Propuesta para el análisis y crítica de los sucesos de Chile, noviembre de 2019, desde la perspectiva del filósofo y ensayista chileno Gastón Soublette

“La cultura de la clase alta chilena es cosmopolita, con una tremenda influencia de Inglaterra, Francia y luego de Estados Unidos, lo cual es fatal. Esa concepción del mundo es esencialmente utilitaria” (Fragmento de la entrevista al filósofo chileno y ensayista, Gastón Soublette)


The Clinic

FUENTE https://www.theclinic.cl/?fbclid=IwAR3kNnuSGIa9LpJaDdunJfkN5iHnHXKbtCGi-1aoO1V1byMPPw9ng48Ki7w

Gastón Soublette, maestro de generaciones: “Este país está vacío espiritualmente”

Por Macarena Gallo

24 de Diciembre, 2014

Profesor, musicólogo y ensayista. Experto en estética, filosofía oriental y cultura mapuche, Gastón Soublette ha dedicado toda su vida a buscar el sentido trascendente de la vida. Hace unas semanas dejó de hacer clases de sabiduría popular oral chilena, uno de los cursos más exitosos entre los alumnos de la PUC. Los continuos viajes desde su casa en Limache a la capital, lo terminaron agotando. Acá, analiza el Chile desalmado y sin espíritu, y se queja de la falta de sabiduría de nuestros gobernantes. “Al poder no le interesa culturizar al pueblo. Y es deliberado”.COMPÁRTELO

GASTÓM SOUBLETT

Espiritualmente, ¿cómo ha visto a Chile? -Muy mal. No ocuparía la palabra espiritual, porque hay muy poco espíritu en este país. Alguna vez hubo espíritu y eso se notaba en la tradición oral popular. Si reúnes cuentos, refranes, adivinanzas, canto a lo poeta, sientes que hubo una cultura espiritual muy profunda. Y se dio mucho más en el pueblo, sobre todo en el campesino, que en la clase alta. Como soy muy antiguo, tengo 87 años, tuve la suerte de conocer a algunos cuando era adolescente. El sabio popular anónimo es un héroe nacional que merece un gran monumento. ¿Cómo era ese sabio? -Ese sabio estaba en todas partes. Normalmente era un pequeño propietario, a veces inquilino, que había heredado de su bisabuelo algunas tierrecitas, que era muy hábil en su actos, muy hombre, piadoso, sabio, sereno, buen jinete, de pocas palabras, fuerte físicamente y respetado por sus hijos y la comunidad. Siempre tuvo un hogar estable. Tenía una memoria prodigiosa y le cantaba a lo divino y a lo humano. Este hombre tenía una enorme intuición, una corazonada de lo que estaba pasando y calaba en la gente. Era un gran refranero y llegado el momento decía el refrán que correspondía y la gente lo entendía. A ese hombre le debemos la conservación de la tradición oral. Todo esto se lo debo a la influencia de Violeta Parra y también de Nicanor, que fue el primero que me recitó poesía popular. Lamentablemente, ese sabio popular se perdió. ¿Por qué se perdió? -Comparémoslo con la clase alta. Esta era, y sigue siendo, muy católica y prepotente. No digo que todos eran malos. Entre ellos había gente muy piadosa, con muchas actitudes espirituales reales. Por ejemplo, Teresa de los Andes, de origen aristocrático, nadie sabe por qué nació con estas aptitudes espirituales, de ver a distancia, de calar el pensamiento de los demás e incluso de elevarse en suelo, de entrar en trance a través de la oración. La madre de Gabriel Valdés era así, la señora Blanca Subercaseaux, con su voto de pobreza, andaba vestida como una campesina cualquiera, no quería siquiera tocar el dinero y tenía una capacidad de oración y meditación tremenda. Pero, claro, ese no era el sello de la clase alta, sino que el autoritarismo político y social. La cultura de la clase alta chilena es cosmopolita, con una tremenda influencia de Inglaterra, Francia y luego de Estados Unidos, lo cual es fatal. Esa concepción del mundo es esencialmente utilitaria. -Que no te invita para nada a la espiritualidad. Esa cultura se fue adentrando cada vez más en el sector alto de este país hasta provocar la dictadura. La dictadura le permitió a esa concepción utilitaria adueñarse del país y crear una diferencia escandalosa de fortunas. Chile está a la cola de la distribución del ingreso. Cómo puede haber fortunas de 10 mil millones de dólares de los tres grandes grupos económicos. No hay armonía en este país. Se ha creado una sociedad descontenta, neurótica. De hecho, Santiago es la ciudad con más depresión en el mundo. Esto ha llevado a una chatura, porque esa concepción utilitaria de la vida lo banaliza todo, justamente para favorecer la mecánica de los intereses. ¿En qué ve reflejada esa banalidad? -En el discurso político, sin ideas, pura estrategia. La discusión sobre la educación se ha centrado solo en procedimientos y no hay nada sobre el contenido, sobre cómo educar y sobre qué concepción de hombre se quiere formar. Es una educación vacía. -Es una educación que se traduce en darle herramientas al tipo para que se integre lo antes posible al sistema. Pero él no es nadie, no tiene espiritualidad ni sabiduría. La sabiduría es un conocimiento sobre el sentido de la vida y justamente lo que estamos viviendo es una crisis de sentido. Se hacen cosas, pero no se sabe para qué. Esta reforma educacional no está pensada para educar personas. -Ahí está la banalidad: el hombre no es nada más que un consumidor. No se están formando ciudadanos. Estas medidas son paliativas a las consecuencias nefastas de este modelo, pero no cambian la base. Al poder no le interesa culturizar al pueblo. Y es deliberado. Una muy buena educación produciría personas con buen discernimiento y, por tanto, con buen sentido crítico y verían en qué estamos metidos como sociedad. Ahora la expresión “servir al país” suena bien, pero no tiene ni un contenido, porque el país son las empresas y al final estás sirviendo a los dueños, a los grupos económicos. Es parte de la pobreza del discurso sobre la educación en Chile. Me acuerdo cuando asumió el poder don Pedro Aguirre Cerda, quien acuñó una frase muy notable: “Gobernar es educar”. Fue una época de oro de la educación superior y secundaria en Chile. Hay que ver las figuras de ese tiempo y el concepto de la educación que tenían, que se fue empobreciendo cada vez más por la influencia de la sociedad tecnológica financiera norteamericana. Ahora tenemos una atmósfera muy banal, muy baja, muy chata. No hay nada espiritual y tampoco hay tiempo para preocuparse de eso, para formarte como persona, porque llegas agotado a la casa. Trabajo de rutina tremendo, mal pagado, con descontento, lo haces mal, a contrapelo porque sabes que está beneficiando a un señor que está acumulando miles y miles de millones de dólares. Lo que genera una sociedad llena de odio y resentimiento. -Pero creo que esto no puede durar mucho tiempo. Ha salido un libro muy interesante “Cómo los ricos destruyen el planeta”, de Hervé Kempf. Él piensa que al planeta no le queda mucho tiempo así, pero los ricos siguen depredándolo y destruyéndolo. Me carga la palabra recurso, porque significa que uno es dueño, pero la usaremos. Tres cuartas partes de los recursos del mundo ya están agotados. O sea, queda sólo un cuarto de pescados, ballenas, lobos marinos. Eso es todo. Y las empresas que viajan en enormes barcos balleneros siguen acabando con eso. ¿Qué pasaría si muriera toda la fauna marina? Moriría toda la flora del mar, tendríamos un mar muerto y con eso se acaba el mundo. Pero nadie dimensiona eso. No les importa. Creo que ellos tienen inconscientemente una lógica de muerte. Este escenario se va a ver en un corto plazo, tal vez en unos 150 años más. El planeta no fue hecho para morir de esta manera indigna, pero a ellos no les importa, porque los maneja inconscientemente un Tanatos, una tendencia a la muerte. Están aprovechando lo más rápido que puedan lo poco que queda. EL ALMA DE CHILELos discursos políticos han estado centrados en lo material, en lo económico, pero no hay una reflexión profunda sobre cómo queremos repensar el país. -De eso no hay idea. Siempre para el chileno los problemas son económicos en el fondo, lo cual es muy chato. Por eso este país está vacío espiritualmente. Escucha a los políticos cuando los entrevistan, olvidándose de lo que están diciendo, ve su gestualidad, la rapidez con la que hablan, la irresponsabilidad del uso del lenguaje, da la impresión que están locos, con mucho caldo de cabeza. Todo lo que dicen son puros lugares comunes y usan con una tremenda irresponsabilidad palabras como libertad, unidad, progreso, y a la larga no hay nada de eso. Yo veo que esto no tiene destino. Pero usted nació en un país que ya no tenía destino, porque venían mal las cosas desde antes . -Sí. Yo nací en un país que ya no tenía destino. Si hubiera nacido en pleno siglo XIX, con esta gran cultura rural, llena de sabiduría, a lo mejor habría sentido que vivía en un país que tiene sentido. ¿Vivir en el Chile actual no tiene sentido? -Desde cabro chico que vengo escuchando que la vida es un problema, no es un don. Eso le hace mal a una persona, porque si asumes que la vida no es más que un problema y que básicamente es económico, te matan el alma.¿Chile no tiene alma? -Chile tiene un alma profundamente enferma y neurotizada. El modelo de sociedad actual está en crisis terminal. Tiempo atrás usted aseguraba que el mundo se había muerto hace rato. -Sí, decían que el mundo se iba a acabar el 2012 y cuando me entrevistaron dije que no había que recurrir al 2012 si el mundo ya se había acabado hace mucho tiempo. ¿Cuándo se acabó? -El mundo empezó a acabarse con las guerras napoleónicas y acabó con la Segunda Guerra Mundial. Tú te preguntarás cómo es posible si estamos todos vivos. Te explico. Vamos a la etimología de la palabra “mundo”, que viene del griego “cosmos”, que significa el orden. ¿Cuál es el orden que se acabó? El orden de la cultura occidental cristiana. Puede que haya dejado de ser cristiana pero siempre había un orden, una cultura grandiosa. Ese orden terminó. Lo que queda es un constructo financiero, político y militar, y eso no es una cultura humana. Y la prueba es que se mantiene con la apariencia de orden nada más que por la fuerza de la ley. Ahora, si en algún momento le abres la compuerta al caos… ¿Qué pasa? -En Nueva York se hizo un experimento hace 30 años en el que se apagó la luz a propósito. Y dejaron libres a las turbas, que invadieron la ciudad, rompieron las cortinas metálicas de todas las tiendas, saquearon todo. Y los policías se retiraron para permitir a esta gente que hiciera lo que estaba haciendo. Y se filmó todo y con ello se evidenció el grado de caos en esta apariencia de orden. Hablé con una persona que era un alto cargo de la ONU, que vio todo ese experimento, y me dijo que era la apariencia del fin del mundo. El caos está en cualquier parte, si apagas la luz en París va a pasar lo mismo. Cualquier cosa que haga disminuir todos los mecanismos de seguridad hace estallar el caos inmediatamente. Ves lo que ocurrió en el sur tras el último terremoto, cómo la gente invadió y robó todo lo que pudo. Esa es la prueba de que el orden no existe y esa es la explicación que yo daba para afirmar que el mundo se acabó.  ¿Por qué fracasamos como civilización? -Debe ser por la baja espiritual, porque cada hombre interiormente ya no tiene virtud. Se acabó la ética en el mundo. La virtud consiste en la inclinación espontánea a actuar rectamente y amar a tu prójimo como a ti mismo. Ahora lo que importa es sacarte a ti el mayor partido posible con la remuneración más baja que puedas aguantar. En todo caso, estoy bien esperanzado de lo que viene. Es decir, estoy también muy temeroso, porque viene un cambio muy grande, pero a la vez viene una cierta maduración de una cierta elite espiritual de la humanidad hacia un sentido bien contrario a este modelo. ¿Cómo nota eso? -Yo me he basado mucho en la filosofía oriental, en la que se enseña que los despliegues demasiado intensos de energía son necesariamente muy breves. Lo normal es el equilibrio y el orden pacífico de las cosas. Por eso una granizada no puede durar un día ni un terremoto tres horas. Por eso este dominio que los poderosos empresarios transnacionales tienen sobre la humanidad no puede durar mucho. La última estadística de la ONU, indica que somos más de 7 mil millones en el mundo y de esos 3 mil millones viven en la extrema pobreza. ¡Es casi la mitad! Eso es feroz. Y de esos 3 mil millones, mil millones no tiene acceso al agua y mueren como 30 mil niños diarios por inanición. Esto nos autoriza para calificarlo como el fracaso de la civilización, la que nos prometía justicia, fraternidad, igualdad, libertad. LA SABIDURÍALos intelectuales se han quedado al margen de las discusiones políticas actuales. ¿Los intelectuales acaso están en extinción en Chile? -Los intelectuales podrían hacerse respetar más, porque aquí no les dan nada de pelota. Como aquí se impuso una visión puramente tecnológica y financiera de la vida, los intelectuales no tienen que hacer nada allí. ¿Nunca lo han llamado para debatir? -Últimamente me encontré con la ministra de Cultura y me dijo “don Gastón, vamos a tener que conversar, así que deme todos sus teléfonos”. Hasta ahora no me ha llamado y dudo que me llame. ¿Cuál es el rol que deben jugar los intelectuales? -Hay algunos intelectuales, como este gran pensador que ha surgido en Alemania, pero que es coreano, Byung Chul-Han, que escribe libros sobre la sociedad actual con el mérito de la brevedad y de mucha contundencia. Él ve con mucha lucidez al extremo al que hemos llegado. “La sociedad del cansancio”, “La sociedad del consumo”, “La sociedad de la transparencia”, “La sociedad de la aceleración”. Dice que vivimos en “el infierno de la ecualización”, donde todo se considera según el precio. Él mismo dice que en este mundo no cabe la fe, la espiritualidad ni la trascendencia. Lo difícil es proponer algo. Este mismo coreano del que te hablo, su visión crítica es certera, profundísima, pero aún no llega al capítulo de las proposiciones. ¿Y usted propone algo? -Yo propongo algo en el sentido de que esto no se puede planificar. Es un fenómeno que ya está ocurriendo en la base. Cuando ya decae mucho la cultura humana hasta no ser una cultura, la nueva luz se genera en la base, no en la cúpula. La cúpula está demasiado comprometida con el sistema, en cambio la base tiene más libertad y menos prejuicios para pensar. Por otro lado, propongo lo siguiente: que la sabiduría que hubo en el pueblo rural, la universidad recoja todo eso, lo incorpore a la educación superior y es lo que nos propusimos con Fidel Sepúlveda en el curso Sabiduría Chilena de Tradición Oral que ha sido un éxito. ¿Qué conocimientos han adquirido sus alumnos? -Les enseñamos cuentos y refranes. Hay refranes tan profundos que tú dices “aquí está Sócrates, Confucio, Karl Jung y su psicología analítica” pero dicho de forma popular, sencilla, con ironía y mucho sentido del humor. Te das cuenta que el sabio popular que dice esto, tiene un conocimiento muy profundo de lo que es el hombre. Por ejemplo, te diré este refrán: “El ojo verá bien siempre que la mente no mire por él”. O sea, apela a no dejarse llevar por los prejuicios y ser capaz de ver objetivamente la realidad. Es increíble. U otros más humorísticos: “el que sube como palma cae como coco”, “mientras más te empinas más se te ve el culo”. Es muy chileno y encierra una gran verdad. La persona que accede a un lugar que no le corresponde por su capacidad. Entonces los que lo observan se dan cuenta de sus falencias y carencias.¿En todos los refranes distingue a filósofos? -Los que he seleccionado, que son unos 400, tienen un contenido filosófico sapiencial. “Quien escupe al cielo en la cara le cae”. Ahí está el principio de acción y reacción. Siempre hay un fondo de sabiduría. Detrás de ello hay una concepción del hombre, basado en la estabilidad, en la serenidad, en la lucidez para ver, en la intuición. Ya no se da este tipo de humano hoy. Ahora hay un humano neurotizado, urgido, que no tiene tiempo de entrar en sí mismo. Cuando usted entra en sí mismo, ¿con qué se ha encontrado? -La meditación permite aumentar el radio de acción de la conciencia, ves más cosas, se afina la sensibilidad, te da una sensación de estabilidad y seguridad psíquica. Es un instrumento maravilloso de autoeducación, que debiera enseñarse en todos los colegios, porque no hay nada malo de ello. Si tú te dedicaras a hacer una meditación corta, de 10 a 15 minutos, te va a hacer muy bien. Ahora, si tú te crees un místico puede que te vuelvas loca. Es peligroso, porque incorporas un elemento a una psiquis que no está acostumbrada. Si meditas media hora puede que te hagas un daño en el sistema nervioso. Algunos ven con malos ojos esto de descubrirse a sí mismo, que es casi como un acto individualista y egocéntrico. -La Iglesia lo ve así, lo que es un gran error. Mejor habría que decirlo así: antes de trabajar en el mundo, tú tienes la obligación de trabajar sobre ti mismo, porque hay mucho que corregir en la persona. Entonces, cuando estés en buenas condiciones, puedes hacer mucho mejor tu trabajo y tu aporte a la sociedad. ¿Cuánto tiempo dedica a la meditación? -Hago meditaciones cortas, de un cuarto de hora, cuatro veces al día. A veces me encierro en mi oficina, en mi pieza o debajo de un árbol. Es una gran terapia natural. Antes de descubrirla, estaba bastante confundido, con conflictos matrimoniales. Haber descubierto la meditación fue fundamental, si no estaría muerto. Usted ha estado buscando por mucho tiempo el sentido trascendental a la vida. ¿La ha encontrado? -Sí, me he ayudado mucho de la filosofía oriental, sobre todo la china. ¿Y qué pasa cuando se encuentra el sentido de la vida, qué se hace después? -Cuando uno ya se siente asentado con el sentido de la vida hay que serle fiel, no alejarse de ese camino. Por eso busco ser consecuente, vivo en el campo y voy a la civilización para dar una cátedra en la que se enseñen estas cosas. Bueno, pero dejé de hacer clases definitivamente hace algunos días. ¿Por qué decidió dejar las clases? -Porque estoy muy viejo, cansado. Como yo no manejo debo tomar un bus desde Limache, a mi edad, llegar al terminal, el metro, subir escalas, cargar maletas, es demasiado. Se acabó eso para mí. ¿Cómo fue su última clase? -Nos fuimos al boliche de Las Lanzas, tomamos cerveza, y me despidieron mis alumnos con música. Usted cuando se queda en Santiago lo hace cerca del Costanera Center y la Torre Titanium, ¿Qué le parecen ambos edificios? -No los necesitamos para nada, son pura farsantería. El señor Paulmann nos destruyó la vista de la cordillera con esa cuestión. He sabido que nadie arrienda ni compra en la parte alta, porque después del terremoto nadie quiere tener su oficina en un piso 40. No le está yendo bien. No necesitamos estas torres. ¿Qué se debería hacer con ellas? -Simplemente, demolerlas. ¿Usa tarjetas? -¡Para nada! Tampoco tengo celular, no uso computador, escribo a mano o a veces en máquina, no tengo e-mail. Tengo un teléfono fijo. Una vez me regalaron celular pero no me sirvió de nada. ¿Sabe de las redes sociales como tuíter o Facebook? -Nada, pero me cuentan que aparecí en alguna de ellas. ¿No le causa curiosidad? -Me dicen que sería mejor que entrara en internet para ver qué se dice de mí. Porque mando cartas a El Mercurio y me cuentan que tengo 20, 30 respuestas. Entonces, a mi hijo, que es ingeniero, le pedí que me comprara estas computadoras de maleta. Quedó en hacerlo. Puede que se envicie. -Posiblemente.dictaduraespiritualidadGastón SoublettePedro Aguirre CerdaCOMPÁRTELOCOMENTARIOSLO MÁS VISTOAsí se vive la jornada de Paro Nacional en la ciudad portuaria de San Antonio12 de Noviembre, 2019 | Por The ClinicFuncionaria policial denuncia haber sido golpeada por Fuerzas Especiales: INDH toma el caso y se querella contra carabineros08 de Noviembre, 2019 | Por The Clinic“Improcedente y vejatoria”: Servicio Nacional de la Discapacidad arremete contra paco que saca a hombre de su silla de ruedas08 de Noviembre, 2019 | Por The ClinicARTÍCULOS RELACIONADOS

COLUMNA DE JOAQUÍN CASTILLO: ¿QUÉ DEMOCRACIA?

Opinión  | 11 de Noviembre, 2019

FISCALÍA INVESTIGA MUERTE DE LA “MIMO”, MUJER QUE FUE ENCONTRADA AHORCADA EN PEDRO AGUIRRE CERDA

Qué Sucede  | 25 de Octubre, 2019

COLUMNA DE FERNANDO GUZZONI: CHILE Y LA DICTADURA DE LOS ECONOMISTAS

Opinión  | 25 de Octubre, 2019

LA TRANSMISIÓN DE LA VIOLENCIA EJERCIDA POR LA DICTADURA CHILENA EN LAS GENERACIONES Y SU REPARACIÓN PSICOLÓGICA POR PARTE DEL ESTADO

FILETE Opinión  | 14 de Octubre, 2019

© 2019 theclinic.cl

Orígenes teológicos de los filósofos que gestaron el liberalismo europeo en tiempos de Locke, Hobbes y demás conocidos anglosajones en base a doctrinas luteranas sus derivados. Exposición del analista y filósofo chileno Gastón Soublette.(video en español).Desarrollos históricos hacia el Neoliberalismo presente.

Una crítica , desde la Filosofía, a la actual deriva que marca el rumbo de la Globalización curso: el neoliberalismo y las sociedades de la democracia dude consumidores satisfechos. Nos parece un video de enorme interés para el análisis y crítica del momento actual, tanto en Chile como en prácticamente todo el mundo. Cuestiones como el modelo laboral dominante, en el sistema actual llamado neoliberalismo. Inmersos en la Globalización , se muestra cómo grandes masas de jóvenes viven bajo formas pos modernas , reales, constatables, de esclavitud.

Por estas razones, el filósofo chileno, ya nonagenario, nos aporta unos sabios y radicalmente críticos análisis y sugerencias, para nuevos modelos que han de luchar contra esta situación de creciente oligarquización del Poder político-económico, bajo la amable faz de la globalización en busca de La Paz y la felicidad perpetua, que en realidad acaba siendo una felicidad canalla.

No en vano en el video, Gastón Soublette, hace una especial referencia a los nazis y sus prácticas genocidas. Y el papel que tuvo en todo ese actuar hiperactivo agresivo, de una importante parte del propio pueblo alemán.

Desde Chile en crisis política, social y económica, y en relación con la actual protesta global contra el modelo impuesto por los gestores del modelo ultra neoliberal.

Se sugiere otro análisis (creemos que complementario del anterior video de G Soublette), por parte del investigador chileno Luis Razeto, que busca propuestas de solución a la crisis ,envase a lo que él entiende como “el principio de subsdiaridad”

El Principio de la subsidiaridad del Estado, en su actual interpretación neoliberal, es criticado y reformado por Luis Razeto, cuyo modelo de la subsiriadidad como principio político y social es el desarrollado desde el catolicismo y la doctrina social católica, y que habría de ser un pilar de las políticas de los llamados gobiernos de partidos demócrata-cristianos.

Complemento a las dos anteriores (arriba) exposiciones, en torno a propuestas para el cambio y superación la crisis provocada por los excesos y contradicciones , producto de un neoliberalismo fuera de control.

Categorías de las Ciencias Políticas, desde el Materialismo Filosófico. Sobre la capa cortical del cuerpo político.

Gustavo Bueno desarrolla una propuesta innovadora, materialista, acerca de lo que se conoce como Ciencias Políticas y sobre la llamada Filosofía Política.

Superando la clásica teoría de los tres poderes y su división o “supuesta independencia”, derivada de John Locke, y su modelo de democracia parlamentaria, y luego de las repúblicas liberales al estilo de la que dio lugar a los actuales Estados Unidos de Norteamérica. Gustavo Bueno plantea una serie de conceptos e ideas que expuso , en una primera obra ( Primer Ensayo sobre las categorías de las Ciencias Políticas ) y en posteriores libros y artículos, además de en varios videos, las táselas, o filmados a partir de conferencias, cursos en la Escuela de Filosofía de Oviedo o Universidad de La Rioja , etc.

Es muy importante tener en cuenta que las tres capas del cuerpo de las sociedades políticas, o Estados, forman parte de una estructura esencial que envuelve al núcleo mismo del cuerpo político: dado éste en el eje circular del Espacio Antropológico. CITA del libro de G Bueno mencionado:

” La capa basal, que en sí es económica, se hace política (económico- política) cuando se representa como objetivo de los planes y pro- gramas de la sociedad política; y no hay sociedad política, por liberal que ella sea, que pueda dejar de incluir una capa basal “

Consulta fundamental para el análisis y la crítica del concepto de CAPA CORTICAL, desde las tesis del Materialismo Filosófico acerca de las categorías de las Ciencias Políticas: Una exposición muy útil la encontramos en el Diccionario Filosófico, de Pelayo García en esta entrada http://www.filosofia.org/filomat/df597.htm RAMAS Y CAPAS DEL PODER POLITICO . MODELO CANÓNICO GENÉRICO DE LA SOCIEDAD POLITICA

una interesante versión sobre las religiones ,desde EEUU

Se propone una interesante idea acerca de la Libertad, en un modelo político que se basa en la tradición de la República de los Estados Unidos de Norteamérica.
La religión se presenta como una base de la que parte el Derecho a la propiedad, a la vida, a la libertad, desde una génesis que surge y se consolida en la Inglaterra de John Locke y del sistema capitalista que iba consolidándose en ese fin del siglo XVII con no pocas dificultades, pero finalmente logrando éxitos que hasta el presente siguen siendo una base sólida para el Imperio
http://www.thebirthoffreedom.com/learn/video-shorts

John Locke:defender la propiedad y la vida bajo el paraguas del Estado liberal

Una de las claves de las tesis políticas de Locke, la encontramos en su argumento por el cual la propiedad es imprescindible para un buen gobierno que se rija por los llamados principios del liberalismo político dentro de las coordenadas del contractualismo inglés surgido en la Inglaterra del siglo XVII tras el triunfo de la Gloriosa Revolución que pone fin a la Monarquía Absoluta para dar paso a la Monarquía Parlamentaria y el modelo llamado liberal que incluye el modelo en el cual se establece el principio de la división de poderes…

JOHN LOCKE
Texto 2
Segundo tratado sobre el gobierno civil, capítulo 9

CAPÍTULO 9
De los fines de la sociedad política y del gobierno

123. Si en el estado de naturaleza la libertad de un hombre es tan grande como hemos dicho; si él es señor absoluto de su propia persona y de sus posesiones en igual medida que pueda serlo el más poderoso; y si no es súbdito de nadie, ¿por qué decide mermar su libertad? ¿Por qué renuncia a su imperio y se somete al dominio y control de otro poder? La respuesta a estas preguntas es obvia. Contesto diciendo que, aunque en el estado de naturaleza tiene el hombre todos esos derechos, está, sin embargo, expuesto constantemente a la incertidumbre y a la amenaza de ser invadido por otros. Pues como en el estado de naturaleza todos son reyes lo mismo que él, cada hombre es igual a los demás; y como la mayor parte de ellos no observa estrictamente la equidad y la justicia, el disfrute de la propiedad que un hombre tiene en un estado así es sumamente inseguro. Esto lo lleva a querer abandonar una condición en la que, aunque él es libre, tienen lugar miedos y peligros constantes; por lo tanto, no sin razón está deseoso de unirse en sociedad con otros que ya están unidos o que tienen intención de estarlo con el fin de preservar sus vidas, sus libertades y sus posesiones, es decir, todo eso a lo que doy el nombre genérico de «propiedad».

124. Por consiguiente, el grande y principal fin que lleva a los hombres a unirse en estados y a ponerse bajo un gobierno, es la preservación de su propiedad, cosa que no podían hacer en el estado de naturaleza, por faltar en él muchas cosas:
Primero, faltaba una ley establecida, fija y conocida; una ley que hubiese sido aceptada por consentimiento común, como norma de lo bueno y de lo malo, y como criterio para decidir entre las controversias que surgieran entre los hombres. Pues aunque la ley natural es clara e inteligible para todas las criaturas racionales, los hombres, sin embargo, cegados por sus propios intereses y por no haber estudiado dicha ley debidamente, tienen tendencia a no considerarla como obligatoria cuando se refiere a sus propios casos particulares.

125. En segundo lugar, falta en el estado de naturaleza un juez público e imparcial, con autoridad para resolver los pleitos que surjan entre los hombres, según la ley establecida. Pues en un estado así, cada uno es juez y ejecutor de la ley de naturaleza; y como los hombres son parciales para consigo mismos, la pasión y la venganza pueden llevarlos a cometer excesos cuando juzgan apasionadamente su propia causa, y a tratar con negligencia y despreocupación las causas de los demás.

126. En tercer lugar, falta a menudo en el estado de naturaleza un poder que respalde y dé fuerza a la sentencia cuando ésta es justa, a fin de que se ejecute debidamente. Aquellos que por injusticia cometen alguna ofensa, rara vez sucumbirán allí donde les es posible hacer que su injusticia impere por la fuerza. Una resistencia así hace que el castigo resulte peligroso, y aun destructivo, para quienes lo intentan.

127. Así, la humanidad, a pesar de todos los privilegios que conlleva el estado de naturaleza, padece una condición de enfermedad mientras se encuentra en tal estado; y por eso se inclina a entrar en sociedad cuanto antes. Por eso sucede que son muy pocas las veces que encontramos grupos de hombres que viven continuamente en estado semejante. Pues los inconvenientes a los que están allí expuestos (inconvenientes que provienen del poder que tiene cada hombre para castigar las transgresiones de los otros) los llevan a buscar protección bajo las leyes establecidas del gobierno, a fin de procurar la conservación de su propiedad. Esto es lo que los hace estar tan deseosos de renunciar al poder de castigar que tiene cada uno, y de entregárselo a una sola persona para que lo ejerza entre ellos; esto es lo que los lleva a conducirse según las reglas que la comunidad, o aquellos que han sido por ellos autorizados para tal propósito, ha acordado. Y es aquí donde tenemos el derecho original del poder legislativo y del ejecutivo, así como el de los gobiernos de las sociedades mismas.

128. Porque en el estado de naturaleza (omitiendo ahora la libertad que se tiene para disfrutar de placeres inocentes), un hombre posee dos poderes:
El primero es el de hacer todo lo que a él le parezca oportuno para la preservación de sí mismo y de otros, dentro de lo que le permite la ley de la naturaleza; por virtud de esa ley, que es común a todos ellos, él y el resto de la humanidad son una comunidad, constituyen una sociedad separada de las demás criaturas. Y si no fuera por la corrupción y maldad de hombres degenerados, no habría necesidad de ninguna otra sociedad, y no habría necesidad de que los hombres se separasen de esta grande y natural comunidad para reunirse, mediante acuerdos declarados, en asociaciones pequeñas y apartadas las unas de las otras.
El otro poder que tiene el hombre en el estado de naturaleza es el poder de castigar los crímenes cometidos contra esa ley. A ambos poderes renuncia el hombre cuando se une a una privada, si pudiéramos llamarla así, o particular sociedad política, y se incorpora a un Estado separado del resto de la humanidad.

129. El primer poder, es decir, el de hacer lo que cree oportuno para la preservación de sí mismo y del resto de la humanidad, es abandonado por el hombre para regirse por leyes hechas por la sociedad, en la medida en que la preservación de sí mismo y del resto de esa sociedad lo requiera; y esas leyes de la sociedad limitan en muchas cosas la libertad que el hombre tenía por ley de naturaleza.

130. En segundo lugar, el hombre renuncia por completo a su poder de castigar, y emplea su fuerza natural —la cual podía emplear antes en la ejecución de la ley de naturaleza, tal y como él quisiera y con autoridad propia— para asistir al poder ejecutivo de la sociedad, según la ley de la misma lo requiera; pues al encontrarse ahora en un nuevo Estado, en el cual va a disfrutar de muchas comodidades derivadas del trabajo, de la asistencia y de la asociación de otros que laboran unidos en la misma comunidad, así como de la protección que va a recibir de toda la fuerza generada por dicha comunidad, ha de compartir con los otros algo de su propia libertad en la medida que le corresponda, contribuyendo por sí mismo al bien, a la prosperidad y a la seguridad de la sociedad, según ésta se lo pida; lo cual no es solamente necesario, sino también justo, pues los demás miembros de la sociedad hacen lo mismo.

131. Pero aunque los hombres, al entrar en sociedad, renuncian a la igualdad, a la libertad y al poder ejecutivo que tenía en el estado de naturaleza, poniendo todo esto en manos de la sociedad misma para que el poder legislativo disponga de ello según lo requiera el bien de la sociedad, esa renuncia es hecha por cada uno con la exclusiva intención de preservarse a sí mismo y de preservar su libertad y su propiedad de una manera mejor, ya que no puede suponerse que criatura racional alguna cambie su situación con el deseo de ir a peor. Y por eso, el poder de la sociedad o legislatura constituida por ellos, no puede suponerse que vaya más allá de lo que pide el bien común, sino que ha de obligarse a asegurar la propiedad de cada uno, protegiéndolos a todos contra aquellas tres deficiencias que mencionábamos más arriba y que hacían del estado de naturaleza una situación insegura y difícil. Y así, quienquiera que ostente el poder legislativo supremo en un Estado está obligado a gobernar según lo que dicten las leves establecidas, promulgadas y conocidas del pueblo y no mediante decisiones imprevisibles; ha de resolver los pleitos por jueces neutrales y honestos, de acuerdo con dichas leyes; y está obligado a emplear la fuerza de la comunidad, exclusivamente, para que esas leyes se ejecuten dentro del país; y si se trata de relaciones con el extranjero, debe impedir o castigar las injurias que vengan de afuera, y proteger a la comunidad contra incursiones e invasiones. Y todo esto no debe estar dirigido a otro fin que no sea el de lograr la paz, la seguridad y el bien del pueblo.

J. Locke: Segundo tratado sobre el gobierno civil. Alianza Editorial, Madrid.