IMPORTANTE MATERIAL: Sesión 11 de la crítica del libro Fracasología, de Elvira Roca Barea. Por el profesor Jesús G Maestro.

Masson de Morvilliers y el intelectual español afrancesado: De Pérez de Ayala a Pérez Reverte

Analizando críticamente el nuevo ,(¿concepto o mero ideologema?)de postverdad

NOTA DE INTROFILOSOFIA: Este artículo ha sido publicado en la revista Stoa. Número 11 , julio.diciembre 2020 Ver este enlace https://stoa.uv.mx/index.php/Stoa/issue/view/268

AUTOR: ELISEO RABADÁN FERNÁNDEZ

Santander,España Email erabadan@yahoo.com

Título: Alcances de un concepto difuso:¿Qué es y cómo opera la post-verdad?

(Desde una perspectiva gnoseológico materialista)

Desear que se diga solamente “la verdad” supone que se posee la verdad; pero lo que sí se quiere dar a entender es que se debe decir lo que se cree verdadero; hay casos en que importa decirlo de modo que sea considerado verdadero también por otro:de manera que obre sobre este otro.

En cuanto tomamos la verdad en sentido absoluto,por ejemplo, la prohibición de la mentira en sentido religioso, toda la historia de la moral,como la de la política,pierden su valor. Nosotros mismos vivimos de mentiras;y, acuñando moneda falsa, las clases dominantes han mentido siempre (Nietzsche, Ecce Homo,parágrafo 149)

En busca de la Verdad y su escarpado y espinoso camino a lo largo de la Historia

Resumen(español):El asunto que analizamos implica una serie de Ideas y Conceptos- distinción esencial y de muy importante alcance para el análisis y la crítica -y un sistema para el análisis: el Materialismo Filosófico y una Teoría de las ciencias (Teoría del Cierre Categorial).Implica que entendemos que la Filosofía es por sí misma dialéctica,polémica,se hace siempre frente a otras alternativas,opuestas desde diversos puntos de análisis que inevitablemente se enfrentan,tanto a nivel de Filosofía mundana, como de la Académica. 

Abstract(English):The subject we analyze involves a series of Ideas and Concepts -an essential and very important distinction for analysis and criticism – and a system for analysis: Philosophical Materialism and a Theory of Sciences (Theory of Categorical Closure). It implies that we understand that Philosophy is itself dialectical, controversial,it is always faced with other alternatives, opposed from various points of analysis that inevitably confront each other, both at the level of worldly and academic Philosophy. 

Palabras clave:Post Verdad;Neoliberalismo ;Globalización; Guerra,Terror;teoría del shock en Economía;Terrorismo mediático;Gnoseología Materialista;La fabricación del consenso;Pos modernismo y neo conservadurismo. Orwellianismo;Post Verdad Histórica;Post Verdad Económica; Sicología emocional y estrategia del shock . 

Key words: Post Truth;Neoliberalism;Globalization;War; Terror;shock theory in economics;Media terrorism; Materialistic Gnoseology;The making of consensus;Post modernism and neo conservatism;Orwellianism;Post Historical Truth;Post Economic Truth;Emotional psychology and shock strategy.

  1. Definición de un concepto confuso y especialmente confuso ad-hoc.Nos referimos al concepto de Post-verdadPara entrar en el asunto,y tratar de analizar cómo está operando en el momento presente,voy a basarme principalmente en dos libros publicados en los Estados Unidos de Norteamérica, a saber:Post-Truth, de Lee Mcintyre (2018) y en The Death of Truthde Michiko Kakutani Subtitulado como: (Notes on Falsehood in the Age of Trump)(2018)1.1 En el trabajo de Kakutani,vemos cómo se puede comprobar que existe una cierta relación,de hecho,entre el concepto de post-verdad y el de post-modernismo.Para ello se basa en la constatación de que ha habido un ascenso del relativismo desde que comenzaron en los años sesenta del S. XX las guerras culturales.En esa época la llamada Nueva Izquierda(New Left),mostraba orgullosa los sesgos del pensamiento occidental,burgués,de tipo de un dominio machista,al mismo tiempo que los académicos promovían el evangelio del post-modernismo,que argumenta que no existe ningún tipo de verdad universal, sino que más bien nos hemos de adaptar a una realidad formada por particulares verdades personales, en percepciones forjadas por las fuerzas sociales y culturales del día a día. iEn cuanto a la definición aportada por Lee Mcintyre ,leemos en la primera hoja del libro mencionado, una frase que toma de Georges Orwell,el célebre escritor inglés autor de la novela de título 1984,es la siguiente,que podemos tomar como una proposición previa de gran utilidad para definir el concepto de Post-Verdad:The very concept of objective truth is fading out of the world. Lies will pass into history,que traduzco de modo más o menos literal como:el verdadero concepto de verdad objetiva se está difuminando del mundo.Las mentiras pasan ahora a formar parte de la historia.Suponemos que se refiere, porque no cita el libro, sino sólo la frase de Orwell,a la,llamada así en múltiples comentaristas de la misma,una distopía:la novela 1984Mcintyre comienza desde el prefacio planteando una cuestión, clave para lograr aproximarnos a una definición de la problemática que hay tras el novedoso vocablo,Post-Verdad:La verdad está siendo eclipsada(Pág. XIII), nos dice el investigador del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets),para ir presentando el asunto,comienza haciendo la historia del concepto y para él,ya en 2017,desde que comenzaba a escribir el libro,no había más importante asunto en los temas de conversación de los Estados Unidos de Norteamérica que la post-verdad.Lo vemos por todas partes en titulares de medios de comunicación y en la televisión.(Pág. XIII)Para Mcintyre resulta difícil escribir sobre algo que es aún muy nuevo, que está evolucionando y que es causa de tanta controversia. (Pág.XIII)Desde luego destaca el hecho de que él tomará partido por quienes lamentan que la verdad esté siendo eclipsaday su perspectiva así, adoptará un punto de vista:que los hechos y la verdad están siendo puestos en peligro en la arena política actual.(Pág.XIII)En cuanto a definir el concepto novedoso y confuso:Mcintyre plantea ya desde el prefacio una tesis, que nos parece clave para aproximarnos a su definición del concepto, al menos desde una primera aproximación:Decir que los hechos son menos importantes que los sentimientos para delimitar y delinear nuestras creencias acerca de asuntos empíricos parece nuevo, cuando menos en la política Americana(evidentemente se refiere a la Estadounidense).Hasta ahora nunca los retos enfrentados por la noción de verdad y sus conexiones con los hechos reales,empíricos,había sido abrazado o adoptado como una estrategia para lograr la subordinación política de la propia realidad [a intereses políticos]Resumiremos su tesis de este modo(citando textualmente de pág. XIV del prefacio) :Lo que es chocante acerca de la idea de post-verdad no es solamente que la verdad está siendo retada, sino-subraya Mcintyre-lo que impacta es que está siendo puesta en duda, retada [la verdad]como mecanismo para imponer la dominación política.Surge en este asunto,una cuestión que planteamos en forma de pregunta,desde el análisis del trabajo del investigador del MIT:¿Ha sido la vida de la post-verdad generada por la izquierda post moderna,co-optada por la derecha?Una de las características que diferencian la mentira de la post-verdad,es que cuando el que miente busca manipular a alguien o algún grupo de personas para que crea algo que sabemos que no es verdadero, hemos pasado los límites de la mera posible diferencia en cuanto a interpretar los hechos,para entrar en el terreno de la falsificación.¿Podemos considerar que esta es una definición de lo que es la post-verdad?Lo que realmente hace distinta a la post-verdad de la mera propaganda,o de la falsedad en la información de los hechos , es que se trata de situaciones en las que la decepción es aprovechada, claramente, para influir en la mayoría de la población.La forma más virulenta de post-verdad la encontramos en los múltiples asuntos en que cuando,alguien realmente decepcionado y desilusionado llega a creer inclusive verdaderas falsedades que prácticamente cualquier fuente creíble de información discutiría como tales falsedades respecto de los hechos sucedidos .Al respecto Mcintyre,al igual que lo hace Kakutani,hace referencia a varios ejemplos,conocidos,sobre el modo de manejar estas post-verdades,desde la llegada a la Casa Blanca,del presidente Donald Trump.Todos sus modos del cinismo,pueden ser catalogados efectivamente como post-verdad:es un engañador,cínico,indiferente respecto de los hechos y estadísticas o noticias que los medios publican y no favorecen sus propios intereses sobre tales hechos, todo ello es suficientemente hostil contra la verdad como para ver en su modo de gobernar el uso permanente y estratégico de la post-verdad.El problema no es ya meramente el negar la realidad,sino que sólo se aceptan hechos que te sean útiles para lograr que se acepte únicamente como hechos comprobables y verdaderos, los que sirven a intereses de una determinada ideología que se quiere imponer.Para intentar un punto de arranque del fenómeno, tal como se presenta en los Estados Unidos de Norteamérica,hace referencia Mcintyre a la cuestión de la crisis de las grandes corporaciones de fabricación y venta de tabaco,debido a las campañas en contra del hábito de fumar, que científica y clínicamente estaba demostrado que en verdad,en base a hechos y estadísticas médicas,científicas,comprobables, se produce cáncer de pulmón, mortal en un gran número de casos.Este caso se desarrolla ampliamente en el capítulo 2,titulado La negación de la Ciencia como el camino en el mapa para entender la post-verdad.Resulta curioso que al comienzo de dicho capítulo Mcintyre cita una frase de J. M Keynes: Cuando los hechos cambian, yo cambio mi pensamiento, señor.¿ Qué es lo que hace usted? (Pág.17)He querido mencionar esta frase que cita el análisis de Mcintyre,para ir preparando lo que será el siguiente apartado del presente trabajo.En el punto 2 del mismo,que lleva el título:Post-verdad,Política,Historia y Sociedad,veremos cómo el análisis y la crítica de este nebuloso, ideológicamente operante,concepto de Post-verdad,no puede entenderse sin utilizar lo que Platón definía como symploké. ii Esta cuestión,así planteada supone que la llamada Era de la Post-verdad,sólo puede entenderse en perspectiva de una relación;podemos mencionar la Lógica de Clases,como conjuntos que se intersectan,al modo del modelo de los llamados Diagramas de Venn,y tales clases estarán en red,o symploké,pero no todo se relaciona con todo,cada clase lleva sus propias Categorías y su propio desarrollo,pero no de forma monista, ni por separado, como clases inconexas de elementos.Encontramos,por lo tanto, que la post-verdad,está ,en cuanto concepto borroso,formando una nebulosa ideológica funcional en el seno de la Política,que entenderemos desde el planteamiento de Gustavo Bueno y su sistema filosófico crítico, materialista, como un sistema matricial, que incluye vectores, ascendentes y descendentes, dentro de los llamados cuerpos o sociedades políticas: Estados Nacionales soberanos,etc.que se relacionan entre sí,desde sus respectivas capasa)corticales:defensa y comercio exterior,diplomacia,las llamadas relaciones internacionales. Pero estas relaciones de las diversas capas corticales de cada Estado,son clases que intersectan con las b)capa basal: Economía en general,con sus tres variantes:la Economía formal,la Economía informal( Economía sumergida),y la Economía criminal(narco tráfico y sus ramificaciones con la Economía y la Política, etc.),todas ellas con sus respectivos campos vectoriales,sean ascendentes o descendentes(trabajadores,de abajo hacia arriba,o descendentes,de arriba a abajo:propietarios,accionistas,dueños de corporaciones o empresas, etc.)Y la capa que aquí, por no extender el texto en exceso y facilitar su lectura crítica denominaremos bajo la letra c), que consiste, a saber, en la capa conjuntiva: esa capa es lo que en la tradición inglesa,desde Locke,se viene definiendo como poderes:ejecutivo, legislativo y judicial.Para ampliar y delimitar con mayor precisión estas tesis que fundarán, digamos,gnoseológicamente,es decir, en cuanto a las conexiones entre Materia y Forma,lo que plantearemos en el punto 2,remitimos al libro de Bueno (2004),página124 y siguientes, donde tenemos un cuadro representado en esquema matricial de tales relaciones,entre las partes y conexiones tanto interestatales como intra estatales.Volviendo a las tesis de Mcintyre sobre el recorrido de la negación de la Ciencia:Se niega la Ciencia,no por considerar que las investigaciones de los científicos resulten laxas,sino sencillamente porque ven en la Ciencia algo que contradice sus propias creencias ideológicas (Pág. 18);en algunos casos personas legas o poco versadas en las Ciencias sienten que sus propios intereses les llevan a cuestionar los motivos y la competencia de los científicos.De hecho,es así como nació el negacionismo de la o las ciencias.Una de las cuestiones que con mayor frecuencia reclaman los negacionistas cuando los resultados de las investigaciones científicas no les interesan para sus planes ideológicos,es que tales resultados suelen estar sesgados.Estas críticas las suelen presentar como una especie de apertura y honestidad.Con ello se persigue cínicamente conseguir cortocircuitar la idea de que la ciencia es honesta y sembrar dudas de que cualquier investigación empírica pueda ser siquiera evaluable como neutral.Citando a Ari Ravin-Havt,en cuyo libro titulado Lies, Incorporated, es decir,Las mentiras,Compañías de Negocios,plantea esta tesis que resulta de mucho interés,en el sentido de lo que significa realmente el concepto de Post-verdad.Se trata de lo siguiente(página 21):Para entender nuestro tema debemos estudiar los lazos existentes entre los intereses económicos y la política de la post-verdad,considerando la manera en que los lobbyes (traducido en el sentido de Naomi Klein por Grupos de presión,en español tenemos la palabra cabildeo) financiados por las grandes empresas corporativas(y no sólo mediante la práctica del lobbying:podemos traducir esta palabra como cabildeo.También utilizando el engaño, la mentira, la astucia),en una serie de asuntos ha influido posiciones políticas sobre temas como el llamado Cambio Climático,el problema de las armas en los Estados Unidos de Norteamérica,la inmigración,la sanidad,la deuda nacional,la reforma del sistema de votación para las elecciones políticas,el aborto y el matrimonio gay.Podemos demostrar que esta ideología de la Post-verdad está operando en distintos Estados,aun cuando al parecer surge como tal en Estados Unidos de Norteamérica,pero lo veremos en el siguiente punto del trabajo.El esquema sin embargo,es esencialmente muy similar.Lo que varía,dada la escala de cada Estado es, naturalmente,el impacto que puede tener en la escala de las relaciones internacionales y en el modo en que afecta a otros Estados.Para continuar con nuestro intento de definir el vago y nebuloso (ideológico) concepto de Post-verdad,retornaremos al libro de Kakutani,en cuyo capítulo tres:“Moi” and the rise of subjectivity.Traducimos como:Yo y el surgimiento de la subjetividad.Nos explica la autora que,paralelamente al masivo abrazo de los académicos del post modernismo,florecía en los años 70 del S XX lo que Christopher Lasch llamó la cultura del narcisismo al tiempo que lo que llamó Tom Wolf, de modo memorable, la Me Decade( La década del YO).Formándose con ambos movimientos una marejada consistente en mirarse al propio ombligo,de auto gratificación, ambos lo atribuyen a diversas causas.Lasch veía el narcisismo como una reacción de defensa ante el cambio social y la inestabilidad,ante un mundo crecientemente hostil.En su libro de 1979, The Culture of Narcisim,argumentaba que había surgido en América (se refiere a los Estados Unidos de Norteamérica),una ética de auto preservación y supervivencia síquica, síntomas de un país que se aferraba aún a la derrota en Vietnam,un creciente estado de ánimo pesimista,una cultura de los medios masivos de comunicación(mass media)centrados en la celebridad y la fama.Veremos en el siguiente apartado cómo en España y México, países que he conocido más directamente,pero el modelo se ha ido exportando por toda Europa y toda Hispanoamérica,entre otros lugares del planeta.Veremos que en este sentido el libro de Gustavo Bueno Telebasura y democracia resulta muy claro en sus argumentos sobre las conexiones entre la democracia como fundamentalismo y el libre mercado,en el contexto social y político,económico por tanto,de la llamada telebasura (televisión basura). Lash-citado por Kakutani(pág. 62)-agrega otro factor que nos parece muy importante para nuestro análisis.Se refiere al aumento de fuerzas centrífugas que fueron disminuyendo el papel de las familias como transmisoras de modelos y valores culturales.Según Lasch,el paciente de este narcisismo mostraba los siguientes síntomas:a menudo experimenta sentimientos de rabia;un sentido de vacío interior;fantasías de omnipotencia y una creciente creencia en el hecho de que podía ejercer sin más su derecho a explotar a los demás;este paciente puede llegar a ser caótico y moverse por meros impulsos, voraz en busca de admiración, pero desdeñando siempre a aquellas personas a las que manipula para lograr sus objetivos, y otro de los síntomas que Lasch señalaba,que nos parece de alguna manera enlazado con el concepto de post modernismo y típico de la era de la Post-verdad.Se trata del modo en que se ajusta a cumplir las normas sociales: más por miedo al castigo, que por ningún sentimiento de culpa. La cuestión es que aun cuando a comienzos del siglo XXI se llegan los tiempos considerablemente más oscuros en cuanto a problemas serios y de gran alcance,negativo,de la Economía entrando en crisis,tras este movimiento y el hiper optimismo en los grandes beneficios de la etapa de bienestar social derivado de los éxitos de la Economía durante los años 70 del S XX,y como señala el profesor de la Columbia Law University,Tim Wu;los llamados medios sociales acelerarían el asenso de lo que el profesor Wu describe como el Yo acicalado( the preening self) y la urgencia para captar la atención de los otros mediante el espectáculo del propio yo.(pág. 63, Kakutani) Se puede ver en estas afirmaciones de Tim Wu -citado por Kakutami como hemos mencionado-,lo siguiente, digamos,a modo de tesis,o mejor dicho,de hipótesis de trabajo:Con el movimiento de adherencia a la subjetividad llegó la disminución de la verdad objetiva: la celebración entusiasta de la opinión sobre el conocimiento, de los sentimientos sobre los hechos, y ambos desarrollos darán lugar al surgimiento de Donald Trump.Para apoyar su hipótesis nos sugiere Tim Wu tres ejemplos:1: Cuando es llamado a declarar en un juicio sobre la acusación de haber inflado su riqueza grandemente, responde a las preguntas con estas frases:Depende,mis ingresos netos son variables,fluctúan,bajan o suben con los mercados y con las actitudes y los sentimientos,inclusive con mis propios sentimientos(feelings).Todo depende del momento y es variable,según la actitud general y de cuándo,de los tiempos en que pueda ser preguntada esta cuestión.2:Preguntado sobre si cuestionó sobre la interferencia de Vladimir Putin en el proceso electoral estadounidense. Trump respondió: Yo creo que que él siente que tanto él( Putin)y Rusia no se entrometieron en la elección.3: En 2016, durante la Convención Nacional Republicana, la popular presentadora de la CNN, Alisyn Camerota,preguntó a Newt Gingrich acerca de los discursos nacionalistas, oscuros, de ley y orden,que describían de manera inexacta a América (Estados Unidos de Norteamérica)como un país acosado por la violencia y el crimen,fue agudamente reprendida por el ex Portavoz de la casa Blanca.Su respuesta fue como sigue:Entiendo su punto de vista.El actual punto de vista es que los liberales tienen un completo conjunto de estadísticas que teóricamente pueden estar bien, pero no es ahí donde están realmente los seres humanos. La gente,el pueblo está asustado.El pueblo siente que su gobierno los ha abandonado.Ante estas respuestas de Gingrich,Camerota le respondió que las estadísticas de criminalidad no eran números de los liberales,sino que proceden del FBI.Y a continuación nos resume parte de ese diálogo entre la entrevistadora estrella de la CNN y el ex portavoz de la Casa Blanca :Gingrich:No, pero lo que yo he dicho es igualmente verdadero.La gente,el pueblo,lo siente.Camerota:Lo sienten,sí,pero los hechos no sostienen ese sentir.Gingrich: En tanto que soy un candidato político, estaré con el modo en que el pueblo siente la realidad y la dejaré a usted irse con los teóricos. 2 Post-verdad,Política,Historia y Sociedad: 2.1Consideraciones preliminares.En La Voluntad de Dominio,(o en algunos traductores, se utiliza Voluntad de Poder),Nietzsche hablaba de asuntos que,tras más de un siglo de ser escritos por el filósofo alemán,resuenan aún con fuerza,en esta Era de la Post-verdad.Dado el espacio limitado y que no estamos analizando el papel de Nietzsche como supuesto precursor de la llamada Filosofía Post-moderna, quisiera destacar lo siguiente,que se podrá analizar y criticar,tras leer el párrafo correspondiente que transcribiré completo a continuación:Nietzsche, como sabemos, tuvo una influencia de Schopenhauer,el filósofo más pesimista de la Historia de la Filosofía,según se dice.Y mi hipótesis,que no desarrollaré aquí,sólo la plantearé,se basa precisamente en el parágrafo número 279, titulado PARA LA CRITICA DE LAS VIRTUDES DEL REBAÑO.Si leemos este texto y anteriores y posteriores de la obra mencionada,surge,a mi juicio,la duda sobre el papel de precursor de la Era post-moderna,tan recalcitrantemente repetido por académicos de prácticamente todas las universidades del mundo en la órbita post- moderna.Veamos el papel de la verdad y la mentira en relación con las religiones, la decadencia y el nihilismo,y el proceso de inversión teológicaiii que Nietzsche menciona al referirse a el Nuevo Régimen surgido tras Napoleón y el lema de la Revolución,sobre todo en la Idea de Fraternidad,y en la de Igualdad.Por no hablar también de la Libertad.El siguiente parágrafo, está enmarcado en la parte del libro titulada LIBRO SEGUNDO: CRIITICA DE LOS SUPREMOS VALORES HISTÓRICOS . En el apartado II,tras el análisis de las religiones,titulado CRITICA DE LA RELIGION, Nietzsche titula el sub capítulo donde encontramos el parágrafo 279:ORIGEN DE LAS VALORACIONES MORALES.Es como sigue, textualmente (traducción del alemán por Eduardo Ovejero y Maury): PARA LA CRITICA DE LAS VIRTUDES DEL REBAÑO. La “intertia”es activa:1) en la confianza,porque la desconfianza necesita la tensión,la observación y la reflexión;2) en la veneración,donde el espacio que separa del poder es grande y la sumisión necesaria:para no temer,se trata de amar,de venerar e interpretar las diferencias de poder,por las diferencias de valor,de suerte que las relaciones “no sublevan ya”;3)en el sentido de la verdad,¿qué es lo verdadero?;se da una explicación que necesita un mínimum de esfuerzo intelectual; además, la mentira exige una tensión; 4) en la simpatía:Ponerse a igual nivel,tratar de experimentar el mismo sentimiento,aceptar un sentimiento que ya existía -¡ qué alivio !- es algo pasivo frente a la actividad que se garantiza y utiliza constantemente los derechos más propiosde la evaluación:esta actividad no admite reposo;5) en la imparcialidad y frialdad del juicio:se teme el esfuerzo de la pasión y se prefiere mantenerse aparte,permanecer objetivo;6)en la lealtad:gusta más obedecer a una ley que existe ya que no crearse otra, imponerse a sí propio y a los demás el temor del mando: mejor someterse que reaccionar;7) en la tolerancia: el temor de ejercer el derecho de juzgar.2.2 Metodologías a utilizar a partir de este momento: algunas aclaraciones importantes. Vamos a movernos, desde unas coordenadas, tales que implican establecer puntos de situación de variables y las propias coordenadas de referencia. Citaré muy brevemente este asunto,porque en las referencias bibliográficas queda claro , al citar tanto a Gustavo Bueno como el Diccionario Filosófico de Pelayo García. Coordenada A:El Espacio Antroplógico,que está formado por tres ejes:a- eje radial, relaciones de los hombres con la Naturaleza,que incluyen aspectos como la fabricación de maquinarias de todo tipo,obras y estructuras , etc.;b- eje circular, que incluye las relaciones de múltiples tipos dadas a nivel de interrelaciones entre hombres con otros grupos de hombres, que incluyen lo que conocemos la Literatura,el Derecho,las relaciones económicas,sicológicas,sociales y políticas,etc.y c- el eje angular,que incluye relaciones entre los hombres y los númenes,incluso númenes animales o los posibles o no, extraterrestres,los dioses de las diversas religiones,etc. Coordenada B: Teoría del Cierre Categorial y Metodologías alfa y beta operatorias.En esta coordenada,por cuestiones de espacio del artículo,incluiré las cuestiones de las relaciones entre el Todo y las partes,las cuestiones de gnoseología materialista,dejando a un lado en cierto modo la Idea de epistemología(en torno al conocimiento de un Objeto por parte de un Sujeto),que por cierto muchos confunden o no tienen una clara y distinta idea de ello,con la gnoseología.La gnoselología implica el conocimiento de la Materia y la Forma, pero desde el Materialismo Filosófico y la Teoría del Cierre Categorial,se considera un complejo análisis dialéctico,que incluye los llamados tres géneros especiales de Materia:M1;M2 y M3. M1 es,dicho muy brevemente,todo cuanto compone el campo de la Materia dada , objetivamente,como los átomos de oxígeno que forman el agua,por ejemplo,etc.M2 se corresponde con la materia que podemos definir como compuesta por el campo de la Sicología,de los elementos más subjetivos que actúan en las relaciones dadas a nivel del Espacio Antropológico.Y M3, abarca el campo de los que conocemos como Teorías, Leyes Científicas,Hipótesis de trabajo en Sociología,Teorías Económicas,etc.Este tipo de análisis dialéctico y materialista no es equivalente al llamado Materialismo Histórico de Marx ni al Materialismo Dialéctico de Engels, lo cual es importante dejar bien claro desde este momento. 2.3 Relaciones (materiales, en el sentido de Gustavo Bueno) entre los cuatro aspectos centrales (expresados por el propio título del segundo punto ) propuestos en el título del punto 2: Post-verdad; Historia; Política; Sociedad . 2.3.1 En nuestro análisis vamos a establecer una serie de relaciones,(en el sentido dicho)entre tesis expresadas,desde distintos países,por periodistas y analistas políticos,economistas,sociólogos,historiadores y también, como parece lógico,desde la Filosofía,pero como la Filosofía no es una Ciencia,sino un saber de segundo grado,esto,fundamental aquí,implica que no se puede entender la actividad filosófica como exenta,sino como inmersain medias res,entre medio de las actividades de los hombres al operar con los objetos,al relacionar tales objetos,y de esas relaciones se darán relaciones resultantes,diferentes a las inicialmente operadas-ver sujeto operatorio y sujeto gnoselógico en Pelayo García- ,en el seno del Espacio gnoseológico,que forman tres ejes para el análisis:a- eje sintáctico(forjado a partir de términos,operaciones y relaciones entre ellos);b- eje semántico(forjado por tres sectores,relacionados entre sí de modo complejo,aquí hemos de remitir una vez más a la obra de Bueno y al Diccionario Filosófico citado de P. García): sector de los fisicalismos,ha de haber siempre un material que se pueda observar y operar con él,si no se da tal referente fisicalista,no es posible hacer sino Metafísica.No se puede hacer ningún tipo de Ciencias, sin este sector o componente fisicalista del Espacio Gnoseológico y c: el eje pragmático,cuyos sectores son:el de los autologismos,el de los dialogismos y el de las normas (en el sentido denomos,ley,leyes científicas resultantes de los dos anteriores,esto es,los científicos analizan,y luego debaten sus asuntos y sus hipótesis,mediante congresos,revistas etc.que conforman el conjunto de dialogismos,para dar como resultantes,no paradigmas,como pretendía algún teórico de la Ciencia,tal Popper,con su falsacionismo,vinculado en cierto modo con la Teoría de Kuhn de los paradigmas, etc.Las normas se llevan al campo real,material,de las Ciencias, alfa o beta operatorias(dicho en términos más usuales para muchos lectores:Ciencias naturales, exactas, “duras”:Física,Química,etc. son las alfa operatorias,que logran segregar al sujeto operatorio y establecer un Cierre Categorial en su campo correspondiente.Y Ciencias Sociales y Humanas,que no logran segregar el sujeto operatorio de sus respectivos campos.De aquí la necesidad que veía Bueno de introducir,adaptado al sistema,de los conceptos emic y etic tan conocido por los Antropólogos, desde que lo utilizara el lingüista y Antropólogo Kenneth Pike,y luego Marvin Harrisiv .2.3.2 Relaciones entre las tesis de tres autores: Carlos Fazio, Naomi Klein y Noam Chomsky. Un análisis desde la perspectiva de Guerra y Globalización, libro de Gustavo Bueno. Comenzamos exponiendo ante todo las razones por las cuales hemos elegido a estos tres autores y presentarlos como una clase lógica,que podríamos considerar como conjuntos representados por diagramas de Venn,donde hay elementos del conjunto CF(Carlos Fazio), que se intersectan con los otros dos conjuntos:NK(Naomi Klein) y NCH(Noam Chomsky),o intersectan partes de los tres,o algunos elementos son operativos desde cada una de las distintas clases lógicas,al modo de los conjuntos de la Matemática de Russell y Whitehead. Creemos evidente que al hablar de conjuntos nombrados por determinados investigadores de las Ciencias Sociales,nos referimos a los materiales con los que han trabajado en sus obras, artículos,etc., desde el Eje pragmático,en conexión con los otros dos ejes del Espacio Gnoseológico ya mencionado.No nos referimos a tal o cual individuo flotante,sino a las obras que muestra ante sus congéneres,dentro de sociedades inmersas en un proceso de Globalización,dirigida,regida,según la tesis central de Naomi Klein,según dos sub modelos: 1- el shock en el sentido de la inducción al miedo,al terror,tanto en personas,como en grupos sociales de diverso tamaño,pueden ser ciudades,países,áreas que incluyen varios Estados,o a nivel militar,político,y sobre todo económico,tal como veremos al hablar del shock económico inducido,sobre todo desde el 11 N de 2001 tras el Ataque a lasTorres gemelas, por el presidente Bush.Veremos esto con detalle,al menos en lo posible cuando se trabaja con un artículo.Y 2- el shock inmerso en un modelo de Globalización neoliberal-en curso- que se da,según tesis de Naomi Klein,a escala global,es decir,en todos los Estados del Planeta,con criterios de referencia que nos llevan al modelo de la Escuela de Milton Friedman,discípulo aventajado de Hayek.Para este análisis y crítica,recurrimos a las Ideas(filosóficas,no categorías,de regressus y progressus) que operan en el Materialismo Filosófico.Esto último(el uso del regressus y el progressus,en el sentido de G. Bueno)lo vamos a ir ejercitando,no representándolo,es decir,poniéndolo en práctica al presentar de modo crítico las operaciones,relacione sy términos que componen cada uno de los tres conjuntos de referencia mencionados,y como criterio,el conjunto formado por los elementos de la obra de Gustavo Bueno sobre la Globalización.(Eventualmente nos podemos referir a otros textos, pero el esencial es el que hemos mencionado: Bueno: La vuelta la caverna(2004)La clase de elementos del terrorismo mediático,según las tesis expuestas por Carlos Fazio(2013):Al hablar de terrorismo mediático,en realidad se remite en primer lugar al proceso que ha venido siguiendo el sistema de propaganda:a lo largo de las primeras setenta páginas se nos expone(Capítulo 1:La mentira del Pentágono como arma de guerra)cómo se han ido desarrollando las distintas fases de este mecanismo conocido como propaganda,en referencia a hechos históricos.Nosotros nos centraremos en los más reciente de estos. Y hemos de subrayar,destacar,una clasificación en tres tipos de terrorismo,tal como es y ha sido utilizada.Previa a esta clasificación se expone la siguiente tesis,por parte de Fazio: (pág. 13)En general, cuando estalla un conflicto,la prensa,medio de masas dominante,se inclina por silenciar las voces independientes,suprimir el debate crítico y aislar el disentimiento para reunir apoyo,y orquestar y manipular las respuestas emocionales en masa, publicar todas las noticias“ buenas”,y suprimir las “malas”.Y, sobre todo,por apoyar a sus soldados para ganar la guerra,glorificando algunos acondicionamientos y minimizando u ocultando otros.Todo lo anterior,claro,en Occidente,bajo la etiqueta de la “prensa libre”.En el apartado Los guardianes de la libertad y la ingeniería del consenso, Fazio sostiene que en los primeros años del Siglo XXI surge un nuevo paradigma en la fórmula guerra y mentira.Este nuevo modelo surge a raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en territorio continental de los Estados Unidos de Norteamérica.Y esta tesis de Fazio se basa en el modo en que se planteó la cuestión de modo oficial por parte del Gobierno de los EEUU, falsa o parcialmente falsa. Una cuestión fue quedando clara con el tiempo- nos dice Carlos Fazio- lo que se montó a partir de los atentados fue una típica acción de terrorismo de Estado a escala global.Se iba a mentir a la prensa-comentó un oficial del ejército de los EEUU-,al aludir a una guerra informativa de gran intensidad.De este modo, nos explica Fazio:Limitada la libertad de expresión,comenzaba a ser difícil distinguir la diferencia entre las posiciones del gobierno y de los medios.El Secretario de Defensa de la época,Donald Rumsfeld, arropándose bajo el lema de la defensa de la patria,citaba a Churchill, cuando dijo que en tiempos de guerra,la verdad es algo tan valioso que debe ser guardada por un guardaespaldas de mentiras.Las cadenas de televisión fueron adoptando ese tono patriótico y se fue escenificando de tal manera que toda esta aplanadora mediática actuó como instrumento del gobierno de los EEUU. Como resultado(Fazio, pág 16), la fusión prensa-propaganda militar logró fijar en el inconsciente colectivo el concepto de bellum justus: guerra justa. vAparte de recordar asuntos sobre las maneras de operar de la propaganda,tanto en los campos militar,diplomático,económico(empresas),mediante el sistema de propaganda,que incluye el sistema educativo,además de todos los medios al alcance para mantener entretenida y distraída a la chusma(masas):TV, cine, videojuegos,TV en demanda, tipo Netflix y otras semejantes),planteados en Fazio como la estructura de los cinco filtros de la información propuestos por Chomsky.Hemos de tener presente un concepto clave: La Guerra sicológica;para operar con los términos que darán resultado,desde las relaciones entre los mismos,a componentes que a su vez son relacionables con los tres sectores del eje semántico del espacio gnoseológico (Bueno y Pelayo García),que recordamos están formados por:referentes fisicalistas,fenómenos y estructuras esenciales.A través de los métodos de las Ciencias(alfa o beta operatorias, en términos del Materialismo Filosófico), debemos tratar de explicar,a partir de los fenómenos,dados fisicalistamente,las estructuras que subyacen a las apariencias fenoménicas.Y este conjunto de inter relaciones, representadas,a partir del propio ejercicio de las actividades sociales,políticas,económicas, etc.deben ser analizadas,para culminar el análisis y la crítica materialista propuesta, agregando a tales análisis y críticas,los tres sectores del eje pragmático del citado Espacio Gnoseológico:autologismos,dialogismos,normas).Toda la trayectoria histórica de la propaganda,puede rastrearse desde estos criterios gnoseológicos,y eso, aunque sin acaso conocer el sistema del Materialismo Filosófico, es lo que ha venido haciendo,entre otros , Noam Chomsky. vi viiPara la definición de lo que significa la expresión guerra sicológica,nos parece fundamental una cita del libro de Georgui Arvátov(Fazio, nota 37 capítulo uno) titulado El aparato de propaganda político e ideológico del imperialismo.En este libro se hace referencia a los cambios que se dan en la transición de la paz a la guerra: las sanciones se convierten en guerra económica,la diplomacia se convierte en guerra política,la propaganda se convierte en guerra sicológica.Esto se decía en 1949, al comienzo de la Guerra Fría.Un año después se incorporaba en el diccionario oficial de términos militares del Pentágono esta definición: La guerra sicológica es el uso planificado de medidas propagandísticas por la nación en tiempo de guerra o en un estado de emergencia declarado, medidas destinadas a influir en las opiniones,emociones,actitudes y conducta de los grupos extranjeros,enemigos,neutrales o amigos a fin de apoyar la realización de la política y los objetivos nacionales(Fazio, página 21)En una fase posterior,en los años ochenta del S. XX,se desarrolla otra forma de propaganda llamada conflicto de baja intensidad,que es:una lucha político-militar limitada para alcanzar objetivos políticos, sociales,económicos y sicológicos.Con frecuencia es prolongada y varía desde presiones diplomáticas,económicas y sicológicas hasta el terrorismo y la insurgenciaviii .A partir de estos elementos,podemos operar con relaciones de clases,e introducir algunos elementos de la que hemos llamado clase NK (Naomi Klein),a partir de su libro La Teoría del shock.Pero sobre todo,me interesa destacar,elementos de lo que Klein define como el shock económico.Pero antes de introducir esta nueva intersección de elementos que operan en zonas donde los tres conjuntos o clases lógicas que venimos utilizando para el análisis,es preciso dejar algunos elementos de la clase CF bien delimitados para entender mejor las zonas donde se intersectan,o dos a dos y en la zona donde las tres clases lógicas contienen elementos que intercambian relaciones compartidas,aun cuando cada una de ellas,a nivel de su propio operar como términos entre términos de su clase, tienen sus propias características,se ven,digamos,afectados en cuanto la resultante lógica, por elementos operando,variables,mediante las funciones que nos permiten entender y operar,gonseológica y materialmente-desde la Ontología Materialista-(en el ejercicio,y en la representación)para tratar de establecer las conexiones entre los fenómenos y las estructuras (eje semántico),etc.Se trata de lo siguiente,que consideramos un elemento fundamental para entender la función,el relator que permite establecer una resultante de las aplicaciones entre las clases lógicas-dadas in medias res,no metafísicamente consideradas ni desde perspectivas subjetivistas ni espiritualistas,tipo Hegel o su discípulo Fukuyama,por citar los más conocidos.Propaganda Blanca, Gris o Negra: Estos tres tipos son utilizados para construir la verdad oficial.Definición de propaganda blanca:se difunde y se reconoce por la fuente o por sus representantes oficiales;es una actividad abierta,franca,en la que el emisor no oculta su identidad(habla en nombre de su gobierno y se centra en los aspectos favorables de su propio bando),y se disemina de manera amplia.Su debilidad intrínseca nace del hecho patente de ser propaganda enemiga.En el caso del gobierno estadounidense,un ejemplo es la USIA.Definición de propaganda gris: es anónima.Es decir,no es identificada por su fuente(no lleva firma alguna)y queda librada a la imaginación del público.En ocasiones se la define como “propaganda negra disfrazada”.Definición de propaganda negra:es elaborada con base en “auténticas patrañas”,acompañadas de algunas verdades y otras verdades a medias;aduce a otra fuente y no la verdadera;esconde su origen detrás de nombres ficticios, o bien material falso se atribuye a fuentes reales.Para encubrir su origen y sus intenciones se le rodea de ambigüedades,secretos y misterios.Su éxito depende del total ocultamiento de su origen real.Dado que la credibilidad es esencial para que la propaganda cumpla sus funciones,ha de ser un 95 % de contenido verídico.El otro 5%,el propagandista espera que se lo trague el destinatario.Puede operar mediante libros hechos por encargo.Esa guerra sicológica utiliza el simplismo y el maniqueísmo para describir al enemigo.Debe estigmatizar al enemigo y activar reacciones populares.Uno de los objetivos es sustituir el razonamiento por las pasiones y convencer a al población de la necesidad de participar en una misión purificadora, reivindicativa o justiciera.Carlos Fazio (2013),págs. 24 y 25. Modelos 1989 y modelo 11S: Citando a Ignacio Ramonet,Fazio plantea la tesis de que a partir de la primera guerra del Golfo,EEUU introdujo cambios estructurales en la información de masas:es el modelo 1989: ocurre la revuelta de la Plaza de Tiananmem,en Pekín;la caída del Muro de Berlín,y sucesos de Rumanía.En este modelo el periodista desaparece de la acción.Están ustedes viendo la historia en marcha,comentó Dan Rather, de la cadena de TV,CBS.La relación era ahora directa entre el acontecimiento y el público.Ya no es necesario el periodista como mediador entre los acontecimientos y el espectador, ciudadano o testigo.Es la nueva fórmula “ver para saber”.El espectador pasa también a ser testigo del hecho.La idea es la siguiente:sólo se cree lo que se ve,ya que la imagen es garantía de verdad.De este modo,tenemos el surgimiento de una nueva definición de información:Ahora el informar consistirá en hacer asistir al espectador al acontecimiento mediático como happening.No hay causas,no hay actores.No hay contexto.No hay memoria. No existe la historia.La realidad se ve como un espectáculo.Y serán esas leyes las que mandan sobre las exigencias y el rigor de la información. (Fazio(2013) páginas 26 a 27).En cuanto al caso de Rumanía,todo fue un montaje-según explica Ramonet,citado por Fazio- Sirvió todo ese montaje como un efecto biombo,para tratar de ocultar al mundo la Invasión a Panamá. ix .El libro de Fazio que venimos manejando(veremos otro que también hace referencias a este tipo de usos operatorios de los modelos de propaganda,por parte de las políticas de los EEUU respecto de Hispanoamérica). Dada la extensión y detallados análisis que nos presenta el autor,nos centraremos en puntos clave,dejando otros que son importantísimos sin analizar aquí, por carecer de espacio. x Carlos Fazio,tras hacer una crónica del proceso electoral desde la manipulación del duopolio Televisa/TV Azteca,que permitió que se continuaran las políticas de privatización,o como dice el título del libro de John Saxe Fernández (2002), La Compra venta de México,que implica,de facto y mediante Tratados o Acuerdos (según de donde se utilice,el término implica una u otra resultante en la política de relaciones entre México y los EEUU) El llamado Consenso de Washington seguía adelante,con las necesarias adaptaciones. De tal manera que las tesis de Chomsky sobre lo que él denomina El Miedo a la Democracia, funcionó una vez más con la vuelta del PRI al Gobierno,tras las elecciones del año 2012.El presidente de los EEUU,Obama, encantado con el triunfo de Peña Nieto,y la derrota de López Obrador,porque según los planes de ese Consenso de Washington,México acabaría de vender la estrella de la corona: Petróleos Mexicanos,a la iniciativa privada,es decir,a las transnacionales,principalmente agrupadas en torno a las llamadas siete hermanas del petróleo.Así,nos dice Fazio (2013)-páginas 424 a 429- : Una vez más, la fabricación del consentimiento funcionó,…triunfaron la telecracia y el poder del dinero.La elección presidencial fue una gran operación de propaganda aceitada con sobornos,extorsiones y corrupción…Se trataba de mantener a raya a la chusma libertaria y lo lograron.En la actual selva socialdarwinista neoliberal mexicana “ganó” el corrupto más competitivo.¿ Su tarea?Mantener a la atolondrada multitud en un estado de sumisión implícita;contener el despertar de la plebe.Ganó el candidato más experimentado en explotar la servidumbre humana;en controlar masas subordinadas,encadenadas a un orden autoritario-servil.Triunfó el más apto en el marco de un Estado de tipo delincuencial y mafioso en rápida fase de putinización.xi .Terminamos con una cita de Fazio(2016) este grupo de elementos de la clase que denominamos CF,que al operar,mediante relatores, (functores u operadores lógicos),con los otros grupos de elementos de las clases NK, NCH y GB, darán lugar a la operación de regressus-progressus (desde los fenómenos a las estructuras) que es precisa para lograr acercarnos de modo siempre polémico,porque unas normas se impondrán frente a otras en estos campos políticos,económicos,sociales,culturales, mediáticos, desde la perspectiva del Materialismo Filosófico y la Teoría del Cierre Categorial,a lo que podemos proponer como normas,en el eje pragmático,que sin duda,se enfrentarán a normas,derivadas de otros intereses,de otros grupos de elementos que,inevitablemente,al ser ciencias donde el sujeto operatorio no puede segregarse de las operaciones lógicas,de ahí lo fundamental que resulta el recurrir,para el análisis dialéctico,tal como G. Bueno lo plantea,a conceptos tales como emic y etic,pero estos deben ser entendidos como formando parte de lo que Bueno definió como El animal ceremonioso xii; o cuando el filósofo contemporáneo de Descartes,pero tantas veces dejado a un lado,por diversas causas,Benito Espinosa,que planteaba,tal como explicaba el ex profesor de la Universidad de Oviedo Vidal Peña,traductor de la Etica (demostrada según el orden geométrico)que la única cuestión que no se puede entender bajo ninguno de los modos inmediatos de la sustancia-en el sentido de Espinosa-es,precisamente,el modo en que los hombres participan dentro de un Estado.Esto se debe a que,para Espinosa,la política no es un modo infinito de la sustancia,es un modo mediato,es decir,en términos de Bueno,una ciencia donde el sujeto operatorio no puede segregarse de las operaciones (históricas, políticas,económicas,sicológicas,etc.) que intervienen en el núcleo y el curso y el propio cuerpo del Estado.Fragmento de la Introducción (Fazio(2016): Así, la guerra y el terror —como parte de un entramado donde es difícil distinguir los cuerpos militares de los policiales,los paramilitares,las autodefensas y del sicariato de los grupos de la economía criminal— son el campo más fructífero para legitimar el estado de excepción. En ese contexto,cabe resaltar que la guerra y el terror son instrumentos clave al servicio de una forma de acumulación violenta,que ocurre al interior de paraestados donde operan formas de poder paralelas,pero articuladas al marco institucional (parainstitucionalidad),en cuyo seno fracciones “pragmáticas” del bloque de poder hegemónico han delegado parte de la regulación y el control territorial de zonas de importancia económica y geopolítica (espacialidad),a aparatos represivos extra legales (paramilitarismo),que pueden llegar a constituir auténticos brazos armados complementarios que actúan en cohabitación o franca complicidad con las distintas corporaciones de las fuerzas militares del Estado (fuerzas armadas y distintas formas de policías militarizadas),al servicio de la nueva fase de acumulación capitalista.La irrupción de las nuevas formas de acumulación legales que muchas veces derivan de actividades ilegales (el lavado de dinero es la legalización de recursos negros a cambio de una cuota o porcentaje) ha propiciado una nueva geografía del capital… En el libro Estado de emergencia (2016), Carlos Fazio hace referencia, en el contexto de las luchas entre cárteles de los narcos y luchas por ocupar territorios,a Giorgio Agamben,en concreto a su Idea de campo.Cito el fragmento -al ser lectura en versión on lineno me sale número de página- : Con lo cual, el territorio nacional es visto como el espacio o “la plaza” a ser ocupada y “pacificada”.Es decir,privatizada,lo que conlleva al fin de la República y su conversión en un “campo”.(Agamben) Para estudiar este asunto del campo de concentración, como nomos de lo moderno,es preciso estudiar el libro de G. Agamben Homo Sacer ( el poder soberano y la nuda vida); Valencia; Ed. Pre-Textos, (1998) Que es el número I de la serie del homo sacer. El capítulo 7,está dedicado directamente a la aplicación de este concepto al actual modelo político inmerso en las economías neoliberales,implantadas,en diversos niveles,como veremos en el apartado 3, y en relación con las guerras imperiales(alianzas entre EEUU y la UE,como principales centros de las mencionadas guerras).Lo importante ahora es destacar la enorme relevancia que tiene,para nuestro análisis,y las críticas que surjan al respecto,de las conexiones entre las instituciones principales en el plano económico y los Estados en el seno de la Biocenosis-en el sentido que es planteado por Gustavo bueno en su obra España frente a Europa– que mueve,de hecho,a los miembros de la UE,y su principal socio de Occidente,que son los EEUU.Veremos estos asuntos con mayor detalle,desde la perspectiva de algunos elementos,que conforman clases,a partir de tesis expuestas por distintos autores,al modo como lo hemos intentado en este apartado 2.Agamben utiliza el concepto de homo sacer,resumimos,del siguiente modo a lo largo de su serie de libros sobre el tema: El homo sacer es precisamente aquél a quien cualquiera puede matar, “ sin cometer homicidio”.Para analizar el tema del homo sacer,ver la segunda parte :Homo sacer, del libro Homo sacer I(El poder soberano y la nuda vida)Ed. Pre-Textos,Valencia.España;1998.También desarrolla de modo muy amplio Agamben,las relaciones entre el ser y el deber ser en Kant, y su relación con el positivismo jurídico de Kelsen,en el libro Opus Dei(Arqueología del oficio),el libro pertenece a la serie Homo sacer II,5; Publicado en Valencia, España; Ed.Pre-textos; (2013).No podemos ahora entrar más a fondo en todo su extenso contenido, pero sugerimos su consulta para poder entender con mayor claridad los siguientes apartados de este artículo.Sí quisiera mencionar el hecho de que Agamben recuerda cómo Eichmann en su juicio como partícipe del Holocausto durante la II Guerra Mundia,decía que él había leído a Kant y que actuó por deber,no movido por la voluntad libre,sino por un deber ser,derivado de la norma impuesta por la Ley que está por encima del deber y la voluntad “pura”,etc. Asimismo resulta interesante ver cómo,según lo analiza Agamben,Hannah Arendt,al respecto,estuvo interpretando equivocadamente al propio Kant,coartada que trató de utilizar Eichmann en su descargo.Lo que muestra con una inmensa cantidad de datos,comprobables, Fazio(2016),es que realmente en México ha venido haciéndose una política basada en lo que Namomi Klein denomina Teoría del shock.Pero interesa aquí,resaltar el hecho de la conexión entre varias componentes de esta situación:el llamado Estado de excpeción(o en cierto modo,eufemísticamente) como se ha dado en hablar,en la España actual- escribo esto en plena crisis a raíz de la pandemia del llamado coronavirus(Covid-19), desde el 16 de marzo de 2020- en que el presidente de este Estado, declara, por decreto el Estado de Emergencia.Fragmento de Fazio,textual: Respecto de México en los años del gobierno de Felipe Calderón:el los primeros tres lustros del siglo XXI la sobrevivencia económica, amén de la biológica(¡ no poca cosa !),DE CIENTOS DE MILES DE MEXICANOS Y MEXICANAS dependía de esa interrelación facciosa entre jefes criminales,políticos y gobernantes retribuidos con votos y dinero.Así, servir como mano de obra de grupos empresariales de la economía criminal podía convertirse en empleo masivo en muchas partes del país.La moraleja era obvia:en el capitalismo,donde el Estado providencia,el desmantelamiento del “nuevoPRI”de Peña Nieto no llegaba(privatización de la salud,del agua, de la energía,de las pensiones,etc.)la mafia providencia redistribuía recursos y generaba empleos,con el telón de fondo de un mundo social totalitario signado por la vigilancia y el control privatizados.Como había adelantado en 1987 la “Dama de Hierro” Margaret Tatcher, la sociedad no existe.Lo que existe son hombres y mujeres individuales, y hay familias.  En cuanto a la referencia a Giorgio Agamben(2004),citaremos sólo uno de los temas que consideramos esenciales para tratar de estudiar,de modo dialéctico,estas relaciones entre clases que hemos ya mencionado.El mismo Agamben expone,a modo de tesis al respecto de lo que implica,desde el punto de vista del Estado,la Idea de Estado de Excepción,a las que ha llegado tras un estudio genealógico sobre el concepto del Derecho Romano de iustitum(Capítulo 3,páginas 63 a 77).Tesis 1: El estado de excepción no es una dictadura(constitucional o institucional,comisarial o soberana),sino un espacio vacío de derecho,una zona de anomia en que todas las determinaciones jurídicas-y sobre todo, la distinción misma entre lo público y lo privado-son desactivadas.El de necesidad no es un “estado del derecho”,sino un espacio sin derecho(aunque no es un “estado de naturaleza”, sino se presenta como la anomia que resulta de la supresión del derecho.Tesis 2:Tal espacio de vacío de derecho parece ser,por alguna razón,tan esencial al orden jurídico,que éste debe buscar por todos los medios una conexión con él, como si, para fundarse, tuviera que mantenerse necesariamente en relación con una anomia.Por una parte,el vacío jurídico que se plantea en el estado de excepción parece absolutamente impensable por el derecho; por otra,este impensable reviste,empero,una decisiva relevancia estratégica para el orden jurídico,que se trata precisamente de no dejar escapar a ningún precio.Tesis 3:El problema esencial vinculado a la suspensión del derecho es el de los actos cometidos durante el iustitium,cuya naturaleza parece eludir cualquier definición jurídica.En cuanto no son ni transgresivos,ni ejecutivos,ni legislativos,parecen situarse,con respecto al derecho,en un no-lugar absoluto.Tesis 4:A esa indefinibilidad y a ese no-lugar responde la idea de una fuerza-de-ley ( Nota: la palabra ley aparece tachada en el texto original, como tratando así-Agamben- de explicar la idea de que es ley pero por el carácter de disponer de la fuerza, pero no es ajustada a la ley del derecho positivo en cuanto es por fuerza de ley legitimada, etc.)Es como si la suspensión de la ley liberase una fuerza o un elemento místico,una suerte de maná jurídico,del que tanto el poder como sus adversarios,tanto el poder constituido como el poder constituyente tratan de apropiarse.La fuerza-de-ley (tachando la palabra ley, como hace Agamben) separada de la ley,el imperium fluctuante,la vigencia sin aplicación y,más en general, a idea de una suerte de“grado cero”de la ley,son otras tantas ficciones por medio de las cuales el derecho trata de incluir en sí mismo la propia ausencia y apropiarse del estado de excepción o,cuando menos,de asegurarse una relación con él. Que,de la misma manera que los conceptos de maná o de sacer en la antropología y la ciencia de las religiones entre los siglos XIX y XX,estas categorías sean,en rigor, mitologemas científicos,no significa que no sea posible y útil analizar la función que desempeñan en la larga batalla que el derecho ha librado en torno a la anomia.Al comenzar a operar con los elementos de la clase que definimos como clase NK(Naomi Klein(2007), y establecer relaciones mediante operaciones que dan lugar a nuevas clases de elementos,dentro ya de los sectores del eje semántico(fisicalismos,fenómenos y estructuras), en el sentido de Gustavo Bueno enmarcando este análisis en el sistema del Materialismo Filosófico,creemos pertinente,a modo de tema previo,recordar al célebre conductista estadounidense Skinner,y en concreto un libro suyo titulado Más allá de la libertad y la dignidad, que tantos problemas y críticas le trajo en su momento.Proponía que para solucionar los problemas de la sociedad tecnológicamente avanzada,y dentro del modelo democrático capitalista,se evitarían muchos confrontamientos entre los gobernantes,y el pueblo encargado de la producción de bienes y servicios,que hoy en día,es el consumidor , en el sentido de dejar de importar,desde la perspectiva del Mercado,si es o no un buen ciudadano con sus derechos civiles y todo eso que aducen los defensores del Estado providencia.Para lograrlo-decía el sicólogo conductista- (behaviorista,del inglés behavior, que podemos traducir como “comportamiento de los individuos humanos” en el seno de sociedades,en forma de asociaciones de diversos tipos,como religiosas,económicas, sindicales,entre tantas instituciones normadas por la costumbre y el propio Derecho)se ha de crear un ejército de “ingenieros de la conducta” que lograrán,siguiendo su método,que la gente se sienta que es tratada con dignidad,y que es realmente libre,aun sin serlo de hecho. Dado que para Skinner,conducta social es simplemente la relación,controlable por tales ingenieros de la conducta,entre un estímulo y una respuesta.El control se logra mediante el manejo de los estímulos.El libro fue publicado en 1971.Del libro de Naomi Klein,vamos a enfocarnos especialmente en el capítulo 2,titulado El otro Doctor Shock (Milton Friedman y la búsqueda de un laboratorio de laissez-faire) Dejad hacer-hacer negocios sin el impedimento de regulaciones ni intervenciones de los Estados- ,quiere decir este lema de liberalismo de las primeras fases del capitalismo surgido en Inglaterra con la Primera revolución Industrial.Pero que es lema vigente,adaptado a los cambios históricos y tecnológicos sucedidos desde entonces hasta el actual modelo llamado neo liberal o por algunos críticos no tan delicados,el capitalismo salvaje.Citando una frase del premio Nobel de Economía,Gary Becker,ex alumno de la célebre Escuela de Chicago de Economía, veremos el alcance realmente político,de este modelo friedmaniano de concebir la Economía.Se entraba por esas puertas(de la Facultad de Economía de la Universidad de Chicago),“para alistarse e ir a la guerra”, Becker comentó que “éramos guerreros que combatíamos con la mayor parte del resto del gremio”.Fue el impulso de Friedman lo que aportó a la Escuela su fervor revolucionario.Friedman soñaba-comenta Klein- con eliminar los patrones de las sociedades y devolverlas a un estado de capitalismo puro,purificado de toda interrupción como pudieran ser las regulaciones del gobierno,las barreras arancelarias o los intereses de ciertos grupos. Mientras el siquiatra Cameron usaba electro shocks, Friedman eligió la herramienta conocida como la política,exigiendo que políticos atrevidos de países en dificultades adoptaran la perspectiva del tratamiento del shock.(Al utilizar un ebook,no me es viable citar las páginas del libro).El escenario donde las teorías económicas de la Escuela de Chicago fue el más adecuado para ponerlas a prueba,en su intento de que se convirtieran en la norma a nivel de todos los países capitalistas,en la órbita de una de las dos potencias de la Guerra Fría-los EEUU:Milton Friedman y sus discípulos,iban a lograr,con el apoyo de la Junta Militar chilena del general Augusto Pinochet,poner su modelo a operar sin barreas sociales,sindicales,como el gurú del nuevo capitalismo lo había soñado por años. Los llamados Chicago Boys chilenos,sacaron tras el golpe de Estado que derrocó al ex presidente Salvador Allende,un largo documento en el diario El Mercurio,cuyaspropuestas– explica Klein-se parecen asombrosamente a las que hace Milton Friedman en Capitalismo y Libertad:privatización,desregulación y recorte del gasto social;la santísima trinidad del libre mercado.Dentro del debate democrático,estas ideas habían sido tratadas de ser introducidas,con un rotundo rechazo,de forma abrumadora.Ahora con el apoyo de un puñado de hombres uniformados,y con sus oponentes más enconados o encarcelados o muertos o huidos;con el espectáculo de los cazas de combate y las caravanas de la muerte, se lograba mantener a todo el mundo a raya.El semanal británico The Economist calificó a este proceso de implantación de un nuevo modelo económico en Chile como una auténtica “contrarrevolución”.Las políticas económicas implantadas en el Chile tras el Golpe Militar,fueron,de diversas maneras,adoptadas con entusiasmo por otros países.La lucha contra el keynesianismo y el llamado desarrollismo,fue ganada por el modelo Friedman.Sin embargo,al ser aplicadas esas teorías “científicas” del libre mercado,la Economía chilena iba empeorando y generó,a lo largo del primer año, un enorme descontento entre los empresarios chilenos.Para tratar de solucionar esta grave situación,se invitó al mismísimo gurú del nuevo orden,y Friedman fue recibido como un héroe por Pinochet y halagado como tal por toda la prensa y medios del país.Fue en esta visita cuando por primera vez introdujo Friedman la idea de “tratamiento de choque.Friedman le aconsejaba a Pinochet que aplicara las medidas lo más radical y rápido posible,mencionando en una carta al general,que era necesario utilizar el shock económico para que la situación mejorara (se refería al creciente desempleo,empobrecimiento,del pueblo chileno,que de alguna manera le preocupaba al dictador)“El gradualismo no era factible”-afirmaba Friedman.Sin embargo,en 1982 la situación económica había llegado a tal límite con la crisis de deuda generada,que Pinochet tuvo que cambiar su incondicional apoyo a los tecnócratas Chicago boys.Realmente no se trataba de una Ciencia de la Economía perfecta (pura), sino que -como nos explica,a mi juicio,con acierto,Klein- porque lo que se había puesto en marcha en Chile desde 1973,no era precisamente un Estado capitalista con un mercado libre,sino un Estado corporativista.Para definir el corporativismo,Klein nos remite al modelo de Estado ideado por Mussolini:un Estado policial gobernado bajo una alianza de las tres mayores fuentes de poder de una sociedad-el gobierno,las empresas y los sindicatos-todos colaborando para mantener el orden en nombre del nacionalismo.Este golpe en Chile fue el que desencadenó la serie de dictaduras militares,del llamado Cono Sur:Uruguay, Argentina,Brasil,con sangre y terror como medicina para instaurar el shock económico del nuevo orden mundial futuro(esperando a la caída de la ex URSS y sus llamados satélites de la Europa del Este)En este Cono Sur de América es donde nació el neo liberalismo capitalista contemporáneo-nos plantea Klein,a mi juicio,acertadamente-de modo tal que la guerra del terror fue una guerra contra todos los obstáculos que se oponían al nuevo orden. El capítulo seis del libro de Naomi Klein que estamos manejando,titulado Salvados por una guerra(El Tatcherismo y sus enemigos útiles),comienza con una cita,que consideramos muy interesante transcribir:“ El soberano es aquel que decide el Estado de emergencia” xiii -Carl Schmit, abogado nazi- .El tema de la Guerra de las Malvinas ayudó a Tatcher en su propósito,acorde a los consejos del mismísimo Hayek,de privatizar las grandes compañías estatales británicas.Al aprovechar la circunstancia del shock político derivado de esa Guerra sin mucha importancia histórica por la posesión de las islas Falkland( Malvinas para Argentina),Tatcher,al aumentar su popularidad perdida,pasó a ser considerada, gracias al patriotismo emotivo del pueblo inglés,como la Dama de Hierro,no en sentido negativo, como lo había sido hasta entonces;después de vencer a Argentina y recuperar las islas,su apodo se reconvertiría en un elogio como heroína política.Esto le ayudó a enfrentar a los sindicatos mineros,de modo cuasi militar tipo guerra.Pero dentro de los límites de la democracia.No era una dictadura sangrienta al estilo de las del Cono Sur, ni una dictadura disfrazada, con democracias de partido único (de hecho, aunque no de derecho, es decir, formalmente democracias, pero en la práctica dictaduras de partido único,como el caso de México,con el PRI,entre otros similares Estados).Recordamos lo que Friedman escribiera en 1982: “Sólo una crisis-real o percibida como tal-produce un verdadero cambio.Cuando ocurre esa crisis,las acciones que se emprenden dependen de las ideas existentes en aquel momento.Esa es,en mi opinión,nuestra función básica:desarrollar alternativas a las políticas existentes y mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo políticamente imposible se convierta en políticamente inevitable”(Capitalismo y libertad; Ed Rialp, Madrid, 1996) – citado por Klein en nota 33 del capítulo seis.Sobre las políticas de este modelo friedmaniano,creemos de relevancia,para el análisis,mencionar el llamado Informe Petras, un sociólogo estadounidense de origen griego,hijo de emigrantes a los EEUU,profesor de Sociología en la Universidad de Nueva York.Antes,una “anécdota”: Cuando se instauró la socialdemocracia en Grecia,lo llamaron los dirigentes griegos para asesor en asuntos de Economía,y en cuanto se dio cuenta de las maniobras pro corporativismo de libre mercado corporativista (neoliberalismo),se regresó cuanto antes a su cátedra en la Universidad neoyorkina.Volviendo al Informe Petras: fue un encargo de su colega español,Salvador Ginés- desde el CSIC, Centro Superior de Investigaciones Científicas español- , un reconocido sociólogo que había vuelto a España tras el triunfo del Partido Socialista Obrero español en 1982,con el carismático dúo de líderes político formado por el presidente Felipe Gonzáles y por Alfonso Guerra,su vice presidente.Todo ello bajo la consigna,surgida en la Unión Europea,de la necesaria y urgente “reconversión industrial” que , como sabemos, y hay muchas fuentes disponibles para demostrarlo,fue orquestada desde Alemania.A España la convirtió,como a Italia,Grecia,Irlanda,Portugal,en países de segunda categoría en el seno de este Club de Estados sometidos,cada vez más a los intereses de las grandes empresas corporativas transnacionales.Una de las claves de estas tácticas y estrategias,si consideramos válidos los resultados de los análisis de Agamben,es el gobierno mediante decreto,no utilizado exclusivamente en Estados de emergencia nacional o de excepción,sino de manera bastante extendida,por toda la UE.El modelo de democracias formales,o realmente partitocracias sometidas a la plutocracia real de las grandes corporaciones globales.El modo de operar es,creemos,tal y como lo describe Noam Chomsky en Ilusiones Necesarias,que en el título original es: Manufacturing Consent.Cuando las huelgas mineras en Asturias, a raíz de la ya citada reconversión industrial(1991-1992), el gobierno del –de facto-ex socialista Felipe González-en el sentido de que estaba aplicando de hecho políticas de la derecha tipo Tatcher en España,en el sentido que leemos en el Informe Petras,por citar un ejemplo de crítica,entre otros,presionó a un diario que era prácticamente el único que denunciaba estas políticas y mostraba la oposición popular a tales prácticas de privatización en otras áreas de la producción -además de su cooperación en la llamada Iª Guerra del Golfo,con Bush padre al frente-;el diario es el desaparecido El Independiente.Fue sutil,pero eficazmente censurado(hasta su definitivo cierre y desaparición,supuestamente por causa de una crisis financiera que lo hundió en la quiebra),primero,mediante el uso masivo de las TV y la prensa servil al gobierno del PSOE,y los intelectuales “orgánicos”,amén de la cooptación de líderes sindicales corruptos,sobre todo de el sindicato oficial del Partido, Unión General de Trabajadores.Al igual que Tatcher en Gran Bretaña,González en España.Lograba neutralizar las luchas de los trabajadores mediante la neutralización sindical.Igualmente cómplice fue el sindicato de Comisiones Obreras,CCOO, afín al ya debilitado políticamente,PCE liderado por el reciclado “eurocomunista” Carrillo.Se había producido,a partir de las dos últimas “huelgas nacionales”(1988),que en realidad fueron dos paros de un par de días,la total entrega de España a manos del voraz capital financiero globalizado y las corporaciones globalizadas de Alemania,Francia,y se comenzaba el proceso,hasta desmantelar la soberanía que quedaba,en asuntos de Economía,de España como nación soberana.En este sentido,creemos que resulta muy certero el análisis que ha llevado a cabo Gustavo Bueno en cuanto al papel que tanto las izquierdas como las derechas en España han estado haciendo, de tal manera que el concepto de holización xiv -además de la ecualización de ambas en el presente: ver este tema, tal como lo desarrolla G. Bueno :https://introfilosofia.wordpress.com/2011/02/20/gnosticismo-y-socialismo-democrata-espanol-siglo-xxi/ -entre la derecha y la izquierda tiene pleno sentido crítico y dialéctico. xv Dado el poco espacio que tenemos,recomendamos la atenta lectura de dicho Informe, que trataron de ocultar los socialistas,pero no les fue posible,pues lo publicó el diario madrileño El Mundo,en una especie de monográfico xvi.Se trata de un retrato demoledor de las políticas impuestas sutilmente,en ocasiones no tanto,de cómo el socialdemócrata-en teoría,Felipe González,aplicaba la Economía neoliberal en España,inducido,acaso,por su mentor,el entonces presidente alemán,Willy Brandt,quien fuera Canciller de la república Federal Alemana y presidente de la Internacional Socialista (socialdemocracia). 2.3.3 Tipologías de relaciones,operaciones y términos que componen las clases de Historia,Política,Sociedad y Post-verdad.Dadas en el marco de las Ideas de Espacio gnoseológico y de Espacio antropológico.Partimos de los siguientes planteamientos, basándonos en el sistema ya citado,de Gustavo Bueno:el Materialismo Filosófico.1- La Historia,para Gustavo Bueno,es una Ciencia,que está elaborada a partir de los relatos y de las reliquias del pasado,y es, además,una ciencia beta operatoria-lo que significa que no puede haber criterios fuertes de cierre categorial,como por ejemplo en la Química,dado que el sujeto operatorio,el científico no puede ser segregado al reconstruir las operaciones del pasado,reconstrucción en la cual operan los aspectos emic y etic de los actores,del pasado y del presente (desde los historiadores). Esto significará,que nos será de utilidad para el análisis del presente en curso,donde las dialécticas entre Estados e Imperios,son el verdadero motor de eso que conocemos como Historia.Las clases y la lucha entre ellas se daría como un subconjunto que pertenece,bajo forma de relación de inclusión lógica,a las dialécticas entre Estados,con las variantes de escalas de influencia,económicas,políticas y militares,es en esta etapa llamada posmoderna de la Historia,o Era de la Post-verdad,si se quiere,o Globalización neoliberal,más que el motor de la Historia,como pretendía Marx,un resultado del otro motor:la Dialéctica de Estados y de sus clases inmersas en tales dialécticas,dado el parámetro de la Globalización neoliberal.En lo que hace referencia a la Política, mantenemos,aquí,la Teoría propuesta por Bueno (1991),de que las Categorías políticas podemos analizarlas desde estas tesis:1- El núcleo de las sociedades políticas es la eutaxia. Antes de aportar la definición de esta Idea,es importante mencionar, aun brevemente, asuntos incluidos en dos tesis que el propio Bueno plantea(páginas 60 y 61 del Primer Ensayo sobre las Categorías de la CienciasPolíticas).Tesis 1:la relación entre individuos, grupos,instituciones,incluso Estados,habrían de interpretarse,o bien como relaciones políticas meramente fenoménicas,o bien como fragmentos o componentes de las relaciones de eutaxia.Tesis 2: Las relaciones políticas (de eutaxia) son originariamente, relaciones reales,entre términos reales,es decir,no son relaciones utópicas o ucrónicas de una sociedad que,por definición,no se encuentra en ningún lugar ni en ningún tiempo.Según esto,las relaciones que presiden en el Estado de Utopía,si alcanzan algún significado político,será en la medida en que están en función de relaciones reales.Y a continuación una aclaración muy importante para el análisis de estas cuestiones: Ahora bien– continúa Bueno- cuando defendemos la naturaleza real de las relaciones políticas,no lo hacemos sobreentendiendo “real” como “empírico” o “concreto” puesto que las realidades políticas,y aun la misma Realpolitik,contienen,esencialmente,en tanto son realidades o procesuales prácticas,relaciones ideales,es decir,que han de ser pensadas como aún no realizadas,pero realizables en cuanto presupuestas por los planes o programas.Y en este momento introduce una primera aproximación para definir laeutaxia -misma que será ampliamente desarrollada en la segunda parte del libro-. Eutaxia es,en todo caso,un complejo de relaciones esenciales,no fenoménicas,relaciones de una sociedad política tomada en un momento temporal de su realidad procesual con esa misma sociedad política tomada en un momento temporal posterior que,de algún modo debe estar prefigurado, prolépticamente en la fase antecedente(sólo así la eutaxia puede alcanzar así un significado práctico operativo).Y agrega ahora Bueno una aclaración al respecto,de mucha relevancia para el aspecto gnoseológico del asunto:Desde el punto de vista gnoselógico la cuestión más importante se suscitaría en el momento de determinar si las relaciones políticas llegan a concatenarse en la eutaxia en la forma de una identidad sintética,pues sólo en este supuesto los saberes políticos podrían ser considerados ciencias.En cuanto a la Idea de Sociedad,vamos a considerarla como uno los los subconjuntos de la Política,en el sentido en que Bueno utiliza esta Categoría -subconjuntos lógicos en el sentido dicho, de la Lógica de Clases- En cuanto al aspecto científico del concepto de Sociedad, consideraremos a la Sociología,en su sentido de Sociología política,como referente para nuestros análisis.Si bien,la misma Ciencia Sociológica resulta igualmente problemática, gnoseológicamente considerada.Por parecidas razones a lo que sucede con la Historia.Los sujetos operatorios no pueden ser segregados al formar ellos mismos,términos y relaciones implicados en las operaciones.Podemos considerar que la Sociología es también una Ciencia beta operatoria,con lo cual ha de estar siempre definida en relación a los parámetros emic y etic,subjetual u objetual,etc.Algo similar a lo que sucede con la Etnología y la Antropología. Y si es posible considerar a la Sociología como Ciencia es debido a que hay en sus contenidos elementos que son realmente pertenecientes a Categorías de ciencias de las que se auxilian los sociólogos,que incluyen metodologías alfa, como modelos matemáticos, cálculos estadísticos, etc.xviiVamos a partir de este momento a analizar algunas tesis de otros analistas,tales como James Petras(clase JP),Horst Kurnitzky(clase HK),Wolgang Streeck(clase WS) y Dany-Robert Dufour (clase RD),entendidos no como sujetos, digamos,como “intelectuales”,sino como clases de elementos,dados en el Espacio Gnoseológico y el Espacio Antropológico,y a su vez,implicados,en el mismo proceso de operatividad política dado en los diversos Estados y sus relaciones políticas(en el eje circular,en conexión lógica material con los ejes radial(tecnologías industriales,mineras, etc.)y angular, que en la Política se corresponde con lo que denominamos como extranjeros,migrantes,inmigrantes,legales o ilegales,etc.)Bueno (1991), al final de su libro hace mención a las diversas teorías,históricas principalmente,acerca de las causas de la caída del Imperio de Roma.Bueno analiza estas propuestas,desde la relación entre las tres capas que conforman el cuerpo del Estado -y el curso del mismo,en torno a un núcleo,que como sabemos,es la eutaxia-.La caída pudo deberse a fallas en la “salud” de la capa basal,en la Economía,por múltiples razones que debilitaron la propia salud política del Imperio.Y ello aun gozando de un buen poder militar o diplomático;o bien pudo ser causa principal de su caída,(distaxia),la derivada de una capa política enferma,que por su propia corrupción estaba en manos del poder militar,con lo cual se precipitaría esa decadencia,por ejemplo,a causa de enfrentamientos entre grupos afines a uno u otro de los generales,etc.Este asunto,tal como Bueno lo deja sólo planteado para más amplios análisis,creemos,lo maneja,ejercitado,no tanto representado,James Petras en The End of the Republic and the Delusion of Empire.La perspectiva de Petras va directamente referida a la aparente decadencia del Imperio estadounidense.El primer paso,digamos,de método,consiste,tal como Petras desarrolla el planteamiento del problema,en establecer el hecho de que hay que describir las relaciones imperiales -dadas entre el Estado líder y los Estados seguidores-como encuadradas en cuatro zonas.1)EEUU,Europa Occidental y Canadá; 2)Asia-Pacífico; 3)El Medio Oriente y Africa y 4) América Latina y se trata de identificar el terreno de las luchas y el conflicto social,político,económico,entre las élites locales,y sus lazos con el Imperio Anglo Americano que viene,desde hace dos o tres décadas,imponiendo al mundo su agenda neoliberal:desregulación,deslocalización, y desmantelamiento de los logros en beneficio de las clases productoras (vector ascendente- en el sentido de G. Bueno-, o sea, los trabajadores empleados de los distintos niveles y sectores productivos),en resumen: Desmantelamiento del antiguo modelo de Estado de bienestar o protector de un modelo social de reparto más o menos aceptable,para la mayoría, de la riqueza de un Estado,supuestamente soberano.A esta situación de globalización -neoliberal- y apoyada ideológicamente por corrientes como el nihilismo derivado de las teorías llamadas post modernas sobre la relación entre la realidad y los hechos y las apariencias,falaces o veraces y su modo de manipularlas mediante los mass media y las nuevas tecnologías que permiten la expansión de la ciber propaganda,y el ciber control social más sofisticado(vía redes sociales “virtuales”),etc.;globalización incoada,por los gestores de la Era Imperial Anglo Americana,se llegó de pleno a ella tras la Caída de la URSS,entre otros factores,al finalizar la llamada Guerra Fría,y luego sería implementada aún con mayor rigor y sagacidad política y económica.Lo que Petras defiende,es que esta globalización “total” es imposible,con lo que coincido con la crítica de Bueno,al decir que la paz americana,con su modelo idealista e irenista,derivado de la Paz Perpetua de Kant,unida al llamado final de la Historia hegeliano,propuesto por Fukuyama como un utópico modelo del llamado American way of Life, que había sido desmantelado desde los años 90,a partir del llamado TLC,o NAFTA.Que como dijo el investigador y sociólogo mexicano John-Saxe Fernández en su libro La compra-venta de México,para México fue Tratado,pero para EEUU fue sólo un acuerdo,el cual era mucho más sencillo de romper.De hecho,el actual presidente Donald Trump lo ha cambiado por un nuevo tratado bilateral con México,bajo el gobierno de López Obrador.Petras propone que hemos de trazar el actual “mapa” del Imperio;para ello es preciso contrastar el alineamiento de fuerzas entre los aliados Occidentales y sus adversarios del presente. Los EEUU actúan, como parece lógico,como un sistema complejo,formado de niveles.Estos niveles se relacionan.No como un modelo de tipo sistema solar,de centro-periferia,sino que se trata más bien de una configuración vertical y horizontal de Estado líder y Estados seguidores(del líder).En los aliados de Occidente tendremos cinco niveles: Nivel 1) El poder imperial de Occidente se extiende y se sobrepone desde el primer nivel al segundo,es decir,desde EEUU a Francia,Inglaterra, Alemania y Canadá.El alcance y profundidad de la capa militar (parte clave,junto con la diplomacia, e la capa cortical de los Estados,en la Teoría política propuesta por G. Bueno), de las instituciones burocráticas,políticas y económicas dadas desde la estructura interna (de EEUU) dentro de la cual operan los seguidores(de ese Estado hegemónico). Nivel 2) Este nivel opera el nivel superior a los niveles más bajos mediante el apoyo militar y lazos económicos,mientras va asegurando las palancas autónomas para lograr ampliar sus propias esferas geo-políticas. xviii Nivel 3)El tercer nivel del imperialismo -neoliberal- comprende Polonia,Escandinavia,los Países Bajos y los Estados Bálticos.Estos están geográfica y económicamente dentro de la esfera de la Europa Occidental y dependen militarmente del dominio militar OTAN-EEUU.Aunque sus niveles de bienestar (más amplios en los Estados escandinavos,Holanda y Bélgica)social divergen,en todos ellos se observa su poca independencia en cuanto a iniciativas de poder y dependen para su protección de los niveles 1 y 2 de los centros imperiales.Nivel 4)En este nivel se incluyen países como Grecia, España,Portugal,Hungría,República Checa,Eslovaquia,Bulgaria y Rumanía.Estas son esencialmente naciones satélites,que siguen a los países imperiales líderes,proveyéndolos de bases,tropas y centros turísticos.En general,no tienen ninguna voz independiente o presencia en toma de decisiones ni en conflictos regionales o globales.A pesar de su inestabilidad y la explosión social ocasional de disidencia radical,los países de los niveles más bajos tendrían que romper con los niveles superiores controlados por la jerarquía de los EEUU y la OTAN. Nivel 5) Los satélites del nivel 5 incluyen mini Estados recientemente fabricados como Albania,Kosovo,Macedonia,Eslovenia y Croacia,que actúan como bases militares,paraísos turísticos y dependencias económicas.Fueron construidas mediante políticas de cambio de régimen,mediante intervenciones desde los Estados del nivel dos y tres y sus políticas de desmembramiento a través de la OTAN y sus guerras diseñadas para destruir cualquier residuo de estados de bienestar social multiétnicos,y degradar la influencia rusa,en especial en la ex Yugoslavia.(Petras, 2016; paginas 82 a 85).No podemos ahora,dado el espacio disponible,hacer mención expresa de las otras tres zonas donde opera el imperio neoliberal en esta etapa histórica de un intento de globalización.No queremos dejar fuera,sin embargo, la conclusión que Petras obtiene tras este extenso análisis.Se puede considerar una tesis central de su análisis:El asunto de un Imperio Global,encarnado en los EEUU es un auténtico mito.Varias ideas erróneas han distorsionado la capacidad de dominar la política mundial por parte de EEUU.Citemos una frase de Petras,al final del capítulo 7,que resulta muy esclarecedora,sobre todo si tenemos presente la serie de explicaciones que nos aportaba antes de redactarla,a saber:la creciente dependencia de Alemania del gas y petróleo de Rusia;el surgimiento de un fortísimo competidor,en esta lucha por la hegemonía,en el actual Estado de China,con su creciente aumento de influencia,política,económica,en Asia,en América Latina,en Europa,tal como se está constatando a raíz de la llamada pandemia del coronavirus, etc. Así- nos dice James Petras- “ En suma,mientras el sol nunca se pone en el presunto imperio, en busca de su actualización, los pretendidos emperadores tienen poca previsión”.A algunos lectores podría darles la impresión de que estamos alejándonos del problema que,se supone,debería centrar nuestra atención:la Post -verdad y sus implicaciones socio políticas,históricas,etc.Sin embargo,resulta esclarecedor uno de los capítulos de Petras(2016),titulado precisamente:Western Mainstream Media extremism: The lies of our times. El extremismo de los medios de la corriente principal occidentales: las mentiras de nuestro tiempo.El apartado titulado:La Troika de los Medios:la prensa financiera y la guerra política,hace referencia a la Troika formada por:el Wall Street Journal;el New York Times y el Financial Times.Estos tres grandes actores de la guerra política tras el final de la Guerra Fría,nos explica Petras,han estado de modo sistemático inmersos en la guerra política,actuando como virtuales armas de propaganda-lo que,como hemos tratado de demostrar,está completamente inmerso en lo que hoy se ha dado en llamar Post-verdad- tanto de los gobiernos imperialistas (neoliberales) de EEUU como de la UE (Unión Europea).Propaganda imprescindible en sus intentos de mantener y/o imponer el estatus de Estados vasallos sobre países y economías, las cuales están,o deben estar reguladas,en concordancia con las necesidades de las instituciones financieras de Occidente.Petras(2016) página 173.Día tras día se fabrica,en los talleres de la Troika,crisis para sus adversarios y promesas ilusorias de recuperación para los vasallos,y se distorsiona y/o se omite información favorable respecto a los adversarios,descartando los regímenes señalados como “autoritarios” y “corruptos”.Por contraste- sigue explicando Petras- los dirigentes obedientes y sumisos son descritos como “pragmáticos “ y “realistas”. En cuanto a la llamada izquierda, Petras es contundente en su diagnóstico acerca de su modo de dejarse embaucar o cooptar por el modelo neoliberal impuesto por el imperio Anglo Americano.Podemos tratar de resumirlo citando una frase,que Petras escribe en su apartado de conclusiones en cuanto a la forma de operar de la Troika de la propaganda del modelo.Es un tema muy conocido,tanto en España,como en México,como en Chile,y otros Estados donde la izquierda ha entrado al juego del neoliberalismo:La izquierda-nos dice Petras-se creyó el mito del capitalismo democrático.Tenían fe- según Petras– en que mediante sus negociaciones con las élites de los negocios podrían incrementar el bienestar social.En realidad lo que sucedió fue que operaron desde una plataforma de gradual acoplamiento de intereses de clase que dio lugar a alianzas multi clase y a conciliación estratégica entre negocios y trabajo.La lección histórica ha sido probada de otra manera,de nuevo.Los negocios y la élite capitalista deja claro,que acuerdos tácticos de corto plazo son necesarios para preparar una estrategia contra ofensiva; su paciente estrategia de largo plazo era movilizar a sus clases aliadas y neutralizar los procesos electorales cuando fuera madurado el momento. En realidad estas izquierdas, aparentemente ilusas, ayudaron a dar entrada en la escena a una generación (de las luchas de la izquierda)perdida.Vamos a introducir ahora alguna referencias,fundamentales,de Henry Giroux;un autor que nos permitirá enfocar con mayor claridad el complejo de relaciones entre las tesis de los autores que estamos proponiendo para establecer,desde las relaciones de clases lógicas,criterios para el análisis y la crítica de la situación social y económico-política que nos están presentando hace algunas décadas como Nuevo orden Mundial o como Globalización,incluso como fin de la Historia,pero cuyo fin implicará,no obstante algunas escaramuzas(entre comillas),es decir,pequeñas guerras o simples reajustes, en el sentido en que habla de ello Samuel Huntington, en su Crash of Civilizations(Choque de Civilizaciones). En un artículo publicado en español por la revista El Viejo Topo,podemos leer:Los diseñadores de un nuevo tipo de fascismo dominan cada vez más formaciones políticas importantes y otras instituciones dirigentes,políticas y económicas,en todo el mundo.El aterrador reino de miseria,violencia y desechabilidad está legitimado,en parte, merced al control de un número diverso de sistemas culturales que producen una maquinaria enorme de consentimiento fabricado.Esta formación educativa reaccionaria incluye los medios de comunicación convencionales,las plataformas digitales,internet y la cultura impresa;todos ellos participan en un espectáculo en desarrollo de violencia,en el embellecimiento de la política,el predominio de la opinión sobre los hechos y la adopción de una cultura de la ignorancia.En una entrevista publicada en inglés, en “Democracy Now”,afirma H. Giroux que: el Estado social está siendo destruido,y su lugar está siendo ocupado por el Estado que castiga.De tal modo la violencia resulta ahora la única herramienta mediante la cual podemos mediar los problemas sociales que debieran tratarse de otro modo.Esto resulta de un país donde domina la cultura de lo inmediato,un país marcado por la cultura de las celebridades,un país que básicamente infantiliza a la gente, los paraliza,elimina en la gente toda noción de educación civil,vuelve a la escuela uno de los bastiones de la ignorancia.Se está matando la imaginación radical en cualquiera de sus fundamentos.Según Giroux lo que se va gestando en el nuevo modo del fascismo es una sociedad incapaz de analizar los problemas sociales,incluso personales,por sí misma,es una modelo de sociedad donde la emoción síquica se impone sobre la razón lógica.La ignorancia se convierte en algo más importante que la propia Justicia.La injusticia se ha logrado presentar como algo que sólo existe en las pantallas de televisión o en los videojuegos.El espectáculo de la violencia se ha ido implantando por doquier.xix Un autor que hemos mencionado en este apartado,Horst Kurnitzky(2005) ha analizado a fondo el papel que juega la violencia.Nos referiremos a sus tesis como elementos de una clase (HK), por ejemplo:la violencia;la globalización en curso,etc.Voy a tratar de exponer las tesis centrales,de modo extremadamente breve,porque no debería extenderme en exceso dado el formato de este artículo y de la propia revista STOA.Para Kurnitzky,el llamado libre mercado es sólo un mito.Lo que ha logrado el actual momento histórico del capitalismo globalizado,es precisamente liberar al mercado de todo compromiso con el llamado bien común y con todo tipo de compromiso de tipo contrato social.Se ha impuesto el dogma de que sólo puede haber avances en aspectos del bien común,mediante el ahorro.La implantación de la llamada austeridad en el gasto por parte del Estado es uno de los nuevos dogmas neoliberales.La instigación a la violencia en todas sus formas es un componente fundamental para la concentración del capital.Se ha ido destruyendo la sociedad mediante su etnización.Y un ejemplo de esto es la pertenencia a uno de los grandes grupos que dominan la Economía global:el caso de Wall-Mart.O podríamos citar cualquier otro consorcio:Nike o algún Banco global.Sus empleados forman un grupo que sigue a un líder,y muchas veces se simboliza en un signo,la marca de la Compañía los identifica como parte de un grupo.No es importante el pertenecer a un Estado político sino pertenecer a un grupo o etnia de tipo tribal.El Estado no es relevante en las actuales democracias de libre mercado dominadas por grandes corporaciones globales.Uno d ellos derechos humanos hoy en día es la búsqueda de la felicidad,que se relaciona con un derecho humano de tipo esencialmente económico.No hay ya conciudadanos libres en un Estado que regula la Economía para tratar de lograr una Justicia equitativa en el reparto de la riqueza,es el Mercado el que regula estos asuntos.Se sustituye la sociedad del trabajo por una sociedad de la precariedad e inseguridad laboral.La denominada sociedad del conocimiento es en realidad una sociedad del conocimiento empresarial.Se trata por todos los medios al alcance,propaganda,educación, etc., que el nuevo hombre del mundo globalizado neoliberal sea un empresario de su propia fuerza de trabajo.En realidad,de lo que se trata es hacer del conformista,un nuevo hombre cuya voluntad propia haya sido anulada.Se ha ido convirtiendo el mundo en un gran Parque Temático,al estilo Disney.Las ciudades se convierten en una especie de permanentes festivales.El turismo se puede hacer en el Mall (en el Gran Centro Comercial).Se ha implantado el culto totalitario de la juventud.Otro ejemplo es esa publicidad de la Comunidad Ikea.Tu casa es tu República.Y a todo ello se le agrega un mundo alucinado de los deseos,mediante el uso indiscriminado de las drogas.Recopilando un libro anterior, Kurnitzky dedica un capítulo a lo que define como la vertiginosa inmovilidad:Todo está presente,omnipresente,en el llamado ciberespacio.Los sentidos primarios van siendo abotargados al irse imponiendo el uso de estos artefactos cibernéticos.Creemos lo que vemos;la imagen virtual es una alucinación.Internet es ahora el sitio del culto y del sacrificio-según Kurnitzky, el sacrificio,antropológica e históricamente,ha sido factor fundamental del intercambio y la producción de bienes en una comunidad humana determinada- .Los museos han dejado de ser lugares para ejercitarse en el recuerdo,en la Historia,y al parecer se están convirtiendo más bien en hall of events (salones de eventos,de happenings o de performances,como se llama ahora a ciertas actividades ejecutadas en museos por artistas plásticos,por ejemplo).Todo esto implica la desaparición de un mundo, el que surgió durante el Renacimiento en Italia,y luego fue dando paso a la Ilustración:cuna de los Estados modernos.Es lo que viene buscando la llamada posmodernidad: deconstrucción permanente de todo lo logrado por la Era Moderna.Otro de los logros de esta era cibernética globalizada y neoliberal es conseguir que,mediante este misticismo electrónico se vuelva a casa,a generar una comunidad social de la red.El modelo es, precisamente,la bolsa de valores.Se ha pasado de un modelo en que la Economía se gestionaba a través de las compañías de comercio,a otro dominado y gestionado por la sociedad de acciones.Esta,decía Kurnitzky,era la verdadera sociedad del futuro.Acaso, creemos,ese futuro ya está operando en el presente(año 2020) Sobre la obra titulada El arte de reducir cabezas,de Dany-Robert Dufour,me centraré, por problemas de espacio,en el tema del papel de la televisión(dejo al lector interesado la sugerencia de analizar las cuestiones de educación sexual,y otras de relevancia).Pongo a continuación una cita donde se resumen las tesis al respecto:La televisión:
    La exposición de los niños a la televisión comienza muy temprano, los niños están frente a la pantalla antes de comenzar a hablar. El consumo de imágenes ocupa varias horas al día. Según estudio «los niños del mundo pasan en promedio tres horas por día frente a la pantalla, lo cual representa al menos el 50 por ciento más de tiempo dedicado a ese medio que a cualquier otra actividad extraescolar, incluidas las tareas para el hogar, pasar el tiempo en familia, con amigos o leyendo.»
    La televisión,ocupa en ella una publicidad omnipresente y agresiva,constituye un medio de adiestramiento para el consumo y exhortación a la monocultura de la mercancía.
    Los publicitarios se basan en la fragilidad de la familia y la autoridad para instalar marcas, nuevas referencias.
    Además de la publicidad, está la violencia de las imágenes:a los once años, el niño «medio» habrá visto alrededor de 100.000 actos de violencia en la televisión.La televisión toma el lugar de la familia como lugar de transmisión generacional y cultural y el de los padres como educadores.
    Texto e Imagen
    La exposición masiva a la imagen televisiva desvía el sentido secular de las relaciones entre texto e imagen.Por ejemplo, escuchar a un cuentista o leer hace que se desencadene una actividad psíquica en el curso de la cual el lector crea imágenes mentales.
    Hay cuatro niveles de articulación significante del texto:1) el nivel del orden del sonido;2) el de la significación (gramática);3) el del sentido que hace intervenir la frase (semántica);4) el mitológico que remite al relato.Todos los intentos que se hicieron en el plano de la imagen para darle el mismo carácter fracasaron.
    Incapaz de transmitir por el don de la palabra, la televisión pone en peligro la antropo construcción simbólica de los jóvenes y pone trabas al traspaso del importante legado,la cultura.
    No sólo en el caso de la televisión,también lo es para todo aquello que juegue con la telepresencia,(los juegos de video,celular,Internet, etc.) 3: EpílogoComo hemos mencionado,consideramos que la obra política de Noam Chomsky resulta un todo complejo,de obligada consulta,(el sentido de la palabra política aquí la consideramos como sociedad organizada que se rige por Leyes, gestionadas de diversas maneras,según el tipo de “orden político”).Trataremos,además de mostrar cuál es el modelo que Chomsky considera suficientemente valioso como para luchar por él,frente a otros,que han de ser considerados como negativos,en cuanto a los intereses de los miembros de tales sociedades políticas.Seguiremos los lineamientos de los apuntes elaborados por el profesor Stephen Hasam,de la UAM-Xochimilco(Ciudad de México), para la “clase-debate” sobre Chomsky -en la Universidad Veracruzana,campus Xalapa (Veracruz, México, el 13 de julio del 2000) que, apoyada en un video-reportaje dedicado a entrevistas sobre los múltiples asuntos políticos tratados por el conocido lingüista,y acaso,para los lingüistas,desconocido o casi,en cuanto a su obra de análisis y crítica políticas.Nos vamos a basar en estos apuntes por dos razones: una,de tipo práctico,dada la limitada extensión a que hemos de someter este artículo y la segunda,porque,creemos,el profesor Hasam es uno de los investigadores de las ciencias sociales que mejor conocen la obra de Chomsky,del cual ha traducido algunos artículos al español.En la página 10 de estos apuntes- que se repartieron a cada asistente a dichos debates en Xalapa y no nos consta que hayan sido publicados,lamentablemente-podemos leer lo siguiente,acerca de un estudio de Chomsky sobre los intelectuales:Al ocultar o tergiversar la verdad que importa,la manipulación histórica es estratégica en garantizar que el orden imperante sea presentado como legítimo y como culminación incuestionable de la evolución histórica de una sociedad -recuérdese a Fukuyama- ; evolución que sólo será sublimada mañana por las medidas que el mismo grupo en el poder imponga.Los “expertos en legitimación” (Gramsci) son quienes se encargan de propagar esta visión del mundo. Hacen el papel del Ministerio de la Verdad en la novela de Georges Orwell, 1984.(Hasam, 2000). Sobre la Historia y los historiadores,mencionemos lo que Chomsky propone:La Historia es propiedad de las clases educadas.Estas son las personas que son los custodios de la Historia.Son quienes están en las universidades y a través de todo el sistema,construyendo, conformando y presentándonos el pasado como quieren que sea visto.Estos son grupos que están estrechamente asociados al poder.Ellas mismas tienen altos grados de privilegio y acceso al poder.Comparten intereses de clase con aquéllos que controlan y,de hecho, poseen el sistema económico.Son los comisarios culturales del sistema de dominación y control que está muy omnipresente.Estos historiadores,podemos sugerir, juegan el mismo papel que los transductores o intérpretes en la Literatura y la Literatura Comparada,según plantea el profesor Jesús González Maestro,de la Universidad de Vigo (España) xxContinuamos con las referencias al texto de S. Hasam:Estas personas,-periodistas, académicas,maestras,escritoras,cineastas-élites educadas,cumplen la tarea institucional de manufacturar el sistema de creencias que legitima el pasado,presente y proyecto futuro del poder imperante.Comsky advierte que generaliza; obviamente hay excepciones. Sin embargo,“el sistema subyacente de dogma” es defendido por los “intelectuales responsables”, es decir,los comisarios; el dogma funciona como una “gramática” subyacente que especifica el sistema legítimo y permitido.Hasam trae a la memoria dos casos para América Latina, célebres en su momento, ahora- dice con acierto S. Hasam– enviados al hoyo negro de la memoria histórica reciente por los “intelectuales responsables” de la sociología latinoamericana.El primero de ellos es el llamado Proyecto Camelot(en Colombia,Proyecto Simpático),documentado minuciosamente por Gregorio Selser.Sociólogos e Instituciones en Latinomaérica elaborarían manuales e investigaciones sobre sistemas sociales en América Latina para el Departamento de Defensa de Estados Unidos,a través de la Universidad Americana de Washington y en colaboración con científicos sociales estadounidenses.Esto formaba parte de los estudios de fondo para la guerra contra el creciente ascenso de las masas en la región.Fue la época del diseño y aplicación de la pinza:contra insurgencia y Alianza para el Progreso.El segundo ejemplo -explica S. Hasam- :En los años ochenta (S.XX), se formó un revuelo con el ensayo del sociólogo estadounidense James Petras: La metamorfosis de los intelectuales en Latinoamérica.La ha entendido desde el marco histórico y social de las llamadas “transiciones a la democracia” y otras variantes, como la española o la mexicana. 

BIBLIOGRAFIA: Agamben, Giorgio (2004); Estado de excepción(Homo sacer II,1)Ed.Pre-Textos,Valencia,España. Bauman, Zygmunt (2010); La Globalización. Consecuencias humanas; Ed. FCE, México. Beck, Ulrich (1998) ¿Qué es la Globalización?(Falacias del globalismo, respuestas a la globalización); Eds. Paidós Ibérica, Barcelona, España. Beck, Ulrich(2004) Poder y Contra-Poder en la Era Global(La nueva economía política mundial); Eds. Paidós Ibérica, Barcelona, España. Bueno, Gustavo(1991) Primer Ensayo sobre las “categorías de las ciencias políticas”; Biblioteca Riojana, Logroño, España. Bueno, Gustavo(1997) El mito de la Cultura(Ensayo de una filosofía materialista de la cultura); 4ª edición: Ed. Prensa Ibérica; Barcelona, España. Bueno, Gustavo (2000) Televisión:Apariencia y Verdad; Ed. Gedisa; Barcelona, España. Bueno, Gustavo (2002) Telebasura y Democracia; Fundación Gustavo Bueno y Eds. B S A, Barcelona, España. Bueno, Gustavo (2004) La vuelta a la caverna(Terrorismo, Guerra y Globalización); Ed. B S A, Barcelona, España. Bueno, Gustavo (2004) Panfleto contra la democracia realmente existente; Ed.La esfera de los libros, Madrid 2004. Chomsky,Noam (1989)La cultura del terrorismo Eds. B S A; Barcelona,España. Chomsky, Noam y Herman S.(1990) Los guardianes de la Libertad(Propaganda, desinformación y consenso en los medios de comunicación de masas).Dufour Dany-Robert (2007 ) El arte de reducir cabezas, Sobre la servidumbre del hombre liberado en la era del capitalismo total, Paidós, Buenos Aires Barcelona, México. Erice,Francisco(2020) En defensa de la razón( Contribución a la crítica del posmodernismo); Siglo XXI de España Eds, 2020. Fazio, Carlos (2013); Terrorismo mediático (La construcción social del miedo en México) Ed.Debate , Random House Mondadori, México. Fazio, Carlos (2016) Estado de emergencia( De la guerra de Calderón a la guerra de Peña Nieto) ; México; Ed. Grijalbo-Penguin-Random House Grupo Ed. Hirsch, Joachim (2001) El Estado nacional de competencia. Estado, democracia y política en el capitalismo global; Universidad Autónoma de México(UAM),Ciudad de México. Joxe,Alain(2003) El Imperio del caos(Las repúblicas frente a la dominación estadounidense en la posguerra fría); Ed FCE, Fondo de Cultura Económica, México. Kakutani, Michiko (2018) The Death of Truth (Notes on Falsehood in the Age of Trump). Ed.Tim Duggan Books, a Division of Penguin Random, New York. Klein, Naomi (2007)La Doctrina del Shock (El auge del capitalismo del desastre); Paidós Ed. versión kindle. Kurnitzky, Horst (2001) Retorno al destino( La liquidación de la sociedad por la sociedad misma); Ed. Colibrí. Kurnitzky, Horst( 2005) Una civilización incivilizada(El imperio de la violencia en el mundo globalizado);Ed. Océano, México. Macyntyre, Lee (2018) Post-Truth. Ed. Massachusetts Institute of Technology. Nietzsche, Federico( 1967) La Voluntad de Dominio; Obras completas, Vol IV; Ed Aguilar (Aguilar Argentina) Buenos Aires, Argentina. Orwell, Georges (1949); 1984; Eds. De bolsillo,versión kindle . Petras, James (2016) The End of the Republic and the Delusion of Empire; Clarity Press Inc, Atlanta, USA. Robinson,William I. (2007) Una Teoría sobre el capitalismo global:Producción, clases y Estado en un mundo transnacional Eds. Desde abajo,Bogotá, Colombia. Saxe-Fernández, John(2002) La compra-venta de México ( na interpretación histórica y estratégica de las relaciones México – Estados Unidos); Plaza y Janés México Eds. Streeck, Wolfgang (2017) ¿Cómo terminará el capitalismo? Ed. Traficantes de sueños, Madrid, España.ARTICULOS EN REVISTAS VVAA (2010) Revista AGONE Nº 44, “Rationalité, Verité et Democratie”; Marseille, Francia. Streeck, Wolfgang (2017); “El retorno de lo reprimido”; New Left Review Nº 104, Mayo – Junio 2017. Streeck, Wolfgang (2014) “How will capitalism end? “http://newleftreview.org/II/87/wolfgang-streeck-how-will-capitalism-end New Left Review 87May-June 2014. REFERENCIAS DE INTERNET Gustavo Bueno; Mundialización y Globalización; I Curso de Filosofía. Curso de verano de la Universidad de la Rioja en Santo Domingo de la Calzada . Lunes 19 al viernes 23 de julio de 2004 http://fgbueno.es/act/act014.htmhttps://youtu.be/ivpLTgSkdDQ (VIDEO, consultado el 20 de marzo de 2020)Gustavo Bueno; Terrorismo globalizado y la IV Guerra Mundial; I Curso de Filosofía. Curso de verano de la Universidad de la Rioja en Santo Domingo de la Calzada . Lunes 19 al viernes 23 de julio de 2004 http://fgbueno.es/act/act014.htm https://youtu.be/gpCeSXnjqrU (VIDEO)(Consultado el 20 de marzo de 2020). Juliette Cerf: Le philosophe Giorgio Agamben: La pensée c´est le courage du désespoir. Telerama Nº 3243 (Consultado el 6 de marzo de 2020) https://www.telerama.fr/idees/le-philosophe-giorgio-agamben-la-pensee-c-est-le-courage-du-desespoir,78653.php#euTKQyW70Om4zkga.99. Adam Curtis, Here’s ‘Living in an Unreal World: A Film By Adam Curtis For Readers of VICE,’ featuring some of the footage from the documentarian’s next BBC piecehttps://www.vice.com/en_us/article/exkvyz/adam-curtis-living-unreal-world-short-film (consultado el 21 de marzo de 2020). Adam Curtis (video de la película completo) (consultado el 21 de marzo de 2020)https://youtu.be/fh2cDKyFdyU. Javier Dondé: Delincuencia organizada y terrorismo en México (consultado 14 de febrero de 2020) https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/10/4505/12.pdf. Franciso Erice: El postmodernismo sin careta: Claves de una ideología para la dominación (Consultado el 5 de marzo de 2020) http://canarias-semanal.org/art/25602/el-postmodernismo-sin-careta-claves-de-una-ideologia-para-la-dominacion-video. Pelayo García Sierra: Diccionario Filosófico. Manual de Materialismo Filosófico. Una introducción analítica . (Consultado el 8 de febrero de 2010) http://www.filosofia.org/filomat/. Henri Giroux: Is Trump´s rise a result of America declaring War on Institutions that make Democracy possible? https://www.democracynow.org/2016/10/14/is_trumps_rise_a_result_of(consultado el 21 de marzo de 2020). GIROUX, Henry: Terrorismo pedagógico y esperanza en tiempos de políticas fascistas (consultado el 13 de abril de 2020) https://www.elviejotopo.com/articulo/terrorismo-pedagogico-y-esperanza-en-tiempos-de-politicas-fascistas/. Pedro Gómez Fotografía: Elijah O’Donell en Unsplash. Usada bajo licencia Creative CommonsCarrizo: La mentira como terapia de choque (consultado el 26 de febrero de 2020)https://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20200219/mentira-terapia-choque/468573140_12.html. Jesús González Maestro (2020):La dialéctica entre la Europa de los pueblos y la Europa de los Estados: el papel de la Literatura(Consultado el 1º de marzo de 2020) https://youtu.be/MR4txBEoVds . Adam Curtis (video) HyperNormalization(Consultado el 29 de marzo de 2020) https://youtu.be/dlhg_QF1cBk . Adam Curtis (Video, ver los cuatro que están disponibles con subtítulos en español), El siglo del Yo (Consultado el 29 de marzo de 2002) https://youtu.be/uRiMuA8lxfI. Juan Andrés Guzmán, Sociólogo alemán explica cómo la concentración de la riqueza minó la democracia y el Estado de Bienestar https://ciperchile.cl/2016/08/23/sociologo-aleman-explica-como-la-concentracion-de-la-riqueza-mino-la-democracia-y-el-estado-de-bienestar/ (consultado el 21 de marzo de 2020). Joachim Hirsch: En el enlace se pueden leer : cuatro artículos, y dos libros completos en pdf. https://cuadernosdelsur.org/2017/08/14/hirsch-joachim/. Joachim Hirsch : Adiós a la Política https://cuadernosdelsurorg.files.wordpress.com/2017/07/04_hirsch_adiosglobalizacion.pdf (consultado el 21 de marzo de 2020). Pablo Huerga; Notas sobre la Transición desde la teoría materialista del Estadohttp://www.theoria.eu/nomadas/54.2018.1/pablohuerga_notassobrelaTransicion.pdf (Consultado el 24 de marzo de 2020). Ignacio Ramonet; La información en la Era de las fake news https://mondiplo.com/geopolitica-de-la-posverdad-la-informacion-en-la-7868 (Consultado el 21 de marzo de 2020)(Video). Ruiz Contardo, Eduardo(1995), “Crisis, descomposición y neo oligarquización del sistema político en América Latina.” Política y Cultura,UAM-Xochimilco, vol. No. 5, 1995, pp.69-87. (Consultado el 19 de marzo de 2020) Redalyc, https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=26700506. (Video). Wolfgang Streeck, How will Capitalism end? Professor Wolfgang Streeck’s (Max Planck Institute) lecture at King’s College London, 9 November 2016 (Consultado el 29 de marzo de 2020) https://youtu.be/8Jurjj0wCR0 . (Video) Wolfgang Streeck, How will Capitalism end: Reflections on a Failing system (consultado el 29 de marzo de 2020) https://youtu.be/Lo8TF6GZg7E . Wolfgan Streeck(artículo en Le Monde Diplomatique en español, mayo 2019) (Consultado 29 de marzo de 2020) https://introfilosofia.wordpress.com/2020/03/29/el-imperio-neoliberal-europeo-en-vias-de-colapso-analisis-del-autor-del-libro-como-terminara-capitalismo-wolfgang-streeck-sociologo-aleman/

iKakutami(2018)Pág. 18

iiEsta Idea filosófica, que no concepto o categoría científica, tal como es expuesta desde las coordenadas del sistema filosófico denominado Materialismo Filosófico, forjado por el filósofo español Gustavo Bueno, a partir de la Idea platónica, implica que hemos de trabajar con Ideas (filosóficas)y Conceptos Categoriales(Propios de las Ciencias, sean éstas alfa o sean beta operatorias)Para ambos términos y el de symploké consultar el Diccionario Filosófico de Pelayo García en http://www.filosofia.org/filomat/

iiiGustavo Bueno(1997), en el libro El mito de la Cultura (Ensayo de una filosofía materialista de la cultura), ya habla de la inversión teológica (paso o transformación de la Idea de Gracia por el de la Idea de Cultura que implica el paso del Antiguo Régimen al Nuevo, el impuesto por Napoleón y la Revolución Francesa, y del papel que juegan (en lo que Bueno distingue, como Cultura objetiva, a diferencia de la subjetiva), filósofos del Idealismo alemán, Fichte, Hegel…Para entrar más en el tema aquí sugerido, recomendamos la lectura, análisis y crítica del apartado titulado La confluencia de la Idea metafísica de “Cultura” y la Idea metafísica de “Producción”(págs. 82 a 88). A mi juicio, en el propio libro citado de Nietzsche , ya se plantea este asunto, aun cuando las aportaciones de Bueno -respecto de lo aportado por Nietzsche- enriquecen mucho el material para el análisis y la crítica que proponemos en este breve artículo que presentamos ahora para STOA 

iv Para Gustavo Bueno resulta necesario el uso de estos términos, no al modo de Pike, ni siquiera de Marvin Harris, sino en el contexto de las coordenadas del Materialismo Filosófico. Para mayor detalle, ver Pelayo García y obras y materiales que pueden ser consultados on line en la página de la Fundación Gustavo Bueno en : http://fgbueno.es

vGustavo Bueno, defiende la tesis de que no existen guerras justas o injustas, sino prudentes o imprudentes, en relación al criterio de la eutaxia(duración y mantenimiento de las estructuras que conforman un Estado). Ver Bueno (2004) y esta clase (video) https://youtu.be/gpCeSXnjqrU en la que defiende su posición respecto de la guerra, defensiva, ofensiva, justa o injusta. 

viPara lo relacionado con las tesis de Chomsky, dado lo extenso de su bibliografía, voy a basar mi planteamiento al respecto en un texto preparado por el profesor Stephen A. Hasam, de la UAM, México, redactado especialmente para un curso abierto a todo el público, que tuvo la audiencia de estudiantes de diversas facultades y profesores de distintos campos científicos, que impartió en la Universidad veracruzana, en el campus Xalapa (Veracruz, México), en torno a un célebre video de Chomsky -el curso tuvo lugar en el cine universitario de uno de los edificios de la UV- que fue exhibido por años en un cine de París, y hoy en día se consigue en internet.El artículo de Hasam, no ha sido publicado, pero me remito a su contenido, al citar algunos de los autores y referentes que contiene, además de la obra y contenidos referentes a Chomsky: Lo cito como está en las copias que se repartieron entre los asistentes al debate tras la película, que duró , el debate y la película, alrededor de cinco horas. Stephen A. Hasam(Profesor del departamento de Educación y Comunicación. Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco.Ciudad de México), Apuntes sobre la biografía y la visión sociopolítica de Noam Chomsky. Universidad veracruzana. En la ciudad de Xalapa, 13 de julio de 2000 (Inédito)

viiEn cuanto a las teorías de Bueno, podemos consultar los libros mencionados en la sección de Bibliografía y en la de materiales de internet, pero propongo , para facilitar el análisis , o a modo de introducción, un artículo del profesor Pablo Huerga Melcón: Notas sobre la Transición desde la teoría materialista del Estado, que podemos consultar on line : http://www.theoria.eu/nomadas/54.2018.1/pablohuerga_notassobrelaTransicion.pdf

viiiEn nota 43, donde se lee: Reportaje final del Estado Mayor Conjunto del ejército de estados Unidos, citado por Carlos Fazio en su libro titulado El tercer vínculo: de la teoría del caos a la militarización de México; Ed. Joaquín Mortiz, México, 1996

ixPara un análisis crítico de la Invasión, ver el artículo de Stephen A. Hasam, en el que amplía una entrevista que hizo a Gregorio Selser; en : Hasam, Stephen “Noriega no era lo importante: lo importante es la zona del Canal”. Política y Cultura [en linea]. 1997, (8), 65-85[fecha de Consulta 25 de Marzo de 2020]. ISSN: 0188-7742. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=26700804

x El libro Terrorismo mediático, fue publicado hace ya casi siete años, y muestra en cada capítulo el modo en que se fue degenerando la estructura social y política de México, citando múltiples casos que prueban sus tesis, como hechos comprobables. Se comienza por el asesinato del periodista y célebre director de programas con mucha audiencia en TV Azteca. A Francisco Stanley lo ejecutó un comando armado en 1999, no fue un simple asesinato. Fue ejecutado al estilo narco.Trata sobre el proceso de privatización de las dos Universidades de mayor prestigio en México, prácticamente accesibles a estudiantes de familias sin recursos para pagar una privada: el Instituto Politécnico(El Poli) y la Universidad Nacional Autónoma de México(UNAM); este proceso provocó serias rebelions por parte de miles de estudiantes y fue sometido el asunto a la propaganda, por parte de la Razón de Estado, un Estado que ya había tomado el rumbo de ese modelo de Economía del shock, orquestado por la Escuela de Chicago(Milton Friedman y sus continuadores).Y dedica varios capítulos al asunto de los ataques contra el PRD, y su líder, el hijo del General Cárdenas, quien es considerado un héroe político en México, tras la expropiación del Petróleo y su nacionalización, Cuauhtémoc Cárdenas, y las campañas en contra de López Obrador, actual presidente de México.Etcétera. 

xiPara un análisis más detallado y para la crítica dialéctica,materialista, no idealista ni ideológica al uso, del periodo de los dos anteriores presidentes (hasta la llegada a la presidencia de López Obrador en diciembre de 2019), tenemos el libro , publicado el año 2016, por Carlos Fazio: Estado de emergencia. Aquí sugerimos la lectura del fragmento , disponible en la Introducción: https://www.megustaleer.com/libros/estado-de-emergencia/MMX-007104/fragmento

xiiPara un estudio de esta Idea- filosófica-, y sus conexiones con nuestro análisis, consultar G. Bueno: artículo titulado Ensayo de una Teoría antropológica de las ceremonias; publicado en la revista El Basilisco(1ª época), Nº 16- septiembre de 1983-agosto 1984, Oviedo(España) Disponible en http://fgbueno.es/bas/bas11602.htm

xiii Para un análisis de las tesis de Schmitt , ver el amplio análisis y crítica que nos propone Giorgio Agamben, que hemos citado anteriormente. Interesa destacar las discrepancias que tuvieron Schmitt y Walter Benjamin sobre estos asuntos, como lo explica Agamben

xivConsultar el artículo de Gustavo bueno donde desarrolla sus tesis sobre esta idea : “ Algunas precisiones sobre la idea de “holización”; Revista El Basilisco, Nº 42(año 2010), Oviedo, España. En este enlace http://fgbueno.es/bas/bas242b.htm

xvEl libro de Bueno El mito de la izquierda(Las izquierdas y la derecha) ( Eds. B SA, Barcelona,España, 2003)contiene, en el apartado 4 del capítulo 2 , un estudio pormenorizado, sobre la relación entre Razón- en el sentido de racionalidad política- , Holización y su conexión con la Historia. Es crucial, por su importancia para nuestro artículo, el manejo que hace el autor de la idea de dialelo (que resulta característico de esta holización en el análisis(regressus) y la síntesis(progressus) de los estudios de partes y correspondientes todos(atributivos y /o distributivos), o sea, círculo vicioso, en este complejo e importante asunto. Remitimos a las páginas 118 y siguientes, hasta el punto 5 donde se habla sobre el nihilismo y la izquierda. 

xviPara consultar el Informe Petras, ver este enlace https://introfilosofia.wordpress.com/2018/03/14/informe-petras-sobre-la-via-espanola-al-esclavismo-en-el-siglo-xxi/

xvii Dado que no podemos ampliar y extendernos en este trabajo sobre las principales tesis de Bueno sobre las cuestiones sobre las “ciencias políticas”, remitiremos a la consulta de un libro fundamental como es este titulado Primer Ensayo sobre las Categorías de las “Ciencias Políticas”. Uno de los temas cruciales , que no vamos a desarrollar aquí, es el de las relaciones entre el núcleo( que es , según Bueno, la eutaxia o duración y permanencia de ese Estado)y las diversas capas: 1) conjuntiva- propiamente estará formada por lo que podemos denominar la clase política); 2) basal -formada por las diversas partes que conforman la capacidad productiva (económica) del Estado- y 3) la capa cortical -conformada tanto por lo que conocemos como diplomacia y los militares-. Pero nos quedan muchos materiales para el análisis y la crítica que sólo podemos ahora sugerir como imprescindibles para un estudio de lo que realmente implica el llamado concepto de Post-verdad (borroso, ideológico,nebuloso, “aureolar” -en el sentido de G. Bueno- pero sí operando en nuestras actuales sociedades políticas en marcha)

xviii Ver Bueno(1991):página 382 y ss. También resulta importante, -nos parece- en este asunto, consultar el Capítulo 3 de la Parte II:Ontológica. En especial el apartado Nº 3: Tipologías de las sociedades políticas. Citamos esto porque nos parece comprobar con hechos dados in medias res, en el presente histórico in fieri ( haciéndose en permanente dialéctica materialmente dada) lo que Bueno analiza gnoselógicamente, en la primera parte del libro, y ahora, en la segunda, ontológicamente; análisis que se puede observar con datos empíricos e históricos, analizando de modo crítico los hechos, las tesis y los análisis de James Petras, en cuanto al modelo político y económico dominante a lo largo del proceso de Globalización. Y además coinciden ambos autores en una tesis central: la globalización está de modo necesario, enlazada con la o las guerras, sean éstas del tipo que sean, y por ello con el tipo de pax resultante. 

xixVer la entrevista a Henry Giroux publicada por Democracy Now, 14 de octubre de 2016, en el enlace citado al fin del artículo. Se trata de una entrevista a raíz de la publicación del libro de Giroux: America at War with itself

xxPara introducir el estudio de este concepto -que consideramos de crucial interés para la críticay análisis de la Post-verdad- desde las tesis de Jesús Maestro, se puede consultar : http://jesus-g-maestro.blogspot.com/2014/10/interprete-o-transductor.html

Un esbozo para analizar y criticar, desde el Materialismo , la crisis( acaso final) del Capitalismo Globalizado.


GLOBALIZACION Y POSTCAPITALISMO

AUTOR : Eliseo Rabadán Fernández. Santander, Cantabria, España. Febrero de 2017

« El hombre adquiere la vocación científica. El hombre adquiere la vocación ética. La conjunción existencial de estas dos vocaciones fundamentadoras es el legado histórico de la filosofía griega que conocemos con el nombre de humanismo, y que no es una doctrina, sino un modo de ser hombre. » 

Eduardo Nicol; Crítica de la Razón Simbólica; (1982)

« No olvidemos la famosa afirmación de Margaret Thatcher: «La sociedad no existe». Únicamente hay personas con necesidades y deseos individuales. Ella misma era discípula de Hayek y sabía que el mejor espacio para satisfacer esas necesidades es el mercado, que nos ofrece opciones que pueden guiarnos cuando nos haga falta. » 

Susan George; El Informe Lugano II; esta vez vamos a liquidar la democracia; (2013)

RESUMEN

Tratamos de analizar conceptos y hechos relacionados con la Globalización,el neoliberalismo, la guerra y la violencia, desde una perspectiva crítica, que muestre algunas tesis que convergerían en la idea de que el capitalismo está en un proceso de crisis de tal magnitud que implica cambios en los modelos sociales y políticos derivados de la toma del poder político real por las corporaciones financieras y económicas que de hecho están gestionando el proceso .

ABSTRACT

We try to analyze concepts and facts related to Globalization, neoliberalism, war and violence, from a critical perspective, showing some theses that would converge on the idea that capitalism is in a crisis process of such magnitude that implies changes in the social and political models, derived from the taking of real political power by the financial and economic corporations, which are actually managing the process.

Palabras clave: Globalización, violencia, neoliberalismo, voluntad de poder, fascismo eterno, guerra

Keywords: Globalization, violence,neoliberalism, will of power, ethernal fascism, war

1-INTRODUCCION

Este texto propone un análisis crítico enfocado en problemas que implican asuntos relacionados con la acción política, por lo tanto, trataremos de analizar algunas tesis sobre lo que significa el Estado, sobre el papel de la democracia y las conexiones entre ambas con aspectos de la actividad productiva, el comercio y por ello la Economía política.

En su libro Panfleto contra la democracia. (Realmente existente) (2004), Gustavo Bueno afirmaba que este Panfleto, si supone alguna novedad respecto de tantas críticas que se han hecho sobre el modelo de democracia como modelo corrupto o al servicio de oligarquías, es concretamente la siguiente: no utilizar los criterios manejados por tantos críticos, sean éstos los del anarquismo (contra el Estado), ni los del fascismo (contra el régimen parlamentario), ni los criterios de la cólera o de la indignación ante el espectáculo de un «pueblo engañado», ni de los criterios tétricos o apocalípticos ante la «alienación producida por el poder». Y no busca estos criterios para su crítica, porque, además de no tener intención de revelar secretos que ya han sido revelados, sino que busca criterios que expliquen desde qué coordenadas tiene lugar esa serie de revelaciones, desde la perspectiva del modelo o sistema del Materialismo Filosófico. Para ello, dice, no mira al futuro, sino que quiere mantenerse en el presente, analizando sistemáticamente lo que hay , en política efectiva, como una consecuencia o corolario de lo ya ocurrido antes en el pretérito. i

La relación entre la Idea pura de democracia y la democracia realmente existente, implica, en las tesis de G. Bueno, que cuando se mueve el político, o el crítico de la política, en las coordenadas del fundamentalismo político, se cae en un peligro , a saber: distorsionar de modo muy grave la teoría de la historia. ii Textualmente leemos lo siguiente , presentado en forma de argumento apagógico, por G. Bueno: 

« La idea pura de democracia, al aplicarse a las democracias constituídas, históricamente determinadas, da lugar a distorsiones muy graves en todo cuanto se refiere a la teoría de la historia. En efecto, la Idea pura de democracia, identificada con una democracia positiva dada en una época determinada, obliga a una exaltación desmesurada de tal época, como época en la que «la humanidad» ha experimentado el giro copernicano, histórico, que la conduce a su autogobierno, al control de su propia evolución, a la libertad. Lleva también probablemente a establecer hiatos profundos o cortaduras, entre fases evolutivas de una misma sociedad, o entre sociedades políticas coexistentes, pues la aplicación de la Idea fundamentalista de democracia a la democracia positiva obligará, a su vez, a interpretar esa época histórica como una inflexión de la misma historia universal».

Para mostrar, en esta introducción, cuáles serán los criterios metodológicos que vamos a manejar, voy a tratar de proponer a la consideración de quienes leyeren este artículo, el contraste entre la sutil acusación de Gustavo Bueno hecha a Noam Chommsky de ser un defensor y practicante del fundamentalismo democrático. En efecto, si nos basamos en la cita donde Bueno habla de Chomsky como un crítico de la democracia realmente existente, desde coordenadas fundamentalistas citando de modo superficial el libro Ilusiones necesarias , cuyo subtítulo es : Control del pensamiento en las sociedades democráticas, podríamas convencernos de que en efecto, sería Chomsky un defensor de la Idea pura de democracia, en el sentido que Bueno expone. 

La tesis de Bueno consiste, básicamente en que , desde una perspectiva filosófica (materialista), cuando analizamos lo que es la democracia, sólo caben dos opciones: la opción fundamentalista que implica la democracia procedimental, o la opción funcional de democracia. Por otra parte, no acepta que sea lo esencial de las sociedades políticas democráticas, la división tradicional de poderes (Montequieu), sino que propne Bueno otro modelo, que define como el modelo canónico de sociedad política. En este modelo habrá tres capas del poder ( en el eje sintáctico): conjuntiva, basal y cortical y otras tres ramas del poder ( en el eje semántico): ramas operativa, estructurativa y determinativa. Este modelo sitúa las capas y ramas y sus variables como elementos de una matriz. De los comentarios que Bueno hace al propio modelo, considero de interés lo siguiente: 

« 3) La reagrupación más importante por la universalidad de las líneas reagrupadas es la que resulta de la totalización por ramas de todos los vectores descendentes de las diferentes ramas, por un lado, y de todos los vectores ascendentes por el otro. En la medida en que sea posible hablar de una unidad por coordinación, concatenación o sinergia de acción de estos vectores, hablaremos de armadura reticular ( refiriéndonos al conjunto de vectores descendentes por los que se canaliza el poder político) y de armadura básica ( refiriéndonos al conjunto de los vectores ascendentes)».

Otro asunto clave es la cuestión de las relaciones entre sociedad política/ sociedad civil.

La tesis de Bueno es que la sociedad civil es una fórmula consistente en un concepto ideológico.

Para Bueno la libertad objetiva, es antes que la igualdad o fraternidad, y ello en base a que , desde los últimos años, nos dice, « habría tenido lugar, junto con la «globalización», la consolidación de las «democracias homologadas» más avanzadas, así como también la sistematización del fundamentalismo democrático».iii La propuesta para que la democracia sea funcional , sería, según Bueno, que se desarrollle la sociedad de mercado, como una idea procedente de la categoría económica política...Y entonces la plenitud histórica de la democracia sería, precisamente, lo que él denomina la democracia de mercado pletórico.

La competividad es la ley darwiniana del mercado pletórico. Esto implica que : «El Estado de bienestar es la forma según la cual llega a coordinarse el mercado pletórico con la democracia». Sólo así podrá surgir y desarrollarse la libertad objetiva. Y sobre esta Idea, Bueno se enfrenta directamente con la Idea de libertad de Kant, que podríamos hacer corresponderse con la de la Ilustración, o el Modelo Ilustrado de sociedad, como veremos cuanndo Horst Kurnitzky exponga sus tesis al respecto en su libro Retorno al destino. Asimismo, el contraste entre el Modelo Ilustrado de sociedad y el Modelo Neoliberal, tal como los contrasta Susan Geroge en su Informe Lugano II. Por su interés filosófico político, vamos a mostrar el texto donde se muestra esta crítica a la libertad kantiana.

«Y no negamos que, en el plano ideológico, la «liberación de las trabas medievales» haya sido efectivamente conceptualizada, en sus características positivas, por teólogos o filósofos (Lutero, Kant) desde una filosofía emic, como una conquista de la individualidad de la «autoconciencia», del libre examen – Dios habla directamente a mi conciencia, y no a través de Roma – , de mi autonomía moral, del imperativo categórico frente a los mandatos heterónomos de las leyes coactivas.

Sin embargo, es muy dudoso, desde una perspectiva materialista, que la liberación de las trabas medievales hubiera podido conducir al supuesto individualismo moderno. ¿ Dónde se encuentra, de hecho, ese individualismo, dónde ese subjetivismo, salvo en la superficie psicológica o retórica de los fenómenos?»iv

Antes de continuar con la exposición de algunas tesis de Noam Chomsky,acerca de lo que es la democracia, quisiera aportar una definición que Bueno aporta del concepto de ideología, en relación con el conecpto de fundamentalismo democrático: 

«El fundamentalismo democrático es, sin duda, una ideología ( un sistema de ideas socialmente arraigadas en un grupo social enfrentado a otros grupos). Lo que no significa que todas las ideologías que puedan constituirse en torno a la democracia hayan de ser de índole fundamentalista. Actúan también, una y otra vez, las ideologías de signo contrario y , no por ello, fundamentalistas».

Veamos a qué se refiere Chomsky cuando habla sobre el miedo a la democracia. Hay que aclarar que el título de la edición del libro El miedo a la democracia, en el original en inglés, lleva este título Deterring gemocracy. Y el vocablo deterring significa , no miedo, sino disuadir. Quienes controlan la política, la democracia realmente existente, son quienes tienen miedo a la democracia, y es por este motivo por el que buscan por todos los medios y de modo constante, disuadir al pueblo , distraerlo, embaucarlo, y creando ilusiones mediante todo un sistema de propaganda, que es a lo que en concreto se dedica el libro ilusiones necesarias de Chomsky.

En el capítulo titulado La guerra fría: realidad y fantasía (Chomsky, 2001), tenemos multiples ejemplos que muestran con evidencias demostrables documentalmente, los hechos que conformaron a lo largo de varios lustros cuál es en realidad el modelo de democracia ejercida, no representada, por los dirigentes políticos de la democracia estadounidense. Para evitar extenderme en exceso, voy a citar un asunto como muestra :

«El papel del Tercer mundo en la estructura de la gran área fue el de ser útil a las necesidades de las sociedades industriales. En América Latina, como en todo el mundo, «la protección de nuestros recursos», debe ser una preocupación fundamental, explicó George Kennan. Dado que la principal amenaza para nuestros intereses es autóctona, debemos darnos cuenta, continuó, de que «la respuesta final podría ser desagradable» – a saber, «represión policial por parte del gobierno local». «Unas severas medidas gubernamentales de represión» no deberían producirnos escrúpulos mientras «los resultados sean, pensándolo bien, favorables a nuestros intereses». En general, «es mejor tener un régimen fuerte en el poder que un gobierno liberal, si éste es indulgente y laxo y está influído por los comunistas». El término «comunista» se utiliza en el discurso de los Estados Unidos en un sentido técnico, aludiendo a los líderes del movimiento obrero, organizadores campesinos, sacerdotes que organizan grupos de ayuda mutua, y otros con las prioridades erróneas». v

En el capítulo 3: Los problemas del control de la población (en El miedo a la democracia), podemos comprobar las tesis sobre la democracia y su gestión , desde lo que Bueno denomina las capas del poder. Ya en los tiempos últimos de la etapa de la Guerra Fría, con el reaganismo, se puede analizar el sentido que se da a la democracia :

«En los tiempos de Reagan se añadió un «ansia de democracia» a la clección de medidas para el conntrol de la población. Como diuce Tucker, bajo la doctrina Reagan, «la legitimidad de los gobiernos no dependerá ya simplemente de su efectividad, sino de su adecuación al proceso democrático» y «existe un derecho de intervención» contra los gobiernos ilegítimos – un objetivo demasiado ambicioso, en su opinión, pero, por lo demás, no problemático. Los ingenuos podrían preguntar por qué no hemos ejercido este derecho de intervenciónen Corea del Sur, Indonesia, Suráfrica o El Salvador, entre otros candidatos. Sin embargo, no hay incoherencia. Estos países se han comprometido con la «democracia» en el sentido funcional de la palabra: el gobierno incontestado de elementos de la élite ( mundo empresarial, oligarquía, militares) que generalmente respetan los intereses de los inversoresestadounidenses, con métodos adecuados para su ocasional ratificación por parte de segmentos del público. Cuando estas conndiciones no son satisfechas, la intervención «para restaurar la democracia» es legítima». 

Por contraste, veremos cómo se considera, no desde el fundamentalismo democrático, basado en una Idea pura de democracia, en el sentido de Bueno citado, sino desde el criterio de la democracia funcional, que está implícita, integrada, en la real politik. Chomsky hace un ejercicio de demostración apagógica, por algo del tipo de la reducción al absurdo, mostrando cómo la Nicaragua sandinista era, desde la perspetiva emic de los Estados Unidos, una sociedad totalitaria (en versión del Secretario de Estado James Baker), o una dictadura comunista (en la versión de los medios de la corriente principal, como el New York Times o el Washigtpon Post, por citar los dos más conocidos). Y por contraste, siempre desde la perspectiva de la democracia funcional del poder (en sus tres capas coinciden, como parece lógico), en ese mismo tiempo, los años 80 del S. XX, el caso de Colombia es visto como una democracia con un terreno de juego despejado.

2.EL PODER Y LA GLORIA

Dado que la democracia es sólo uno de los distintos modos o modelos de gobernar , gestionar, dirigir el Estado, habría que recurrir , para el análisis y posterior crítica de lo que son , hoy en día,las distintas democracias realmente existentes.

En primer lugar, quisiera proponer esta hipótesis: las formas de gobierno democráticas son , en su estructura esencial, modos de gobierno en que se fuionan, o se complementan, se conjugan, las dos calses de democracia propuestas por Gustavo Bueno, es decir, la que se basa en el fundamentalismo de unos principios trascendentales, y la que se basa en su funcionalismo, en donde , y en esto coincido con Gustavo Bueno, y con Marx, por cierto, en que es la capa basal (aspectos de producción, gestión, y distribución de bienes y servicios necesarios para toda sociedad políticamente organizada, esto es, la Economía en general,lo quew implicará la macro y la microeconomía). Ahora bien, esta capa basal del cuerpo político, del Estado, implica relaciones con la armadura reticular (concepto acuñado por Gustabo Bueno, vid. op.cit)es decir, con las capas cortical (relaciones con otros Estados, que incluyen el comercio exterior, las relaciones diplomáticas y las fuerzas militares) y la capa basal ( poderes ejecutivo,legislativo y judicial) , teniendo en cuenta siempre las combinaciones de tipo matricial en las que juegan un papel crucial los vectores, tanto ascendentes como descendentes, como fuerzas internas de dichas capas, conformando campos vectoriales complejos, en el curso de las operaciones políticas del Estado.

Para tener posibilidad de establecer un análisis dialéctico, propongo la referencia a otros autores que han trabajado la crític del Poder y su ejercicio, pero para ello, se han debido ocupar, igualmente, de lo que es el Poder en la representación. En otras palabras, el análisis del Poder ontológicamente considerado, y del poder gnoseológicamente considerado. Teoría y praxis del Poder político, que incluye los otros poderes, económico, militar, e incluso el llamado cuarto poder: los medios de comunicación. 

Giorgio Agamben ha tratado esta cuestión en varios de sus libros, pero ahora nos vamos a centrar especialmente en uno de ellos : Opus Dei. Arqueología del oficio( Homo sacer II,5)

A mi juicio, se podría ver alguna semejanza, que en todo caso habría que definir con precisión, entre algunos análisis de Agamben que relacionan la idea del sacrificio, con el oficio sacerdotal, que son quienes por su oficio, son transmisores , cadenas de transmisión entre un Poder superior y los miembros de su rebaño y la comparación, en el terreno de la crítica dialéctica, hecha por Gustavo Bueno en el ya citado Panfleto…Bueno plantea la siguiente pregunta: ¿ a qué tipo de ciencia pertenecela ciencia politica del Derecho constitucional? Y para respodnderla plantea que puede contrastarse con lo que es la Teología dogmática, un argumento basado en la analogía.

«La Teología dogmática no tiene propiamente como objeto formal la Idea de Dios: su objeto formal es la revelación, los múltiples dogmas que han ido depositando las fuentes de la revelación. La Ciencia política no tiene como objeto la Idea del derecho ( o la Idea del Estado) sino las leyes positivas, que han ido depositando las fuentes del Derecho y principalmente las que tienen que ver con el Estado y su constitución jurídica ( es decir, el punto de vista del derecho). Se trata por tanto, de dos disciplinas positivas; y, en cuanto a su positivación, habría que hacer constar que la de la Teología dogmática precedió a la de la Ciencia pilítica constitucional, y auna la de la Ciencia jurídica en general.(…) La Ciencia política considerará este cierre postulatorio constituyente como un proceso de racionalización de la sociedad política. Esto supone una sustativización de la Constitución, en virtud de la cual el propio pueblo queda «positivizado». La Constitución comenzará a ser una ley fundamental, juridificada ( puesto que se establece que su infracción es antijurídica), pues aunque ella no está producida por los órganos legislativos, sin embargo, a través del referéndum, se atribuye al Pueblo (como la relación a Dios; pero en cierto momento la Constitución se emancipa del propio pueblo, a saber, en el momento en que él se ha manifestado en ella, y en ella se contienen las normas según las cueles se organiza el Estado»vi

Todo esto le permitirá a los actores políticos manejar los intereses del Poder económico,según esa operatividad juridizada, que siempre podrá hacer uso de todo tipo de ficciones jurídicas para lograr el efecto práctico buscado dentro de este modelo de gobierno democrático.

Siguiendo en cierto modo esta metáfora entre Ciencia política, Derecho Constitucional, y Teología dogmática, podemos ahora considerar los planteamientos de Agamben (2013).

En el capítulo liturgia y política , haciendo referencia a San Agustín, nos propone este argumento:

«El hecho de que la Iglesia haya fundado su praxis litúrgica sobre la Carta a los Hebreos, colocando en su centro una incesante ritualización del sacrificio realizado por Cristo leitourgós y gran sacerdote, constituye a la vez la verdad y la aporía de la liturgia cristiana ( que Agustín resume en la antítesis semmel immolatus…et tamen quotidie immolatur [ Se inmoló una sola vez…todos los días se inmola]. El problema que no dejará de aparecer una y otra vez en la historia de la Iglesia como su miesterio central es justamente el modo como deben entenderse la realidad y la eficaciade la liturgia sacramental y , a su vez, de cómo este misterio puede tomar la forma de un ministerio que define la praxis específica de los miembros de la jerarquía eclesiástica».

Observamos dos asuntos clave en lo que citamos, a saber: la idea que implica la presencia del sacrificio en la liturgia, y la idea de que esos gestores de la liturgia son en realidad gestores , no sólo de asuntos relacionados con Dios y la fe, sino con asuntos de política humana. Los encargados de representar el misterio del sacrificio, son los que ehercen un oficio de carácter social, práctico, de este mundo político y económico, y ellos son, además , quienes conocen los secretos de ese misterio sacrificial. 

La importancia que reviste la obra de Agamben para el análisis y la crítica del Poder y de la política, radica en el mostar cómo , además de el conocer y el hacer, hay que tener presente que los encargados de la liturgia, los ministros , y los directos colaboradores en estas tareas, deben estar inmersos en el aggere, es decir, en la acción política, como funcionarios ejecutores del Poder soberano trascendental a los propios mienros de ese rebaño o grupo social . En la liturgia, la metáfora económica y la política se identifican.

En el punto 17, incluído en el capítulo 2: Del misterio al efecto, Agamben va a analizar las tesis de Heidegger sobre las cuestiones de la Voluntad de Poder y el Eterno retrono de Nietzsche, que expondré de modo muy condensado a continuación.

En el punto 10 del mencionado capítulo, s eplantea lal cuestión del efecto. El Sacramento, se lee en Summa sententiarum , anónima del siglo XIII, no es sólo el signo de una cosa sagrada, sino también eficacia; o asimismo, según la fórmula que Tomás cita como canónica, los sacramentos efficiunt quod figurant, efectúan lo que significan.

Interesa , para la crítica, este argumento de Agamben , en que tritura la tesis sobre el papel de la técnica que defiende Heidegger: 

«Es posible preguntarse, entonces, en qué medida esta reconstrucción de la influencia dterminante de la teología cristiana sobre la historia del ser es deudora del privilegio acordado al paradigma crecaionista. En virtud de este modelo Heidegger pudo pensar la esencia de la técnica como producción y disposición, y el Gestell como la aseguración de lo real en el modelo de la disponibilidad. Pero, precisamente por ello, no pudo ver lo que hoy se ha vuelto del todo evidente, es decir, que la esencia metafísica de la técnica no se comprende si sólo se la entiende en la forma de la producción. Ella es también y ante todo gobierno y oikonomía, que, además, en su desarrollo extremo puede poner entre paréntesis provisoriamente la producción causal, en nombre de formas de gestión de los hombres y de las cosas más refinadas y difusas. Y las características de esta praxis particular son las que hemos intentado definir a través de nuestro análisis de la liturgia».vii

Para el análisis del concepto de Voluntad de poder, vamos a tomar como referncia, por cuestiones prácticas en cuanto a la incorporación de estos conceptos nietzscheanos a nuestro artículo y por considerar aceptablemente clarificador el modo en que Heidegger lo analiza, precisamente el modo en que el autor de Ser y Tiempo expuso estas tesis centrales de Nietzsche en sus cursos de la Universidd de Friburgo en Brisgovia entre los años 1936 y 1940. viii

Heidegger expone el tema de La unidad de voluntad de poder, eterno retorno y transvaloración de este modo:

«La doctrina del eterno retorno de lo mismo se corresponde del modo más íntimo con la doctrina de la voluntad de poder. Lo unitario de estas doctrinas se ve a sí mismo históoricamente como una transvaloración de todos los valores habidos hasta el momento.(…)La expresión «voluntad de poder» nombra el carácter fundamental del ente». 

Todo ente que es, es voluntad de poder.Y el papel del nihilismo será central para el intento nietzscheano de elaborar un concepto de Voluntad de poder no meramente psicológico ni meramente fisiológico. El cambio de todos los valores que Nietzsche intentaría, será por sí mismo histórico, porque ataca el nihilismo europeo desde dentro del mismo nihilismo. Aunque es necesario, explica Heidegger, que la transvaloración , esta que implica a toda esa gran experiencia histórica del nihilismo, para que sea eficaz han de acudir a su encuentro la correspondiente actitud valorativa básica y el correspondiente modo de pensar.

Me parece fundamental , para la crítica del poder (político, económico, militar, ideológico), tener muy presente y claro que, en términos de la hermenéutica heideggeriana, significa la Voluntad de poder, de dominio, y su relación con la moral y la ética, así como con el ejercicio de la Justicia. 

«Una nueva posición de valores incluye la creación y consolidación de las necesidades y requerimientos que se ajustan a los nuevos valores. Por eso la obra habría de tener su conlusión en el libro cuarto: «Disciplina y adiestramiento» » ix

Un tema relevante que no vamos a desarrollar aquí, pero quiero dejar clara su importancia es el que trata de explicar, en las lecciones de Heidegger, es el de las relaciones entre la voluntad como afecto, como pasión y como sentimiento. En esto vemos una clara influencia de Aristóteles, cuando, al estrudiar la Idea de Justicia, en la Etica a Nicómaco, donde se encuentra le definición de Justicia, (Libro V) y se la considera distinta de un valor ético considerado en general, no es una virtud sino en el sentido político, en torno a las leyes positivas. 

Sigamos nuevamente la lección tal como Heidegger la exponía :

«Lo que normalmente se conoce como afecto, pasión y sentimiento es para Nietzsche, en el fondo de su esencia, voluntad de poder. Así concibe a la alegría (normalmente un afecto), como un «sentirse-más-fuerte» , como un sentimiento de ser y poder-ir-más-allá-de-sí: 

[A continuación, cita de Nietzsche inserta en el texto de Heidegger] «Sentirse más fuerte – o, expresado de otro modo: la alegría – supone siempre un comparar ( pero no necesariamente con otro, sino consigo mismo en medio de un estado de crecimiento y sin que se sepa en qué medida se está comparando).» (La voluntad de poder, nº 917) »

Heidegger lleva a cabo un análisis muy preciso del problema que implica una interpretación idealista de la doctrina nietzscheana de la voluntad. Nos parecxe fundamental , porque cuando hagamos mención de las tesis tanto de Horst Kurnitzky como de Susan George, veremos que aquí radica un punto esencial para poder hacer un crítica al modelo neoliberal vigente.

En primer lugar, la tesis de que la voluntad, por cuanto apetece, no es un impulso ciego. Si se enseña que la voluntad es en esencia un representar, entonces esta doctrina de la voluntad será idealista. Sin embargo, haciendo referencia al libro Sobre el alma, de Aristóteles, Heidegger muestra cómoese tratado analiza la esencia de la vida y los niveles de lo viviente, no es simplemente, por su contenido, ni una psicología, ni una biología. El modo fundamental de movimiento, en el nivel más alto de lo viviente, es la acción humana.

Lo que importa es tener presente, como nos sigiere Heidegger, que no es útil para entender el sentido que da Nietzsche al concepto de Voluntad de poder, la consideración de idealista o realista, porque no es idealista, en el sentido de que aun cuando hay un proceso de deliberación racional cuando se busca efectivizar los deseos, hay que planificar, digamos, la acción para lograr lo que desea nuestra voluntad.

En término del Materialismo filosófico , Gustavo Bueno habla d eortogramas, cuando expone los planes, proyectos, de un Estado Político, en conexión diamérica, es decir, en relación con otros Estados.. Esta característica de racionalización, necesaria, de la actividad del Estado, cuanto a las relaciones internacionales (comercio, diplomacia, guerra, en su caso) no es por ello idealismo.Sin embargo, y ateniéndonos a las lecciones de Heidegger, «La voluntad es en sí creadora y destructiva al mismo tiempo. Dominar-más-allá-de-sí es siempre también aniquilar»

  1. JUSTICIA, VOLUNTAD Y PODER

Continuamos con el análisis del concepto de Voluntad de poder, con el propósito de dar paso al análisis y crítica de los modos de operar que el Poder ( político, militar, financiero, económico y el ideológico) ejercitan , y representan, en nuestro tiempo.

Para completar el suscinto análsis de la Voluntad de poder según Nietzsche, hemos de seguir aún las lecciones de Heidegger, por el valor explicativo que encontramos en su hermenéutica. 

El construir pasa a través de decisiones. Con esto podemos aludir a las decisiones que toman los gestores de un nuevo modelo de organización social y político que están dirigiendo líderes del neoliberalismo. Estas decisiones son analizables desde criterios relacionables con tesis nietzscehanas. Veamos nuevamente cómo lo explica Heidegger en las ya mencionadas lecciones:

«El pensar constructivo y eliminador es al mismo tiempo aniquilador. Aparta lo que previamente y hasta ese momento aseguraba la existencia consistente de la vida. Este apartar deja el camino libre de consolidaciones que pudieran impedir que el erigir se lleve a cabo. El pensar constructivo y eliminador puede y tiene que llevar a cabo este apartar porque, en cuanto erigir, fija ya la existencia consistente en una posibilidad superior»x

Este párrafo podemos ponerlo en relación con el modo en que opera el aparato ideológico y político de la maquinaria de la llamada globalización neoliberal. La transmutación de los valores, es decir, de los fundamentos de acción que implca el modelo político surgido de la Ilustración, por los valores , construídos desde el nuevo orden mundial, es decir, los valores de la soceidad gestionada ad maiorem glloria dei, a mayor gloria del dios dinero. La democracia ilustrada está siendo destruída y sustituída por la democracia de tecnócratas al servicio del poder corporativo transnacional de los Estados dominantes,a democracia que es verdaderamente fundamentalista y funcional, según convenga en cada circunstancia puntual. Es en este sentido que podemos considerar esta tesis sobre la Justicia, como elemento de la Voluntad de poder en Niezsche: «La justicia tiene la constitución esencial del pensar constructivo, eliminador, aniquilador. De este modo lleva a cabo la estimación de valor, es decir: aprecia qué hay que poner como condición esencial de la vida. Todo ello lleva a la comprensión del poder como violencia. Heidegger lo desarrolla con mayor detalle de este modo: «(…) se comprende al poder como una especie de violencia, a la fuerza como violencia, y a la fuerza como un ciego hervidero de impulsos que no es ulteriormente comprensible y que sin embargo está operante por doquier y es experimentable en sus efectos.» xi La cuestión que más importancia implica, para nuestro análisis y crítica, es la consistente en las relaciones entre la fuerza, el poder y la justicia. Y en el libro de Nietzsche Así habló Zaratustra. (XIV,80) se encuentran elementos fundamentales para entender esas conexiones.

«Justicia, como función de un poder que mira lejos en torno a sí, que ve más allá de las pequeñas perspectivas del bien y del mal, que tiene, por lo tanto, un horizonte de ventaja más amplio, la intención de conservar algo que es más que esta o aquella persona»

El columnista del Financial Times, Samuel Brittan (2005) nos plantea un análisis de la concepción del poder según Bertrand Russell. En defensa del último Bertrand Russell., muestra cñomo Russell veía el poder del Islam cuando quisieron atacar al Imperio Bizantino, sus seguidores decían que no era el mejor momento, porque hacía muchísimo calor, en base al fanatismo les respondieron los que buscaban dominar a los estados cristianos: El infierno es mucho más caliente.

De modo similar critica el poder disfrazado bajo ropajes del idealismo alemán, cuando hace referencia, Russell, a Fichte y su idea de un Ego Trascendental como el único fenómeno existente en el mundo. Realmente fue el primer filósofo moderno que disfrazaba su propio amor por el poder tras una vestimenta metafísica. En realidad defendió con mucho ahínco que todo alemán debería luchar contra Napoleón. 

Aparte de estos comentarios de Brittan acerca del tipo de ironías de Russell, lo que nos interesa en relación al concepto de poder es lo siguiente:

«Uno de mis capítulos favoritos desenmascara la noción de pecado como concepto confuso calculado para promover crueldad innecesaria y espíritu de venganza cuando son otros quienes pecan, y un abatimiento de sí mismo cuando es a nosotros mismos a quienes se condena. El castigo siempre es un mal; y si fuera posible persuadir al úblico de que los ladrones vayan a prisión, cuando de hecho fueran hechos felicesen alguna remota isla del Mar del Sur, esto sería para el bien general. El filósofo británico no pretendía que hubiera nada original en este utilitarismo no doctrinario., pero lo lo utilizó para bien las creencias mórbidas que persisten entre nosotros actualmente.. He considerado siempre como untesoro Human Society por una cita particularmente, la que a menudo he insertado en mis propios trabajos: 

(Cita textual del libro de Russell por Samuel Brittan): Si los hombres fuesen motivados por el propio interés, que no lo están – excepto en el caso de unos pocos santos – la humanidad entera cooperaría. No habría más guerras, no más ejércitos, no más marinas de guerra, no más bombas atómicas…No niego que hay cosas mejores que el egoísmo, y que algunas personas logran este tipo de cosas. Mantengo sin embargo, por una parte que hay pocas ocasiones en que amplios cuerpos de hombres, como sucede en la política, pueden surgir por encima del egoísmo, mientras que por otra partehay muchísimas circunstancias en las cuales las poblaciones caerán bajo el egoísmo, si el egoísmo es interpretado autointerés ilustrado. Y entre aquellas ocasiones en que la gente cae bajo el autointerés, son la mayoría de las ocasiones en las que están convencidos de actuar por mitivos idealistas. Mucho de lo que pasa por idealismo es odio disfrazado o amor por el poder disfrazado» xii

Resulta , a mi modo de ver, esclarecedor un comentario que hace el economista, gurú en el Financial Times, porque en él creo que podríamos escuchar el eco de algunas tesis sobre la izquierda y la derecha políticas que ha planteado Gustavo Bueno, en lo que para el filósofo español es una ecualización de la derecha y las izquierdas, en el seno de la economía política neoliberal. Veamos la reflexión de Brittan:

«En cualquier caso, el pasaje citado (el de Russell) es el puente entre mis propias maneras de pensar neoliberales en economía y un neo pacifismo no cristiano en asuntos de relaciones exteriores. La combinación es paradógica solamente para aquellos que insisten en ver el mundo en términos de izquierda y derecha».

4 LA LIQUIDACION DE LA SOCIEDAD POR LA SOCIEDAD MISMA, EN LA ETAPA DEL FINAL DEL CAPITALISMO

El planteamiento de que la sociedad se autodestruye puede parecernos paradógico. He tomado este concepto del subtítulo del libro de Horst Kurnitzky Retorno al destino (2001).

En una época, la que vivimos, de profundos cambios en las estructuras sociales y políticas, en que se predica el nuevo Evangelio, la nueva fe de una religión laica, con sus celebrantes litírgicos ( en el sentido mencionado antes de Giorgio Agamben), Kurnitzky propone todo lo contrario que una fe, propone la crítica, como la consigna de este momento. Así, nos dice que «La crisis actual requiere una crítica desconsiderada que incluya la crítica a toda promesa de salvación, sea ésta ideológica o tecnológica» . Y el punto central de la crítica consiste en : «Sobre todo la crítica a la economía y los economistas, quienes, como sacerdotes primitivos, nos endosan las viejas recetas de la economía liberal, las cuales nunca han satisfecho las necesidades de la gente y nunca podrán satisfacerlas en tanto la sociedad no sea incluída en su cálculo como elemento esencial.» Corolario crítico : «Ni la globalización económica ni la nacionalización de los bienes y las mentes, ni tampoco un ser sobrenatural van a salvarnos de la miseria actual.»Y para definir su concepto de lo que es democracia, desde esta crítica Ilustrada, argumenta Kurnitzky, la crítica requiere «como condición de una sociedad civil ilustrada, formas democráticas que permitan la participación de los cidadanos en todos los asuntos. Por eso, la sociedad tiene que acabar con el dominio de los intereses particulares, como las corporaciones y mafias familiares, que obstaculizan cualquier paso hacia la democratización de la sociedad.» 

El sacrificio es, según Kurnitzky, uno de los elementos de la cohesión social. En esto radica la tesis de que no es el orígen racional de la sociedad y de sus relaciones de intercambio lo que genera el sacrificio- como sostienen los teóricos positivistas del capitalismo – , sino que el propio intercambio es una racionalización del sacrificio. Es mediante los cultos de sacrificio ( que no se han extinguido hasta el momento) como «se han equilibrado los conflictos entre el deseo pulsional y la represión de la pulsión al servicio de la cohesión social y su reproducción.»  El planteamiento de Kurnitzky utiliza el mito de Hermes, como dios del mercado y del intercambio. Y en ese mito se muestra que los valores intercambiados en el comercio son medidos por las necesidades de los participantes en el intercambio. Sin embargo, hoy no queda ya este mito originario, enrelación con la génesis del intercambio basada en el sacrificio, hoy en día, la oferta y la demanda están prefabricadas y manipuladas por fuerzas ajenas al mercado. xiii

El análisis y la crítica que hasta el momento intento poner a la consideración de quienes lean este artículo, es en gran medida el producto de años de colaboración con un analista político , filósofo y con amplios conocimientos sobre el sistema económico vigente. Menciono esto porque muchos de los materiales de referencia han sido recomendados por este investigador, quien fue durante muchos años cercano colaborador del periodista, escritor y analista político Gregorio Selser. Me permito citar un breve texto suyo, a modo de recapitulación y a un tiempo prólogo de lo que a continuación iremos planteando en este apartado. El texto es de Stephen A. Hasam (profesor e investigador de la UAM, Universidad Autónoma de México, Cd de México) :

«1. Lo que plantean, entre otros, Robinson, Streeck y Zygmunt Bauman (cada uno a su manera) es que estaríamos viviendo el fin del capitalismo como lo conocemos, algo así como la caída del Imperio Romano, y que notenemos ni la más remota idea a dónde conduce el viaje, pero que el futuro inmediato, mediato y a un plazo bastante largo va a ser una época en que lo viejo muere y lo(s) nuevo(s) aún no nace(n), parfraseando a Gramsci. También en análogía histórica, algo así como a long Dark Ages, sinónimo en inglés para designar a la Edad Media como Edad Obscura. En ese proceso pueden aparecer una multiplicidad de fenómenos transitorios, algunos más duraderos que otros. Lo que queda claro es que serán tiempos muy, muy peligrosos, letales, terribles, que no nos podemos ni imaginar. Estamos entrando a un futuro nuevo, totalmente desconocido. Por eso el auge de novelas y cine de ciencia ficción, particularmente distopías, como “A Handmaid’s Tale” de la canadiense Margaret Atwood.2. El filósofo de la educación Henry Giroux McMaster (Univ-Ontario) , inspirado en la teoría crítica y en Freire plantea una era contra-Aufklärung: infantilización de la sociedad, glorificación de la violencia y la crueldad como gozo/disfrute, a través de la cultura de masas, de consumo, del espectáculo/happening (Guy Debord). »

Acerca de la glorificación de la violencia, además del libro de Carlos Fazio, donde detalla a fondo toda la estructura esencial del fenóemeno en México, desde las tesis de su libro Terrorismo mediático, se pueden comprobar observando de modo crítico estas tesis si analizamos el cada vez más descarado manejo de la violencia como algo normal. En video juegos ( World of thanks, &tc.)series narrando la vida y hazañas de narcos como Pablo Escobar, entre otras, o la serie basada en una novela de Pérez-reverte: La reina del Sur, que , al menos en España, la cadena Netflix anuncia como promotora de este nuevo modelo de cine a la carta. Otro caso conocido, la serie donde se muestra la permanente violencia en el seno de las luchas y del ejercicio real del poder en el complejo militar-económico-político de los Estados Unidos de Norteamérica. Asesinatos, engaños, violencia a destajo, sutil y refinada, al modo romano de la época imperial. Pero en casos como México también podemos ver esto, desde López Prtillo y su protegido el general Negro Durazo, pasando por Carlos Salinas y su hermano vinculado con las mafias y cárteles de la droga, hasta el presente. 

En su artículo ¿Cómo terminará el capitalismo?, de 2014 (en New left review), explica el modo en que la relación democracia-capitalismo ha variado desde la crisis de 2008. «(…)la transformación de la economía política capitalista del keynesianismo de la osguerra al hayekianismo neoliberal progresaba con fluidez de una forma política para el crecimiento económico desde arriba hacia abajo, a una que esperaba que se produjera crecimiento por medio de una redistribución desde abajo hacia arriba.L a democracia igualitaria, considerada por el keynesianismo como productiva económicamente se convierte en una carga para la eficacia según el hayekianismo contemporáneo, en el que el crecimiento proviene del aislamiento de los mercados ( y de la ventaja acumulativa que supone) frente a las distorsiones políticas redistributivas». El nuevo modelo político neoliberal ha gestado lo que es un tema fundamental para la nueva religión hayekiana neoliberal: la retórica antidemocrática actual que es la crisis fiscal del Estado, con un aumento de la deuda pública, que se achaca, desde la liturgia del poder, a que la mayoría del electorado vive por encima de sus posibilidades a base de aprovecharse de un fondo común de la sociedad y políticos oportunistas que buscan el apoyo de los electores con un dinero que no tienen. Tal como podemos comprobar en el reportaje Hipernormalización, de la BBC, realizado por Adam Curtis, el primer caso empírico donde constatamos este nuevo fenómeno fue la crisis fiscal, la bancarrota de la ciudad de Nueva York en el año 1975, los banqueros sólo acceden a seguir prestando dinero, mediante compra de bonos, si se les entrega el control y se imponen las llamadas políticas de austeridad: despido de profesores, bomberos, enfermeras, &tc.. Como se verá, la génesis del actual modelo normalizado, homologado , de democracias, tiene un camino bien definido que lleva a una permanente crisis de deuda. El círculo vicioso parece hoy difícil de superar. La tesis esencial que plantea Streeck puede expresarse en estos términos, que definen el núcleo de la cuestión acerca del final del capitalismo neoliberal:

«Es un prejuicio marxista (o en realidad: moderno) que el capitalismo como época histórica solo terminará cuando una sociedad nueva y mejor esté lista, uy un sujeto revolucionario preparado para ponerla en marcha en pro del progreso de la humanidad. Esta idea implica un grado de control político sobre nuestro destino común que no podemos ni siquiera soñar tras la destrucción, en la revolución neoliberal global, de la acción colectiva y, desde luego, de la esperanza de recuperarla. Para validar la tesis de que el capitalismo se enfrenta a su Göterdämerung ( crepúsculo de los dioses) no debería ser necesaria ni una visión utópica de un futuro alternativo ni una previsión sobrehumana.» xiv

En el apartado 4: La paz como objetivo final de la guerra, que encontramos en la Parte 1: La idea de guerra, en el libro de Gustavo Bueno La vuelta a la caverna ( Terrorismo, guerra y globalización),el autor expone una tesis que nos interesa , porque vemos cómo, desde la Filosofía, desde un sistema como el Materialismo filosófico, se puede tomar partido, acaso, por la nueva liturgia neoliberal. 

«Por último, aunque la paz implica obviamente la cesasión de la guerra, y , sobre todo, de la guerra caliente, la paz no implica la cesación de la violencia, y muy particularmente la violencia interna de cada Estado. Pues sólo mediante la violencia ( policíaca, jurídica, pedagógica, tributaria…) es posible mantener el orden público y, por tanto, el equilibrio eutáxico interno, sea éste justo o injusto, desde el punto de vista del poético «Derecho Natural».»

La eutaxia es el núcleo de la sociedad política, esta es la tesis fundamental que Bueno defiende, y esta tesis puede ser, creemos, perfectamente coordinable con lo que es hoy en día el ejercicio del modelo económico neoliberal. 

En la Parte II: Ontológica, de su libro Primer ensayo sobre las categorías de las ciencias políticas, encontramos, en el Escolio 1 del punto 3, estas definiciones, o aclaraciones conceptuales, del significado de la eutaxia:

«En cualquier caso eutaxia ha de ser entendida aquí, obviamente, en su contexto formalmente político, y no en un contexto ético, moral o religioso ( buen orden como orden social, santo, justo, &tc., según los criterios) Buen orden dice en el contexto político, sobre todo,buen ordenamiento, en donde bueno significa capaz ( en potencia o en virtud) para mantenerse en el curso del tiempo. En este sentido, la eutaxia encuentra su mejor medida como magnitud, en la duración. Cabe pensar en un sistema político dotado de un alto grado de eutaxia pero fundamentalmente injusto desde el punto de vista moral, si es que los súbditos se han identificado con el régimen, porque se les ha administrado algún opio del pueblo o por otros motivos. En este sentido, la mentira política – que incluye la propaganda, el moldeamiento ideológico, incluso la animación cultural – ha podido considerarse como elemento inigualable para el buen gobierno, es decir, para la eutaxia. Y esto desde Platón ( los magistrados se verán con frecuencia obligados a recurrir a la mentira y el engaño en interés de sus subordinados) hasta Bonaparte ( un cura me ahorra diez gendarmes)» xv

La Globalización, en el libro de Gustavo Bueno (2004) es analizada de modo tal que gnoseológicamente,es decir, cuanto a la relación entre la materia y la forma del asunto, es realmente magistral.Basado en el sistema del Materialismo filosófico, comienza aclarando que este concepto puede ser analizado desde cuatro perspectivas: como Idea ( filosófica); como hecho, como fenómeno, como teoría y como ideología. El análisis es aquí algo que no podemos, obligados por la concisión , plantear in extenso. Trataremos de exponer las tesis fundamentales. Una de las cuales es expresada por Bueno en el apartado 3 de la Parte II del libro, de este modo: La Idea de Globalización desborda las categorías económicas.

Bueno elabora una tabla taxonómica en base a vuatro criterios, y que da como resultado ocho modos o modelos de globalización. Hace tres observaciones a la tabla taxonómica que resumiré , en lo esencial:

1: La Globalización, aun siendo una idea confusa, es utilozable en el momento de su confluencia con la guerra.De hecho – afirma Bueno – «la idea de globalización tal como es utilizada por la ideología o filosofía popular, habría de ser, precisamente, considerada como una idea borrosa, indistinta o confusa»

2 : Estea segunda observación, más compleja, vamos a transcribirla completa: 

«Los modelos de la tabla, una vez construídos, pueden ser reclasificados según diversos criterios ( que habrán de ser distintos, en todo caso, a los criterios según los cuales se construyeron). Consideremos aquí únicamente la distinción entre modelos de globalización isológica, o formas de realización de modelos, orientados ( positivamente o no ) hacia una universalización isológicade las unidades de globalización; por ejemplo, a la convergencia de la renta de diferentes Estados, a la homogeneidad tecnológica, a la uniformidad política, lingüística, &tc., y los modelos de globalización sinalógica, o formas de realización, orientadas a una universalización de las conexiones sinalógicas entre las partes, sin perjuicio de mantener o incluso favorecer su heterogeneidad. También cabría hablar de globalizaciones que a la vez fueran sinalógicas e isológicas.» xvi

3: Dado que no todos los modelo stienen la misma consistencia interna, como sucede en los modelos 7 y 8 de la última columna, cuando se establece una composición , ésta resulta incompatible porque una Globalización contractiva y a la vez omnilineal son incompatibles, pero , no obstante podría darse la posibilidad de que todas las unidades políticas, económicas, &tc. llegasen a asumir la norma del modelo 7 o la del modelo 8. «Esto nos pondría ante un bellum omnium contra omnes, que, lejos de invalidar la posibilidad del modelo, lo corroboraría.» Un ejemplo del modelo 7 como ejemplo paradigmático de globalización : Las televisiones de diversos países como símbolos de la aldea global; del modelo 8: Imperialismo económico-político del Imperio romano o del Imperio americano del presente. 

Una tesis de Bueno que nos llama la atención es esta: La democracia parlamentaria es inseparable del sistema de mercado pletórico universal. Y esto , desde la relación entre la guerra y la globalización, se plantea , mediante dos definiciones, la del orden político, y la del orden ético, De estas dos definiciones, surge otra tesis en el planteamiento de Bueno, a saber: El orden material político no es universal y único ( al contrario de quienes defienden o reivindican , un orden universal, constituvo supestamente del Género humano, como sujeto de la historia, y esta es sólo una entidad metafísica que la filosofía materialista no puede reconocer), el orden material político es, por tanto, plural. Existen muchos órdenes materiales políticos y el orden político sólo existe de este modo, es decir, multiplicado en diferentes sociedades y modelos de sociedad . La guerra, por consiguiente, procederá siempre de la inmanencia del orden político. 

La definición de orden político propuesta por Bueno: una situación de equilibrio dinámico, o eutaxia de las partes formales de la sociedad política, organizada según una determinada constitución ( no sólo jurídica, sino también social, económica, &tc.). En cuanto al orden ético pude definirse como la situación de equilibrio dinámico d ellos sujetos corpóreos en virtud de la cual ellos pueden seguir operando de acuerdo con las normas orientadas al fortalecimiento de su misma subjetividad corpórea. Es decir, a la firmeza de cada sujeto y a la generosidad de cada uno de ells con los demás sujetos en su entorno práctico. Y así como el orden político es, en principio, particular para cada sociedad política, el orden ético es universal para todos los hombres y puede considerarse normalizado en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Los sujetos humanos, en cuanto forman parte de un orden ético, se denominan hombres, en cuanto forman parte de un orden material político , se denominan ciudadanos. xvii

Plantearemos a continuación uno de los autores que han analizado el momento político de situación de crisis del capitalismo unida a la crisis de la democracia, según el modelo ilustrado, que se contrapone a un modelo , el neoliberal, que supone el ataque frontal o sutil, a la modernidad. La posmodernidad como ideología funcional del neoliberalismo económico. En un artículo de Umberto Eco, titulado urfascismo (fascismo eterno) publicado en la revista The New York Review of Books el año 1995, el filósofo italiano expone una serie de características de lo que llama Fascismo Eterno o Urfascismo, que son imposibles de ordenarse en un sistema, por ser, precisamente contradictorias entre sí y son típicas de otras formas de despotismo o de fanatismo.

Basta que una de estas características esté presente para que cuaje una nebulosa fascista.:

(Resumo lo fundamental de las tesis de Eco)

1- El culto a la tradición. Ejemplo, el pensamiento contrarevolucionario católico posterior a la Revolución Francesa. Debe ser sincrética, es decir, tolerar las contradicciones. Esto implica que no puede haber avance del saber, la verdad ha sido anunciada de una vez y para siempre.

2- El tradicionalismo implica el rechazo del Modernismo. La Ilustración, la Edad de la Razón, se ven como el inicio d ella depravación moderna. En este sentido el Urfascismo puede ser definido como irracionalismo.

3-El irracioonalismo defiende el culto a la acción por la acción. La acción debe ser llevada a cabo antes de cualquier reflexión, y sin ésta. Pensar es una forma de castración. Por ello,la cultura es sospechosa, en la medida en que se identifica en actitudes críticas.

4- Ninguna forma de sincretismo puede aceptar la crítica. El espíritu crítico opera distinciones y distinguir es señal de modernidad. Para el Urfascismo el desacuerdo es traición.

5- El desacuerdo es además una señal de diversidad. El Urefascismo crece y busca el consenso explotando y exacerbando el natural miedo a la diferencia. 

6- El Urfascismo brota d ella frustración individual o social. 

7- A quienes carecen de toda identidad social, el Urfascismo les dice que su úncio privilegio es el más común de todos, haber nacido en el mismo país. Este es el orígen del nacionalismo. 

8- Los partidarios deben sentirse humillados por la ostensible riqueza y la fuerza de sus enemigos. 

9- Para el Urfascismo no existe lucha por la vida, sinomás bien vida para la lucha. El pacifismo es, pues, colusión con el enemigo; el paciifismo es malo porque la vida es una guerra permanente. Esto empero, entraña un complejo de Armagedón; desde el momento en que los enemigos pueden y deben ser derrotados, deberá haber una batalla final tras la cual el movimiento controlará el mundo. Tal solución final implica una era de paz, una Edad de Oro que contradice el principio de guerra permanente. Ningún líder fascista ha conseguido nuncaresolver esta contradicción.

10- El elitismo es un aspectotípico de toda ideología reaccionaria, por cuanto fundamentalmente aristocrático. En el curso de la historia, todos los elitismo aristocráticos o militaristas han implicado el desprecio por los débiles.. El íder sabe que su poder radica en la debilidad de las masas, que necesitan y merecen un Dominador.

11- A cada cual se lo educa para ser un Héroe. En la ideología urfascista el heroísmo es la norma. 

12- Dado que tanto la guerra permanente como el heroísmo son juegos difíciles de jugar, el Urfascista transfiere su voluntad de poder a cuestiones sexuales. Este es el orígen del machismo. El Urfascista sustituye el sexo por las armas.

13- El Urfascismo se basa en un populismo cualitativo. El Pueblo, en cuanto soberano, no deberá ser represenbtado en el Parlamento, se ofrece hoy , por ejemplo, la Voz al Pueblo, dándole la posibilidad de expresarse por las redes , sociales, de internet. A todo poder fascista lo primero que le es molseto y busca eliminar su acción, es al Parlamento, en cuanto poder que hace leyes , para el bien de los miembros de la sociedad política, los ciudadnos , para formar meros consumidores en la etapa actual del neoliberalismo.

14-El Urfascismo habla la Neolengua.. Todos los textos escolares nazis y fascistas estaban basados en unléxico podre y una sintaxis elemental con el fin de limitar los instrumentos para un razonamiento complejo y crítico. Pero hemos de estar preparados para identificar otras formas de Neolengua, incluso cuando adpotan la inocente forma de un talk-show televisivo.

BIBLIOGRAFIA

LIBROS

Agamben, Giorgio.1998.  HOMO SACER . El poder soberano y la nuda vida I.

1ª ed. en español 1998.Traducción de Antonio Gimeno Cuspinera; Ed. PRE-TEXTOS, Valencia, España. 1ª ed. en italiano 1995

Agamben,G. 2000. Lo que queda de Auschwitz. El Archivo y el testigo. HOMO SACER III. 1ª de. en español 2005. Traducción Antonio Gimeno Cuspinera; Ed. PRE-TEXTOS, Valencia, España. 1ª ed. en italiano, 2004

Agamben, G. 2005. Lo abierto. El hombre y el animal. 1ª de. En español, 2005. Traducción Antonio Gimeno Cuspinera; Ed. PRE-TEXTOS; Valencia, España. 1ª de. En italiano, 2004

Agamben,G. 2005. Profanaciones.1ª de. En español, 2005. Traducción Edgardo Dobry; Ed Anagrama; Barcelona, España. 1ª de. En italiano, 2005

Agamben, G. 2013. OPUS DEI. Arqueología del oficio ( Homo sacer II, 5). 1ª de. En español 2013. Traducción Mercedes Ruvitoso; Ed. http://www.pre-textos.com; Valencia, España. 1ª ed. en italiano 2012

Bueno, Gustavo. 1972. Ensayos materialistas. Ed. Taurus; 1972; Madrid, España.

Bueno, G. 1991.  Primer ensayo sobre las « categorías de las ciencias políticas » . Ed. Biblioteca Riojana. Cultural Rioja. Gobierno de La Rioja. Ayuntamiento de Logroño; 1991.

Bueno, G. 1996; El mito de la cultura. ( Ensayo de una filosofía materialista de la cultura).1ª de. en español,1996; Ed. Prensa Ibérica, S.A.

Bueno, G. 2004. La vuelta a la caverna. ( Terrorismo, Guerra y Globalización ). 1ª ed. 2004; Ediciones B, S.A., Barcelona, España

Bueno,G 2004. Panfleto contra la democracia realmente existente. Ed. La esfera de los libros. Madrid, España, 2004

Brittan, Samuel. 2005.  Against the flow. ( Refletions of an individualist ); 1ª ed. 2005. Ed. Atlantic Books. London 

Chomsky, Noam. 1989. La cultura del terrorismo. 1ª ed. en español, 1989. Ediciones B, S.A.; Baarcelona, España 

Chomsky, Noam. 1992. Ilusiones necesarias. ( Control del pensamiento en las sociedades democráticas). Tradicción al espeñol por Loreto Bravo de Urquía y Juan José Saavedra Esteban.. Eds. Libertarias/Prodhufi SA, 1992

Chomsky, N. 2000. El beneficio es lo que cuenta. Neoliberalismo y orden global).1ª de en español 2000. Traducción A.J. Desmonts; Ed Crítica; Barcelona, España 

Chomsky, N. 2001. El miedo a la democracia. 1ª ed. en español 2001. Ed. Crítica; Barcelona, España

Fazio, Carlos. 2013. Terrorismo mediático. ( La construcción social del miedo en México). 1ª ed. 2013; Ed. Random House Mondadori; México. www.megustaleer.com.mx

George,Susan.2013. El Informe Lugano II; esta vez vamos a liquidar la democracia. Traducción Adela Padín. Deusto S.A. Ediciones, Bilbao, España, 2013.

Heidegger, Martin. (2000). Nietzsche I. Traducción al español: Juan Luis Vernal. Ediciones Destino S.A.; Barcelona, España, 2000. 

Jaeger, Werner. 1957. Paideia: los ideales de la cultura griega.1ª ed. en español en un Vol. 1957.Traducción al español: Joaquín Xirau y Wenceslao Roces. Ed. FCE, México, 1957. 1ª de. En alemán 1933,1936

Kautsky, Karl. 1974. Orígenes y fundamentos del cristianismo. Ed. en español 1974; Eds. Sígueme, Salamanca, España.

Kurnitzky, Horst. 2001; Retorno al destino. ( La liquidación de la sociedad por la sociedad misma). 1ª ed 2001, Ed. Colibrí, México y colaboración editorial de la UAM-Xochimilco, México.

Lévy, Bernard-Henri. 2018; L´Empire et les cinq rois.Editions Grasset-Fraquelle. Paris

Mate, Reyes. 2013. La piedra desechada. Ed. Trotta, Madrid, España 

Moradiellos, Enrique. 2009. La semilla de la barbarie. ( Antisemitismo y holocausto). Ed Planeta, 2009, Barcelona

Nicol , Eduardo. 1982. Crítica de la Razón Simbólica. Ed. FCE, 1982, México

Nietzsche, Friedrich.2008 . El nacimiento de la tragedia. En Vol. I Ed. Gredos colección Grandes pensadores. Madrid. 2008. 

Selser, Gregorio. 2010. Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina.

Edición en cinco tomos. Editores: UACM , Biblioteca CAMeNA Colección Archivo Selser; UNAM . 2010

Sen , Amartya. 2009. La Idea de la Justicia. 1ª ed. en español, 2010. Traducción Hernando Valencia Villa. Santillana Eds.; Madrid, España

Traven, Bruno/Marut, Ret. 2000. En el estado más libre del mundo. 1ª de. En español, 2000. Traducción español Andreas Löhrer. Alikornio eds., Barcelona, España

Traven, Bruno. 1999. Traducción español Angelika Scherp; Eds. CONACULTA, México. 1999

ARTICULOS:

Eco, Umberto. Urfascismo. http://mrc01.blogspot.mx/2008/12/urfascismo-umberto-eco.html( Consultado el 18 de febrero de 2017). Artículo publicado por The New York Review of Books, 22 de junio de 1995

Heidegger, Martin. 1933.  La universidad en el Estado nacionalsocialista. Traducción del alemán al español por Julio Quesada Martín. Publicado en ISEGORIA. Revista de Filosofía Moral y Política, nº 43, Julio-Dociembre 2010; 565-572.ISSN: 1130-2097

Mbembe, Achille. La era del humanismo está terminando. Consultado el 25 de enero de 2017 en http://www.barometrointernacional.com.ve/2017/01/25/la-del-humanismo-esta-terminando/

Streeck, Wolfgang. ¿ Cómo terminará el capitalismo ? Publicado en español por new Left review 87julio – agosto 2014 . Traducción del inglés al español desde el Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador–IAEN . Para una versión digital de este y otros artículos de Streeck, en español, consultado el 1º de febrero de 2017http://newleftreview.es/authors/wolfgang-streeck

El Financiero

19 de enero de 2016

http://www.elfinanciero.com.mx/economia/tendra-mexico-ciudades-con-murallas-contra-intrusiones-en-el-ano-2030.html (Consultado el 17 de febrero de 2017)

¿Tendrá México ciudades con murallas contra intrusiones

en el año 2030?

La construcción de murallas alrededor de ciudades en Latinoamérica, es uno de los tres posibles escenarios que contempla el Foro Económico Mundial para concientizar sobre la necesidad de desarrollar sistemas de respuesta ante la inseguridad

global.

World Economic Forum. The Global Risk Report, 2016 http://reports.weforum.org/global-risks-2016/ ( Consultado el 17 de febrero de 2017)

VIDEOS Y MATERIALES EN INTERNET CONSULTADOS:

a. Guy Debord: https://www.youtube.com/watch?v=hJTuVaEKGPo

b. Henry Giroux: http://www.henryagiroux.com/online_articles.htm (video ) y transcripción aquí: http://www.democracynow.org/2016/10/14/is_trumps_rise_a_result_of

  1.  Adam Curtis “Siglo del yo” sobre Freud & Bernays:
    https://www.youtube.com/results?search_query=el+siglo+del+yo+adam+curtis+

    d. Adam Curtis “Hypernormalisation” (Oct2016):
    https://www.youtube.com/watch?v=dlhg_QF1cBk

    e. Ver concepto de “apocalyptic violence” “apocalyptic temptation”
    del psiquiatra Robert Jay Lifton:
    https://www.youtube.com/watch?v=VafWxefjWe8

NOTA: estos videos y materiales han sido consultados el 16 de febrero de 2017

NOTAS

iEn el corolario , parte FINAL del libro, menciona G. Bueno concretamente en el sentido que refiere la cita, a Noam Chomsky. De este modo: Por supuesto, la mayor parte de las críticas a la democracia realmente existente que figuran en este Panfleto no son nuevas. Que las democracias realmente existente son, en el fondo, plutocracias u oligarquías, es un «secreto a voces». Chomsky, por ejemplo, decía hace ya casi quince años, hablando de las ilusiones necesarias: «Los medios de comunicación son los vigilantes que protegen a la clase privilegiada de la participación de los ciudadanos»; o bien: «Que un pequelo grupo de corporaciones controle el sistema de información no es un daño a la democracia, es su esencia».

iiEn el apartado FINAL, subtitulado La democracia como categoría histórica, del libro citado en nota i ( pág. 299) 

iiiCfr. Bueno, Op.cit. Págs.185-188 

ivBueno hace una crítica a Kant , en dos lugares: El libro El sentido de la vida: (Lectura IV. La libertad). Ed Pentalfa, Oviedo, España, 1996 y en el artículo titulado Confrontación de docde tesis características del sistema del idealismo trascendental con las correspondientes tesis del Materialismo filosófico. Publicado en la revista El Basilisco, 2ª época, Nº 35, 2004, págs. 5-40 Oviedo, España. Disponible on-line enhttp://www.filosofia.org/rev/bas/bas23501.htm.. Consultado el 13 de febrero de 2017. Tesis 9. Sobre la «Libertad». ( «Metafísica de la Libertad»)

vChomsky no inventa o finge las hipótesis, de modo psicologista, sino que basa sus argumentos en documentos secretos de planificación del más alto nivel, como son los emitidos por el NSC, National Safety Council. 

viBueno, op. cit. Pág. 75

viiAgamben, op.cit. Pág 101. Para Heidegger, el Dasein puede presentarse al mismo tiempo como algo que existe en el modo de la propia incesante efectuación. En todo caso, sostiene Agamben, la relación entre Dasein y Sein es algo así como una liturgia y una prestación a la vez ontológica y política. 

viii En la edición de Aguilar, de 1932, el traductor, Eduardo Ovejero y Maury, traduce el concepto como : La Voluntad de dominio. 

ixEn Heidegger, (2000). Pág. 39

xHeidegger, (2000). Pág. 512

xiLoc.cit. Pag. 514

xiiBrittan (2005). Págs. 130-132

xiii Kurnitzky, op. cit. Pág. 40

xivCfr. el artículo de Streeck citado arriba en el texto.

xvBueno.(1991).Pág. 182

xviPara los términos isológico y sinalógico: http://filosofia.org/filomat/df036.htm ( Consultado el 18 de febrero de 2017)

xvii Podemos ver , en youtube, una lección, basada en el libro La vuelta a la caverna, que Gustavo Bueno impartió en el I Curso de Filosofía. Curso de verano de la Universidad de la Rioja en Santo Domingo de la Calzada . Lunes 19 al viernes 23 de julio de 2004 ENLACE AL VIDEO https://youtu.be/gpCeSXnjqrU

¿Qué la Izquierda(política) y la Derecha(política). Una crítica, desde el Materialismo Filosófico de Gustavo Bueno, al llamado diagrama(o test) de Nolan al respecto. Un análisis de los mitos de las izquierdas y los mitos de las derechas.

Proyecto de Filosofía en Español: Programa Teatro Crítico (sección de Hispanoamérica), en vinculación con la Fundación Gustavo Bueno y el sistema del Materialismo Filosófico

CARLOS FAZIO. DESINFORMACION Y MENTIRA DEL PENTAGONO COMO ARMA MILITAR Y DE GUERRA

Guerra imperial y desinformación.
La mentira del Pentágono como arma de guerra.

AUTOR: Carlos Fazio

Desde hace 3,000 años, el arte de la desinformación ha sido un elemento clave en los conflictos bélicos. Los relatos acerca de guerras, desde las narraciones históricas de Herodoto[1] y los poemas épicos de Homero[2] han estado unidos al uso de la propaganda. No se trataba de escribir la historia objetiva sino de incitar o provocar emociones, positivas o negativas, para conformar la voluntad de la población, las más de las veces, tergiversando o manipulando los hechos a favor de la cultura dominante.

En la actualidad, para la mayoría de las personas, el término propaganda es una palabra sucia. Tiene un sentido de engaño, de falsedad y, en consecuencia, evoca emociones negativas. Aunque su significado moderno podría atribuirse a los franceses, la palabra propaganda, como tal, comenzó a ser usada en 1622, en la época del papa Gregorio XV, y remite al latín pontifical (propagare). La Congregación para la Propagación de la Fe (propaganda fide), fue utilizada por la Iglesia católica en los tiempos de la Contrarreforma y casi no rebasó los límites del vocabulario eclesiástico propio del Colegio de la Propaganda, hasta que a finales del siglo XVIII el ciudadano Roland y su Bureau de Propagande la introdujeron en el mundo secular y la lengua laica.[3]

Sin embargo, la propaganda desempeñó un papel clave desde que comenzaron las rivalidades políticas. Así, las Filípicas que dirigiera Demóstenes[4] contra Filipo de Macedonia[5] formaron parte de una verdadera campaña de propaganda, igual que las invectivas de Cicerón[6]contra Catilina.[7]En los años 300 antes de Cristo, Alejandro Magno, rey de Macedonia,[8] ya contaba con un “departamento de relaciones públicas” que utilizaba con fines propagandísticos. Nicolás Maquiavelo[9] dio al objetivo y las funciones de la propaganda política una interpretación particularmente afín a la teoría burguesa moderna, al plantear que sólo el Estado y el poder político constituyen un supremo valor independiente, mientras que el “súbdito” sigue siendo “objeto de manipulaciones”.

Alejadas de su primer sentido apostólico, las definiciones contemporáneas del vocablo señalan que “propaganda es una tentativa para ejercer influencia en la opinión y en la conducta de la sociedad, de manera que las personas adopten una opinión y una conducta determinadas”.[10] Según otra definición, “la propaganda es el lenguaje destinado a la masa. Emplea palabras u otros símbolos a los cuales sirven como vehículos la radio, la prensa y la cinematografía. La finalidad del propagandista es ejercer influencia en la actitud de las masas en puntos que están sometidos a la propaganda y que son objeto de opinión”.[11] Se trata, en definitiva, de modificar la conducta de las personas a través de la persuasión. Es decir, sin parecer forzarlas. Y uno de los principales medios para ejercer influencia en la gente y obtener ese fin, es la mentira. La mentira como arma.

Carlos Fazio

page1image3980706768
page1image3980706976
page1image3980707312
page1image3980707584
page1image3980707856
page1image3980708128
page1image3980708464
page1image3980708736
page1image3980709008
page1image3980709280
page1image3980709552

Hace 2,500 años, el general chino Sun Tzu, el primero de los estudiosos conocidos sobre el arte de la guerra, escribió que “el ataque no consiste (…) en el asalto a ciudades amuralladas o en disponer ordenadamente el avance de las tropas; debe incluir el arte de acometer contra el equilibrio mental del enemigo”. Según él, la excelencia máxima en la guerra, consiste en “quebrar la resistencia del enemigo sin luchar”.[12] Para ello, Sun Tzu se valió de los rumores falsos y la manipulación de la información, lo que combinaba con la corrupción de funcionarios para crear discordia interna entre sus adversarios. También utilizó “agentes condenados” sacrificables, a los que se alimentaba con información falsa, para, con posterioridad, ponerlos en peligro, de forma que de ser capturados por el enemigo, y bajo tortura, solo pudieran dar información engañosa.

A diferencia de Bismarck,[13] cuya máxima era que al enemigo se le disparaba con pólvora y plomo, no con la opinión pública, Napoleón Bonaparte,[14]quien conocía muy bien cuán importante era obtener el asentimiento de la población, fue un innovador en la esfera de la propaganda y el primero en utilizar a la prensa como instrumento de dirección militar y política, explotando factores ideológicos como el sentimiento nacional y el patriotismo sobre sus “ejércitos de ciudadanos”, cuyos soldados, a diferencia de los ejércitos profesionales o de reclutas, estaban dispuestos a morir por los ideales de la Revolución Francesa.

Desde el siglo pasado, el argumento de que informar sobre la conducción de una guerra podría ayudar al enemigo, se convirtió en la razón estándar para justificar la censura. En noviembre de 1940, Lord Halifax[15] informó que durante una sesión de gabinete, Winston Churchill[16] criticó con severidad a la British Broadcasting Corporation calificándola como “un enemigo al interior de la propia casa, que causa continuamente problemas, haciendo más daño que bien”. Durante la guerra entre Estados Unidos y Corea (1950-51), el jefe de prensa del general Douglas MacArthur, coronel Marion Echols, trataba a los periodistas como “enemigos naturales”. En Under fire: The Story of American War Correspondents, M. L. Stein, argumenta: “Es un axioma de guerra que algunos comandantes temen más a la prensa que al enemigo”. Se atribuye a George Washington[17] haber expresado que “el secreto es una especie de desinformación”. Michael Kunczik recuerda que desde el punto de vista militar, en tiempo de guerra, “relaciones públicas” −como eufemismo de propaganda− significa “mentir y engañar tanto como sea necesario”. Así, durante la guerra, la mentira se convierte en una “virtud patriótica”, y ya decía Ruyard Kipling[18] que “cuando llega la guerra, la primera en morir es la verdad”. Acuñada en los días de la primera gran conflagración, la de 1914-18, la famosa frase exhibe el uso de la mentira con fines de propaganda. Como arma de guerra.

Cuando empieza un conflicto, es habitual que ambas partes se escuden detrás de la “seguridad” y los “intereses” nacionales. Y que a través de los medios de difusión masiva, que actúan como mecanismos clave de la negación, las dos partes mientan, tergiversen los datos y calumnien al enemigo, queriendo hacer pasar por información objetiva lo que en realidad es propaganda interesada. Así, en el mundo de la “noticia”, las normas doble-estándares y las duplicidades se vuelven interminables. En el momento en que una noticia pasa a los medios adquiere, implícitamente, un carácter legal y sufre un proceso de oficialización. El espectador, el ciudadano común, muchas veces no puede distinguir esos dobles estándares, y a fuerza de

page2image3981194336
page2image3981194608
page2image3981194880
page2image3981195152
page2image3981195488
page2image3981195760
page2image3981196032

escuchar la “verdad oficial” la hace parte de su “opinión personal”, lo que a su vez confluye hacia una falsa opinión pública, manipulada de principio a fin. A eso, en el argot periodístico, se lo denomina como un proceso de intoxicación. La mejor manera para que la opinión pública no pese en la conducción de una guerra, es que no sepa exactamente lo que está pasando en ella.

Pero a veces sucede que hasta los propios periodistas caen en las redes de la propaganda o el doble pensar. Es decir, se creen su propio cuento. O lo justifican escudados en el “deber patriótico”, reproduciendo y/o reforzando el poder del Estado y su papel en la violencia nacional o internacional, al asumir −por sus intereses de clase o por conservar su estabilidad laboral− la ideología del patrioterismo reaccionario. Lo mismo hacen los propietarios de los medios de difusión masiva dominantes, para quienes la información no tiene un valor en sí misma y es, ante todo, una mercancía, sometida a las leyes del mercado −de la oferta y la demanda−, y no a los criterios éticos o cívicos.

En general, cuando estalla un conflicto, la prensa, medio de masas dominante, se inclina por silenciar las voces independientes, suprimir el debate crítico y aislar el disentimiento para reunir apoyo, orquestar y controlar las respuestas emocionales en masa, publicar todas las noticias “buenas” y suprimir las “malas”. Y, sobre todo, se inclinan por apoyar a sus soldados para ganar laguerra, glorificando algunos acondicionamientos y minimizando u ocultando otros. Todo ello, claro, en Occidente, bajo la etiqueta de la “prensa libre”. De allí que en tales ocasiones se requiera de una profunda reflexión, no en el sentido de encontrar respuestas sino de obtener lecciones prácticas, a fin de desintoxicarse; de aprender a decodificar la información y la desinformación e impermiabilizarse de la manipulación.

Los guardianes de la libertad y la ingeniería del consenso

Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en el territorio continental de Estados Unidos, marcaron un nuevo paradigma en la fórmula “guerra y mentira” de comienzos del siglo XXI. Lo más probable es que nunca se conozca la verdad sobre esos hechos. O como dijo Noam Chomsky, no la conoceremos a lo largo de los próximos cien años.[19] Aunque de algo sí se podía estar seguro desde un comienzo: la versión oficial del gobierno de Estados Unidos fue falsa o parcialmente falsa. Y otra cuestión más que fue quedando clara con el tiempo: lo que se montó a partir de los atentados fue una típica acción de terrorismo de Estado a escala global.

Cuatro días después de los hechos, desde la residencia campestre en Camp David, el presidente Bush anunció que Estados Unidos estaba “en guerra” y apuntó su dedo acusador contra el millonario saudita Osama Bin Laden, “protegido” de Afganistán, como “principal sospechoso” (intelectual) de los ataques.[20] Durante un mensaje por radio a la nación y en diálogo con periodistas, el jefe de la Casa Blanca pidió a los estadunidenses “paciencia y determinación” porque “el conflicto será largo”. Dijo Bush:

page3image3941292944
page3image3941302432

“Este será un conflicto distinto contra un enemigo distinto. Es un conflicto sin campo de batalla, donde el enemigo cree ser invisible. Pero se están equivocando. Serán descubiertos y descubrirán lo que otros en el pasado tuvieron que entender: los que le hicieron la guerra a Estados Unidos eligieron su propia destrucción (…) La victoria contra el terrorismo no será alcanzada en una sola batalla pero sí con una serie de acciones decididas contra las organizaciones terroristas (…) y contra quienes los esconden y ayudan (…) Estamos planificando un amplio e intenso esfuerzo para hacer seguro a nuestro país y para erradicar el espectro del terrorismo (…) No podrán esconderse de los EEUU, los vamos a encontrar, los vamos a atacar y los vamos a sacar de sus agujeros, estén donde estén”.[21]

Un día antes, el Congreso había aprobado una resolución bicameral que permitía a Bush “emplear toda la fuerza necesaria y apropiada” contra “naciones, organizaciones o personas” que “planearon, autorizaron, cometieron o ayudaron” a perpetrar el atentado contra el World Trade Center de Nueva York, cuyas víctimas fueron estimadas, entonces, en 5,124 muertos y desaparecidos.[22]De manera premonitoria, al abordar ambas noticias, el diario uruguayoLa República tituló su nota principal de portada: “EEUU resolvió secuestrar a todos los terroristas estén donde estén”.[23]

El 24 de septiembre, cuando la Casa Blanca planificaba una respuesta militar contra los presuntos responsables de los ataques, en el marco de la nueva “guerra contra el terrorismo” denominada Justicia Infinita,[24] un oficial del Ejército de Estados Unidos reveló al diario The Washington Post que en la “guerra informativa de gran intensidad” en curso, se iba a “mentir” a la prensa. Que se impondrían “nuevos y estrictos límites” a la información. Es decir, a la libre expresión.[25]

Al reproducir la noticia, los corresponsales de La Jornada, Jim Cason y David Brooks, consignaron que el gobierno de Estados Unidos había “censurado” transmisiones de la Voz de América (Voice of America, VOA), una agencia de noticias del Departamento de Estado, y prohibido una transmisión radial en la que se incluía una entrevista con el líder del gobierno talibán de Afganistán, el mullah Mohamed Omar.[26]También denunciaron una creciente campaña para “asegurar” la lealtad de los periodistas estadunidenses en la cruzada belicista del presidente Bush contra el régimen afgano.[27]

Como otras veces antes en la historia, bajo presión, la Casa Blanca inducía al “periodismo patriótico”. Pero ese clima de censura no se limitaba sólo a los reporteros y noticieros. El programa de conversaciones y humor político Politically Incorrect, conducido por el cómico Bill Maher, que se trasmitía cinco días a la semana en la cadena ABC, dejó de retransmitirse la última semana de septiembre en muchas estaciones de televisión, debido a comentarios que no fueron considerados oportunos.[28] “Hemos sido cobardes al lanzar proyectiles crucero desde distancias de dos mil millas, mientras que los terroristas tuvieron el valor de suicidarse por su causa. Quedarse en el avión mientras se le conduce para el choque contra un edificio, sea lo que sea, no es cobardía”, había dicho Maher.[29]

page4image4002220288
page4image4002220560
page4image4002220832
page4image4002221104
page4image4002221440
page4image4002221712
page4image4002221984
page4image4002222256
page4image4002222592

El celo patriótico llevó al despido de varios columnistas, entre ellos, Dan Guthrie, quien escribió en el diario Daily Courier, de Oregon, que el presidente Bush se había “escondido en un agujero en Nebraska” el día de los ataques terroristas, y Tom Gutting, cesado por el Texas City Sun tras haber manifestado que “Bush falla al dirigir a Estados Unidos”.[30] Ambos periódicos pidieron perdón a sus lectores, y según comentó entonces el crítico de medios Howard Kurtz, en el Washington Post, quedaba probado una vez más que “la libertad de prensa pertenece al dueño del medio”.[31]

Limitada la libertad de expresión, comenzaba a ser difícil ver la diferencia entre las posiciones del gobierno y la de los medios. Un día después, en un confuso desmentido, el propio secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, explicó que en el marco de la nueva estrategia militar de largo plazo −enmarcada en lo que la administración Bush definió como “homeland defense” (defensa de la patria), ante lo que señaló como “nuevas amenazas” o “amenazas asimétricas”−, sería necesario intensificar las operaciones de inteligencia y “podría haber circunstancias en las cuales sería necesario no ofrecer la verdad” a los medios. Apremiado sobre si en la “campaña de operaciones de información” −como parte de la guerra psicológica contra el enemigo−, el Pentágono podría divulgar información falsa, Rumsfeld respondió: “Supongo que uno nunca dice nunca”. Y recordó la frase de Churchill de que “en tiempos de guerra, la verdad es algo tan valioso que debe ser cuidada por un guardaespaldas de mentiras”.[32]

Las vagas respuestas de Rumsfeld en torno a la tentación patriótica, la autocensura y la mentira en tiempos de guerra no tardarían en encontrar eco positivo en los principales medios de Estados Unidos. Pero para ello, el jefe del Pentágono había necesitado de algunas mediaciones. Al respecto, cabe citar que el 14 de septiembre, tres días después de los atentados, el vocero de la Casa Blanca, Ari Fleischer, había advertido que “los estadunidenses necesitaban cuidar bien lo que dicen” (observación omitida en la transcripción oficial de su discurso).[33] Y casi un mes después, el mismo Fleischer comentó un pedido de la consejera para la Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, a los ejecutivos de los medios, para que usaran su “sentido común” al transmitirdeclaraciones de Bin Laden, ya que podrían contener órdenes o mensajes cifrados para “matar estadunidenses”. En buen romance, en una acción dirigida a minimizar la censura, la Casa Blanca pedía a las grandes cadenas de radio y televisión que fueran “juiciosas”.

El 10 de octubre de 2001, CNN, NBC, ABC, CBS y Fox aceptaron “revisar” los videos pregrabados del líder de Al Qaeda.[34]En rigor, había desaparecido la Primera Enmienda constitucional, que garantiza la libertad de expresión. En su lugar, comentó entonces Cynthia Cotts para el semanario The Village Voice, se había colocado “una propaganda nefanda, en la cual todosentimiento pacifista es oscuro y los comentaristas ultraderechistas denuncian a sus contrapartes de izquierda, como traidores”.[35] Según esa línea, el público tenía que escoger entre dejar a un lado el derecho a la libertad de expresión o vivir con el temor a los terroristas para la eternidad. Y dado que la sociedad parecía dispuesta a ceder en sus libertades civiles, la prensa debería hacer lo mismo. En tiempos de guerra, era la premisa, cualquiera que critica al gobierno es traidor a la patria, y cualquier periodista con acceso a la inteligencia militar es una amenaza al bienestar público.

page5image3982262000
page5image3982262272
page5image3982262544
page5image3982262816
page5image3982263152
page5image3982263424

A mediados de octubre de 2001, las cadenas de televisión habían adoptado un tono resueltamente patriótico y la información había empezado a perder terreno en beneficio de la propaganda de guerra de la Casa Blanca. Se cumplía la máxima del cientista francés Armand Mattelart, según la cual, “la comunicación, para lo que sirve en primer lugar, es para hacer la guerra”, al punto de llevar a análisis “su alistamiento al servicio de los ejércitos”.[36] Según ese patrón, la guerra contra Afganistán se presentó en los medios como una reedición de la miniserie de la Primera Guerra del Golfo Pérsico (1991), mediante el despliegue de una elaborada musicalización, diseño gráfico y títulos especiales durante los noticiarios, en los que destacó la manipulación de los símbolos nacionales estadunidenses. Una vez más, la aplanadora mediática actuó como un instrumento del gobierno de Estados Unidos. Como resultado, la fusión prensa- propaganda militar logró fijar en el inconsciente colectivo el concepto bellum justus(guerra justa).

Chomsky y los antecedentes de la propaganda moderna

Junto con la censura, la autocensura y el patriotismo en los medios, en tiempos de guerra cobran mayor auge la manipulación y el lavado de cerebro. Como ya observamos arriba, escudados en la “seguridad nacional”, durante los conflictos bélicos los gobiernos mienten, tergiversan los datos y calumnian al enemigo, queriendo hacer pasar por información objetiva lo que en realidad es propaganda y/o acciones de guerra política o sicológica. Acuñado por J. F. Fuller, el concepto guerra psicológica fue pensado como un enfrentamiento donde, en lugar de usar armas, se recurriría a “la corrupción de la razón y el oscurecimiento del intelecto humano”.[37]Así, mediante la influencia de la voluntad de otros, se llevaría a cabo la desintegración de la vida moral y espiritual de un país enemigo.

La propaganda moderna es una hábil combinación de información, verdades a media, juicios de valor y una variedad de exageraciones y distorsiones de la realidad, que busca influir en las masas. En general, la propaganda tiende a confirmar ideas populares y agudizar los prejuicios; trata de movilizar a la población a través de sus emociones, en particular el miedo y el odio. Según el “doctor” Goebbels, la propaganda era “el arte de escuchar el alma de la gente”, aunque se olvidó mencionar que él se reservaba el derecho de decidir el contenido de ese alma. Para Jacques Ellul, “la propaganda es una colección de métodos empleados por un grupo organizado que quiere provocar la participación activa o pasiva en sus acciones de una masa de individuos unidos a través de manipulaciones psicológicas e incorporados en una organización”.[38] La propaganda trata de convencer y modificar opiniones y juicios de la población como un todo, y no de los individuos en particular. A tales efectos, el propagandista se vale de todos los medios de difusión disponibles, sean oficiales o comerciales, y echa mano también de métodos inusuales, tales como el rumor y las teorías conspirativas, para lanzar una ofensiva multimediática, ya que cada una de esas vías tiene su propia capacidad y velocidad de penetración en el público.

Uno de los principales vehículos de la propaganda bélica son los medios de difusión masiva. Pero como dice Noam Chomsky, “los medios son el soporte de los intereses del poder”.[39] A menudo distorsionan los hechos y mienten para mantener esos intereses. Si los medios fueran

page6image4002601824
page6image4002602096
page6image4002602368
page6image4002602640

honestos −sostiene el profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts−, dirían: “Miren, éstos son los intereses que representamos y con esta perspectiva analizamos los hechos. Estas son nuestras creencias y nuestros compromisos”. Sin embargo, se escudan en el mito de la objetividad y la imparcialidad. Pero esa máscara de imparcialidad y objetividad forma parte de su función propagandística. O como lo plantea Giulietto Chiesa, el sistema de comunicación en su conjunto no funciona sobre la base de la verdad y de la información correcta, sino “con el objetivo de difundir noticias que proporcionan una cierta interpretación de la realidad o de disimular ciertas partes de la realidad en beneficio de otras que hacen mejor servicio a los mecanismos de dominación y que son más cómodas de contar”.[40]

El tema no es nuevo. El presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, creó en 1917 el Comité de Información Pública, también conocido como Comisión Creel,[41]que Chomsky describe como la primera agencia oficial de propaganda gubernamental.[42] El Comité, que se enmarcó en el concepto de la “ingeniería del consenso” y el control elitista de la sociedad −cuyos precursores fueron los intelectuales liberales Walter Lippmann,[43]Edward Bernays[44] y Harold Lasswell[45]−, fue diseñado para manufacturar una campaña de histeria entre la población, con la finalidad de arrastrar a la guerra a Estados Unidos, país que entonces era aislacionista. Ante la ausencia de la radio y la televisión, el Comité, que tuvo como “blanco” al auditorio estadunidense e internacional, recurrió a la prensa escrita y al cine.[46] Los directores de los principales medios fueron convocados y se les pidió su ayuda para desinformar y manipular a la opinión pública y contrarrestar la resistencia de la población al conflicto. Los objetivos planteados, fueron: 1) Movilizar la agresividad y el odio de la población y dirigirlo contra el enemigo para socavar y destruir su moral. 2) Dinamizar y preservar el espíritu de lucha del propio país. 3) Desarrollar y conservar la amistad de los países aliados. 4) Fomentar la amistad de los países neutrales y en lo posible obtener su apoyo y colaboración durante la guerra.[47]

La contribución de Lippmann, Bernays y Lasswell a la creación de la llamada “industria de relaciones públicas” −grandes empresas dedicadas a la propaganda política para la dominación y el control social masivo− ha sido estudiada ampliamente por Chomsky. Según consigna en su obra La propaganda y la opinión pública,[48] Lippmann y Bernays quedaron “muy impresionados” por el éxito conseguido “al convertir a una población pasiva en unos fanáticos antialemanes furibundos”. Hubo en Estados Unidos una verdadera histeria antigermana; la propaganda fue muy eficaz.

“La nueva idea −el nuevo ‘arte de la democracia’, según Lippmann−, es que existen diversos modos, como dijo Bernays, para dirigir ‘poco a poco a la opinión pública, al igual que un ejército dirige a sus soldados’. Y eso es lo que debemos hacer, porque somos los buenos y los inteligentes y ellos son estúpidos y necios y, en consecuencia, tenemos que controlarlos por su propio bien. Y podemos hacerlo porque disponemos de estas nuevas y maravillosas técnicas de propaganda. En aquellos días, se la llamó, honestamente, ‘propaganda’. El libro de Bernays se titula Propaganda”.[49]

La postura de Lippmann coincide con la del filósofo alemán Karl Jaspers, quien oponía la “aristocracia espiritual” a la “masa impersonal”. Y según Martin Heidegger, afiliado al partido nazi

page7image4003111856
page7image4003112128
page7image4003112400
page7image4003112672
page7image4003113008
page7image4003113280
page7image4003113552
page7image4003113824
page7image4003114160
page7image4003114432

y rector de la Universidad de Friburgo durante el régimen hitleriano, la muchedumbre es portadora de una “psicología irracional gregal”. La connotación negativa del término propaganda, utilizado como sinónimo de mentira, desinformación y manipulación dirigida a las masas ignorantes, crea la ilusión de que la elite, la población “educada” e “informada” es inmune a los mensajes propagandísticos. Pero nada más alejado de la realidad.

Otro de los grupos que quedó impresionado con las nuevas técnicas de propaganda fue el de los líderes empresariales. Sus dirigentes, dice Chomsky, fueron muy francos: “Tenemos que imponer a la gente una ‘filosofía de la futilidad’ y asegurarnos de que se interesen por ‘las cosas superficiales de la vida’, como por ejemplo, el consumo. Deben intentar perseguir lo que se conoce como ‘necesidades imaginarias’, necesidades inventadas. Nosotros crearemos sus necesidades y entonces centraremos su atención en ellas. Así no nos molestarán”.[50] En buen romance, la manufactura de la oferta y la demanda.

La esencia de la cuestión había sido expuesta por Bernays[51] en 1928, en su clásico manual de relaciones públicas, cuando expresó que “la manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática (…) Son las minorías inteligentes las que precisan recurrir continua y sistemáticamente al uso de la propaganda”.[52] A su vez, Lippmann describió una “revolución” en “la práctica de la democracia”, cuando “la fabricación del consenso” se ha convertido en “un arte altamente consciente y en un órgano regular del gobierno popular”.[53] Como no se puede confiar en la opinión pública, los intereses comunes deben ser manejados únicamente por una “clase especializada”, por “hombres responsables” o “expertos”, que tienen acceso a la información y a la comprensión.

Todo el sistema de ideas políticas del imperialismo tiende a argumentar su derecho a la dominación, a la intervención del Estado, que se supedita a los monopolios en todas las esferas de la vida, a la manipulación de las masas y la desinformación de la opinión pública. Según Lippmann, la labor del público es limitada. No corresponde al público “juzgar los méritos intrínsecos de una cuestión u ofrecer un análisis o soluciones”. El público “no razona, investiga, inventa, convence, negocia o establece”. Por el contrario, “el público actúa sólo poniéndose del lado de alguien que esté en situación de actuar de manera ejecutiva (…) Es precisamente por ese motivo que ‘hay que poner al público en su lugar’. La multitud aturdida, que da golpes con los pies y ruge, ‘tiene su función’: ser el espectador interesado de la acción”. No el participante. La participación es deber de los hombres responsables.[54]

Quince años después, Harold Lasswell señaló en su artículo “Propaganda”, escrito para la Enciclopedia de las ciencias sociales de Estados Unidos, que cuando las elites carecen del requisito de la fuerza para obligar a la obediencia, los administradores sociales deben recurrir “a una técnica totalmente nueva de control, en gran parte a través de la propaganda”.[55] Añadió, dice Chomsky, la justificación convencional: “Debemos reconocer la ‘ignorancia y estupidez (de)… las masas’ y no sucumbir a ‘dogmatismos democráticos acerca de que los hombres son los mejores jueces de sus propios intereses’. No lo son, y debemos controlarlos, por su propio bien”. Cabe

page8image3983320112
page8image3983320384
page8image3983320656
page8image3983320928
page8image3983321264
page8image3983321536

acotar que esta “ciencia” se volvió crucial, en la medida en que fue concedido de manera paulatina el sufragio en los diferentes países, además de que la propaganda política es una industria que genera ganancias millonarias.

Lasswell, quien definió la propaganda como el esfuerzo por “maximizar el poder doméstico al subordinar a grupos e individuos y al mismo tiempo reducir los costos materiales del poder”,[56] fue uno de los primeros científicos que trató de argumentar teóricamente esos problemas adaptándolos, además, a las relaciones internacionales. Llegó a declarar con toda franqueza, que “la propaganda constituye, junto con la diplomacia, las medidas económicas y las fuerzas armadas, un instrumento de la política total. La propaganda política es la utilización de las comunicaciones masivas en interés del poder… El objetivo consiste en ahorrar medios materiales, necesarios para la dominación mundial”.[57]

El mismo principio básico, añade Chomsky, guía a la comunidad empresarial. Cuando el Estado pierde la capacidad de controlar a la población por la fuerza, los sectores privilegiados deben hallar otros métodos para garantizar que “la plebe” sea eliminada de la escena pública. De allí que se pongan en práctica las técnicas de la fabricación del consentimiento y todo un sistema de adoctrinamiento. La función de orientar la obediencia y la formación de la gente sencilla −“la chusma”, ironiza Chomsky− corresponde a los medios de difusión y al sistema de educación pública.

Para Chomsky, la tarea de los medios privados, que responden a los intereses de sus propietarios, “consiste en crear un público pasivo y obediente que sea un mero espectador de la política, un mero consumidor, no un participante en la toma de decisiones”. Se trata, agrega, “de crear una comunidad atomizada y aislada, de forma que no pueda organizarse y ejercer su fuerza para convertirse en una fuerza poderosa e independiente que pueda hacer saltar por los aires todo el tinglado de la concentración del poder. Eso es exactamente lo que pretende la comunidad empresarial”.[58]

En Los guardianes de la libertad, Noam Chomsky y Edward S. Herman esbozan un “modelo de propaganda” que describe las fuerzas que hacen que los medios de difusión masiva, como sistema de transmisión de mensajes y símbolos para el ciudadano medio, desempeñen un papel propagandístico, así como los procesos mediante los que activan los sesgos y prejuicios, y la selección de noticias que se derivan de ellos.

“La mayoría de las elecciones sesgadas de los medios de comunicación surgen de la criba previa de gente que piensa lo que hay que pensar, de preconcepciones interiorizadas, y de la adaptación del personal a las limitaciones de la propiedad, la organización, el mercado y el poder político. La censura es en gran medida autocensura, por un lado de periodistas y comentaristas que se ajustan a la realidad de los requerimientos organizativos de las fuentes y de los medios de comunicación, y por otro de los responsables de alto nivel de dichos medios, que fueron elegidos para poner en práctica las constricciones −que en muchos casos han interiorizado− impuestas por los propietarios y por otros centros de poder, tanto del mercado como gubernamentales”.[59]

page9image3983968256
page9image3983968528
page9image3983968800
page9image3983969072

Los ingredientes esenciales de ese modelo propagandístico o conjunto de nuevos “filtros”, descritos por Chomsky y Herman, se engloban en los siguientes puntos: 1) La envergadura, la concentración de propiedad, la riqueza del propietario; 2) la publicidad como fuente principal de ingresos de dichos medios; 3) la dependencia de los medios de la información proporcionada por el gobierno, las empresas y los “expertos”,[60]información, por lo demás, financiada y aprobada por esos proveedores principales y por otros agentes de poder; 4) las “contramedidas” y correctivos diversos como método para disciplinar a los medios de difusión masiva, y 5) el “anticomunismo” (hoy diríamos el “antiterrorismo”) como religión nacional y mecanismo de control. Esos elementos interactúan y se refuerzas entre sí. La materia prima de las noticias debe pasar a través de sucesivos tamices, tras lo cual sólo queda el residuo “expurgado” y listo para publicar. Asimismo, esos elementos determinan las premisas del discurso y su interpretación, la definición de lo que es periodístico y digno de publicarse, y exponen las bases y el funcionamiento de todo cuanto concierne a una campaña propagandística.

El dominio y control de los medios de difusión de masas por parte de la elite, y la marginación de la disidencia y las voces críticas que se deriva de la actuación de los filtros mencionados, se realiza de una manera tan natural, que la gente que trabaja en dichos medios, y que con frecuencia actúa con absoluta integridad y buena voluntad, son capaces de autoconvencerse de que eligen e interpretan la noticia de una manera “objetiva”. Sin embargo, el modelo de propaganda descrito deja entrever que el “propósito social” de los medios, no es permitir que el público efectúe un control significativo del proceso político, proporcionándole la información necesaria para una inteligente asunción de sus responsabilidad, sino, por el contrario, se trata de mantener una población conformista, indiferente y atomizada, una sociedad de consumidores a quienes hay que inculcarles y llevarlos a defender el orden del día económico, social y político de los grupos privilegiados que dominan el Estado y el país.

Como puede apreciarse, en la sociedad de masas, las técnicas de propaganda se iban refinando hasta alcanzar el grado de arte, mucho más allá de todo lo que George Orwell podía soñar.

Hitler, las masas y la propaganda

La Alemania nazi se nutrió de las técnicas de propaganda de las doctrinas y prácticas empresariales de los pioneros angloestadunidenses. A través de un gran aparato de manipulación político-publicitaria, Adolfo Hitler, el Gran Simplificador,[61] decía exactamente lo que quería oír la “masa”, el “populacho”. El totalitarismo alemán fue posible gracias a una estrategia depropaganda-adoctrinamiento centrada en la adhesión a la voluntad del Führer. Y, también, a muchas dosis de mentiras. “La mentira repetida muchas veces se convierte en verdad”, afirmaba Joseph Goebbels, especialista en propaganda nazi durante el Tercer Reich. Goebbels reclutó a la mayoría de los publicistas comerciales más destacados de Alemania para su Ministerio dePropaganda, y se jactaba de que utilizaba “métodos publicitarios” estadunidenses para “vender

page10image4004596560
page10image4004596832

nacionalsocialismo” de un modo muy parecido a como la empresa intenta vender “chocolate, pasta de dientes o medicamentos”.[62]

A su vez, en Mein Kampf −considerada por algunos expertos como una buena introducción a la guerra psicológica, aunque ese término no se usara ahí−,[63]Hitler señala que “toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel intelectual a la capacidad receptiva de los menos inteligentes de los individuos a quienes se desee que vaya dirigida. De esa manera, es menester que la elevación mental sea tanto menor cuanto más grande la muchedumbre que debe conquistar”. Eso debía ser así, agregaba el Führer, porque “la capacidad receptiva de las masas es sumamente limitada y su campo de entendimiento muy reducido; en cambio, su capacidad de olvido es enorme”.[64]

De tal forma que, dirigida a una masa amorfa, no a las clases dirigentes, la propaganda o acción por la palabra y su primacía, según los jefes nazis, debía quedar reducida a un puñado de símbolos, consignas y elementos básicos desnudos −haciendo hincapié en la influencia emocional (los “atavismos” o “instintos viles” de las masas) y no en la racional−, que debían repetirse hasta la saciedad. Con otra premisa clave: en el interior de todas las personas, decía Hitler, se escondía un Schweinehund (bastardo) que debería ser el objetivo principal de la propaganda. En su época, y para dirigirse a los ‘bastardos’ blanco de su propaganda, Hitler fue uno de los primeros en valorar la importancia de la radio. Uno de sus lemas fue: “¡Todo ciudadano un radioyente!”. Y para que eso fuese realidad, ordenó la producción del Volksempfänger 301, un sencillo receptor que cada familia alemana podía comprar y que fue mejor conocido como “el hocico de Goebbels” (Goebbels Schnautze).[65]

La guerra psicológica

Después de la Segunda Guerra Mundial, la doctrina de la “guerra psicológica” del Pentágono abrevó en la experiencia nazi. Aunado al uso de las técnicas hitlerianas de propaganda, el ejército estadunidense realizó profundos estudios de las operaciones de contraterrorismo de la Alemania nazi en la Europa ocupada. Asimismo, gracias a los consejos de los oficiales de la Wehrmacht, los métodos del nazismo se convirtieron en los manuales de la contrainsurgencia y la guerra de baja intensidad (GBI). Según Chomsky, allí estaría el origen del terrorismo como arma de los fuertes, como instrumento al servicio de un sistema de poder en el mundo occidental, que él define como “terror benigno” o “terror al por mayor” (a diferencia del terror al por menor, protagonizado por individuos y grupos marginales, cuya violencia es menos extensa tanto en escala como en poder destructivo que la violencia oficial).[66]

En 1949, al comienzo de la guerra fría, D. Lerner, funcionario del departamento de propaganda de Estados Unidos, escribió: “Entre los principales cambios a que conduce la transición de la paz a la guerra, figuran: las sanciones se convierten en guerra económica, la diplomacia se convierte en guerra política, la propaganda se convierte en guerra psicológica”.[67]Un año después, el diccionario oficial de términos militares del Pentágono

page11image4005751536
page11image4005751808
page11image4005752080
page11image4005752352
page11image4005752688
page11image4005752960

incorporó la siguiente definición: “La guerra psicológica es el uso planificado de medidas propagandísticas por la nación en tiempo de guerra o en estado de emergencia declarado, medidas destinadas para influir en las opiniones, emociones, actitudes y conducta de los grupos extranjeros, enemigos, neutrales o amigos a fin de apoyar la realización de la política y objetivosnacionales”.[68]

Como señaló Georgi Arbatov, una de las particularidades de la guerra psicológica como tipo o doctrina de la propaganda, consiste en que no sólo se plantea el objetivo de cambiar opiniones o influir en la conciencia de los objetos de la propaganda, sino también el de “crear situaciones políticas y psicológicas llamadas a provocar las formas deseables de conducta de la población, sus grupos concretos y hasta la de los gobernantes de otro país”.[69] Así, los intentos de crear y utilizar un acontecimiento como “núcleo de la operación futura” conduce, de por sí, a que la propaganda se acerque no sólo a la política en conjunto, sino también, en particular, a actividades como el espionaje, el sabotaje y la labor de zapa.

En ese sentido, la realización de operaciones clandestinas por los organismos oficiales en el marco de la guerra psicológica, está vinculada siempre con el riesgo de que en caso de desenmascaramiento de las mismas se comprometa al gobierno. Por eso, durante la Segunda Guerra Mundial, y después en el marco de la confrontación ideológica Este-Oeste, Estados Unidos reforzó el papel de varias organizaciones de propaganda “privada”, entre ellas, el de las agencias informativas Associated Press (AP) y United Press Internacional (UPI), y creó otras como la estación Radio Europa Libre,[70]cuyas transmisiones propalaban rumores falsos o llamaban a actividades hostiles y al sabotaje en el campo enemigo (la Alemania nazi primero, la Unión Soviética y el bloque socialista después), brindando incluso “instrucciones técnicas” sobre “la estrategia de subversiones eficientes” y la “técnica de conspiraciones abiertas”, sirviendo muchas veces de enlace con los elementos oposicionistas y contrarrevolucionarios.[71]

A tales efectos, junto con los “trucos sucios” propios de las operaciones clandestinas de la propaganda de guerra necesarios para sembrar anarquía y confusión en el terreno adversario, se utilizaba el cliché como “estímulo” para provocar en el auditorio ciertas emociones e instintos (miedo, rechazo, abominación, etc.). Verbigracia, el “comunismo soviético” versus conceptos tales como “democracia”, “mundo libre” y otros símbolos “propios” del capitalismo, que eran manejados de tal forma que generaran reacciones favorables.

No obstante la importancia de los esfuerzos “privados” en la propaganda política de Estados Unidos, destinados a contribuir a la “liberación” de los países socialistas, en 1953 se creó la Agencia Informativa de Estados Unidos (USIA). Supeditada al Presidente de Estados Unidos a través del Consejo de Seguridad Nacional, la USIA se convirtió en el principal aparato oficial de propaganda política en el exterior, con 301 puestos informativos en 11l países. En el Hemisferio Occidental, aparte de distribuir boletines de prensa, folletos, revistas, libros, películas y programas de televisión, la USIA contó con otro importante medio de propaganda, La Voz de América (VOA), cuyas transmisiones se emitían en 38 lenguas a una audiencia estimada en 25 millones de personas.

page12image4006123328
page12image4006123600
page12image4006123872
page12image4006124144

A su vez, la Secretaría de Defensa y la CIA contaban con sus propios servicios de guerra psicológica y sus escuelas de preparación de cuadros propagandísticos. En plenaguerra fría, el Pentágono contaba con 250 estaciones de radio y 34 de televisión fuera de los límites de Estados Unidos, dedicadas principalmente a lapropaganda negra. Es decir, a actividades subversivas.[72] Uno de los transmisores clandestinos de la CIA, ubicado en las islas Swan, en el Caribe, se dedicaba a la propaganda contra Cuba. En 1961, Radio Swan (luego rebautizada Radio de las Américas) jugó un papel principal en la fracasada invasión mercenaria en Playa Girón (Bahía de Cohinos). En octubre de 1962, durante “la crisis de los misiles”, transmisores en Cayo Maratón y Sugar Loaf fueron alimentados con propaganda estadunidense y junto con emisoras comerciales del sur de la Florida retransmitieron programación diseñada para operar como factor desmovilizador del pueblo cubano.[73] En el marco de la escalada subversiva contra la isla, en los años 80 surgiría Radio y TV Martí, sufragadas por los sucesivos gobiernos de la Casa Blanca con el dinero de los contribuyentes estadunidenses.[74]

En los años ochenta, junto con las labores de inteligencia, la acción cívica y el control de poblaciones, la guerra psicológica formó parte de la guerra de baja intensidad, concebida por el Pentágono como una variable de la contrainsurgencia clásica. El conflicto de baja intensidad “es una lucha político-militar limitada para alcanzar objetivos políticos, sociales, económicos y psicológicos. Es con frecuencia prolongada y varía desde presiones diplomáticas, económicas y psicológicas hasta el terrorismo y la insurgencia”.[75]

En general, la GBI está confinada a un área geográfica y usualmente se caracteriza por restricciones en el armamento, tácticas y nivel de violencia. Esa doctrina cambia la naturaleza de la guerra, la hace irregular, la prolonga y la convierte en un embate político-ideológico. Se trata de un conflicto prolongado de desgaste, no convencional. El centro de gravedad ya no es el campo de batalla per se, sino la arena político-social. Por eso la batalla es, sobre todo, política y psicológica. La propia naturaleza del conflicto exige un tipo de inteligencia especial: importan las estimaciones acerca del medio ambiente global (condiciones económicas, políticas y sociológicas), por lo que las tareas de análisis pasan a ser cruciales.[76]

En la nomenclatura militar, el concepto operaciones psicológicas está relacionado, generalmente, con objetivos y herramientas que buscan influir en la conducta de la población civil, del enemigo y de la propia fuerza. En situaciones bélicas, la guerra psicológica trata de explotar las “vulnerabilidades” del enemigo y su base de apoyo: miedos, necesidades, frustraciones. Y esoincluye a mujeres y niños, porque en esa guerra no declarada no hay leyes que protejan a los no combatientes; el terror se utiliza como instrumento político de control de las mayorías, que busca generar dependencia, intimidación e incapacitar cualquier respuesta autónoma de la población organizada.

El manual de operaciones psicológica de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Nicaragua (Omang, 1985), define que la guerra psicológica es un tipo de operación militar que se ha delineado a partir de la Segunda Guerra Mundial en una modalidad escogida, de modo preferente, para controlar grandes masas y/o territorios, sin necesidad de recurrir a otras formas

page13image3984388224
page13image3984388496
page13image3984388768
page13image3984389040
page13image3984389376

de guerra convencional. El ser humano es considerado el fin prioritario en una guerra política. Concebido como un objetivo militar, el punto más crítico del ser humano es su mente. Cuando su mente es alcanzada, el “animal político” ha sido derrotado sin que necesariamente haya recibido un proyectil. El objetivo es la mente de la población civil, toda la población: “nuestras tropas, las tropas del enemigo y la población civil”.

La guerra psicológica comienza por definir su campo de influencia más inmediato, directo y habitual: la propaganda. Luego especifica su objetivo: el principal procedimiento consiste en el empleo deliberado, planeado y sistemático de temas, sobre todo a través de su sugestión compulsiva y las técnicas psicológicas afines, con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores y, en última instancia, a cambiar las actitudes según líneas predeterminadas.

Se trata de dominar la voluntad del otro, considerado enemigo. Para lograrlo se acude a medios habitualmente no calificados de guerreros. Entre ellos, la dominación del espíritu. Una de las características de la guerra psicológica es el ocultamiento sistemático de la realidad. Se busca imponer la verdad oficial, distorsionando o falseando datos, o bien inventando otros. Se recurre e insiste en temas deliberados, de manera principal a través de la sugestión apremiante, con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores y, en última instancia, cambiar las actitudes sociales según propósitos predeterminados. Esa historia oficial se impone a través de un despliegue propagandístico intenso y muy agresivo, al que se le respalda incluso poniendo en juego todo el peso de los más altos cargos oficiales.

Se busca, en definitiva, obtener un consentimiento activo de la población civil; plasmar un alineamiento y, si es factible, una organización activa y favorable de los habitantes. O, de otro modo, en el ámbito de la “paz política” imponer un universo cultural que organice la totalidad de la realidad en función de los objetivos militares. Ese universo se vale de los campos de la información (televisión, radio, prensa escrita, cine), de la política, de la economía y hasta de la religión, para construir la “verdad” e imponerla de manera represiva.

Propaganda blanca, gris o negra

Para construir la “verdad oficial” se utilizan genéricamente tres tipos de propaganda: blanca, gris o negra.[77] La propaganda blanca es aquella que se difunde y se reconoce por la fuente o sus representantes oficiales; es una actividad abierta, franca, en la que el emisor no oculta su identidad (habla en nombre de su gobierno y se centra en los aspectos favorables de su propio bando), y se disemina de manera amplia. Su debilidad intrínseca nace del hecho patente de ser propaganda enemiga. En el caso del gobierno estadunidense, un ejemplo sería la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA, por sus siglas en inglés). La propaganda gris es anónima. Es decir, no será identificada por su fuente (no lleva firma alguna) y queda librada a la imaginación del público. En ocasiones se la define como “propaganda negra mal disfrazada”. Lapropaganda negra −elaborada en base a “auténticas patrañas”, acompañadas de algunas verdades y verdades a medias−,[78] es aquella que aduce otra fuente y no la verdadera; esconde su origen detrás de nombres ficticios o bien material falso se atribuye a fuentes reales. Para encubrir su origen y sus intenciones se la rodea de ambigüedades, secretos y misterios. Su éxito depende del total

page14image4004850864
page14image4004851136

ocultamiento de su verdadero origen. Según los ex agentes de la CIA Víctor Marchetti y John D. Marks, en la práctica, es imposible distinguir la propaganda negra de la “intoxicación informativa”, ya que ambos procedimientos se basan en la difusión de información falsa con intención de influir sobre las opiniones y el comportamiento del público.[79]

La propaganda negra es la más utilizada en las operaciones clandestinas (o encubiertas) de los servicios de inteligencia y, por ello, es principalmente subversiva. Entre otros, ha recibido los nombres de “propaganda camuflada”, “clandestina” o “engañosa”, y su función principal es “desinformar” al enemigo.[80] Por lo general se la canaliza a los medios a través de “filtraciones”. Una fuente “oficial” declara en forma “anónima”, o el medio señala que no puede divulgar el origen de la información. Es decir, afirma algo que no es posible corroborar con certeza y de esa manera la “información” (propaganda) queda plantada como si fuera una “noticia”. La propaganda gris o negrapuede llevarse a cabo mediante libros, diarios, revistas, radio, televisión, pintadas, octavillas, sermones religiosos, calcomanías y discursos políticos.[81]

En la práctica, más allá de su color −blanco, gris o negra−, el 95 por ciento del contenido de la propaganda eficaz es verídico. El propagandista espera que el resto, ese 5 por ciento vital, oculto por una espesa capa de verdades evidentes, se lo “trague” el destinatario. La credibilidad es la condición inexcusable para que se acepte la propaganda. Algunas veces −y en determinadas coyunturas−, ese 5 por ciento de propaganda negra viene encubierta en libros por encargo, firmados por algún laureado autor. Un ejemplo clásico contemporáneo es La hora final de Castro, de Andrés Oppenheimer, periodista de The Miami Herald y Premio Pulitzer 1987 en Estados Unidos, quien de manera anticipatoria narró, en 1992 (¡!), “la historia secreta detrás de la inminente caída del comunismo en Cuba”.[82]

En el manual Psicología para las Fuerzas Armadas, el psicólogo estadunidense E. Boring aclara la esencia del problema con suma franqueza, al señalar que la propaganda gris, y en particular la negra, tienen “la ventaja de la irresponsabilidad, ya que permiten difundir escándalos y rumores sin desacreditar al gobierno”.[83]

El sentido de todo ese proceso tiene que ver con la elaboración de la “verdad” colectiva. Su intento es lograr que aparezca como verdadero lo falso, intercalándose en toda la trama social para producir un efecto que impida la lectura adecuada de los índices de la realidad en los habitantes y los grupos tomados como “blanco” de la propaganda. Para ello, los “hechos” que contienen los mensajes, dirigidos a provocar inseguridad y confusión, deben disfrazarse en la realidad y darle la apariencia de ser “espontáneos” y “naturales”, como si surgieran desde dentro del fenómeno social. Se trata de un intento calculado y artificial para desvirtuarlo en su modo de aparecer: permitir sugestiones de espontaneidad, naturalidad, veracidad, que logren un impacto psicológico. Y culmina en lapropaganda negra, la más siniestra, introduciendo un efecto disociador, destruyendo las redes de coherencia y haciéndoles emitir desde la misma fuente, como si fuesen propios, mensajes contradictorios que constituyen un vínculo doble y antagónico.

Como se señalaba más arriba, la guerra psicológica utiliza una caracterización simplista y maniquea (bueno/malo, negro/blanco) para describir al enemigo. El propagandista debe utilizar

page15image4005151312
page15image4005151584
page15image4005151856
page15image4005152128
page15image4005152464

las palabras clave capaces de estigmatizar al contrario y de activar reacciones populares. De lo que en realidad se trata, al utilizar el mito de la guerra, es de satanizar al adversario, arrancarle todo viso de humanidad y cosificarlo, de tal modo que eliminarlo no equivalga a cometer un asesinato. En ese sentido, uno de los objetivos de la propaganda de guerra es sustituir el razonamiento por las pasiones y convencer a la población de la necesidad de participar en una misión purificadora, reivindicadora o justiciera.

En su obra sobre técnicas de propaganda en la guerra, H. D. Lasswell cita el comentario de Rudyard Kipling: “Sea como fuere que el mundo pretenda dividirse, hoy hay solo dos divisiones: los seres humanos y los alemanes”. El bien y el mal tienden a personificarse y se encarnan en individuos concretos que son presentados como héroes o villanos. Asimismo, para destacar la bondad de la propia causa y la maldad del enemigo, se presentan los conflictos en términos escatológicos y se recurre a la narración de atrocidades reales o ficticias. Así, en cuanto a estereotipos, los japoneses eran “malísimos” e “impenetrables”, y los alemanes “fríos” y “despiadados”. A los comunistas rusos, que encarnaron “el imperio del mal”, finalmente Dios y el mercado los “castigaron”.

Después de la primera guerra del Golfo entre Estados Unidos e Irak (1991), The Guardian de Londres publicó un estudio comparativo de la terminología usada en la prensa de Occidente para referirse a los aliados y los iraquíes.[84] Los aliados tenían “ejército, marina y aviación”, Irak una “maquinaria de guerra”. Los aliados daban “directivas generales” a los periodistas, Irak “censura” y “propaganda”. Los aliados “eliminan”, Irak “asesina”. Los soldados aliados eran tratados como “los muchachos”, los iraquíes como “hordas”. Los primeros eran “profesionales”, “héroes” y “prudentes”, los segundos “resultado de un lavado de cerebro”, “carne de cañón”, “cobardes”, “bastardos” y “fanáticos”. Los misiles aliados causaron “daños colaterales”, los “viles” misiles iraquíes “víctimas civiles”. El presidente Bush (padre) era “resuelto”, “un seguro estadista”, Saddam Hussein, “el carnicero de Bagdad”, “un tirano diabólico”, “monstruo enloquecido”.

De Crimea a Panamá

La primera guerra que se fotografió fue la de Crimea en 1860. Pero las imágenes reprodujeron naturaleza muerta; cadáveres o estructuras de defensa. La Guerra de Secesión, en Estados Unidos (Norte contra Sur), fue la primera de la era industrial con participación de masas. Y también la primera guerra contemporánea de los medios de comunicación, prensa y fotografía, de masas. Como señala Ignacio Ramonet, la coincidencia de la guerra de masas y los medios de masas hizo que los estados mayores se tuvieran que plantear cómo intervenir para que la “opinión pública”−los ciudadanos que financiaban la guerra y ponían los soldados, sus hijos− no supieran exactamente lo que pasa en ella, para que no pesaran en su conducción.[85] Ese abismo entre lo que percibe la opinión pública y lo que viven los participantes, se acentuó durante la Primera Guerra Mundial. Allí se inventaron los llamados oficiales de comunicación, que suministraban “información” a los corresponsales de guerra que no tenían acceso al frente ni una percepción directa de lo que estaba ocurriendo. Así, la historia mediática de la guerra de 1914-18 estuvo basada en la manipulación y el lavado de cerebro.

page16image4006456736
page16image4006457008

El modelo se modificó en la Segunda Guerra Mundial. Simbólicamente, fue la guerra de la democracia contra el totalitarismo nazi. Por tanto, la guerra de “la transparencia y la verdad” contra “la propaganda” de Goebbels y el régimen hitleriano. El Pentágono permitió que los corresponsales acompañaran a sus tropas de avanzada; la idea fue que la sociedad tenía derecho a saber con exactitud lo que hacían sus soldados. Pero la lógica estadunidense de que la guerra debe ser tan transparente como la democracia, y de que los medios de masas deben ilustrarla y actuar como “espejo”, sin ningún tipo de filtro, produjo el llamado síndrome de Vietnam.[86] La del sudeste asiático fue la primera guerra filmada para la televisión, pero no en directo.[87] Sin embargo, el impacto de las imágenes en la opinión pública tuvo influencia en la derrota militar, simbolizada por la toma de Saigón en abril de 1975. La “operación espejo” de los medios generó un rechazo a la guerra −y a las “razones” que llevaron a hacerla− en la audiencia de Estados Unidos. Los ciudadanos descubrieron a un ejército cruel, injusto. Vieron a sus soldados realizar ejecuciones masivas de civiles, torturar prisioneros, bombardear aldeas y utilizar armas y defoliantes químicos como el napal,[88] contra la población vietnamita. En buena parte debido a la televisión, el país no estuvo ya detrás de sus soldados. La guerra se perdió militar y psicológicamente. La noción de la “transparencia” entró en crisis.[89]

La lección de Vietnam fue vivida como una verdadera catástrofe mediática por el Ejército de Estados Unidos. El Pentágono y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sacaron enseñanzas. Aunque los militares no culparon únicamente a los medios de la derrota en el sudeste asiático, quedaron convencidos de la necesidad de canalizar y controlar a la prensa y mantenerla apartada de las operaciones bélicas. Durante la guerra de las Malvinas, en 1982, se introdujeron modificaciones. Si bien el conflicto enfrentaba a una potencia nuclear, Gran Bretaña, con un país del Tercer Mundo, Argentina; a una democracia con una autocracia castrense, como dice Ramonet, la superioridad militar inglesa, reflejada según la doctrina del espejo, corría peligro de dar una impresión detestable.[90]Se podía ganar la batalla militar pero perder la batalla mediática. La prioridad de Londres fue controlar a los grandes medios de difusión. Para ello ideó la cobertura a través del pool, un pequeño grupo de periodistas acompañado y controlado por militares especializados. Una forma de “orientar” la información.[91] Las Malvinas fue la primera guerra sin imágenes desde la aparición de la fotografía. El exitoso esquema fue utilizado después por los franceses en Chad[92] y por el Pentágono en las invasiones a Granada[93] y Panamá.[94]

Del modelo 1989 al 11/S

Durante la primera guerra del Golfo, Estados Unidos introdujo cambios estructurales en la información de masas. Ignacio Ramonet le llama “el modelo 1989”, derivado de tres acontecimientos mediáticos ocurridos ese año: la revuelta de la plaza de Tiananmen, en Pekín; la caída del muro de Berlín, que separaba a las dos Alemanias, y los sucesos en Rumania.

Gracias a la autonomía de la televisión para ir a cualquier parte y transmitir en tiempo real, todo el mundo asistió en directo a la represión de estudiantes chinos por el gobierno de Den Xiao Ping. Durante la apertura del muro de Berlín, Dan Rather, de la CBS, repitió la frase “están ustedes viendo la historia en marcha”. Hasta entonces, como señala Ramonet, “la relación comunicacional

page17image4007832496
page17image4007832768
page17image4007833040
page17image4007833312
page17image4007833648
page17image4007833920
page17image4007834192
page17image4007834464
page17image4007834800

estaba constituida por un triángulo: el acontecimiento, el mediador o periodista y el ciudadano, espectador o lector”.[95] Pero cuando Rather dijo “están ustedes viendo la historia en marcha”, estaba proponiendo una modificación sustancial: que la relación fuera ahora directa entre el acontecimiento y el público; el ciudadano como “testigo” de lo que pasa. En la nueva fórmula “ver para saber”, el periodista (mediador) desaparece de la relación. Pasa a ser también “testigo” del hecho. Sólo se cree lo que se ve ya que la imagen es garantía de verdad. Surge así una nueva definición de la información. Sencillamente, informar es hacernos asistir al acontecimiento mediático como happening. No hay causas. No hay actores. No hay contexto. No hay memoria. No existe la historia. La realidad se ve ahora como un espectáculo. Las leyes del espectáculo mandan sobre las exigencias y el rigor de la información.

Así, el acontecimiento bélico se ve como un partido de fútbol “en directo”. Es el nuevo “paradigma CNN” que contiene todos los ingredientes de la racionalidad occidental: el dominio del tiempo y la dicotomía verdadero-falso, que se traduce en la oposición mostrado-oculto. Pero sucede que el deporte tiene reglas de juego. ¿Cuáles son las reglas de la historia? El periodista está dejando solo al espectador transformado en “testigo” del acontecimiento. “El sistema comunicacional le dice: yo no le informo a usted ni bien ni mal, usted se informa solo; si usted ha interpretado mal el acontecimiento, es su responsabilidad, yo se lo he mostrado, que es mi obligación”.[96] El directo es la forma superior de la “verdad” de la información. Pero se está pasando de una concepción responsable de la información hacia otra en la que el sistema simula que se lava las manos.

El caso Rumania −“la mayor mentira mediática en la historia comunicacional moderna” la llamó Ramonet−,[97] se nutrió de los otros dos sucesos. Asistimos a la guerra civil en directo, con base en otra tecnología: el montaje de la realidad y la mentira. No hubo ningún enfrentamiento entre la policía secreta rumana y los defensores de la democracia. Tampoco existieron tropas mercenarias sirias y palestinas que defendían al régimen rumano. Todo fue un montaje. Y se dio un “efecto biombo”: mientras el mundo estaba ocupado en Rumania, Estados Unidos invadía Panamá.

Dos años después, la primera guerra del Golfo se construyó con base en una serie increíble de manipulaciones y falsedades. “Es la suma de las Malvinas, más Pekín, más Berlín, más Rumania. Es el edificio de mentira más impresionante de los últimos tiempos”, dice Ramonet. A la censura clásica por amputación (por ejemplo, ocultar al público occidental que Arabia Saudita es un régimen autocrático), se le añadió la absurda tesis de que Irak tenía el “cuarto ejército” más grande del mundo. Había que movilizar a la opinión pública estadounidense a fin de obtener consenso para la intervención del Pentágono y dejar atrás al síndrome de Vietnam. Mike Digel, el mejor manipulador de masas de Estados Unidos −el hombre que inventó al mediocre actor Ronald Reagan como jefe de la Casa Blanca−, montó una serie de imágenes de alto impacto que reproducían el “salvajismo” iraquí. Pero fueron imágenes que jamás existieron en la realidad; se filmaron en Nuevo México. Fue un ejemplo de astucia.

page18image4008300912
page18image4008301184
page18image4008301456

La batalla mediática supone inteligencia para producir y utilizar imágenes, y esa doble inteligencia es indispensable para conducir conflictos y hacer que al ciudadano le sea cada vez más difícil establecer la frontera entre la verdad y la mentira. Entonces, los dioses de la imparcialidad (los locutores de televisión), actuaron como maestros de ceremonias de un tele-maratón del Pentágono. Se acogieron al “modelo deportivo”. El espectáculo. La emoción. El directo maximiza la emoción contra el razonamiento, y, como señala Dominique Wolton, “desaparece el trabajo que es la base del oficio del periodista: tomar distancia, escoger, verificar, confirmar, dudar, optar, interpretar y decidir”.[98]

La información nunca es la réplica de lo real, sino una interpretación, una elección. Sin embargo, en el nuevo paradigma de la información, la imagen, réplica de la realidad, es la mejor prueba posible de la veracidad de lo que se muestra. Y como dice Wolton, “ese doble triunfo de la imagen y del directo es lo que explica la trampa diabólica de la información audiovisual endirecto”. Dicho de otra manera, no hay relación directa entre realidad y verdad. Lo cual significa que la información es indisociable del contexto y que es el contexto el que la mayoría de las veces confiere valor a la información.

No obstante, el público no siempre logra darse cuenta de la manipulación de los medios. Fue lo que ocurrió en 2001 con la destrucción de las torres gemelas. Una vez más, aprovechando la tragedia, los expertos en propaganda y guerra psicológica de Washington lograron imponer su agenda a la audiencia; se impuso de nuevo la información-espectáculo, disfrazada de información neutra. Afloró el modelo CNN. Horas y días en los noticieros las imágenes de los aviones estrellándose una y otra vez contra el World Trade Center de Nueva York. “Usted ve la historia hacerse ante sus ojos”. De nuevo la autoabolición del periodista, la ideología del directo. Pero el Pentágono ya había comenzado a fabricar al nuevo Satán; el nuevo Hitler. Al bastardo de turno, Osama Bin Laden, una creación de Washington,[99] igual que Leónidas Trujillo en República Dominicana y Manuel Antonio Noriega en Panamá.

Durante días se intoxicó a la muchedumbre, espectadora silenciosa. Se la desinformó y manipuló. Se le mintió. En nombre de la siempre socorrida “seguridad nacional” de Estados Unidos, reaparecieron el fervor patriótico, la censura, los periodistas “insertados” o “encamados” en las tropas del ejército, la marina y la fuerza aérea (la pareja antinómica periodi sta- militar)[100]y los límites a la libertad de expresión en los grandes consorcios mediáticos estadunidenses, como la otra cara de la guerra iniciada el 11 de septiembre. Después vendría George W. Bush con su premisa del nuevo mito fundacional: “Con Estados Unidos o con el terrorismo”. Con el Dios de Bush o con Alá. Un nuevo Nintendo maniqueo con buenos y malos. Con el sheriff de Texas como una copia patológica de su adversario.[101]

El 10 de octubre de 2001, la cadena de televisión CNN difundió la “recomendación” del vocero de la Casa Blanca, Ari Fleischer, para abstenerse de difundir imágenes de Bin Laden, ya que los integrantes de Al Qaeda “podrían utilizar los consorcios mediáticos para enviar mensajes codificados”.[102] La preparación del consenso mediático a favor del ataque de Estados Unidos contra Afganistán se observó con precisión en las principales cadenas de televisión

page19image4004087920
page19image4004088192
page19image4004088464
page19image4004088736
page19image4004089072

estadunidenses: ABC, CBS, CNN, FOX y NBC. Sin embargo, el virtual “bombardeo” de la imagen de Bin Laden tomada de la televisora árabe Al Jazeera,[103] rompió con las reglas no escritas de la alta censura en los medios. Curiosamente, en la nueva competencia por el control informativo, CNN había ido perdiendo su hegemonía y el monopolio global por una razón fundamental: la oportunidad de sus imágenes, perfectamente adaptadas a la censura del Pentágono, ya no resolvían la necesidad de información.[104] En ese contexto, no dejó de ser paradójico que Bin Laden, el Satanás de turno, se convirtiera en un personaje con alto rating.

El Pentágono, Irak y la propaganda negra

La mentira del Pentágono como arma de guerra entraría de nuevo en acción en 2002-2003, durante los preparativos para la invasión a Irak. Con sus historias de terror para promover el miedo, el odio a “lo otro” y la violencia bélica, el presidente George W. Bush y sus aliados −el “perro de presa” Tony Blair (Chomsky dixit) y el jefe de gobierno español, José María Aznar−,apoyados por los grandes medios de difusión occidentales, que explotaron la crisis para incrementar susratings, obligaron a las naciones de “la vieja Europa” y a otras potencias miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a acatar una nueva agenda política, un “nuevo orden mundial” al margen del derecho internacional.

Finalmente, la invasión se consumó. Pero las razones de la guerra de agresión neocolonialista contra Irak no fueron las patrañas que esgrimieron cada día, durante meses, los expertos en propaganda bélica de Washington y Londres. El motivo de la agresión no fue el “maligno” Saddam Hussein y sus “armas de destrucción masiva” (ADM).[105] Tampoco el absurdo argumento sobre las “relaciones” del régimen iraquí con el grupo terrorista Al Qaeda. Menos la ausencia de “democracia” en Irak. Todo eso fue desinformación maniquea. Distorsión de la realidad. Manipulación mediática. Diversionismo ideológico. Intoxicación propagandística en tiempos de guerra. Basura para mantener engañada −infundiendole miedo− a la muchedumbre, espectadora silenciosa. Una vez más, el conflicto fue manufacturado para controlar las emociones de las masas y llevar a cabo la “ingeniería del consenso en la democracia”.

Los motivos para la devastación de Irak fueron otros: Estados Unidos, la superpotencia imperial, vio amenazada su hegemonía. Según reveló un informe de la llamada comunidad de inteligencia de Estados Unidos, denominado Tendencias globales al 2015: diálogo con expertos no gubernamentales acerca del futuro, [106] entre los escenarios posibles, el imperio temía que surgiera una alianza entre Alemania, Francia y Rusia que lo desplazara del liderazgo mundial. Además, veía muy peligrosa la irrupción de China en el escenario mundial; un eventual resurgimiento de Japón y, potencialmente, el papel que pudiera jugar India. Por eso, obsesionados con sus fantasías de poder mundial, Bush y los fundamentalistas genocidas de su entorno (Cheney, Rumsfeld, Rice, Ashcroft, Ridge, Powell y los cabilderos sionistas Wolfowitz, Perle, Feith, Bolton), junto con sus hombrecitos de paja en la “vieja Europa” (Blair, Straw y el neofranquista Aznar), querían reconfigurar el mapa geopolítico del Golfo Pérsico y todo Medio Oriente.

Fue en ese escenario que Irak y su petróleo importaban. Pero era solamente una pieza. Como antes Afganistán o la ex Yugoslavia. Como señaló el experto Michael T. Klare −quien de

page20image4008742016
page20image4008742288
page20image4008742560
page20image4008742832

manera temprana acuñó una expresión ad hoc para la incursión estadunidense en esa región: “imperialismo energético”−,[107]controlando la zona con protectorados y redes de bases militares, igual que en el siglo XIX en pleno auge de expansión imperialista, Washington podría estrangular la economía de los rivales potenciales (Europa, China, India), tan dependientes de hidrocarburos como Estados Unidos. Sólo así, creían los halcones, podrían conservar su dominio; su poder sin límites.

Los verdaderos enemigos no eran Osama Bin Laden y Hussein. Tampoco el Islam. Desde el 11 de septiembre de 2001 Estados Unidos había estado mintiendo todo el tiempo. La operación de tierra arrasada en Afganistán fue un gran montaje preparado por el Pentágono. Entonces, como ya señalamos, el gran “Satán” era el viejo socio de la CIA, Bin Laden. El bastardo de turno; como antes el general Manuel Antonio Noriega, la excusa para probar una nueva generación de armas en Panamá. Consumada la agresión contra Afganistán, en febrero de 2002 se supo que el Departamento de Defensa había montado una oficina encargada de difundir “noticias falsas” en el exterior, de manera deliberada y utilizando canales para ocultar su origen o su carácter oficial, como parte de un nuevo frente de lucha: el de la información.[108] Según señalaron entonces The New York Times y La Jornada, como parte de la guerra psicológica y las operaciones encubiertas diseñadas por expertos en inteligencia militar en el marco de la guerra al terrorismo, la nueva Oficina de Influencia Estratégica (SIO), creada por el Pentágono después del 11 de septiembre,“plantaría” propaganda negra (mentiras deliberadas), desinformación ypropaganda blanca (información verídica y creíble favorable a Estados Unidos y sus objetivos), en periodistas y medios extranjeros, para influir en la opinión pública internacional y en la de gobiernos tanto amigos como enemigos.[109]

Dirigida por el brigadier general de la Fuerza Aérea, Simon Worden, la SIO estaba adscrita a la Secretaría de la Defensa para Operaciones Especiales y Conflictos de Baja Intensidad, y entre sus funciones figuraban, además, elaborar técnicas de engaño (decepción), actividades psicológicas, emisiones radiofónicas, propaganda por Internet[110]y ataques cibernéticos a redes de computación, con el objetivo de engañar al enemigo e influir en la opinión pública nacional e internacional, incluidos gobiernos aliados de la coalición contra Hussein.[111] Un funcionario del Pentágono declaró a The New York Times que esas actividades encubiertas irían desde “lo más negro de lo negro hasta lo más blanco de lo blanco”.[112]

En un intento por calmar el escándalo provocado por las versiones según las cuales Washington planeaba una estrategia de desinformación deliberada, el secretario de Defensa, Rumsfeld, aclaró que el Pentágono decía “la verdad”. Pero no descartó la posibilidad de que, para engañar al enemigo, Estados Unidos apelara a “tácticas de manipulación”.[113] Sin embargo, ante la reacción que generó al interior de Estados Unidos el establecimiento de esa oficina de corte orwelliano-totalitario, Rumsfeld tuvo que cerrarla. Pero Washington persistiría en lo mismo por otras vías. Una de ellas, la Unidad de Guerra Psicológica Mundial del Ejército, en particular el ala de operaciones especiales 193, con vasta experiencia en operaciones secretas en Vietnam, Corea del Sur, Puerto Rico, Arabia Saudita, Egipto, Kuwait, Panamá y Afganistán.[114]

page21image4004414128
page21image4004414400
page21image4004414672
page21image4004414944
page21image4004415280
page21image4004415552
page21image4004415824
page21image4004416112

Cabe consignar que las campañas de propaganda negra no eran una novedad para el Ejército y la comunidad de inteligencia estadunidenses. Una profusa literatura da cuenta de ello. Por ejemplo, la documentada obra de Philip Agee, La ‘Compañìa’ por dentro: Diario de la CIA,[115] un informe minucioso de las operaciones clandestinas y los sistemas de corrupción y soborno de la Agencia Central de Inteligencia y el libro de Víctor Marchetti y John Marks, La CIA y el culto del espionaje,[116] que apareció en las librerías con páginas censuradas a partir de una orden oficial de un tribunal estadunidense. En esas y otras obras aparecen datos que permiten conocer cómo, en los años 50 y 60, la Agencia Central de Inteligencia plantó noticias falsas en diarios y publicaciones del extranjero, que fueron citadas o republicadas por medios estadunidenses como noticias legítimas. El resultado fue que el gobierno estadunidense terminó mintiendo a su propio pueblo. Asimismo, en los años ochenta y noventa, equipos de operaciones psicológicas del Pentágono y la CIA participaron en la transmisión de programas de radio con mensajes contra el gobierno sandinista de Nicaragua; montaron Radio y Televisión Martí para agredir a Cuba desde el éter; brindaron capacitación en “relaciones públicas” al Ejército mexicano poco después del estallido de la guerrilla zapatista en Chiapas.

Como táctica de inteligencia, la distorsión de la información y las operaciones clandestinas de propaganda negra son herramientas militares clásicas. Igual que el uso de agentes provocadores y los auto-atentados. Cabe recordar que la intervención de Estados Unidos en la guerra hispano-cubana empezó en febrero de 1898 con la mentira deliberada acerca del hundimiento del acorazado Maine, anclado en el puerto de La Habana, seguida de una campaña de histeria belicista, difamatoria y sensacionalista orquestada por el magnate William Randolph Hearst −el “ciudadano Kane”, inmortalizado en la versión cinematográfica de Orson Welles−, fundador del “periodismo amarillo” a través de su diario, el New York Journal,[117] con el objetivo de convencer a la opinión pública estadunidense que los españoles habían saboteado la embarcación y ello le daba motivo a la Casa Blanca para declararle la guerra a España e involucrarse en el conflicto.[118] La tragedia del Maine, en la que murieron 266 infantes de marina, derivó luego en la Enmienda Platt y en la creación de la centenaria base naval de Guantánamo, controlada por Estados Unidos en territorio cubano, que devino después de la invasión a Afganistán (2002) en un “gulag americano” (Al Gore dixit) para esconder los secretos sucios de la guerra al terrorismo de Bush y experimentar una nueva generación de torturas sobre prisioneros de guerra sometidos a un limbo jurídico.

Asimismo, en agosto de 1964, el presidente Lyndon Johnson anunció que barcos norvietnamitas habían lanzado dos ataques seguidos contra naves estadounidenses en el Golfo de Tonkín. Se trató de otra mentira flagrante, pero eso no evitó que Johnson obtuviera la autorización del Congreso para intervenir y bombardear Vietnam del Norte.[119]

Hussein y las ADM: ¿Montaje o realidad?

Desde septiembre de 2002, cuando arreciaron las presiones político-diplomáticas de Estados Unidos sobre los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU con la finalidad de obtener una resolución que autorizara una acción armada en Irak, Bush y sus expertos entrucos

page22image4009252160
page22image4009252432
page22image4009252704
page22image4009252976
page22image4009253312

sucios −con la complicidad del británico Tony Blair− comenzaron a instrumentar la nueva ofensiva propagandística hollywoodense, con Saddam Hussein en el papel de villano mediático en sustitución del siempre oportuno Bin Laden, y con el pretexto de las armas de destrucción masiva −municiones químicas,[120]bacteriológicas[121] y nucleares con las que supuestamente contaba el gobierno iraquí−, como justificación principal. Otro de los “argumentos” de fondo de la campaña de histeria mediática estadunidense fueron los presuntos vínculos de Hussein con el grupo islamista Al Qaeda, el propio Bin Laden y otras organizaciones terroristas, a las cuales podría proveer “armas prohibidas”.[122]

Washington y Londres nunca presentaron pruebas de que Irak poseía ADM; tampoco documentaron los presuntos nexos de Hussein con el “terrorismo internacional”. Durante más de diez años, un equipo de inspectores de la Unscom −la Comisión Especial de las Naciones Unidas creada el 3 de abril de 1991 a partir de la resolución 687 del Consejo de Seguridad−, habían estado verificando en territorio iraquí la eliminación de sus armas de destrucción masiva, así como las plantas de producción, laboratorios y programas relacionados con las ADM. Según Scott Ritter, un ex infante de la Marina de Guerra estadunidense, republicano y bushista, quien durante siete años se desempeñó como jefe de inspectores de la Unscom, “Irak había quedado desarmada por completo en 1998”, año en el que él renunció a la comisión debido en parte a que su director, el australiano Richard Butler, “permitió que fuera utilizada por la CIA y otras agencias de inteligencia para espiar a Irak”, al margen del mandato de la ONU.[123]

Ritter, quien fue uno de los primeros en denunciar la “retórica del miedo” de la administración Bush, fue calificado de “traidor” e investigado por el FBI y la CIA. Sin embargo, el 7 de enero de 1999 The New York Times reportó en primera plana que “jerarcas de EU dicen que los espías estadunidenses trabajaron encubiertos en equipos de inspectores de armas de la Organización de las Naciones Unidas”. A su vez, The Washington Post publicó el 2 de marzo siguiente que “Estados Unidos infiltró agentes y equipos de espionaje durante tres años a través de los inspectores de control de armas para espiar a las fuerzas armadas iraquíes, sinconocimiento de la ONU”.[124]

No obstante esos antecedentes, The New York Times y The Washington Postjugaron un papel clave en la fabricación de la “noticia” sobre el falso arsenal nuclear iraquí. De hecho, el bombardeo propagandístico de Estados Unidos sobre las “armas de Saddam” comenzó con un artículo firmado por la reportera Judith Miller y su colega Michael Gordon en el Times, el 8 de septiembre de 2002, donde ya se manejaba la fantasía sobre los intentos de Irak por obtener tubos de aluminio que iban a ser usados para construir centrífugas de enriquecimiento de uranio con fines militares.

El diabólico Hussein −fue uno de los ejes de la guerra psicológica a través de los medios−, estaba “a punto” de fabricar armas atómicas. La ‘información’ fue “confirmada” el 24 de septiembre de 2002 por el director de la CIA, George Tenet, durante una sesión secreta del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos. El jefe de la Agencia dijo entonces que “se había interceptado un cargamento de tubos de aluminio de alta resistencia”. También reveló que

page23image4007109120
page23image4007109392
page23image4007109664
page23image4007109936
page23image4007110272

Irak había tratado de comprarle a Níger 500 toneladas de óxido de uranio (yellow cake), una sustancia que puede procesarse para fabricar uranio para armas nucleares. Sin embargo, el 7 de marzo de 2003, el director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohammed el Baradei, declaró ante el Consejo de Seguridad de la ONU que los documentos sobre la transacción de uranio entre Níger e Irak eran falsos. A pesar de ello, el secretario de Estado, Colin Powell protagonizaría después, en Naciones Unidas, un ridículo show multimedia donde trató de convencer al mundo, con borrosas fotos de satélite, sobre la existencia de las supuestas fábricas de armas químicas y nucleares iraquíes.

Durante todo el periodo que concluyó con la invasión a Irak, y aún después, la reportera del New York Times, Judith Miller, fue fundamental en la orquestación de la campaña de desinformación masiva, monitoreada directamente por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, uno de cuyos objetivos era explotar el temor del público estadunidense para obtener un consenso favorable a la guerra de agresión a Irak. El propio subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, confesaría después, sin rubor, que el argumento de eliminar las ADM en Irak había sido un pretexto y no un fin. “La verdad es que por razones que tienen mucho que ver con la burocracia gubernamental de Estados Unidos, elegimos una razón central (para la guerra), con la que todos estábamos de acuerdo, que eran las armas de destrucción masiva”.[125]

Otro punto sobre el que no había acuerdo entre la burocracia, admitido por Wolfowitz, era el de los nexos de Hussein con Al Qaeda y otros “grupos terroristas islámicos”. Un argumento absurdo si se toma en cuenta, entre otras cosas, que Hussein atacó Irán en 1980 por ser una teocracia, y se volvió un apóstata para los grupos fundamentalistas, entre ellos la corriente wahabista adoptada por Bin Laden.

Al mismo tiempo, y tras dejar amarrada una red de complicidad descarada con las grandes cadenas periodísticas de Estados Unidos, en particular las televisoras ABC, CBS, NBC, CNN y Fox News y periódicos como The New York Times y The Washington Post, altos funcionarios de la administración Bush llevaron a cabo sesiones de “concientización” con corresponsales de prensa extranjeros, de países cuyos gobiernos eran aliados de Washington −como Turquía, Japón, Canadá y México−, pero en los cuales, los medios y la gente en la calles mantenían una posición adversa a la guerra.[126] Una de las “noticias” plantadas, a reproducir urbi et orbi, era que Bush “no tenía las manos atadas” por la resolución de la ONU; que no requería una autorización explícita para hacer uso de la fuerza y se reservaba el derecho de actuar al margen de las normas internacionales. Poco antes Bush había lanzado su nueva estrategia de seguridad nacional: la doctrina de guerra ilimitada, unilateral y ofensiva. Una nueva doctrina imperial “preventiva” (léase ofensiva) e irrestricta que enterraba al derecho internacional y los postulados de la ONU.

La inducción de una guerra de rapiña “legitimada” por el mesianismo deldestino manifiesto −“santurronería religiosa” llamó John Le Carré a la “guerra sagrada” de Bush contra Irak−, con el fin de agitar las fibras patrioteras y paranoicas del “rebaño” imperial −viejo recurso para la “construcción del consenso”−, se combinaba ahora, como en la época del macartismo,[127]con la psicosis y el terror interno ante el ataque “inevitable” y siempre

page24image4007609552
page24image4007609824
page24image4007610096

“inminente” de los “terroristas” de afuera (Al Qaeda), provistos −afirmaba la propaganda de guerra de Washington− de armas biológicas, químicas, nucleares y radiológicas. Una forma totalitaria de mantener a raya a la “chusma”,[128] mediante una “guerra de nervios” (USA Today) administrada por el Gran Hermano (el procurador general de Estados Unidos, John Ashcroft) a través de códigos naranja, amarillo y rojo en las pantallas de los televisores.[129]

A la “alerta antiterrorista” se sumaron la promoción de “estuches de sobrevivencia urbana” ante la guerra bacteriológica en ciernes, y “pruebas de inteligencia” plagiadas de tesis escolares caducas (el gran fiasco del halcón Powell en la ONU),[130] con el fin de mantener “desorientado al rebaño” (Chomsky), provocar compras de pánico y facilitar la aceptación sumisa a una LeyPatriótica (USA PATRIOT Act, 216.110.42.179/docs/usa.act.final.102401.html, mejor conocida como “ley antiterrorista),[131] que con el pretexto de la “seguridad nacional”, redujo los derechos ciudadanos de los estadunidenses a letra muerta.

Estados Unidos se convirtió en un Estado policial hacia adentro −un Estado de características orwellianas, donde un “verdadero Big Brother” con poderes excepcionales vigila desde entonces a la sociedad estadunidense−[132] y una nación imperial hacia fuera, que a partir de enero de 2003 contó con un Centro de Integración de la Amenaza Terrorista, a cargo del director de seguridad interior, Tom Ridge y una Oficina de Comunicaciones Globales, cuya función fue promover los intereses de Estados Unidos en el extranjero, reforzar el apoyo de los gobiernos aliados (que “cooperan” con Washington) e “informar” a la audiencia internacional sobre los propósitos de la Casa Blanca, para “prevenir” malentendidos. La orden ejecutiva firmada por Bush el 21 de enero de 2003 preveía, también, que la “oficina de imagen” podría enviar “equipos de comunicadores” a aquellas áreas donde existiera “alto interés” mundial y que acaparen la atención de los medios de comunicación. Se trataba, pues, de dar coherencia al mensaje “libertario” de Bush; de transmitir la “verdad” en el extranjero. En el lenguaje de George Orwell, de difundir la mentira organizada.

Decadencia y teatralidad

Entre los fuegos de artificio del Nintendo mediático que a partir de febrero de 2003 tuvieron como escenario de destrucción y crímenes de guerra a Irak, el mundo asistió a un fenómeno nuevo y complejo, que debido a su cercanía fue difícil precisar entonces con claridad. El proyecto criminal y genocida de George W. Bush se nutrió de elementos que dieron origen al fascismo y al nazismo, pero su esencia encerró cualidades específicas, diferenciadas y contradictorias que, paradójicamente, como ocurrió con los totalitarismos europeos del siglo XX, contenían en su interior signos de autodestrucción.[133]

Entre los elementos constitutivos del nacional-providencialismo de Bush −en el marco de una sociedad fracturada, sin cohesión interna y con una elite política en crisis−, se pudo identificar entonces la forma de Estado de excepción de un Estado capitalista altamente intervencionista, que fue definido por el demógrafo francés Emmanuel Todd, en su obraDespués del imperio,[134] como un “sistema oligárquico plutocrático militarista” en decadencia. En su huida hacia adelante, la administración Bush puso un peso decisivo en la reorganización de la hegemonía ideológica. En el marco de la guerra de conquista en Irak −como antes en Afganistán−, el show

page25image4011215728
page25image4011216000
page25image4011216272
page25image4011216544
page25image4011216880
page25image4011217152
page25image4011217424

diversionista y la campaña de intoxicación propagandística de los aparatos ideológicos de Estado se pusieron al servicio de la maquinaria asesina del Pentágono, eliminando toda diferencia entre ficción y realidad.

El uso del aparato de “información” y propaganda privado desde “arriba” (que en la coyuntura de la agresión bélica contra Irak tuvo como principales vehículos de difusión a CNN y a Clear Channel Worldwide, la cadena de radio comercial más grande del país),[135] respondió a la vieja función de los representantes ideológicos (perros guardianes), reproductores de oscurantismo y anti-intelectualismo como forma de encubrir la dominación indirecta de la ideología imperialista del gran capital sobre la ideología “liberal” clásica. En los preparativos de la invasión, el papel de los medios monopólicos, que en el decenio de los noventa impusieron la dictadura del pensamiento único neoliberal, sustituyó la función desempeñada por el partido único de masas en los fascismos clásicos; reforzó la idea del “jefe supremo” (Führer) y la “cultura del jefe” (“Führerprinzip” o principio del líder), y dio sustento a una militarización de la sociedad y del conjunto de los aparatos del Estado. En su representación teatral −elemento sustancial y peligroso de la estetización de la política−, Bush encarnó el liderazgo autoritario “por la gracia de Dios” (Poder Ejecutivo fuerte, estatolatría), en desmedro de un Poder Legislativo que casi desapareció en la coyuntura y se alineó corporativamente detrás del “líder” por razones “patrióticas”. Bush supo explotar la ideología “moral” (el “honor”, el “deber”), exacerbando la mística sobre la nación y su destino manifiesto (los vínculos del “suelo”, de la “sangre”, la “nación elegida”).

Tanto en lo interno como en lo externo (Consejo de Seguridad de la ONU), Bush pretendió fijar sus propias “reglas”; las reglas del imperio. Su intención fue que se aplicara “la voluntad del jefe todopoderoso” que, como señala Agamben,[136] se define por estar por encima de la ley. Como se ha dicho, desde el 11/S al interior de Estados Unidos el Estado de derecho fue cediendo paso a un Estado policial, con eje en una Ley Patriótica que dio amplios poderes a los organismos de seguridad y de inteligencia (espionaje telefónico, cateos secretos, monitoreo del uso de tarjeta de crédito con fines de control ideológico). La República liberal fue secuestrada y desplazada de manera paulatina por una dictadura civil clasista de tinte religioso; la “teocracia bushiana”, la llamó Harold Bloom, “parodia del imperio romano”.[137]

Si en Washington el gobierno fue sustituido por una “junta civil” (Susan Sontag), en lo externo el imperio pretendió reforzar su hegemonía utilizando la violencia terrorista y genocida de una fuerza militar casi sin límites. En los días de la invasión quedó exhibido el aspecto ideológico tecnocrático propio de la ideología imperialista: el culto “abstracto” de la violencia; de la eficacia y la técnica “neutra” utilizada por el militarismo del Pentágono. Durante sus representaciones públicas para “explicar” el poder devastador de susoperaciones quirúrgicas de liberación, Bush, el secretario de Defensa Rumsfeld y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Richard Myers, buscaron explotar a fondo elementos ideológicos, comunes al gran capital, del rendimiento y la eficacia.

page26image4011883712
page26image4011883984
page26image4011884256

La guerra de agresión a Irak ocurrió en una fase de expansión colonialista que, sustentada en la “defensa propia” (la Doctrina Bush de la “disuasión preventiva”, eufemismo para disfrazar una acción bélica ofensiva) pretendía reconfigurar el mapa geopolítico del orbe por la vía militar, como parte sustancial, complementaria, de una economía de grandes áreas que lleva a la incautación de “espacios vitales”, al margen del derecho internacional y la soberanía de los demás estados. Bush recuperó el aspecto antijurídico y, en ese sentido, el culto a lo arbitrario propio de la ideología fascista: la ley y la regla es el mandato del amo mundial.

Sin embargo, la elección de Sadam Hussein como “monstruo de tipo ideal” −al frente de un país “enano” previamente desarmado por Estados Unidos y sus aliados con el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU−, exhibieron las limitaciones de la superpotencia militar. La teoría del exorcismo (del villano a exterminar), como elemento sustitutivo para superar el síndrome del 11 de septiembre, reveló la construcción de enemigos insignificantes a ser sometidos mediante “actos de guerra simbólicos” (Todd). Pero la cacareada estrategia de “choque y pavor” ya no asustaba a sus antiguos aliados de Francia, Alemania y el Vaticano, que tomaron distancia ante el “caos” introducido por Bush en las relaciones internacionales. Immanuel Wallerstein auguró entonces que el imperio estaba acelerando su declive.[138] El banquero especulador George Soros describió la búsqueda de la supremacía estadounidense como un proceso de boom-desplome, y adelantó que como en el mercado accionario, la “burbuja” podía reventar con devastadoras consecuencias. A su vez, Emmanuel Todd observó como síntoma del declive, un imperio depredador en decadencia, con una economía titanic (en hundimiento), que contenía una sociedad sin cohesión y en “trance”. Un imperio cuyo “micro-militarismo teatral” desesperado, contra enemigos a modo, no puede ocultar ya la regresión de su “universalismo ideológico”.[139]

Embriaguez chovinista[140]

Como toda guerra de agresión imperialista, la de Estados Unidos contra Irak contuvo, entre otros, tres importantes elementos: violencia, polarización y mentira. La utilización de la violencia no es atribuible tanto a pulsiones destructivas o a personalidades psicopáticas (se ha dicho que George W. Bush expresó durante sus dos mandatos una conducta de tipo paranoide, con delirio degrandeza y mesianismo, y al respecto Gore Vidal lo describió como un “maniático”[141] que aplicó una “política sicótica”)[142] cuanto a su valor instrumental para conseguir un objetivo planificado por la fracción gobernante mucho antes de la caída de las torres gemelas: la recomposición geopolítica del planeta mediante el poder militar para garantizar la hegemonía imperial amenazada por otras potencias de Europa y Asia.

En Irak, la violencia militar de Estados Unidos quedó exhibida de manera descarnada. Toda guerra desata una maquinaria para producir muerte, mutilaciones, sufrimiento, destrucción. Supone una polarización aguda; un desquiciamiento de grupos hacia extremos opuestos. Por eso, todo acto bélico debe ser presentado a la opinión pública como una guerra justa. Pero debido a que no se pueden revelar los auténticos intereses e intenciones de quienes la promueven (por ejemplo, el holding del Grupo Carlyle, Chevron-Texaco, Arbusto Energy, Halliburton, etcétera) ni someterla a escrutinio, se necesita “fabricar un consenso” (Walter Lippmann).

page27image4009728848
page27image4009729120
page27image4009729392
page27image4009729664
page27image4009730000

Como quedó dicho antes, la principal herramienta para enmascarar la intención de los señores de la guerra es la propaganda. La refinada “ciencia” de engañar a la gente; de moldear ideológicamente a la opinión pública. La propaganda bélica −y la diplomacia de fuerza que siempre le acompaña− establece una diferenciación radical entre “ellos” y “nosotros”. Se impone un lenguaje maniqueo: amigo/enemigo. El “bueno” Bush contra el “malo” Hussein. Los rivales se contemplan en un espejo ético que invierte las mismas características y valoraciones, al punto que lo que se reprocha a “ellos” como defecto se alaba en “nosotros” como virtud. Los valores y el “sentido común” dejan de tener vigencia colectiva. La polarización supone una toma de partido exacerbada. La sociedad se deshumaniza. El “otro” se convierte en “enemigo”. Y como ocurrió en 2003 en Estados Unidos con las manifestaciones a favor y en contra de la guerra, quien no está con “nosotros” está con “ellos” y se lo tilda de “traidor a la patria”.

La propaganda, repetimos, es el principal procedimiento de acción psicológica e incluye la manipulación y el uso de la mentira intencional en el discurso público. Consiste en el empleo deliberadamente planeado y sistemático de temas, principalmente a través de la sugestión compulsiva y técnicas psicológicas afines, con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores, mediante la exacerbación del miedo y el odio en la población. En última instancia, supone cambiar las actitudes manifiestas según líneas predeterminadas. Concebido como un objetivo militar, el punto más crítico del ser humano es su mente.

Pero eso no sólo se aplica en el campo del enemigo. Para ir a la guerra, Bush y las fracciones dominantes necesitaban alcanzar la mente de la ciudadanía estadunidense con el fin de fabricar un consenso aprobatorio. Los atentados terroristas del 11 de septiembre fueron la excusa para construir una visión “confabulatoria” de la realidad. Exhibida la vulnerabilidad del imperio, herido el orgullo nacional, se generó en la sociedad un sentimiento de miedo, dolor, humillación, frustración y venganza. Los expertos enguerra psicológica trabajaron sobre ese estado de ánimo colectivo. Mediante una labor de “ingeniería social” se buscó convertir al hombre y la mujer concretos en seres indefensos ante una presión propagandística planificada. Se reforzó la“sugestibilidad”, la psicosis de una masa golpeada, y se logró transformar la ansiedad, el temor y la impotencia de la sociedad, en peligro y amenaza vitales de tipo permanente. Se construyó un cliché capaz de provocar en el auditorio emociones (miedo, abominación) y adhesión incondicional al sistema: la figura del “enemigo terrorista” (Bin Laden, Al Qaeda) que acecha cada día a la nación.

Se puso al país en guardia contra la “conspiración” de los de afuera. Los nuevos “bárbaros” que querían destruir la “democracia occidental” y acabar con el “mundo libre”. El terrorismo se personalizó en el Islam y el mundo árabe. Se enfrentó al “Dios bueno” de Bush con el “Alá malo” de los islámicos. En base a la desconfianza y el temor se tejió una forma de relación predominantemente defensiva −que en realidad es ofensiva−, que llevó a la imposición-aceptación de una Ley Patriótica totalitaria, con algunos rasgos de corte nazifascista.

Se recurrió a la “distracción”. Al pan y circo que fomenta el “escapismo” de los problemas reales, como el fraude electoralbananerode Bush, la quiebra escandalosa de corporaciones

(Enron), la recesión, el desempleo. Se sembró desinformación: la invención de información falsa o la fabricación artificial de los “acontecimientos” (dos componentes básicos de la propaganda). Después, en un acto de prestidigitación, con la complicidad mercenaria de los medios de difusión masiva −y su “autocensura patriótica”− se trucó al “enemigo” identificable. La magia funcionó. Se esfumó Bin Laden y apareció Saddam Hussein, con sus armas de destrucción masiva y todos los demás atributos que contiene el sujeto satanizado: dictador sanguinario, cruel, cobarde, traicionero, irracional, malintencionado, falaz. La absoluta negatividad. En una palabra: inhumano.

Simplemente, la persuasión y la manipulación ideológicas cambiaron de “árabe”. En base a repeticiones y exageraciones, los propagandistas explotaron el sentimiento nacional patriótico. Se atizó la embriaguez chovinista. Reaparecieron el destino manifiestoy otros mitos y exaltaciones retóricas. Bush, el gran gesticulador, se envolvió en un mesianismo fundamentalista ad hoc.Sembró en la población la disposición al sacrificio. Y finalmente obtuvo el “consenso” que necesitaba para embarcarse en otra guerra de conquista imperial. De la primera fase de muerte y destrucción, se pasaría después a la de los negocios de la reconstrucción… hasta la próxima guerra.

Los nuevos nazis

Como sostuvo entonces el filósofo italiano Giorgio Agamben, bajo la fachada de su guerra al terrorismo −y al igual que Israel en los territorios árabes ocupados−, la administración Bush “le está imponiendo al mundo un estado de excepción comparable a la Ley de Empoderamiento de Hitler de 1933”, en alusión a los poderes extraordinarios concedidos por el Congreso al inquilino de la Casa Blanca en septiembre-octubre de 2001.[143]

Agamben no fue el único que encontró cierto tufo nazifascista en la doble política bushista basada en una concentración del poder corporativo en casa y un imperialismo agresivo en ultramar. Algunas voces en Estados Unidos pensaron lo mismo. Por ejemplo, Sheldon Wolin, constitucionalista moderado y profesor emérito en ciencias políticas de la Universidad de Princeton. Según Wolin, autor de un artículo de sugerente título: “Totalitarismo invertido”,[144] la guerra de agresión a Irak “está oscureciendo el cambio de régimen que se está produciendo en la Homeland” (definición de Patria utilizada por Bush en oposición maniquea a Alienland o los extranjeros y territorios de afuera). Para Wolin, en el marco de la contradicción democracia- totalitarismo, Estados Unidos se estaba moviendo “hacia un régimen totalitario”. Eso se reflejaba en el uso de un lenguaje con eje en los términos “imperio” y “superpotencia”, mismos que “simbolizan con precisión la proyección del poder estadounidense en el exterior”, lo que al mismo tiempo “oscurece” las “consecuencias internas”.

Parecía evidente, entonces, que el grupo que se había apoderado de la Casa Blanca estaba recurriendo al estado de excepción para encubrir sus verdaderos objetivos de dominio y control local y mundial. Era lo que sugirió Agamben en un artículo publicado por el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung: “¿Qué sucedería si la mayor potencia militar del mundo entrara en una dinámica de tipo tal (en alusión a la Orden para la protección del pueblo y

page29image4013296656
page29image4013296928

del Estado que canceló las libertades en la República de Weimar), donde el derecho es suspendido y de manera continua y preventiva es librada la guerra con base en requerimientos de ‘seguridad nacional’ e ‘internacional’, y sobre lo cual nadie estaría en posición de juzgar?”[145]

En febrero/marzo de 1933, Hitler obtuvo poderes dictatoriales para sofocar −valga la redundancia para nada inocente− el “estado de emergencia” con un “estado de excepción”. Primero se conculcaron todas las garantías individuales. Luego, una reforma constitucional aprobada con los votos del Partido Obrero Alemán Nacional Socialista y del Partido Católico del Centro, concentró todos los poderes en el Ejecutivo. El estado de excepción fue votado por 441 parlamentarios; 84 socialdemócratas votaron en contra. Se pasó del Estado democrático al totalitario. En septiembre de 2001, tras los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, la californiana Barbara Lee fue la única entre 435 representantes que votó en contra de la legislación que otorgó al presidente Bush autorización para utilizar la fuerza en el marco de la nueva doctrina de Homeland Defense (Defensa de la Patria), que derivaría el 24 de octubre siguiente en la represiva Ley Patriótica que vulneró las garantías individuales de los estadunidenses.

A partir de allí, el estado de excepción −como dice Agamben− dejó de estar vinculado a una situación de “peligro o emergencia reales”; la administración Bush lo utilizó como una “técnica de gobierno”. Sheldon Wolin −veterano en la liberación de Alemania del control nazi− calificó al gobierno republicano como “un régimen despiadado”, de “fanáticos e intolerantes ideológicos”, protagonista de lo que dio en llamar un “sistema de totalitarismo invertido”: que comparte con el nazismo la aspiración de un “poder ilimitado y un expansionismo agresivo, pero cuyos métodos y acciones parecen invertidas”.[146]

Una de las “inversiones” que encontró Wolin fue que antes del ascenso de Hitler al poder, “las calles estaban dominadas por pandillas de musculosos totalitarios” (loscamisas pardas) y el último resquicio de democracia estaba en el gobierno de Weimar. De manera diferente, en Estados Unidos de comienzos del siglo XXI, “las calles están vivas” y “el peligro real yace en un gobiernodesatado”; sin limitaciones ni controles. Además, en la Alemania nazi “las grandes empresas estaban subordinadas al régimen político”, en tanto que hacia 2003 las corporaciones subordinaban a sus intereses al gobierno de Washington: es el “poder corporativo” como representante de la dinámica del capitalismo en expansión. La ciencia y la tecnología producen hoy “la pulsión totalizadora” suministrada en el nazismo por “nociones ideológicas como Lebensraum” (espacio vital).

Hitler utilizó los campos de tortura y exterminio para generar “un miedo en las sombras”. El objetivo del “terror nazi” era “movilizar” a una población ansiosa, para que se “sacrificara” por la Patria y apoyara las guerras y el expansionismo. En el territorio continental de Estados Unidos, en la era Bush, “no hay un equivalente doméstico” a los campos de concentración, pero el miedo en las sombras es producido por “los medios masivos de comunicación” y una “maquinaria de propaganda institucionalizada que utiliza los tanques pensantes de las fundaciones conservadoras”. Los medios como instrumento para promover “incertidumbre y dependencia”

page30image4013721104
page30image4013721376

entre la población. Y si el nazismo dio a las masas movilizadas un sentido de “poder colectivo”, en el totalitarismo invertido de Washington “se promueve la futilidad colectiva”; la estadounidense es una sociedad “políticamente desmovilizada”.

Lo que estaba en juego, escribió Wolin, era la transformación de una “sociedad tolerantemente libre”, en una variante “de los regímenes extremos (totalitarios)” del siglo XX. Eso en lo interno. Y como apuntó el académico Stephan Hasam, a escala planetaria se pretendía imponer un “estado de excepción” propio de la doctrina de seguridad nacional, el esquema ensayado por Washington en América Latina en los años setenta, vía las dictaduras militares del Cono Sur que instrumentaron el Plan Cóndor para la cazay desaparición de disidentes políticos en la geografía subregional.[147] Lo que dio paso a una forma de terrorismo de Estado que asumió algunos rasgos similares al de los regímenes nazifascistas clásicos. Huérfano de intermediarios, al irrumpir el nuevo siglo Estados Unidos asumía la tarea de aplicar el terrorismo de Estado a escala global.

El sonado mea culpa del NYT

Sin duda, 2003 no iba a ser el año más glorioso en la historia de los medios de prensa estadunidenses. Según el historiador Alan Brinkley, decano de la Universidad de Columbia, célebre por su escuela de periodismo, se asistía a una “domesticación” de los medios, como parte de un fenómeno estructural, no transitorio.[148] Una vez más, como en los tiempos de McCarthy, Nixon y Reagan, los medios de difusión habían sido víctima de manipulaciones y presiones gubernamentales, y dejando a un lado la crítica habían “calentado” a la opinión pública con su patriotismo a ultranza.

Uno de los principales promotores del “miedo en las sombras” del que hablaba Wolin había sido el venerable The New York Times, el diario donde el legendario Abe Rosenthal solía apuntalar sus arengas sobre ética periodística con una frase lapidaria: “En este negocio, sólo hay una cosa que se puede hacer cuando uno se equivoca: sacarlo a la luz tan pronto como se pueda”.

La anécdota había sido narrada por el ex editor del periódico, Howell Raines, quien había tenido que renunciar en diciembre de 2003 como consecuencia del escándalo Jayson Blair, que hace alusión al periodista que durante meses publicó decenas de artículos basados en plagios e inventos.[149] Sin embargo, su sucesor, Bill Keller, tampoco tomó en cuenta el consejo del viejo Rosenthal, a pesar de las crecientes críticas de otros medios como The Nation, Slate, The Columbia Journalism Review y The American Journalism Review, sobre la cobertura del NYT respecto de las presuntas armas de destrucción masiva (ADM) en Irak. El diario neoyorquino demoraría un año en aceptar un sonoro mea culpa.[150]

En su edición del 26 de mayo de 2004, en la página 10, en un artículo firmado por “los editores”, el Times admitió que varias notas de su cobertura sobre los prolegómenos de la invasión y la primera fase de la ocupación, no habían sido revisadas de manera “rigurosa”, y que información controvertida había sido “insuficientemente” evaluada o puesta en duda. En particular, los artículos problemáticos tenían que ver con las ADM y los presuntos vínculos de

page31image4010187824
page31image4010188096
page31image4010188368
page31image4010188640

Sadam Hussein con Al Qaeda y el terrorismo.[151] Todos compartían un denominador común: sus fuentes habían sido un grupo de informantes iraquíes, desertores y exiliados, directamente interesados en un “cambio de régimen”, encabezados por el no menos polémico Ahmad Chalabi, quien proveía información a The New York Times “desde 1991” y que era, también, uno de lospersonajes “preferidos” del ala dura de la administración Bush y las agencias de inteligencia (recibía 300 mil dólares al mes de la CIA),[152]cuya credibilidad había sido duramente cuestionada desde comienzos de la invasión.

En una muestra de aparente ingenuidad que, por cierto, cuestionaba la tan pregonada profesionalidad del Times, los editores anotaron que el tema “se complicaba” para los periodistas, porque las informaciones eran “confirmadas por oficiales de Estados Unidos convencidos de la necesidad de intervenir en Irak”. El diario se negó a echarle la culpa a un reportero en particular yatribuyó más responsabilidad a los editores, que debieron ser más “escépticos” en lugar de apresurarse a “ganar el scoop (la primicia informativa)”.

Las reacciones no se hicieron esperar. Para el analista de medios William E. Jackson Jr., el mea culpa había llegado tarde y mal, porque la carta editorial apareció perdida en la página 10, sin llamado de portada y sin hacer referencia alguna a Judith Miller, reportera estrella ganadora del premio Pulitzer y corresponsal de asuntos de inteligencia, quien “escribió o coescribió cuatro de los seis reportajes más conocidos citados por el Times”.[153]

Según Jackson Jr., Miller no era una novata en el oficio y debió haber protegido alTimes de los evidentes conflictos de interés. Sin embargo, usando como fuente a Chalabi y sus supuestos vínculos con funcionarios del Pentágono, hizo pensar al lector “que no había dudas de que había ADM en Irak antes de la guerra, así como que serían descubiertas durante la guerra o poco después de la invasión”. Pero sobre todo le “sorprendió” que la nota editorial con la rectificación del diario no reconociera plenamente que “el Times, como institución, permitió que se volviera indistinguible la diferencia entre las afirmaciones de la administración Bush y los propios reportajes del periódico”. Para Jackson Jr., el diario líder de los medios estadunidenses nunca reconoció su “responsabilidad” en el camino hacia la guerra.

Antes de que el Times admitiera sus pifias, Michael Massing había dirigido duras críticas a la cobertura del periódico, en particular al trabajo de Miller, atribuyendo “la sumisión de la prensa” al “clima político nacional” y a la habilidad de la administración Bush para “controlar el flujo de información”.[154] En un extenso artículo en The New York Review of Books, de febrero de 2004, Massing dijo que el gran problema de la prensa estadunidense era su mentalidad de “manada”: una tendencia orgánica a no discrepar demasiado del consenso prevaleciente.

Otro que había cuestionado con anticipación el trabajo de Miller, Gordon y el editorialista del NYT, Thomas Friedman, fue el novelista Naief Yehya, quien ya en 2003 había señalado que “habría que ser muy ingenuo” para pensar que los editores del Timescreyeran las historias de Miller o “consideraran legítima su docilidad ante los dictados del Pentágono”. Según él, era inevitable “sospechar que la dirección misma (del periódico) fue su cómplice al tolerar la manufactura no sólo de una noticia, sino de una campaña con importantes repercusiones

page32image4011657296
page32image4011657568
page32image4011657840
page32image4011658112

políticas”.[155] Luego de la disculpa pública del Times en 2004, Yehya escribió que las “mentiras” publicadas por Miller en el diario, no habían sido sutiles ni ambiguas sino “reportajes histéricos y contundentes” de disidentes anónimos que juraban ser ingenieros nucleares, químicos o bacteriológicas de Hussein, o bien pretendían ser militares que habían entrenado terroristas en el uso de armas de destrucción masiva.[156] Todos resultaron ser socios, familiares y cómplices de Chalabi.

Por su parte, Howard Kurtz, el crítico de medios del Washington Post, consideró que el mea culpa del Times había llegado “un año demasiado tarde”. El WP debía saberlo, porque en abril de 2003 había retomado la fábula del Pentágono sobre la “heroica” soldado Jessica Lynch. El diario, un icono en la zaga del escándalo de Watergate y la dimisión de Richard Nixon, la levantó a la estatura de leyenda cuando reportó que se defendió a muerte antes de caer en manos iraquíes, donde permaneció bajo custodia hasta ser rescatada por un comando de elite del ejército estadunidense. En realidad, la joven había estado inconsciente todo el tiempo y su “liberación” fue un montaje propagandístico en tiempos de guerra; así lo reconoció el diario en un reportaje de seguimiento.[157] Una vez más, el patriotismo había matado a la ética. Tres meses después del mea culpa del NYT, el editor del Post, Leonard Downie, reconoció su error en primera plana.[158]

Otro caso singular fue la renuncia forzada de Jack Kelley, corresponsal estrella deUSA Today, el segundo diario de mayor circulación en Estados Unidos. En marzo de 2004, el diario del imperio mediático Gannet acusó a Kelley −cinco veces aspirante al premio Pulitzer− de haber fabricado al menos ocho historias en un periodo de seis años, mentido abiertamente en notas de portada y utilizado párrafos plagiados de otros medios sin citar fuentes.[159] La editora en jefe, Karen Jurgensen y otros dos editores dimitieron un mes después.[160]

Otra baja, pero con distinto fundamento, había sido el despido del legendario corresponsal de guerra de origen neozelandés, Peter Arnett, de las cadenas de televisión NBC y MSNBC y del National Geographic Explorer. Durante una entrevista con la televisión oficial iraquí, Arnett −ganador del premio Pulitzer en 1966 por su cobertura de la guerra de Vietnam y quien recobrara fama por sus trabajos para CNN durante la primera guerra del Golfo− criticó la estrategia militar del Pentágono para la toma de Bagdad y fue despedido el 31 de marzo de 2003. Neal Shapiro, presidente de NBC, consideró incorrecto que Arnett hiciera declaraciones a una televisora “controlada por el Estado (iraquí), especialmente en tiempo de guerra”.[161] Ese fue su Waterloo, y así lo contó después el propio Arnett en el periódico británico Daily Mirror.[162]

Caso Plame: ¿Vendetta de la Casa Blanca?

No eran los mejores días del periodismo estadunidense. Sin embargo, la zaga del caso Miller no acabaría allí. El 30 de mayo de 2004, el representante de los lectores delNew York Times, Daniel Okrent, volvería sobre el tema en una nota titulada “¿Armas de destrucción masiva o de distracción masiva?”. Según Okrent, los editores delNYThabían brindado una inadecuada

page33image4014147760
page33image4014148032
page33image4014148304
page33image4014148576
page33image4014148912
page33image4014149184
page33image4014149456
page33image4014149728

explicación de las razones y prácticas que condujeron “cuesta abajo” al diario.[163] Para él, la falla no había sido individual sino institucional. Entre los factores que enumeró como fuente de los errores en la cobertura de la invasión a Irak, citó la ansiedad por las primicias, el “síndrome de la primera plana” y el uso de fuentes anónimas.

Okrent reconoció que muchos artículos nunca habrían sido impresos de tener que identificar la fuente. Al respecto, dijo que el periódico debía convencer a sus lectores por qué creía que la fuente que no identificaba le estaba diciendo la verdad. Y añadió que la respuesta automática del editor “no estamos confirmando lo que la fuente dice, sólo lo estamos consignando”, únicamentecorrespondía a planteos hechos on the récord, porque aplicada a la información proveniente de fuentes anónimas constituye “una licencia para mentir”.[164]

El tema de las fuentes y la confidencialidad cobrarían nuevo brío a comienzos de 2005, a raíz de la investigación del fiscal federal especial, Patrick Fitzgerald, sobre la filtración periodística de la identidad de la agente encubierta de la CIA, Valerie Plame, dos años antes. El 15 de febrero, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos anuló el derecho de mantener confidenciales las fuentes de reporteros en una investigación criminal federal.[165] El fallo de los jueces estableció que la Primera Enmienda (de la Constitución, sección que se refiere a la libertad de expresión) no “privilegia” ese secreto profesional. La resolución estaba destinada a rechazar el argumento de dos reporteros, Matthew Cooper, de la revista Time y Judith Miller, del New York Times, que se habían negado a revelar al fiscal Fitzgerald quién o quiénes les habían proporcionado la información sobre Palme.

De acuerdo con la Ley de Protección de las Identidades de Inteligencia de 1982, la puesta al descubierto de la identidad de un agente clandestino de manera intencional, constituye un delito serio, punible con una multa y/o prisión. La pena es mayor si el oficial exhibido forma parte del Directorio de Operaciones (DO) y trabaja como agente infiltrado.

La identidad de Valerie Plame había sido revelada por el comentarista conservador Robert Novak, en una columna publicada el 14 de julio de 2003, en la cual citó como fuente a “dos altos funcionarios” gubernamentales. Todo apuntaba al círculo íntimo de Bush en la Casa Blanca. Lo curioso es que Judith Miller, objeto de las indagaciones del fiscal Fiztgerald, investigó el tema pero nunca escribió una línea sobre el asunto.

En realidad, el origen del escándalo habían sido 16 palabras (en la frase en inglés) pronunciadas por Bush en su informe sobre el “estado de la nación”, el 28 de enero de 2003, cuando afirmó que “el gobierno británico se ha enterado de que Sadam Hussein buscó recientemente cantidades significativas de uranio en África”.[166] El 6 de julio siguiente, el esposo de Plame, embajador (retirado) Joseph Wilson, publicó un artículo de opinión en The New York Times, titulado “Lo que no encontré en África”, donde reveló que en febrero de 2002 había sido enviado a Níger, siguiendo instrucciones del vicepresidente Dick Cheney a la CIA, para investigar si Irak estaba intentando comprar uranio yellowcakepara un programa de armas nucleares. La orden de Cheney tenía como base información de inteligencia “buena y confiable”, contenida en documentos con membrete del gobierno de Níger. Pero a su regreso a Washington Wilson reportó

page34image4014585232
page34image4014585504
page34image4014585776
page34image4014586048

que las versiones sobre el plan nuclear de Hussein carecían de fundamento. El artículo provocó una tormenta política en la Casa Blanca, ya que Wilson dijo que se sentía obligado a revelar su viaje secreto a la ex colonia francesa en el corazón del África, porque Bush había incluido la acusación contra el régimen de Hussein en un discurso público en cadena nacional, a pesar de que sabía que no existían pruebas.

Para entonces, a pesar de que un año antes, el 7 de marzo de 2002, el jefe de la AIEA, Mohammed El Baradei había informado al Consejo de Seguridad de la ONU que los documentos de Níger eran falsos, éstos se habían convertido en el caballo de batalla de la administración Bush para justificar la invasión a Irak, que se insinuaba ya como un desastre prolongado y mal planeado.[167] Cheney, Rice, Rumsfeld, Powell, Wolfowitz y hasta el propio Bush habían lanzado una intensa campaña de relaciones públicas donde insistieron, testimoniaron y juraron que tenían inteligencia confiable, creíble y verificada, que indicaba que Saddam Hussein estaba a punto de fabricar armas de destrucción masiva a partir de la adquisición de “torta amarilla” en Níger.

En tales circunstancias, el anticlimático Wilson puso en una situación embarazosa al gobierno, porque advirtió que Bush y su entorno estaban “mintiendo” de manera consciente a la población estadunidense sobre los motivos de la invasión a Irak. “¿En qué otras cosas podrían estar mintiendo?”, preguntó Wilson.

En medio de la controversia, el 14 de julio de 2003 apareció la columna de Robert Novak en el Chicago Sun Times y otras publicaciones, donde reveló: “Wilson nunca trabajó para la CIA, pero su esposa, Valerie Plame, es una operativa de la Agencia para temas de armas de destrucción masiva. Dos altos funcionarios del gobierno me dijeron que la esposa de Wilson sugirió que loenviaran a Níger a investigar…”. De inmediato, la divulgación de la identidad de Plame que terminó con su carrera de espía encubierta, fue vista como una vendetta política de la Casa Blanca contra Wilson. En lugar de emprender la retirada, Wilson pasó a la ofensiva. En septiembre, en diversos editoriales y entrevistas, denunció de manera exhaustiva el uso criminal de los documentos falsos por la administración Bush y las mentiras de Cheney sobre la “misión” en Irak.

La CIA y los papeles falsos de Níger

Para entonces, el origen de los documentos de Níger era motivo de múltiples interpretaciones. Según un despacho de Associated Press del 13 de julio, los papeles falsificados habían sido entregados por fuentes desconocidas a una periodista delCorriere della Sera, que los puso en manos del Sismi (servicio de inteligencia italiano), que a su vez los canalizó a la embajada de Estados Unidos en Roma. Una versión similar fue manejada por Seymour Hersh en The New Yorker. Según ambas, los documentos fueron fabricados no más de tres meses y medios después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Pocos meses antes del despacho de AP, el 8 de marzo de 2003, The Washington Post había presentado una historia diferente. Citando “círculos informados”, el diario señaló que los documentos falsificados contenían “errores burdos” y habían sido entregados a inspectores de la ONU por Gran Bretaña. La información agregaba que la CIA también había obtenido los

page35image4012721536

documentos, y tras una exhaustiva revisión dudaba si “eran exactos”, por lo que decidió no incluirlos en su archivo sobre el programa de Irak para obtener armas de destrucción masiva. En un artículo complementario, el 13 de marzo, The Washington Post citó a un “alto funcionario”, que dijo que estaban tratando de determinar si los documentos habían sido falsificados para tratar de“influenciar” la política de Estados Unidos, o “como parte de una campaña de desinformación dirigida por un servicio de inteligencia extranjero…”

Un dato que pasó casi desapercibido entonces, había sido consignado en otro despacho de AP del 14 de marzo de 2003, pocos días antes de la invasión a Irak: Jay Rockefeller, el más importante demócrata en el Comité de Inteligencia del Senado y miembro de la dinastía petrolera vinculada a la Standar Oil, había solicitado una investigación al FBI sobre el origen de los documentos de Níger. Dos días después, elBoston Globe informó que el senador trataba de determinar si funcionarios de la administración Bush habían falsificado los documentos para obtener apoyo ciudadano y del Congreso para la invasión a Irak.[168] Finalmente, la eliminación de las ADM fue la base exclusiva para que el Congreso le aprobara a Bush el recurso de la fuerza.

Otro bombazo informativo fue lanzado por Seymour Hersh en un artículo publicado en el New Yorker, titulado “The Stovepipe”. Citando a un antiguo alto oficial de la Agencia Central de Inteligencia, Hersh escribió que “alguien” había permitido de manera deliberada, que “algo falso” fuera introducido en los papeles atribuidos al gobierno de Níger. Según su fuente, los documentos fraudulentos habían sido confeccionados por un pequeño grupo de agentes clandestinos retirados de la CIA.[169]

La versión de Hersh llevó a Michael C. Rupper, director de From The Wilderness Publications, a consignar que la CIA “se estaba defendiendo”. Según él, “se trataba de una bien orquestada operación clandestina a largo plazo, exactamente lo que la CIA hace en todo el mundo”. ¿Pero de qué o quién se defendía la CIA? De acuerdo con Ruppert, de los daños que, con la invasión a Irak, los neoconservadores que rodeaban a Bush estaban ocasionando a las grandes corporaciones y los banqueros de Wall Street. De allí que el director de la Agencia, George Tenet, hubiera advertido a Bush que no utilizara los documentos de Níger, argumentó Ruppert.[170]

Según Ruppert, la filtración de Novak no sólo había puesto al descubierto la identidad de Plame sino también la de la compañía pantalla que le servía de cobertura, Brewster, Jennings & Associates, vinculada a la American Oil Company (ARAMCO), el mayor grupo petrolero del mundo, propiedad de la familia real saudí. La Brewster Jennings era lo que en la jerga de la comunidad de inteligencia se conoce como Coberturas No-oficiales (NOCs), y por definición Plame era una NOC en un país de importancia estratégica para Washington. Pero a diferencia de otras NOCs que temen quedar al descubierto por la represalia de gobiernos hostiles, ella había sido destruida debido a una “venganza personal” por alguien dentro de la Casa Blanca,[171] lo que fue visto dentro de La Compañía como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos. Esa sería la razón, a su vez, por la cual el fiscal Fitzgerald había ordenado a sus investigadores que interrogaran al presidente Bush sobre la filtración del nombre de la agente Plame. Si Bush supo de la revelación del nombre de la agente encubierta a periodistas en un intento por desacreditar a su

page36image4015043472
page36image4015043744
page36image4015044016
page36image4015044288

esposo, crítico de su administración, y no actuó para impedirlo, podía haber incurrido en una acción criminal.

Judy Miller: ¿De heroína a villana?

En ese contexto, el caso Plame envolvería en una suerte de tragedia griega a dos poderosos “cerebros” de la Casa Blanca, Kart Rove, considerado el principal artífice de la reelección de Bush y Lewis Libby, jefe de equipo del vicepresidente Dick Cheney. Según la revista Newsweek, Rove había sido la fuente que había revelado información clasificada (la identidad de Plame) al reportero de Time, Matt Cooper.[172] La versión, con base en el testimonio de dos abogados del caso, estaba contenida en correos electrónicos y anotaciones en la libreta de Cooper, donde aparecía el nombre del principal asesor político de Bush, y habían sido enviados por la revistaTimeal Gran Jurado, luego de que Rove liberara al reportero del acuerdo de confidencialidad. El testimonio de Cooper le evitó purgar 120 días de cárcel y mil dólares diarios de multa.

Su colega Judith Miller no corrió la misma suerte. El 6 de julio de 2005, la corresponsal de The New York Times especializada en seguridad nacional y Medio Oriente, comenzó a cumplir una condena de cuatro meses por desacato en una celda del Centro de Detención Alexandria, en el estado de Virginia, por desafiar la orden judicial de divulgar ante un Gran Jurado el nombre del funcionario que había destapado la identidad de Plame.[173] En la corte, Miller, de 57 años, se acogió al derecho a la desobediencia civil. Con voz entrecortada, dijo: “Si no se puede confiar en los periodistas para garantizar la confidencialidad, los periodistas no pueden funcionar y no puede haber prensa libre”. Luego, dirigiéndose al magistrado, añadió: “No quiero ir a la cárcel y espero que no me envíe. Pero creo que no tengo otra opción”. El juez federal Thomas Hogan rechazó su argumento y consideró que la fuente anónima de Miller “potencialmente cometió un crimen”.[174]

Lo paradójico del caso fue que mientras el columnista Robert Novak, quien dio a conocer el nombre de Plame, estaba libre, la reportera del NYT, que habló con su fuente pero no publicó nada sobre la agente de la CIA, compartía ahora el penal con el supuesto “aeropirata número 20” del 11/S, Zacarías Moussaiou.[175] No obstante, en la coyuntura, hubo quienes sugirieron que la laureada reportera del Times, quien había escrito una serie de artículos sobre el supuesto arsenal nuclear iraquí, podría estar buscando el medio para componer su dañada reputación.[176]

Miller pasó 12 semanas en prisión. El 29 de septiembre de 2005 fue liberada tras recibir lo que ella misma describió como “luz verde” de parte de su fuente, que le dijo que no estaba atada a ningún compromiso de confidencialidad con él.[177] Un día después rompía el silencio ante un Gran Jurado y quedaba identificada la fuente que había protegido a costa de perder su libertad: Lewis Scooter Libby,[178] jefe de gabinete del vicepresidente Cheney.

Neoconservador de pura cepa egresado de Yale, coautor con Paul Wolfowitz de un documento de política pro guerra elaborado para su jefe en el Departamento de Defensa, Dick Cheney, poco después de la primera guerra del Golfo en 1992, Libby fue miembro fundador del

page37image4016299360
page37image4016299632
page37image4016299904
page37image4016300176
page37image4016300512
page37image4016300784
page37image4016301056

Proyecto por un Nuevo Siglo Americano (PNAC, por sus siglas en inglés), en 1997, durante el gobierno de Clinton, cuando muchos republicanos del ala dura estaban fuera de la política. El PNAC promovió una política exterior neoreaganeana basada en el fortalecimiento militar y la claridad moral, y se planteó como finalidad estratégica dominar las reservas energéticas de Medio Oriente. Cuando Cheney llegó a la titularidad del Pentágono con Bush, Libby se convirtió en el líder de su equipo. Cheney fue el primer vicepresidente que tuvo su propio Consejo Nacional de Seguridad, compuesto porhalcones radicales. En esa posición, Libby se convirtió en el alter ego del vicepresidente de Estados Unidos; a tal punto fue así, que los comentaristas en Washingtonllegaron a definirlo como “el Dick Cheney de Cheney”. Pero ahora Libby estaba en problemas, ya que podía ser responsabilizado por la fiscalía que investigaba el caso Plame de los delitos de conspiración, obstrucción, perjurio, declaración falsa y divulgación de informes clasificados.[179]

A su salida del tribunal tras testificar por más de tres horas ante el jurado del fiscal Fitzgerald, Miller dijo que había pasado 85 días en prisión por su “convicción” sobre la importancia de preservar la relación confidencial que los periodistas tienen con su fuente.[180] Su proyección como una heroína que se sacrificó por la causa de la libertad de expresión, había sido ponderada e impulsada por los directores de The New York Times y otros medios y organizaciones de derechos civiles en Estados Unidos y el mundo occidental. Incluso, un grupo de figuras iberoamericanas, entre quienes se encontraban Jesús de Polanco, director del Grupo Prisa, que edita el diario español El País; el presidente del Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega; el vicepresidente de TV Globo de Brasil, Joao Roberto Marinho; el magnate de los medios de difusión venezolano, Gustavo Cisneros; el ex presidente del gobierno español, Felipe González, y el ex canciller mexicano Jorge Castañeda, publicaron un desplegado de media plana enThe New York Times, titulado “¡Gracias, Judith Miller!”. En él afirmaban que las “nobles acciones” de la reportera del Times merecían el respeto de los “amantes de la libertad en todas partes”.[181]

Sin embargo, su alegato y profesionalismo fueron descalificados por algunos colegas del NYT y del gremio periodístico, que si bien estuvieron a favor del principio de proteger fuentes confidenciales, la identificaron como ariete de la estrategia de propaganda de Bush para promover la invasión a Irak y no como una defensora de la libertad de expresión. Gabriel Moyssen, por ejemplo, se refirió al “confuso esfuerzo por lavar su conciencia en The New York Times”. Según Moyssen, lejos de ser una mártir del periodismo, Miller había cobrado fama como “gatillera de los neocons”, al propalar en elNYT, sin ningún pudor, otras mentiras que allanaron el saqueo al país árabe, como las armas de destrucción masiva, prestándose a la manipulación de, entre otros, Ahmed Chalabi, apátrida a sueldo de la CIA y en ese momento vicepremier interino iraquí.[182]

A su vez, Frank Rich, columnista de The New York Times, argumentó que el asunto Rove/Libby venía a revelar no sólo “una pequeña conspiración de venganza” contra un crítico del gobierno de Bush, sino que más bien exhibía “la gran conspiración” de los jefes de ambos, el presidente Bush y el vicepresidente Cheney, para llevar a Estados Unidos a la invasión a Irak bajo“pretextos inventados”.[183] Según Rich, esa conspiración había iniciado en agosto de 2002, cuando la administración Bush organizó algo llamado “Grupo Irak de la Casa Blanca”, integrado por Rove, Libby, el entonces jefe de gabinete Andrew Card, la ahora secretaria de Estado,

page38image4017400800
page38image4017401072
page38image4017401344
page38image4017401616
page38image4017401952

Condoleezza Rice y las asesoras presidenciales de relaciones públicas, Karen Hughes y Mary Matalin, con un solo objetivo: vender una guerra contra Irak al público estadunidense.[184]

La “estrategia de mercadeo” se había lanzado en septiembre de 2002, unos seis meses antes de la invasión, escribió Rich, con una serie de declaraciones de altos funcionarios de gobierno que enfatizaron el tema de las presuntas armas de destrucción masiva en poder de Hussein. Para “vender” el uso de la fuerza en Irak, el vicepresidente Cheney había presentado como “prueba” de la existencia de ADM, notas periodísticas enThe New York Times reporteadas por Judith Miller. Esa retórica alarmista había sido incluida, después, en el discurso a la nación del presidente Bush, de enero de 2003, y se convirtió en escándalo cuando el embajador Wilson denunció los engaños y manipulaciones de la Casa Blanca.

El mismo día que apareció publicado el artículo de Rich, en un memorando por correo electrónico al personal de The New York Times, el redactor en jefe, Bill Keller, señaló que Judith Miller había “engañado” al responsable de la oficina del periódico en Washington, Phil Taubman, sobre su participación en el affaire Plame. Según Taubman, a finales de 2003 la reportera le dijo que no había sido una de las destinatarias de información confidencial acerca de la identidad de la agente de la CIA.[185] De acuerdo con su versión, Miller admitió que el asunto del ex embajador Wilson y su esposa Valerie había surgido de un comentario “casual” con funcionarios del gobierno, pero que ella no había participado “en un esfuerzo organizado para divulgar información” en contra de la pareja. “Parecería que Judy engañó a Phil Taubman sobre el alcance de su participación”, dijo Keller en su mensaje. “Ese sólo hecho hubiera sido suficiente para investigar con mayor profundidad”. En respuesta, Miller dijo que las críticas de Keller eran “gravemente inexactas”.[186] Pero reconoció que se había “equivocado completamente” sobre las ADM. No obstante, lo justificó así: “Cuando tus fuentes están equivocadas, tú te equivocas”.[187]

Su argumentación provocó ira en otros reporteros de investigación, quienes señalaron que la tarea del periodista es no confiar de manera exclusiva en fuentes que tienen intereses políticos obvios en un asunto. El caso Chalabi, enemigo de Hussein, privilegiado por los neoconservadores de la Casa Blanca y del Pentágono, y fuente clave de Miller, a quien suministraba información falsa, era muy claro. También le cuestionaron haber identificado a Libby en una de sus notas como “un ex funcionario legislativo” (dado que en algún momento había trabajado en el Capitolio). Mediante esa fórmula, Miller había encubierto que su fuente era nada menos que la mano derecha del vicepresidente Cheney. Una columnista del New York Times, Maureen Dowd, escribió un artículo devastador sobre Miller, bajo el título “Mujer de destrucción masiva”. Allí dijo que las notas de su colega sobre las ADM “fueron demasiado bien hechas a la medida del argumento a favor de la guerra de la Casa Blanca”.[188]

Por su parte, el articulista Robert Scheer afirmó que el NYT y sus editores habían realizado una “cruzada pública” no sólo para “proteger” a Miller en los tribunales sino para “convertirla en heroína”, al ocultar el hecho de que ella no estaba protegiendo el derecho del público a ser informado, sino que estaba encubriendo a la administración Bush en su descarado y acaso criminalintento para “desacreditar a un silvador (whistle blower, crítico interno)”, el embajador Joseph

page39image4010649376
page39image4010649648
page39image4010649920
page39image4010650192
page39image4010650528

Wilson, quien había enfurecido al gobierno republicano al revelar la utilización de pruebas falsas para justificar la invasión.[189] Ya antes, en diciembre de 2000, Craig Pyes, ganador del Premio Pulitzer, había enviado un memorando a editores del Times, donde desistía de trabajar junto con Miller en un reportaje sobre la red Al Qaeda, argumentando que “no confío en su trabajo, su juicio, o su conducta”. Pyes, quien en el momento de la excarcelación de Miller trabajaba en Los Ángeles Times, criticó el borrador de la nota redactada por su colega como “poco más que estenografía de fuentes gubernamentales durante varios días, llena de afirmaciones no comprobadas y fallas de hecho”.[190]

Scooter Libby, chivo expiatorio

Por esos días, mientras el desbarajuste de Miller y su falta de ética profesional exhibía el enredo interno de los editores del Times, una eventual acción legal del fiscal Fitzgerald en contra de la Casa Blanca podría significar el principio del fin de la administración Bush. Inclusive, en el marco de las críticas por las distorsiones de “inteligencia” y los engaños y manipulaciones sobre la desastrosa invasión a Irak, surgía una creciente división en la cúpula política republicana. El final del silencio por lealtad pareció llegar cuando el coronel Lawewnce Wilkerson, brazo derecho del entonces secretario de Estado, Colin Powell, denunció que el secretario de Defensa Rumsfeld y el vicepresidente Cheney habían creado una “camarilla” que tenía secuestrada la política exterior de Estados Unidos.[191] Wilkerson, un marine con 31 años de carrera, quien se había desempeñado como jefe de equipo del Departamento de Estado hasta principios de 2005, advirtió que la política exterior del país estaba “destruida”. Citó como ejemplo las posiciones de Washington respecto al Protocolo de Kyoto y las Convenciones de Ginebra. El militar no era el único en romper con el gobierno. También el ex asesor de seguridad nacional de la administración Bush padre, Brent Scowcroft, cuestionó la invasión a Irak y denunció a Cheney como la “verdadera anomalía” en la Casa Blanca.[192]

El 28 de octubre, después de 22 meses de pesquisas, el fiscal especial Patrick Fitzgerald acusó de manera formal a Lewis Libby de obstrucción de la justicia, perjurio y declaraciones falsas. Fitzgerald demostró que Libby había sido el comienzo de una cadena de conversaciones telefónicas que derivó en la divulgación pública del nombre de la agente Plame a través de los medios de difusión masiva. “Después mintió, bajo juramento, repetidamente”, aseveró Fitzgerald.[193]Reveló, también, que Libby había testificado ante el tribunal que se había enterado de la identidad de Valerie Plame por el periodista Tim Russert, de NBC News y que luegocomentó ese “chisme” a otros reporteros. Pero el fiscal aseguró que la identidad de la agente de la CIA le había sido revelada a Libby por su jefe, Dick Cheney, y luego esa información circuló entre altos funcionarios del gobierno, incluyendo al vocero presidencial, Ari Fleischer, abogados del jefe del Ejecutivo, un funcionario de la CIA y un subsecretario de Estado. Con posterioridad, Libby divulgó información clasificada sobre un agente encubierto a periodistas, lo que había puesto en “peligro” la seguridad nacional de Estados Unidos.

En el curso de las pesquisas Libby había dado respuestas falsas a dos agentes del FBI que investigaban el asunto, de allí los cargos por falso testimonio; había mentido ante el Gran Jurado

page40image4011352864
page40image4011353072
page40image4011353344
page40image4011799376
page40image4011799584

sobre qué, cuándo y cómo supo acerca de la identidad de Plame (cargo de perjurio), y buscó desviar la investigación de los hechos, con lo que había obstruido a la justicia. El hecho de que Cheney fuera quien reveló a su subordinado la identidad de Plame, tras recibir la información del director de la CIA, George J. Tenet, venía a colocar al vicepresidente de Estados Unidos en medio de la crisis legal y política.[194]De inmediato se especuló que Libby, al buscar obstruir la investigación, estaba protegiendo políticamente a su jefe. Incluso, ante el anuncio de que la investigación seguiría y la eventualidad de que Cheney fuera obligado a presentarse como testigo ante el tribunal, no se descartó que Libby decidiera negociar con el fiscal y aceptara su responsabilidad total o parcial para evitar el juicio.

Las penas máximas para esos delitos, todos considerados mayores, eran de 30 años de cárcel y un millón 250 mil dólares en multas. No obstante, como en el caso Watergate y el escándalo Irán-contra, la acusación de la fiscalía no fue sobre el delito bajo investigación, sino por aparentes intentos para encubrirlo. Por su parte, el superasesor del presidente Bush, Karl Rove, evitó la acusación, pero seguiría bajo investigación.

La acusación contra Libby, quien renunció apenas le formularon los cargos, venía a colocar en tela de juicio toda la política belicista del presidente Bush y su elenco de neoconservadores a ultranza. El caso exhibía que la filtración de la identidad de Plame había sido parte de una campaña para desacreditar a opositores de la invasión a Irak, de la cual Libby había sido uno de sus “arquitectos”. Él había elaborado el documento sobre las falsas armas de destrucción masivas, que formó parte de la estrategia para “vender” la agresión y obtener el consenso del Capitolio y la ciudadanía estadunidense. También integró la famosa y ridícula presentación del entonces secretario de Estado, Colin Powell, ante la ONU y la televisión mundial, el 5 de febrero de 2003.[195]

Según el senador Harry Reid, jefe de la minoría demócrata, la acusación contra Libby era muy seria, porque venía a indicar que un alto asesor de la Casa Blanca había puesto la política enfrente de la seguridad nacional y el régimen de derecho. “El caso es más grande que la filtración de información altamente clasificada (…) tiene que ver sobre cómo la Casa Blanca de Bush fabricó y manipuló inteligencia para apoyar su argumento para la guerra en Irak y desacreditar a cualquiera que se atreviera a retar al presidente”, dijo Reid.[196] A su vez, Larry Johnson, ex analista de inteligencia de la CIA, dijo que el pueblo estadunidense se estaba dando cuenta lentamente, que “el ataque del gobierno de Bush contra Velerie y Joe Wilson fue parte de una conspiración más amplia para ocultar que nuestros líderes políticos fabricaron un argumento para la guerra”. Johnson, también ex funcionario del Departamento de Estado dedicado al antiterrorismo, agregó que Dick Cheney, Libby, Rove y otros habían preferido destruir a una oficial de inteligencia que revelar la verdad de que Estados Unidos fue a la guerra en Irak “sobre la base de mala información y decepción”. A su juicio, ese era un crimen que merecía “el castigo más serio”.[197]

Tras conocerse la acusación contra Libby, el editorial principal deThe New York Times destacó que los cargos describían “un patrón de comportamiento distintivo y preocupante

page41image4015452112
page41image4015452384
page41image4015452656
page41image4015452928

entre funcionarios de muy alto rango, incluyendo a Libby y al vicepresidente Cheney”.[198] Para el columnista Frank Rich, como en los días de Watergate, un delito menor inicial podría exhibir los abusos de poder de la “presidencia imperial” de Bush. Según Rich, el caso Libby contenía “el ADN de la Casa Blanca” y ofrecía “un mapa de la cultura de duplicidad del todo”.[199]

Sin embargo, para el influyente The Wall Street Journal no hubo crimen. Libby sólo “estaba defendiendo la política del gobierno contra un ataque político, y no cometió un delito”. Según el rotativo, el “alter ego” de Cheney había revelado la verdad sobre Wilson, porque estaba mintiendo a la prensa sobre su misión en Níger. Se trataba, pues, de “una disputa política entre un gobiernoelecto y críticos del manejo de la guerra contra el terror del presidente”. Si el fiscal Fitzgerald no podía demostrar que Libby estaba mintiendo por algún motivo nefasto, la acusación sería un intento por “criminalizar la política”.[200]En un intento por minimizar los cargos, ese sería durante días el argumento de los republicanos y de los comentaristas conservadores.

Mientras tanto, la defensa de Libby retomaría una larga tradición en los escándalos en Washington: como declaró el abogado Joseph Tate, no se podía esperar que un funcionario muy ocupado, “en medio de un frenético apuro” a raíz de “asuntos y eventos” ocurridos en “una época ajetreada de nuestro gobierno”, pudiera recordar detalles de conversaciones. Según él, el fiscal Fitzgerald estaba buscando “contradicciones” en los recuerdos de su cliente, para imputarle “declaraciones falsas”. Además, dijo, Libby era un “patriota”.[201]

Cuando el 3 de noviembre de 2005 el ex funcionario Lewis Libby se presentó ante el juez federal Reggie B. Walton en Washington, dijo: “Con respeto, su señoría, no culpable”. Su declaración de inocencia fue registrada por el juez en un proceso que duró apenas diez minutos. Después Libby fue fotografiado, se tomaron sus huellas digitales y fue liberado.[202] Quince meses después, el 6 de marzo de 2007, un jurado lo declaró culpable de perjurio y obstrucción de la justicia.[203] El ex asesor de Cheney no fue enjuiciado por la filtración del nombre de Valerie Plame en sí, sino por mentir sobre su papel en el escándalo. Igual que en el escándalo Watergate, el encubrimiento de un delito político tenía peores consecuencias que el delito mismo. El 6 de junio siguiente, el juez Walton condenó a Libby a 30 meses de prisión, 250 mil dólares en multas y dos años de libertad condicional.[204] Sin embargo, el 2 de julio de 2007, en una decisión que provocó una oleada de críticas, el presidente George W. Bush le perdonó la pena de prisión y dejó en el aire la posibilidad de concederle el perdón completo.[205] “Fue una decisión difícil”, dijo Bush. “Sentí que 30 meses de prisión eran duros”. The New York Times recordó entonces que Bush jamás había perdonado una condena a muerte cuando era gobernador de Texas. Según el precandidato presidencial demócrata Barack Obama, la gracia parcial de Bush a alguien de su círculo íntimo venía a constatar “la herencia de una administración marcada por una política de cinismo y división”.[206] El FBI ya había designado a Libby como el preso No. 28301-016, pero Bush le tiró la toalla. Ahora, Libby regresaría a su casa, limpio de polvo y paja.

Atando cabos

Más allá de las mentiras de Libby, durante el largo juicio habían quedado exhibidas las estrategias de manipulación de los medios por la Casa Blanca. Con detalle, saldrían a la luz pública

page42image4015995440
page42image4015995712
page42image4015995984
page42image4015996256
page42image4015996592
page42image4015996864
page42image4015997136
page42image4015997408
page42image4015997744

la propaganda o las mentiras del Pentágono como arma de guerra. Como consignó David Brooks en La Jornada, quedó revelada la forma cómo se decidía a quién filtrarle una nota o no, cuáles medios eran más confiables para ofrecer la versión oficial preferida, y cómo se determinaba cuándo de daba una noticia.[207] La ex directora de comunicación de Dick Cheney, Catherine Martin, ofreció detalles extraordinarios sobre cómo se decidió filtrar información a ciertos reporteros famosos del New York Times y elWashington Post, pero no a otros (con nombres y apellidos), cómo y en qué programas de entrevistas de televisión participar y en cuáles no, y cómo soltar malas noticias los fines de semana, cuando había menos atención del público.[208]

El testimonio del propio Libby brindó detalles sobre cómo filtrar fragmentos de documentos oficiales secretos para contrarrestar las críticas del embajador Wilson y otros que cuestionaron a la administración. El desmemoriado Libby sí recordó ante el juez, que le había pedido al entonces subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz (luego presidente del Banco Mundial), hacer contacto con The Wall Street Journal, para filtrar parte del National Intelligence Estimate, ya que él tenía “mejores relaciones” con ese rotativo.[209]

A modo de conclusión cabe consignar varios hechos. El 14 de diciembre de 2005, Bush reconoció y asumió toda la responsabilidad sobre los “errores de inteligencia” en torno al presunto arsenal nuclear iraquí.[210]El 6 de abril de 2007, un informe desclasificado del Pentágono descartó los supuestos nexos entre Saddam Hussein y la red Al Qaeda, otro de los argumentos utilizados por la administración Bush para invadir Irak.[211] El 16 de septiembre de 2007, al darse a conocer adelantos del libro de memorias del ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, La edad de la turbulencia: aventuras en un nuevo mundo, quedó ratificado lo que todo el mundo sabía: que “la guerra en Irak fue por petróleo”.[212] El 6 de agosto de 2008, el Departamento de Justicia de Estados Unidos señaló que el científico Bruce Ivins, quien presuntamente se había suicidado con una sobredosis de fármacos la semana anterior, fue la “única persona responsable” de los ataques con ántrax siete años antes, en los que fallecieron cinco personas y 17 sufrieron heridas.[213]Como señaló Juan Gelman, Ivins fue el “suicida expiatorio”.[214] En marzo anterior, el número de soldados de Estados Unidos muertos en Irak desde el “fin” de la guerra en 2003, ascendía oficialmente a cuatro mil.[215] Según BBC, la cifra de víctimas fatales iraquíes, rebasaban el millón.[216] El 14 de diciembre de 2008, durante un viaje de despedida de George W. Bush en Irak, el periodista iraquí Muntazer Zaidi lo llamó “perro” y le tiró sus zapatos en señal de desprecio.[217]

[1] Herodoto de Halicarnaso (480-425 a.C.). Historiador griego. Su Historiaconsta de nueve libros cuyo tema principal son las guerras médicas.

page43image4016884880
page43image4016885152
page43image4016885424
page43image4016885696
page43image4016886032
page43image4016886304
page43image4016886576
page43image4016886848
page43image4016887184
page43image4016887456
page43image4016887728
page43image4016888000
page43image4016888288

[2]Homero (s. VIII a.C.). Poeta épico griego. Se le atribuyen laIlíada, laOdisea, losHimnos homéricos y la Batracomiomaquia.

[3] Stanley Newcourt-Nowodworski, La propaganda negra en la Segunda Guerra Mundial. Algaba Ediciones, Madrid, 2006.

[4]Demóstenes (384-322 a.C.). Político ateniense, el más grande orador de la antigüedad. Combatió a Filipo de Macedonia, contra quien pronunció sus famosasFilípicas.

[5] Filipo II (382-336 a.C.). Rey de Macedonia, padre de Alejandro Magno. Derrotó a los atenienses en Queronea. Vencido por los romanos en Cinoscéfalos (197 a.C.).

[6] Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.). Orador, escritor y político romano Nombrado cónsul, consiguió frustrar la conjura de Catilina. Combatió las dictaduras de Julio y de Marco Antonio. Murió asesinado.

[7] Lucio Sergio Catilina /109-62 a.C.). Político romano, propretor de África. Denunciado por conjura ante el Senado por Cicerón.

[8] Alejandro Magno (356-323 a.C.). Rey de Macedonia. Sometió Grecia, conquistó Egipto, donde fundó Alejandría. Venció a los persas en Arbelas (331). Conquistó Babilonia, Susa y Persépolis y llegó hasta el Indo.

[9] Niccolo Maquiavelo (1469-1527). Político italiano. Secretario de la segunda cancillería de la República de Florencia. En El Príncipe, expone sus ideas sobre la política moderna del príncipe, en el momento en que se constituían en Europa los modernos Estados nacionales.

[10] Bartlett, Political Propaganda, citado por Jean-Marie Domenach en La propaganda política. Eudeba, Buenos Aires, 2001.

[11] Propaganda, communication and public opinion, Princeton, citado por Domenach.
[12] Stanley Newcourt-Nowodworski, ya citado.
[13] Otto von Bismarck (1815-1898), primer ministro de Prusia y canciller del Imperio alemán.

[14]Napoleón Bonaparte I (1769-1821). Emperador francés nacido en Córcega. Dirigió las campañas de Italia y Egipto. Después del golpe de Estado del 18 brumario fue designado primer cónsul y, en 1802, cónsul vitalicio. En 1804 se proclamó emperador y rey de Italia. Derrotado en Leipzig (1813), se retiró a la isla de Elba. Volvió a ocupar el poder durante los llamados Cien Días. Vencido en Waterloo, fue hecho prisionero y confinado en la isla de Santa Elena.

[15] Edwar F. Halifax (1881-1959). Político conservador británico. Virrey de la India y ministro de Asuntos Exteriores.

page44image4017777696
page44image4017777968
page44image4017778240
page44image4017778512
page44image4017778848
page44image4017779120
page44image4017779392
page44image4017779664
page44image4017780000
page44image4017780272
page44image4017780544
page44image4017780816
page44image4017781088
page44image4017781360

[16] Winston S. Churchill (1874-1965). Político británico, fue varias veces ministro y primer lord del Almirantazgo. Nombrado Primer Ministro al estallar la Segunda Guerra Mundial. Participó en las conferencias de Teherán, El Cairo y Yalta. Premio Nobel de Literatura en 1953.

[17] George Washington (1732-1799). Militar y político estadunidense. Primer presidente de Estados Unidos en 1789.

[18] Rudyard Kipling (1865-1936). Escritor británico nacido en Bombay. Premio Nobel de Literatura en 1907.

[19] Citado por el diputado y periodista italiano Giulietto Chiesa en “Guerra y mentira”.Voces del periodista No. 179, 1 al 15 de febrero de 2008.

[20] Agencia italiana ANSA, “Los que hicieron guerra a EEUU eligieron su propia destrucción” y AFP “Bush señala a Bin Laden y se apresta a atacarlo”, diario La República, Montevideo, Uruguay, 16 de septiembre de 2001.

[21] Despacho de ANSA, ya citado.
[22] “Bush señala a Bin Laden y se apresta a atacarlo”, ya citado.

[23] Titular de primera plana del diario La República de Montevideo, Uruguay, del 16 de septiembre de 2001.

[24] Como dice Noam Chomsky, el tema del terrorismo no era novedoso en el lenguaje de Washington: “Ésa fue la línea del gobierno de Ronald Reagan cuando asumió el poder, y desde el comienzo (de su administración) afirmó que el terrorismo internacional representaba la amenaza principal para el gobierno de Estados Unidos (…) decir que ‘estamos bajo el ataque de los terroristas’ es igual a que Adolfo Hitler declarara que estaba bajo el ataque de los judíos”. David Brooks, “Estados Unidos debe probar que atacó a terroristas”, en Noam Chomsky en La Jornada, La Jornada Ediciones, abril de 2002.

[25] Jim Cason y David Brooks, “En curso, guerra de la información en EU; anuncian ‘estrictos límites’”. La Jornada, 25 de septiembre de 2001.

[26] En octubre de 2001 el Pentágono atacó Kabul, la capital afgana, en lo que sería el inicio de una ofensiva final contra el movimiento talibán de Afganistán. El movimiento talibán, que había sido considerado antes por Estados Unidos como un grupo de “luchadores de la libertad”, igual que los mujaidines que lucharon contra la ocupación soviética, después del 11 de septiembre pasaron a ser considerados por la propaganda de guerra de Estados Unidos como “terroristas”, “fundamentalistas islámicos” y “fanáticos”.

[27] Ibíd. [28] Ibíd.

page45image4018666512
page45image4018666784
page45image4018667056
page45image4018667328
page45image4018667664
page45image4018667936
page45image4018668208
page45image4018668480
page45image4018668816
page45image4018669088
page45image4018669360
page45image4018669632
page45image4018669904

[29] Molly Gordy, “Patriotismo, propaganda, censura…”. Proceso No. 1302, 14 de octubre de 2001. [30] Ibíd.
[31] Ibíd.

[32] Donald Rumsfeld se refería al hecho de que durante la invasión a Normandía, en la Segunda Guerra Mundial, los aliados anglo-estadunidenses no informaron sobre la fecha del desembarco (1944) ni el lugar de la ofensiva y realizaron operaciones diversionistas para confundir a los alemanes, haciéndoles creer que el lugar elegido era Calais. Ver Jim Cason y David Brooks, “No se mentirá a los medios, pero ‘la verdad será protegida’: secretario de Defensa de EU”. La Jornada, 26 de septiembre de 2001, y “Desinformación, una táctica de inteligencia”, Reforma, 21 de febrero de 2002.

[33] Molly Gordy, “Patriotismo, propaganda, censura…”, ya citado.
[34] Agencias Reuters, AFP, AP y DPA, “Aceptan cadenas estadunidenses de TV ‘revisar’ los

mensajes de Bin Laden”. La Jornada, 11 de octubre de 2001.
[35] Molly Gordy, “Patriotismo, propaganda, censura…”, ya citado.

[36] Armand Mattelart, La comunicación-mundo: historia de las ideas y de las estrategias(1991), citado por Gerardo Albarrán en “Guerras mediáticas”, Proceso, 14 de octubre de 2001.

[37] Stanley Newcourt-Nowodworski, ya citado.
[38] Jacques Ellul, Propaganda: The Formation of Men’s Attitudes. Nueva York, Random

House/Vintage Books, 1973.

[39] Noam Chomsky (1928), profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets, es autor de una extensa bibliografía sobre el papel de los medios de comunicación y el modelo de propaganda de Estados Unidos. Sobre el tema destacan, entre otros, sus libros La quinta Libertad (1985); Los guardianes de la libertad (1988); El miedo a la democracia (1992), y Lucha de clases (1997).

[40] Giulietto Chiesa, “Guerra y mentira”, ya citado.
[41] El Comité de Información Pública fue dirigido por George Creel, un periodista sensacionalista

que orquestó una ofensiva sin precedentes de propaganda probélica.

[42] C. P. Otero, Noam Chomsky. Sobre democracia y educación. Paidós, Barcelona 2005.

[43] Walter Lippmann, “el más importante de los periodistas estadunidenses”, dice Chomsky, es autor del libro Opinión Pública (Allen & Unwin, Londres, 1932). Lippmann acuñó el término “fabricación del consenso”, vinculado con el modelo de propaganda utilizado por Estados Unidos desde los años treinta del siglo pasado.

page46image4020281840
page46image4020282112
page46image4020282384
page46image4020282656
page46image4020282992
page46image4020283264
page46image4020283536
page46image4020283808
page46image4020284144
page46image4020284416
page46image4020284688
page46image4020284960
page46image4020285232
page46image4020285504
page46image4020285776

[44] Edward Bernays escribió el libro Propaganda (Nueva York, H. Liverigth, 1928), que se convirtió, según apunta Chomsky, en “un manual estándar de la industria de las relaciones públicas” de Estados Unidos.

[45] Harold Lasswell fue una de las principales figuras de la ciencia política estadunidense en la primera mitad del siglo XX y fundador del moderno campo de estudio de las comunicaciones.

[46] El Comité distribuyó más de 75 millones de panfletos, boletines y hojas volantes; publicó un periódico de 100,000 ejemplares de circulación; organizó 755,000 conferencias en 5,200 comunidades y obtuvo el apoyo de empresas cinematográficas para llevar su mensaje noticioso y motivacional al personal civil y militar. Ver Luis Eladio Proaño, “Periodistas en tiempos de guerra”, revista Chasqui No. 38, Quito, Ecuador, 1991.

[47] Ibíd.
[48] Noam Chomsky, La propaganda y la opinión pública. Conversaciones con David Barsamian,

Editorial Crítica, Barcelona, 2002. [49] Ibíd.
[50] Ibíd.

[51] Edward Bernays, liberal y anticomunista rabioso, sobrino de Sigmund Freud, empleó las ideas de su tío en el ámbito comercial para predecir y después ajustar lo que la gente creía y la forma como se comportaba. Pero mientras Freud trataba de liberar al ser humano de sus temores, complejos y deficiencias emocionales, Bernays usaba la psicología para arrebatarle al público su capacidad de decidir por sí mismo y para entregarlo a sus poderosos clientes para ser manipulado. Aparte de trabajar con numerosas corporaciones, en diferentes ocasiones Bernays ayudó al Departamento de Estado a diseminar propaganda. Ver su obra clásica, Propaganda, Editorial Melusina, España, 2008.

[52] Noam Chomsky, El miedo a la democracia. Editorial Crítica, Grijalbo, Barcelona 1992. [53] Ibíd.
[54] Ibíd.
[55] Ibíd.

[56] Citado en Jacques Ellul, Propaganda, op.cit.
[57] Citado en D. Lerner, Propaganda in War and Crisis. Nueva York, 1951.[58]NoamChomsky,Manteneralachusmaaraya.Editorial Txalaparta,PaísVasco,1995.

[59] Chomsky y Herman, Los guardianes de la libertad, Grijalbo Mondadori, Barcelona, 1990. Prefacio.

page47image4020633616
page47image4020633888
page47image4020634160
page47image4020634432
page47image4020634768
page47image4020635040
page47image4020635312
page47image4020635584
page47image4020635920
page47image4020636192
page47image4020636464
page47image4020636736
page47image4020637008
page47image4020637280
page47image4020637552
page47image4020637824

[60] Como señalan Chomsky y Herman, los medios de comunicación de masas están inmersos en una relación simbiótica con las fuentes de información poderosas, tanto por necesidad económica como por reciprocidad de intereses.

[61] Ver José Luis L. Aranguren, Qué son los fascismos. Editorial La Galla Ciencia, Barcelona, 1976. [62] Noam Chomsky, Estados fallidos. El abuso de poder y el ataque a la democracia. Ediciones B,

S. A., Barcelona, 2007.

[63] Según el mismo Hitler admitió en su obra Mi Lucha, escrita durante su encarcelamiento después del fallido Putsch de 1923, desarrolló sus observaciones sobre la propaganda marxista y británica de la Primera Guerra Mundial.

[64] Alejandro Galkin, Fascismo, nazismo, falangismo. Ediciones Librería Allende, S.A. México, sin fecha y Jean-Marie Domenach, La propaganda política. Eudeba, Buenos Aires, 2005.

[65] Stanley Newcourt-Nowodworski, citado arriba.

[66] Ver Noam Chomsky, “Injusticia infinita: la nueva guerra contra el terror”, en Noam Chomsky en La Jornada. Ediciones La Jornada, México, abril de 2002, y N. Chomsky y Edward S. Herman, Washington y el fascismo en el tercer mundo, Siglo Veintiuno Editores, , México, 1981.

[67] Georgui Arbátov, El aparato de propaganda político e ideológico del imperialismo. AKAL Editor, Madrid, 1975.

[68] Ibíd.

[69] Ibíd.

[70] Alguna vez definida como un instrumento de política exterior de Estados Unidos parecida a la OTAN, Radio Europa Libre daba trabajo a mil 600 personas (mil 100 en Munich, 100 en Nueva York y 400 en la estación de retransmisión en Portugal), y lanzaba programas en seis lenguas: checa, eslovaca, húngara, polaca, rumana y búlgara).

[71] G. Arbátov, El aparato de propaganda político e ideológico del imperialismo, citado arriba.

[72] Arbátov, citado arriba.

[73]Autores estadunidenses calificaron esas jornadas como la operación de “propaganda relámpago” más notable en la historia del Hemisferio Occidental. Ver Tele agresión, Editorial José Martí, La Habana, 1988, y Agresión desde el éter, Agencia de Información Nacional, La Habana, 1989.

[74] Ibíd.

page48image4019519456
page48image4019519664
page48image4019519936
page48image4019520208
page48image4019520544
page48image4019520816
page48image4019521088
page48image4019521360
page48image4019521696
page48image4019521968
page48image4019522240
page48image4019522512
page48image4019522784
page48image4019523056
page48image4019523328

[75] Reporte final del Estado Mayor Conjunto del Ejército de Estados Unidos, citado por Carlos Fazio en El Tercer Vínculo, de la teoría del caos a la militarización de México. Editorial Joaquín Mortiz, México, 1996.

[76] Ibíd.
[77]Sobre este tema ver G. Arbátov,El aparato de propaganda político e ideológico del

imperialismo, y Stanley Newcourt-Nowodworski, La propaganda negra…, ya citados.
[78] Ver Víctor Marchetti & John D. Marks, La CIA y el culto del espionaje. Editorial Euros,

Barcelona 1974. [79] Ibíd.

[80] La “desinformación” (desinformatsiya en ruso), se convirtió en una especialidad de los servicios secretos soviéticos.

[81]Radio Europa Libre y Radio Libertad son las más famosas operaciones depropaganda gris organizada por la CIA contra el ex bloque soviético. Ver Philip Agee,Diario de la CIA, Editorial Laia/Barcelona, 1978.

[82] Andrés Oppenheimer, La hora final de Castro. Javier Vergara Editor S. A. Buenos aires, 1992. [83] Citado por Arbatov, op. cit.

[84] “Profesionales versus bastardos”. The Guardian de Londres, reproducido enChasqui, número citado.

[85] Ignacio Ramonet, “La mentira como arma de guerra. Cambios estructurales”. Mimeógrafo, s/f.

[86] El síndrome de Vietnam alude, más que a un trastorno por estrés postraumático, que como la neurosis de guerra y el síndrome de Estocolmo afecta a individuos que han participado en conflictos bélicos, a la crisis ideológica y moral de la sociedad estadunidense producida por la derrota en el sudeste asiático, que se tradujo en una “crisis de confianza” prolongada y que,combinada con el escándalo Watergate, llevaron a la caída de Richard Nixon en agosto de 1974.

[87] Si bien se ha dicho que la de Vietnam fue la primera “guerra televisada”, cabe señalar que no fue filmada en tiempo real, porque las películas (rodadas en 16 mm) eran enviadas a Estados Unidos en avión y se difundían con 24 o 48 horas de distancia respecto a los hechos.

[88] Material inflamable para cargar bombas incendiarias.

[89]Durante más de dos décadas (1949-1975), Estados Unidos intentó sojuzgar a Vietnam mediante la fuerza y la subversión, violando en el proceso la Carta de las Naciones Unidas, los Acuerdos de Ginebra de 1954, el Código de Nüremberg, la Convención de La Haya, el Protocolo de Ginebra de 1925 y, finalmente, los Acuerdos de París de 1973. Durante casi diez años los campesinos de Indochina sirvieron como conejillos de Indias para una tecnología militar en

page49image4019904224
page49image4019904496
page49image4019904768
page49image4019905040
page49image4019905376
page49image4019905648
page49image4019905920
page49image4019906192
page49image4019906528
page49image4019906800
page49image4019907072
page49image4019907344
page49image4019907616
page49image4019907888
page49image4019908160

desarrollo: bombas de racimo, cohetes diseñados para meterse a las cuevas donde se escondía la gente para escapar de los bombardeos de saturación, un despliegue infernal de armas antipersonales; nuevas versiones de las balas “dum-dum”, por mucho tiempo ilegales. Estados Unidos perdió 58,000 soldados y causó la muerte de millones de vietnamitas, además de varios miles de laosianos y camboyanos.

[90] Ramonet, op.cit.

[91]Elpool, el trato directo con los oficiales británicos y la transmisión de información exclusivamente a través del ejército inglés, fueron los tres elementos clave que permitieron orientar la información.

[92] Durante 1985 y 1986, el ejército de Francia intervino en el conflicto del Chad, en la mayor batalla de tanques producida en Africa desde El Alamein, y la audiencia francesa se enteró una vez que terminaron las hostilidades sin poder ver ninguna imagen de los enfrentamientos.

[93] Estados Unidos invadió militarmente Granada en 1983 e impuso un gobierno títere. La invasión se produjo sin cobertura de prensa.

[94] La misma técnica utilizada en Granada y Chad fue utilizada por Washington en diciembre de 1989 durante la invasión a Panamá para capturar al general Manuel Antonio Noriega, quien durante años sirvió a los intereses de Estados Unidos y tuvo una relación personal con George Bush desde sus años como director de la Agencia Central de Inteligencia. Durante la invasión, denominada Causa Justa, el ejército estadunidense bombardeó con fuego de artillería, tanques, helicópteros, misiles, lanzallamas y ametralladoras, durante nueve horas, el popular barrio de El Chorrillo, que quedó prácticamente en ruinas. Aunque la cifra oficial de muertos panameños alcanzó los 500, fuentes no gubernamentales consideran que fueron más de cuatro mil. Todo, para“capturar” a un hombre.

[95] Ramonet, op.cit.
[96] Ibíd.
[97] Ibíd.
[98] Dominique Wolton, War Game. La información y la guerra. Siglo XXI Dditores, México, 1992.

[99] Resulta una ironía que el saudita Osama Bin Laden, principal sospechoso de los ataques terroristas en Nueva York y Washington, haya sido reclutado por la Agencia Central de Inteligencia durante la guerra entre Afganistán y la Unión Soviética, en el marco de una operación secreta de gran envergadura, mediante la cual, la llamada “jihadislámica (o guerra santa contra las fuerzas soviéticas) se convirtió en parte integral de la estrategia de inteligencia de la CIA, apoyada por la Casa Blanca y Arabia Saudita, y financiada en gran medida con fondos provenientes del narcotráfico, floreciente en la frontera afgano-paquistaní.

page50image4021443488
page50image4021443760
page50image4021444032
page50image4021444304
page50image4021444640
page50image4021444912
page50image4021445184
page50image4021445456
page50image4021445792
page50image4021446064

[100] Se estima en 660 el número de periodistas, en su mayoría estadunidenses y británicos, que fueron insertados en diferentes batallones de Estados Unidos e Inglaterra y que debieron aceptar el compromiso de no poner en peligro a las tropas con sus reportes y de someter su material a la censura militar. La intención de la campaña fue establecer vínculos estrechos entre periodistas y soldados, de tal manera que, a partir de una relación de supervivencia, se evaporara cualquier noción de neutralidad en la información.

[101] El paralelismo entre George W. Bush y Osama Bin Laden fue utilizado por el más famoso periodista televisivo de Alemania, Ulrich Wickert, conductor el popular noticieroTagesthemen. En una entrevista con la revista Max, Wickert adhirió a la opinión de la premiada escritora india Arundhati Roy, quien llamó a Bin Laden “el esqueleto en el armario de la familia estadunidense, el oscuro ‘otro yo’ del presidente Bush”. Kickert dijo que “Bush no es un asesino o un terrorista, pero sus estructuras de pensamiento son similares (a las de Bin Laden). Fue obligado a disculparse públicamente.

[102] Jenaro Villamil, “Comienza la autocensura a operar en los grandes consorcios mediáticos estadunidenses”. La Jornada, 11 de octubre de 2001.

[103] El canal de noticias por satélite Al Jazeera, con sede en Doha, Qatar, apareció en 1996, financiado con un subsidio del emir Sheik Hamad bin Khalifa al Thani y comenzó a destacar en el mundo árabe como un canal alternativo a las grandes cadenas de televisión de Occidente.

[104] Según reportó The Washington Post, a comienzos de noviembre de 2001 el presidente de CNN, Walter Isaacson, advirtió a sus corresponsales que no debían presentar informaciones de Afganistán que pudieran ser demasiado “protalibán”. Jim Cason y David Brooks, “Control informativo, importante frente de EU en la guerra contra Osama Bin Laden”. La Jornada, 3 de noviembre de 2001.

[105] Scott Ritter, un ex infante de marina que fungió como jefe de inspectores de la Comisión Especial de las Naciones Unidas (Unscom), creada en 1991, luego de la primera guerra del Golfo, para verificar la eliminación de las armas de destrucción masiva de Irak, dijo que el programa había sido”extremadamente exitoso” y que el país árabe había quedado desarmado por completo en 1998, año en que él renunció a la comisión debido en parte a que su director, el australiano Richard Butler, permitió que fuera utilizada por la CIA y otras agencias de inteligencia para espiar al régimen de Hussein.

[106] Carlos Fazio, “Un EU con menos influencia y rodeado de enemigos, prevén expertos de inteligencia”. La Jornada, 17 de diciembre de 2001.

[107] Michael T. Klare, “Energy Imperialism”, The Nation, 23-30 de julio de 2001. Ver también Michael T. Klare, “La geopolítica de la guerra”, La Jornada, 6 de noviembre de 2001 y Carlos Fazio, “Geopolítica, petróleo y guerras”, La Jornada, 26 de noviembre de 2001.

page51image4019033664
page51image4019033936
page51image4019034208
page51image4019034480
page51image4019034816
page51image4019035088
page51image4019035360
page51image4019035632

[108] Jim Cason y David Brooks, “Oficina del Pentágono, encargada de difundir noticias falsas en el exterior”, La Jornada, y Horacio Santini, “EU estudia esparcir información falsa”, diario Milenio, 20 de febrero de 2002.

[109] Ibíd.

[110]Una de las propuestas fue enviar correos electrónicos a periodistas, líderes civiles y funcionarios extranjeros con mensajes que promovieran las posiciones estadunidenses o atacando a sus enemigos.

[111] Confundir al enemigo, sobre todo en el plano táctico, es una herramienta clásica de los militares, al igual que las operaciones psicológicas, pero las operaciones clandestinas de “propaganda negra” o desinformación, están más relacionadas con los servicios de inteligencia.

[112] Jim Cason y David Brooks, “Oficina del Pentágono, encargada de difundir noticias falsas en el exterior”, ya citado.

[113] AFP, “Niega Estados Unidos guerra de información”. El Universal, y DPA, “Rumsfeld rechaza desinformación”, Reforma, 21 de febrero de 2002.

[114]Sobre el tema, ver John Saxe-Fernández, “El Pentágono y la desinformación en Afganistán”. La Jornada, 27 de junio de 2002.

[115] Philip Agee, La ‘Compañía’ por dentro: Diario de la CIA. Editorial Laia, Barcelona, 1978.
[116] Victor Marchetti y John D. Marks, La CIA y el culto del espionaje. Editorial Euros, Barcelona,

1974.

[117] La expresión “periodismo amarillo” es utilizada como contrafigura del periodismo auténtico. Remite en su origen a uno de los zares de la prensa escrita estadunidense, William Randolph Hearst, director-propietario delNew York Journal, señalado como el hado padrino del sensacionalismo de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. No obstante, la extraña denominación periodismo amarillo parece tener origen en el “Yellow Kid”, pintoresco y gracioso personaje, obra del dibujante Outcault, quien consiguió aclimatar los “comics” o historietas. Sin descartar la versión que ubica su origen en los suplementos impresos en papel amarillo, donde los sucesos de la “crónica negra” (asesinatos, robos, incendios, explosiones, luchas callejeras, accidentes) eran descritos con un sella arrebatadamente “sensacional”.

[118] Poco tiempo después se comprobó que la fotografía presentada por el Journalcomo prueba del orificio originado por un torpedo español impactado sobre el casco del buque, correspondía a un eclipse de sol y había sido publicada años atrás en el propio periódico. En 1976, el almirante Hyman C. Rickover, de la armada estadunidense, luego de una serie de investigaciones, concluyó que la explosión ocurrió dentro del barco, lo cual corroboró la tesis de que los 266 marineros fallecidos fueron sacrificados por Washington para apropiarse de la isla del Caribe.

page52image4023438080
page52image4023438352
page52image4023438624
page52image4023438896
page52image4023439232
page52image4023439504
page52image4023439776
page52image4023440048
page52image4023440384
page52image4023440656
page52image4023440928

[119] Existe profusa documentación que describe cómo el presidente Lyndon Johnson engañó a los estadunidenses para involucrar a su país en el conflicto del sudeste asiático. Por ejemplo, el historiador Howard Zinn, narra: “El presidente anunció que ‘le dispararon a nuestros destructores en el Golfo de Tonkín y nuestros navíos están ahí en misiones inocuas’, claro, ‘éste fue un ataque no provocado’. Bueno, la aseveración estaba plagada de mentiras, pero de inmediato el Congreso aprobó −casi por unanimidad en el Senado y unánimemente en la Cámara de Representantes− medidas que en aquel tiempo otorgaron a Lyndon Johnson una especie de cheque en blanco para que hiciera lo que quisiera. El resultado fue diez años de guerra brutal”. Howard Zinn, “Guerra y engaño”, La Jornada, 2 de noviembre de 2001.

[120] En medio de la campaña de histeria estadunidense se mencionó la posibilidad de que Irak contara con armas químicas tales como tabún (gas nervioso), sarín (gas inodoro e incoloro), ambos inventados en la Alemania nazi, y el agente VX (un gas venenoso producido por los ingleses). Las armas químicas no son armas estratégicas de destrucción masiva, sino armas de campo de batalla, de alcance y potencial limitado, que sirven para desatar pánico.

[121] Entre las armas bacteriológicas la campaña mencionó el ántrax y la toxinabotulinum.

[122]

[123]Ver DPA, Notimex, “Expertos contradicen a Bush: Irak no tiene armas”,Milenio, 9 de septiembre de 2002, y Naief Yahya, Guerra y propaganda. Mitos masivos y el mito bélico en Estados Unidos. Editorial Paidós, México, 2003.

[124] Agencia DPA, “Medios en EU: descarada complicidad”. La Jornada, 12 de octubre de 2002. [125] Ibíd.

[126] Alberto Armendáriz, “Adoctrina Estados Unidos a periodistas”, Reforma, 13 de noviembre de 2002.

[127] Se conoce como macartismo o maccarthysmo, la época en la historia de Estados Unidos caracterizada por una serie de medidas anticomunistas promovidas por el senador republicano por Wisconsin, Joseph McCarthy, quien presidió el subcomité permanente de Investigaciones del Senado en entre 1953 y 1954, en el clímax de la guerra fría con la ex Unión Soviética, durante el gobierno de Dwight Eisenhower. Su búsqueda de comunistas dentro del gobierno de Estados Unidos, sus purgas y sus “listas negras”fueron denunciadas por sus críticos como una “cacería de brujas” y se popularizó el término “macartismo” para calificar una campaña de desprestigio.

[128]La expresión está tomada del libro de David Barsamian con entrevistas a Noam Chomsky, Mantener la chusma a raya. Editorial Txalaparta, País Vasco, 1994.

[129] El 12 de marzo de 2002, el director de seguridad interior de Estados Unidos, Tom Ridge, presentó por televisión el sistema de alerta denominado simbólicamente “arcoiris del terror”, que contenía cinco categorías de riesgo. La escala de colores iba del verde (bajo riesgo) seguido por el

page53image4021873392
page53image4021873664
page53image4021873936
page53image4021874208
page53image4021874544
page53image4021874816
page53image4021875088
page53image4021875360
page53image4021875696
page53image4021875968
page53image4021876240

azul, amarillo, naranja y rojo (máximo riesgo). Según la argumentación oficial, el sistema fue diseñado para ayudar al público a mejorar su coordinación, preparación y seguridad ante amenazas terroristas.

[130] Parte de la argumentación de Powell ante el Consejo de Seguridad de la ONU, se había basado en un supuesto documento de la inteligencia británica denominado Irak: su infraestructura de ocultamiento, engaño e intimidación, que el secretario de Estado estadunidense presentó como una “descripción exquisitamente detallada de los engaños iraquíes”. El documento resultó en gran medida un plagio de un artículo escrito por Ibrahim al Marashi, publicado en el Middle East Review of International Affairs (vol. 6, No. 3, septiembre de 2002).

[131] La Ley Patriótica fue acordada por el Senado de Estados Unidos el 26 de octubre de 2001.

[132] Como advirtió en enero de 2003 la Unión Estadunidense de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), la visión de una sociedad completamente vigilada, como la que describió George Orwell en su novela 1984, “es por primera vez tecnológicamente posible”. La ACLU consideró que la principal amenaza “viene ahora del gobierno”, que por un lado obtuvo mayor autoridad para realizar actos de espionaje interno, especialmente intercepción de líneas telefónicas y programas de computadora, y por otro redujo los requisitos para que la policía pueda vigilar a los ciudadanos. Ver José Carreño, “El verdaderoBig Brother”,El Universal, México, 22 de enero de 2003. Asimismo, un desplegado aparecido el 17 de marzo de 2003 en The New York Times, firmado por la agrupación Snoop Watch, denunció que “Big Brother ya está entre los ciudadanos”.

[133] La versión original de “Decadencia y teatralidad” fue escrita de manera anticipatoria en los días de la invasión estadunidense a Irak, y publicada en La Jornada el 24 de marzo de 2003.

[134] Emannuel Todd, Después del imperio: ensayo sobre la descomposición del sistema norteamericano. Editorial Foca, Madrid. 2003.

[135] Con más de mil 200 estaciones en los 50 estados del país, Clear Channel Worldwide promovió los “Mítines por América”, de apoyo a la política bélica de la Casa Blanca, en grandes ciudades como Atlanta, Cleveland, San Antonio y Cincinati, entre otras. La emisora dice tener más de 100 millones de radioescuchas. Ver David Brooks y Jim Cason, “Los medios de EU preparan el terreno para justificar el conflicto: analistas”.La Jornada, 26 de marzo de 2003.

[136] Giorgio Agamben, Estado de excepción. Editorial Pre-textos, Valencia, España, 2004.
[137] Harold Bloom, “Reflexiones en la tierra del crepúsculo”. Confabulario, suplemento cultural

de El Universal, 25 de marzo de 2006.
[138] Emmanuel Wallerstein, “La guerra moral”. La Jornada, 19 de febrero de 2003. [139] Emmanuel Todd, obra citada.

[140]La versión original del presente subtema apareció publicada con el mismo título, “Embriaguez chovinista”, en La Jornada, el 7 de abril de 2003.

page54image4022622016
page54image4022622288
page54image4022622560
page54image4022622832
page54image4022623168
page54image4022623440
page54image4022623712
page54image4022623984
page54image4022624320
page54image4022624592
page54image4022624864

[141] Marc Cooper, entrevista a Gore Vidal en “Bush, especie de maniático que ataca al país que se le antoja”. La Jornada, 14 de noviembre de 2005.

[142] AFP, “Bush aplica una ‘política sicótica’, acusa Gore Vidal. Portada de La Jornada, 16 de octubre de 2006.

[143] Una primera versión de “Los nuevos nazis” fue escrita por el autor y publicada en La Jornada el 19 de mayo de 2003.

[144] Sheldon Wolin, “Totalitarismo invertido”. The Nation, 19. de mayo de 2003.

[145] Giorgio Agamben, Frankfurter Allgemeine Zeitung, 19 de abril de 2003.

[146] Sheldon Wolin, “Totalitarismo invertido”, citado arriba.

[147] Stephan Hasam es profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana. Conversación con el autor.

[148] Patrice de Beer, “Nuevas preguntas de la prensa norteamericana”. Milenio, 22 de noviembre de 2003.

[149] Ver Horacio Santini y Rocco Marotta, “Las pifias del New York Times”. Milenio, 29 de mayo de 2004.

[150] Ibíd.

[151] El texto completo de la nota editorial “El Times e Irak”, de The New York Times, fue publicado por el diario mexicano El Universal, bajo el título “Admite el ‘NYT’ fallos en la cobertura en Irak”, el 27 de mayo de 2004.

[152] Santini y Marotta, ya citados.

[153] “El mea culpa del diario llega tarde y mal”. El Universal, 27 de mayo de 2004.

[154] Santini y Marotta, ya citados.

[155] Naief Yahya, Guerra y propaganda. Mitos masivos y el mito bélico en Estados Unidos. Editorial Paidós, México, 2003.

[156] Naief Yehya, “El New York Times y su guerra contra Irak”. La Jornada Semanal, 28 de noviembre de 2004.

[157] Santini y Marotta, ya citados.

[158] Ver Horacio Santini, “El resurgimiento de la mirada crítica”. Milenio, 10 de septiembre de 2004.

page55image4023584688
page55image4023584960
page55image4023585232
page55image4023585504
page55image4023585840
page55image4023586112
page55image4023586384
page55image4023586656
page55image4023586992
page55image4023587264
page55image4023587536
page55image4023587808
page55image4023588080
page55image4023564832
page55image4023565040
page55image4023565312
page55image4023565840
page55image4023566048

[159]Los resultados de la investigación del diario contradijeron los relatos de Kelley que explicaban la noche que pasó con terroristas egipcios, en 1997, y las conversaciones con un colono judío en 2001. El periódico tampoco halló evidencias de sus supuestos encuentros con terroristas que cruzaban la frontera entre Pakistán y Afganistán en 2002, su entrevista con la hija de un general iraquí en 2003 y su búsqueda de Osama Bin Laden ese mismo año.

[160] AFP y Notimex, “Renuncia directora del USA Today por el caso del periodista que inventó notas”. La Jornada, 22 de abril de 2004.

[161] Salvador Camarena, “Despide NBC a Peter Arnett”. El Universal, 1 de abril de 2003.
[162] Ver Peter Arnett, “Esta guerra no está funcionando”, tomada por Milenio de The Daily

Mirror, para su edición del 2 de abril de 2003
[163]Gabriel Papa, “Decir la verdad. ElNew York Times, el periodismo e Irak”.

SemanarioBrecha de Montevideo, 4 de junio de 2004. [164] Ibíd.

[165] David Brooks, “Revés a periodistas en EU; anulan la confidencialidad de las fuentes”. La Jornada, 16 de febrero de 2005.

[166] Ibíd.

[167] Ver Michael C. Ruppert, “Por qué Tenet y Pavitt renunciaron en verdad a la CIA”, donde se cita un artículo en The Financial Times del 7 de marzo de 2002. Página por Internet de Rebelión, 15 de junio de 2004.

[168] Citado por Michael C. Ruppert, en “Por qué Tenet y Pavitt renunciaron en verdad a la CIA”, ya citado.

[169] Ibíd. [170] Ibíd. [171] Ibíd.

[172] AFP y DPA, “Karl Rove, asesor de Bush, habría filtrado identidad de agente de la CIA”, La Jornada, y Horacio Santini, “Principal consejero de Bush, implicado en escándalo”, Milenio, 4 de julio de 2005.

[173] Horacio Santini, “Condenan a cuatro meses de prisión a periodista de The New York Times”. Milenio, 7 de julio de 2005.

[174] Ibíd.

page56image4023970832
page56image4023971104
page56image4023971376
page56image4023971648
page56image4023971984
page56image4023972256
page56image4023972528
page56image4023972800
page56image4023973136
page56image4023973408
page56image4023973680
page56image4023973952
page56image4023974224
page56image4023974496
page56image4023974768
page56image4023975040

[175] Ver Andrew Buncombe, “En el caso de la periodista Judith Miller no se ha determinado si cometió delito”. The Independent, retomado por La Jornada, 11 de julio de 2005.

[176] Ibíd.

[177] EFE, “Sale Judith Miller de prisión”. El Universal, 30 de septiembre de 2005.

[178] Así apodado por su hiperactividad infantil.

[179] Gabriel Moyssen, “Miller delata a Libby; lo acusan por conspirar”. El Financiero, 17 de octubre de 2005.

[180] AFP, Reuters, DPA y The Independent, “Recién excarcelada, Judith Miller rompe el silencio ante gran jurado”. La Jornada, 1 de octubre de 2005.

[181] Ver David Brooks, “La periodista Judith Miller, ¿heroína o villana?”. La Jornada, 26 de octubre de 2005.

[182] Gabriel Moyssen, “Miller delata a Libby; lo acusan por conspirar”, ya citado.
[183] Citado por David Brooks en “Se desploma a 38 por ciento el índice de aprobación a Bush en

EU”. La Jornada, 17 de octubre de 2005.

[184] Ibíd.

[185] AP, “Miller se enfrenta con sus jefes”. Milenio, 22 de octubre de 2005.

[186] Ibíd.

[187] David Brooks, “La periodista Judith Miller, ¿heroína o villana?”, ya citado.

[188] Ibíd.

[189] Ibíd.

[190] Ibíd.

[191] David Brooks, “Acción legal contra la Casa Blanca, posible principio del fin del gobierno de Bush”. La Jornada, 24 de octubre de 2005.

[192] Ibíd.

[193] David Brooks, “Renuncia el jefe de gabinete del vicepresidente Dick Cheney”, La Jornada; Horacio Santini, “EU: cae jefe de asesores de Cheney por escándalo”, Milenio, y José Carreño, “Acusan a Lewis Libby de mentir en el caso Plame”, El Universal, 29 de octubre de 2005.

[194] AFP, “Cheney, implicado en la revelación de la identidad de una agente de la CIA”.La Jornada, 26 de octubre de 2005.

[195] El 26 de febrero de 2005, en un tardío y poco creíble intento por autoexonerarse, el ex secretario de Estado, Colin Powell, se confesó “muy enfadado” por haber advertido al mundo con vehemencia sobre las armas de destrucción masiva en Irak, basándose en informaciones falsas de los servicios de inteligencia estadunidenses. “Yo soy el que lo expuse en televisión”, declaró Powell en una entrevista con el periódico británico The Daily Telegraph. “Me sentí muy decepcionado cuando las fuentes se demostraron dudosas y todo empezó a derrumbarse (…) lo peor fue dar la cara; yo seré siempre el que presentó los argumentos (contra Irak)”. Ver “Colin Powell critica a la CIA y al plan de posguerra en Irak”, Milenio, 27 de febrero de 2005.

[196] David Brooks, “En tela de juicio, la política belicista de Bush”. La Jornada, 29 de octubre de 2005.

[197] Ibíd.
[198] David Brooks, “Debate nacional en EU por la acusación contra Lewis Libby”. La Jornada, 30

de octubre de 2005.

[199] David Brooks, “Viraje de la Casa Blanca para sacar a Cheney del debate nacional”.La Jornada, 31 de octubre de 2005.

[200] David Brooks, “Debate nacional en EU por la acusación contra Lewis Libby”, citado arriba. [201] AP/Reuters, “Defensa de Libby: su falla para recordar”. Milenio, 31 de octubre de 2005.

[202] David Brooks, “Lewis Libby se declara inocente de perjurio y obstrucción de la justicia”. La Jornada, 4 de noviembre de 2005.

[203]David Brooks, “Libby es declarado culpable de perjurio y obstrucción de la justicia”.La Jornada, 7 de marzo de 2007.

[204] “Condenan a cárcel a asesor de Cheney”, Reforma, 6 de junio de 2007, y David Brooks, “Scooter Libby, otro que muerde el polvo”, La Jornada, 7 de junio de 2007.

[205] AFP, DPA, Reuters y The Independent, “Bush no descarta condonar por completo las sanciones a Libby”. La Jornada, 4 de julio de 2007.

[206] Ibíd.
[207] David Brooks, “Libby es declarado culpable de perjurio y obstrucción de la justicia”, ya

citado. [208] Ibíd. [209] Ibíd.

[210]AFP, DPA, Reuters, “El presunto arsenal nuclear iraquí, ‘error de inteligencia’, admite Bush”, La Jornada, y “Bush reconoce fallos de la CIA sobre Irak”, Milenio, 15 de diciembre de 2005.

[211] AFP, Reuters y DPA, “Descarta el Pentágono vínculos entre Saddam Hussein y la red Al Qaeda”. La Jornada, 7 de abril de 2007.

[212] “La guerra de Irak fue por el petróleo: Greenspan”. Milenio, 17 de septiembre de 2007.

[213] EFE, Reuters, “Ivins, único responsable de ataques con ántrax”. Milenio, 7 de agosto de 2008.

[214] Juan Gelman, “El suicida expiatorio”. Milenio, 9 de agosto de 2008.

[215] Patrick Cockburn, “Asciende a 4 mil el número de militares estadunidenses muertos en Irak desde 2003”. La jornada, 25 de marzo de 2008.

[216] Ver John Saxe-Fernández, “Irak: más de un millón”. La Jornada, 27 de marzo de 2008.

[217] Guy Adams, “Periodista iraquí llama ‘perro’ a Bush y le avienta sus zapatos en señal de desprecio”. La Jornada, 15 de diciembre de 2008.

¿Qué sostiene la llamada Teoría del Shock, surgida en la Escuela de Chicago de Milton Friedman? Este reportaje lo explica, desde la perspectiva de la ensayista política Naomi Klein.

La Escuela francesa de contra insurgencia y su cooperación con los golpes y dictaduras militares del Cono Sur

Concepción de la Literatura , según Mario Vargas Llosa. Propuesta Para la crítica y el análisis desde el Materialismo Filosófico (Gustavo Bueno), como Teoría, Crítica y Dialéctica de la Razón Literaria (Jesús González Maestro)

Desde INTROFILOSOFIA, sugerimos contrastar los contenidos de la entrevista , en los que Vargas Llosa expone de modo condensado, dado el formato, sus propias teorías acerca de la Literatura y sus contenidos e implicaciones sociales, políticas, históricas.

Para el contraste, de carácter dialéctico y científico, basado en un sistema de Ideas y conceptos categoriales, proponemos (desde INTROFILOSOFIA ) utilizar como criterio los materiales que nos aporta la obra del profesor de Teoría de la Literatura y de Literatura Comparada, Jesús G Maestro, de la Universidad de Vigo (España). En su obra, en tres volúmenes, titulada Crítica de la Razón Literaria, Maestro se podría referir a la novela más reciente del Nobel peruano español, Vargas Llosa, Tiempos recios, como una novela escrita en la línea de lo que en la Crítica de la Razón Literaria son las literaturas definidas como Literatura programática o imperativa . Otro de los temas importantes que hemos podido ver en esta entrevista es cómo para Vargas Llosa , las relaciones entre la Historia y la Literatura, resultan ser un asunto de tipo gnoseológico, ya que se plantea la conexión entre Historia y realidad, entre Literatura y realidad. Pero lo que Vargas Llosa trata de explicar, no lo logra eficazmente, por carecer de una teoría de la Literatura sistemática lo suficientemente racional y científica, como para analizar estas cuestiones con precisión gnoseológica


Sobre el concepto de ficción y su lugar en la Literatura y la Teoría y crítica de la Literatura, según Jesús G Maestro, ver el texto en este enlace: http://jesus-g-maestro.blogspot.com/2015/02/ficcion-literatura.html


Para estudiar esta novela de Vargas Llosa, donde se trata, desde la ficción literaria, un tema con un importante componente histórico, relativamente reciente, como fue el golpe orquestado para derrocar a un presidente democráticamente elegido , como lo fue el guatemalteco Jacobo Arbenz, derrocado en 1954, bajo el plan orquestado por la United Fruit Company,el Departamento de Estado de los EEUU y la CIA, con colaboración interna, y de siervos de los EEUU como el dictador nicaragüense de la saga de los Somoza. Gregorio Selser (Buenos Aires, 1922-México , 1991) periodista argentino , exiliado en México, e historiador y analista político, resulta un autor imprescindible para esta labor de análisis crítico que INTROFILOSOFIA sugiere, de las conexiones entre ficción literaria y hechos y relatos aportados desde la Historia. Selser es autor de más de una treintena de libros sobre Hispanoamérica y las relaciones internacionales de sus Estados, en especial con su vecino del Norte de América, cuyo intervencionismo es ya bien conocido, por ejemplo, desde su demagógica y cínica Doctrina Monroe. Sugerimos consultar el sitio de CAmeNA, Centro Académico de la Memoria de Nuestra América, donde se encuentra el Archivo Gregorio y Marta Selser, además de otros valiosos materiales para el estudio riguroso y científico de Hispanoamérica. https://selser.uacm.edu.mx/busca_registros.php?lista_fondos=1&lista_secc_tem=0&lista_serie_geo=&palabras=Jacobo%20Arbenz

Datos del volumen IV de la obra De Gregorio Selser : Crónica de las intervenciones extranjeras en América Latina.
Datos sobre el derrocamiento de Jacobo Arbenz mediante lo que se conoce como El Guatemalazo, tomados del Vol. IV de la obra De Gregorio Selser titulada Crónica de las intervenciones extranjeras en América Latina.
Diego Rivera, pintor muralista mexicano. Título de este cuadro: La gloriosa victoria, cuyo contenido político , y podemos decir, histórico, resulta importante destacar. Es una muestra de la concepción comunista del arte , que es entendida y ejercitada como un arma al servicio de la Revolución y para educar a las masas obreras y campesinas, que en su mayoría eran , en las primeras décadas del siglo XX, analfabetas.
Simbolismo anti monopolista sobre las compañías estadounidenses que dieron lugar al concepto de repúblicas bananeras. La United Fruit Company estuvo siempre plenamente implicada en la organización y puesta en marcha del derrocamiento del presidente guatemalteco Jacobo Arbenz, víctima del guatemalazo , en el cual la CIA y el Departamento de Estado de los EEUU fueron cerebros y motores esenciales. Habrá que leer la novela de Vargas Llosa para ver cómo el escritor maneja los datos históricos , desde una perspectiva de la Historia real, para tratar de hacer una crítica literaria a fondo , y con criterios fuertes, científico filosóficos no relativistas ni ideológicos .

FUENTE Diario ABC , Suplemento ABC Cultural https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-mario-vargas-llosa-mision-literatura-no-solo-procurar-placer-sino-formar-ciudadanos-criticos-201910190354_noticia.html

AUTORA DE LA ENTREVISTA

Laura Revuelta

Actualmente es Redactora Jefe del ABC Cultural. Antes formé parte de la Redacción del suplemento dominical Blanco y Negro. Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense, de Madrid. También ha sido docente del Máster de Cultura Contemporáne en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.

Mario Vargas Llosa(Arequipa, Perú, 1936) nos recibe en su casa madrileña de Puerta de Hierro. Puntual, impecable, entra en el despacho-biblioteca presidido por un retrato de Isabel Preysler donde nos han indicado que esperemos. Una tarde del mes de octubre de un calurosísimo Madrid. Verano en pleno otoño. Él nos invita a que charlemos en el jardín rodeado de castaños sobre su útima novela Tiempos recios.

¿Por qué esta novela en este preciso momento?

Comenzó de una manera muy anecdótica: yo estaba hace unos tres años en la República Dominicana, en una cena y, de pronto, una persona que no reconocí -habíamos sido amigos, pero hace mucho que no lo veía- me dijo: «Mario, tengo una historia para que la escribas». Basta que alguien me diga que tiene una historia para que la escriba, para que yo no la escriba nunca. Pero lo que él me contó -era Tony Raful, un amigo escritor, periodista, poeta- me dejó muy intrigado. No conocía la implicación que tuvo el generalísimo Trujillo en el golpe de estado que llevó a cabo Castillo Armas contra el presidente Árbenz, con ayuda de la CIA en la Guatemala del año 1954. 

¿Para escribir estos «Tiempos recios» se ha documentado como en anteriores trabajos sobre el terreno, al modo periodístico?

Guatemala la conocía como turista, había visto las ruinas mayas… Y con este motivo fui a hacer trabajos de documentación, viajé mucho por todo el país, seguí toda la ruta de la ascensión militar de Castillo Armas contra Árbenz, y fue muy interesante; entrar en una historia que es tan rica, tan diversa, tan violenta… Probablemente es la historia más violenta de América Latina, la de Guatemala en esas fechas.

Trujillo es el protagonista de «La fiesta del chivo» y ahora regresa en esta novela. ¿Cierra un ciclo centrado en la Historia de América Latina del último siglo?

La Historia siempre ha estado muy presente en mi trabajo de escritor. Yo tuve la suerte, en San Marcos, la universidad donde estudié, de tener un profesor de Historia extraordinario, el doctor Raúl Porras Barrenechea. Y eran tan extraordinarias sus clases que a mí me hicieron dudar si debía seguir Literatura o Historia. Afortunadamente no lo hice, pero la Historia siempre me ha fascinado.

¿Nos perdimos a un gran historiador y ganamos a un gran novelista?

Un novelista es mucho más libre que un historiador, porque no tiene esa responsabilidad con la verdad que tiene un historiador o un sociólogo, en fin, un investigador científico. Yo creo que nadie se engaña cuando abre una novela, sabe que no es Historia. Es la verdad literaria, que no siempre coincide con las verdades históricas. Una novela lo que tiene es que persuadir al lector de que la historia que le cuenta es verdad, pero puede ser una historia que no tenga muchas relaciones con la verdad objetiva.

Ha viajado al pasado al citar la universidad de San Marcos, yo retrocedo un poco más en el tiempo y le recuerdo la época en la que escribió crónica de sucesos. ¿Ese componente periodístico nunca ha abandonado su manera de contar?

Espero que sí, porque creo que soy un escritor realista en el sentido ancho de la palabra. Creo que la literatura es un elemento que pone en contacto a los lectores con una realidad profunda, que muchas veces, en la superficie, puede desentonar con la verdad. No obstante, a largo plazo, es el mejor testimonio sobre la verdad de una época. Pienso en la verdad de las sagas novelescas. Pérez Galdós, pongamos por caso, es un documento fundamental para entender la España del siglo XIX, para entender un poco la Historia moderna de España.

¿Entonces cuál sería la función de la literatura?

La función de la literatura no es solo procurar placer, entretenimiento, fascinación, a los lectores, sino también formar buenos ciudadanos para la sociedad democrática, para la sociedad libre. Es decir, dotarlos de un espíritu crítico. 

Una gran responsabilidad, mientras cada año los niveles de lectura bajan. Al menos, aquí en España de una manera sobrecogedora.

Debemos enfrentarnos a esa tendencia cultural que, por desgracia, se da tanto en el Primer mundo como en el Tercer mundo. La cultura tiene una orientación que es fundamentalmente audiovisual, y la importancia de las ideas que trascendían de los libros va quedando muy marginalizada. Hoy en día la cultura tiende a ser solo entretenimiento. La educación llega a mucha más gente, pero es mucho más superficial. Ese elemento crítico en los ciudadanos, que es tan importante en una sociedad libre, se puede perder si las imágenes suplantan completamente a las ideas.

Para usted, la lectura fue el refugio para huir de la hostilidad de su entorno.

Sobre todo en la relación con mi padre, que fue muy difícil, muy mala… Me salvó la literatura, la lectura, entrar en un mundo muy distinto, un mundo de aventuras, de fascinación, de existencias absolutamente fuera de lo común. Además, es un mundo que a mí me hacía viajar, me sacaba de la pequeña «cárcel» de Lima y me hacía viajar por el mundo, por el tiempo, hacia el pasado, hacia el futuro. La literatura fue mi salvación en esos años de adolescencia muy difíciles que pasé con mi padre.

¿Y ahora qué representa para Vargas Llosa la lectura?

Sigue siendo el placer de los placeres. Encontrar un buen libro… Ahora soy más crítico a la hora de juzgar los libros. Entonces, uno creía que tenía tiempo para leer toda la literatura. Ahora ya no, uno descubre que tiene un tiempo relativo disponible, y procura leer buenos libros, o releer buenos libros. 

¿Qué ha releído y releería una y mil veces?

Muchas cosas. Por ejemplo, he releído de Tolstói Guerra y paz por lo menos tres veces; el Quijote, un libro que he leído, releído, para enseñarlo. Ha sido un gran placer, es un verdadero monumento. Una novela que a mí me gusta muchísimo, y a la que he procurado defender y, sobre todo, darla a conocer en España, es el Tirante el blanco, de Martorell. Es un libro extraordinario que yo leí cuando estaba en la universidad, y lo leí en catalán. Pienso que en la novela ha habido siempre esa ambición de competir con el mundo real de igual a igual. Creo que las mejores novelas son también novelas largas.

¿Novelones, grandes frisos, retratos de épocas?

Exactamente, grandes panoramas de una época o de un problema determinado. Creo que esa vinculación entre la literatura y el mundo real es absolutamente indispensable para que la literatura cumpla con su función de crear lectores críticos, lectores insatisfechos con la realidad. Para mí, esto es la locomotora del progreso.

Con Carlos Ney, quien inició a Vargas Llosa en el periodismo de sucesos

Hablando de lectores críticos, a usted un lector más joven le puede asociar con un pensamiento político cercano al liberalismo, y les sorprende la crítica feroz a la CIA, a Estados Unidos, de su última novela.

Esa crítica la puede hacer un demócrata y un liberal como yo. Esa crítica es una crítica a una imposición abusiva contra un gobierno legítimo salido de elecciones libres y en la que el presidente pidió un mandato para las reformas que iba a hacer. Digamos que los liberales tenemos que defender eso: el derecho de los países a tener gobiernos elegidos y rechazar que una potencia pueda intervenir militarmente para cambiar la decisión de los ciudadanos. 

¿Y cuando ve movimientos campesinos como los recientes de Ecuador, qué piensa?

¿Quién está detrás de esta operación para acabar con el Gobierno de Lenín Moreno? Desde luego, Venezuela, desde donde se dirigen prácticamente las acciones insurreccionales, y está Correa, el expresidente populista, nacionalista, que llevó prácticamente a la ruina al Ecuador. Lenín Moreno mantiene enderezada esa política, la ha movido hacia un centro más realista, más presentable y quieren acabar con la democratización del Ecuador que vino con él.

Venezuela salió a relucir, ¿dedicaría una novela a contar su historia reciente?

Venezuela tiene muy buenos novelistas, no me necesitan a mí. Pero tiene muy buenos temas ahí. Mire, el país, probablemente más rico de América Latina y uno de los potencialmente más ricos del mundo, como Venezuela, convertido en la ruina en la que está. Yo creo que no hay precedentes en la historia de América Latina, y acaso del mundo, de un país al que una ideología colectivista y estatista arruina, hasta expulsar a más de cuatro millones de venezolanos que tienen que huir para no morirse de hambre, literalmente. ¿Qué mejor ejemplo para el mundo de que el comunismo no es la solución, que el comunismo solo trae problemas a los que quería resolver? Y es el caso trágico, absolutamente trágico, de Venezuela. Yo creo que hoy en día hay una mayoría, inmensa seguramente, que está en contra del régimen y quiere volver a la democracia, pero tampoco hay que olvidarse de que tuvieron cinco elecciones libres, los venezolanos, y votaron por Chaves. Había que ser ciego para no darse cuenta de que ese militarón demagogo iba a arrastrar a Venezuela a una catástrofe. Ha sido peor de lo que podría sospecharse, pero mire, a veces los pueblos se equivocan y votan mal. La ventaja de la democracia es que esas equivocaciones se pueden corregir. En cambio, en las dictaduras, es mucho más difícil corregirlas. 

Usted ha dicho que Faulkner es su referente de escritor total. ¿Qué tiene que ver él con todo esto?

Es el primer autor que yo leí con lápiz y papel. Además, Faulkner construye en el sur de Estados Unidos un mundo que es muy semejante al mundo de Latinoamérica: en nuestras sociedades había culturas, razas, creencias, costumbres muy distintas entre sí; sociedades que se habían llevado siempre mal, sin entenderse mutuamente.

Ahora retrocedo a otra anécdota suya: sus primeros textos los escribió en la Academia militar Leoncio Prado y fueron cartas de amor…

Sí, fueron cartas de amor. 

Y novelas o relatos eróticos, picantes.

O verdes, como dicen en España. Lo que más exaltaba era la dignidad. Un escritor, un joven que amaba la poesía, era considerado un marica, entonces había que adaptar la vocación literaria al entorno. Yo escribía cartas de amor a los chicos que recibían cartas de sus enamoradas, y después ya escribía pequeños textos pornográficos, que me parecía muy viril en ese contexto. Creo que nunca leí tanto como había leído en ese cuartel de Leoncio Prado cuando me quedaba los fines de semana castigado. Ahí leí a Víctor Hugo, por ejemplo, uno de los libros capitales de mi vida fue Los miserables. Lo leí en una época en que estuve confinado.

De usted siempre se destaca que es un gran trabajador, muy disciplinado… nada de que la inspiración llega por las buenas…

La inspiración llega por las malas, a base de trabajo. Eso lo aprendí de Flaubert. Es un genio que él construyó a base de esfuerzo, a base de trabajar como un galeote, buscando esa perfección. 

¿Considera que la novela es el gran género para contar nuestro tiempo tan complejo?

Se ha dicho que la novela es la Historia llevada al gran público. Algo de esto creo que es cierto; la Historia y la novela están muy cerca una de otra. La novela llega donde no pueden llegar los historiadores muchas veces, por falta de documentos, de testimonios; allí el novelista usa la imaginación, y, a veces, la imaginación es tan certera que acierta.

¿Cómo separa Mario Vargas Llosa su lado de ensayista del de narrador?

Soy la misma persona. Cuando escribo un ensayo o un artículo, o doy una conferencia, sí procuro moverme dentro de una racionalidad que es muy estricta, y que en ningún caso yo aplicaría sistemáticamente a una novela. Con una novela, yo muchas veces me siento empujado en una dirección que no entiendo muy bien por qué y creo que las sorpresas que uno se lleva son muy fascinantes, muy reveladoras sobre lo que uno mismo es. 

¿Cómo se lleva el peso de la fama, de qué se reclame su presencia y su opinión para todo?

Se esperan, sobre todo, declaraciones políticas. Lo terrible de eso es que la política prevalece sobre la literatura. Yo no quisiera que fuera así, pero como no me niego a contestar preguntas políticas, muchas veces se confunde la gente y creen que yo soy un político por encima de todo. Yo soy un escritor, fundamentalmente, y la política es una obligación total. De ninguna manera la política es lo más importante en mi vida; lo más importante es la literatura.

¿Se definiría como un escritor comprometido?

Yo nací a la vida literaria en una época en la que en las tesis de los existencialistas, sobre todo, de los existencialistas franceses, primaba la idea de que el escritor tenía que tener una responsabilidad que no solamente era literaria, sino moral, social, política. Creo que sigo fiel a esas convicciones. Hoy día ya no están muy de moda, los jóvenes escritores ya no sienten esta responsabilidad moral, pero yo sí creo que, para que la literatura cumpla su función, tiene que haber un compromiso del escritor con su tiempo, con la problemática que lo rodea. Yo prefiero aquella literatura que tiene una vinculación con el mundo real a aquella que es pura fantasía.

Jacobo Árbenz y su esposa

«Todo fue una operación orquestada de ‘fake news’»

«En la época de Árbenz, era la primera vez que tenían elecciones libres realmente los guatemaltecos, y la verdad es que las acusaciones contra Árbenz de que era comunista no eran ciertas; no fue nunca comunista. Las reformas que quería hacer Árbenz en Guatemala eran reformas democráticas. No es verdad que expropiara, expropió solo las tierras ociosas, los latifundios abandonados completamente para crear pequeños empresarios capitalistas. Y eso es lo que él intentó crear, repartió las tierras entre millones de campesinos guatemaltecos, no le dio tiempo para más, pero fue un acto injusto, producto de la Guerra Fría. Es verdad que en ese tiempo la Guerra Fría orientaba la política tanto de la Unión Soviética como de Estados Unidos hacia las cosas prácticas. No había siquiera relaciones diplomáticas entre Guatemala y la Unión Soviética, no había un solo ciudadano soviético en Guatemala viviendo en la época de Árbenz. Todo fue una operación de ‘‘fake news’’ maravillosamente hecha por un publicista, que aparece ahí, que además era sobrino carnal de Freud, Bernays. Este Bernays prepara una operación… Me acuerdo de las teorías que él tenía, de que la propaganda y la publicidad serían el gran instrumento de poder del siglo XX. Un visionario, realmente. Él preparó esto. Árbenz quería hacer de Guatemala una democracia, quería que fuera moderna, con libertad de expresión, con libertad de prensa, y eso fue lo que el golpe de Castillo Armas destruyó al fin».

Relatos sobre la Revolución sandinista en Nicaragua, por la escritora y periodista Gabriela Selser. Presentación en Barcelona del libro Banderas y harapos por su autora: Gabriela Selser

Atacar a las Españas, plan luciferino de Inglaterra.

Inglaterra contra las Españas

Involucionar a las Españas, desde Inglaterra. UNA PROPUESTA PARA HUMILLAR A ESPAÑA

El plan era atacar, destruir, debilitar la minería de las Españas, como eje central de su sistema económico, fundamento del poder político del Imperio Hispanoamericano