¿Es suficiente para detener el islamismo , el uso de la razón?Leyendo este artículo, nuestras respuestas pueden esclarecer las dudas.

EL ODIO Y EL NIHILISMO COMO FUENTE DEL TERRORISMO: 91% EN EUROPA

6 MAYO, 2019   POR EDUARD YITZHAK

FUENTE https://secindef.org/el-odio-y-el-nihilismo-como-fuente-del-terrorismo-91-en-europa/

El diario francés Le Figaro informaba el 5 de marzo 2019 que se acababa de publicar el “Libro blanco y negro del terrorismo en Europa” por iniciativa de la eurodiputada española, Maite Pagazaurtundua, presidenta de la Fundación para Víctimas del Terrorismo, en el que enumera a las 753 personas asesinadas en ataques terroristas entre 2000 y 2018 en adelante en el territorio de la Unión Europea.

El informe-libro ha revelado que los terroristas islámicos han representado el 91% del total de víctimas de terror en Europa desde el año 2000 hasta la fecha.  Según estos informes, el 20% fue asesinado por terroristas suicidas yihadistas. Sabemos que el resto, 71%, pereció en ataques con cuchillos, ataques con camiones, ataques con armas de fuego, etc. Todos y cada uno de los medios que los yihadistas utilizan para asesinar y dañar al infiel. [1]

El estudio cuenta “los europeos que han sido víctimas de terrorismo fuera de las fronteras de la Comunidad durante el mismo período”, es decir, 1.115 personas, ya sean turistas, trabajadores expatriados, personal humanitario, periodistas, agentes. Fuerzas armadas … En total, 1.868 personas fueron asesinadas, de uno a 90 años, que figuran en este libro, realizadas con la asistencia de la Asociación Francesa de Víctimas del Terrorismo (AFVT). La gran mayoría (1.703 personas, 91,1%) fueron víctimas del «terrorismo yihadista», con casi el 20% de los atentados suicidas. 111 personas fueron víctimas del «terrorismo nacionalista». Los terroristas de extrema derecha y de extrema izquierda mataron a 14 y 13 personas respectivamente. Una persona ha sido víctima de “terrorismo de animales” (para 26 personas, el origen del acto terrorista es desconocido o sin queja).

“El olvido es lo peor” y este libro es “la manera de recordarlos”, dijo Elisabeth Pelsez, delegada interministerial responsable de ayudar a las víctimas de los ataques terroristas, y “Las víctimas son la parte muerta, no olvidemos a las personas con lesiones físicas o psíquicas, alrededor de 10 a 20 personas por una muerte”, insistió.

España es el país europeo más afectado por el terrorismo, y Francia, justo detrás es el segundo más afectado por los ataques durante el período estudiado (268 muertes en España en los últimos 18 años, 263 en Francia). Si agregamos a los franceses muertos en ataques fuera de la Unión Europea, murieron 379 personas. España y Francia son también los dos países de la Unión que han experimentado ataques a gran escala, el 11 de marzo de 2004 en Madrid (191 muertos, cometidos por islamistas radicales) y el 13 de noviembre de 2015 en París y en París y suburbios (121 muertos, reclamados por el grupo Estado Islámico). [2]

El porcentaje (91%) del terrorismo yihadista se incrementa aún más en el resto de continentes en los que se han contabilizado, desde el 11 de septiembre de 2001, 34.932 asesinatos en nombre del Islam, obviando aquellos muertos posteriormente por las heridas. [3]  El salafismo y el yihadismo, tanto sunnita como chiíta, son un arma de destrucción masiva, que se alimenta en el nihilismo religioso y el odio hacia la alteridad, hacia “el otro”

Ahmad Al-Khatwani, jeque y político árabe-palestino hace unas semanas afirmó categóricamente en la Mezquita Al-Aqsa, Jerusalén, que “el trabajo de los musulmanes es atraer a los ‘odiosos infieles’ hacia el Islam a través de la Yihad” y que “Roma (Europa, en lenguaje islamista) también será conquistada (por el Islam) según las predicciones de Mahoma”. Añadió que el Islam es una religión para toda la humanidad y que los “obstáculos físicos” serán derribados por “un enorme ejército musulmán que librará la Yihad por el bien de Alá”.  [4]

El problema del terrorismo islamista en Alemania no existiría sin la inmigración

El 13 de abril 2019 fue entrevistado por la TV húngara Hans-Georg Maaßen, ex presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución en Alemania, (Präsident des Bundesamtes für Verfassungsschutz), desde el 1 de agosto de 2012 hasta el 8 de noviembre de 2018.

Maaßen afirmó en dicha entrevista, con conocimiento de causa, que “En 2012 había 3.800 salafistas en Alemania. Hoy hay 11.500 y sin embargo, es importante entender que el problema del terrorismo islamista en Alemania no existiría sin la inmigración (musulmana). La gran mayoría de las personas consideradas potenciales terroristas son personas con antecedentes migratorios. Hablamos en alemán de las cuatro Ms, que son básicamente los factores que resulta en que una persona se convierta en miembro de esta y son hombres jóvenes con antecedentes de migración, musulmanes, y contratiempos en la escuela, el trabajo o la vida privada. Eso significa que la migración y el terrorismo islamista están conectados.”Añadió “La integración es posible siempre que exista un marco legal adecuado. Además, alentar a las personas a estar dispuestas a integrarse o para permitir la integración. La integración no solo debe solicitarse, sino que debe exigirse. Este es el requisito que debe esperarse de cada extranjero que venga a nosotros. Mi preocupación es que hay integración, pero no una integración en la sociedad alemana. Más bien es una integración en la sociedad árabe en la sociedad salafista, y en la sociedad turca en Alemania.”[5]

La violencia salafista y yihadista no es sólo contra las personas, sino también contra centros de culto no-musulmanes

El incendio “fortuito” de Notre Dame de Paris en la tarde del 15 de abril de 2019, “fortuito” tal como lo califica Infovaticana no es un hecho aislado [6], dado que innumerables iglesias de toda Europa occidental están siendo objeto de actos vandálicos, defecaciones e incendios. En Francia, se profanan dos iglesias de media cada día. Según PI-News, una web de noticias alemana, se registraron 1.063 ataques a iglesias o símbolos cristianos en Francia en 2018. Esto representa un aumento del 17% comparado con el año anterior (2017), cuando se registraron 878 ataques, lo que significa que esos ataques sólo están yendo de mal en peor. Llegan informaciones parecidas de Alemania. Cuatro iglesias fueron vandalizadas y/o incendiadas sólo en marzo. «En este país —explicó PI-News— hay una guerra sigilosa contra todo lo que simboliza el cristianismo: ataques a cruces en picos de montañas, a estatuas sagradas en los arcenes, a las iglesias… y desde hace poco también a cementerios». [7]

Pero estos “fortuitos”incendios y destrucciones y profanaciones de símbolos cristianos son celebrados por medios salafistas y yihadistas y considerados como “castigo de Alá y buenos augurios para el Islam en Europa.” [8]

¿Cuándo se acabará con el terrorismo yihadista?

El 14 de abril de 2019 el periodista Ibrahim Issa habló sobre el terrorismo islámico en un monólogo en su programa de entrevistas, el cual es transmitido en el canal de televisión estadounidense Al-Hurra.

Issa afirmó que “El Estado Islámico nunca llegará a su fin, Al-Qaeda nunca llegará a su fin, el terrorismo nunca terminará y el extremismo nunca tendrá un fin, a menos que nos libremos del ‘triángulo negro”. Y que el terrorismo islámico terminará solo cuando los musulmanes dejen de intentar restaurar su pasado, si se deshacen de los tres vértices de lo que él califica de “triángulo negro”, es decir: La primera punta es “la creencia indiscutible, sostenida por los musulmanes en general, de que su pasado fue un sueño hecho realidad, una era de ángeles y gloria”. La segunda punta es la creencia de “la mayoría de los musulmanes” de que esta edad de oro debe ser restaurada. La tercera punta es la creencia de “algunos musulmanes” de que este pasado debe ser restaurado incluso a través de utilizar “violencia, coerción, crueldad, brutalidad, espadas y bombas”.

Issa añadió que la única forma de deshacerse de este triángulo es que los musulmanes acepten que el pasado está compuesto de lo bueno y de lo malo y hacer las paces con el hecho de que “no existe necesidad alguna de restaurar ese pasado. Este se ha ido para no volver”. “Debemos vivir nuestras vidas en nuestros tiempos y en nuestro mundo, de acuerdo a nuestra comprensión renovada de la religión”. [9]

El terrorismo yihadista que nació en el año 622 con el inicio del Islam, contra aquellos que rechazaban a Mahoma como profeta y su religión,  no parece tener fecha de caducidad en un tiempo cercano, pues las nuevas generaciones, los niños, son adoctrinadas en el culto a la muerte, al martirio, alentados a asesinar “infieles”, como muestra el video que se ha hecho viral del 7 de abril de 2019 en la cuenta YouTube del canal de televisión en Gaza en la que se Amir Al-Khasawne, un niñito jordano que se ofrece como voluntario para ir a Jerusalén y morir como mártir. En el video, el chico, Amir Al-Khasawne, es visto marchando con una honda y un rifle de juguete. Cuando su madre le pregunta a dónde se dirigía, este dice: “Me voy de viaje muy lejos. Puede que no regrese”. Más adelante, en el video, Amir le dice a su madre que se marcha a Jerusalén, junto al «mártir Omar Abu Laila y sus amigos”. El 19 de marzo, 2019 Omar Abu Laila, apuñaló fatalmente al sargento Gal Keidan, tomó su arma y mató de un disparo al Rabino Achiad Ettinger. El chico Al-Khasawne continuó: “Le dispararé a los judíos que le dispararon a Omar”. Cuando su madre le advierte que lo mataran, el chico dice: “No es gran cosa, mamá. Moriré por Jerusalén. ¿No vale la pena morir por Jerusalén? ¿No vale la pena morir por Al-Aqsa?” Con lágrimas, Amir grita: “¡Por el bien de Alá, Oh árabes! ¡Esto es Jerusalén! ¡Es el destino del Viaje Nocturno del Profeta! ¡Vendieron Jerusalén!” Este concluyó invitando a Saladin a “despertarse”. [10]

Los niños son empleados como escudos humanos, desde hace décadas, a lo que Golda Meir, entonces Primer Ministro de Israel entre 1969 y 1974, declaró“Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos. Pero nunca les vamos a perdonar el hacernos matar a los suyos.”

Este adoctrinamiento no se limita sólo contra los “infieles” judíos, es aún mayor contra los “infieles” cristianos, y contra todo “infiel” (el no-musulmán como Alá manda)

Los yihadistas adoctrinan a sus hijos en el odio contra el “infiel” basándose en los hechos y dichos de Mahoma. “Dos jóvenes del Ansar (Cuando Mahoma dejó La Meca para ir a Yathrib –más tarde Medina-, los Ansar fueron las personas que le dieron ayuda y quienes se volvieron unos devotos seguidores, prestando servicio en su ejército.) derribaron a Abu Jahl en la batalla de Badr. Y así como los niños de la Sahabah (compañeros de Mahoma)  mancharon sus espadas con la sangre del taghut (infiel) de ayer, el fuego del origen de la Umma, así también los niños del Califato mancharán sus balas con la sangre del tawaghit (idólatras) de hoy”, como Estado Islámico publica en su revista Dabiq número 8. [11]

Estado Islámico publica vídeos de niños que aspiran ser mártires (matando) y dice que se están preparando para atacar Roma, (Europa en versión islámico) y concretamente España. [12]  No hay que olvidar que más de 3.500 niños han sido reclutados y utilizados por yihadistas en el noreste de Nigeria desde 2013. [13]

Únicamente la paz llegará cuando los musulmanes amen a sus hijos más de lo que odian a los no-musulmanes.[14]

La ideología salafista y yihadista, tanto sunnita como chiíta, es una arma de destrucción masiva a nivel mundial, no sólo en Europa, también en Irreal, Sri Lanka, Nigeria, Filipinas, Rusia, China, Siria, Irak, Pakistán, y tantos otros países que han sufrido, y sufren, su zarpazo mortal, así como las poblaciones de Arabia Saudita, la República Islámica de Irán y otros países que están sometidas al yugo del totalitarismo islámico.

Para erradicar la violencia de género es preciso batallar contra el discurso machista y sancionar penalmente a los violentos.

Es totalmente necesario combatir la ideología del supremacismo blanco y los delitos de odio de sus seguidores, pero aún más es imprescindible combatir a los supremacistas islamistas que predican el odio religioso islámico y los delitos de odio que perpetran sus seguidores.

Es inexcusable combatir el salafismo y yihadismo, en caso contrario se alzarán voces supremacistas blancas europeas como pretendidos “verdaderos” defensores de los europeos.

El silencio de tantos líderes de opinión y políticos hacia la ideología religiosa que alimenta el terrorismo yihadista es un doble crimen contra la misma población europea, pues el que calla, otorga, como dice el refrán español, y sin combatirla no será posible tener paz en Europa.

NOTAS

[1]  https://www.jihadwatch.org/2019/03/study-islamic-jihad-accounts-for-91-of-european-terror-victims

[2] http://www.lefigaro.fr/flash-actu/2019/03/05/97001-20190305FILWWW00190-publication-d-un-livre-blanc-et-noir-du-terrorisme-en-europe.php?redirect_premium

[3]   https://www.thereligionofpeace.com/

[4]  El video de la alocución fue subido a Internet el 31 de marzo de 2019

[5] Hungarian TV interview of Hans-Georg Maaßen, former head of German Intel

El ex presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución en Alemania, (Präsident des Bundesamtes für Verfassungsschutz), Hans-Georg Maaßen, causó una controversia después de las protestas de Chemnitz en 2018, en las que se dijo que una multitud enojada había «cazado» a personas de aspecto extranjero. En una entrevista con Bild, el Sr. Maaßen cuestionó la existencia de cualquier evidencia de tales «cacerías» y declaró que su agencia de seguridad no había visto ninguna evidencia de ese tipo.

Hans-Georg Maaßen desde agosto de 2008 dirigió el Departamento de Seguridad Pública en el Ministerio Federal del Interior de Alemania como Director Ministerial del Departamento contra el terrorismo. Desde el 1 de agosto de 2012 hasta el 8 de noviembre de 2018, fue el Presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, (BfV), la agencia de seguridad nacional de Alemania y una de las tres agencias de la Comunidad de Inteligencia Alemana.

El siguiente video es una entrevista reciente con Hans-Georg Maaßen de la televisión húngara.

+Sr. Maaßen, cuando se abrieron las fronteras para cientos de miles de personas a principios de septiembre de 2015, ¿Tuvo escalofríos, como describió en una entrevista? ¿Qué pensó entonces?

*Pensé que era responsable en el país por contrarrestar el terrorismo, el extremismo y vi que ya habíamos tenido tantos problemas para defendernos del terrorismo islamista.

Me imaginé que sería aún más difícil. […] Hay que decir bastante categóricamente que las medidas de protección en la frontera, en las fronteras exteriores de Europa deben funcionar correctamente. Esto significa que solo esas personas pueden venir a Alemania, a Europa, que tienen derecho a asilo y que son elegibles para la residencia. No refugiados económicos; el uso del término no es de manera despectiva, pero no es posible para nosotros tener a todas las personas del mundo. Y ahí es donde deben funcionar las fronteras exteriores. No veo el funcionamiento de las fronteras externas. Hasta ahora no he visto que la UE, Frontex o incluso las autoridades nacionales de fronteras estén tomando las medidas necesarias para proteger a Europa, o las islas italianas y griegas y por lo tanto protegiendo indirectamente a Alemania.

En el momento de 2015, ya estaban señalando que terroristas podrían venir a Alemania con los refugiados. Sin embargo, la narrativa oficial era que no había conexión entre la migración y el terrorismo.

 + ¿En qué se basó su evaluación inicial?

* Bueno, en ese momento, asumí que entre tantos, muchos miles de los jóvenes, predominantemente hombres jóvenes, nos viene de los estados árabes, de Siria, de Irak o incluso desde Afganistán, por supuesto, habría gente entre ellos que lucharon por Estado Islámico o por otros grupos terroristas yihadistas. Durante ese tiempo, no dije que estaba seguro que estas personas tenían órdenes de venir y cometer terror. Mientras tanto, sabemos que algunos tuvieron, pero sin duda es una gran preocupación para nosotros cuando tantos miles de personas llegan incluyendo muchas que tienen experiencia en matar, experiencia en terror, y una ideología yihadista en sus corazones. Esa fue la mayor preocupación. […]

No quiero especular. La situación tomó el rumbo que tomó, y no sé si podría haber sido diferente. De todos modos, evitamos toda una serie de ataques terroristas en Alemania. Creo que el Ministerio que dirigí en ese momento, la Agencia Federal de Protección Constitucional, y la policía han hecho un muy buen trabajo. Las cosas podrían haber sido muy diferentes. Desafortunadamente, no se piensa mucho en eso, porque todos se alegran de que no hubiera docenas o cientos de víctimas del terrorismo. Me alegra que al menos durante mi tiempo cuando dirigí el ministerio, con la excepción del ataque a la Breitscheidplatz en Berlín, no hubo grandes ataques terroristas.

+ ¿Cuántas amenazas hubo, o hubo alguna amenaza?

*Había muchas amenazas. Tuvimos a veces dos o tres mensajes por día sobre posibles ataques terroristas o sospechas fundadas que tuvieron que ser procesadas. La carga de responsabilidad para mi personal era inmensa cuando se trata de determinar la validez de los cables. Por ejemplo, para determinar si Estado Islámico creó un engaño para engañarnos, o si existía una amenaza real con pistas reales que debían investigarse. Era una gran responsabilidad que llevaban mis empleados.

+ ¿Por qué la información proporcionada por los servicios de seguridad nacional no se tomó en serio en la esfera política? Es una pregunta. 

* Realmente deberías dirigirte a los políticos, pero puedo darte mi punto de vista sobre eso. Naturalmente, los políticos no ven todo a través de la misma lente que el jefe de seguridad nacional. Tienen diferentes perspectivas a considerar. Tienen cuestiones económicas a tener en cuenta. También consideran cuestiones de política exterior, y luego tienen que deciden por sí mismos qué aspectos son más importantes para ellos. Seguridad interna, política exterior y tal vez política de partidos, lo que sea. La esfera política en Alemania decidió la forma en que decidieron. Como Jefe de Seguridad nacional, por supuesto, hubiera deseado una decisión diferente desde mi perspectiva. […] Debido a mi larga experiencia como director de seguridad y como abogado, considero que mantener, hacer cumplir la ley y el orden, es ante todo, además de estar en el interés y por el bien de la gente. A pesar de que las imágenes son feas, y tal vez especialmente en la situación que produce imágenes feas, porque el estado de derecho

se ejemplifica cuando, especialmente cuando lo aplican los políticos en situaciones que producen imágenes feas. En 2012 había 3.800 salafistas en Alemania. Hoy hay 11.500

+ ¿Cuántos de ellos son capaces de ataques?

* Entre estos 11.500 salafistas, hay muchas personas que cuentan como teniendo un potencial terrorista islámico; la gente creía capaz de cometer ataques terroristas. Eso se estima actualmente para ser más de 2.000 personas. Y de estas alrededor de 700 personas son perpetradores terroristas. Amenazas terroristas islamistas. Estas personas son vigiladas, vigiladas, y están bajo vigilancia utilizando diferentes métodos. Con este gran número de 2.000 terroristas islamistas potenciales, es fácil de imaginar que incluso un buen servicio de seguridad nacional y bien equipado, la fuerza policial no puede vigilar a todas las personas a la vista y mucho menos poder entender cómo funcionan estas personas, lo que está pasando en sus cabezas o lo que están planeando.

+  ¿Cuántos de ellos llegaron a Alemania a través de la ruta de asilo? ¿Quizás sin papeles o con nombres ficticios?

*  Bueno, no puedo decirles cuántas de estas 11.500 personas acudieron a nosotros como solicitantes de asilo en los últimos años. Sin embargo, es importante entender que el problema del terrorismo islamista en Alemania no existiría sin la inmigración (musulmana). La gran mayoría de las personas consideradas potenciales terroristas son personas con antecedentes migratorios. Hablamos en alemán de las cuatro Ms, que son básicamente los factores que resulta en que una persona se convierta en miembro de esta Estos son hombres jóvenes con antecedentes de migración, musulmanes, y contratiempos en la escuela, el trabajo o la vida privada. Eso significa que la migración y el terrorismo islamista están conectados. Esto necesita ser discutido y reconocido como un problema para resolverlo. La policía, como usted ha mencionado, ya lo ha hecho, frustraron varios ataques terroristas el año pasado.

+ Precisamente seis en los últimos dos años, como he leído. ¿Se ha puesto más alerta la policía?

*En realidad, creo que evitamos aún más ataques terroristas. Para ser precisos, impidió la planificación del terrorismo contrarrestando preventivamente veo como uno de los mayores éxitos que tuvimos el año pasado, en junio, la prevención de la planificación de la guerra biológica con un veneno natural en Colonia. Un individuo planeaba detonar una bomba de ricino. La policía y los servicios de inteligencia están bien equipados en Alemania. No diré que están extraordinariamente equipados; ellos han hecho mejoras significativas en los últimos años en términos de personal y en cuanto a calidad de desempeño. Sin embargo, los desafíos a los que se enfrentan las autoridades de seguridad se deben a la gran cantidad de casos, y la tecnología utilizada por nuestros homólogos, es impresionante. Esto a veces resulta en que la policía y las agencias de inteligencia operen en sus límites.

+Más de 200.000 refugiados están obligados a abandonar el país. ¿Por qué no funcionan las deportaciones?

* Hay toda una lista de razones. Empezando por el hecho de que los países de origen a menudo no están dispuestos a recuperar a estas personas. Esto se debe en parte a razones económicas. Un solicitante de asilo en Alemania transfiere dinero a casa, lo que tiene dos beneficios. Por un lado hay divisas, y por otro lado una persona que posiblemente esté desempleada es una carga en el mercado laboral interno o es propenso a la delincuencia, que en última instancia hace daño a su patria. Es por eso que rara vez están dispuestos para permitir que estas personas vuelvan a entrar. Otra razón es que tenemos salvaguardas de deportación muy complicadas. Alguien en Alemania que tiene hijos alemanes está casado con un alemán o con alguien que pueden enfrentar tratos inhumanos, degradantes, el castigo o potencialmente enfrentar la pena de muerte; Él / ella está protegido de la deportación. Esto frustra en gran medida a las autoridades responsables por deportación. Además, también existen las llamadas ONGs que previenen deliberadamente la deportación al ayudar a los deportados a esconderse, etc. En general, hay que decir que la política de deportación en Alemania desafortunadamente es un desastre. Entonces otra vez,

Alemania no es el único país de Europa occidental que tiene dificultades para resolver este problema.

+ ¿Hay una industria de deportación, como dijo el Sr. Dobrindt?

* Hay muchas personas que ganan dinero con los solicitantes de asilo y evitando su deportación. Solo hay que decirlo abiertamente. Cada solicitante de asilo le cuesta al estado mucho dinero, pero el dinero entra en los bolsillos de ciertas personas que hacen dinero con ellos. Debido a la reunificación familiar, muchos más refugiados vendrán en los próximos años. Su integración requeriría la infraestructura adicional de una ciudad alemana del tamaño de Kassel.

+ ¿Es realmente posible la integración de tantos?

* La integración es posible siempre que exista un marco legal adecuado. Además, alentar a las personas a estar dispuestas a integrarse o para permitir la integración. La integración no solo debe solicitarse, sino que debe exigirse. Este es el requisito que debe esperarse de cada extranjero que venga a nosotros. Mi preocupación es que hay integración, pero no una integración en la sociedad alemana. Más bien es una integración en la sociedad árabe en la sociedad salafista, y en la sociedad turca en Alemania.

Esto crea sociedades paralelas, y en mi opinión todo lo necesario que se debe tomar para evitar esto.

+ ¿Cómo ha cambiado el clima social en Alemania?

*  Desde mi punto de vista, en los últimos años ha cambiado para peor. Como presidente de la Agencia Federal de Protección Constitucional, me causó preocupación. Especialmente debido al hecho de que muchas personas en Alemania entre la clase media que normalmente pertenece a los partidos CDU o SPD se apartó de estos partidos. En su lugar, apoyaron o votaron por el nuevo partido AfD, Alternativa para Alemania, un partido de derecha. Esta es una renuncia a los partidos establecidos y la transición a toda una fuerza nueva. Esto es algo que ya hemos visto en otros países de Europa occidental, como los Países Bajos, Italia o incluso Francia. Pero esto también conduce a una ruptura del actual sistema de partidos. También podría verse como una erosión de la confianza en la capacidad del actual sistema de partidos para funcionar, y un alejamiento de esta democracia. Este desarrollo todavía me llena de preocupación, especialmente porque no fue prevenido y continúa.

+Ahora muchas personas dudan en expresar su opinión libremente, porque tienen miedo de ser etiquetado como «ala derecha». ¿Está usted también?

* No, no me preocupa que me etiqueten de derecha. Sin embargo, me preocupa que muchas personas, por ejemplo, quienes se me acercan para decir que están de acuerdo con lo que he hecho, con lo que he dicho y me dicen que me apoyan. Por ejemplo, cuando voy a un restaurante, extraños me felicitan por mi actitud, y, sin embargo, estas personas no se atreven a decirlo de otra manera. Creo que es una pena, y me recuerda a mi propia biografía familiar. Hace poco escuchaba una grabación que grabé en 1980. de mi tío relatando su experiencia desde 1933 hasta 1945. Mi abuelo fue maltratado por los nazis. Mi tío había sido perseguido por ellos. Todo lo que dijo evoca los recuerdos del totalitarismo y la dictadura de opinión, que aún es posible incluso hoy. No estoy diciendo que este sea el caso en Alemania, pero que debe evitarse. Por lo tanto, debemos tener el valor de decir cosas que a los demás no les gustan.

+  ¿La corrección política impide eso? ¿Por qué otra cosa la gente tendría miedo de expresar su opinión libremente?

*  Podría ser debido al liderazgo. Me he dicho a mí mismo, si no puedo expresar mi opinión libremente, entonces, ¿cómo puedo esperar eso de mi personal? Mi expectativa es que los líderes en negocios, en la administración, en el gobierno se debe poseer suficiente columna vertebral para expresar su posición.

+ ¿Qué tan peligroso considera usted a las comunidades de la mezquita?

*  Bueno, entre las muchas comunidades de mezquitas en Alemania hay varias llamadas mezquitas de callejón. Por eso quiero decir, mezquitas lideradas por imanes autoproclamados que usualmente pertenecen al salafismo o alguna otra forma de islamismo radical que predican. En Alemania no hay control estatal de las sociedades religiosas y esto ha llevado finalmente al hecho de que tenemos un crecimiento salvaje de radicales. Las comunidades de mezquitas musulmanas y en estas comunidades de mezquitas, los jóvenes están definitivamente radicalizados.

+  ¿Y a veces reclutados?

*  Y a veces reclutado por el islamismo radical. Se podría decir que las comunidades de mezquitas salafistas son una especie de estación de entrada que conduce al yihadismo.

+ ¿Qué piensa usted de la legislación propuesta para retirar los pasaportes alemanes de los terroristas que regresan de Medio Oriente?

* Creo que es correcto e importante tener una ley así. De hecho, ya lo había exigido. Ahora es un poco tarde, en mi opinión. Necesitábamos tener esta ley en vigor antes de que estas personas se unieran al ISIS, y no cuando quieren volver a Alemania.

+ ¿No podría aplicarse retroactivamente?

* De acuerdo con mi entendimiento de la ley, no es posible adoptar tal regla de manera retroactiva. Si otros abogados constitucionales lo consideraran una posibilidad, entonces eso sería bueno en mi opinión. Sospecho que habría objeciones legales vigorosas.

+Y qué pasa con los yihadistas o los terroristas que ahora podrían volver a Alemania? ¿Se puede prevenir de alguna manera?

* En general, cualquier persona con ciudadanía alemana, sin importar quién, tiene derecho a volver a ingresar a Alemania. Si regresan a Alemania y se consideran un riesgo potencial, las autoridades de seguridad de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución y las autoridades policiales se encargará de la situación. Esto sería una carga considerable. También es bastante peligroso si estas personas albergan una motivación en sus cabezas que las autoridades de seguridad no pueden reconocer.

+Siguiendo esa información, ¿cómo se ve la situación de seguridad actual para 2019 en Alemania?

* Creo que la situación de seguridad es estable. Creo que las autoridades de seguridad, servicios de inteligencia o incluso la policía tener la situación de seguridad bajo control lo mejor posible. Cuando digo «lo mejor posible» significa que los riesgos permanecen. Esos riesgos son los muchos miles de personas que desconocemos y no pueden ver lo que pasa en sus cabezas. Aquellos en sus computadoras por la tarde, comunicándose con otros yihadistas o quizás descargando instrucciones de bombas para cometer un ataque al día siguiente. Creo que somos un país seguro en comparación con muchas otras naciones del mundo. Sin embargo, la preocupación es que estos riesgos están ocurriendo y eso no debería haberse permitido. Incluso hoy, cada segundo refugiado llega a Alemania sin documentos válidos.

+  ¿Qué tipo de riesgo de seguridad presenta eso?

*  Bueno, si una persona llega a Alemania sin documentos válidos, no sabemos quién es realmente esa persona. No podemos confiar en la información que nos dan. Hemos tenido gente quienes decían que su nombre era Abo Coca-Cola o Ronny Ice Cube solicitando permiso para entrar a Alemania. Incluso si la base de datos o la base de datos de mi ministerio en ese momento era bueno y tenía muy buen intercambio con todas las agencias de inteligencia europeas. Y nuestras bases de datos están llenas.

Así que incluso si tenemos el nombre de una determinada persona y sabemos que ciertas personas son un peligro, nada de eso ayuda cuando esa persona entra a Alemania con un nombre ficticio. Por lo tanto, tenemos un gran interés en asegurarnos de que las personas que llegan a Alemania tienen un nombre que corresponde a los documentos de viaje válidos.

+Según las estadísticas actuales, el número de ciudadanos que temen ser víctimas de un crimen o un ataque terrorista aumentó enormemente en 2018. Una sensación de seguridad no se refleja en esas estadísticas. ¿Cómo explica eso?

* Creo que esto es en parte porque muchas personas perciben la situación de seguridad personalmente. Podría ser a través de la televisión, cobertura de noticias, artículos periodísticos o por experiencia propia. De una manera se percibe de manera diferente a las estadísticas. En segundo lugar, creo que podría ser simplemente porque muchas personas notan los cambios en el paisaje urbano, en el barrio, y lo perciben como una amenaza personal. Estas amenazas personales se reflejan en el hecho de que estas personas pueden optar por votar por la AfD u otros partidos que no hayan tenido representación previamente en el Bundestag. Otra forma en que estas personas están expresando su ansiedad es equipándose con rociadores irritantes o instalando sistemas de alarma, etc.

+ ¿Qué cree que deparará el futuro? ¿Monitoreando por todas partes? ¿Cómo se ve Alemania en 2030?

* 2030 está, por supuesto, muy lejos en el futuro. Honestamente, no estoy pensando tan lejos, pero como oficial de inteligencia es necesario para imaginar posibles escenarios y crear previsiones. Desde mi punto de vista, el indicador decisivo para un pronóstico sería: ¿Cómo se ve Alemania a finales de este año o en tres años si no cambiamos nada; Si solo mantenemos el status quo? Lo que me preocupa es la inmensa presión de los refugiados de Medio Oriente, norte de África, y que muchas más personas vendrán a nosotros. Si seguimos intentando acomodarlos, proveerlos, de que tal vez la economía alemana no funcione como lo hizo en los últimos años. Esto resultará en una carga financiera significativa para todos.

El crimen y el terrorismo seguirían aumentando a pesar de que Estado Islámico ha sido derrotado en Irak, todavía están allí en Irak. Así que tenemos que asumir que Estado Islámico seguirá planeando en Alemania y otras partes de Europa occidental. Tomando todo eso en consideración, podemos esperar más ataques terroristas, mayor criminalidad y mayor inseguridad entre los ciudadanos en los próximos tres años. La gente ya no se sentirá cómoda en su propia comunidad; ya no se sentirán comprendidos o representados por la esfera política, lo que podría llevar a la radicalización.

Lo hemos experimentado en otras naciones de Europa occidental y también condujo relativamente rápido, en algunas naciones, a que el gobierno fuera expulsado.

[6]  Un ‘fortuito’ incendio en Notre Dame que no es un ‘hecho aislado’

https://infovaticana.com/2019/04/15/arde-la-catedral-de-notre-dame/

[7] https://es.gatestoneinstitute.org/14079/europe-iglesias-vandalicos-incendios

[8]  https://www2.memri.org/espanol/yihadistas-celebran-el-incendio-en-la-catedral-de-notre-dame-y-lo-denominan-castigo-y-buenos-augurios/54620

[9] MEMRI –  abril 23, 2019. Serie Comunicados Especiales No. 8017

[10] Adoctrinamiento de niños: Chico jordano jura querer martirizarse por Jerusalén en video viral

Por MEMRI –  abril 29. Comunicados Especiales No. 8026

[11] Dabiq 8  Jumada Al-Akhirah pág.  21

https://clarionproject.org/docs/isis-isil-islamic-state-magazine-issue+8-sharia-alone-will-rule-africa.pdf

[12] https://www2.memri.org/espanol/el-eiis-destaca-video-de-ninos-que-aspiran-ser-martires-y-dice-que-se-estan-preparando-para-conquistar-roma-y-espana-advertencia-imagenes-graficas/22583

[13] https://www.unicef.org/nigeria/press-releases/more-3500-children-have-been-recruited-and-used-non-state-armed-groups-north-east

[14] Parafraseando a Golda Meir cuando dijo: “La paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros.”EDUARD YITZHAKEUROPAISLAMTERRORISMO

Eduard Yitzhak

EDUARD YITZHAK

Doctor en Filosofía y en Medicina, habiendo sido docente de Filosofía en la Universidad y ejercido como médico-cirujano especialista en hospitales universitarios de Alemania y España. Es especialista en terrorismo islámico. Es colaborador en prensa especializada española, norteamericana e israelí sobre salafismo, yihadismo y terrorismo islámico. Ha dado conferencias sobre terrorismo islámico en el Ejército –en Capitanía General-, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Mossos d´Esquadra y Ertzaintza. Coautor junto con Eduardo Martín de Pozuelo y Jordi Bordas del libro Objetivo: Califato Universal. Claves para comprender el yihadismo. Ex presidente de Asociación Cultural de Hasbara [ACH]. Es copresidente, junto con Laurence Franks, de Maguen David Hasbara Sefarad.

¿Fin de la violencia en Colombia? Víctimas del conflicto armado y fin de los enfrentamientos

Musulmanes colombianos y la Nación del Islam.

Así echó raíces el islam en una de las ciudades más peligrosas de Colombia

Escrito por Sibylla Brodzinsky

FUENTE https://www.desdeabajo.info/colombia/item/30702-asi-echo-raices-el-islam-en-una-de-las-ciudades-mas-peligrosas-de-colombia.html

Así echó raíces el islam en una de las ciudades más peligrosas de Colombia

La ciudad porturaira de Buenaventura es el hogar de una pequeña comunidad musulmana que abrazó con éxito la Nación del Islam.
El islam llegó a finales de los años 60 de la mano de Esteban Mustafa Meléndez, un marinero afroamericano originario de Panamá
Los musulmanes de Buenaventura, asentados entre la jungla y el Océano Pacífico, son negros, pobres y poco conocedores de las creencias y tradiciones del islam.


Los ritmos de salsa a todo volumen que llegan desde un bar cercano no perturban al Sheik Munir Valencia mientras se inclina durante la oración en una casa familiar convertida en mezquita en la pobre y violenta ciudad colombiana de Buenaventura. Sus rezos terminan, Valencia se quita la túnica marrón, se sienta en una mesa de plástico y relata cómo es ser el líder espiritual de una atípica comunidad islámica.


La pequeña comunidad musulmana afrocolombiana en la principal ciudad portuaria del Pácifico en Colombia ha adoptado en los últimos años las enseñanzas de la Nación del Islam, del islam suní y también de la interpretación chií.


Al principio atraídos por la fe de las promesas del poder negro, los musulmanes de Buenaventura aseguran que han encontrado en el islam un refugio de la pobreza y la violencia que carcome la ciudad. Buenaventura tiene una de las tasas de asesinatos más elevadas de Colombia.


El islam llegó aquí a finales de los años 60 de la mano de Esteban Mustafa Meléndez, un marinero afroamericano originario de Panamá, que difundió las enseñanzas de la Nación del Islam –un grupo nacido en EEUU que mezcla elementos del islam con nacionalismo negro– entre los trabajadores del puerto.


“Habló de la autoestima de los negros y esto causó un gran impacto. Esas enseñanzas llegaron a las cabezas y a los corazones de mucha gente”, cuenta Valencia, añadiendo que el mensaje llegó durante un periodo de profundo cambio social. La visita de Meléndez se produjo en un momento en el que muchos campesinos colombianos estaban migrando a las ciudades. Así lo explica Diego Castellanos, un sociólogo que ha estudiado diferentes religiones en Colombia, un país eminentemente católico.


Una ola de conversiones políticas


La primera ola de conversiones fue más política que espiritual. En sus oraciones (en inglés o español) leían más panfletos políticos que el Corán, y tenían un precario conocimiento de los postulados centrales del islam, comenta Valencia.


La atracción de la Nación del Islam fue disminuyendo gradualmente a medida que los viajes de Meléndez se hicieron menos frecuentes y el mensaje de supremacía negra comenzó a sonar hueco en una comunidad que –aunque sí que ha sido víctima de una importante discriminación estructural basada en su raza– nunca ha sufrido el mismo odio racial y las leyes segregacionistas que habían existido en EEUU.


Siguiendo el ejemplo de Malcolm X –que rompió con la Nación del Islam y abrazó el sunismo antes de su muerte en 1965– un miembro de la comunidad de Buenaventura viajó a Arabia Saudí a estudiar el islam y regresó para convencer al grupo de que abrazase una fe más ortodoxa.


“Fue así como nos hicimos suníes”, narra Valencia, que fue criado en el catolicismo y planeaba convertirse en sacerdote antes de convertirse al islam. “Aprendimos a leer árabe; ahora leemos el Corán y dejamos de fijarnos en EEUU para mirar hacia Arabia Saudí”.


La comunidad musulmana de Buenaventura se dirigió a grupos suníes en el país para conseguir apoyo, pero estos dos mundos no podrían ser más diferentes.


Los musulmanes de Buenaventura, asentados entre las vastas extensiones de jungla y el Océano Pacífico en el suroeste de Colombia, son negros, pobres y relativamente poco conocedores de las creencias y tradiciones del islam. La comunidad suní colombiana establecida era de herencia árabe, formada por prósperos comerciantes y se ubicaba en su mayoría en Maicao, una bulliciosa ciudad comercial situada en el desierto del noreste, en la frontera con Venezuela.


Becas para estudiar el Corán en Argentina e Irán


Aparte de algunas donaciones de alimentos de la comunidad árabe, las relaciones eran distantes. La revolución islámica de 1979 en Irán dio un soplo de aire fresco a la comunidad de Buenaventura. Las misiones chiíes contactaron con el grupo y ofrecieron becas y apoyo financiero. Valencia consiguió una beca para estudiar en la mezquita de At-Tauhid en Buenos Aires y después continuó sus estudios en la universidad de Qom en Irán.


A mitad del relato, suena el teléfono del Sheik. Su tono de llamada es un cántico árabe. Valencia responde: “Salaam alekum”, e inmediatamente después entabla una conversación en el trepidante español de la costa pacífica de Colombia.


Retratos de Malcolm X y del ayatolá Alí Jamenei adornan las paredes de los muros de la habitación trasera de la casa, la que sirve como centro comunitario y mezquita para aproximadamente 300 personas. Un mural colorido cubre otra pared, en el que se puede ver un frondoso árbol genealógico titulado “Genealogía islámica de los profetas”. Cualquier viernes se presentan entre 40 y 50 personas para la oración.


Valencia cuenta también que los vínculos con Irán han sido objeto de investigaciones secretas y no tan secretas por parte de los servicios de inteligencia tanto de Colombia como de EEUU. “No tengo nada que esconder”, asegura. “Los iraníes nos apoyan, pero no somos yihadistas”.


Valencia también dirige dos escuelas privadas subvencionadas donde 180 niños procedentes de los vecindarios más pobres de la ciudad no solo aprenden el ABC sino también el alfabeto árabe. Alojada en la planta baja de un edificio de tres plantas mal cuidado, la escuela de Silvia Zaynab se encuentra en uno de los vecindarios más violentos de Buenaventura, donde las bandas criminales luchan por control del territorio y los vecinos, a menudo, se ven atrapados en el fuego cruzado.


La escuela ofrece un pequeño refugio de esta realidad. Los estudiantes dan la bienvenida a los visitantes con canciones en árabe sobre la grandeza de Alá. En español cantan sobre los “cinco profetas de la creación”: Noé, Abraham, Moisés, Jesús y Mahoma. Un estudiante de segundo grado corre a la pizarra para escribir con orgullo un número de tres dígitos en árabe.


Solo cinco de los niños que asisten a estas escuelas son miembros de la comunidad musulmana. “No tratamos de convertir a nadie; solo les enseñamos a los niños a respetar otras religiones y otras tradiciones”, defiende.

Sibylla Brodzinsky – Buenaventura
28/01/2017 – 19:34h

theguardian
Traducido por Cristina Armunia Berges

¿ Qué son las ZAD y los movimientos anti capitalistas de la izquierda radical, que toman la kaleborroka del secesionismo vasco anti español como modelo ?

el lema podría ser: NO AL Ecocidio. Cuando más bien es: NO al Capitalismo.

Buscando información sobre qué es el ZAD (Zona a defender) , o mejor dicho, qué son las ZAD, llegué a este mensaje, sobre la interpretación de lo que es la kaleborroka como instrumento político del secesionismo vasco anti español y que se pone como un ejemplo, digno de admiración, desde los movimientos anti capitalistas , de corte aparentemente anarquista, (un nuevo anarquismo aggiornato, puesto al día, al que , acaso, podemos agregar los ideales y acciones políticas de los movimientos en torno a lo que en España es Unidas Podemos y sus diferentes “marcas blancas” ) Analizando este tipo de organizaciones, podemos entender mejor el alcance de las conexiones políticas entre IU POdemos y los partidos más radicales de la izquierda secesionista , tanto de Cataluña como de las Vascongadas ( aparte de Francia, entre otros países de Europa) También podemos entender el doble juego del socialfascismo representado por un PSOE que no vacila en aliarse , política y estratégicamente, con estos grupos formados por este nuevo anarquismo de los orgullosamente llamados como okupas y kaleborrokas :

La ZAD de Notre Dame des Landes ante el desalojo

Y este enlace nos permite ver cómo se trata de forjar el vínculo entre ePraxis y Teoría, entre acción directa y un sostén ideológico ad hoc, para forjar las nuevas formas del anarquismo , desde los movimientos anti capitalistas y algunos de los cuales son , además , parte de los secesionistas nacionalistas en Europa ( por ejemplo en Cataluña y País Vaco con partidos y movimientos secesionistas anti españoles)

LA ZAD: ¿UNA ANTROPOLOGÍA DEL FUTURO?

PENSAR MAS ALLA DE LA NATURALEZA Y DE LA CULTURA https://reporterre.net/Dans-les-Zad-on-apprend-a-penser-par-dela-nature-et-culture

Zone A Défendre
Tritons crété-e-s contre béton armé
Nouvelles du front Agenda Groupes de la ZAD Textes Ressources audiovisuelles Anti Répression Contre les multinationales et leurs projets Camarades de lutte Communiqués du mouvement Infos pratiques Chronologie
Accueil > Camarades de lutte > Autres luttes pour l’autonomie > Borroka ! Abécédaire du Pays basque insoumis.
Borroka ! Abécédaire du Pays basque insoumis.

mercredi 24 avril 2019
Le collectif mauvaise troupe va sortir le 8 mai prochain un nouveau livre : Borroka ! Abécédaire du Pays basque insoumis.

Cet ouvrage a été rédigé en vue du prochain G7 qui se tiendra fin août à Biarritz. Vous en trouverez une présentation synthétique ci-dessous. Comme à chaque parution, nous organisons une tournée de présentation. Celle-ci se déroulera à partir du 9 mai. Certaines dates la balisent déjà : à Mellionec le 18, à Paris le 21, à Dijon le 22, à Lyon le 25… Si vous avez l’envie d’organiser une présentation du livre et une discussion à propos de cet événement estival, merci de nous contacter par retour de mail.

Présentation :

Cet abécédaire a été pensé comme une première rencontre avec un territoire et ses habitants. Trop souvent les contre-sommet furent des feux de paille qui laissèrent les territoires les accueillant plus affaiblis que renforcés. Nous pensons que celui-ci, de par sa particularité historique et géographique, pourrait emprunter d’autres chemins, situé qu’il est au carrefour de l’agitation tous azimuts qui secoue la France ces dernières années (cortège de tête, zad, gilets jaunes…) et de l’histoire exaltée d’Euskadi.

Car le Pays basque n’est ni la France au nord, ni l’Espagne au sud, ou du moins il n’est pas que l’Espagne ou la France. On s’aperçoit en l’arpentant qu’y palpite un monde autre, déroutant : le monde en interstices d’un peuple qui se bat pour l’indépendance de son territoire. Borroka, c’est la lutte, le combat, qui fait d’Euskadi une terre en partie étrangère à nos grilles d’analyse françaises. C’est de ce peuple insoumis et de sa culture dont il sera question dans cet ouvrage.

Bien à vous

La Mauvaise troupe

https://mauvaisetroupe.org

Flash infos
Jeudi 25 avril
Solidarités Internationales Des membres de la la délégation du Mouvement des Sans Terre brésilien finissent leur tournée en (…)
Mercredi 24 avril
22h47min Le collectif mauvaise troupe va sortir le 8 mai prochain un nouveau livre : Borroka ! (…)
AntiRep Grèce : Giorgos Kalaitzidis, un des membres les plus exposés du collectif anarchiste grec (…)
Vendredi 12 avril
ZAD Rappel des différents évenements du week end rallongé… Portes Grandes Ouvertes sur la ZAD : le (…)
AntiRep Loi “anticasseurs” : À l’initiative de la Ligue de Droits de l’Homme (LDH), plus de 50 (…)
Radio Klaxon Play
Si le streaming marche marche pas : liste de miroirs
Dernier programme : Programme du 14 juin à on ne sait pas quand !
Dernier podcast : Ca y est on a gagné
Agenda local
MARDI
30
AVRIL
Chantiers au Très Petit Jardin ! Jardin de…
Très Petit Jardin
Toute la journée
VENDREDI
3
MAI
Chantier du GTC
Bellevue
Toute la journée
SAMEDI
4
MAI
Chantier du GTC
Bellevue
Toute la journée
MERCREDI
8
MAI
Journée de réflexion et de débat autour de l’écologie et des luttes écologiques
Le Taslu
10h00
SAMEDI
18
MAI
BaladeS plantes sauvages
Zad
14h30
LUNDI
20
MAI
BaladeS plantes sauvages
Fosses Noires
14h30
Plus
Agenda d’ailleurs
MERCREDI
24
AVRIL
CHANTIER DE PRINTEMPS à LA GRANGE DE MONTABOT
Montabot
Toute la journée
SAMEDI
27
AVRIL
Festival Cinéma Social et engagé
Clermont Ferrant
14h56
SAMEDI
27
AVRIL
Soirée de soutien au Mouvement des sans terre brésilien.
20h30
MARDI
30
AVRIL
Rassemblement devant le Cours d’Appel Administrative de Lyon mardi 30 avril à 13h
Lyon
13h00
MERCREDI
1er
MAI
1er mai : Les Gilets jaunes prennent la tête de cortège
partout !
Toute la journée
VENDREDI
10
MAI
Rencontre internationale de l’habitat léger
Belgique
Toute la journée
SAMEDI
11
MAI
RIPOSTONS À L’AUTORITARISME !
Bourse du Travail,salle Hénaff
09h30
SAMEDI
11
MAI
[G7 Fan club] Manifestion le G7 ça en jette
Biarritz
11h00
SAMEDI
1er
JUIN
VENT DE BURE : CAP SUR NANCY LES 1/06 ET 2/06
Nancy
Toute la journée
DIMANCHE
25
AOÛT
Sommet du G7 à Biarritz
Biarritz
10h00
Plus
Dans la même rubrique
24 avril – Borroka ! Abécédaire du Pays basque insoumis.
1er avril – Appel à soutien du mouvement de Liberacion de la Madre Tierra
24 mars – Festival Cinéma Social et engagé (Attention modification)
24 mars – Festival Étudiant Contre le Racisme et les Discriminations
7 mars – Journées anti-répression
5 mars – Journée internationale de lutte contre les violences policières – Manifestation le 16 mars
24 février – Chaud-Es comme la Breizh – Une pratique hackerE pour une réflexion DéGenrée des Corps et des Sexualités
18 février – Récits de luttes autonomes dans l’Espagne des années 70 – Vendredi 22 février à La Pétroleuse
15 février – Appel à soutien procès Bayonne
11 février – Projection de “Sur les toits

MUY RECOMENDABLE Entrevista a David Harvey. El investigador, experto en Geografía social y económica, plantea una serie de puntos para el análisis de lo que es el neoliberalismo en la actualidad y su curso histórico en los últimos 50 años.

Una idea, más o menos difundida en tiempos de Globalización es precisamente, la aceptación de que vivimos en una etapa de la Historia, en la cual el modelo económico.político dominante es conocido como NEOLIBERALISMO.

En esta entrevista se ha buscado que David Harvey nos aporte las precisiones y definiciones de conceptos (categoriales) e ideas (filosóficas) El escritor de ensayos y libros sobre lo que es el modus operandi del neoliberalismo realmente existente, nos propone una definición dialéctica de lo que es y lo que implica social, económica, políticamente, el llamado NEOLIBERALISMO.

Para ello, en el diálogo con el investigador y periodista mexicano John M Ackerman, Harvey va analizando el curso de los acontecimientos políticos, históricos, de carácter tanto nacional como internacional, desde los años 70 del S XX hasta el momento actual.Para ello hace referencia a las crisis de los años 70, los 80, los 90, y la gran crisis del año 2007-2008.

La cuestión de la irrupción del endeudamiento de un Estado y sus conexiones con la política neoliberal inducida por el FMI, etc.

Se hace mención a la manera en que el neoliberalismo ha ido adaptando sus propias ideologías según las necesidades producidas por cambios o por respuestas no deseadas en diversas sociedades políticas.

Se analiza el importante papel de China en el mundo de la globalización neoliberal.

Y para terminar, Harvey responde a la pregunta del entrevistador, sobre el papel que Marx ha jugado en las investigaciones que sobre la Economía de corte neoliberal que ha venido publicando

David Harvey, análisis sobre el actual modus operandi y razón de ser de la ideología neoliberal. El papel de EEUU, de la UE, China, etc. y el referente de El Capital, para la crítica racional, no ideológica de lo que el neoliberalismo realmente existente es.

A continuación sugerimos el análisis sobre el neoliberalismo en las democracias neoliberales del presente, tal como lo expuso el filósofo Gustavo Bueno. Se trata de tres videos que están relacionados entre sí.

Planteamiento del filósofo español sobre lo que es la Globalización

Análisis de las relaciones entre las ideas de solidaridad y de globalización. Exposición del filósofo español Gustavo Bueno

Terrorismo globalizado y la IV Guerra Mundial

Recomendable, además de la entrevista a Harvey y de los videos de Gustavo Bueno, consideramos el capítulo (ver enlace siguiente, abajo) del libro colectivo titulado Globalización : crítica a un paradigma, del especialista mexicano John Saxe Fernández, investigador de la UNAM ( Universidad Nacional Autónoma de México) . http://www.economia.unam.mx/academia/inae/pdf/inae5/524.pdf

Reseña del libro citado , en la página de internet de John Sale:

Categorías de las Ciencias Políticas, desde el Materialismo Filosófico. Sobre la capa cortical del cuerpo político.

Gustavo Bueno desarrolla una propuesta innovadora, materialista, acerca de lo que se conoce como Ciencias Políticas y sobre la llamada Filosofía Política.

Superando la clásica teoría de los tres poderes y su división o “supuesta independencia”, derivada de John Locke, y su modelo de democracia parlamentaria, y luego de las repúblicas liberales al estilo de la que dio lugar a los actuales Estados Unidos de Norteamérica. Gustavo Bueno plantea una serie de conceptos e ideas que expuso , en una primera obra ( Primer Ensayo sobre las categorías de las Ciencias Políticas ) y en posteriores libros y artículos, además de en varios videos, las táselas, o filmados a partir de conferencias, cursos en la Escuela de Filosofía de Oviedo o Universidad de La Rioja , etc.

Es muy importante tener en cuenta que las tres capas del cuerpo de las sociedades políticas, o Estados, forman parte de una estructura esencial que envuelve al núcleo mismo del cuerpo político: dado éste en el eje circular del Espacio Antropológico. CITA del libro de G Bueno mencionado:

” La capa basal, que en sí es económica, se hace política (económico- política) cuando se representa como objetivo de los planes y pro- gramas de la sociedad política; y no hay sociedad política, por liberal que ella sea, que pueda dejar de incluir una capa basal “

Consulta fundamental para el análisis y la crítica del concepto de CAPA CORTICAL, desde las tesis del Materialismo Filosófico acerca de las categorías de las Ciencias Políticas: Una exposición muy útil la encontramos en el Diccionario Filosófico, de Pelayo García en esta entrada http://www.filosofia.org/filomat/df597.htm RAMAS Y CAPAS DEL PODER POLITICO . MODELO CANÓNICO GENÉRICO DE LA SOCIEDAD POLITICA

Las vidas políticas de Mario Vargas Llosa. Una reseña de The Nation (en inglés), del libro , ensayo, del escritor peruano titulado en español: Sables y utopías.Visiones de América Latina. Agregamos el prólogo a una edición del libro en español

https://www.thenation.com/article/mario-vargas-llosa-sabres-and-utopias-book-review/

https://www.thenation.com/article/mario-vargas-llosa-sabres-and-utopias-book-review/

Ilustración por Joe Ciardiello

http://www.puntodelectura.comSables y utopías Visiones de América Latina             Abajo, el prologo al libro, de la edición en español

© 2009, Mario Vargas Llosa
© De esta edición:
2011, Santillana Ediciones Generales, S.L. Torrelaguna, 60. 28043 Madrid (España) Teléfono 91 744 90 60 http://www.puntodelectura.com

ISBN: 978-84-663-2474-8
Depósito legal: B-12.344-2011 Impreso en España – Printed in Spain

© Imagen de cubierta: Timothy Archibald. Getty Images Primera edición: abril 2011
Impreso por

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

PRÓLOGO

La instintiva lucha por la libertad

Carlos Granés

No hace mucho, en un congreso de literatura peruana, oí a un escritor indigenista asegurar que si Mario Vargas Llosa hubiera ganado las elecciones a la presidencia del Perú, habría cambiado el escudo na- cional por la esvástica. En otras circunstancias he oído decir de él que es un antiperuano, un derechista, un «facha», un ingenuo en materia política. De Vargas Llosa se han dicho y se dicen muchas cosas, excepto que es un liberal, un liberal con el que algunos estarán de acuerdo y otros no, pero al fin y al cabo un liberal. Y tratándose del intelectual que más ha luchado por combatir los estereotipos y desfases que distor- sionan los análisis de la realidad latinoamericana, especialmente los que se hacen desde los países desarrollados, resulta paradójico que sobre él recaigan clichés y etiquetas empeñadas en distorsionar su pensamiento.

¿Cuáles son los postulados liberales de Vargas Llosa? ¿Cuál es su posición ante la realidad latinoamericana? ¿Cuáles son los pe- ligros y esperanzas que vislumbra para el continente? ¿Cómo han tomado forma sus ideas y compromisos? La selección de ensayos

que compone este volumen pretende aclarar estas cuestiones. En ellos, además de verse reflejado el recorrido intelectual del escritor, se analizan todos los grandes acontecimientos que han marcado la historia reciente de América Latina. No están ordenados cronológi- camente sino por temas, ilustrando las batallas que Vargas Llosa ha dado por la libertad, desde su oposición frontal a las dictaduras, su ilusión y posterior desencanto con las revoluciones, sus críticas al nacionalismo, al populismo, al indigenismo y a la corrupción —ma- yor amenaza para la credibilidad de las democracias—, hasta el des- cubrimiento de las ideas liberales, su defensa irrestricta del sistema democrático y su pasión por la literatura y el arte latinoamericano. Al igual que los personajes de sus novelas, encarnación de alguna de esas fuerzas ciegas de la naturaleza que llevan al ser humano a reali- zar grandes hazañas o a causar terribles cataclismos, Vargas Llosa ha sido un instintivo defensor de la libertad, atento siempre a las ideas, sistemas o reformas sociales que intentan reducir el contorno de la autonomía individual. Su criterio para medir el clima de libertad de una sociedad ha sido siempre el mismo: el espacio que se le da al es- critor para que exprese libremente sus ideas. En los sesenta, cuando revolucionaba la narrativa latinoamericana y se perfilaba como inte- lectual comprometido, sus primeras incursiones en debates públicos estuvieron guiadas menos por doctrinas políticas que por intuicio- nes literarias. Aunque muy influenciado por las posturas ideológicas de Sartre, sus ideas juveniles acerca de lo que debía ser una sociedad libre y justa partieron, en gran medida, de reflexiones en torno al oficio de la escritura y al rol social del escritor.

Vargas Llosa siempre tuvo claro que la libertad, aquel requi- sito sin el cual el novelista no podía desplegar sus intereses y obse- siones, era vital para que floreciera un mundo cultural rico, capaz de fomentar un debate de ideas que facilitara el tránsito de América Latina hacia la modernidad. Solo con plena libertad para criticar, amar u odiar al gobierno, nación o sistema político que lo acogiera, el escritor podía dar forma a ese producto personal, en gran medida irracional, y siempre fermentado por pasiones, deseos, filias y fobias

12

individuales, que era la novela. Los resultados de plegarse mansamen- te a poderes externos o a causas políticas solo podían ser loas serviles al tirano de turno o el lastre artificioso del compromiso. En «El papel del intelectual en los movimientos de liberación nacional», artículo publicado en 1966, manifestaba las tensiones que debía soportar un novelista cuyo compromiso consciente lo ligaba a una causa política. Si los demonios personales y las causas públicas coincidían, feliz ca- sualidad para el creador. En caso contrario, el novelista debía asumir el desgarramiento interno y mantenerse fiel a su vocación literaria.

En los años cincuenta, década en la que el flirteo juvenil de Vargas Llosa con la literatura se convertía en un compromiso marital, el símbolo de la opresión del espíritu y del recorte de liber- tades fue el dictador. Solo en el Perú, a lo largo del siglo XX habían brotado cinco gobiernos dictatoriales, que sumados a los otros seis que ensangrentarían la vida política del país en las siguientes dé- cadas, hasta la fuga intempestiva de Alberto Fujimori, darían un total de casi sesenta años bajo regímenes autoritarios. Esta atmósfera viciada y sórdida, causante de frustraciones, escepticismo y abulia moral, tuvo una presencia desbordante en las tres primeras novelas de Vargas Llosa. La ciudad y los perrosLa casa verde Conversación en La Catedral, publicadas, respectivamente, en 1963, 1966 y 1969, fueron grandes construcciones ficticias en las que se hacía un minu- cioso análisis de las sociedades peruanas, revelando las consecuen- cias del militarismo, del machismo, del dogmatismo religioso o de cualquier otra forma de poder atrabiliario sobre las personas. Bien fuera en academias militares, prostíbulos, misiones, zonas selváti- cas o ambientes burgueses, los personajes de Vargas Llosa acababan siempre mal, minados espiritualmente, sumidos en la más abyecta mediocridad o convertidos en aquello que no querían ser.

Aunque estas novelas fueron grandes creaciones imagina- tivas, inspiradas más por ideales formales y literarios que por com- promisos ideológicos, en ellas se observa el universo mental y moral con el que Vargas Llosa interpretaba la realidad latinoamericana en los sesenta. Los ensayos que escribió en aquellos años fueron un eco

13

consciente de los anhelos revolucionarios que bullían en sus obras narrativas. Si en «Toma de posición», manifiesto de 1965, expresaba su apoyo a los movimientos de liberación nacional, en sus novelas dejaba entrever que solo el derrumbe del sistema capitalista y de la burguesía corrupta podría romper los círculos viciosos que impe- dían el avance del Perú hacia la modernidad.

Eso explica la euforia con que recibió la Revolución Cu- bana, el primer intento por fundar una sociedad bajo el signo so- cialista. La ilusión, sin embargo, no duró mucho. Cuando el sueño empezó a convertirse en realidad, y Fidel Castro, el gigante incom- bustible que había impresionado a Vargas Llosa por su receptividad hacia las críticas de los intelectuales (véase «Crónica de Cuba»), adoptó el mismo tipo de censuras que habían sido frecuentes en las dictaduras, la ilusión empezó a resquebrajarse. El hecho crucial que sentenció su ruptura con la revolución ocurrió a principios de los setenta. En 1971, el poeta Heberto Padilla fue acusado de «actividades subversivas» tras la publicación de un poemario, Fuera del juego, en el que las autoridades cubanas entrevieron críticas con- trarrevolucionarias. Padilla fue obligado a retractarse y a hacer una autocrítica que revivió las prácticas más obtusas del estalinismo. Aquella farsa no pasó desapercibida. Vargas Llosa, que conocía a Padilla y advirtió que aquel espectáculo había sido orquestado des- de las altas esferas de la isla, movilizó a los más prestigiosos intelec- tuales de izquierda para manifestar, mediante la firma de una carta dirigida a Fidel Castro, su repudio por el trato infligido a Padilla y a otros escritores cubanos (véase «Carta a Fidel Castro» y «Carta a Haydée Santamaría»).

No era la primera vez que Vargas Llosa se manifestaba en contra de las censuras. En 1966, las autoridades de la Unión Sovié- tica habían condenado a dos escritores rusos, Yuli Daniel y Andrei Siniavski, por motivos similares, y el peruano había reaccionado ai- radamente publicando «Una insurrección permanente», ensayo en el que criticaba sin paliativos los recortes a la libertad de expresión en la Unión Soviética. La gran virtud que Vargas Llosa veía en la

14

Revolución Cubana era, precisamente, la de haber armonizado la justicia con la libertad. Aunque Castro había justificado la invasión soviética de Checoslovaquia, su liderazgo en Cuba parecía «ejemplar en su respeto al ser humano y en su lucha por la liberación». Pero el Caso Padilla quitaba el velo al fantasma y dejaba a la vista el rostro oculto de aquel «modelo dentro del socialismo» que Vargas Llosa vio —o quiso ver— en los viajes previos que había hecho a la isla. La sociedad utópica que proponía Castro se había cobrado su primera víctima, la libertad de expresión, y con ella entraban en cuarentena la literatura, el periodismo y cualquier tipo de actividad intelectual. Después de una década de entusiasmo, las dos máximas con las que Vargas Llosa había organizado su vida, la literatura y el socialismo, se veían enfrentadas. Y ante el dilema de escoger entre su vocación y el compromiso político, Vargas Llosa finalmente optó por la primera.

La evidencia de que Cuba no era la concreción de una utopía, sino una gran trampa para escritores y opositores al régimen, obligó a Vargas Llosa a revisar sus ideas respecto de la revolución y la demo- cracia (véase «Ganar batallas, no la guerra»). Su mundo mental, sin embargo, permaneció igual: su escala de valores siguió inmutable y el diagnóstico de los males del Perú siguió siendo el mismo. No se dio esa transformación política de un Dr. Vargas a un Mr. Llosa con la que ha sido caricaturizado. El escritor siguió pensando que la prioridad para América Latina era transitar el camino de los países occidentales y modernizarse (lo sugirió por primera vez en 1958, luego del viaje a la selva peruana que le mostró un mundo de violencia y atropellos, ajeno a la civilidad occidental, y que inspiraría La casa verdePantaleón y las visitadoras El hablador), corregir sus desigualdades y reparar las injusticias sufridas por las poblaciones minoritarias del Perú. Lo que cambió fueron los métodos, no las metas, y eso se vio reflejado en los ensayos que empezó a publicar en la segunda mitad de los setenta.

En una conferencia ofrecida en Acción Popular, en 1978, afirmaba que el espectáculo de pobreza y explotación reinante en su país seguía horrorizándolo igual que antes, pero hacía hincapié en la desconfianza que ahora le producía el marxismo como méto-

15

do para corregir las desigualdades e injusticias. Más eficaces habían demostrado ser las doctrinas liberales y democráticas, «es decir, aquellas que no sacrifican la libertad en nombre de la justicia», que en países como Suecia e Israel habían logrado equilibrar la libertad individual y los sistemas de justicia social. Este cambio de postura fue el resultado de nuevas exploraciones intelectuales. El desplome de la fe en el socialismo había forzado a Vargas Llosa a dejar a Sar- tre a un lado y a buscar nuevos referentes con los cuales juzgar los acontecimientos mundiales. Esa búsqueda lo había conducido a revisar las interpretaciones tempranas que había hecho de Camus, y a leer apasionadamente los libros de Jean-François Revel e Isaiah Berlin, dos autores muy distintos entre sí pero con un objetivo común: la defensa del sistema democrático y de la libertad como garantes del pluralismo y de la tolerancia.

Revel, filósofo de formación pero periodista por vocación, fue, junto con Raymond Aron, una de las pocas voces que en Francia se enfrentaron al marxismo y a la estela pro soviética sembrada por Sartre. Más que las teorías, a Revel le importaban los hechos, y por eso no dudó en criticar a los intelectuales que, con tal de defender la ideología, justificaban los desmanes del totalitarismo estalinista. Aquella ceguera ideológica impedía ver que no eran los países socialis- tas los que habían encabezado las grandes revoluciones sociales, sino las democracias capitalistas, donde la mujer, los jóvenes y las minorías sexuales y culturales se rebelaban para cuestionar la ortodoxia de las instituciones, exigir derechos e imprimir cambios en la vida de las so- ciedades. Las reformas democráticas demostraban ser el camino más corto y eficaz para mejorar las condiciones de vida, no las revoluciones totales que pretendían reinstaurar piedra por piedra la sociedad. La gran paradoja del siglo XX fue demostrar que, mientras las dictaduras socialistas se anquilosaban, el mecanismo interno del capitalismo de- mandaba la revolución constante de modas, costumbres, gustos, ten- dencias, deseos, modos de vida, etcétera, para sobrevivir.

El pensamiento de Isaiah Berlin también fue fundamental. Aunque como escritor e intelectual público Vargas Llosa se acercaba

16

más al polémico Revel que al circunspecto Berlin, las ideas de este último le fueron vitales para entender por qué, mientras en el arte y la literatura la ambición absoluta y el sueño de la perfección humana eran loables, en la realidad solían conducir a hecatombes colectivas. La desgarradora lección de Berlin es que los mundos perfectos no existen. El sueño de la Ilustración, según el cual las sociedades re- correrían la ruta ascendente del progreso guiadas por la ciencia y la razón, partía de una premisa errónea. Ni la ciencia ni la razón ofrecen respuestas únicas y definitivas a las preguntas fundamentales del ser humano. Cómo vivir, cómo valorar o qué desear son interrogantes sin respuestas precisas, o al menos no cotejables con verdades cientí- ficas. Aquel que se alza por encima de sus pares y asegura tener un co- nocimiento superior, haber descubierto la naturaleza humana y, por ende, la verdadera forma de vivir y solucionar todos los problemas, acaba, por lo general, sometiendo a sus congéneres a la tiranía de su razón. Las soluciones integrales que entusiasmaron a los filósofos del siglo XVIII no existen, y todo aquel que diga poseerlas debe ser temi- do, pues lo que propone es una ficción, un modelo ideal que aviva las fantasías prístinas de un paraíso perdido, pero que en la realidad nie- ga la ambigüedad y las diferencias humanas. Las metas a la luz de las cuales los individuos y las culturas organizan sus existencias no son reducibles a un solo proyecto. La vida se nutre de diversos ideales y valores, y, lamentablemente, es imposible que todos ellos armonicen sin fricciones. Si se quiere evitar la opresión, no hay más remedio que fomentar el pluralismo, la tolerancia y la libertad, o más exactamente lo que Berlin llama «libertad negativa»: una esfera de la vida en la que ningún poder externo pueda bloquear la acción humana.

Las ideas de Isaiah Berlin tuvieron un poderoso efecto en el pensamiento de Vargas Llosa. Si en 1975 aún guardaba esperanzas de que la dictadura socialista de Velasco combatiera el horror y la barbarie del subdesarrollo, en 1976, con el golpe palaciego del gene- ral Francisco Morales Bermúdez, sus ilusiones se habían evaporado por completo. De las revoluciones solo había quedado un «ruido de sables», y una vez más, en lugar de igualdad y justicia, el pueblo

17

peruano había recibido nuevos recortes en la libertad de expresión (véase «Carta abierta al general Juan Velasco Alvarado»).

Ni la revolución de izquierdas ni el cuartelazo de derechas; ni la utopía ni la sociedad perfecta: desde 1976, Vargas Llosa va a defender la vía de las urnas como único medio legítimo de acceder al poder. Solo el sistema democrático tolera las verdades contradic- torias; por eso es el que menos riesgos entraña para la convivencia, el que tolera la elección entre distintos modos de vida, y el que no solo permite sino que demanda el debate y la libre circulación de ideas (véase «Las metas y los métodos»). Desde este nuevo ángulo, la revolución ya no se observa como remedio para los problemas sino como síntoma de los mismos. Hay un mal más profundo, enquista- do en las entrañas de América Latina, que nada tiene que ver con la injusticia o la desigualdad. Revolucionarios de izquierda, militares de derecha, visionarios religiosos, nacionalistas fogosos y racistas de todo pelaje tienen cierta base común: el desprecio por las reglas de juego democráticas, el particularismo y el sectarismo. Las ideas de cada grupo se han plegado sobre sí mismas hasta degenerar en fana- tismos fratricidas. Esa también es la historia del continente. Todas las ideologías colectivistas, desde la fe católica al socialismo, pasando por las distintas formas de indigenismo, populismo y nacionalismo, han echado raíces robustas y se han defendido con un arma en la mano y una venda en los ojos.

Vargas Llosa vio con claridad esta problemática no solo gra- cias a Isaiah Berlin y a Karl Popper, el otro filósofo liberal, crítico de las sociedades cerradas y del determinismo histórico, que leyó juiciosamente a finales de los ochenta, sino a Euclides da Cunha, periodista y sociólogo brasileño que presenció una de las carnicerías latinoamericanas más absurdas y trágicas, la guerra de Canudos. Os Sertões, el libro en el que da Cunha explica cómo la ceguera ideoló- gica distorsionó la realidad y condujo al Ejército brasileño a liquidar un levantamiento de campesinos —detrás del cual se empeñaron en ver al Imperio Británico—, no solo inspiró la obra más ambiciosa de Vargas Llosa, La guerra del fin del mundo; también le mostró que

18

las grandes tragedias latinoamericanas han nacido de la incomunica- ción, del desconocimiento mutuo y de las distintas temporalidades que separan y generan desconfianza entre sectores de la población.

Vargas Llosa empezó a escribir La guerra del fin del mundoa finales de los setenta, sin sospechar que a la vuelta de la esquina, el 17 de mayo de 1980, Sendero Luminoso quemaría las urnas de votación en el pueblo ayacuchano de Chuschi y declararía una de las guerras revolucionarias más sangrientas y fundamentalistas de la historia moderna de América Latina. La realidad pareció confundir- se con la ficción. Mientras el escritor recreaba episodios de fanáticos religiosos que veían en la naciente república brasileña la obra de Sa- tán, revolucionarios maoístas colgaban perros de los postes de Lima para denunciar la traición del «perro» Den Xiaoping a la Revolución Cultural China.

Eran los ochenta, el Muro de Berlín se tambaleaba, se urdía esa gran alianza democrática que es la Unión Europea y América Latina aún se debatía entre el fanatismo, el autoritarismo y la revo- lución. En Chile se mantenía enhiesto el puño opresor de Augus- to Pinochet; Argentina había cedido el poder a la Junta Militar de Videla, Massera y Agosti; Brasil seguía bajo gobiernos militares; la misma suerte había sufrido Bolivia entre 1964 y 1982; Paraguay era el feudo de Alfredo Stroessner; Ecuador, después de dos dictadu- ras militares, se involucraba en 1981 en una disputa territorial con el Perú; Colombia, aunque sin escaramuzas dictatoriales, sostenía una lucha interna con varios movimientos guerrilleros, entre ellos el m-19, el epl, el eln y las farc; Venezuela disfrutaba de las bases democráticas sentadas por Rómulo Betancourt, pero en 1989 se en- frentaba al Caracazo y, en 1992, al golpe militar —frustrado— de Hugo Chávez; en Panamá estaba Noriega; en Nicaragua, la revolu- ción sandinista derrocaba a Somoza; Honduras salía de la dictadura de Paz García; en El Salvador comenzaba una guerra civil entre mi- litares y guerrilleros del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional; Guatemala seguía en medio de un atroz conflicto armado; México permanecía bajo la «dictadura perfecta» del pri; en Haití

19

estaba Baby Doc; y en Cuba se mantenía inexorable Fidel Castro. El panorama estaba lejos de ser alentador. Entre golpes de Estado y revoluciones, la democracia fue una especie rara que difícilmen- te pudo adaptarse a un hábitat dominado por caudillos populistas, hombres fuertes, políticos corruptos, revolucionarios fanáticos y ti- ranos de galones y charreteras estrelladas.

En el Perú, sin embargo, y a pesar de la amenaza que repre- sentaban Sendero Luminoso y el mrta, el sistema democrático pare- cía volver a consolidarse con el gobierno de Belaunde Terry y el pos- terior relevo de Alan García. Siete años de estabilidad constitucional devolvían la fe en las instituciones, hasta que el 28 de julio de 1987, en un discurso ante el Congreso, García amenazó con estatizar los bancos, las compañías de seguros y las financieras. Aquella medida pretendía otorgarle al gobierno el control sobre los créditos, dejan- do al sector industrial, incluyendo a los medios de comunicación, a merced del presidente y del apra. El poder legítimo que las urnas le habían dado a García se hubiera visto desbordado, y la sombra del autoritarismo hubiera vuelto a rondar la frágil democracia peruana (véase «Hacia el Perú totalitario»).

Si García no logró apoderarse de la banca, fue porque Vargas Llosa y un grupo de empresarios encabezaron protestas y una mul- titudinaria manifestación en la Plaza San Martín, que, apoyadas por miles de ciudadanos, finalmente hicieron derogar la ley. A raíz de esta movilización surgió el Movimiento Libertad, una organización de ciudadanos que seguiría políticamente activa, y que aliada con Acción Popular y el Partido Popular Cristiano llevaría a Vargas Llosa a disputar las elecciones presidenciales de 1990. Aquello supuso un gran cambio —también una gran aventura— para el escritor. Ya no solo iba a escribir columnas de opinión, debatir ideas y enfrentarse con abstracciones; ahora tendría que medirse ante la tribuna públi- ca, hacer propuestas electorales y lidiar con problemas cotidianos.

Debido a que su salto a la política había estado motivado por la política económica de García, era evidente que su plan de gobierno tendría que diferenciarse del de aquel en los mismos términos. Una

20

postura sólida en materia económica suponía consultar a expertos en el tema, intelectuales cuyas ideas sintonizaran con la noción de sociedad abierta que tanto lo había persuadido, pero cuya argumen- tación estuviera cifrada en términos especializados. El liberalismo de Berlin y Popper podía dar ideas generales sobre cómo organizar la vida productiva de un país, pero difícilmente se podía traducir en propuestas concretas para aliviar la tasa inflacionaria o reactivar el sector empresarial. En cambio, las ideas del economista Friedrich Au- gust von Hayek, el más férreo crítico de las economías centralizadas, resultaban de gran utilidad para contrarrestar los estragos de décadas de estatismo, mercantilismo y adormecimiento burocrático.

Si en los sesenta habían sido Sartre, Camus y Bataille los referentes a la luz de los cuales Vargas Llosa contrastaba sus ideas, para finales de los ochenta y principios de los noventa eran Berlin, Popper y Hayek. Mientras los dos primeros daban serios argumentos para combatir el nacionalismo, el fascismo, el marxismo, el populis- mo, el indigenismo y todas las ideologías que pretendían encerrar al individuo en un ente mayor, bien fuera la nación, el partido, la raza, la Historia o cualquier forma de redil auspiciado por caudillos, visio- narios o revolucionarios, Hayek afirmaba que la planificación estatal de la economía, en auge durante los años en que publicó Camino de servidumbre (1944), concentraba el poder económico en el Estado, reducía los ámbitos de participación ciudadana y, en consecuencia, establecía una relación de dependencia que socavaba la libertad indi- vidual. Si en algo se parecían el fascismo y el comunismo era en este punto: ambos sistemas aglutinaban las fuerzas productivas en manos del Estado. Con ello no solo minaban la iniciativa individual y las libertades económicas, sino que expandían los tentáculos del poder estatal hasta llegar al ámbito privado.

Después de leer a Hayek, Vargas Llosa quedó persuadido de que la defensa de la libertad individual pasaba por la defensa de la libre empresa y del mercado. La libertad era una e indivisible. No podían diferenciarse las libertades políticas y las libertades económi- cas, pues las unas dependían de las otras. El estatismo predicado por

21

Perón en los cuarenta, por Castro y el general Velasco en los sesenta, por Alan García en los ochenta, por Hugo Chávez y Evo Morales en los 2000 y por el pri mexicano a lo largo de toda su historia, re- producía el sistema mercantilista que otorgaba al gobierno un poder desmedido, ponía sobre la cuerda floja las libertades, abría las puer- tas al clientelismo y la corrupción, moldeaba una mentalidad rentis- ta, adormilaba la iniciativa y el dinamismo económico, y fomentaba el centralismo, mal endémico de la vida pública latinoamericana.

Durante su campaña presidencial, Vargas Llosa promovió las privatizaciones, el orden fiscal, la inversión extranjera, y logró convencer a gran parte del electorado peruano de que el camino para superar la pobreza a corto plazo pasaba por seguir el ejemplo de países que, como Japón, Taiwán, Corea del Sur, Singapur o España, se habían insertado en los mercados mundiales y habían sacado pro- vecho de la globalización. Pero en la recta final, cuando todo hacía prever su triunfo en las urnas, resurgieron los demonios que Vargas Llosa había tratado de exorcizar de la vida política, y el ingeniero Al- berto Fujimori, haciendo suyas las armas del populismo y la dema- gogia —y luego del racismo—, forzó una segunda vuelta electoral que sentenciaba de antemano la derrota del escritor.

El triunfo de Fujimori no solo significó un tropezón en el empeño personal y colectivo por transformar la realidad del Perú a través de las ideas liberales. Dos años después, en 1992, Fujimori cerraría el Congreso, la Corte Suprema y el Tribunal de Garantías Constitucionales, suspendería la Constitución y empezaría a gober- nar mediante decretos leyes, dando un autogolpe de Estado que le otorgaba el control de la justicia, la legislación, la economía y las fuerzas militares (véase «¿Regreso a la barbarie?»). La peste del auto- ritarismo, en apariencia purgada de la vida pública desde hacía doce años, volvía a corromper el sistema democrático peruano. Además, dejaba un precedente que se impondría en los años siguientes como moda nociva en América Latina: la de copar las ramas del poder desde la legalidad, accediendo al Ejecutivo por medios democráti- cos para luego traicionar las reglas de juego, reformar Constitucio-

22

nes, infiltrar poderes judiciales, asegurar mayorías parlamentarias e intimidar a opositores y medios de comunicación. Rompiendo la promesa de no volver a opinar sobre el Perú, Vargas Llosa protestó airadamente y reclamó una condena por parte de la comunidad in- ternacional. Los esfuerzos fueron en vano. A los atentados de Sende- ro Luminoso y del mrta se sumaba ahora el autoritarismo, y el Perú, una vez más, volvía a debatirse entre la dictadura y la revolución.

A pesar de que el régimen de Fujimori se encargó de ensu- ciar su imagen y de enemistarlo con las bases populares del país, Var- gas Llosa a la larga ganó esta batalla. Los escándalos de corrupción que provocaron los «vladivideos», cintas en las que se veía al hombre fuerte del régimen, el ex capitán Vladimiro Montesinos, repartiendo sobornos a diestra y siniestra, causó gran malestar entre la ciudada- nía. En noviembre de 2000, aprovechando un viaje a Japón, Fuji- mori preparó la madriguera donde hibernaría su resaca dictatorial, y envió una carta al Congreso comunicando su renuncia.

Volvía la democracia al Perú, mas no por ello la estabilidad po- lítica. Una nueva ola de populismo revolucionario llevaba varios años, desde el triunfo electoral del ex golpista Hugo Chávez en Venezuela, arrastrando a miles de personas hacia nuevas formas de autoritarismo (véase «¡Fuera el loco!»). Reviviendo el mito de Simón Bolívar y de Fidel Castro, de la lucha antiimperialista y de la unidad bolivariana, Chávez había iniciado un proceso de toma y derribo de las institucio- nes democráticas venezolanas, haciendo suyas las tácticas de Fujimori para controlar el Tribunal Supremo de Justicia, gobernar mediante decretos, apoderarse de las empresas más rentables (el petróleo, sobre todo), formar la Milicia Bolivariana, cerrar medios de comunicación y crear un clima de confrontación social. Esta réplica del guevarismo al interior del sistema democrático no tardó en convertirse en un pro- yecto de exportación. Chávez intentó arraigar su revolución bolivaria- na en varios países de América Latina, y entre ellos el Perú, apoyando la candidatura presidencial del ex militar Ollanta Humala.

La dinastía de los Humala, encabezada por el patriarca Isaac Humala, maneja un discurso nacionalista y xenófobo, cuyas

23

propuestas van desde la jerarquización de la sociedad en función de la raza (solo los peruanos de «piel cobriza» tendrían plenos de- rechos; los blancos serían ciudadanos de segunda) hasta la persecu- ción de los homosexuales y el linchamiento público de los «neoli- berales vende patrias». El 1° de enero de 2005, demostrando que no bromeaban, Antauro, hermano de Ollanta y líder del movimiento etnocacerista, tomó por las armas una comisaría de la ciudad andi- na de Andahuaylas para exigir la renuncia del presidente Alejandro Toledo (véase «Payasada con sangre»). Aunque semejante despro- pósito debió haberle negado cualquier opción política, Humala ganó la primera vuelta de las elecciones de 2006. Antes de saber quién sería su contendiente en la siguiente ronda —si Alan García o Lourdes Flores—, Vargas Llosa promovió una alianza de demócratas para evitar el triunfo del etnocacerista. Los antecedentes de García no dejaban mucho margen al optimismo, pero permitir el triunfo de Humala hubiera supuesto, además de la injerencia directa de Chávez en el Perú, la consolidación de un régimen de estirpe fascis- ta, animado por las más rancias causas nacionalistas, demagógicas, xenófobas, homófobas y beligerantes. Ante tal posibilidad, Vargas Llosa no lo dudó: dio su voto a García y celebró su triunfo como el mal menor que podía sufrir el Perú.

Aunque el clima actual en América Latina es menos tur- bulento que en décadas anteriores, los países de la región aún están lejos de alcanzar los consensos sociales y políticos que garantizan la estabilidad de los gobiernos. Aún hay encarnizadas polémicas sobre si América Latina debe seguir el rumbo de Chile y Brasil, países donde una izquierda pragmática y desideologizada ha dado pasos de gigante hacia el desarrollo, o el de Cuba y Venezuela, donde caudi- llos omnipotentes con ropajes revolucionarios repiten las fórmulas económicas y la retórica demagógica que desde los años cuarenta han demostrado ineficacia. Las cifras económicas y los datos reales hacen evidente la respuesta, pero la tentación utópica sigue siendo un vicio irreprimible de la mentalidad latinoamericana. Los paraísos perdidos —el bíblico, el bolivariano, el indigenista, el peronista, el

24

guevarista, el castrista, el pinochetista— siguen alimentando espe- ranzas a lo largo y ancho del continente. En política, esa tendencia a vivir en la irrealidad y a construir mundos ficticios donde todo es perfecto ha sido nefasta. En las artes, en cambio, ha inspirado grandes obras literarias y artísticas cuyos excesos imaginativos han deslumbrado por su exuberancia. Esa es la otra cara de América Lati- na, la de García Márquez, la de Botero, la de Borges, la de Cortázar, la de Frida Khalo, la de Cabrera Infante, la de Szyszlo, la del propio Vargas Llosa. Los mundos ficticios que han salido de sus manos se han favorecido de ese empeño por negar la realidad. En el arte, el creador puede imponer su criterio a los hechos y hacer que todo encaje, que lo lógico y lo ilógico convivan, como en Macondo, que la realidad se redimensione arbitrariamente, como en los cuadros de Botero, que la ficción se cuele en el mundo y lo transfigure, como en los relatos de Borges. En la realidad, en cambio, aquellos intentos por forzar los hechos a un modelo prefabricado suelen acabar en tragedia. Las batallas por la libertad de Vargas Llosa han buscado que los creadores puedan dar rienda suelta a su fantasía e inventar mundos utópicos, tan imposibles, nefastos, sangrientos o perfectos como su imaginación se los permita, y para que ningún ideólogo meta gato por liebre y encarcele al individuo en un proyecto similar. Mientras los artistas pueden ensayar formas míticas e irracionales, ser deicidas y fantasear con un mundo a su medida, los políticos de- ben bajar de las nubes, tomar el pulso a la realidad y sentar las bases de ese sistema imperfecto y mundano, tan modesto como eficaz, que es la democracia.

Madrid, noviembre de 2008

25