Una entrevista de gran interés para entender mejor las relaciones entre indígenas mexicanos y los usos de diversas lenguas

Primera Página

Revista Primera Página

LITERATURA, MÚSICA, CINE Y MUCHO MÁS

ENTREVISTASLITERATURA

“Siempre me he sentido extranjero en mi propio país”: entrevista a Víctor Cata

3 mayo, 2019Sofía Amezcua

Fotografías de Octavio Meléndez

El conocimiento de Víctor Cata desborda las barreras del lenguaje. Hablante de zapoteco y escritor de Sólo somos palabra (entre otros libros más), sus historias rememoran una amplia tradición oral que desafía a cualquier espectador por sus ideas del tiempo, del lugar y del género. En Santa María la Ribera, a un costado del histórico Kiosco morisco, nos cuenta un poco sobre su niñez, cómo fue su proceso de atracción por la literatura, algunas anécdotas personales y cómo se concibe al indígena en la actualidad en un país que aparentemente busca reivindicar su papel en la sociedad. Sin embargo, nos encontramos en una realidad muy distinta…

Primera Página: Bueno, Víctor, me gustaría que comenzáramos contigo, platicando acerca de ti. Naciste en Oaxaca, ¿cierto?

Víctor Cata: Sí, yo nací en la ciudad de Juchitán. En un barrio que se llama “el barrio de las limas”, en la década de los setentas. En el tiempo en el que nací era una sociedad casi monolingüe. Hablábamos más zapoteco todos los niños. Nuestro conocimiento del español era como cuando un extranjero aprende un idioma que no es el suyo, con tropiezos y con errores gramaticales. Todavía los seguimos arrastrando los que nacimos hablando un primer idioma. Esa parte marca mi pronta lingüística y, pues, tuve la fortuna de ser monolingüe primero; de poder captar el pensamiento zapoteco.

PP: ¿Hasta qué edad creciste y te educaste en esa zona?

VC: Ahí viví hasta la edad de 18 años que vine a la Ciudad de México, pero todo ese tiempo estuve viviendo allá.

PP: ¿Fue cuando viniste a estudiar historia?

VC: Sí. Casi estuve aquí veinte años viviendo.

PP: ¿Y cómo surge este interés, más bien, por la literatura y sobre todo por la escritura en tu lengua: el zapoteco?

VC: Fíjate que nosotros venimos de una tradición oral. Es otra manera de literatura, otra manera de narrar como en palabras o hacer libros con palabras. Estos recursos que tiene el idioma zapoteco. Crecí en un tiempo donde no teníamos televisor ni radio, entonces eran contados los vecinos que tenían estos aparatos y a veces dependía del humor de la gente; de cerrarnos las ventanas o dejarlas abiertas para ver el programa que esa señora o ese señor quería ver. También tuvimos la fortuna de vivir en un ambiente agrícola, campesino, entonces a las cinco de la tarde llegaban los campesinos con sus carretas llenas de sandía, melón, mazorca y había que ayudarles a descargar. El regalo era que te contaran un cuento… una adivinanza, una mentira fantástica, una narración fantástica que no buscaba engañarte, sino divertirte, distraerte, que tuvieras actividad mental; o preguntas capciosas en zapoteco. Esa parte oral fue mi primer libro. Después hubo un movimiento interesante en Juchitán que tiene que ver con la revitalización o recuperación del zapoteco como valuarte, como identidad de un pueblo originario. Crearon una biblioteca muy bonita en la casa de la cultura de Juchitán. Gracias al apoyo del maestro Francisco Toledo se creó esta biblioteca. Ahí tuve la fortuna, a los nueve años, de encontrar un texto de Rudyard Kipling, El libro de la selva. Entonces, como eran dos libros, yo hacía trampa. Antes de entrar a la escuela, porque la casa de la cultura estaba pegada a la escuela primaria, iba yo a esconderlo (risas).

PP: Ah, para que nadie más lo tomara (risas).

VC: Y al salir, ya sabía dónde estaba para leerlo como veinte minutos, porque mi mamá era muy exigente con el tiempo, y luego dejarlo en su lugar original.

PP: ¿Esta experiencia tuya con los libros y las historias influye en el proyecto “El camino de la iguana”?

VC: Fíjate que “El camino de la iguana” se hizo después. Ahora que preguntabas que por qué escribo en zapoteco, yo creo que es una cuestión de necesidad y de resistencia. Es una cuestión de decir “aquí estoy; estoy vivo”. En mi infancia me tocó una persecución horrenda dentro del sistema educativo; no sólo a mí me tocó esa pesadilla, sino a muchos compañeros, compañeritas, con quienes estudié. Nos pegaban por hablar en zapoteco. Estaba prohibido. Lo hablábamos nosotros, en cuchicheo, detrás de las puertas o en los recreos. Pero nunca faltaba un chismoso que iba a decirle al maestro: “Fulano habló zapoteco”.

PP: Sí, como si fuera casi un delito, ¿no?

VC: Sí. Entonces escribir para mí es una cuestión de necedad. Siempre fui necio desde niño. Siempre hice lo que quise… aunque me fuera mal (risas). Por eso escribí, por eso nació “El camino de la iguana” con la maestra Natalia Toledo, quien también padeció esta parte y ella desde pequeña se tuvo que salir de Juchitán. Es como una cuestión, te digo, de existencia, de mostrar otra forma de vida, de decir “no estamos mal”. No tiene nada de malo hablar una lengua indígena; al contrario, es una fortuna para el cerebro porque está desarrollado, programado, para que hablemos muchos idiomas. Y un idioma indígena no te hace tonto y el español tampoco te hace inteligente, entonces son idiomas que te permiten una comunicación, que te permiten comprender una partecita de este mundo enorme en el que estamos viviendo. Es una parte del ser humano, nos pertenece aunque yo no hable ruso, chino o alguna lengua indígena de Brasil. Me pertenece porque soy humano como ellos. Es parte de un desarrollo complejo.

PP: Lo que me cuentas me lleva a reflexionar en la enorme contradicción que se observa en el discurso nacional, que resalta lo prehispánico, pero a la vez aparta y margina al indígena actual, al indígena vivo.

VC: Hay un libro muy bonito de Manuel Gamio, que escribió por 1916-1917, que se llama Forjando patria, donde hace esta reflexión que tú acabas de decir. Después lo retoma Bonfil Batalla en su obra también de referencia dentro de la antropología, donde dice que se adora a los indios de muertos y se desprecia a los indios vivos. Muchos de los trabajos que se han hecho en la epigrafía maya o en la lectura de las piedras, de los lienzos, de los códices, son gracias a los grupos indígenas que hablan una variante del maya como el mam, el tsotsil, el maya yucateco, el maya que se habla en la selva Lacandona. Gracias a que los lingüistas, los epigrafistas y demás se enfocaron a esta gente (esta gente dio información lingüística) a tiempo, pudieron empezar a descrifrar los glifos mayas, si no no podría hacerse. No podría hacerse de ninguna manera; quedaría en esta parte hipotética y de interpretación nada más.

PP: También creo que, y un poco pasando al libro, es una forma en que de alguna manera se ha permitido el estudio de los pueblos indígenas: siempre desde fuera, sin darles la voz, lo cual es algo que hace tu libro, al estar escrito en la zapoteco y al ser narrado por ti, que perteneces a esa comunidad.

VC: Sí, además, como conozco el idioma conozco su estructura. Hay un relato donde hice un ejercicio a propósito de mi idioma y de su estructura. En el español, hay una necesidad casi morbosa de saber quién eres, si eres hombre o mujer. Esa es la obsesión del español. En el zapoteco esa no es una obsesión. Su obsesión es “dime a qué grupo perteneces”. ¿Eres humano, eres animal, eres objeto, eres cosa divina o cosa muerta?

PP: Y en realidad en tus relatos esto se mezcla, ¿no? Lo divino, lo sacro y lo profano… juegas un poco con esa mezcla.

VC: Sí. En el relato de “El reparto”, muchos me dicen que el personaje principal es una mujer. No, no, no. No es una mujer; es un muxeMuxe es un homosexual. Y al traducirlo al español, evité marcarle su pronombre de femenino o masculino, “él” o “ella”. Entonces ya hasta el final dice el texto: “Recuerda que estamos solos, que estoy solo” o algo así, y esa marca es la que te indica el sexo, pero toda la actividad y el pensamiento del personaje es femenino; igual en el otro relato, el que se llama “Un tal Jesús”. Jugué un poquito con la manera en la que tenemos de hablar, porque hacemos como calcos. Por ejemplo: “guarda tu teléfono, no lo vayas a tirar”. Tú me vas a decir, “pero cómo lo voy a tirar”; aunque en realidad lo que te estoy diciendo es “guárdalo, no lo vayas a perder”. Tirar y perder es igual en zapoteco. Entonces mucha gente que habló primero el zapoteco, al hablar el español jala esos calcos. Lo que hace es que estas “cajitas” que tiene el zapoteco se las pasa al español. “Un tal Jesús”, un chismoso que no se levanta de la cara de la gente… estoy traduciendo literalmente lo que viene del zapoteco al español.

PP: ¡Y se entiende muy bien!

VC: Sí, se entiende. Quedó chistoso. Es chistoso porque no hablamos así en español. O la gente que nació hablando español y que conoce su idioma, pues no habla así; pero son estos giros lingüísticos que tenemos sembrados en todo el país. Por ejemplo, el maya yucateco, los que están en Veracruz. Cada quien habla un español que lleva la marca de nuestra lengua indígena.

PP: Sí, claro. Incluso en la ciudad son distintas entonaciones, distintas expresiones que denotan el lugar al que pertenecemos, ¿no?

VC: Y enriquece al español de México. Lo vuelve único dentro de su diversidad.

PP: También pensaba un poco en este juego que hay de pronto en los relatos sobre pasado y presente. ¿Cómo funciona el tiempo?

VC: Fíjate que eso es otro punto. En el zapoteco los tiempos no importan. Estás hablando del presente y usas tiempos del pasado o estás en el pasado y usas marcas del presente. En el español lo tienes que marcar. Si no lo marcas, se nota que no estás hablando un buen español (risas). Pero sí lo tomé a propósito, entonces jugué con el tiempo, jugué con el género y con las marcas gramaticales. Por ejemplo, la estructura del español es sujeto-verbo-objeto. Así tienes que hablar: “el caballo corre en el campo”, “el niño juega con la pelota”. En zapoteco no. Primero es el verbo-sujeto-objeto: “corre el niño en el campo”, “patea el niño la pelota”. Algo así. Ese tipo de cosas siempre las tuve presentes en el momento cuando creé estos relatos. Estos relatos en realidad son cosas que yo oí de niño.

PP: Parten justo de estas narraciones que tú dices.

VC: Sí, parten de una realidad que yo viví. Lo único, lo único, que lleva mío ahí es mi manera de narrarlo. Nada más. Había conocido a ancianos mañosos que para que no nos fuéramos y siguiéramos desgranando la mazorca, nos contaban un cuento, otro cuento y otro cuento (risas), como los de Las mil y una noches. Y ahí estábamos obsesionados, ¿qué otra cosa podríamos hacer? No había tele… no había radio, ni cine. O sí había cine pero había que pagar (risas).

PP: Y esa dinámica de alguna manera se reproduce de nuevo, cuando uno te lee. Yo tenía la sensación de que se estaba narrando para el lector, para el espectador. Casi como un chisme: “me contaron, me dijeron”, como lo que tú me dices, de esa forma. Como el campesino contándote a ti, yo sentí esa misma interacción entre el lector y el libro.

VC: Sí, como que hubo muchos espacios naturales donde podemos vivir la oralidad. Por ejemplo esto, a la hora de estarle ayudando al campesino a desgranar. Otro espacio femenino y que los niños a veces por ser niños no se les permitía ingresar, por las tardes, era la hora del rezo. Mi abuela siempre me llevaba porque era un niño que no molestaba; donde me sentaban me quedaba. Y después del rezo, las señoras platicaban sobre cosas de santos, de espantos y cosas así (risas). En los velorios, fuera, en el patio de las casas, cuando alguien moría, un nueve días o un cuarenta días, los señores se sentaban afuera y es otra manera de narrar, otro tipo de cosas que se contaban. Así que pude convivir en esos espacios, tanto en mi infancia, en mi adolescencia y de moverme de un mundo de mujeres a un mundo de hombres. 

PP: También el cambio de lo rural a lo urbano, porque viniste a vivir a la Ciudad de México; además insertarte en el ámbito académico, donde pareciera que se habla otro lenguaje y se vive otra vida.

VC: Ahí sí me sentí extranjero. Y siempre me he sentido extranjero en mi propio país. Por lo que tú dices, porque es otro pensamiento, porque la manera en cómo nos dieron instrucción en Oaxaca, por ejemplo, era más de memoria. Y aquí era un poco más una cuestión de resumir, de hacer análisis… no digo uno como indígena no pueda hacer análisis, porque toda nuestra base es de memoria. Somos más visuales. Tenemos otra forma de procesar la información y de repente te dan este otro mecanismo, que sí lo aprendí, pero no era parte de mi cultura. Falta mucho en el área de la educación para los indígenas. Como que tuviéramos una educación no para diferenciarnos de los mexicanos, pero sí para respetar nuestra cultura. Por ejemplo, la educación que recibe una persona que nació hablando español no me la puedes dar a mí, porque no lo hablo desde mi infancia. Entonces me costó mucho trabajo comprender cosas que un niño que habla español las comprende rapidísimo. Ese tipo de cuestiones nos han pasado a los indígenas y nos cuesta trabajo aprender en forma de otro conocimiento. Es como si llegáramos a las escuelas y tuviéramos que quitarnos nuestra ropa para ponernos otra diferente, la de los maestros, la de la educación oficial, la que nos viene a dar “luz” a la cabeza porque somos tontos. 

PP: Sí, es terrible esta concepción en la que se piensa que “tenemos que educarlos”.

VC: ¡Ese es el punto! Ese punto es horrible. Y bueno, ahí me ayudó mi necedad (risas).

PP: Sí, claro. Y el hecho de que tú irrumpas con tu texto y con tu trabajo, en un ámbito académico, donde se escribe en español o donde se escribe en inglés, es una forma de decir que eso también cuenta y también se puede contar en esa lengua.

VC: Sí, los idiomas nos permiten tener identidad, una vida, una presencia y una opinión.

PP: Sí, son formas de comprender el mundo.

VC: Totalmente.

PP: Pues, muchísimas gracias, Víctor. Te agradezco mucho.

VC: Por nada, qué agradable. Hace mucho que no daba entrevistas y vino a refrescar mi mente (risas).

***

Víctor Cata (Juchitán, 1973) es escritor, traductor, historiador por la UNAM y especialista en Lingüística Indoamericana por el Centro de Investigaciones en Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS). Ha publicado los libros: Libana. Discursos ceremoniales de los zapotecos (2012), El cuerpo humano (2014) y ha traducido numerosos relatos, poemas, documentales y fábulas al zapoteco. Su actividad editorial, crítica y creativa refleja la vida cotidiana de los muxes y promueve la conservación, difusión y revaloración de la cultura y la lengua zapoteca —Diidxazá— del Istmo de Tehuantepec, por lo que en 2015 recibió la medalla “Andrés Henestrosa” otorgada por el Congreso Estatal de Oaxaca.

Autor: Revista Primera Página Primera Página es una plataforma digital dedicada a la publicación de material literario creativo y crítica cultural en sus distintas manifestaciones. Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad directa de los autores que las emiten, y no del sitio como tal.​ 

AnunciosREPORT THIS ADREPORT THIS AD

Compártelo:

Relacionado

"Sólo somos palabra": Memorias de un pueblo zapoteca

“Sólo somos palabra”: Memorias de un pueblo zapoteca

En “Especiales”

Escritoras y premios

Escritoras y premios

En “La ciudad de las damas”

Supervivencia mimética: Entrevista a Alberto Chimal

Supervivencia mimética: Entrevista a Alberto Chimal

En “Entrevistas”Etiquetado Escritores indígenasIndígenasLiteratura indígenaPueblos indígenasVictor CataZapoteco

Navegador de artículos

ENTRADA ANTERIOR“Avengers: Endgame”, el juego final de los hermanos RussoENTRADA SIGUIENTEInventar la noche || Poesía de Ariatna Gámez

Responder 

AnunciosREPORT THIS AD

Arte visual – Aimeé Cervantes

Naranja - Aimeé Cervantes
Naranja
Despertar - Aimeé Cervantes
Despertar
Santa Lucía - Aimeé Cervantes
Santa Lucía
Luna - Aimeé Cervantes
Luna
Hugo - Aimeé Cervantes
Hugo
Soñar - Aimeé Cervantes
Soñar
Noctámbulis - Aimeé Cervantes
Noctámbulis
La mano - Aimeé Cervantes
La mano
Escribir poesía - Aimeé Cervantes
Escribir poesía
Polinización - Aimeé Cervantes
Polinización
Madre Tierra - Aimeé Cervantes
Madre Tierra
Ceguera moderna - Aimeé Cervantes
Ceguera moderna
Pareja - Aimeé Cervantes
Pareja
La ciudad - Aimeé Cervantes
La ciudad
Soledad - Aimeé Cervantes
Soledad
Tiempos interesantes - Aimeé Cervantes
Tiempos interesantes
Colibrí - Aimeé Cervantes
Colibrí
Composición de un día - Aimeé Cervantes
Composición de una día
Guerra - Aimeé Cervantes
Guerra
Herencias - Aimeé Cervantes
Herencias

AnunciosREPORT THIS AD

Buscar:

Materialismo Filosófico y Crítica de la Razón Literaria. El Arte , la Filosofía, actividades inocuas cuando están vacías de dialéctica.

Este es uno de los asuntos que, a mi juicio, implican una gran importancia, tanto para el estudio de la Literatura, como para la Filosofía. Podemos utilizar estos planteamientos para otros estudios en torno a las demás Artes.

Estas cuestiones , que el profesor Jesús G Maestro analiza en torno a lo que es el Arte , puede ser puesta en coordinación con el análisis que planteaba Gustavo Bueno en un artículo sobre Teorías de la Cultura, y Filosofías de la Cultura, para el análisis del alcance filosófico materialista en cuanto a su potencia crítica frente a otras “teorías y filosofías del arte ( y de la cultura )

El modo en que Gustavo Bueno expuso las cuestiones gnoseológicas y ontológicas que giran en torno al estudio crítico de la Idea de Cultura, como mito oscurantista ( auténtica hematología, operante a toda vela hoy en día) pero de gran utilidad para determinadas ideologías que podemos incluir en el término posmodernismo ( con sus múltiples derivadas en el presente , ya entrando casi a la tercera década del siglo XXI), desde el sistema del Materialismo Filosófico, lo podemos encontrar en una conferencia que fue dada con motivo de la presentación de la traducción alemana del libro , clave en el sistema del MF, El mito de la Cultura.

En este enlace se puede consultar el mencionado texto de G Bueno. http://nodulo.org/ec/2002/n004p02.htm

Este es el título :

Espiritualismo y materialismo
en filosofía de la cultura.
Ciencia de la cultura y filosofía de la cultura

Gustavo Bueno

Conferencia pronunciada en la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia,
el día 14 de mayo de 2002, al presentar Der Mythos der Kultur.

Sección primera Ciencia de la cultura y filosofía de la cultura. La Tabla I como tabla gnoseológica. 
Sección segunda Espiritualismo y materialismo en filosofía de la cultura. La Tabla II como tabla ontológica.

Desde la Córdoba de las cuatro ( no tres) culturas. Presentando la revista electrónica Posmodernia

FUENTE http://www.posmodernia.com/posmodernia-desde-la-cordoba-de-las-cuatro-culturas/

Autor: Gustavo Bueno Sánchez

La Córdoba ( España) de las cuatro culturas ( no tres )

Supe del proyecto Posmodernia en Córdoba, hace dos años, cuando ya llevaba varios meses gestándose. No es por tanto algo improvisado, una ocurrencia, sino empresa tranquila, pausada y serenamente madurada, que se ha gestado durante tres años (el registro del dominio posmodernia.es se hizo en julio de 2014, un sitio que hasta hoy, 24 de marzo de 2017, no queda abierto al público). Sobran prisas cuando los asuntos que importan superan la escala de la inmediatez cotidiana, del curso anual de una liga de fútbol o de los ciclos electorales, pues han de ser considerados por décadas, generaciones, siglos y aún milenios.

Al escuchar el nombre Posmodernia por vez primera, mis fantasmas amenazaron náuseas, casi arcadas de asco y repulsión nada posmodernas; pero al poco advertí sus potenciales virtudes polisémicas, pues también podía sugerir, por ejemplo, genérico contenedor que observa, aséptico y distante, los cenagales malolientes de las corrupciones ideológicas y tantas simplezas ingenuas e insípidas, todavía más putrefactas.
Supe en efecto de Posmodernia hace dos años, precisamente antes y después de una conferencia sobre «El mito de las Tres Culturas», habida dentro del ciclo «Córdoba, ante el reto del multiculturalismo», organizado por la plataforma StopISIS en marzo y abril de 2015.

Sucede que el «mito de las tres culturas», como transformación del «mito de las tres religiones», es decir, el mito de la armoniosa convivencia medieval de judíos, cristianos y mahometanos, se cuaja precisamente en Córdoba, tras haberse celebrado en enero de 1929 una Semana califal, conmemorativa del milenario del Califato, al asumir la Diputación de Córdoba la creación en 1931 de un Centro de Estudios Andaluces «que había de estudiar las tres culturas, latina, árabe y hebrea que florecen bajo el Califato». Lanzada la idea, sin embargo, los intereses localistas y la complicidad de un ministro malagueño determinaron que la República pusiera en marcha instituciones similares en Madrid, Granada y Sevilla, ignorando a la pionera, que no pudo sobrevivir.

Pero sería un error asociar a Córdoba sólo con las tres religiones monoteístas y las mentadas tres culturas y sus mitos, que armoniosos ideólogos posteriores elevan incluso a civilizaciones inexistentes en alianza de papel.
Pues sucede que en Córdoba, donde hoy nace Posmodernia, han nacido nada menos que cuatro figuras esenciales de otros tantos círculos culturales pretéritos: Séneca el gran filósofo estoico romano, Osio el autor del Credo cristiano de Nicea, Averroes el último filósofo musulmán y Maimónides el último filósofo judío.

Séneca no fue cristiano, aunque la propaganda evangélica inventara una correspondencia apócrifa con San Pablo que fue tenida por cierta durante milenio y medio, y que siguen jaleando los péplum de Sacrobosque. Para mayor divertimento un iluminado, Giménez Caballero, llega a presentar a Séneca en 1934 como fundamento primero del fascismo, en una presunta continuidad que pasando por Petrarca, Maquiavelo, Montaigne, llegaría a través de Nietzsche a Mussolini y el Führer.

Manipulaciones aparte, ni cristiano ni protofascista, Séneca es el filósofo, así reconocido varias veces en las Partidas de Alfonso el Sabio, por Gualterio Burley, por Alonso de Cartagena… «insigne cordobés, honor de la filosofía española», dejó escrito Salanova en 1793. Un Séneca filósofo mundano en la serie de la televisión tardofranquista, con guiones de Pemán, tras la conmemoración en Córdoba en 1965, por todo lo grande, del XIX

Centenario de su muerte, en suicidio obligado e inducido por Nerón. Séneca filósofo que puede servir de inspiración a Posmodernia, veinte siglos después.

Otras bandas, con dineros cataríes, esos dineros que también patrocinan al Barça, reclutan gavilla de islamizados católicos renegados para, apropiándose del nombre de Córdoba, mantener desde 2011 un canal de televisión mahometano en español, con sede en San Sebastián de los Reyes y oficinas por Iberoamérica, en monocorde propaganda coranizadora: Canal Córdoba Internacional, conectando culturas, pregonan en su propaganda.
Pero estos lodos vienen de aquellos polvos… cuando un egipcio y un jesuita, viviendo aún el general Franco, organizaron en Córdoba un Primer Congreso Islámico-Cristiano, cuya segunda edición en 1977, dedicada a Cristo y Mahoma, en plena transición, inauguró incluso el cardenal Tarancón. Pudieron entonces los mahometanos asistentes, en presencia de sus colegas clérigos católicos, celebrar la oración musulmana del viernes en la catedral católica, antes mezquita islámica, antes templo visigodo cristiano. Faltaban meses para que Jomeini regresara triunfal a Teherán desde París, en febrero de 1979, y se fuera propagando poco a poco la sangrienta realidad del «fundamentalismo islámico», la vanguardia de los creyentes musulmanes, a medida que van reconociendo sus errores tantos hipócritas apóstatas que seguían caminos equivocados alejados de la yihad.

La cosa mejoró en las elecciones municipales de 1979, cuando la lista del Partido Comunista de España fue la más votada en Córdoba y Julio Anguita fue renovando como alcalde hasta 1986. Suele olvidarse que en los albores de la República, cuando las constituyentes de junio de 1931, las dos provincias que sumaron más votos comunistas fueron Oviedo y Córdoba, 48.694 y 43.119, y después Sevilla 32.276, Vizcaya 13.104 y Jaén con 8.518 votos totales al PCE.

Hace ya treinta años, el alcalde cordobés sucesor del califa rojo, su continuador luego desde las listas de Izquierda Unida, auspició la afrancesada Fundación Garaudy de las Tres Culturas, cediendo la Torre de la Calahorra al escritor Garaudy, otrora comunista dialogante con cristianos, converso luego al catolicismo, converso en 1982 al mahometismo y a la causa palestina (quedando segregada de hecho, como es natural, maquillajes al margen, una de las tan manidas tres culturas, si no las otras dos). Por el mismo camino, tras la Expo del 92, Marruecos recibe autorización para transformar el Pabellón Hassan II de la Cartuja en sede de otra Fundación Tres Culturas, portaaviones ideológico que se mantiene activo con dineros del Reino de Marruecos.

Hace diez años, aunque triunfó la abstención por mayoría absoluta, la casta aprobó una reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía, que refrendaba la decisión de abril de 1983 de reconocer como «Padre de la Patria andaluza» a Blas Infante, un musulmán converso el 15 de septiembre de 1924, que ante la tumba de Motamid renació Ahmad Infante.
Con lo dicho puede intuirse perfectamente el determinismo histórico que ha dispuesto el nacimiento de Posmodernia, en marzo de 2017, en Córdoba, en la Córdoba de Séneca, de Lucano, de Osio, de Abenhasán, de Averroes, de Maimónides…

Posmodernia, como su propio nombre sugiere, no parece tener voluntad de encerrarse en el pretérito ni tampoco de agotarse en asuntos locales intrascendentes. Posmodernia habla en español y desde España, lo que no es poco, y quiere servir de motor y cauce para analizar y conocer mejor nuestro presente en marcha, tratar de entenderlo y hasta barruntar lo que nos espera, cuando ya sabemos que la armonía de las culturas no pasa de ser un cuento para niños o adultos infantilizados.

Si sabe sortear los mitos que van sosteniendo el equilibrio inestable de este periodo final de entreguerras en el que nos encontramos, podrá Posmodernia cumplir su cometido crítico y constructor, aunque los neroncitos de turno quieran inducirle, como a Séneca, un suicidio aniquilador, en cuanto adviertan que es una realidad molesta.

Desde Oviedo, donde todavía conservamos las reliquias de San Eulogio de Córdoba, obispo y mártir, que Alfonso III el Magno pudo negociar con el emir cordobés de turno, salvándolas para la cristiandad, saludamos el nacimiento de Posmodernia, el año del centenario de la Revolución de Octubre.

Análisis sobre los problemas de una posible plataforma económica y política Hispanoamericana, desde las tesis del Materialismo Filosófico.

En esta conferencia es exponen una serie de tesis, y también algunos de los problemas concretos, materialmente dados , desde el presente de Hispanoamérica, problemas tales que impedirían o dificultarían de modo importante, los planes y proyectos para generar una plataforma política, económica , desde la cual tanto España, como los diversos Estados que conforman Hispanoamérica, dicha plataforma se constituyera como un instrumento para confrontar, enfrentar o defenderse, de las estrategias tanto de los Estados Unidos de Norteamérica, como la Unión Europea, entendida ésta como una plataforma económica de alcance supra estatal, dominada por Alemania y sus más cercanos países de la llamada área anglosajona del mundo. Reino Unido jugando un papel al parecer bastante claro , de aliado incondicional de los EEUU.

Se analiza esta problemática, tanto por el ponente, como por algunos participantes del público

Consideramos , desde introfilosofia, que resulta de mucho interés este video, porque en él se presentan tanto opciones, más o menos viables, y los posibles o actuales obstáculos. Quedan abiertas diversas temáticas que merecería la pena analizar, criticarlas, para avanzar en dichos proyectos , buscando vías de acción social, política, económica.

Sugerimos, además de los textos citados en el video, este artículo de Gustavo Bueno :

Gustavo Bueno
España y América
Catauro, (La Habana), 2001

http://www.filosofia.org/aut/gbm/2001eya.htm


También nos parece de interés un artículo del profesor mexicano Axel Juárez en torno a las tesis y problemas planteadas en el video http://www.posmodernia.com/globalizacion-y-continentes-segunda-parte/


España e Hispanoamérica en el S. XXI. Dialéctica de Estados y dialéctica de Imperios

Invasores mahometanos en España y Europa. Un problema muy grave a resolver de modo urgente

La existencia libre ha de ser aliada de la razón, y alejarse de todo dogma irracional o metafísicamente fabricado. Europa y España se guían por la razón, el Logos de los griegos antiguos, el derecho de los romanos, el judaísmo en parte , y la filosofía que ha permitido racionalizar al dogma teológico cristiano , con el catolicismo que adopta la Escolástica o el aristotélico-tomismo, con las variaciones históricas que implica esto.

Nos lo tienen que poner bien clarito …desde Israel, que es donde están ahora las más duras trincheras del frente de guerra , la III Guerra Mundial que , una vez más, enfrenta a España, Italia, Francia, a toda Europa, contra el expansionismo del fundamentalismo religioso-político del Islam

Corderos pacíficos en apariencia, son lobos sedientos de venganza contra el cristianismo y su modelo de razón anti dogmática, que tantas veces los ha logrado contener, detener, alejar, cercar.

SPINOZA ( 1632-1677), ETICA: Parte IV, Proposición LXIII: “Quien se deja llevar por el miedo, y hace el bien para evitar el mal, no es guiado por la razón”

Y para Espinosa, el poder del entendimiento es el que garantiza la libertad humana. Por lo tanto si nos dejamos invadir o dominar por sociedades cuyas bases son dogmas teológicos que excluyen o someten a la racionalidad, correrá un grave riesgo nuestra propia libertad, la real, la social y política. No me refiero a libertades de corte ni idealista, ni psicologista , ni extravagante. Ni tampoco místico religiosa. Y por supuesto, tampoco la libertad soñada de los posmodernos.

Y seguiremos defendiendo , nuestras razones, nuestras tierras , nuestras tradiciones de libertad, y contrarias al fanatismo e intolerancia religioso-políticas de los mahometanos.

Leer el enlace que contiene esta entrada. por mera sobrevivencia,
por el puro y duro CONATUS del que hablaba un filósofo de origen sefardita, español, llamado Baruch o Benito Espinosa.
Y esto ya en el siglo XVII.
Ahora, entrando en el siglo XXI, es muy buen consejo práctico tomar en cuenta lo que este sabio judío escribía en su libro : ETICA, demostrada al modo de la geometría.
Tercera Parte, Proposición VI: Cada cosa se esfuerza, cuanto está a su alcance, por perseverar en su ser.
Se trata de un esfuerzo, o conatus ( en latín) encaminado a mantenerse, políticamente, históricamente, en el sentido de la duración , la eutaxia, de un Estado, de una nación, en este caso, naciones, políticas.España, Israel, Europa como conjunto de naciones no musulmanas, sino judeo-romano-cristianas. Este asunto ya lo planteó, tras el histórico ataque a las Torres Gemelas, la italiana Oriana Fallaci, cuando hablaba de La fuerza de la razón, la razón filosófico política que impregna toda Europa, desde Gracia hasta el presente. No es el cristianismo, no es Occidente quien declara la guerra, es el islamismo, porque en su libro fundamental, el Corán, se dice, bajo un formato teocrático y dogmático que hay que hacer la guerra al infiel.

https://israelnoticias.com/islam/conquista-islamica-inmigracion-musulmana/  DEFIENDE TU VIDA, TUS LIBERTADES, TU TIERRA , TU MANERA NO FANATIZADA DE VIVIR. STOP ISLAMIZATION OF EUROPE. ALTO A LA ISLAMIZACION DE ESPAÑA Y DE EUROPA.

España jamás volverá a ser invadida ni mucho menos conquistada por los seguidores de Mahoma. Tampoco Europa.
Gustavo Bueno, en su conferencia ESPAÑA, en torno a la herencia católica frente al protestantismo y frente al islamismo (fragmento del video completo, del 14 de abril de 1998

Recomendable, al hilo de estas cuestiones, es una tesis doctoral que se defendió en la Universidad de Oviedo (Asturias. ESPAÑA) que lleva el título La Idea de España de Julián Marías, desde el Materialismo Filosófico, defendida por Rubén Franco González que se puede leer en el enlace siguiente http://digibuo.uniovi.es/dspace/bitstream/10651/37378/1/TD_RubenFrancoGonzalez.pdf

http://digibuo.uniovi.es/dspace/bitstream/10651/37378/1/TD_RubenFrancoGonzalez.pdf

FRAGMENTO (Y CITA DE JULIAN MARIAS) tomada de la tesis mencionada:

“Aquel pequeño encuentro fue el origen del reino de Asturias, que va a aparecer como un intento de restauración del reino godo. Aquí empieza a actuar la imagen de la España perdida como meta, como ideal, terminus ad quem de unas luchas que, vistas desde Córdoba, parecían de muy limitado alcance. La crónica de Alfonso III de 883, se titula Historia Gothorum, y en ella se dice que el pequeño reino de Pelayo habrá de ser la salvación de España, salus Hispaniae, porque combatirá “día y noche hasta que la predestinación divina decrete la expulsión total de los sarracenos”. Esta es la formulación más clara y temprana del programa de la Reconquista.”

Conquista de Tenochtitlán, y alianza de Hernán Cortés con los tlaxcaltecas. Nacimiento del Virreinato de la Nueva España, como parte del Imperio Español católico, frente a otros imperios de la época.

Indigenismo, populismo, conquista española de América, desde el punto de vista del Nobel de Literatura , el escritor Vargas Llosa. Entrevista de marzo de 2019

El escritor peruano, nacionalizado español, Vargas Llosa, hace referencia a la polémica carta del presidente de México, López Obrador, en la que solicitaba al rey de España, Felipe VI, que pidiera perdón por la agresiva conquista y colonización de lo que hoy conocemos como México…y por derivada, toda la Hispanoamérica en el presente.

La ideología del llamado indigenismo, entendida como populismo o construcción metafísica, falsaria y demagógica, es criticada por el célebre escritor, quien en un momento de su vida fue candidato a la presidencia del Perú, sin lograr el objetivo, derrotado por el peruano , semi japonés, Fujimori