprana acuñó una expresión ad hoc para la incursión estadunidense en esa región: “imperialismo energético”−,[107]controlando la zona con protectorados y redes de bases militares, igual que en el siglo XIX en pleno auge de expansión imperialista, Washington podría estrangular la economía de los rivales potenciales (Europa, China, India), tan dependientes de hidrocarburos como Estados Unidos. Sólo así, creían los halcones, podrían conservar su dominio; su poder sin límites.

Los verdaderos enemigos no eran Osama Bin Laden y Hussein. Tampoco el Islam. Desde el 11 de septiembre de 2001 Estados Unidos había estado mintiendo todo el tiempo. La operación de tierra arrasada en Afganistán fue un gran montaje preparado por el Pentágono. Entonces, como ya señalamos, el gran “Satán” era el viejo socio de la CIA, Bin Laden. El bastardo de turno; como antes el general Manuel Antonio Noriega, la excusa para probar una nueva generación de armas en Panamá. Consumada la agresión contra Afganistán, en febrero de 2002 se supo que el Departamento de Defensa había montado una oficina encargada de difundir “noticias falsas” en el exterior, de manera deliberada y utilizando canales para ocultar su origen o su carácter oficial, como parte de un nuevo frente de lucha: el de la información.[108] Según señalaron entonces The New York Times y La Jornada, como parte de la guerra psicológica y las operaciones encubiertas diseñadas por expertos en inteligencia militar en el marco de la guerra al terrorismo, la nueva Oficina de Influencia Estratégica (SIO), creada por el Pentágono después del 11 de septiembre,“plantaría” propaganda negra (mentiras deliberadas), desinformación ypropaganda blanca (información verídica y creíble favorable a Estados Unidos y sus objetivos), en periodistas y medios extranjeros, para influir en la opinión pública internacional y en la de gobiernos tanto amigos como enemigos.[109]

Dirigida por el brigadier general de la Fuerza Aérea, Simon Worden, la SIO estaba adscrita a la Secretaría de la Defensa para Operaciones Especiales y Conflictos de Baja Intensidad, y entre sus funciones figuraban, además, elaborar técnicas de engaño (decepción), actividades psicológicas, emisiones radiofónicas, propaganda por Internet[110]y ataques cibernéticos a redes de computación, con el objetivo de engañar al enemigo e influir en la opinión pública nacional e internacional, incluidos gobiernos aliados de la coalición contra Hussein.[111] Un funcionario del Pentágono declaró a The New York Times que esas actividades encubiertas irían desde “lo más negro de lo negro hasta lo más blanco de lo blanco”.[112]

En un intento por calmar el escándalo provocado por las versiones según las cuales Washington planeaba una estrategia de desinformación deliberada, el secretario de Defensa, Rumsfeld, aclaró que el Pentágono decía “la verdad”. Pero no descartó la posibilidad de que, para engañar al enemigo, Estados Unidos apelara a “tácticas de manipulación”.[113] Sin embargo, ante la reacción que generó al interior de Estados Unidos el establecimiento de esa oficina de corte orwelliano-totalitario, Rumsfeld tuvo que cerrarla. Pero Washington persistiría en lo mismo por otras vías. Una de ellas, la Unidad de Guerra Psicológica Mundial del Ejército, en particular el ala de operaciones especiales 193, con vasta experiencia en operaciones secretas en Vietnam, Corea del Sur, Puerto Rico, Arabia Saudita, Egipto, Kuwait, Panamá y Afganistán.[114]

page21image4004414128
page21image4004414400
page21image4004414672
page21image4004414944
page21image4004415280
page21image4004415552
page21image4004415824
page21image4004416112

Cabe consignar que las campañas de propaganda negra no eran una novedad para el Ejército y la comunidad de inteligencia estadunidenses. Una profusa literatura da cuenta de ello. Por ejemplo, la documentada obra de Philip Agee, La ‘Compañìa’ por dentro: Diario de la CIA,[115] un informe minucioso de las operaciones clandestinas y los sistemas de corrupción y soborno de la Agencia Central de Inteligencia y el libro de Víctor Marchetti y John Marks, La CIA y el culto del espionaje,[116] que apareció en las librerías con páginas censuradas a partir de una orden oficial de un tribunal estadunidense. En esas y otras obras aparecen datos que permiten conocer cómo, en los años 50 y 60, la Agencia Central de Inteligencia plantó noticias falsas en diarios y publicaciones del extranjero, que fueron citadas o republicadas por medios estadunidenses como noticias legítimas. El resultado fue que el gobierno estadunidense terminó mintiendo a su propio pueblo. Asimismo, en los años ochenta y noventa, equipos de operaciones psicológicas del Pentágono y la CIA participaron en la transmisión de programas de radio con mensajes contra el gobierno sandinista de Nicaragua; montaron Radio y Televisión Martí para agredir a Cuba desde el éter; brindaron capacitación en “relaciones públicas” al Ejército mexicano poco después del estallido de la guerrilla zapatista en Chiapas.

Como táctica de inteligencia, la distorsión de la información y las operaciones clandestinas de propaganda negra son herramientas militares clásicas. Igual que el uso de agentes provocadores y los auto-atentados. Cabe recordar que la intervención de Estados Unidos en la guerra hispano-cubana empezó en febrero de 1898 con la mentira deliberada acerca del hundimiento del acorazado Maine, anclado en el puerto de La Habana, seguida de una campaña de histeria belicista, difamatoria y sensacionalista orquestada por el magnate William Randolph Hearst −el “ciudadano Kane”, inmortalizado en la versión cinematográfica de Orson Welles−, fundador del “periodismo amarillo” a través de su diario, el New York Journal,[117] con el objetivo de convencer a la opinión pública estadunidense que los españoles habían saboteado la embarcación y ello le daba motivo a la Casa Blanca para declararle la guerra a España e involucrarse en el conflicto.[118] La tragedia del Maine, en la que murieron 266 infantes de marina, derivó luego en la Enmienda Platt y en la creación de la centenaria base naval de Guantánamo, controlada por Estados Unidos en territorio cubano, que devino después de la invasión a Afganistán (2002) en un “gulag americano” (Al Gore dixit) para esconder los secretos sucios de la guerra al terrorismo de Bush y experimentar una nueva generación de torturas sobre prisioneros de guerra sometidos a un limbo jurídico.

Asimismo, en agosto de 1964, el presidente Lyndon Johnson anunció que barcos norvietnamitas habían lanzado dos ataques seguidos contra naves estadounidenses en el Golfo de Tonkín. Se trató de otra mentira flagrante, pero eso no evitó que Johnson obtuviera la autorización del Congreso para intervenir y bombardear Vietnam del Norte.[119]

Hussein y las ADM: ¿Montaje o realidad?

Desde septiembre de 2002, cuando arreciaron las presiones político-diplomáticas de Estados Unidos sobre los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU con la finalidad de obtener una resolución que autorizara una acción armada en Irak, Bush y sus expertos entrucos

page22image4009252160
page22image4009252432
page22image4009252704
page22image4009252976
page22image4009253312

sucios −con la complicidad del británico Tony Blair− comenzaron a instrumentar la nueva ofensiva propagandística hollywoodense, con Saddam Hussein en el papel de villano mediático en sustitución del siempre oportuno Bin Laden, y con el pretexto de las armas de destrucción masiva −municiones químicas,[120]bacteriológicas[121] y nucleares con las que supuestamente contaba el gobierno iraquí−, como justificación principal. Otro de los “argumentos” de fondo de la campaña de histeria mediática estadunidense fueron los presuntos vínculos de Hussein con el grupo islamista Al Qaeda, el propio Bin Laden y otras organizaciones terroristas, a las cuales podría proveer “armas prohibidas”.[122]

Washington y Londres nunca presentaron pruebas de que Irak poseía ADM; tampoco documentaron los presuntos nexos de Hussein con el “terrorismo internacional”. Durante más de diez años, un equipo de inspectores de la Unscom −la Comisión Especial de las Naciones Unidas creada el 3 de abril de 1991 a partir de la resolución 687 del Consejo de Seguridad−, habían estado verificando en territorio iraquí la eliminación de sus armas de destrucción masiva, así como las plantas de producción, laboratorios y programas relacionados con las ADM. Según Scott Ritter, un ex infante de la Marina de Guerra estadunidense, republicano y bushista, quien durante siete años se desempeñó como jefe de inspectores de la Unscom, “Irak había quedado desarmada por completo en 1998”, año en el que él renunció a la comisión debido en parte a que su director, el australiano Richard Butler, “permitió que fuera utilizada por la CIA y otras agencias de inteligencia para espiar a Irak”, al margen del mandato de la ONU.[123]

Ritter, quien fue uno de los primeros en denunciar la “retórica del miedo” de la administración Bush, fue calificado de “traidor” e investigado por el FBI y la CIA. Sin embargo, el 7 de enero de 1999 The New York Times reportó en primera plana que “jerarcas de EU dicen que los espías estadunidenses trabajaron encubiertos en equipos de inspectores de armas de la Organización de las Naciones Unidas”. A su vez, The Washington Post publicó el 2 de marzo siguiente que “Estados Unidos infiltró agentes y equipos de espionaje durante tres años a través de los inspectores de control de armas para espiar a las fuerzas armadas iraquíes, sinconocimiento de la ONU”.[124]

No obstante esos antecedentes, The New York Times y The Washington Postjugaron un papel clave en la fabricación de la “noticia” sobre el falso arsenal nuclear iraquí. De hecho, el bombardeo propagandístico de Estados Unidos sobre las “armas de Saddam” comenzó con un artículo firmado por la reportera Judith Miller y su colega Michael Gordon en el Times, el 8 de septiembre de 2002, donde ya se manejaba la fantasía sobre los intentos de Irak por obtener tubos de aluminio que iban a ser usados para construir centrífugas de enriquecimiento de uranio con fines militares.

El diabólico Hussein −fue uno de los ejes de la guerra psicológica a través de los medios−, estaba “a punto” de fabricar armas atómicas. La ‘información’ fue “confirmada” el 24 de septiembre de 2002 por el director de la CIA, George Tenet, durante una sesión secreta del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos. El jefe de la Agencia dijo entonces que “se había interceptado un cargamento de tubos de aluminio de alta resistencia”. También reveló que

page23image4007109120
page23image4007109392
page23image4007109664
page23image4007109936
page23image4007110272

Irak había tratado de comprarle a Níger 500 toneladas de óxido de uranio (yellow cake), una sustancia que puede procesarse para fabricar uranio para armas nucleares. Sin embargo, el 7 de marzo de 2003, el director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohammed el Baradei, declaró ante el Consejo de Seguridad de la ONU que los documentos sobre la transacción de uranio entre Níger e Irak eran falsos. A pesar de ello, el secretario de Estado, Colin Powell protagonizaría después, en Naciones Unidas, un ridículo show multimedia donde trató de convencer al mundo, con borrosas fotos de satélite, sobre la existencia de las supuestas fábricas de armas químicas y nucleares iraquíes.

Durante todo el periodo que concluyó con la invasión a Irak, y aún después, la reportera del New York Times, Judith Miller, fue fundamental en la orquestación de la campaña de desinformación masiva, monitoreada directamente por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, uno de cuyos objetivos era explotar el temor del público estadunidense para obtener un consenso favorable a la guerra de agresión a Irak. El propio subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, confesaría después, sin rubor, que el argumento de eliminar las ADM en Irak había sido un pretexto y no un fin. “La verdad es que por razones que tienen mucho que ver con la burocracia gubernamental de Estados Unidos, elegimos una razón central (para la guerra), con la que todos estábamos de acuerdo, que eran las armas de destrucción masiva”.[125]

Otro punto sobre el que no había acuerdo entre la burocracia, admitido por Wolfowitz, era el de los nexos de Hussein con Al Qaeda y otros “grupos terroristas islámicos”. Un argumento absurdo si se toma en cuenta, entre otras cosas, que Hussein atacó Irán en 1980 por ser una teocracia, y se volvió un apóstata para los grupos fundamentalistas, entre ellos la corriente wahabista adoptada por Bin Laden.

Al mismo tiempo, y tras dejar amarrada una red de complicidad descarada con las grandes cadenas periodísticas de Estados Unidos, en particular las televisoras ABC, CBS, NBC, CNN y Fox News y periódicos como The New York Times y The Washington Post, altos funcionarios de la administración Bush llevaron a cabo sesiones de “concientización” con corresponsales de prensa extranjeros, de países cuyos gobiernos eran aliados de Washington −como Turquía, Japón, Canadá y México−, pero en los cuales, los medios y la gente en la calles mantenían una posición adversa a la guerra.[126] Una de las “noticias” plantadas, a reproducir urbi et orbi, era que Bush “no tenía las manos atadas” por la resolución de la ONU; que no requería una autorización explícita para hacer uso de la fuerza y se reservaba el derecho de actuar al margen de las normas internacionales. Poco antes Bush había lanzado su nueva estrategia de seguridad nacional: la doctrina de guerra ilimitada, unilateral y ofensiva. Una nueva doctrina imperial “preventiva” (léase ofensiva) e irrestricta que enterraba al derecho internacional y los postulados de la ONU.

La inducción de una guerra de rapiña “legitimada” por el mesianismo deldestino manifiesto −“santurronería religiosa” llamó John Le Carré a la “guerra sagrada” de Bush contra Irak−, con el fin de agitar las fibras patrioteras y paranoicas del “rebaño” imperial −viejo recurso para la “construcción del consenso”−, se combinaba ahora, como en la época del macartismo,[127]con la psicosis y el terror interno ante el ataque “inevitable” y siempre

page24image4007609552
page24image4007609824
page24image4007610096

“inminente” de los “terroristas” de afuera (Al Qaeda), provistos −afirmaba la propaganda de guerra de Washington− de armas biológicas, químicas, nucleares y radiológicas. Una forma totalitaria de mantener a raya a la “chusma”,[128] mediante una “guerra de nervios” (USA Today) administrada por el Gran Hermano (el procurador general de Estados Unidos, John Ashcroft) a través de códigos naranja, amarillo y rojo en las pantallas de los televisores.[129]

A la “alerta antiterrorista” se sumaron la promoción de “estuches de sobrevivencia urbana” ante la guerra bacteriológica en ciernes, y “pruebas de inteligencia” plagiadas de tesis escolares caducas (el gran fiasco del halcón Powell en la ONU),[130] con el fin de mantener “desorientado al rebaño” (Chomsky), provocar compras de pánico y facilitar la aceptación sumisa a una LeyPatriótica (USA PATRIOT Act, 216.110.42.179/docs/usa.act.final.102401.html, mejor conocida como “ley antiterrorista),[131] que con el pretexto de la “seguridad nacional”, redujo los derechos ciudadanos de los estadunidenses a letra muerta.

Estados Unidos se convirtió en un Estado policial hacia adentro −un Estado de características orwellianas, donde un “verdadero Big Brother” con poderes excepcionales vigila desde entonces a la sociedad estadunidense−[132] y una nación imperial hacia fuera, que a partir de enero de 2003 contó con un Centro de Integración de la Amenaza Terrorista, a cargo del director de seguridad interior, Tom Ridge y una Oficina de Comunicaciones Globales, cuya función fue promover los intereses de Estados Unidos en el extranjero, reforzar el apoyo de los gobiernos aliados (que “cooperan” con Washington) e “informar” a la audiencia internacional sobre los propósitos de la Casa Blanca, para “prevenir” malentendidos. La orden ejecutiva firmada por Bush el 21 de enero de 2003 preveía, también, que la “oficina de imagen” podría enviar “equipos de comunicadores” a aquellas áreas donde existiera “alto interés” mundial y que acaparen la atención de los medios de comunicación. Se trataba, pues, de dar coherencia al mensaje “libertario” de Bush; de transmitir la “verdad” en el extranjero. En el lenguaje de George Orwell, de difundir la mentira organizada.

Decadencia y teatralidad

Entre los fuegos de artificio del Nintendo mediático que a partir de febrero de 2003 tuvieron como escenario de destrucción y crímenes de guerra a Irak, el mundo asistió a un fenómeno nuevo y complejo, que debido a su cercanía fue difícil precisar entonces con claridad. El proyecto criminal y genocida de George W. Bush se nutrió de elementos que dieron origen al fascismo y al nazismo, pero su esencia encerró cualidades específicas, diferenciadas y contradictorias que, paradójicamente, como ocurrió con los totalitarismos europeos del siglo XX, contenían en su interior signos de autodestrucción.[133]

Entre los elementos constitutivos del nacional-providencialismo de Bush −en el marco de una sociedad fracturada, sin cohesión interna y con una elite política en crisis−, se pudo identificar entonces la forma de Estado de excepción de un Estado capitalista altamente intervencionista, que fue definido por el demógrafo francés Emmanuel Todd, en su obraDespués del imperio,[134] como un “sistema oligárquico plutocrático militarista” en decadencia. En su huida hacia adelante, la administración Bush puso un peso decisivo en la reorganización de la hegemonía ideológica. En el marco de la guerra de conquista en Irak −como antes en Afganistán−, el show

page25image4011215728
page25image4011216000
page25image4011216272
page25image4011216544
page25image4011216880
page25image4011217152
page25image4011217424

diversionista y la campaña de intoxicación propagandística de los aparatos ideológicos de Estado se pusieron al servicio de la maquinaria asesina del Pentágono, eliminando toda diferencia entre ficción y realidad.

El uso del aparato de “información” y propaganda privado desde “arriba” (que en la coyuntura de la agresión bélica contra Irak tuvo como principales vehículos de difusión a CNN y a Clear Channel Worldwide, la cadena de radio comercial más grande del país),[135] respondió a la vieja función de los representantes ideológicos (perros guardianes), reproductores de oscurantismo y anti-intelectualismo como forma de encubrir la dominación indirecta de la ideología imperialista del gran capital sobre la ideología “liberal” clásica. En los preparativos de la invasión, el papel de los medios monopólicos, que en el decenio de los noventa impusieron la dictadura del pensamiento único neoliberal, sustituyó la función desempeñada por el partido único de masas en los fascismos clásicos; reforzó la idea del “jefe supremo” (Führer) y la “cultura del jefe” (“Führerprinzip” o principio del líder), y dio sustento a una militarización de la sociedad y del conjunto de los aparatos del Estado. En su representación teatral −elemento sustancial y peligroso de la estetización de la política−, Bush encarnó el liderazgo autoritario “por la gracia de Dios” (Poder Ejecutivo fuerte, estatolatría), en desmedro de un Poder Legislativo que casi desapareció en la coyuntura y se alineó corporativamente detrás del “líder” por razones “patrióticas”. Bush supo explotar la ideología “moral” (el “honor”, el “deber”), exacerbando la mística sobre la nación y su destino manifiesto (los vínculos del “suelo”, de la “sangre”, la “nación elegida”).

Tanto en lo interno como en lo externo (Consejo de Seguridad de la ONU), Bush pretendió fijar sus propias “reglas”; las reglas del imperio. Su intención fue que se aplicara “la voluntad del jefe todopoderoso” que, como señala Agamben,[136] se define por estar por encima de la ley. Como se ha dicho, desde el 11/S al interior de Estados Unidos el Estado de derecho fue cediendo paso a un Estado policial, con eje en una Ley Patriótica que dio amplios poderes a los organismos de seguridad y de inteligencia (espionaje telefónico, cateos secretos, monitoreo del uso de tarjeta de crédito con fines de control ideológico). La República liberal fue secuestrada y desplazada de manera paulatina por una dictadura civil clasista de tinte religioso; la “teocracia bushiana”, la llamó Harold Bloom, “parodia del imperio romano”.[137]

Si en Washington el gobierno fue sustituido por una “junta civil” (Susan Sontag), en lo externo el imperio pretendió reforzar su hegemonía utilizando la violencia terrorista y genocida de una fuerza militar casi sin límites. En los días de la invasión quedó exhibido el aspecto ideológico tecnocrático propio de la ideología imperialista: el culto “abstracto” de la violencia; de la eficacia y la técnica “neutra” utilizada por el militarismo del Pentágono. Durante sus representaciones públicas para “explicar” el poder devastador de susoperaciones quirúrgicas de liberación, Bush, el secretario de Defensa Rumsfeld y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Richard Myers, buscaron explotar a fondo elementos ideológicos, comunes al gran capital, del rendimiento y la eficacia.

page26image4011883712
page26image4011883984
page26image4011884256

La guerra de agresión a Irak ocurrió en una fase de expansión colonialista que, sustentada en la “defensa propia” (la Doctrina Bush de la “disuasión preventiva”, eufemismo para disfrazar una acción bélica ofensiva) pretendía reconfigurar el mapa geopolítico del orbe por la vía militar, como parte sustancial, complementaria, de una economía de grandes áreas que lleva a la incautación de “espacios vitales”, al margen del derecho internacional y la soberanía de los demás estados. Bush recuperó el aspecto antijurídico y, en ese sentido, el culto a lo arbitrario propio de la ideología fascista: la ley y la regla es el mandato del amo mundial.

Sin embargo, la elección de Sadam Hussein como “monstruo de tipo ideal” −al frente de un país “enano” previamente desarmado por Estados Unidos y sus aliados con el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU−, exhibieron las limitaciones de la superpotencia militar. La teoría del exorcismo (del villano a exterminar), como elemento sustitutivo para superar el síndrome del 11 de septiembre, reveló la construcción de enemigos insignificantes a ser sometidos mediante “actos de guerra simbólicos” (Todd). Pero la cacareada estrategia de “choque y pavor” ya no asustaba a sus antiguos aliados de Francia, Alemania y el Vaticano, que tomaron distancia ante el “caos” introducido por Bush en las relaciones internacionales. Immanuel Wallerstein auguró entonces que el imperio estaba acelerando su declive.[138] El banquero especulador George Soros describió la búsqueda de la supremacía estadounidense como un proceso de boom-desplome, y adelantó que como en el mercado accionario, la “burbuja” podía reventar con devastadoras consecuencias. A su vez, Emmanuel Todd observó como síntoma del declive, un imperio depredador en decadencia, con una economía titanic (en hundimiento), que contenía una sociedad sin cohesión y en “trance”. Un imperio cuyo “micro-militarismo teatral” desesperado, contra enemigos a modo, no puede ocultar ya la regresión de su “universalismo ideológico”.[139]

Embriaguez chovinista[140]

Como toda guerra de agresión imperialista, la de Estados Unidos contra Irak contuvo, entre otros, tres importantes elementos: violencia, polarización y mentira. La utilización de la violencia no es atribuible tanto a pulsiones destructivas o a personalidades psicopáticas (se ha dicho que George W. Bush expresó durante sus dos mandatos una conducta de tipo paranoide, con delirio degrandeza y mesianismo, y al respecto Gore Vidal lo describió como un “maniático”[141] que aplicó una “política sicótica”)[142] cuanto a su valor instrumental para conseguir un objetivo planificado por la fracción gobernante mucho antes de la caída de las torres gemelas: la recomposición geopolítica del planeta mediante el poder militar para garantizar la hegemonía imperial amenazada por otras potencias de Europa y Asia.

En Irak, la violencia militar de Estados Unidos quedó exhibida de manera descarnada. Toda guerra desata una maquinaria para producir muerte, mutilaciones, sufrimiento, destrucción. Supone una polarización aguda; un desquiciamiento de grupos hacia extremos opuestos. Por eso, todo acto bélico debe ser presentado a la opinión pública como una guerra justa. Pero debido a que no se pueden revelar los auténticos intereses e intenciones de quienes la promueven (por ejemplo, el holding del Grupo Carlyle, Chevron-Texaco, Arbusto Energy, Halliburton, etcétera) ni someterla a escrutinio, se necesita “fabricar un consenso” (Walter Lippmann).

page27image4009728848
page27image4009729120
page27image4009729392
page27image4009729664
page27image4009730000

Como quedó dicho antes, la principal herramienta para enmascarar la intención de los señores de la guerra es la propaganda. La refinada “ciencia” de engañar a la gente; de moldear ideológicamente a la opinión pública. La propaganda bélica −y la diplomacia de fuerza que siempre le acompaña− establece una diferenciación radical entre “ellos” y “nosotros”. Se impone un lenguaje maniqueo: amigo/enemigo. El “bueno” Bush contra el “malo” Hussein. Los rivales se contemplan en un espejo ético que invierte las mismas características y valoraciones, al punto que lo que se reprocha a “ellos” como defecto se alaba en “nosotros” como virtud. Los valores y el “sentido común” dejan de tener vigencia colectiva. La polarización supone una toma de partido exacerbada. La sociedad se deshumaniza. El “otro” se convierte en “enemigo”. Y como ocurrió en 2003 en Estados Unidos con las manifestaciones a favor y en contra de la guerra, quien no está con “nosotros” está con “ellos” y se lo tilda de “traidor a la patria”.

La propaganda, repetimos, es el principal procedimiento de acción psicológica e incluye la manipulación y el uso de la mentira intencional en el discurso público. Consiste en el empleo deliberadamente planeado y sistemático de temas, principalmente a través de la sugestión compulsiva y técnicas psicológicas afines, con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores, mediante la exacerbación del miedo y el odio en la población. En última instancia, supone cambiar las actitudes manifiestas según líneas predeterminadas. Concebido como un objetivo militar, el punto más crítico del ser humano es su mente.

Pero eso no sólo se aplica en el campo del enemigo. Para ir a la guerra, Bush y las fracciones dominantes necesitaban alcanzar la mente de la ciudadanía estadunidense con el fin de fabricar un consenso aprobatorio. Los atentados terroristas del 11 de septiembre fueron la excusa para construir una visión “confabulatoria” de la realidad. Exhibida la vulnerabilidad del imperio, herido el orgullo nacional, se generó en la sociedad un sentimiento de miedo, dolor, humillación, frustración y venganza. Los expertos enguerra psicológica trabajaron sobre ese estado de ánimo colectivo. Mediante una labor de “ingeniería social” se buscó convertir al hombre y la mujer concretos en seres indefensos ante una presión propagandística planificada. Se reforzó la“sugestibilidad”, la psicosis de una masa golpeada, y se logró transformar la ansiedad, el temor y la impotencia de la sociedad, en peligro y amenaza vitales de tipo permanente. Se construyó un cliché capaz de provocar en el auditorio emociones (miedo, abominación) y adhesión incondicional al sistema: la figura del “enemigo terrorista” (Bin Laden, Al Qaeda) que acecha cada día a la nación.

Se puso al país en guardia contra la “conspiración” de los de afuera. Los nuevos “bárbaros” que querían destruir la “democracia occidental” y acabar con el “mundo libre”. El terrorismo se personalizó en el Islam y el mundo árabe. Se enfrentó al “Dios bueno” de Bush con el “Alá malo” de los islámicos. En base a la desconfianza y el temor se tejió una forma de relación predominantemente defensiva −que en realidad es ofensiva−, que llevó a la imposición-aceptación de una Ley Patriótica totalitaria, con algunos rasgos de corte nazifascista.

Se recurrió a la “distracción”. Al pan y circo que fomenta el “escapismo” de los problemas reales, como el fraude electoralbananerode Bush, la quiebra escandalosa de corporaciones

(Enron), la recesión, el desempleo. Se sembró desinformación: la invención de información falsa o la fabricación artificial de los “acontecimientos” (dos componentes básicos de la propaganda). Después, en un acto de prestidigitación, con la complicidad mercenaria de los medios de difusión masiva −y su “autocensura patriótica”− se trucó al “enemigo” identificable. La magia funcionó. Se esfumó Bin Laden y apareció Saddam Hussein, con sus armas de destrucción masiva y todos los demás atributos que contiene el sujeto satanizado: dictador sanguinario, cruel, cobarde, traicionero, irracional, malintencionado, falaz. La absoluta negatividad. En una palabra: inhumano.

Simplemente, la persuasión y la manipulación ideológicas cambiaron de “árabe”. En base a repeticiones y exageraciones, los propagandistas explotaron el sentimiento nacional patriótico. Se atizó la embriaguez chovinista. Reaparecieron el destino manifiestoy otros mitos y exaltaciones retóricas. Bush, el gran gesticulador, se envolvió en un mesianismo fundamentalista ad hoc.Sembró en la población la disposición al sacrificio. Y finalmente obtuvo el “consenso” que necesitaba para embarcarse en otra guerra de conquista imperial. De la primera fase de muerte y destrucción, se pasaría después a la de los negocios de la reconstrucción… hasta la próxima guerra.

Los nuevos nazis

Como sostuvo entonces el filósofo italiano Giorgio Agamben, bajo la fachada de su guerra al terrorismo −y al igual que Israel en los territorios árabes ocupados−, la administración Bush “le está imponiendo al mundo un estado de excepción comparable a la Ley de Empoderamiento de Hitler de 1933”, en alusión a los poderes extraordinarios concedidos por el Congreso al inquilino de la Casa Blanca en septiembre-octubre de 2001.[143]

Agamben no fue el único que encontró cierto tufo nazifascista en la doble política bushista basada en una concentración del poder corporativo en casa y un imperialismo agresivo en ultramar. Algunas voces en Estados Unidos pensaron lo mismo. Por ejemplo, Sheldon Wolin, constitucionalista moderado y profesor emérito en ciencias políticas de la Universidad de Princeton. Según Wolin, autor de un artículo de sugerente título: “Totalitarismo invertido”,[144] la guerra de agresión a Irak “está oscureciendo el cambio de régimen que se está produciendo en la Homeland” (definición de Patria utilizada por Bush en oposición maniquea a Alienland o los extranjeros y territorios de afuera). Para Wolin, en el marco de la contradicción democracia- totalitarismo, Estados Unidos se estaba moviendo “hacia un régimen totalitario”. Eso se reflejaba en el uso de un lenguaje con eje en los términos “imperio” y “superpotencia”, mismos que “simbolizan con precisión la proyección del poder estadounidense en el exterior”, lo que al mismo tiempo “oscurece” las “consecuencias internas”.

Parecía evidente, entonces, que el grupo que se había apoderado de la Casa Blanca estaba recurriendo al estado de excepción para encubrir sus verdaderos objetivos de dominio y control local y mundial. Era lo que sugirió Agamben en un artículo publicado por el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung: “¿Qué sucedería si la mayor potencia militar del mundo entrara en una dinámica de tipo tal (en alusión a la Orden para la protección del pueblo y

page29image4013296656
page29image4013296928

del Estado que canceló las libertades en la República de Weimar), donde el derecho es suspendido y de manera continua y preventiva es librada la guerra con base en requerimientos de ‘seguridad nacional’ e ‘internacional’, y sobre lo cual nadie estaría en posición de juzgar?”[145]

En febrero/marzo de 1933, Hitler obtuvo poderes dictatoriales para sofocar −valga la redundancia para nada inocente− el “estado de emergencia” con un “estado de excepción”. Primero se conculcaron todas las garantías individuales. Luego, una reforma constitucional aprobada con los votos del Partido Obrero Alemán Nacional Socialista y del Partido Católico del Centro, concentró todos los poderes en el Ejecutivo. El estado de excepción fue votado por 441 parlamentarios; 84 socialdemócratas votaron en contra. Se pasó del Estado democrático al totalitario. En septiembre de 2001, tras los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, la californiana Barbara Lee fue la única entre 435 representantes que votó en contra de la legislación que otorgó al presidente Bush autorización para utilizar la fuerza en el marco de la nueva doctrina de Homeland Defense (Defensa de la Patria), que derivaría el 24 de octubre siguiente en la represiva Ley Patriótica que vulneró las garantías individuales de los estadunidenses.

A partir de allí, el estado de excepción −como dice Agamben− dejó de estar vinculado a una situación de “peligro o emergencia reales”; la administración Bush lo utilizó como una “técnica de gobierno”. Sheldon Wolin −veterano en la liberación de Alemania del control nazi− calificó al gobierno republicano como “un régimen despiadado”, de “fanáticos e intolerantes ideológicos”, protagonista de lo que dio en llamar un “sistema de totalitarismo invertido”: que comparte con el nazismo la aspiración de un “poder ilimitado y un expansionismo agresivo, pero cuyos métodos y acciones parecen invertidas”.[146]

Una de las “inversiones” que encontró Wolin fue que antes del ascenso de Hitler al poder, “las calles estaban dominadas por pandillas de musculosos totalitarios” (loscamisas pardas) y el último resquicio de democracia estaba en el gobierno de Weimar. De manera diferente, en Estados Unidos de comienzos del siglo XXI, “las calles están vivas” y “el peligro real yace en un gobiernodesatado”; sin limitaciones ni controles. Además, en la Alemania nazi “las grandes empresas estaban subordinadas al régimen político”, en tanto que hacia 2003 las corporaciones subordinaban a sus intereses al gobierno de Washington: es el “poder corporativo” como representante de la dinámica del capitalismo en expansión. La ciencia y la tecnología producen hoy “la pulsión totalizadora” suministrada en el nazismo por “nociones ideológicas como Lebensraum” (espacio vital).

Hitler utilizó los campos de tortura y exterminio para generar “un miedo en las sombras”. El objetivo del “terror nazi” era “movilizar” a una población ansiosa, para que se “sacrificara” por la Patria y apoyara las guerras y el expansionismo. En el territorio continental de Estados Unidos, en la era Bush, “no hay un equivalente doméstico” a los campos de concentración, pero el miedo en las sombras es producido por “los medios masivos de comunicación” y una “maquinaria de propaganda institucionalizada que utiliza los tanques pensantes de las fundaciones conservadoras”. Los medios como instrumento para promover “incertidumbre y dependencia”

page30image4013721104
page30image4013721376

entre la población. Y si el nazismo dio a las masas movilizadas un sentido de “poder colectivo”, en el totalitarismo invertido de Washington “se promueve la futilidad colectiva”; la estadounidense es una sociedad “políticamente desmovilizada”.

Lo que estaba en juego, escribió Wolin, era la transformación de una “sociedad tolerantemente libre”, en una variante “de los regímenes extremos (totalitarios)” del siglo XX. Eso en lo interno. Y como apuntó el académico Stephan Hasam, a escala planetaria se pretendía imponer un “estado de excepción” propio de la doctrina de seguridad nacional, el esquema ensayado por Washington en América Latina en los años setenta, vía las dictaduras militares del Cono Sur que instrumentaron el Plan Cóndor para la cazay desaparición de disidentes políticos en la geografía subregional.[147] Lo que dio paso a una forma de terrorismo de Estado que asumió algunos rasgos similares al de los regímenes nazifascistas clásicos. Huérfano de intermediarios, al irrumpir el nuevo siglo Estados Unidos asumía la tarea de aplicar el terrorismo de Estado a escala global.

El sonado mea culpa del NYT

Sin duda, 2003 no iba a ser el año más glorioso en la historia de los medios de prensa estadunidenses. Según el historiador Alan Brinkley, decano de la Universidad de Columbia, célebre por su escuela de periodismo, se asistía a una “domesticación” de los medios, como parte de un fenómeno estructural, no transitorio.[148] Una vez más, como en los tiempos de McCarthy, Nixon y Reagan, los medios de difusión habían sido víctima de manipulaciones y presiones gubernamentales, y dejando a un lado la crítica habían “calentado” a la opinión pública con su patriotismo a ultranza.

Uno de los principales promotores del “miedo en las sombras” del que hablaba Wolin había sido el venerable The New York Times, el diario donde el legendario Abe Rosenthal solía apuntalar sus arengas sobre ética periodística con una frase lapidaria: “En este negocio, sólo hay una cosa que se puede hacer cuando uno se equivoca: sacarlo a la luz tan pronto como se pueda”.

La anécdota había sido narrada por el ex editor del periódico, Howell Raines, quien había tenido que renunciar en diciembre de 2003 como consecuencia del escándalo Jayson Blair, que hace alusión al periodista que durante meses publicó decenas de artículos basados en plagios e inventos.[149] Sin embargo, su sucesor, Bill Keller, tampoco tomó en cuenta el consejo del viejo Rosenthal, a pesar de las crecientes críticas de otros medios como The Nation, Slate, The Columbia Journalism Review y The American Journalism Review, sobre la cobertura del NYT respecto de las presuntas armas de destrucción masiva (ADM) en Irak. El diario neoyorquino demoraría un año en aceptar un sonoro mea culpa.[150]

En su edición del 26 de mayo de 2004, en la página 10, en un artículo firmado por “los editores”, el Times admitió que varias notas de su cobertura sobre los prolegómenos de la invasión y la primera fase de la ocupación, no habían sido revisadas de manera “rigurosa”, y que información controvertida había sido “insuficientemente” evaluada o puesta en duda. En particular, los artículos problemáticos tenían que ver con las ADM y los presuntos vínculos de

page31image4010187824
page31image4010188096
page31image4010188368
page31image4010188640

Sadam Hussein con Al Qaeda y el terrorismo.[151] Todos compartían un denominador común: sus fuentes habían sido un grupo de informantes iraquíes, desertores y exiliados, directamente interesados en un “cambio de régimen”, encabezados por el no menos polémico Ahmad Chalabi, quien proveía información a The New York Times “desde 1991” y que era, también, uno de lospersonajes “preferidos” del ala dura de la administración Bush y las agencias de inteligencia (recibía 300 mil dólares al mes de la CIA),[152]cuya credibilidad había sido duramente cuestionada desde comienzos de la invasión.

En una muestra de aparente ingenuidad que, por cierto, cuestionaba la tan pregonada profesionalidad del Times, los editores anotaron que el tema “se complicaba” para los periodistas, porque las informaciones eran “confirmadas por oficiales de Estados Unidos convencidos de la necesidad de intervenir en Irak”. El diario se negó a echarle la culpa a un reportero en particular yatribuyó más responsabilidad a los editores, que debieron ser más “escépticos” en lugar de apresurarse a “ganar el scoop (la primicia informativa)”.

Las reacciones no se hicieron esperar. Para el analista de medios William E. Jackson Jr., el mea culpa había llegado tarde y mal, porque la carta editorial apareció perdida en la página 10, sin llamado de portada y sin hacer referencia alguna a Judith Miller, reportera estrella ganadora del premio Pulitzer y corresponsal de asuntos de inteligencia, quien “escribió o coescribió cuatro de los seis reportajes más conocidos citados por el Times”.[153]

Según Jackson Jr., Miller no era una novata en el oficio y debió haber protegido alTimes de los evidentes conflictos de interés. Sin embargo, usando como fuente a Chalabi y sus supuestos vínculos con funcionarios del Pentágono, hizo pensar al lector “que no había dudas de que había ADM en Irak antes de la guerra, así como que serían descubiertas durante la guerra o poco después de la invasión”. Pero sobre todo le “sorprendió” que la nota editorial con la rectificación del diario no reconociera plenamente que “el Times, como institución, permitió que se volviera indistinguible la diferencia entre las afirmaciones de la administración Bush y los propios reportajes del periódico”. Para Jackson Jr., el diario líder de los medios estadunidenses nunca reconoció su “responsabilidad” en el camino hacia la guerra.

Antes de que el Times admitiera sus pifias, Michael Massing había dirigido duras críticas a la cobertura del periódico, en particular al trabajo de Miller, atribuyendo “la sumisión de la prensa” al “clima político nacional” y a la habilidad de la administración Bush para “controlar el flujo de información”.[154] En un extenso artículo en The New York Review of Books, de febrero de 2004, Massing dijo que el gran problema de la prensa estadunidense era su mentalidad de “manada”: una tendencia orgánica a no discrepar demasiado del consenso prevaleciente.

Otro que había cuestionado con anticipación el trabajo de Miller, Gordon y el editorialista del NYT, Thomas Friedman, fue el novelista Naief Yehya, quien ya en 2003 había señalado que “habría que ser muy ingenuo” para pensar que los editores del Timescreyeran las historias de Miller o “consideraran legítima su docilidad ante los dictados del Pentágono”. Según él, era inevitable “sospechar que la dirección misma (del periódico) fue su cómplice al tolerar la manufactura no sólo de una noticia, sino de una campaña con importantes repercusiones

page32image4011657296
page32image4011657568
page32image4011657840
page32image4011658112

políticas”.[155] Luego de la disculpa pública del Times en 2004, Yehya escribió que las “mentiras” publicadas por Miller en el diario, no habían sido sutiles ni ambiguas sino “reportajes histéricos y contundentes” de disidentes anónimos que juraban ser ingenieros nucleares, químicos o bacteriológicas de Hussein, o bien pretendían ser militares que habían entrenado terroristas en el uso de armas de destrucción masiva.[156] Todos resultaron ser socios, familiares y cómplices de Chalabi.

Por su parte, Howard Kurtz, el crítico de medios del Washington Post, consideró que el mea culpa del Times había llegado “un año demasiado tarde”. El WP debía saberlo, porque en abril de 2003 había retomado la fábula del Pentágono sobre la “heroica” soldado Jessica Lynch. El diario, un icono en la zaga del escándalo de Watergate y la dimisión de Richard Nixon, la levantó a la estatura de leyenda cuando reportó que se defendió a muerte antes de caer en manos iraquíes, donde permaneció bajo custodia hasta ser rescatada por un comando de elite del ejército estadunidense. En realidad, la joven había estado inconsciente todo el tiempo y su “liberación” fue un montaje propagandístico en tiempos de guerra; así lo reconoció el diario en un reportaje de seguimiento.[157] Una vez más, el patriotismo había matado a la ética. Tres meses después del mea culpa del NYT, el editor del Post, Leonard Downie, reconoció su error en primera plana.[158]

Otro caso singular fue la renuncia forzada de Jack Kelley, corresponsal estrella deUSA Today, el segundo diario de mayor circulación en Estados Unidos. En marzo de 2004, el diario del imperio mediático Gannet acusó a Kelley −cinco veces aspirante al premio Pulitzer− de haber fabricado al menos ocho historias en un periodo de seis años, mentido abiertamente en notas de portada y utilizado párrafos plagiados de otros medios sin citar fuentes.[159] La editora en jefe, Karen Jurgensen y otros dos editores dimitieron un mes después.[160]

Otra baja, pero con distinto fundamento, había sido el despido del legendario corresponsal de guerra de origen neozelandés, Peter Arnett, de las cadenas de televisión NBC y MSNBC y del National Geographic Explorer. Durante una entrevista con la televisión oficial iraquí, Arnett −ganador del premio Pulitzer en 1966 por su cobertura de la guerra de Vietnam y quien recobrara fama por sus trabajos para CNN durante la primera guerra del Golfo− criticó la estrategia militar del Pentágono para la toma de Bagdad y fue despedido el 31 de marzo de 2003. Neal Shapiro, presidente de NBC, consideró incorrecto que Arnett hiciera declaraciones a una televisora “controlada por el Estado (iraquí), especialmente en tiempo de guerra”.[161] Ese fue su Waterloo, y así lo contó después el propio Arnett en el periódico británico Daily Mirror.[162]

Caso Plame: ¿Vendetta de la Casa Blanca?

No eran los mejores días del periodismo estadunidense. Sin embargo, la zaga del caso Miller no acabaría allí. El 30 de mayo de 2004, el representante de los lectores delNew York Times, Daniel Okrent, volvería sobre el tema en una nota titulada “¿Armas de destrucción masiva o de distracción masiva?”. Según Okrent, los editores delNYThabían brindado una inadecuada

page33image4014147760
page33image4014148032
page33image4014148304
page33image4014148576
page33image4014148912
page33image4014149184
page33image4014149456
page33image4014149728

explicación de las razones y prácticas que condujeron “cuesta abajo” al diario.[163] Para él, la falla no había sido individual sino institucional. Entre los factores que enumeró como fuente de los errores en la cobertura de la invasión a Irak, citó la ansiedad por las primicias, el “síndrome de la primera plana” y el uso de fuentes anónimas.

Okrent reconoció que muchos artículos nunca habrían sido impresos de tener que identificar la fuente. Al respecto, dijo que el periódico debía convencer a sus lectores por qué creía que la fuente que no identificaba le estaba diciendo la verdad. Y añadió que la respuesta automática del editor “no estamos confirmando lo que la fuente dice, sólo lo estamos consignando”, únicamentecorrespondía a planteos hechos on the récord, porque aplicada a la información proveniente de fuentes anónimas constituye “una licencia para mentir”.[164]

El tema de las fuentes y la confidencialidad cobrarían nuevo brío a comienzos de 2005, a raíz de la investigación del fiscal federal especial, Patrick Fitzgerald, sobre la filtración periodística de la identidad de la agente encubierta de la CIA, Valerie Plame, dos años antes. El 15 de febrero, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos anuló el derecho de mantener confidenciales las fuentes de reporteros en una investigación criminal federal.[165] El fallo de los jueces estableció que la Primera Enmienda (de la Constitución, sección que se refiere a la libertad de expresión) no “privilegia” ese secreto profesional. La resolución estaba destinada a rechazar el argumento de dos reporteros, Matthew Cooper, de la revista Time y Judith Miller, del New York Times, que se habían negado a revelar al fiscal Fitzgerald quién o quiénes les habían proporcionado la información sobre Palme.

De acuerdo con la Ley de Protección de las Identidades de Inteligencia de 1982, la puesta al descubierto de la identidad de un agente clandestino de manera intencional, constituye un delito serio, punible con una multa y/o prisión. La pena es mayor si el oficial exhibido forma parte del Directorio de Operaciones (DO) y trabaja como agente infiltrado.

La identidad de Valerie Plame había sido revelada por el comentarista conservador Robert Novak, en una columna publicada el 14 de julio de 2003, en la cual citó como fuente a “dos altos funcionarios” gubernamentales. Todo apuntaba al círculo íntimo de Bush en la Casa Blanca. Lo curioso es que Judith Miller, objeto de las indagaciones del fiscal Fiztgerald, investigó el tema pero nunca escribió una línea sobre el asunto.

En realidad, el origen del escándalo habían sido 16 palabras (en la frase en inglés) pronunciadas por Bush en su informe sobre el “estado de la nación”, el 28 de enero de 2003, cuando afirmó que “el gobierno británico se ha enterado de que Sadam Hussein buscó recientemente cantidades significativas de uranio en África”.[166] El 6 de julio siguiente, el esposo de Plame, embajador (retirado) Joseph Wilson, publicó un artículo de opinión en The New York Times, titulado “Lo que no encontré en África”, donde reveló que en febrero de 2002 había sido enviado a Níger, siguiendo instrucciones del vicepresidente Dick Cheney a la CIA, para investigar si Irak estaba intentando comprar uranio yellowcakepara un programa de armas nucleares. La orden de Cheney tenía como base información de inteligencia “buena y confiable”, contenida en documentos con membrete del gobierno de Níger. Pero a su regreso a Washington Wilson reportó

page34image4014585232
page34image4014585504
page34image4014585776
page34image4014586048

que las versiones sobre el plan nuclear de Hussein carecían de fundamento. El artículo provocó una tormenta política en la Casa Blanca, ya que Wilson dijo que se sentía obligado a revelar su viaje secreto a la ex colonia francesa en el corazón del África, porque Bush había incluido la acusación contra el régimen de Hussein en un discurso público en cadena nacional, a pesar de que sabía que no existían pruebas.

Para entonces, a pesar de que un año antes, el 7 de marzo de 2002, el jefe de la AIEA, Mohammed El Baradei había informado al Consejo de Seguridad de la ONU que los documentos de Níger eran falsos, éstos se habían convertido en el caballo de batalla de la administración Bush para justificar la invasión a Irak, que se insinuaba ya como un desastre prolongado y mal planeado.[167] Cheney, Rice, Rumsfeld, Powell, Wolfowitz y hasta el propio Bush habían lanzado una intensa campaña de relaciones públicas donde insistieron, testimoniaron y juraron que tenían inteligencia confiable, creíble y verificada, que indicaba que Saddam Hussein estaba a punto de fabricar armas de destrucción masiva a partir de la adquisición de “torta amarilla” en Níger.

En tales circunstancias, el anticlimático Wilson puso en una situación embarazosa al gobierno, porque advirtió que Bush y su entorno estaban “mintiendo” de manera consciente a la población estadunidense sobre los motivos de la invasión a Irak. “¿En qué otras cosas podrían estar mintiendo?”, preguntó Wilson.

En medio de la controversia, el 14 de julio de 2003 apareció la columna de Robert Novak en el Chicago Sun Times y otras publicaciones, donde reveló: “Wilson nunca trabajó para la CIA, pero su esposa, Valerie Plame, es una operativa de la Agencia para temas de armas de destrucción masiva. Dos altos funcionarios del gobierno me dijeron que la esposa de Wilson sugirió que loenviaran a Níger a investigar…”. De inmediato, la divulgación de la identidad de Plame que terminó con su carrera de espía encubierta, fue vista como una vendetta política de la Casa Blanca contra Wilson. En lugar de emprender la retirada, Wilson pasó a la ofensiva. En septiembre, en diversos editoriales y entrevistas, denunció de manera exhaustiva el uso criminal de los documentos falsos por la administración Bush y las mentiras de Cheney sobre la “misión” en Irak.

La CIA y los papeles falsos de Níger

Para entonces, el origen de los documentos de Níger era motivo de múltiples interpretaciones. Según un despacho de Associated Press del 13 de julio, los papeles falsificados habían sido entregados por fuentes desconocidas a una periodista delCorriere della Sera, que los puso en manos del Sismi (servicio de inteligencia italiano), que a su vez los canalizó a la embajada de Estados Unidos en Roma. Una versión similar fue manejada por Seymour Hersh en The New Yorker. Según ambas, los documentos fueron fabricados no más de tres meses y medios después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Pocos meses antes del despacho de AP, el 8 de marzo de 2003, The Washington Post había presentado una historia diferente. Citando “círculos informados”, el diario señaló que los documentos falsificados contenían “errores burdos” y habían sido entregados a inspectores de la ONU por Gran Bretaña. La información agregaba que la CIA también había obtenido los

page35image4012721536

documentos, y tras una exhaustiva revisión dudaba si “eran exactos”, por lo que decidió no incluirlos en su archivo sobre el programa de Irak para obtener armas de destrucción masiva. En un artículo complementario, el 13 de marzo, The Washington Post citó a un “alto funcionario”, que dijo que estaban tratando de determinar si los documentos habían sido falsificados para tratar de“influenciar” la política de Estados Unidos, o “como parte de una campaña de desinformación dirigida por un servicio de inteligencia extranjero…”

Un dato que pasó casi desapercibido entonces, había sido consignado en otro despacho de AP del 14 de marzo de 2003, pocos días antes de la invasión a Irak: Jay Rockefeller, el más importante demócrata en el Comité de Inteligencia del Senado y miembro de la dinastía petrolera vinculada a la Standar Oil, había solicitado una investigación al FBI sobre el origen de los documentos de Níger. Dos días después, elBoston Globe informó que el senador trataba de determinar si funcionarios de la administración Bush habían falsificado los documentos para obtener apoyo ciudadano y del Congreso para la invasión a Irak.[168] Finalmente, la eliminación de las ADM fue la base exclusiva para que el Congreso le aprobara a Bush el recurso de la fuerza.

Otro bombazo informativo fue lanzado por Seymour Hersh en un artículo publicado en el New Yorker, titulado “The Stovepipe”. Citando a un antiguo alto oficial de la Agencia Central de Inteligencia, Hersh escribió que “alguien” había permitido de manera deliberada, que “algo falso” fuera introducido en los papeles atribuidos al gobierno de Níger. Según su fuente, los documentos fraudulentos habían sido confeccionados por un pequeño grupo de agentes clandestinos retirados de la CIA.[169]

La versión de Hersh llevó a Michael C. Rupper, director de From The Wilderness Publications, a consignar que la CIA “se estaba defendiendo”. Según él, “se trataba de una bien orquestada operación clandestina a largo plazo, exactamente lo que la CIA hace en todo el mundo”. ¿Pero de qué o quién se defendía la CIA? De acuerdo con Ruppert, de los daños que, con la invasión a Irak, los neoconservadores que rodeaban a Bush estaban ocasionando a las grandes corporaciones y los banqueros de Wall Street. De allí que el director de la Agencia, George Tenet, hubiera advertido a Bush que no utilizara los documentos de Níger, argumentó Ruppert.[170]

Según Ruppert, la filtración de Novak no sólo había puesto al descubierto la identidad de Plame sino también la de la compañía pantalla que le servía de cobertura, Brewster, Jennings & Associates, vinculada a la American Oil Company (ARAMCO), el mayor grupo petrolero del mundo, propiedad de la familia real saudí. La Brewster Jennings era lo que en la jerga de la comunidad de inteligencia se conoce como Coberturas No-oficiales (NOCs), y por definición Plame era una NOC en un país de importancia estratégica para Washington. Pero a diferencia de otras NOCs que temen quedar al descubierto por la represalia de gobiernos hostiles, ella había sido destruida debido a una “venganza personal” por alguien dentro de la Casa Blanca,[171] lo que fue visto dentro de La Compañía como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos. Esa sería la razón, a su vez, por la cual el fiscal Fitzgerald había ordenado a sus investigadores que interrogaran al presidente Bush sobre la filtración del nombre de la agente Plame. Si Bush supo de la revelación del nombre de la agente encubierta a periodistas en un intento por desacreditar a su

page36image4015043472
page36image4015043744
page36image4015044016
page36image4015044288

esposo, crítico de su administración, y no actuó para impedirlo, podía haber incurrido en una acción criminal.

Judy Miller: ¿De heroína a villana?

En ese contexto, el caso Plame envolvería en una suerte de tragedia griega a dos poderosos “cerebros” de la Casa Blanca, Kart Rove, considerado el principal artífice de la reelección de Bush y Lewis Libby, jefe de equipo del vicepresidente Dick Cheney. Según la revista Newsweek, Rove había sido la fuente que había revelado información clasificada (la identidad de Plame) al reportero de Time, Matt Cooper.[172] La versión, con base en el testimonio de dos abogados del caso, estaba contenida en correos electrónicos y anotaciones en la libreta de Cooper, donde aparecía el nombre del principal asesor político de Bush, y habían sido enviados por la revistaTimeal Gran Jurado, luego de que Rove liberara al reportero del acuerdo de confidencialidad. El testimonio de Cooper le evitó purgar 120 días de cárcel y mil dólares diarios de multa.

Su colega Judith Miller no corrió la misma suerte. El 6 de julio de 2005, la corresponsal de The New York Times especializada en seguridad nacional y Medio Oriente, comenzó a cumplir una condena de cuatro meses por desacato en una celda del Centro de Detención Alexandria, en el estado de Virginia, por desafiar la orden judicial de divulgar ante un Gran Jurado el nombre del funcionario que había destapado la identidad de Plame.[173] En la corte, Miller, de 57 años, se acogió al derecho a la desobediencia civil. Con voz entrecortada, dijo: “Si no se puede confiar en los periodistas para garantizar la confidencialidad, los periodistas no pueden funcionar y no puede haber prensa libre”. Luego, dirigiéndose al magistrado, añadió: “No quiero ir a la cárcel y espero que no me envíe. Pero creo que no tengo otra opción”. El juez federal Thomas Hogan rechazó su argumento y consideró que la fuente anónima de Miller “potencialmente cometió un crimen”.[174]

Lo paradójico del caso fue que mientras el columnista Robert Novak, quien dio a conocer el nombre de Plame, estaba libre, la reportera del NYT, que habló con su fuente pero no publicó nada sobre la agente de la CIA, compartía ahora el penal con el supuesto “aeropirata número 20” del 11/S, Zacarías Moussaiou.[175] No obstante, en la coyuntura, hubo quienes sugirieron que la laureada reportera del Times, quien había escrito una serie de artículos sobre el supuesto arsenal nuclear iraquí, podría estar buscando el medio para componer su dañada reputación.[176]

Miller pasó 12 semanas en prisión. El 29 de septiembre de 2005 fue liberada tras recibir lo que ella misma describió como “luz verde” de parte de su fuente, que le dijo que no estaba atada a ningún compromiso de confidencialidad con él.[177] Un día después rompía el silencio ante un Gran Jurado y quedaba identificada la fuente que había protegido a costa de perder su libertad: Lewis Scooter Libby,[178] jefe de gabinete del vicepresidente Cheney.

Neoconservador de pura cepa egresado de Yale, coautor con Paul Wolfowitz de un documento de política pro guerra elaborado para su jefe en el Departamento de Defensa, Dick Cheney, poco después de la primera guerra del Golfo en 1992, Libby fue miembro fundador del

page37image4016299360
page37image4016299632
page37image4016299904
page37image4016300176
page37image4016300512
page37image4016300784
page37image4016301056

Proyecto por un Nuevo Siglo Americano (PNAC, por sus siglas en inglés), en 1997, durante el gobierno de Clinton, cuando muchos republicanos del ala dura estaban fuera de la política. El PNAC promovió una política exterior neoreaganeana basada en el fortalecimiento militar y la claridad moral, y se planteó como finalidad estratégica dominar las reservas energéticas de Medio Oriente. Cuando Cheney llegó a la titularidad del Pentágono con Bush, Libby se convirtió en el líder de su equipo. Cheney fue el primer vicepresidente que tuvo su propio Consejo Nacional de Seguridad, compuesto porhalcones radicales. En esa posición, Libby se convirtió en el alter ego del vicepresidente de Estados Unidos; a tal punto fue así, que los comentaristas en Washingtonllegaron a definirlo como “el Dick Cheney de Cheney”. Pero ahora Libby estaba en problemas, ya que podía ser responsabilizado por la fiscalía que investigaba el caso Plame de los delitos de conspiración, obstrucción, perjurio, declaración falsa y divulgación de informes clasificados.[179]

A su salida del tribunal tras testificar por más de tres horas ante el jurado del fiscal Fitzgerald, Miller dijo que había pasado 85 días en prisión por su “convicción” sobre la importancia de preservar la relación confidencial que los periodistas tienen con su fuente.[180] Su proyección como una heroína que se sacrificó por la causa de la libertad de expresión, había sido ponderada e impulsada por los directores de The New York Times y otros medios y organizaciones de derechos civiles en Estados Unidos y el mundo occidental. Incluso, un grupo de figuras iberoamericanas, entre quienes se encontraban Jesús de Polanco, director del Grupo Prisa, que edita el diario español El País; el presidente del Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega; el vicepresidente de TV Globo de Brasil, Joao Roberto Marinho; el magnate de los medios de difusión venezolano, Gustavo Cisneros; el ex presidente del gobierno español, Felipe González, y el ex canciller mexicano Jorge Castañeda, publicaron un desplegado de media plana enThe New York Times, titulado “¡Gracias, Judith Miller!”. En él afirmaban que las “nobles acciones” de la reportera del Times merecían el respeto de los “amantes de la libertad en todas partes”.[181]

Sin embargo, su alegato y profesionalismo fueron descalificados por algunos colegas del NYT y del gremio periodístico, que si bien estuvieron a favor del principio de proteger fuentes confidenciales, la identificaron como ariete de la estrategia de propaganda de Bush para promover la invasión a Irak y no como una defensora de la libertad de expresión. Gabriel Moyssen, por ejemplo, se refirió al “confuso esfuerzo por lavar su conciencia en The New York Times”. Según Moyssen, lejos de ser una mártir del periodismo, Miller había cobrado fama como “gatillera de los neocons”, al propalar en elNYT, sin ningún pudor, otras mentiras que allanaron el saqueo al país árabe, como las armas de destrucción masiva, prestándose a la manipulación de, entre otros, Ahmed Chalabi, apátrida a sueldo de la CIA y en ese momento vicepremier interino iraquí.[182]

A su vez, Frank Rich, columnista de The New York Times, argumentó que el asunto Rove/Libby venía a revelar no sólo “una pequeña conspiración de venganza” contra un crítico del gobierno de Bush, sino que más bien exhibía “la gran conspiración” de los jefes de ambos, el presidente Bush y el vicepresidente Cheney, para llevar a Estados Unidos a la invasión a Irak bajo“pretextos inventados”.[183] Según Rich, esa conspiración había iniciado en agosto de 2002, cuando la administración Bush organizó algo llamado “Grupo Irak de la Casa Blanca”, integrado por Rove, Libby, el entonces jefe de gabinete Andrew Card, la ahora secretaria de Estado,

page38image4017400800
page38image4017401072
page38image4017401344
page38image4017401616
page38image4017401952

Condoleezza Rice y las asesoras presidenciales de relaciones públicas, Karen Hughes y Mary Matalin, con un solo objetivo: vender una guerra contra Irak al público estadunidense.[184]

La “estrategia de mercadeo” se había lanzado en septiembre de 2002, unos seis meses antes de la invasión, escribió Rich, con una serie de declaraciones de altos funcionarios de gobierno que enfatizaron el tema de las presuntas armas de destrucción masiva en poder de Hussein. Para “vender” el uso de la fuerza en Irak, el vicepresidente Cheney había presentado como “prueba” de la existencia de ADM, notas periodísticas enThe New York Times reporteadas por Judith Miller. Esa retórica alarmista había sido incluida, después, en el discurso a la nación del presidente Bush, de enero de 2003, y se convirtió en escándalo cuando el embajador Wilson denunció los engaños y manipulaciones de la Casa Blanca.

El mismo día que apareció publicado el artículo de Rich, en un memorando por correo electrónico al personal de The New York Times, el redactor en jefe, Bill Keller, señaló que Judith Miller había “engañado” al responsable de la oficina del periódico en Washington, Phil Taubman, sobre su participación en el affaire Plame. Según Taubman, a finales de 2003 la reportera le dijo que no había sido una de las destinatarias de información confidencial acerca de la identidad de la agente de la CIA.[185] De acuerdo con su versión, Miller admitió que el asunto del ex embajador Wilson y su esposa Valerie había surgido de un comentario “casual” con funcionarios del gobierno, pero que ella no había participado “en un esfuerzo organizado para divulgar información” en contra de la pareja. “Parecería que Judy engañó a Phil Taubman sobre el alcance de su participación”, dijo Keller en su mensaje. “Ese sólo hecho hubiera sido suficiente para investigar con mayor profundidad”. En respuesta, Miller dijo que las críticas de Keller eran “gravemente inexactas”.[186] Pero reconoció que se había “equivocado completamente” sobre las ADM. No obstante, lo justificó así: “Cuando tus fuentes están equivocadas, tú te equivocas”.[187]

Su argumentación provocó ira en otros reporteros de investigación, quienes señalaron que la tarea del periodista es no confiar de manera exclusiva en fuentes que tienen intereses políticos obvios en un asunto. El caso Chalabi, enemigo de Hussein, privilegiado por los neoconservadores de la Casa Blanca y del Pentágono, y fuente clave de Miller, a quien suministraba información falsa, era muy claro. También le cuestionaron haber identificado a Libby en una de sus notas como “un ex funcionario legislativo” (dado que en algún momento había trabajado en el Capitolio). Mediante esa fórmula, Miller había encubierto que su fuente era nada menos que la mano derecha del vicepresidente Cheney. Una columnista del New York Times, Maureen Dowd, escribió un artículo devastador sobre Miller, bajo el título “Mujer de destrucción masiva”. Allí dijo que las notas de su colega sobre las ADM “fueron demasiado bien hechas a la medida del argumento a favor de la guerra de la Casa Blanca”.[188]

Por su parte, el articulista Robert Scheer afirmó que el NYT y sus editores habían realizado una “cruzada pública” no sólo para “proteger” a Miller en los tribunales sino para “convertirla en heroína”, al ocultar el hecho de que ella no estaba protegiendo el derecho del público a ser informado, sino que estaba encubriendo a la administración Bush en su descarado y acaso criminalintento para “desacreditar a un silvador (whistle blower, crítico interno)”, el embajador Joseph

page39image4010649376
page39image4010649648
page39image4010649920
page39image4010650192
page39image4010650528

Wilson, quien había enfurecido al gobierno republicano al revelar la utilización de pruebas falsas para justificar la invasión.[189] Ya antes, en diciembre de 2000, Craig Pyes, ganador del Premio Pulitzer, había enviado un memorando a editores del Times, donde desistía de trabajar junto con Miller en un reportaje sobre la red Al Qaeda, argumentando que “no confío en su trabajo, su juicio, o su conducta”. Pyes, quien en el momento de la excarcelación de Miller trabajaba en Los Ángeles Times, criticó el borrador de la nota redactada por su colega como “poco más que estenografía de fuentes gubernamentales durante varios días, llena de afirmaciones no comprobadas y fallas de hecho”.[190]

Scooter Libby, chivo expiatorio

Por esos días, mientras el desbarajuste de Miller y su falta de ética profesional exhibía el enredo interno de los editores del Times, una eventual acción legal del fiscal Fitzgerald en contra de la Casa Blanca podría significar el principio del fin de la administración Bush. Inclusive, en el marco de las críticas por las distorsiones de “inteligencia” y los engaños y manipulaciones sobre la desastrosa invasión a Irak, surgía una creciente división en la cúpula política republicana. El final del silencio por lealtad pareció llegar cuando el coronel Lawewnce Wilkerson, brazo derecho del entonces secretario de Estado, Colin Powell, denunció que el secretario de Defensa Rumsfeld y el vicepresidente Cheney habían creado una “camarilla” que tenía secuestrada la política exterior de Estados Unidos.[191] Wilkerson, un marine con 31 años de carrera, quien se había desempeñado como jefe de equipo del Departamento de Estado hasta principios de 2005, advirtió que la política exterior del país estaba “destruida”. Citó como ejemplo las posiciones de Washington respecto al Protocolo de Kyoto y las Convenciones de Ginebra. El militar no era el único en romper con el gobierno. También el ex asesor de seguridad nacional de la administración Bush padre, Brent Scowcroft, cuestionó la invasión a Irak y denunció a Cheney como la “verdadera anomalía” en la Casa Blanca.[192]

El 28 de octubre, después de 22 meses de pesquisas, el fiscal especial Patrick Fitzgerald acusó de manera formal a Lewis Libby de obstrucción de la justicia, perjurio y declaraciones falsas. Fitzgerald demostró que Libby había sido el comienzo de una cadena de conversaciones telefónicas que derivó en la divulgación pública del nombre de la agente Plame a través de los medios de difusión masiva. “Después mintió, bajo juramento, repetidamente”, aseveró Fitzgerald.[193]Reveló, también, que Libby había testificado ante el tribunal que se había enterado de la identidad de Valerie Plame por el periodista Tim Russert, de NBC News y que luegocomentó ese “chisme” a otros reporteros. Pero el fiscal aseguró que la identidad de la agente de la CIA le había sido revelada a Libby por su jefe, Dick Cheney, y luego esa información circuló entre altos funcionarios del gobierno, incluyendo al vocero presidencial, Ari Fleischer, abogados del jefe del Ejecutivo, un funcionario de la CIA y un subsecretario de Estado. Con posterioridad, Libby divulgó información clasificada sobre un agente encubierto a periodistas, lo que había puesto en “peligro” la seguridad nacional de Estados Unidos.

En el curso de las pesquisas Libby había dado respuestas falsas a dos agentes del FBI que investigaban el asunto, de allí los cargos por falso testimonio; había mentido ante el Gran Jurado

page40image4011352864
page40image4011353072
page40image4011353344
page40image4011799376
page40image4011799584

sobre qué, cuándo y cómo supo acerca de la identidad de Plame (cargo de perjurio), y buscó desviar la investigación de los hechos, con lo que había obstruido a la justicia. El hecho de que Cheney fuera quien reveló a su subordinado la identidad de Plame, tras recibir la información del director de la CIA, George J. Tenet, venía a colocar al vicepresidente de Estados Unidos en medio de la crisis legal y política.[194]De inmediato se especuló que Libby, al buscar obstruir la investigación, estaba protegiendo políticamente a su jefe. Incluso, ante el anuncio de que la investigación seguiría y la eventualidad de que Cheney fuera obligado a presentarse como testigo ante el tribunal, no se descartó que Libby decidiera negociar con el fiscal y aceptara su responsabilidad total o parcial para evitar el juicio.

Las penas máximas para esos delitos, todos considerados mayores, eran de 30 años de cárcel y un millón 250 mil dólares en multas. No obstante, como en el caso Watergate y el escándalo Irán-contra, la acusación de la fiscalía no fue sobre el delito bajo investigación, sino por aparentes intentos para encubrirlo. Por su parte, el superasesor del presidente Bush, Karl Rove, evitó la acusación, pero seguiría bajo investigación.

La acusación contra Libby, quien renunció apenas le formularon los cargos, venía a colocar en tela de juicio toda la política belicista del presidente Bush y su elenco de neoconservadores a ultranza. El caso exhibía que la filtración de la identidad de Plame había sido parte de una campaña para desacreditar a opositores de la invasión a Irak, de la cual Libby había sido uno de sus “arquitectos”. Él había elaborado el documento sobre las falsas armas de destrucción masivas, que formó parte de la estrategia para “vender” la agresión y obtener el consenso del Capitolio y la ciudadanía estadunidense. También integró la famosa y ridícula presentación del entonces secretario de Estado, Colin Powell, ante la ONU y la televisión mundial, el 5 de febrero de 2003.[195]

Según el senador Harry Reid, jefe de la minoría demócrata, la acusación contra Libby era muy seria, porque venía a indicar que un alto asesor de la Casa Blanca había puesto la política enfrente de la seguridad nacional y el régimen de derecho. “El caso es más grande que la filtración de información altamente clasificada (…) tiene que ver sobre cómo la Casa Blanca de Bush fabricó y manipuló inteligencia para apoyar su argumento para la guerra en Irak y desacreditar a cualquiera que se atreviera a retar al presidente”, dijo Reid.[196] A su vez, Larry Johnson, ex analista de inteligencia de la CIA, dijo que el pueblo estadunidense se estaba dando cuenta lentamente, que “el ataque del gobierno de Bush contra Velerie y Joe Wilson fue parte de una conspiración más amplia para ocultar que nuestros líderes políticos fabricaron un argumento para la guerra”. Johnson, también ex funcionario del Departamento de Estado dedicado al antiterrorismo, agregó que Dick Cheney, Libby, Rove y otros habían preferido destruir a una oficial de inteligencia que revelar la verdad de que Estados Unidos fue a la guerra en Irak “sobre la base de mala información y decepción”. A su juicio, ese era un crimen que merecía “el castigo más serio”.[197]

Tras conocerse la acusación contra Libby, el editorial principal deThe New York Times destacó que los cargos describían “un patrón de comportamiento distintivo y preocupante

page41image4015452112
page41image4015452384
page41image4015452656
page41image4015452928

entre funcionarios de muy alto rango, incluyendo a Libby y al vicepresidente Cheney”.[198] Para el columnista Frank Rich, como en los días de Watergate, un delito menor inicial podría exhibir los abusos de poder de la “presidencia imperial” de Bush. Según Rich, el caso Libby contenía “el ADN de la Casa Blanca” y ofrecía “un mapa de la cultura de duplicidad del todo”.[199]

Sin embargo, para el influyente The Wall Street Journal no hubo crimen. Libby sólo “estaba defendiendo la política del gobierno contra un ataque político, y no cometió un delito”. Según el rotativo, el “alter ego” de Cheney había revelado la verdad sobre Wilson, porque estaba mintiendo a la prensa sobre su misión en Níger. Se trataba, pues, de “una disputa política entre un gobiernoelecto y críticos del manejo de la guerra contra el terror del presidente”. Si el fiscal Fitzgerald no podía demostrar que Libby estaba mintiendo por algún motivo nefasto, la acusación sería un intento por “criminalizar la política”.[200]En un intento por minimizar los cargos, ese sería durante días el argumento de los republicanos y de los comentaristas conservadores.

Mientras tanto, la defensa de Libby retomaría una larga tradición en los escándalos en Washington: como declaró el abogado Joseph Tate, no se podía esperar que un funcionario muy ocupado, “en medio de un frenético apuro” a raíz de “asuntos y eventos” ocurridos en “una época ajetreada de nuestro gobierno”, pudiera recordar detalles de conversaciones. Según él, el fiscal Fitzgerald estaba buscando “contradicciones” en los recuerdos de su cliente, para imputarle “declaraciones falsas”. Además, dijo, Libby era un “patriota”.[201]

Cuando el 3 de noviembre de 2005 el ex funcionario Lewis Libby se presentó ante el juez federal Reggie B. Walton en Washington, dijo: “Con respeto, su señoría, no culpable”. Su declaración de inocencia fue registrada por el juez en un proceso que duró apenas diez minutos. Después Libby fue fotografiado, se tomaron sus huellas digitales y fue liberado.[202] Quince meses después, el 6 de marzo de 2007, un jurado lo declaró culpable de perjurio y obstrucción de la justicia.[203] El ex asesor de Cheney no fue enjuiciado por la filtración del nombre de Valerie Plame en sí, sino por mentir sobre su papel en el escándalo. Igual que en el escándalo Watergate, el encubrimiento de un delito político tenía peores consecuencias que el delito mismo. El 6 de junio siguiente, el juez Walton condenó a Libby a 30 meses de prisión, 250 mil dólares en multas y dos años de libertad condicional.[204] Sin embargo, el 2 de julio de 2007, en una decisión que provocó una oleada de críticas, el presidente George W. Bush le perdonó la pena de prisión y dejó en el aire la posibilidad de concederle el perdón completo.[205] “Fue una decisión difícil”, dijo Bush. “Sentí que 30 meses de prisión eran duros”. The New York Times recordó entonces que Bush jamás había perdonado una condena a muerte cuando era gobernador de Texas. Según el precandidato presidencial demócrata Barack Obama, la gracia parcial de Bush a alguien de su círculo íntimo venía a constatar “la herencia de una administración marcada por una política de cinismo y división”.[206] El FBI ya había designado a Libby como el preso No. 28301-016, pero Bush le tiró la toalla. Ahora, Libby regresaría a su casa, limpio de polvo y paja.

Atando cabos

Más allá de las mentiras de Libby, durante el largo juicio habían quedado exhibidas las estrategias de manipulación de los medios por la Casa Blanca. Con detalle, saldrían a la luz pública

page42image4015995440
page42image4015995712
page42image4015995984
page42image4015996256
page42image4015996592
page42image4015996864
page42image4015997136
page42image4015997408
page42image4015997744

la propaganda o las mentiras del Pentágono como arma de guerra. Como consignó David Brooks en La Jornada, quedó revelada la forma cómo se decidía a quién filtrarle una nota o no, cuáles medios eran más confiables para ofrecer la versión oficial preferida, y cómo se determinaba cuándo de daba una noticia.[207] La ex directora de comunicación de Dick Cheney, Catherine Martin, ofreció detalles extraordinarios sobre cómo se decidió filtrar información a ciertos reporteros famosos del New York Times y elWashington Post, pero no a otros (con nombres y apellidos), cómo y en qué programas de entrevistas de televisión participar y en cuáles no, y cómo soltar malas noticias los fines de semana, cuando había menos atención del público.[208]

El testimonio del propio Libby brindó detalles sobre cómo filtrar fragmentos de documentos oficiales secretos para contrarrestar las críticas del embajador Wilson y otros que cuestionaron a la administración. El desmemoriado Libby sí recordó ante el juez, que le había pedido al entonces subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz (luego presidente del Banco Mundial), hacer contacto con The Wall Street Journal, para filtrar parte del National Intelligence Estimate, ya que él tenía “mejores relaciones” con ese rotativo.[209]

A modo de conclusión cabe consignar varios hechos. El 14 de diciembre de 2005, Bush reconoció y asumió toda la responsabilidad sobre los “errores de inteligencia” en torno al presunto arsenal nuclear iraquí.[210]El 6 de abril de 2007, un informe desclasificado del Pentágono descartó los supuestos nexos entre Saddam Hussein y la red Al Qaeda, otro de los argumentos utilizados por la administración Bush para invadir Irak.[211] El 16 de septiembre de 2007, al darse a conocer adelantos del libro de memorias del ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, La edad de la turbulencia: aventuras en un nuevo mundo, quedó ratificado lo que todo el mundo sabía: que “la guerra en Irak fue por petróleo”.[212] El 6 de agosto de 2008, el Departamento de Justicia de Estados Unidos señaló que el científico Bruce Ivins, quien presuntamente se había suicidado con una sobredosis de fármacos la semana anterior, fue la “única persona responsable” de los ataques con ántrax siete años antes, en los que fallecieron cinco personas y 17 sufrieron heridas.[213]Como señaló Juan Gelman, Ivins fue el “suicida expiatorio”.[214] En marzo anterior, el número de soldados de Estados Unidos muertos en Irak desde el “fin” de la guerra en 2003, ascendía oficialmente a cuatro mil.[215] Según BBC, la cifra de víctimas fatales iraquíes, rebasaban el millón.[216] El 14 de diciembre de 2008, durante un viaje de despedida de George W. Bush en Irak, el periodista iraquí Muntazer Zaidi lo llamó “perro” y le tiró sus zapatos en señal de desprecio.[217]

[1] Herodoto de Halicarnaso (480-425 a.C.). Historiador griego. Su Historiaconsta de nueve libros cuyo tema principal son las guerras médicas.

page43image4016884880
page43image4016885152
page43image4016885424
page43image4016885696
page43image4016886032
page43image4016886304
page43image4016886576
page43image4016886848
page43image4016887184
page43image4016887456
page43image4016887728
page43image4016888000
page43image4016888288

[2]Homero (s. VIII a.C.). Poeta épico griego. Se le atribuyen laIlíada, laOdisea, losHimnos homéricos y la Batracomiomaquia.

[3] Stanley Newcourt-Nowodworski, La propaganda negra en la Segunda Guerra Mundial. Algaba Ediciones, Madrid, 2006.

[4]Demóstenes (384-322 a.C.). Político ateniense, el más grande orador de la antigüedad. Combatió a Filipo de Macedonia, contra quien pronunció sus famosasFilípicas.

[5] Filipo II (382-336 a.C.). Rey de Macedonia, padre de Alejandro Magno. Derrotó a los atenienses en Queronea. Vencido por los romanos en Cinoscéfalos (197 a.C.).

[6] Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.). Orador, escritor y político romano Nombrado cónsul, consiguió frustrar la conjura de Catilina. Combatió las dictaduras de Julio y de Marco Antonio. Murió asesinado.

[7] Lucio Sergio Catilina /109-62 a.C.). Político romano, propretor de África. Denunciado por conjura ante el Senado por Cicerón.

[8] Alejandro Magno (356-323 a.C.). Rey de Macedonia. Sometió Grecia, conquistó Egipto, donde fundó Alejandría. Venció a los persas en Arbelas (331). Conquistó Babilonia, Susa y Persépolis y llegó hasta el Indo.

[9] Niccolo Maquiavelo (1469-1527). Político italiano. Secretario de la segunda cancillería de la República de Florencia. En El Príncipe, expone sus ideas sobre la política moderna del príncipe, en el momento en que se constituían en Europa los modernos Estados nacionales.

[10] Bartlett, Political Propaganda, citado por Jean-Marie Domenach en La propaganda política. Eudeba, Buenos Aires, 2001.

[11] Propaganda, communication and public opinion, Princeton, citado por Domenach.
[12] Stanley Newcourt-Nowodworski, ya citado.
[13] Otto von Bismarck (1815-1898), primer ministro de Prusia y canciller del Imperio alemán.

[14]Napoleón Bonaparte I (1769-1821). Emperador francés nacido en Córcega. Dirigió las campañas de Italia y Egipto. Después del golpe de Estado del 18 brumario fue designado primer cónsul y, en 1802, cónsul vitalicio. En 1804 se proclamó emperador y rey de Italia. Derrotado en Leipzig (1813), se retiró a la isla de Elba. Volvió a ocupar el poder durante los llamados Cien Días. Vencido en Waterloo, fue hecho prisionero y confinado en la isla de Santa Elena.

[15] Edwar F. Halifax (1881-1959). Político conservador británico. Virrey de la India y ministro de Asuntos Exteriores.

page44image4017777696
page44image4017777968
page44image4017778240
page44image4017778512
page44image4017778848
page44image4017779120
page44image4017779392
page44image4017779664
page44image4017780000
page44image4017780272
page44image4017780544
page44image4017780816
page44image4017781088
page44image4017781360

[16] Winston S. Churchill (1874-1965). Político británico, fue varias veces ministro y primer lord del Almirantazgo. Nombrado Primer Ministro al estallar la Segunda Guerra Mundial. Participó en las conferencias de Teherán, El Cairo y Yalta. Premio Nobel de Literatura en 1953.

[17] George Washington (1732-1799). Militar y político estadunidense. Primer presidente de Estados Unidos en 1789.

[18] Rudyard Kipling (1865-1936). Escritor británico nacido en Bombay. Premio Nobel de Literatura en 1907.

[19] Citado por el diputado y periodista italiano Giulietto Chiesa en “Guerra y mentira”.Voces del periodista No. 179, 1 al 15 de febrero de 2008.

[20] Agencia italiana ANSA, “Los que hicieron guerra a EEUU eligieron su propia destrucción” y AFP “Bush señala a Bin Laden y se apresta a atacarlo”, diario La República, Montevideo, Uruguay, 16 de septiembre de 2001.

[21] Despacho de ANSA, ya citado.
[22] “Bush señala a Bin Laden y se apresta a atacarlo”, ya citado.

[23] Titular de primera plana del diario La República de Montevideo, Uruguay, del 16 de septiembre de 2001.

[24] Como dice Noam Chomsky, el tema del terrorismo no era novedoso en el lenguaje de Washington: “Ésa fue la línea del gobierno de Ronald Reagan cuando asumió el poder, y desde el comienzo (de su administración) afirmó que el terrorismo internacional representaba la amenaza principal para el gobierno de Estados Unidos (…) decir que ‘estamos bajo el ataque de los terroristas’ es igual a que Adolfo Hitler declarara que estaba bajo el ataque de los judíos”. David Brooks, “Estados Unidos debe probar que atacó a terroristas”, en Noam Chomsky en La Jornada, La Jornada Ediciones, abril de 2002.

[25] Jim Cason y David Brooks, “En curso, guerra de la información en EU; anuncian ‘estrictos límites’”. La Jornada, 25 de septiembre de 2001.

[26] En octubre de 2001 el Pentágono atacó Kabul, la capital afgana, en lo que sería el inicio de una ofensiva final contra el movimiento talibán de Afganistán. El movimiento talibán, que había sido considerado antes por Estados Unidos como un grupo de “luchadores de la libertad”, igual que los mujaidines que lucharon contra la ocupación soviética, después del 11 de septiembre pasaron a ser considerados por la propaganda de guerra de Estados Unidos como “terroristas”, “fundamentalistas islámicos” y “fanáticos”.

[27] Ibíd. [28] Ibíd.

page45image4018666512
page45image4018666784
page45image4018667056
page45image4018667328
page45image4018667664
page45image4018667936
page45image4018668208
page45image4018668480
page45image4018668816
page45image4018669088
page45image4018669360
page45image4018669632
page45image4018669904

[29] Molly Gordy, “Patriotismo, propaganda, censura…”. Proceso No. 1302, 14 de octubre de 2001. [30] Ibíd.
[31] Ibíd.

[32] Donald Rumsfeld se refería al hecho de que durante la invasión a Normandía, en la Segunda Guerra Mundial, los aliados anglo-estadunidenses no informaron sobre la fecha del desembarco (1944) ni el lugar de la ofensiva y realizaron operaciones diversionistas para confundir a los alemanes, haciéndoles creer que el lugar elegido era Calais. Ver Jim Cason y David Brooks, “No se mentirá a los medios, pero ‘la verdad será protegida’: secretario de Defensa de EU”. La Jornada, 26 de septiembre de 2001, y “Desinformación, una táctica de inteligencia”, Reforma, 21 de febrero de 2002.

[33] Molly Gordy, “Patriotismo, propaganda, censura…”, ya citado.
[34] Agencias Reuters, AFP, AP y DPA, “Aceptan cadenas estadunidenses de TV ‘revisar’ los

mensajes de Bin Laden”. La Jornada, 11 de octubre de 2001.
[35] Molly Gordy, “Patriotismo, propaganda, censura…”, ya citado.

[36] Armand Mattelart, La comunicación-mundo: historia de las ideas y de las estrategias(1991), citado por Gerardo Albarrán en “Guerras mediáticas”, Proceso, 14 de octubre de 2001.

[37] Stanley Newcourt-Nowodworski, ya citado.
[38] Jacques Ellul, Propaganda: The Formation of Men’s Attitudes. Nueva York, Random

House/Vintage Books, 1973.

[39] Noam Chomsky (1928), profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets, es autor de una extensa bibliografía sobre el papel de los medios de comunicación y el modelo de propaganda de Estados Unidos. Sobre el tema destacan, entre otros, sus libros La quinta Libertad (1985); Los guardianes de la libertad (1988); El miedo a la democracia (1992), y Lucha de clases (1997).

[40] Giulietto Chiesa, “Guerra y mentira”, ya citado.
[41] El Comité de Información Pública fue dirigido por George Creel, un periodista sensacionalista

que orquestó una ofensiva sin precedentes de propaganda probélica.

[42] C. P. Otero, Noam Chomsky. Sobre democracia y educación. Paidós, Barcelona 2005.

[43] Walter Lippmann, “el más importante de los periodistas estadunidenses”, dice Chomsky, es autor del libro Opinión Pública (Allen & Unwin, Londres, 1932). Lippmann acuñó el término “fabricación del consenso”, vinculado con el modelo de propaganda utilizado por Estados Unidos desde los años treinta del siglo pasado.

page46image4020281840
page46image4020282112
page46image4020282384
page46image4020282656
page46image4020282992
page46image4020283264
page46image4020283536
page46image4020283808
page46image4020284144
page46image4020284416
page46image4020284688
page46image4020284960
page46image4020285232
page46image4020285504
page46image4020285776

[44] Edward Bernays escribió el libro Propaganda (Nueva York, H. Liverigth, 1928), que se convirtió, según apunta Chomsky, en “un manual estándar de la industria de las relaciones públicas” de Estados Unidos.

[45] Harold Lasswell fue una de las principales figuras de la ciencia política estadunidense en la primera mitad del siglo XX y fundador del moderno campo de estudio de las comunicaciones.

[46] El Comité distribuyó más de 75 millones de panfletos, boletines y hojas volantes; publicó un periódico de 100,000 ejemplares de circulación; organizó 755,000 conferencias en 5,200 comunidades y obtuvo el apoyo de empresas cinematográficas para llevar su mensaje noticioso y motivacional al personal civil y militar. Ver Luis Eladio Proaño, “Periodistas en tiempos de guerra”, revista Chasqui No. 38, Quito, Ecuador, 1991.

[47] Ibíd.
[48] Noam Chomsky, La propaganda y la opinión pública. Conversaciones con David Barsamian,

Editorial Crítica, Barcelona, 2002. [49] Ibíd.
[50] Ibíd.

[51] Edward Bernays, liberal y anticomunista rabioso, sobrino de Sigmund Freud, empleó las ideas de su tío en el ámbito comercial para predecir y después ajustar lo que la gente creía y la forma como se comportaba. Pero mientras Freud trataba de liberar al ser humano de sus temores, complejos y deficiencias emocionales, Bernays usaba la psicología para arrebatarle al público su capacidad de decidir por sí mismo y para entregarlo a sus poderosos clientes para ser manipulado. Aparte de trabajar con numerosas corporaciones, en diferentes ocasiones Bernays ayudó al Departamento de Estado a diseminar propaganda. Ver su obra clásica, Propaganda, Editorial Melusina, España, 2008.

[52] Noam Chomsky, El miedo a la democracia. Editorial Crítica, Grijalbo, Barcelona 1992. [53] Ibíd.
[54] Ibíd.
[55] Ibíd.

[56] Citado en Jacques Ellul, Propaganda, op.cit.
[57] Citado en D. Lerner, Propaganda in War and Crisis. Nueva York, 1951.[58]NoamChomsky,Manteneralachusmaaraya.Editorial Txalaparta,PaísVasco,1995.

[59] Chomsky y Herman, Los guardianes de la libertad, Grijalbo Mondadori, Barcelona, 1990. Prefacio.

page47image4020633616
page47image4020633888
page47image4020634160
page47image4020634432
page47image4020634768
page47image4020635040
page47image4020635312
page47image4020635584
page47image4020635920
page47image4020636192
page47image4020636464
page47image4020636736
page47image4020637008
page47image4020637280
page47image4020637552
page47image4020637824

[60] Como señalan Chomsky y Herman, los medios de comunicación de masas están inmersos en una relación simbiótica con las fuentes de información poderosas, tanto por necesidad económica como por reciprocidad de intereses.

[61] Ver José Luis L. Aranguren, Qué son los fascismos. Editorial La Galla Ciencia, Barcelona, 1976. [62] Noam Chomsky, Estados fallidos. El abuso de poder y el ataque a la democracia. Ediciones B,

S. A., Barcelona, 2007.

[63] Según el mismo Hitler admitió en su obra Mi Lucha, escrita durante su encarcelamiento después del fallido Putsch de 1923, desarrolló sus observaciones sobre la propaganda marxista y británica de la Primera Guerra Mundial.

[64] Alejandro Galkin, Fascismo, nazismo, falangismo. Ediciones Librería Allende, S.A. México, sin fecha y Jean-Marie Domenach, La propaganda política. Eudeba, Buenos Aires, 2005.

[65] Stanley Newcourt-Nowodworski, citado arriba.

[66] Ver Noam Chomsky, “Injusticia infinita: la nueva guerra contra el terror”, en Noam Chomsky en La Jornada. Ediciones La Jornada, México, abril de 2002, y N. Chomsky y Edward S. Herman, Washington y el fascismo en el tercer mundo, Siglo Veintiuno Editores, , México, 1981.

[67] Georgui Arbátov, El aparato de propaganda político e ideológico del imperialismo. AKAL Editor, Madrid, 1975.

[68] Ibíd.

[69] Ibíd.

[70] Alguna vez definida como un instrumento de política exterior de Estados Unidos parecida a la OTAN, Radio Europa Libre daba trabajo a mil 600 personas (mil 100 en Munich, 100 en Nueva York y 400 en la estación de retransmisión en Portugal), y lanzaba programas en seis lenguas: checa, eslovaca, húngara, polaca, rumana y búlgara).

[71] G. Arbátov, El aparato de propaganda político e ideológico del imperialismo, citado arriba.

[72] Arbátov, citado arriba.

[73]Autores estadunidenses calificaron esas jornadas como la operación de “propaganda relámpago” más notable en la historia del Hemisferio Occidental. Ver Tele agresión, Editorial José Martí, La Habana, 1988, y Agresión desde el éter, Agencia de Información Nacional, La Habana, 1989.

[74] Ibíd.

page48image4019519456
page48image4019519664
page48image4019519936
page48image4019520208
page48image4019520544
page48image4019520816
page48image4019521088
page48image4019521360
page48image4019521696
page48image4019521968
page48image4019522240
page48image4019522512
page48image4019522784
page48image4019523056
page48image4019523328

[75] Reporte final del Estado Mayor Conjunto del Ejército de Estados Unidos, citado por Carlos Fazio en El Tercer Vínculo, de la teoría del caos a la militarización de México. Editorial Joaquín Mortiz, México, 1996.

[76] Ibíd.
[77]Sobre este tema ver G. Arbátov,El aparato de propaganda político e ideológico del

imperialismo, y Stanley Newcourt-Nowodworski, La propaganda negra…, ya citados.
[78] Ver Víctor Marchetti & John D. Marks, La CIA y el culto del espionaje. Editorial Euros,

Barcelona 1974. [79] Ibíd.

[80] La “desinformación” (desinformatsiya en ruso), se convirtió en una especialidad de los servicios secretos soviéticos.

[81]Radio Europa Libre y Radio Libertad son las más famosas operaciones depropaganda gris organizada por la CIA contra el ex bloque soviético. Ver Philip Agee,Diario de la CIA, Editorial Laia/Barcelona, 1978.

[82] Andrés Oppenheimer, La hora final de Castro. Javier Vergara Editor S. A. Buenos aires, 1992. [83] Citado por Arbatov, op. cit.

[84] “Profesionales versus bastardos”. The Guardian de Londres, reproducido enChasqui, número citado.

[85] Ignacio Ramonet, “La mentira como arma de guerra. Cambios estructurales”. Mimeógrafo, s/f.

[86] El síndrome de Vietnam alude, más que a un trastorno por estrés postraumático, que como la neurosis de guerra y el síndrome de Estocolmo afecta a individuos que han participado en conflictos bélicos, a la crisis ideológica y moral de la sociedad estadunidense producida por la derrota en el sudeste asiático, que se tradujo en una “crisis de confianza” prolongada y que,combinada con el escándalo Watergate, llevaron a la caída de Richard Nixon en agosto de 1974.

[87] Si bien se ha dicho que la de Vietnam fue la primera “guerra televisada”, cabe señalar que no fue filmada en tiempo real, porque las películas (rodadas en 16 mm) eran enviadas a Estados Unidos en avión y se difundían con 24 o 48 horas de distancia respecto a los hechos.

[88] Material inflamable para cargar bombas incendiarias.

[89]Durante más de dos décadas (1949-1975), Estados Unidos intentó sojuzgar a Vietnam mediante la fuerza y la subversión, violando en el proceso la Carta de las Naciones Unidas, los Acuerdos de Ginebra de 1954, el Código de Nüremberg, la Convención de La Haya, el Protocolo de Ginebra de 1925 y, finalmente, los Acuerdos de París de 1973. Durante casi diez años los campesinos de Indochina sirvieron como conejillos de Indias para una tecnología militar en

page49image4019904224
page49image4019904496
page49image4019904768
page49image4019905040
page49image4019905376
page49image4019905648
page49image4019905920
page49image4019906192
page49image4019906528
page49image4019906800
page49image4019907072
page49image4019907344
page49image4019907616
page49image4019907888
page49image4019908160

desarrollo: bombas de racimo, cohetes diseñados para meterse a las cuevas donde se escondía la gente para escapar de los bombardeos de saturación, un despliegue infernal de armas antipersonales; nuevas versiones de las balas “dum-dum”, por mucho tiempo ilegales. Estados Unidos perdió 58,000 soldados y causó la muerte de millones de vietnamitas, además de varios miles de laosianos y camboyanos.

[90] Ramonet, op.cit.

[91]Elpool, el trato directo con los oficiales británicos y la transmisión de información exclusivamente a través del ejército inglés, fueron los tres elementos clave que permitieron orientar la información.

[92] Durante 1985 y 1986, el ejército de Francia intervino en el conflicto del Chad, en la mayor batalla de tanques producida en Africa desde El Alamein, y la audiencia francesa se enteró una vez que terminaron las hostilidades sin poder ver ninguna imagen de los enfrentamientos.

[93] Estados Unidos invadió militarmente Granada en 1983 e impuso un gobierno títere. La invasión se produjo sin cobertura de prensa.

[94] La misma técnica utilizada en Granada y Chad fue utilizada por Washington en diciembre de 1989 durante la invasión a Panamá para capturar al general Manuel Antonio Noriega, quien durante años sirvió a los intereses de Estados Unidos y tuvo una relación personal con George Bush desde sus años como director de la Agencia Central de Inteligencia. Durante la invasión, denominada Causa Justa, el ejército estadunidense bombardeó con fuego de artillería, tanques, helicópteros, misiles, lanzallamas y ametralladoras, durante nueve horas, el popular barrio de El Chorrillo, que quedó prácticamente en ruinas. Aunque la cifra oficial de muertos panameños alcanzó los 500, fuentes no gubernamentales consideran que fueron más de cuatro mil. Todo, para“capturar” a un hombre.

[95] Ramonet, op.cit.
[96] Ibíd.
[97] Ibíd.
[98] Dominique Wolton, War Game. La información y la guerra. Siglo XXI Dditores, México, 1992.

[99] Resulta una ironía que el saudita Osama Bin Laden, principal sospechoso de los ataques terroristas en Nueva York y Washington, haya sido reclutado por la Agencia Central de Inteligencia durante la guerra entre Afganistán y la Unión Soviética, en el marco de una operación secreta de gran envergadura, mediante la cual, la llamada “jihadislámica (o guerra santa contra las fuerzas soviéticas) se convirtió en parte integral de la estrategia de inteligencia de la CIA, apoyada por la Casa Blanca y Arabia Saudita, y financiada en gran medida con fondos provenientes del narcotráfico, floreciente en la frontera afgano-paquistaní.

page50image4021443488
page50image4021443760
page50image4021444032
page50image4021444304
page50image4021444640
page50image4021444912
page50image4021445184
page50image4021445456
page50image4021445792
page50image4021446064

[100] Se estima en 660 el número de periodistas, en su mayoría estadunidenses y británicos, que fueron insertados en diferentes batallones de Estados Unidos e Inglaterra y que debieron aceptar el compromiso de no poner en peligro a las tropas con sus reportes y de someter su material a la censura militar. La intención de la campaña fue establecer vínculos estrechos entre periodistas y soldados, de tal manera que, a partir de una relación de supervivencia, se evaporara cualquier noción de neutralidad en la información.

[101] El paralelismo entre George W. Bush y Osama Bin Laden fue utilizado por el más famoso periodista televisivo de Alemania, Ulrich Wickert, conductor el popular noticieroTagesthemen. En una entrevista con la revista Max, Wickert adhirió a la opinión de la premiada escritora india Arundhati Roy, quien llamó a Bin Laden “el esqueleto en el armario de la familia estadunidense, el oscuro ‘otro yo’ del presidente Bush”. Kickert dijo que “Bush no es un asesino o un terrorista, pero sus estructuras de pensamiento son similares (a las de Bin Laden). Fue obligado a disculparse públicamente.

[102] Jenaro Villamil, “Comienza la autocensura a operar en los grandes consorcios mediáticos estadunidenses”. La Jornada, 11 de octubre de 2001.

[103] El canal de noticias por satélite Al Jazeera, con sede en Doha, Qatar, apareció en 1996, financiado con un subsidio del emir Sheik Hamad bin Khalifa al Thani y comenzó a destacar en el mundo árabe como un canal alternativo a las grandes cadenas de televisión de Occidente.

[104] Según reportó The Washington Post, a comienzos de noviembre de 2001 el presidente de CNN, Walter Isaacson, advirtió a sus corresponsales que no debían presentar informaciones de Afganistán que pudieran ser demasiado “protalibán”. Jim Cason y David Brooks, “Control informativo, importante frente de EU en la guerra contra Osama Bin Laden”. La Jornada, 3 de noviembre de 2001.

[105] Scott Ritter, un ex infante de marina que fungió como jefe de inspectores de la Comisión Especial de las Naciones Unidas (Unscom), creada en 1991, luego de la primera guerra del Golfo, para verificar la eliminación de las armas de destrucción masiva de Irak, dijo que el programa había sido”extremadamente exitoso” y que el país árabe había quedado desarmado por completo en 1998, año en que él renunció a la comisión debido en parte a que su director, el australiano Richard Butler, permitió que fuera utilizada por la CIA y otras agencias de inteligencia para espiar al régimen de Hussein.

[106] Carlos Fazio, “Un EU con menos influencia y rodeado de enemigos, prevén expertos de inteligencia”. La Jornada, 17 de diciembre de 2001.

[107] Michael T. Klare, “Energy Imperialism”, The Nation, 23-30 de julio de 2001. Ver también Michael T. Klare, “La geopolítica de la guerra”, La Jornada, 6 de noviembre de 2001 y Carlos Fazio, “Geopolítica, petróleo y guerras”, La Jornada, 26 de noviembre de 2001.

page51image4019033664
page51image4019033936
page51image4019034208
page51image4019034480
page51image4019034816
page51image4019035088
page51image4019035360
page51image4019035632

[108] Jim Cason y David Brooks, “Oficina del Pentágono, encargada de difundir noticias falsas en el exterior”, La Jornada, y Horacio Santini, “EU estudia esparcir información falsa”, diario Milenio, 20 de febrero de 2002.

[109] Ibíd.

[110]Una de las propuestas fue enviar correos electrónicos a periodistas, líderes civiles y funcionarios extranjeros con mensajes que promovieran las posiciones estadunidenses o atacando a sus enemigos.

[111] Confundir al enemigo, sobre todo en el plano táctico, es una herramienta clásica de los militares, al igual que las operaciones psicológicas, pero las operaciones clandestinas de “propaganda negra” o desinformación, están más relacionadas con los servicios de inteligencia.

[112] Jim Cason y David Brooks, “Oficina del Pentágono, encargada de difundir noticias falsas en el exterior”, ya citado.

[113] AFP, “Niega Estados Unidos guerra de información”. El Universal, y DPA, “Rumsfeld rechaza desinformación”, Reforma, 21 de febrero de 2002.

[114]Sobre el tema, ver John Saxe-Fernández, “El Pentágono y la desinformación en Afganistán”. La Jornada, 27 de junio de 2002.

[115] Philip Agee, La ‘Compañía’ por dentro: Diario de la CIA. Editorial Laia, Barcelona, 1978.
[116] Victor Marchetti y John D. Marks, La CIA y el culto del espionaje. Editorial Euros, Barcelona,

1974.

[117] La expresión “periodismo amarillo” es utilizada como contrafigura del periodismo auténtico. Remite en su origen a uno de los zares de la prensa escrita estadunidense, William Randolph Hearst, director-propietario delNew York Journal, señalado como el hado padrino del sensacionalismo de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. No obstante, la extraña denominación periodismo amarillo parece tener origen en el “Yellow Kid”, pintoresco y gracioso personaje, obra del dibujante Outcault, quien consiguió aclimatar los “comics” o historietas. Sin descartar la versión que ubica su origen en los suplementos impresos en papel amarillo, donde los sucesos de la “crónica negra” (asesinatos, robos, incendios, explosiones, luchas callejeras, accidentes) eran descritos con un sella arrebatadamente “sensacional”.

[118] Poco tiempo después se comprobó que la fotografía presentada por el Journalcomo prueba del orificio originado por un torpedo español impactado sobre el casco del buque, correspondía a un eclipse de sol y había sido publicada años atrás en el propio periódico. En 1976, el almirante Hyman C. Rickover, de la armada estadunidense, luego de una serie de investigaciones, concluyó que la explosión ocurrió dentro del barco, lo cual corroboró la tesis de que los 266 marineros fallecidos fueron sacrificados por Washington para apropiarse de la isla del Caribe.

page52image4023438080
page52image4023438352
page52image4023438624
page52image4023438896
page52image4023439232
page52image4023439504
page52image4023439776
page52image4023440048
page52image4023440384
page52image4023440656
page52image4023440928

[119] Existe profusa documentación que describe cómo el presidente Lyndon Johnson engañó a los estadunidenses para involucrar a su país en el conflicto del sudeste asiático. Por ejemplo, el historiador Howard Zinn, narra: “El presidente anunció que ‘le dispararon a nuestros destructores en el Golfo de Tonkín y nuestros navíos están ahí en misiones inocuas’, claro, ‘éste fue un ataque no provocado’. Bueno, la aseveración estaba plagada de mentiras, pero de inmediato el Congreso aprobó −casi por unanimidad en el Senado y unánimemente en la Cámara de Representantes− medidas que en aquel tiempo otorgaron a Lyndon Johnson una especie de cheque en blanco para que hiciera lo que quisiera. El resultado fue diez años de guerra brutal”. Howard Zinn, “Guerra y engaño”, La Jornada, 2 de noviembre de 2001.

[120] En medio de la campaña de histeria estadunidense se mencionó la posibilidad de que Irak contara con armas químicas tales como tabún (gas nervioso), sarín (gas inodoro e incoloro), ambos inventados en la Alemania nazi, y el agente VX (un gas venenoso producido por los ingleses). Las armas químicas no son armas estratégicas de destrucción masiva, sino armas de campo de batalla, de alcance y potencial limitado, que sirven para desatar pánico.

[121] Entre las armas bacteriológicas la campaña mencionó el ántrax y la toxinabotulinum.

[122]

[123]Ver DPA, Notimex, “Expertos contradicen a Bush: Irak no tiene armas”,Milenio, 9 de septiembre de 2002, y Naief Yahya, Guerra y propaganda. Mitos masivos y el mito bélico en Estados Unidos. Editorial Paidós, México, 2003.

[124] Agencia DPA, “Medios en EU: descarada complicidad”. La Jornada, 12 de octubre de 2002. [125] Ibíd.

[126] Alberto Armendáriz, “Adoctrina Estados Unidos a periodistas”, Reforma, 13 de noviembre de 2002.

[127] Se conoce como macartismo o maccarthysmo, la época en la historia de Estados Unidos caracterizada por una serie de medidas anticomunistas promovidas por el senador republicano por Wisconsin, Joseph McCarthy, quien presidió el subcomité permanente de Investigaciones del Senado en entre 1953 y 1954, en el clímax de la guerra fría con la ex Unión Soviética, durante el gobierno de Dwight Eisenhower. Su búsqueda de comunistas dentro del gobierno de Estados Unidos, sus purgas y sus “listas negras”fueron denunciadas por sus críticos como una “cacería de brujas” y se popularizó el término “macartismo” para calificar una campaña de desprestigio.

[128]La expresión está tomada del libro de David Barsamian con entrevistas a Noam Chomsky, Mantener la chusma a raya. Editorial Txalaparta, País Vasco, 1994.

[129] El 12 de marzo de 2002, el director de seguridad interior de Estados Unidos, Tom Ridge, presentó por televisión el sistema de alerta denominado simbólicamente “arcoiris del terror”, que contenía cinco categorías de riesgo. La escala de colores iba del verde (bajo riesgo) seguido por el

page53image4021873392
page53image4021873664
page53image4021873936
page53image4021874208
page53image4021874544
page53image4021874816
page53image4021875088
page53image4021875360
page53image4021875696
page53image4021875968
page53image4021876240

azul, amarillo, naranja y rojo (máximo riesgo). Según la argumentación oficial, el sistema fue diseñado para ayudar al público a mejorar su coordinación, preparación y seguridad ante amenazas terroristas.

[130] Parte de la argumentación de Powell ante el Consejo de Seguridad de la ONU, se había basado en un supuesto documento de la inteligencia británica denominado Irak: su infraestructura de ocultamiento, engaño e intimidación, que el secretario de Estado estadunidense presentó como una “descripción exquisitamente detallada de los engaños iraquíes”. El documento resultó en gran medida un plagio de un artículo escrito por Ibrahim al Marashi, publicado en el Middle East Review of International Affairs (vol. 6, No. 3, septiembre de 2002).

[131] La Ley Patriótica fue acordada por el Senado de Estados Unidos el 26 de octubre de 2001.

[132] Como advirtió en enero de 2003 la Unión Estadunidense de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), la visión de una sociedad completamente vigilada, como la que describió George Orwell en su novela 1984, “es por primera vez tecnológicamente posible”. La ACLU consideró que la principal amenaza “viene ahora del gobierno”, que por un lado obtuvo mayor autoridad para realizar actos de espionaje interno, especialmente intercepción de líneas telefónicas y programas de computadora, y por otro redujo los requisitos para que la policía pueda vigilar a los ciudadanos. Ver José Carreño, “El verdaderoBig Brother”,El Universal, México, 22 de enero de 2003. Asimismo, un desplegado aparecido el 17 de marzo de 2003 en The New York Times, firmado por la agrupación Snoop Watch, denunció que “Big Brother ya está entre los ciudadanos”.

[133] La versión original de “Decadencia y teatralidad” fue escrita de manera anticipatoria en los días de la invasión estadunidense a Irak, y publicada en La Jornada el 24 de marzo de 2003.

[134] Emannuel Todd, Después del imperio: ensayo sobre la descomposición del sistema norteamericano. Editorial Foca, Madrid. 2003.

[135] Con más de mil 200 estaciones en los 50 estados del país, Clear Channel Worldwide promovió los “Mítines por América”, de apoyo a la política bélica de la Casa Blanca, en grandes ciudades como Atlanta, Cleveland, San Antonio y Cincinati, entre otras. La emisora dice tener más de 100 millones de radioescuchas. Ver David Brooks y Jim Cason, “Los medios de EU preparan el terreno para justificar el conflicto: analistas”.La Jornada, 26 de marzo de 2003.

[136] Giorgio Agamben, Estado de excepción. Editorial Pre-textos, Valencia, España, 2004.
[137] Harold Bloom, “Reflexiones en la tierra del crepúsculo”. Confabulario, suplemento cultural

de El Universal, 25 de marzo de 2006.
[138] Emmanuel Wallerstein, “La guerra moral”. La Jornada, 19 de febrero de 2003. [139] Emmanuel Todd, obra citada.

[140]La versión original del presente subtema apareció publicada con el mismo título, “Embriaguez chovinista”, en La Jornada, el 7 de abril de 2003.

page54image4022622016
page54image4022622288
page54image4022622560
page54image4022622832
page54image4022623168
page54image4022623440
page54image4022623712
page54image4022623984
page54image4022624320
page54image4022624592
page54image4022624864

[141] Marc Cooper, entrevista a Gore Vidal en “Bush, especie de maniático que ataca al país que se le antoja”. La Jornada, 14 de noviembre de 2005.

[142] AFP, “Bush aplica una ‘política sicótica’, acusa Gore Vidal. Portada de La Jornada, 16 de octubre de 2006.

[143] Una primera versión de “Los nuevos nazis” fue escrita por el autor y publicada en La Jornada el 19 de mayo de 2003.

[144] Sheldon Wolin, “Totalitarismo invertido”. The Nation, 19. de mayo de 2003.

[145] Giorgio Agamben, Frankfurter Allgemeine Zeitung, 19 de abril de 2003.

[146] Sheldon Wolin, “Totalitarismo invertido”, citado arriba.

[147] Stephan Hasam es profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana. Conversación con el autor.

[148] Patrice de Beer, “Nuevas preguntas de la prensa norteamericana”. Milenio, 22 de noviembre de 2003.

[149] Ver Horacio Santini y Rocco Marotta, “Las pifias del New York Times”. Milenio, 29 de mayo de 2004.

[150] Ibíd.

[151] El texto completo de la nota editorial “El Times e Irak”, de The New York Times, fue publicado por el diario mexicano El Universal, bajo el título “Admite el ‘NYT’ fallos en la cobertura en Irak”, el 27 de mayo de 2004.

[152] Santini y Marotta, ya citados.

[153] “El mea culpa del diario llega tarde y mal”. El Universal, 27 de mayo de 2004.

[154] Santini y Marotta, ya citados.

[155] Naief Yahya, Guerra y propaganda. Mitos masivos y el mito bélico en Estados Unidos. Editorial Paidós, México, 2003.

[156] Naief Yehya, “El New York Times y su guerra contra Irak”. La Jornada Semanal, 28 de noviembre de 2004.

[157] Santini y Marotta, ya citados.

[158] Ver Horacio Santini, “El resurgimiento de la mirada crítica”. Milenio, 10 de septiembre de 2004.

page55image4023584688
page55image4023584960
page55image4023585232
page55image4023585504
page55image4023585840
page55image4023586112
page55image4023586384
page55image4023586656
page55image4023586992
page55image4023587264
page55image4023587536
page55image4023587808
page55image4023588080
page55image4023564832
page55image4023565040
page55image4023565312
page55image4023565840
page55image4023566048

[159]Los resultados de la investigación del diario contradijeron los relatos de Kelley que explicaban la noche que pasó con terroristas egipcios, en 1997, y las conversaciones con un colono judío en 2001. El periódico tampoco halló evidencias de sus supuestos encuentros con terroristas que cruzaban la frontera entre Pakistán y Afganistán en 2002, su entrevista con la hija de un general iraquí en 2003 y su búsqueda de Osama Bin Laden ese mismo año.

[160] AFP y Notimex, “Renuncia directora del USA Today por el caso del periodista que inventó notas”. La Jornada, 22 de abril de 2004.

[161] Salvador Camarena, “Despide NBC a Peter Arnett”. El Universal, 1 de abril de 2003.
[162] Ver Peter Arnett, “Esta guerra no está funcionando”, tomada por Milenio de The Daily

Mirror, para su edición del 2 de abril de 2003
[163]Gabriel Papa, “Decir la verdad. ElNew York Times, el periodismo e Irak”.

SemanarioBrecha de Montevideo, 4 de junio de 2004. [164] Ibíd.

[165] David Brooks, “Revés a periodistas en EU; anulan la confidencialidad de las fuentes”. La Jornada, 16 de febrero de 2005.

[166] Ibíd.

[167] Ver Michael C. Ruppert, “Por qué Tenet y Pavitt renunciaron en verdad a la CIA”, donde se cita un artículo en The Financial Times del 7 de marzo de 2002. Página por Internet de Rebelión, 15 de junio de 2004.

[168] Citado por Michael C. Ruppert, en “Por qué Tenet y Pavitt renunciaron en verdad a la CIA”, ya citado.

[169] Ibíd. [170] Ibíd. [171] Ibíd.

[172] AFP y DPA, “Karl Rove, asesor de Bush, habría filtrado identidad de agente de la CIA”, La Jornada, y Horacio Santini, “Principal consejero de Bush, implicado en escándalo”, Milenio, 4 de julio de 2005.

[173] Horacio Santini, “Condenan a cuatro meses de prisión a periodista de The New York Times”. Milenio, 7 de julio de 2005.

[174] Ibíd.

page56image4023970832
page56image4023971104
page56image4023971376
page56image4023971648
page56image4023971984
page56image4023972256
page56image4023972528
page56image4023972800
page56image4023973136
page56image4023973408
page56image4023973680
page56image4023973952
page56image4023974224
page56image4023974496
page56image4023974768
page56image4023975040

[175] Ver Andrew Buncombe, “En el caso de la periodista Judith Miller no se ha determinado si cometió delito”. The Independent, retomado por La Jornada, 11 de julio de 2005.

[176] Ibíd.

[177] EFE, “Sale Judith Miller de prisión”. El Universal, 30 de septiembre de 2005.

[178] Así apodado por su hiperactividad infantil.

[179] Gabriel Moyssen, “Miller delata a Libby; lo acusan por conspirar”. El Financiero, 17 de octubre de 2005.

[180] AFP, Reuters, DPA y The Independent, “Recién excarcelada, Judith Miller rompe el silencio ante gran jurado”. La Jornada, 1 de octubre de 2005.

[181] Ver David Brooks, “La periodista Judith Miller, ¿heroína o villana?”. La Jornada, 26 de octubre de 2005.

[182] Gabriel Moyssen, “Miller delata a Libby; lo acusan por conspirar”, ya citado.
[183] Citado por David Brooks en “Se desploma a 38 por ciento el índice de aprobación a Bush en

EU”. La Jornada, 17 de octubre de 2005.

[184] Ibíd.

[185] AP, “Miller se enfrenta con sus jefes”. Milenio, 22 de octubre de 2005.

[186] Ibíd.

[187] David Brooks, “La periodista Judith Miller, ¿heroína o villana?”, ya citado.

[188] Ibíd.

[189] Ibíd.

[190] Ibíd.

[191] David Brooks, “Acción legal contra la Casa Blanca, posible principio del fin del gobierno de Bush”. La Jornada, 24 de octubre de 2005.

[192] Ibíd.

[193] David Brooks, “Renuncia el jefe de gabinete del vicepresidente Dick Cheney”, La Jornada; Horacio Santini, “EU: cae jefe de asesores de Cheney por escándalo”, Milenio, y José Carreño, “Acusan a Lewis Libby de mentir en el caso Plame”, El Universal, 29 de octubre de 2005.

[194] AFP, “Cheney, implicado en la revelación de la identidad de una agente de la CIA”.La Jornada, 26 de octubre de 2005.

[195] El 26 de febrero de 2005, en un tardío y poco creíble intento por autoexonerarse, el ex secretario de Estado, Colin Powell, se confesó “muy enfadado” por haber advertido al mundo con vehemencia sobre las armas de destrucción masiva en Irak, basándose en informaciones falsas de los servicios de inteligencia estadunidenses. “Yo soy el que lo expuse en televisión”, declaró Powell en una entrevista con el periódico británico The Daily Telegraph. “Me sentí muy decepcionado cuando las fuentes se demostraron dudosas y todo empezó a derrumbarse (…) lo peor fue dar la cara; yo seré siempre el que presentó los argumentos (contra Irak)”. Ver “Colin Powell critica a la CIA y al plan de posguerra en Irak”, Milenio, 27 de febrero de 2005.

[196] David Brooks, “En tela de juicio, la política belicista de Bush”. La Jornada, 29 de octubre de 2005.

[197] Ibíd.
[198] David Brooks, “Debate nacional en EU por la acusación contra Lewis Libby”. La Jornada, 30

de octubre de 2005.

[199] David Brooks, “Viraje de la Casa Blanca para sacar a Cheney del debate nacional”.La Jornada, 31 de octubre de 2005.

[200] David Brooks, “Debate nacional en EU por la acusación contra Lewis Libby”, citado arriba. [201] AP/Reuters, “Defensa de Libby: su falla para recordar”. Milenio, 31 de octubre de 2005.

[202] David Brooks, “Lewis Libby se declara inocente de perjurio y obstrucción de la justicia”. La Jornada, 4 de noviembre de 2005.

[203]David Brooks, “Libby es declarado culpable de perjurio y obstrucción de la justicia”.La Jornada, 7 de marzo de 2007.

[204] “Condenan a cárcel a asesor de Cheney”, Reforma, 6 de junio de 2007, y David Brooks, “Scooter Libby, otro que muerde el polvo”, La Jornada, 7 de junio de 2007.

[205] AFP, DPA, Reuters y The Independent, “Bush no descarta condonar por completo las sanciones a Libby”. La Jornada, 4 de julio de 2007.

[206] Ibíd.
[207] David Brooks, “Libby es declarado culpable de perjurio y obstrucción de la justicia”, ya

citado. [208] Ibíd. [209] Ibíd.

[210]AFP, DPA, Reuters, “El presunto arsenal nuclear iraquí, ‘error de inteligencia’, admite Bush”, La Jornada, y “Bush reconoce fallos de la CIA sobre Irak”, Milenio, 15 de diciembre de 2005.

[211] AFP, Reuters y DPA, “Descarta el Pentágono vínculos entre Saddam Hussein y la red Al Qaeda”. La Jornada, 7 de abril de 2007.

[212] “La guerra de Irak fue por el petróleo: Greenspan”. Milenio, 17 de septiembre de 2007.

[213] EFE, Reuters, “Ivins, único responsable de ataques con ántrax”. Milenio, 7 de agosto de 2008.

[214] Juan Gelman, “El suicida expiatorio”. Milenio, 9 de agosto de 2008.

[215] Patrick Cockburn, “Asciende a 4 mil el número de militares estadunidenses muertos en Irak desde 2003”. La jornada, 25 de marzo de 2008.

[216] Ver John Saxe-Fernández, “Irak: más de un millón”. La Jornada, 27 de marzo de 2008.

[217] Guy Adams, “Periodista iraquí llama ‘perro’ a Bush y le avienta sus zapatos en señal de desprecio”. La Jornada, 15 de diciembre de 2008.

¿Qué sostiene la llamada Teoría del Shock, surgida en la Escuela de Chicago de Milton Friedman? Este reportaje lo explica, desde la perspectiva de la ensayista política Naomi Klein.

La Escuela francesa de contra insurgencia y su cooperación con los golpes y dictaduras militares del Cono Sur

Concepción de la Literatura , según Mario Vargas Llosa. Propuesta Para la crítica y el análisis desde el Materialismo Filosófico (Gustavo Bueno), como Teoría, Crítica y Dialéctica de la Razón Literaria (Jesús González Maestro)

Desde INTROFILOSOFIA, sugerimos contrastar los contenidos de la entrevista , en los que Vargas Llosa expone de modo condensado, dado el formato, sus propias teorías acerca de la Literatura y sus contenidos e implicaciones sociales, políticas, históricas.

Para el contraste, de carácter dialéctico y científico, basado en un sistema de Ideas y conceptos categoriales, proponemos (desde INTROFILOSOFIA ) utilizar como criterio los materiales que nos aporta la obra del profesor de Teoría de la Literatura y de Literatura Comparada, Jesús G Maestro, de la Universidad de Vigo (España). En su obra, en tres volúmenes, titulada Crítica de la Razón Literaria, Maestro se podría referir a la novela más reciente del Nobel peruano español, Vargas Llosa, Tiempos recios, como una novela escrita en la línea de lo que en la Crítica de la Razón Literaria son las literaturas definidas como Literatura programática o imperativa . Otro de los temas importantes que hemos podido ver en esta entrevista es cómo para Vargas Llosa , las relaciones entre la Historia y la Literatura, resultan ser un asunto de tipo gnoseológico, ya que se plantea la conexión entre Historia y realidad, entre Literatura y realidad. Pero lo que Vargas Llosa trata de explicar, no lo logra eficazmente, por carecer de una teoría de la Literatura sistemática lo suficientemente racional y científica, como para analizar estas cuestiones con precisión gnoseológica


Sobre el concepto de ficción y su lugar en la Literatura y la Teoría y crítica de la Literatura, según Jesús G Maestro, ver el texto en este enlace: http://jesus-g-maestro.blogspot.com/2015/02/ficcion-literatura.html


Para estudiar esta novela de Vargas Llosa, donde se trata, desde la ficción literaria, un tema con un importante componente histórico, relativamente reciente, como fue el golpe orquestado para derrocar a un presidente democráticamente elegido , como lo fue el guatemalteco Jacobo Arbenz, derrocado en 1954, bajo el plan orquestado por la United Fruit Company,el Departamento de Estado de los EEUU y la CIA, con colaboración interna, y de siervos de los EEUU como el dictador nicaragüense de la saga de los Somoza. Gregorio Selser (Buenos Aires, 1922-México , 1991) periodista argentino , exiliado en México, e historiador y analista político, resulta un autor imprescindible para esta labor de análisis crítico que INTROFILOSOFIA sugiere, de las conexiones entre ficción literaria y hechos y relatos aportados desde la Historia. Selser es autor de más de una treintena de libros sobre Hispanoamérica y las relaciones internacionales de sus Estados, en especial con su vecino del Norte de América, cuyo intervencionismo es ya bien conocido, por ejemplo, desde su demagógica y cínica Doctrina Monroe. Sugerimos consultar el sitio de CAmeNA, Centro Académico de la Memoria de Nuestra América, donde se encuentra el Archivo Gregorio y Marta Selser, además de otros valiosos materiales para el estudio riguroso y científico de Hispanoamérica. https://selser.uacm.edu.mx/busca_registros.php?lista_fondos=1&lista_secc_tem=0&lista_serie_geo=&palabras=Jacobo%20Arbenz

Datos del volumen IV de la obra De Gregorio Selser : Crónica de las intervenciones extranjeras en América Latina.
Datos sobre el derrocamiento de Jacobo Arbenz mediante lo que se conoce como El Guatemalazo, tomados del Vol. IV de la obra De Gregorio Selser titulada Crónica de las intervenciones extranjeras en América Latina.
Diego Rivera, pintor muralista mexicano. Título de este cuadro: La gloriosa victoria, cuyo contenido político , y podemos decir, histórico, resulta importante destacar. Es una muestra de la concepción comunista del arte , que es entendida y ejercitada como un arma al servicio de la Revolución y para educar a las masas obreras y campesinas, que en su mayoría eran , en las primeras décadas del siglo XX, analfabetas.
Simbolismo anti monopolista sobre las compañías estadounidenses que dieron lugar al concepto de repúblicas bananeras. La United Fruit Company estuvo siempre plenamente implicada en la organización y puesta en marcha del derrocamiento del presidente guatemalteco Jacobo Arbenz, víctima del guatemalazo , en el cual la CIA y el Departamento de Estado de los EEUU fueron cerebros y motores esenciales. Habrá que leer la novela de Vargas Llosa para ver cómo el escritor maneja los datos históricos , desde una perspectiva de la Historia real, para tratar de hacer una crítica literaria a fondo , y con criterios fuertes, científico filosóficos no relativistas ni ideológicos .

FUENTE Diario ABC , Suplemento ABC Cultural https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-mario-vargas-llosa-mision-literatura-no-solo-procurar-placer-sino-formar-ciudadanos-criticos-201910190354_noticia.html

AUTORA DE LA ENTREVISTA

Laura Revuelta

Actualmente es Redactora Jefe del ABC Cultural. Antes formé parte de la Redacción del suplemento dominical Blanco y Negro. Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense, de Madrid. También ha sido docente del Máster de Cultura Contemporáne en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.

Mario Vargas Llosa(Arequipa, Perú, 1936) nos recibe en su casa madrileña de Puerta de Hierro. Puntual, impecable, entra en el despacho-biblioteca presidido por un retrato de Isabel Preysler donde nos han indicado que esperemos. Una tarde del mes de octubre de un calurosísimo Madrid. Verano en pleno otoño. Él nos invita a que charlemos en el jardín rodeado de castaños sobre su útima novela Tiempos recios.

¿Por qué esta novela en este preciso momento?

Comenzó de una manera muy anecdótica: yo estaba hace unos tres años en la República Dominicana, en una cena y, de pronto, una persona que no reconocí -habíamos sido amigos, pero hace mucho que no lo veía- me dijo: «Mario, tengo una historia para que la escribas». Basta que alguien me diga que tiene una historia para que la escriba, para que yo no la escriba nunca. Pero lo que él me contó -era Tony Raful, un amigo escritor, periodista, poeta- me dejó muy intrigado. No conocía la implicación que tuvo el generalísimo Trujillo en el golpe de estado que llevó a cabo Castillo Armas contra el presidente Árbenz, con ayuda de la CIA en la Guatemala del año 1954. 

¿Para escribir estos «Tiempos recios» se ha documentado como en anteriores trabajos sobre el terreno, al modo periodístico?

Guatemala la conocía como turista, había visto las ruinas mayas… Y con este motivo fui a hacer trabajos de documentación, viajé mucho por todo el país, seguí toda la ruta de la ascensión militar de Castillo Armas contra Árbenz, y fue muy interesante; entrar en una historia que es tan rica, tan diversa, tan violenta… Probablemente es la historia más violenta de América Latina, la de Guatemala en esas fechas.

Trujillo es el protagonista de «La fiesta del chivo» y ahora regresa en esta novela. ¿Cierra un ciclo centrado en la Historia de América Latina del último siglo?

La Historia siempre ha estado muy presente en mi trabajo de escritor. Yo tuve la suerte, en San Marcos, la universidad donde estudié, de tener un profesor de Historia extraordinario, el doctor Raúl Porras Barrenechea. Y eran tan extraordinarias sus clases que a mí me hicieron dudar si debía seguir Literatura o Historia. Afortunadamente no lo hice, pero la Historia siempre me ha fascinado.

¿Nos perdimos a un gran historiador y ganamos a un gran novelista?

Un novelista es mucho más libre que un historiador, porque no tiene esa responsabilidad con la verdad que tiene un historiador o un sociólogo, en fin, un investigador científico. Yo creo que nadie se engaña cuando abre una novela, sabe que no es Historia. Es la verdad literaria, que no siempre coincide con las verdades históricas. Una novela lo que tiene es que persuadir al lector de que la historia que le cuenta es verdad, pero puede ser una historia que no tenga muchas relaciones con la verdad objetiva.

Ha viajado al pasado al citar la universidad de San Marcos, yo retrocedo un poco más en el tiempo y le recuerdo la época en la que escribió crónica de sucesos. ¿Ese componente periodístico nunca ha abandonado su manera de contar?

Espero que sí, porque creo que soy un escritor realista en el sentido ancho de la palabra. Creo que la literatura es un elemento que pone en contacto a los lectores con una realidad profunda, que muchas veces, en la superficie, puede desentonar con la verdad. No obstante, a largo plazo, es el mejor testimonio sobre la verdad de una época. Pienso en la verdad de las sagas novelescas. Pérez Galdós, pongamos por caso, es un documento fundamental para entender la España del siglo XIX, para entender un poco la Historia moderna de España.

¿Entonces cuál sería la función de la literatura?

La función de la literatura no es solo procurar placer, entretenimiento, fascinación, a los lectores, sino también formar buenos ciudadanos para la sociedad democrática, para la sociedad libre. Es decir, dotarlos de un espíritu crítico. 

Una gran responsabilidad, mientras cada año los niveles de lectura bajan. Al menos, aquí en España de una manera sobrecogedora.

Debemos enfrentarnos a esa tendencia cultural que, por desgracia, se da tanto en el Primer mundo como en el Tercer mundo. La cultura tiene una orientación que es fundamentalmente audiovisual, y la importancia de las ideas que trascendían de los libros va quedando muy marginalizada. Hoy en día la cultura tiende a ser solo entretenimiento. La educación llega a mucha más gente, pero es mucho más superficial. Ese elemento crítico en los ciudadanos, que es tan importante en una sociedad libre, se puede perder si las imágenes suplantan completamente a las ideas.

Para usted, la lectura fue el refugio para huir de la hostilidad de su entorno.

Sobre todo en la relación con mi padre, que fue muy difícil, muy mala… Me salvó la literatura, la lectura, entrar en un mundo muy distinto, un mundo de aventuras, de fascinación, de existencias absolutamente fuera de lo común. Además, es un mundo que a mí me hacía viajar, me sacaba de la pequeña «cárcel» de Lima y me hacía viajar por el mundo, por el tiempo, hacia el pasado, hacia el futuro. La literatura fue mi salvación en esos años de adolescencia muy difíciles que pasé con mi padre.

¿Y ahora qué representa para Vargas Llosa la lectura?

Sigue siendo el placer de los placeres. Encontrar un buen libro… Ahora soy más crítico a la hora de juzgar los libros. Entonces, uno creía que tenía tiempo para leer toda la literatura. Ahora ya no, uno descubre que tiene un tiempo relativo disponible, y procura leer buenos libros, o releer buenos libros. 

¿Qué ha releído y releería una y mil veces?

Muchas cosas. Por ejemplo, he releído de Tolstói Guerra y paz por lo menos tres veces; el Quijote, un libro que he leído, releído, para enseñarlo. Ha sido un gran placer, es un verdadero monumento. Una novela que a mí me gusta muchísimo, y a la que he procurado defender y, sobre todo, darla a conocer en España, es el Tirante el blanco, de Martorell. Es un libro extraordinario que yo leí cuando estaba en la universidad, y lo leí en catalán. Pienso que en la novela ha habido siempre esa ambición de competir con el mundo real de igual a igual. Creo que las mejores novelas son también novelas largas.

¿Novelones, grandes frisos, retratos de épocas?

Exactamente, grandes panoramas de una época o de un problema determinado. Creo que esa vinculación entre la literatura y el mundo real es absolutamente indispensable para que la literatura cumpla con su función de crear lectores críticos, lectores insatisfechos con la realidad. Para mí, esto es la locomotora del progreso.

Con Carlos Ney, quien inició a Vargas Llosa en el periodismo de sucesos

Hablando de lectores críticos, a usted un lector más joven le puede asociar con un pensamiento político cercano al liberalismo, y les sorprende la crítica feroz a la CIA, a Estados Unidos, de su última novela.

Esa crítica la puede hacer un demócrata y un liberal como yo. Esa crítica es una crítica a una imposición abusiva contra un gobierno legítimo salido de elecciones libres y en la que el presidente pidió un mandato para las reformas que iba a hacer. Digamos que los liberales tenemos que defender eso: el derecho de los países a tener gobiernos elegidos y rechazar que una potencia pueda intervenir militarmente para cambiar la decisión de los ciudadanos. 

¿Y cuando ve movimientos campesinos como los recientes de Ecuador, qué piensa?

¿Quién está detrás de esta operación para acabar con el Gobierno de Lenín Moreno? Desde luego, Venezuela, desde donde se dirigen prácticamente las acciones insurreccionales, y está Correa, el expresidente populista, nacionalista, que llevó prácticamente a la ruina al Ecuador. Lenín Moreno mantiene enderezada esa política, la ha movido hacia un centro más realista, más presentable y quieren acabar con la democratización del Ecuador que vino con él.

Venezuela salió a relucir, ¿dedicaría una novela a contar su historia reciente?

Venezuela tiene muy buenos novelistas, no me necesitan a mí. Pero tiene muy buenos temas ahí. Mire, el país, probablemente más rico de América Latina y uno de los potencialmente más ricos del mundo, como Venezuela, convertido en la ruina en la que está. Yo creo que no hay precedentes en la historia de América Latina, y acaso del mundo, de un país al que una ideología colectivista y estatista arruina, hasta expulsar a más de cuatro millones de venezolanos que tienen que huir para no morirse de hambre, literalmente. ¿Qué mejor ejemplo para el mundo de que el comunismo no es la solución, que el comunismo solo trae problemas a los que quería resolver? Y es el caso trágico, absolutamente trágico, de Venezuela. Yo creo que hoy en día hay una mayoría, inmensa seguramente, que está en contra del régimen y quiere volver a la democracia, pero tampoco hay que olvidarse de que tuvieron cinco elecciones libres, los venezolanos, y votaron por Chaves. Había que ser ciego para no darse cuenta de que ese militarón demagogo iba a arrastrar a Venezuela a una catástrofe. Ha sido peor de lo que podría sospecharse, pero mire, a veces los pueblos se equivocan y votan mal. La ventaja de la democracia es que esas equivocaciones se pueden corregir. En cambio, en las dictaduras, es mucho más difícil corregirlas. 

Usted ha dicho que Faulkner es su referente de escritor total. ¿Qué tiene que ver él con todo esto?

Es el primer autor que yo leí con lápiz y papel. Además, Faulkner construye en el sur de Estados Unidos un mundo que es muy semejante al mundo de Latinoamérica: en nuestras sociedades había culturas, razas, creencias, costumbres muy distintas entre sí; sociedades que se habían llevado siempre mal, sin entenderse mutuamente.

Ahora retrocedo a otra anécdota suya: sus primeros textos los escribió en la Academia militar Leoncio Prado y fueron cartas de amor…

Sí, fueron cartas de amor. 

Y novelas o relatos eróticos, picantes.

O verdes, como dicen en España. Lo que más exaltaba era la dignidad. Un escritor, un joven que amaba la poesía, era considerado un marica, entonces había que adaptar la vocación literaria al entorno. Yo escribía cartas de amor a los chicos que recibían cartas de sus enamoradas, y después ya escribía pequeños textos pornográficos, que me parecía muy viril en ese contexto. Creo que nunca leí tanto como había leído en ese cuartel de Leoncio Prado cuando me quedaba los fines de semana castigado. Ahí leí a Víctor Hugo, por ejemplo, uno de los libros capitales de mi vida fue Los miserables. Lo leí en una época en que estuve confinado.

De usted siempre se destaca que es un gran trabajador, muy disciplinado… nada de que la inspiración llega por las buenas…

La inspiración llega por las malas, a base de trabajo. Eso lo aprendí de Flaubert. Es un genio que él construyó a base de esfuerzo, a base de trabajar como un galeote, buscando esa perfección. 

¿Considera que la novela es el gran género para contar nuestro tiempo tan complejo?

Se ha dicho que la novela es la Historia llevada al gran público. Algo de esto creo que es cierto; la Historia y la novela están muy cerca una de otra. La novela llega donde no pueden llegar los historiadores muchas veces, por falta de documentos, de testimonios; allí el novelista usa la imaginación, y, a veces, la imaginación es tan certera que acierta.

¿Cómo separa Mario Vargas Llosa su lado de ensayista del de narrador?

Soy la misma persona. Cuando escribo un ensayo o un artículo, o doy una conferencia, sí procuro moverme dentro de una racionalidad que es muy estricta, y que en ningún caso yo aplicaría sistemáticamente a una novela. Con una novela, yo muchas veces me siento empujado en una dirección que no entiendo muy bien por qué y creo que las sorpresas que uno se lleva son muy fascinantes, muy reveladoras sobre lo que uno mismo es. 

¿Cómo se lleva el peso de la fama, de qué se reclame su presencia y su opinión para todo?

Se esperan, sobre todo, declaraciones políticas. Lo terrible de eso es que la política prevalece sobre la literatura. Yo no quisiera que fuera así, pero como no me niego a contestar preguntas políticas, muchas veces se confunde la gente y creen que yo soy un político por encima de todo. Yo soy un escritor, fundamentalmente, y la política es una obligación total. De ninguna manera la política es lo más importante en mi vida; lo más importante es la literatura.

¿Se definiría como un escritor comprometido?

Yo nací a la vida literaria en una época en la que en las tesis de los existencialistas, sobre todo, de los existencialistas franceses, primaba la idea de que el escritor tenía que tener una responsabilidad que no solamente era literaria, sino moral, social, política. Creo que sigo fiel a esas convicciones. Hoy día ya no están muy de moda, los jóvenes escritores ya no sienten esta responsabilidad moral, pero yo sí creo que, para que la literatura cumpla su función, tiene que haber un compromiso del escritor con su tiempo, con la problemática que lo rodea. Yo prefiero aquella literatura que tiene una vinculación con el mundo real a aquella que es pura fantasía.

Jacobo Árbenz y su esposa

«Todo fue una operación orquestada de ‘fake news’»

«En la época de Árbenz, era la primera vez que tenían elecciones libres realmente los guatemaltecos, y la verdad es que las acusaciones contra Árbenz de que era comunista no eran ciertas; no fue nunca comunista. Las reformas que quería hacer Árbenz en Guatemala eran reformas democráticas. No es verdad que expropiara, expropió solo las tierras ociosas, los latifundios abandonados completamente para crear pequeños empresarios capitalistas. Y eso es lo que él intentó crear, repartió las tierras entre millones de campesinos guatemaltecos, no le dio tiempo para más, pero fue un acto injusto, producto de la Guerra Fría. Es verdad que en ese tiempo la Guerra Fría orientaba la política tanto de la Unión Soviética como de Estados Unidos hacia las cosas prácticas. No había siquiera relaciones diplomáticas entre Guatemala y la Unión Soviética, no había un solo ciudadano soviético en Guatemala viviendo en la época de Árbenz. Todo fue una operación de ‘‘fake news’’ maravillosamente hecha por un publicista, que aparece ahí, que además era sobrino carnal de Freud, Bernays. Este Bernays prepara una operación… Me acuerdo de las teorías que él tenía, de que la propaganda y la publicidad serían el gran instrumento de poder del siglo XX. Un visionario, realmente. Él preparó esto. Árbenz quería hacer de Guatemala una democracia, quería que fuera moderna, con libertad de expresión, con libertad de prensa, y eso fue lo que el golpe de Castillo Armas destruyó al fin».

Relatos sobre la Revolución sandinista en Nicaragua, por la escritora y periodista Gabriela Selser. Presentación en Barcelona del libro Banderas y harapos por su autora: Gabriela Selser

Atacar a las Españas, plan luciferino de Inglaterra.

Inglaterra contra las Españas

Involucionar a las Españas, desde Inglaterra. UNA PROPUESTA PARA HUMILLAR A ESPAÑA

El plan era atacar, destruir, debilitar la minería de las Españas, como eje central de su sistema económico, fundamento del poder político del Imperio Hispanoamericano

Quién era Zapata y qué es el zapatismo en la Historia de México. CAMeNA, emisiones radiofónicas de Surcos de Nuestra América

https://radioteca.net/audio/zapata-angel-gonzalez/

Serie radiofónica del Centro Académico de la Memoria de Nuestra América (CAMeNA), de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), sobre diversas problemáticas que aquejan a nuestro continente.

Serie de emisiones titulada Surcos de Nuestra América presenta la entrevista realizada al historiador Ángel González en torno a la figura de Emiliano Zapata, su papel como Comandante en Jefe del Ejército Libertador del Sur y el vínculo que este último tenía con las comunidades indígenas y campesinas de la región.