Mafias y sistema económico

Mafias y liquidez económica

SEGUNDA PARTE . ANABEL HERNANDEZ, LOS SEÑORES DEL NARCO, VIOLENCIA Y ASESINATOS DE PERIODISTAS EN MEXICO

NARCO VIOLENCIA EN MEXICO LOS SEÑORES DEL NARCO, ASESINAR PERIODISTAS. ANABEL HERNANDEZ

A casi 25 años del levantamiento del ejército zapatista en Chiapas, México

a cinco lustros del levantamiento del ejército zapatista en Chiapas, México

República de los Consejos de Baviera. Anarquismo alemán, comunismo y nazismo

esclavo

via Erich Mühsam y la revolución de Baviera

ACADEMIA: LA INTELIGENCIA NO PAGADA, PERO …

goya-2
CITA DE NORBERTO BOBBIO : Es un destino del cual no se escapa, apenas se plantea el problema de qué cosa son los intelectuales. Quien se plantea este problema se convierte, por el solo hecho de planteárselo, en un intelectual, es decir en alguien que no hace cosas sino que reflexiona sobre las
cosas, alguien que no maneja objetos sino símbolos y cuyos instrumentos de trabajo no son las máquinas sino las ideas.(Cfr artículo en este enlace: http://www.peu.buap.mx/web/seminario_cultura/Los_intelectuales_y_el_poder.pdf

FUENTE https://dissidentvoice.org/2018/05/de-briefing-academics-unpaid-intelligence-informants/

De-Briefing Academics: Unpaid Intelligence Informants
by James Petras / May 5th, 2018

Over the past half-century, I have been engaged in research, lectured and worked with social movements and leftist governments in Latin America. I interviewed US officials and think tanks in Washington and New York. I have written scores of books, hundreds of professional articles and presented numerous papers at professional meetings.

In the course, of my activity I have discovered that many academics frequently engage in what government officials dub ‘de-briefing’! Academics meet and discuss their field-work, data collection, research finding, observations and personal contacts over lunch at the Embassy with US government officials or in Washington with State Department officials.

US government officials look forward to these ‘debriefings”; the academic provided useful access to information which they otherwise could not obtain from paid, intelligence agents or local collaborators.

Not all academic informants are very well placed or competent investigators. However, many provide useful insights and information especially on leftist movements, parties and leaders who are real or potential anti-imperialist adversaries.

US empire builders whether engaged in political or military activities depend on information especially regarding who to back and who to subvert; who should receive diplomatic support and who to receive financial and to military resources.

De-briefed academics identify ‘moderate’ and ‘radical’ adversaries, as well as personal and political vulnerabilities. Officials frequently exploit health problems or family needs to ‘turn’ leftists into imperial stool pigeons.

US officials are especially interested in academic gate-keepers who exclude ‘anti-imperialist’ critics, activists , politicians and government officials.

At times, US State Department officials claim to be sympathetic ‘progressives’ who oppose ‘Neanderthals’ in their institution, in order to elicit inside information from leftist academic informants.

Debriefing is a widespread practice and involves numerous academics from major universities and research centers, as well as non-governmental ‘activists’ and editors of academic journals and publications.

Academic participates in debriefing frequently do not publicize their reporting to the government. Most likely they share their reports with other academic informers. All claim they are merely sharing research and diffusing information for ‘science’ and to further ‘humane values’.

Academic informers always justify their collaboration as providing a clear and more balanced picture to ‘our’ policymakers, ignoring the predictable destructive outcomes likely to ensue.

Academics in the Service of Empire

Academic informants never study, collect research and publicize reports on US covert, overt and clandestine policies in defense of multi-nationals and Latin American elite which collaborate with empire builders.

US officials have no interest in ‘debriefing’ academics conducting anti-imperialist research.

US officials are keen to know any and all reports on ‘movements from below’: who they are, how much influence they have, their susceptibility to bribes, blackmail and invitations to the State Department, Disneyland, or the Wilson Center in D.C.

US officials fund academic research on militant trade unions, agrarian social movements, feminist and ethnic minorities engaged in class struggle ,and anti-imperialist activists and leaders, as they all serve as targets for imperial repression.

The officials are also keen on academic reports on so-called ‘moderate’ collaborators who can be funded, advised and recruited to defend the empire, undermine the class struggle and split movements.

Academic informants are especially useful in providing personal and political information on Latin American left-wing intellectuals, academics, journalists, writers and critics which allows US officials to isolate, slander and boycott anti-imperialists, as well as those intellectuals who can be recruited and seduced with foundation grants and invitations to the Kennedy Center at Harvard.

When US officials have a difficult time understanding the intricacies and consequences of ideological debates and factional divisions within leftist parties or regimes, ex-leftist academic informers, who collect documents and interviews, provide detailed explanations and provide officials with a political roadmap to exploit and exacerbate divisions and to guide repressive policies, which undermine adversaries engaged in anti-imperialist and class struggle.

The State Department works hand and glove with research centers and foundations in promoting journals which eschew all mention of imperialism and ruling class exploitation; they promote ‘special issues’ on ‘class-less’ identity politics, post-modern theorizing and ethnic-racial conflicts and conciliation.

In a study of the two leading political science and sociological journals over a period of fifty year they published less than .01% on class struggle and US imperialism

Academic informants have never reported on US government links to narco-political rulers.

Academic informants do not research widespread long term Israeli collaboration with death squads in Colombia, Guatemala, Argentina and El Salvador, in cases because of their loyalties to Tel Aviv and in most cases because the State Department is not interested in debriefings which expose their allies and their joint complicity.

Academic Informants: What do they want and what do they get?

Academic informers engage in debriefing for various reasons. A few do so simply because they share the politics and ideology of the empire builders and feel it is their ‘duty’ to serve.

The great majority are established academics with ties to research centers who inform because it fattens their CV — which helps secure grants, prestigious appointments and awards.

Progressive academics who collaborates have a Janus face approach; they speak at Leftist public conferences, especially to students and in private they report to the State Department.

Many academics believe they can influence and change government policy. They seek to impress self-identified ‘progressive’ officials with their inside knowledge on how to ‘turn’ Latin critics into moderate collaborators. They invent innocuous academic categories and concepts to attract graduate students to further collaboration with imperial colleagues.

The Consequence of Academic Debriefing

Former leftist academic informers are frequently cited by the mass media as a reliable and knowledgeable ‘expert’ in order to slander anti-imperialist governments, academics, and critics.

Ex-leftist academics pressure rising scholars with a critical perspective to adopt ‘moderate’ reasonable critiques, to denounce and avoid anti-imperialist ‘extremists’ and to disparage them as ‘polemical ideologues’!

Academic informants in Chile helped the US Embassy identify neighborhood militants who were handed over to the secret police (DINA) during the Pinochet dictatorship.

US academic informants in Peru and Brazil provided the Embassy with research projects which identified nationalist military officials and leftist students who were subsequently purged, arrested and tortured.

In Colombia, US academic informers were active in providing reports on rural insurgent movements which led to massive repression. Academic collaborators provided detailed reports to the embassy in Venezuela on the grass roots movements and political divisions among Chavista government and military officials with command of troops.

The State Department financed academics working with NGO who identified and recruited middle class youth as street fighters, drug gangsters and the destitute to engage in violent struggles to overthrow the elected government by paralyzing the economy.

Academic reports on regime ‘violence’ and ‘authoritarianism’ served as propaganda fodder for the State Department to impose economic sanctions, impoverishing people, to foment a coup.US academic collaborators enlisted their Latin colleagues to sign petitions urging right-wing regimes in the region to boycott Venezuela.

When academic informers are confronted with the destructive consequences of imperial advances they argue that it was not their ‘intention’; that it was not their State Department contacts who carried out the regressive policies.The more cynical claim that the government was going to do their dirty work regardless of the debriefing.

Conclusion

What is clear in virtually all know experiences is that academic informers’ ‘de-briefings strengthened the empire-builders and complemented the deadly work of the paid professional operatives of the CIA, DEA, and the National Security Agency.

Conquista y evangelización española . Un análisis crítico histórico. El papel del sacrificio

orozcolaconquistaespanola-750x365
La historiadora mexicana Marialba Pastor Llaneza aporta un interesante análisis acerca de cómo se fue operando la evangelización mediante la visión cristiana de sacrificio en la Conquista y posterior evangelización de América

Marialba Pastor, “La visión cristiana del sacrificio humano”, Arqueología mexicana, México, septiembre, 2003, vol. XI, núm. 63, pp. 58-63.Datos curriculares: Marialba Pastor
Sumario:
La práctica del sacrificio permitió que los pueblos mesoamericanos y los conquistadores españoles se comunicaran y que ocurriera, aunque imperfectamente, la sustitución de los muchos sacrificios humanos por el último de ellos: el sacrificio de Cristo en la cruz.
Aunque en todas las antiguas comunidades, el sacrificio humano había sido una práctica frecuente, cuando los españoles llegaron al Nuevo Mundo, este acto les horrorizó. De ahí que fuera uno de los asuntos más abordados en los relatos sobre la Conquista.
Para poder explicar la incapacidad de los españoles para comprender el sacrificio humano, es necesario recordar que uno de los grandes cambios introducidos por el cristianismo fue, precisamente, la limitación de los sacrificios de animales a fiestas extraordinarias y la total prohibición de los sacrificios humanos. Cristo en la cruz fue la señal del último sacrificio humano para redención de la entera humanidad. Para los cristianos, después de éste sacrificio, no sería necesario ni permitido ningún otro.
La lucha universal contra los paganos
En los siglos III y IV, cuando el cristianismo comenzó su proceso de expansión y consolidación, la principal distinción entre paganos y cristianos fue que los primeros realizaban sacrificios de animales y, esporádicamente, de humanos; en cambio, los segundos los reprobaban con énfasis.
Entre el siglo IV y el siglo de la Conquista de América, los cristianos combatieron a todo tipo de paganos, infieles y herejes. Con ello acumularon variadas experiencias de lucha, así como, amplios conocimientos sobre las costumbres de otros pueblos, en especial sobre sus prácticas religiosas. Todo
esto lo dejaron plasmado en vastas obras que sirvieron para diseñar las estrategias de evangelización y conversión.
Algunos conquistadores, como el mismo Hernán Cortés, y, sobre todo, los primeros misioneros, conocían la historia del cristianismo y los textos de Teología en los cuales se planteaba que los pueblos que no habían logrado superar los sacrificios sangrientos eran crueles e incivilizados, porque el Demonio todavía los tenía atrapados. En consecuencia, Dios agradecería y premiaría a aquellos cristianos que extirparan las idolatrías y sustituyeran los falsos sacrificios por el único verdadero: el sacrificio de Cristo.
Los religiosos españoles afirmaron que el mismo Demonio que había engañado a griegos y romanos, lo había hecho con los indios, conminándolos a adorar a muchos dioses y objetos de la naturaleza y a hablarles a través de ellos. De acuerdo con el fraile franciscano, Bernardino de Sahagún, el Júpiter de Tenochtitlán era Huizilopochtli y los otros dioses mayores y menores se correspondían plenamente con el panteón romano.
Los métodos para lograr la eficaz expansión del cristianismo en América ocasionaron apasionadas disputas. Una de las más conocidas fue la que sostuvieron el teólogo y cronista de la Corona, Juan Ginés de Sepúlveda, y el fraile dominico Bartolomé de las Casas. Para Ginés, la práctica del sacrificio humano que — según sus informantes — siempre iba acompañada de antropofagia, era una de las principales razones por las que la guerra contra los indios era justa. Actos de tal naturaleza eran para Ginés intolerables y, para erradicarlos, había que destruir las instituciones prehispánicas, cambiar su gobierno, prohibir su religión, borrar sus costumbres e imponer la paz. Según Ginés, no se podía esperar nada de hombres que estaban entregados a todo género de vicios y liviandades y que, además, comían carne humana, pues esas maldades pertenecían a los más feroces y abominables crímenes; excedían toda la perversidad humana.
Las Casas planteaba lo inverso. Para él, los sacrificios humanos también eran inaceptables y había que modificar las estructuras sociales que los propiciaban, sin embargo, eran la señal más evidente de la intensa relación
sostenida entre los indios y sus dioses. No era posible calificar como malvados a los hombres que los practicaban, pues el Demonio, al tenerlos sujetos y esclavizados, los había obligado a ello. Para Las Casas, los sacrificios humanos eran la prueba de la elevada capacidad religiosa de esta gente, máxime cuando los indios tenían el valor de ofrecer en sacrificio hasta a sus propios hijos. En esa intensa religiosidad de los indios, Las Casas encontró la posibilidad de salvar muchas almas.
Sacrificio y sexualidad
Resulta significativo advertir la similitud existente entre las descripciones cristianas de los siglos III y IV sobre los ritos paganos y las descripciones elaboradas por los cronistas españoles, doce siglos después, sobre los ritos prehispánicos. Esta similitud indica que los cristianos habían aprendido a ver el mundo a través de un mismo código moral en el cual los grandes vicios estaban clasificados conforme un orden jerárquico preestablecido. En ambos casos, la primera causa para censurar las costumbres de esas comunidades eran los sacrificios humanos, los sacrificios cruentos y la antropofagia; la segunda, el adulterio y las perversiones sexuales. Por eso, en los textos de Ginés de Sepúlveda, de Bernal Díaz del Castillo, de Francisco López de Gómara y de otros cronistas, al igual que en los textos de los primeros cristianos, del asombro generado por los sacrificios sangrientos y la antropofagia, se pasa al escándalo producido por las prácticas sexuales: sodomía, promiscuidad, adulterio e incesto.
La reprobación de los sacrificios cruentos y de la antropofagia ritual se explica por la revolución que introdujo el cristianismo en el concepto mismo de sacrificio. A diferencia de la mayor parte de las religiones y en coincidencia con algunas sectas orientales, el Dios cristiano proscribió la muerte violenta y aseguró la muerte en paz para la salvación eterna. Este Dios no permitió el asesinato o el suicidio; la muerte ocurría por su exclusiva voluntad. Dios ya no era una fuerza natural externa que los hombres tenían que dominar, Él penetraba en los hombres y éstos eran concebidos a su imagen y semejanza para gozarlo y venerarlo. Así, los seres humanos participaban de la naturaleza divina y, con ello, aminoraban su
miedo a la catástrofe. Pero, además, el propio Dios se hacía hombre en Cristo y sufría todas las desgracias hasta el último sacrificio. Jesús se ofrecía por la humanidad entera a su Eterno Padre. Para quienes quedaban en la Tierra, la imitación de la vida del Salvador, la veneración de su sacrificio y el intento de reproducirlo sería lo que le daría sentido a la vida y la muerte.
Por otra parte, el cristianismo había heredado de los judíos un código sexual estricto. En la Biblia, el Levítico mostraba las conductas sexuales que castigaba Yahvé: el adulterio, el incesto, la homosexualidad y los denominados “pecados contra natura”. Estas faltas se perdonaban con sacrificios expiatorios de animales ovinos y bovinos, y, por lo visto, eran tan frecuentes que siempre ardía el fuego sobre el altar de los sacrificios de Yahvé. El trabajo para ordenar la reproducción biológica implicó la limitación de las libertades sexuales hasta llegar al matrimonio monogámico, única relación aceptada por los judeocristianos para la procreación.
La censura de las costumbres sexuales de los pueblos prehispánicos se relacionó con la convicción cristiana de que aquello que se salía del código moral impuesto era impuro, es decir, estaba relacionado con la violencia y el caos. Cualquier impureza era un peligro para la cohesión y la seguridad de la comunidad. Los hijos ilegítimos eran hijos de la violencia. Los raptos, las violaciones, las desfloraciones, la sodomía constituían una permanente ocasión de desorden, provocaban pleitos, querellas y batallas, amenazaban, en suma, la paz cristiana.
La sustitución del politeísmo
Si el sacrificio y, fundamentalmente, el sacrificio humano, era el centro que le daba sentido a la vida y la muerte de las comunidades mesoamericanas, todo se vino abajo con su eliminación. Lo sustancial de estas cosmovisiones se perdió: se abandonó el calendario en el que se establecía la obligación de sacrificar y, con él, la idea del cosmos y el ordenamiento de las actividades económicas; se dejaron de repetir los mitos y leyendas de los antepasados que cohesionaban y explicaban los orígenes de la comunidad y lo que de ella se esperaba; se destruyeron los
templos, las imágenes y esculturas de los dioses en torno a las cuales se reunían las comunidades, así como las técnicas e instrumentos que los acompañaban. Los sacerdotes-guerreros, los amos o señores que dictaban las reglas, las autoridades que trasmitían las enseñanzas, que recogían y distribuían los tributos, murieron en la guerra, fueron asesinados u obligados a convertirse. Sin ellos, las posibilidades de estructurar la sociedad, de recordar las antiguas leyendas y seguir los códigos morales y jurídicos fueron muy escasas.
Si cada comunidad agrícola, si cada calpulli, había tenido como figura sagrada a un dios particular al cual sacrificaban y tributaban, éste fue sustituido por algún santo patrón de la iglesia cristiana. En las iglesias — ahora espacios cerrados construidos conforme con una arquitectura europea –, de acuerdo con el nuevo calendario y la nueva liturgia, se establecieron los días de realización, de continua repetición de los sacrificios cristianos: las misas dominicales, las de los santos o auxiliares de Dios, las de honra a la virgen María, la gran intercesora entre Dios y los hombres.
Para darles una propia identidad, los sitios donde se asentaban las comunidades indígenas fueron antecedidos con el nombre del santo patrón o de la advocación de la virgen. En la Biblia, en los Textos sagrados y las hagiografías, pletóricas de relatos sobre los autosacrificios de los mártires, se encontraron los nuevos mitos o relatos de la fundación y formación de las comunidades, aunque — como había sucedido en situaciones anteriores en el Viejo Mundo — estos fueron sometidos a nuevas interpretaciones y tuvieron que sufrir algunas adaptaciones o alteraciones para persuadir a la nueva población.
El cristianismo y su Iglesia tuvieron la capacidad de integrar todas las historias de los pueblos y todas las dimensiones imaginables de la realidad en una única historia: la historia de la salvación. Para los españoles, el presente, el pasado y el futuro de los pueblos mesoamericanos ya estaban narrados. Desde esa visión providencialista de la historia, desde el punto de vista de esa religión cuyo Dios era todopoderoso y no reclamaba sacrificios humanos, los cronistas relataron sus experiencias en las nuevas tierras. En esa historia lineal hacia la parusía, los pueblos mesoamericanos ocuparon el mismo lugar que los griegos y
romanos: el de haber sido proyectados por Dios para preparar el camino del reino universal de Cristo.
Por otra parte, el maniqueísmo, la radical separación entre el Bien y el Mal, asimilada por los cristianos a través de la obra de San Agustín, no admitió el fundamento cíclico de las cosmovisiones mesoamericanas, ni las ambivalencias de sus religiones. El pasado indígena quedaba del lado de la iglesia del Demonio y tendría que recorrer el camino de la conversión para acceder a la verdadera iglesia.
Al alabar a los esclavos, a los pacíficos, a los débiles y a los humildes y al premiarlos con la entrada al paraíso, el cristianismo realizó una inversión radical de los valores. Los guerreros, los poderosos y los acaudalados, que eran adorados por las comunidades prehispánicas, quedaron en entredicho. Entonces aparecieron otras autoridades a quienes los indios debían someterse. Además, a diferencia de los dioses mayores y menores que gobernaban a los pueblos mesoamericanos, el nuevo Dios, el Dios de los cristianos, doctrinalmente se presentó como omnipresente, omnipotente y omniabarcante.
A pesar de todo, la sustitución del politeísmo por el monoteísmo cristiano fue imperfecta. La poca disposición de los indígenas para domesticar a la Naturaleza a la manera europea, las transgresiones sexuales, el culto secreto a los ídolos, así como, la realización de uno que otro sacrificio humano en plena etapa colonial, son algunos indicadores de las dificultades para abandonar completa y radicalmente las antiguas cosmovisiones.
Bibliografía
Franz J. Hinkelammert, Sacrificios humanos y sociedad occidental: Lucifer y la bestia, Departamento Ecuménico de Investigaciones, Costa Rica, 1991.
Octavio Paz, “Voluntad de forma”, pp. 3-37, en México. Esplendores de treinta siglos, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York, 1991.
John Holland Smith, The Death of Classical Paganism, Geoffrey Chapman, London: Dublin, 1976.
Juan de Torquemada, “Libro séptimo. De los veinte y un rituales y Monarquía Indiana”, vol. 3, pp. 133-183, en Monarquía Indiana, 7 vols, Instituto de
Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1975.