www.facebook.com/AlvisePerez/videos/976913339422064/

Profecía hecha realidad: 36 años atrás, de 2020 a 1984. Lo que la ficción contiene de real, desde la novela de Georges Orwell. Conexiones con el libro de Naomi Klein: La doctrina del shock. O tesis de Giorgio Agamben: Homo Sacer

Tomado de la fuente , en el canal de este video comentario y análisis del libro de Orwell: 1984

IMPRESCINDIBLE para entender el mundo en marcha, desde el día y tiempo en que escribo esta entrada: 2020, en plena crisis , así llamada, de la pandemia del coronavirus o Covid 19.

Otros autores que sería interesante consultar y analizar: Naomi Klein: La Doctrina del Schok. Y la obra en varios volúmenes, de Giorgio Agamben: Homo Sacer



El Codex De Andrew
1.59K subscribersSUBSCRIBED1984 es una de las novelas mas importantes del siglo XX , el control que el partido ejerce sobre la población agobia a cualquiera que se atreva a leer el libro . Hoy en este video haremos un pequeño analisis de esta gran obra literaria del escritor britanico George Orwell. Ghost Story de Kevin MacLeod está autorizado la licencia Creative Commons Attribution (https://creativecommons.org/licenses/…) Fuente: http://incompetech.com/music/royalty-… Artista: http://incompetech.com/ Dark Times de Kevin MacLeod está autorizado la licencia Creative Commons Attribution (https://creativecommons.org/licenses/…) Fuente: http://incompetech.com/music/royalty-… Artista: http://incompetech.com/ Echoes of Time de Kevin MacLeod está autorizado la licencia Creative Commons Attribution (https://creativecommons.org/licenses/…) Fuente: http://incompetech.com/music/royalty-… Artista: http://incompetech.com/ Lightless Dawn de Kevin MacLeod está autorizado la licencia Creative Commons Attribution (https://creativecommons.org/licenses/…) Fuente: http://incompetech.com/music/royalty-… Artista: http://incompetech.com/


Versión para cine de la novela 1984.
Comentarios sobre el make up de la versión cinematográfica de la novela de Orwell, 1984, protagonizada por Richard Burton.( Versión que pude ver, pero por el momento imposible de encontrar en YT, y difícil de encontrar en cualquier otro lugar))

Todos vigilados. siete mil millones de sospechosos. Un documental (ARTE) altamente recomendable de analizar

Texto tomado de la presentación del video en YT:

Ce mardi 21 avril 2020 à 20h55 sera diffusé, sur la chaîne Arte, un documentaire consacré à la ruée des grandes puissances mondiales (Chine, Etats-Unis, Union Européenne,…) vers les technologies de surveillance. S’il y a un bien un reportage à voir absolument en cette période de confinement, c’est cette enquête réalisée par Sylvain Louvet et intitulée : Tous surveillés – 7 milliards de suspects. Quand la réalité dépasse la fiction Pendant une durée de 90 minutes, le journaliste et enquêteur Sylvain Louvet invite les téléspectateurs à découvrir pourquoi les grandes puissances du monde telles que la Chine, les Etats-Unis ou encore la France sont amenées à s’équiper de technologies pour surveiller massivement leurs populations. Cette investigation au cœur du nouveau « totalitarisme numérique » mondial nous mène notamment du côté de Nice où, suite aux attentats du 14 juillet 2016, Christian Estrosi (maire de la capitale du département des Alpes-Maritimes) veut faire de sa ville une safe city et ce, malgré la présence de 2 000 caméras de surveillance déjà présentes dans la commune. Au programme de cette passionnante enquête : caméras de surveillance, reconnaissance faciale, détecteurs à émotions, système de notation des citoyens (crédit social) ou encore drones tueurs autonomes. Outre la diffusion à la télévision ce 21 avril 2020, vous pouvez voir ou revoir ce reportage par l’intermédiaire du lecteur situé ci-dessous, issu de la plateforme de VOD de la chaîne Arte. Sa diffusion en ligne prendra fin le 19 juin 2020. Des caméras de Nice à la répression chinoise des Ouïghours, cette enquête dresse le panorama mondial de l’obsession sécuritaire, avec un constat glaçant : le totalitarisme numérique est pour demain. ——–N’hésite pas à regarder ses vidéos——–  https://youtu.be/dCuiGCEm6L4——– CORONAVIRUS EN FRANCE : Le génome du SARS-COV-2 contient des séquences du VIH ? Pr Luc MONTAGNIER Reportage sur le VIRUS EBOLA:      https://youtu.be/xWMHd7I5Xco Mensonge d’état : les médecins porte plainte contre le gouvernement français : https://youtu.be/TKugyZQEHQ4 ———Abonne toi a la  chaîne———- https://www.youtube.com/c/TARCOLINSOU… ——- click et abonne toi ——–Retrouve moi sur Facebook aussi—— https://m.facebook.com/Tarandco/  like la page —- Retrouve moi sur INSTAGRAM aussi—- TAR&CO L’INSOUMIS Https://Instagram.com/tarandcolinsoumis

No se trata de ficción, o de ciencia ficción, se trata de planes y proyectos muy concretos y ya en curso . Lo que viene tras la llamada pandemia del coronavirus.

ARRIBA

piensaChile.com

tu ventana libre

Skip to content

 Hambre Unidad Social Rechaza Intento de la Elite en el Poder de Nuevo Pacto de Acuerdo Nacional

Distopía de alta tecnología: la receta que se gesta en Nueva York para el post-coronavirus

por Naomi Klein (EE.UU.)

Publicado el 20 mayo, 2020 , en Análisis

13 de mayo de 2020

En este revelador artículo para The Intercept, la periodista canadiense Naomi Klein analiza el fichaje del ex Ceo de Google Eric Schmidt para encabezar una comisión para «reimaginar la realidad post-Covid» en Nueva York donde, dice, comienza a gestarse un futuro dominado por la asociación de los estados con los gigantes tecnológicos: “Pero las ambiciones van mucho más allá de las fronteras de cualquier estado o país”. Klein define una Doctrina del Shock pandémico, a la que llama el nuevo pacto o New Deal de las Pantallas (Screen New Deal). Plantea el riesgo liso y llano de que esta política de las corporaciones amenace destruir al sistema educativo y de salud. El rastreo de datos, el comercio sin efectivo, la telesalud, la escuela virtual, y hasta los gimnasios y las cárceles, parte de una propuesta “sin contacto y altamente rentable”. La cuarentena como laboratorio en vivo, un «Black Mirror», y la aceleración de esta distopía a partir del coronavirus: “Ahora, en un contexto desgarrador de muerte masiva, se nos vende la dudosa promesa de que estas tecnologías son la única forma posible de proteger nuestras vidas contra una pandemia”. Cuáles son las dudas (de siempre) y cómo, bajo el pretexto de la inteligencia artificial, las corporaciones vuelven a pelear por el poder de controlar las vidas. (Traducido por Agencia Lavaca.org).

Eric Schmidt, ejecutivo de Google, habla observado por el gobernador del estado de Nueva York Andrew Cuomo.

Durante la sesión informativa diaria sobre coronavirus del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo el miércoles, la sombría mueca que llenó nuestras pantallas durante semanas fue reemplazada brevemente por algo parecido a una sonrisa.

La inspiración para estas vibraciones inusualmente buenas fue un contacto en video del ex CEO de Google Eric Schmidt, quien se unió a la reunión informativa del gobernador para anunciar que encabezará una comisión para reimaginar la realidad post-Covid del Estado de Nueva York, con énfasis en integrar permanentemente la tecnología en todos los aspectos de la vida cívica.

«Las primeras prioridades de lo que estamos tratando de hacer», dijo Schmidt, «se centran en telesalud, aprendizaje remoto y banda ancha… Necesitamos buscar soluciones que se puedan presentar ahora y acelerar la utilización de la tecnología para mejorar las cosas». Para que no haya dudas de que los objetivos del ex CEO de Google eran puramente benevolentes, su fondo de video presentaba un par de alas de ángel doradas enmarcadas.

Justo un día antes, Cuomo había anunciado una asociación similar con la Fundación Bill y Melinda Gates para desarrollar «un sistema educativo más inteligente». Al llamar a Gates un «visionario», Cuomo dijo que la pandemia ha creado «un momento en la historia en el que podemos incorporar y avanzar en las ideas [de Gates] … Todos estos edificios, todas estas aulas físicas, ¿para qué, con toda la tecnología que se tiene?» preguntó, aparentemente de modo retórico.

Ha tardado un tiempo en edificarse, pero está comenzando a surgir algo parecido a una doctrina del shock pandémico. Llamémoslo «Screen New Deal» (el New Deal de la pantalla). Con mucho más de alta tecnología que cualquier otra cosa que hayamos visto en desastres anteriores, el futuro que se está forjando a medida que los cuerpos aún acumulan las últimas semanas de aislamiento físico no como una necesidad dolorosa para salvar vidas, sino como un laboratorio vivo para un futuro permanente y altamente rentable sin contacto.

Anuja Sonalker, CEO de Steer Tech, una compañía con sede en Maryland que vende tecnología para el auto estacionamiento de vehículos (self parking), resumió recientemente el nuevo discurso que genera el virus. «Hay una tendencia definida a la tecnología sin contacto con humanos», dijo. «Los humanos son biopeligrosos, las máquinas no lo son».

Es un futuro en el que nuestros hogares nunca más serán espacios exclusivamente personales, sino también, a través de la conectividad digital de alta velocidad, nuestras escuelas, los consultorios médicos, nuestros gimnasios y, si el estado lo determina, nuestras cárceles. Por supuesto, para muchos de nosotros, esas mismas casas ya se estaban convirtiendo en nuestros lugares de trabajo que nunca se apagan y en nuestros principales lugares de entretenimiento antes de la pandemia, y el encarcelamiento de vigilancia «en la comunidad» ya estaba en auge. Pero en el futuro, bajo una construcción apresurada, todas estas tendencias están preparadas para una aceleración de velocidad warp (forma teórica de moverse más rápido que la velocidad de la luz).

Este es un futuro en el que, para los privilegiados, casi todo se entrega a domicilio, ya sea virtualmente a través de la tecnología de transmisión y en la nube, o físicamente a través de un vehículo sin conductor o un avión no tripulado, y luego la pantalla «compartida» en una plataforma mediada. Es un futuro que emplea muchos menos maestros, médicos y conductores. No acepta efectivo ni tarjetas de crédito (bajo el pretexto del control de virus) y tiene transporte público esquelético y mucho menos arte en vivo. Es un futuro que afirma estar basado en la «inteligencia artificial», pero en realidad se mantiene unido por decenas de millones de trabajadores anónimos escondidos en almacenes, centros de datos, fábricas de moderación de contenidos, talleres electrónicos, minas de litio, granjas industriales, plantas de procesamiento de carne, y las cárceles, donde quedan sin protección contra la enfermedad y la hiperexplotación. Es un futuro en el que cada uno de nuestros movimientos, nuestras palabras, nuestras relaciones pueden rastrearse y extraer datos mediante acuerdos sin precedentes entre el gobierno y los gigantes tecnológicos.

Si todo esto suena familiar es porque, antes del Covid, este preciso futuro impulsado por aplicaciones y lleno de conciertos nos fue vendido en nombre de la conveniencia, la falta de fricción y la personalización. Pero muchos de nosotros teníamos preocupaciones. Sobre la seguridad, la calidad y la inequidad de la telesalud y las aulas en línea. Sobre autos sin conductor que derriban peatones y aviones no tripulados que destrozan paquetes (y personas). Sobre el rastreo de ubicación y el comercio sin efectivo que borra nuestra privacidad y afianza la discriminación racial y de género. Sobre plataformas de redes sociales sin escrúpulos que envenenan nuestra ecología de la información y la salud mental de nuestros hijos. Sobre «ciudades inteligentes» llenas de sensores que suplantan al gobierno local. Sobre los buenos trabajos que estas tecnologías eliminaron. Sobre los malos trabajos que producían en masa.

Y, sobre todo, nos preocupaba la riqueza y el poder que amenazaban a la democracia acumulados por un puñado de empresas tecnológicas que son maestros de la abdicación, evitando toda responsabilidad por los restos que quedan en los campos que ahora dominan, ya sean medios, minoristas o transporte.

Ese era el pasado antiguo conocido como «febrero». Hoy en día, una gran ola de pánico arrastra a muchas de esas preocupaciones bien fundadas, y esta distopía calentada está pasando por un cambio de marca de trabajo urgente. Ahora, en un contexto desgarrador de muerte masiva, se nos vende la dudosa promesa de que estas tecnologías son la única forma posible de proteger nuestras vidas contra una pandemia, las claves indispensables para mantenernos a salvo a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

Gracias a Cuomo y sus diversas asociaciones multimillonarias (incluida una con Michael Bloomberg para pruebas y rastreo), el estado de Nueva York se está posicionando como la brillante sala de exposición para este sombrío futuro, pero las ambiciones van mucho más allá de las fronteras de cualquier estado o país.

Y en el centro de todo está Eric Schmidt. Mucho antes de que los estadounidenses entendieran la amenaza de Covid-19, Schmidt había estado en una agresiva campaña de lobby, presiones y relaciones públicas impulsando precisamente la visión de la sociedad del Black Mirror (o Espeo Negro, por la serie inglesa) que Cuomo acaba de darle poder para construir. En el corazón de esta visión está la perfecta integración del gobierno con un puñado de gigantes de Silicon Valley: con escuelas públicas, hospitales, consultorios médicos, policías y militares, todas las funciones principales se externalizan (a un alto costo) a empresas privadas de tecnología.

Es una visión en la que Schmidt ha estado avanzando en sus funciones como presidente de la Junta de Innovación de Defensa, que asesora al Departamento de Defensa sobre el mayor uso de la inteligencia artificial en el ejército, y como presidente de la poderosa Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial, o NSCAI, que asesora al Congreso sobre «avances en inteligencia artificial, desarrollos relacionados con el aprendizaje automático y tecnologías asociadas», con el objetivo de abordar «las necesidades de seguridad nacional y económica de los Estados Unidos, incluido el riesgo económico». Ambas juntas están llenas de poderosos CEOS de Silicon Valley y altos ejecutivos de compañías como Oracle, Amazon, Microsoft, Facebook y, por supuesto, los colegas de Schmidt en Google.

Como presidente, Schmidt aún posee más de 5.3 mil millones de dólares en acciones de Alphabet (la compañía matriz de Google), así como grandes inversiones en otras empresas tecnológicas, esencialmente ha estado llevando a cabo una reestructuración con sede en Washington en nombre de Silicon Valley. El objetivo principal de las dos cámaras empresarias es solicitar aumentos exponenciales en el gasto del gobierno en investigación sobre inteligencia artificial y en infraestructura que permita tecnologías como la 5G, inversiones que beneficiarían directamente a las compañías en las que Schmidt y otros miembros de estos grupos tienen amplias participaciones.

Primero en presentaciones a puertas cerradas para legisladores y más tarde en artículos de opinión y entrevistas públicas, el argumento de Schmidt ha sido que, dado que el gobierno chino está dispuesto a gastar dinero público ilimitado para construir la infraestructura de vigilancia de alta tecnología, mientras permite a las empresas tecnológicas chinas como Alibaba, Baidu y Huawei obtener los beneficios de las aplicaciones comerciales, la posición dominante de los EE.UU en la economía global está al borde del colapso.

El Centro de Información de Privacidad Electrónica recientemente obtuvo acceso a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información a una presentación realizada por el NSCAI de Schmidt hace un año, en mayo de 2019. Sus diapositivas plantean una serie de afirmaciones alarmistas sobre cómo la infraestructura reguladora relativamente laxade China y su apetito sin fondo por la vigilancia está haciendo que se adelante a los EE.UU. en varios campos, incluyendo la inteligencia artificiaal para diagnóstico médico, vehículos autónomos, infraestructura digital, ciudades inteligentes, viajes compartidos y comercio sin efectivo.

Las razones dadas para la ventaja competitiva de China son innumerables, desde el gran volumen de consumidores que compran en línea; «La falta de sistemas bancarios heredados en China», lo que le ha permitido saltar sobre efectivo y tarjetas de crédito y desatar «un enorme mercado de comercio electrónico y servicios digitales» utilizando «pagos digitales»; y una grave escasez de médicos, lo que ha llevado al gobierno a trabajar estrechamente con compañías tecnológicas como Tencent para usar la AI (inteligencia artificial) como medicina «predictiva». Las diapositivas señalan que en China, las compañías tecnológicas «tienen la autoridad de eliminar rápidamente las barreras regulatorias, mientras que las iniciativas estadounidenses se ven envueltas en el cumplimiento de HIPPA y la aprobación de la FDA».Sin embargo, más que ningún otro factor, el NSCAI señala la voluntad de China de adoptar alianzas público-privadas en la vigilancia masiva y la recopilación de datos como una razón para su ventaja competitiva. La presentación promociona el «apoyo y participación explícita del gobierno de China, por ejemplo, en el despliegue del reconocimiento facial». Sostiene que «la vigilancia es uno de los ‘primeros y mejores clientes’ para Al» y, además, que «la vigilancia masiva es una aplicación asesina para el aprendizaje profundo».Una diapositiva titulada «Conjuntos de datos estatales: vigilancia = ciudades inteligentes» señala que China, junto con el principal competidor chino de Google, Alibaba, están corriendo por delante.

Esto es notable porque la empresa matriz de Google, Alphabet, ha estado impulsando precisamente esta visión a través de su división Sidewalk Labs, eligiendo una gran parte de la costa de Toronto como su prototipo de «ciudad inteligente». Pero el proyecto de Toronto se cerró después de dos años de controversia incesante relacionada con las enormes cantidades de datos personales que Alphabet recolectaría, la falta de protecciones de privacidad y los beneficios cuestionables para la ciudad en general.

Cinco meses después de esta presentación, en noviembre, el NSCAI emitió un informe provisional al Congreso que suscitó la alarma sobre la necesidad de que EE.UU actúe frente a la adaptación China de estas tecnologías controvertidas. «Estamos en una competencia estratégica», afirma el informe , obtenido a través de FOIA por el Centro de Información Electrónica de Privacidad. “La inteligencia artificial estará en el centro. El futuro de nuestra seguridad y economía nacional está en juego ”.

A fines de febrero, Schmidt estaba llevando su campaña al público, tal vez entendiendo que el aumento de presupuesto que su junta directiva estaba pidiendo no podría aprobarse sin una mayor aceptación. En un artículo de opinión del New York Times titulado “Silicon Valley podría perder frente a China», Schmidt pidió «asociaciones sin precedentes entre el gobierno y la industria» y, una vez más, haciendo sonar la alarma de peligro amarilla:

AI (inteligencia artificial) abrirá nuevas fronteras en todo, desde biotecnología hasta banca, y también es una prioridad del Departamento de Defensa. … Si las tendencias actuales continúan, se espera que las inversiones generales de China en investigación y desarrollo superen a las de Estados Unidos dentro de 10 años, aproximadamente al mismo tiempo que se proyecta que su economía sea más grande que la nuestra .

A menos que estas tendencias cambien, en la década de 2030 competiremos con un país que tiene una economía más grande, más inversiones en investigación y desarrollo, mejor investigación, un mayor despliegue de nuevas tecnologías y una infraestructura informática más sólida. … En última instancia, los chinos están compitiendo para convertirse en los principales innovadores del mundo, y Estados Unidos no está jugando para ganar.

La única solución, para Schmidt, era un chorro de dinero público. Elogiando a la Casa Blanca por solicitar una duplicación de la financiación de la investigación en inteligencia artificial y ciencia de la información cuántica, escribió: “Deberíamos planear duplicar la financiación en esos campos nuevamente a medida que creamos capacidad institucional en laboratorios y centros de investigación. … Al mismo tiempo, el Congreso debe cumplir con la solicitud del presidente para obtener el nivel más alto de financiamiento de I + D de defensa en más de 70 años , y el Departamento de Defensa debe capitalizar ese aumento de recursos para desarrollar capacidades innovadoras en inteligencia artificial, cuántica, hipersónica y otras prioritarias áreas tecnológicas «.

Eso fue exactamente dos semanas antes de que el brote de coronavirus se declarara una pandemia, y no se mencionó que el objetivo de esta vasta expansión de alta tecnología era proteger la salud de los estadounidenses. Solo que era necesario evitar ser superado por China. Pero, por supuesto, eso pronto cambiaría.

En los dos meses transcurridos desde entonces, Schmidt ha sometido estas demandas preexistentes, para gastos públicos masivos en investigación e infraestructura de alta tecnología, para una serie de «asociaciones público-privadas» en inteligencia artificial y para el aflojamiento de innumerables protecciones de privacidad y seguridad, a través de un ejercicio agresivo de reposicionamiento discursivo. Ahora, todas estas medidas (y más) se están vendiendo al público como nuestra única esperanza posible de protegernos de un nuevo virus que nos acompañará en los próximos años.

Y las compañías tecnológicas con las que Schmidt tiene vínculos profundos, y que pueblan las influyentes juntas asesoras que preside, se han reposicionado como protectores benevolentes de la salud pública y generosos campeones de los «héroes cotidianos» de los trabajos esenciales (muchos de los cuales perderían sus empleos si estas compañías se salieran con la suya). Menos de dos semanas después del cierre del estado de Nueva York, Schmidt escribió un artículo de opinión para el Wall Street Journal que estableció el nuevo tono y dejó en claro que Silicon Valley tiene toda la intención de aprovechar la crisis para una transformación permanente.

Al igual que otros estadounidenses, los tecnólogos están tratando de hacer su parte para apoyar primera línea de respuesta a la pandemia. …

Pero cada estadounidense debería preguntarse dónde queremos que esté la nación cuando termine la pandemia de Covid-19. ¿Cómo podrían las tecnologías emergentes desplegadas en la crisis actual impulsarnos hacia un futuro mejor? … Empresas como Amazon saben cómo suministrar y distribuir de manera eficiente. Tendrán que proporcionar servicios y asesoramiento a los funcionarios del gobierno que carecen de los sistemas informáticos y de la experiencia.

También deberíamos acelerar la tendencia hacia el aprendizaje remoto, que se está probando hoy como nunca antes. On line, no existe un requisito de proximidad, lo que permite a los estudiantes obtener instrucción de los mejores maestros, sin importar en qué distrito escolar residan …

La necesidad de una experimentación rápida a gran escala también acelerará la revolución biotecnológica. … Finalmente, el país está atrasado hace tiempo en infraestructura digital real … Si queremos construir una economía futura y un sistema educativo basado en tele-todo, necesitamos una población totalmente conectada y una infraestructura ultrarrápida. El gobierno debe hacer una inversión masiva, tal vez como parte de un paquete de estímulo, para convertir la infraestructura digital de la nación en plataformas basadas en la nube y vincularlas con una red 5G.

De hecho, Schmidt ha sido implacable en la búsqueda de esta visión. Dos semanas después de la aparición de ese artículo de opinión, describió la programación ad hoc de educación en el hogar que los maestros y las familias de todo el país se vieron obligados a improvisar durante esta emergencia de salud pública como «un experimento masivo en el aprendizaje remoto». El objetivo de este experimento, dijo, era «tratar de descubrir: ¿cómo aprenden los niños de forma remota? Y con esos datos deberíamos ser capaces de construir mejores herramientas de aprendizaje a distancia que, cuando se combinan con el maestro … ayudarán a los niños a aprender mejor ” Durante esta misma videollamada, organizada por el Club Económico de Nueva York, Schmidt también pidió más telesalud, más 5G, más comercio digital y el resto de la lista de deseos preexistente. Todo en nombre de la lucha contra el virus.

Sin embargo, su comentario más revelador fue el siguiente: “El beneficio de estas corporaciones, que amamos difamar, en términos de la capacidad de comunicarse, la capacidad de lidiar con la salud, la capacidad de obtener información, es profundo. Piensa en cómo sería tu vida en Estados Unidos sin Amazon «. Agregó que la gente debería «estar un poco agradecida de que estas compañías obtuvieron el capital, hicieron la inversión, construyeron las herramientas que estamos usando ahora y realmente nos han ayudado».

Es un recordatorio sobre que, hasta hace muy poco, el rechazo público contra estas corporaciones estaba creciendo. Los candidatos presidenciales discutían abiertamente la caída de la gran tecnología. Amazon se vio obligado a abandonar sus planes para una sede en Nueva York debido a la feroz oposición local. El proyecto Sidewalk Labs de Google estaba en una crisis perenne, y los propios trabajadores de Google se negaban a construir tecnología de vigilancia con aplicaciones militares.

En resumen, la democracia se estaba convirtiendo en el mayor obstáculo para la visión que Schmidt estaba promoviendo, primero desde su posición en la cima de Google y Alphabet y luego como presidente de dos poderosas juntas asesorando al Congreso y al Departamento de Defensa. Como revelan los documentos de NSCAI, este inconveniente ejercicio del poder por parte del público y los trabajadores tecnológicos dentro de estas megaempresas, desde la perspectiva de hombres como Schmidt y el CEO de Amazon, Jeff Bezos, desaceleró enloquecedoramente la carrera armamentista de la inteligencia artificial, manteniendo flotas de automóviles y camiones sin conductor potencialmente mortales fuera de las carreteras, evitando que los registros de salud privados se conviertan en un arma utilizada por los empleadores contra los trabajadores, evitando que los espacios urbanos se cubran con software de reconocimiento facial, y mucho más.

Ahora, en medio de la carnicería de esta pandemia en curso, y el miedo y la incertidumbre sobre el futuro que ha traído, estas corporaciones ven claramente su momento para barrer todo ese compromiso democrático. Para tener así el mismo tipo de poder que sus competidores chinos, que ostentan el lujo de funcionar sin verse obstaculizados por intrusiones de derechos laborales o civiles.

Todo esto se está moviendo muy rápido. El gobierno australiano ha contratado a Amazon para almacenar los datos de su controvertida aplicación de seguimiento de coronavirus. El gobierno canadiense ha contratado a Amazon para entregar equipos médicos, generando preguntas sobre por qué omitió el servicio postal público. Y en solo unos pocos días a principios de mayo, Alphabet ha puesto en marcha una nueva iniciativa de Sidewalk Labs para rehacer la infraestructura urbana con $ 400 millones en capital semilla. Josh Marcuse, director ejecutivo de la Junta de Innovación en Defensa que preside Schmidt, anunció que dejaría ese trabajo para trabajar a tiempo completo en Google como jefe de estrategia e innovación para el sector público mundial, lo que significa que ayudará a Google a sacar provecho de algunas de las muchas oportunidades que él y Schmidt han estado creando con su lobby.

Para ser claros, la tecnología es sin duda una parte clave de cómo debemos proteger la salud pública en los próximos meses y años. La pregunta es: ¿estará la tecnología sujeta a las disciplinas de la democracia y la supervisión pública, o se implementará en un frenesí de estado de excepción, sin hacer preguntas críticas, dando forma a nuestras vidas en las próximas décadas? Preguntas como, por ejemplo: si realmente estamos viendo cuán crítica es la conectividad digital en tiempos de crisis, ¿deberían estas redes y nuestros datos estar realmente en manos de jugadores privados como Google, Amazon y Apple? Si los fondos públicos están pagando gran parte de eso, ¿el público no debería también poseerlo y controlarlo? Si Internet es esencial para muchas cosas en nuestras vidas, como lo es claramente, ¿no debería tratarse como una utilidad pública sin fines de lucro?

Y aunque no hay duda de que la capacidad de teleconferencia ha sido un salvavidas en este período de bloqueo, hay serios debates sobre si nuestras protecciones más duraderas son claramente más humanas. Tomemos la educación. Schmidt tiene razón en que las aulas superpobladas presentan un riesgo para la salud, al menos hasta que tengamos una vacuna. Entonces, ¿no se podría contratar el doble de maestros y reducir el tamaño de los cursos a la mitad? ¿Qué tal asegurarse de que cada escuela tenga una enfermera?

Eso crearía empleos muy necesarios en una crisis de desempleo a nivel de depresión y les daría mayor margen a todos en el ambiente educativo. Si los edificios están demasiado llenos, ¿qué tal dividir el día en turnos y tener más educación al aire libre, aprovechando la abundante investigación que muestra que el tiempo en la naturaleza mejora la capacidad de los niños para aprender?

Introducir ese tipo de cambios sería difícil, sin duda. Pero no son tan arriesgados como renunciar a la tecnología probada y verdadera de humanos entrenados que enseñan a los humanos más jóvenes cara a cara, en grupos donde aprenden a socializar entre ellos.

Al enterarse de la nueva asociación del estado de Nueva York con la Fundación Gates, Andy Pallotta, presidente de United Teachers del Estado de Nueva York, reaccionó rápidamente: “Si queremos reimaginar la educación, comencemos por abordar la necesidad de trabajadores sociales, consejeros de salud mental , enfermeras escolares, cursos de artes enriquecedores, cursos avanzados y clases más pequeñas en distritos escolares de todo el estado «, dijo. Una coalición de grupos de padres también señaló que si realmente habían estado viviendo un «experimento de aprendizaje remoto» (como lo expresó Schmidt), los resultados fueron profundamente preocupantes: «Dado que las escuelas cerraron a mediados de marzo, nuestro la comprensión de las profundas deficiencias de la instrucción basada en pantalla solo ha crecido «.

Además de los obvios sesgos de clase y raza contra los niños que carecen de acceso a Internet y computadoras en el hogar (problema que las compañías tecnológicas están ansiosas por cobrar, mediante grandes ventas tecnológicas), hay grandes preguntas sobre si la enseñanza remota puede servir a muchos niños con discapacidades, como lo exige la ley . Y no existe una solución tecnológica para el problema de aprender en un entorno hogareño superpoblado y / o abusivo.

El problema no es si las escuelas deben cambiar ante un virus altamente contagioso para el cual no tenemos cura ni vacuna. Al igual que todas las instituciones donde los humanos actúan en grupos, las escuelas cambiarán. El problema, como siempre en estos momentos de conmoción colectiva, es la ausencia de debate público sobre cómo deberían ser esos cambios y a quién deberían beneficiar. ¿Empresas tecnológicas privadas o estudiantes?

Las mismas preguntas deben hacerse sobre la salud. Evitar los consultorios médicos y los hospitales durante una pandemia tiene sentido. Pero la telesalud pierde en gran medida frente a la atención persona a pesona. Por lo tanto, debemos tener un debate basado en la evidencia sobre los pros y los contras de gastar recursos públicos escasos en telesalud, en comparación con enfermeras más capacitadas, equipadas con todo el equipo de protección necesario, que pueden hacer visitas a domicilio para diagnosticar y tratar pacientes en sus hogares. Y quizás lo más urgente es que necesitamos lograr el equilibrio correcto entre las aplicaciones de seguimiento del virus, que con las protecciones de privacidad adecuadas tienen un papel que desempeñar, y los llamados a un Cuerpo de Salud Comunitario que pondría a millones de estadounidenses a trabajar no solo haciendo seguimiento de contactos sino asegurándose de que todos tengan los recursos materiales y el apoyo que necesitan para estar en cuarentena de manera segura.

En cada caso, enfrentamos decisiones reales y difíciles entre invertir en humanos e invertir en tecnología. Porque la verdad brutal es que, tal como están las cosas, es muy poco probable que hagamos ambas cosas. La negativa a transferir los recursos necesarios a los estados y ciudades en sucesivos rescates federales significa que la crisis de salud del coronavirus ahora se está convirtiendo en una crisis de austeridad fabricada. Las escuelas públicas, universidades, hospitales y tránsito se enfrentan a preguntas existenciales sobre su futuro. Si las compañías tecnológicas ganan su feroz campaña de presiones y lobby para el aprendizaje remoto, telesalud, 5G y vehículos sin conductor, su Screen New Deal, simplemente no quedará dinero para prioridades públicas urgentes, sin importar el Green New Deal (el Nuevo Pacto Verde) que nuestro planeta necesita con urgencia.

Por el contrario: el precio de todos los brillantes dispositivos será el despido masivo de maestros y el cierre de hospitales.

La tecnología nos proporciona herramientas poderosas, pero no todas las soluciones son tecnológicas. Y el problema de externalizar decisiones clave sobre cómo «reimaginar» nuestros estados y ciudades a hombres como Bill Gates y Eric Schmidt es que se han pasado la vida demostrando la creencia de que no hay problema que la tecnología no pueda solucionar.

Para ellos, y para muchos otros en Silicon Valley, la pandemia es una oportunidad de oro para recibir no solo la gratitud, sino también la deferencia y el poder que sienten que se les ha negado injustamente. Y Andrew Cuomo, al poner al ex presidente de Google a cargo del cuerpo que dará forma a la reapertura del estado, parece haberle dado algo cercano al reinado libre.

Publicado originalmente por: The Intercept

*Fuente para piensaChile: Lavaca.org

Comparte esto:

Me gusta:

https://widgets.wp.com/likes/#blog_id=102099474&post_id=61214&origin=piensachile.com&obj_id=102099474-61214-5ec86eb8c5719Artículo publicado en Análisis y etiquetado bill gatechinaee.uu.facebookfuturo pospandemiagooglenew yorkreimaginar. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.HambreUnidad Social Rechaza Intento de la Elite en el Poder de Nuevo Pacto de Acuerdo Nacional

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.

Recibe las novedades de piensaChile.com en tu correo

Un servicio de FeedBurnerpiensaChile.com

Tu presencia es importante, tu participación es imprescindible.

Si deseas publicar un artículo, escríbenos a redaccion@piensachile.com • piensaChile.com es una iniciativa ciudadana sin fines de lucro.

Los artículos y comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, y no representan necesariamente la opinión de piensaChile.com

2001 – 2020 piensaChile.com • Reproducción autorizada de los contenidos citando la fuente.

Fundamentalismo científico y “política” en tiempos de transformaciones : del Capitalismo a la crisis permanente, utilizando la Neolengua, el Doble sentido de las palabras y los ministerios de la Verdad. Nacimiento del Demofascismo cibernético

GIORGIO AGAMBEN / LA MEDICINA COMO RELIGIÓN

FilosofíaPolítica

Que la ciencia se ha convertido en la religión de nuestro tiempo, en lo que los hombres creen, ha sido evidente desde hace mucho tiempo. En el Occidente moderno han coexistido y, hasta cierto punto, siguen coexistiendo tres grandes sistemas de creencias: el cristianismo, el capitalismo y la ciencia. En la historia de la modernidad, estas tres «religiones» se han entrelazado necesariamente varias veces, entrando en conflicto de vez en cuando y luego de diversas maneras reconciliándose, hasta llegar progresivamente a una especie de coexistencia pacífica y articulada, si no a una verdadera colaboración en nombre del interés común.

El nuevo hecho es que entre la ciencia y las otras dos religiones se ha reavivado un conflicto subterráneo e implacable sin que nos demos cuenta, cuyos resultados victoriosos para la ciencia están ante nuestros ojos hoy en día y determinan de una manera sin precedentes todos los aspectos de nuestra existencia. Este conflicto no se refiere, como en el pasado, a la teoría y los principios generales, sino, por así decirlo, a la práctica cultural. De hecho, la ciencia, como toda religión, conoce diferentes formas y niveles a través de los cuales organiza y ordena su propia estructura: la elaboración de un sutil y riguroso dogma corresponde en la práctica a una esfera culta extremadamente amplia y capilar que coincide con lo que llamamos tecnología.

No es de extrañar que el protagonista de esta nueva guerra de religión sea aquella parte de la ciencia en la que la dogmática es menos rigurosa y el aspecto pragmático más fuerte: la medicina, cuyo objeto inmediato es el cuerpo vivo de los seres humanos. Intentemos fijar las características esenciales de esta fe victoriosa con la que tendremos que contar cada vez más.

1) El primer carácter es que la medicina, al igual que el capitalismo, no necesita una dogmática especial, sino que simplemente toma prestados sus conceptos fundamentales de la biología. Sin embargo, a diferencia de la biología, articula estos conceptos en un sentido gnóstico-maniqueo, es decir, según una exasperada oposición dualista. Hay un dios o un principio maligno, la enfermedad, precisamente, cuyos agentes específicos son las bacterias y los virus, y un dios o un principio benéfico, que no es la salud, sino la curación, cuyos agentes cultos son los médicos y la terapia. Como en toda fe gnóstica, los dos principios están claramente separados, pero en la práctica se pueden contaminar y el principio benéfico y el médico que lo representa pueden equivocarse y colaborar sin darse cuenta con su enemigo, sin que esto invalide en modo alguno la realidad del dualismo y la necesidad de la adoración a través de la cual el principio benéfico libra su batalla. Y es significativo que los teólogos que deben establecer la estrategia son los representantes de una ciencia, la virología, que no tiene lugar por sí misma, pero que está en la frontera entre la biología y la medicina.

2) Si esta práctica de culto era hasta ahora, como toda liturgia, episódica y limitada en el tiempo, el fenómeno inesperado que estamos presenciando es que se ha convertido en permanente y omnipresente. Ya no se trata de tomar medicinas o someterse a exámenes médicos o cirugía cuando sea necesario: la vida entera de los seres humanos debe convertirse en el lugar de una celebración cultual ininterrumpida en todo momento. El enemigo, el virus, está siempre presente y debe ser combatido sin descanso y sin descanso posible. La religión cristiana también conocía estas tendencias totalitarias, pero sólo afectaban a unos pocos individuos, especialmente a los monjes, que elegían poner toda su existencia bajo la bandera de «rezar sin cesar». La medicina como religión retoma este precepto paulino y, al mismo tiempo, lo anula: donde antes los monjes se reunían en los conventos para rezar juntos, ahora se debe practicar el culto con asiduidad, pero manteniéndose separados y a distancia.

3) La práctica del culto ya no es libre y voluntaria, expuesta sólo a sanciones de orden espiritual, sino que debe hacerse obligatoriamente normativa. La colusión entre la religión y el poder profano no es ciertamente nueva; lo que sí es nuevo, sin embargo, es que ya no se trata, como en el caso de las herejías, de la profesión de los dogmas, sino exclusivamente de la celebración del culto. El poder profano debe asegurar que la liturgia de la religión médica, que ahora coincide con toda la vida, se observe puntualmente en la práctica. Que se trata aquí de una práctica culta y no de una necesidad científica racional es inmediatamente evidente. La causa de mortalidad más frecuente en nuestro país son, con mucho, las enfermedades cardiovasculares, y se sabe que éstas podrían reducirse si se practicara una forma de vida más sana y si se siguiera una dieta particular. Pero ningún médico había pensado nunca que esta forma de vida y de alimentación, que recomendaban a los pacientes, se convertiría en objeto de una reglamentación legal, que decretaría ex lege lo que se debe comer y cómo se debe vivir, transformando toda la existencia en una obligación de salud. Precisamente esto se ha hecho y, al menos por ahora, la gente ha aceptado como si fuera obvio que renunciarían a su libertad de movimiento, trabajo, amistades, amor, relaciones sociales, creencias religiosas y políticas.

Se mide aquí cómo las otras dos religiones de Occidente, la religión de Cristo y la religión del dinero, han cedido su primacía, aparentemente sin luchar, a la medicina y la ciencia. La Iglesia ha repudiado pura y simplemente sus principios, olvidando que el santo cuyo nombre ha tomado el actual pontífice abrazaba a los leprosos, que una de las obras de misericordia era visitar a los enfermos, que los sacramentos sólo pueden administrarse en presencia. El capitalismo por su parte, aunque con cierta protesta, aceptó pérdidas de productividad que nunca se había atrevido a contabilizar, probablemente con la esperanza de llegar más tarde a un acuerdo con la nueva religión, que parece dispuesta a transigir en este punto.

4) La religión médica ha recogido sin reservas del cristianismo la instancia escatológica que había dejado caer. Ya el capitalismo, secularizando el paradigma teológico de la salvación, había eliminado la idea del fin del tiempo, sustituyéndola por un estado de crisis permanente, sin redención ni fin. La Krisis es originalmente un concepto médico, que designaba en el corpus hipocrático el momento en que el médico decidía si el paciente sobreviviría a la enfermedad. Los teólogos han tomado el término para indicar el Juicio Final que tiene lugar el último día. Si se observa el estado de excepción que estamos viviendo, se diría que la religión médica combina la crisis perpetua del capitalismo con la idea cristiana de un tiempo final, de un escatón en el que la decisión extrema está siempre en marcha y el fin se precipita y se aplaza, en un intento incesante de gobernarlo, pero sin resolverlo nunca de una vez por todas. Es la religión de un mundo que se siente al final y que sin embargo es incapaz, como el médico hipocrático, de decidir si sobrevivirá o morirá.

5) Al igual que el capitalismo y a diferencia del cristianismo, la religión médica no ofrece perspectivas de salvación y redención. Por el contrario, la curación a la que aspira sólo puede ser temporal, ya que el Dios malvado, el virus, no puede ser eliminado de una vez por todas, al contrario, cambia constantemente y toma nuevas formas, presumiblemente más arriesgadas. La epidemia, como sugiere la etimología del término (demos es en griego el pueblo como cuerpo político y polemos epidemios es en Homero el nombre de la guerra civil) es ante todo un concepto político, que está a punto de convertirse en el nuevo terreno de la política mundial – o no política. Es posible, en efecto, que la epidemia que estamos experimentando sea la realización de la guerra civil mundial que, según los politólogos más cuidadosos, ha tomado el lugar de las guerras mundiales tradicionales. Todas las naciones y todos los pueblos están ahora permanentemente en guerra consigo mismos, porque el invisible y escurridizo enemigo con el que están luchando está dentro de nosotros.

2 de mayo de 2020

Fuente: Quodlibet.it

La Historia como instrumento al servicio de la política del odio secesionista, convirtiéndonos lo que son hechos del pasado en bases para los mitos nacionalistas e independentistas. Así se lucha por la secesión y separarse de la “malvada” España. (En este caso, desde Navarra, España)

Tenemos ocasión e interés (antropológico, sicológico, político, económico, filosófico materialista, histórico y sociológico) en presentar materiales donde se muestra el modo de operar , mediante el uso sesgado de la Historia, y el uso permanente de mantras anti españoles , inventados y fundados muchas veces en una especie de odio difícil de entender, si tomamos en cuenta la realidad de España y de los varios secesionistas que andan por ahí con la disculpa de la perversa España que- según los recalcitrantes odiadores del nacionalismo étnico y periférico- roba , asesina, maltrata a Vascos, Catalanes, Navarros, Baleares, Gallegos, Canarios, etc, etc. Lo que cuando una lee o viaja por España observa, es que esas regiones llamadas separatistas ( una parte de la población sigue las consignas nacionalistas étnicas tipo raza superior que sus mafias políticas nacionalistas sececionistas anti españolas, les venden y les inculcan siempre que pueden, desde la más tierna infancia, desde los colegios de niños hasta las universidades: la consigna, cual mantra oriental religioso podemos resumirla con esta frase: España es malvada, España nos quiere destruir , los españoles son una raza maldita para nuestros sagrados y sublimes pueblos…

En este enlace podemos comprobar cómo opera y construye su telaraña propagandística este movimiento nacionalista étnico supremacista y anti español:

https://nabarralde.eus/es/


Fuente de la imagen: https://www.elcorreo.com/politica/nuevo-emblema-eta-logotipo-20170918170847-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.es

ARTICULO SOBRE EL SIGNIFICADO DEL ESCUDO DE ETA , publicado por el diario El Correo (España)
https://www.elcorreo.com/politica/nuevo-emblema-eta-logotipo-20170918170847-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.es

SECCIONESPolíticaEl nuevo emblema de ETA: el hacha y la serpiente tallados por un anarquista en los 70

Política

El nuevo emblema de ETA: el hacha y la serpiente tallados por un anarquista en los 70

'Josu Ternera' recibe una talla con el hacha y la serpiente -similar a la del nuevo emblema de ETA- de manos de su hijo al salir de la cárcel en 2000./EL CORREO
‘Josu Ternera’ recibe una talla con el hacha y la serpiente -similar a la del nuevo emblema de ETA- de manos de su hijo al salir de la cárcel en 2000. / EL CORREO

La banda anuncia la recuperación como símbolo de una escultura elaborada por un miliciano de la CNT en Francia durante el franquismo y que dio origen al ‘bietan jarrai’

ÓSCAR B. DE OTÁLORA Lunes, 18 septiembre 2017, 21:14

En su último comunicado ETA anuncia que está realizando un análisis de su historia y ese revisionismo ha comenzado ya con sus símbolos. La banda -que como certifican sus palabras entre líneas ya está debatiendo su disolución- ha decidido ahora presentar una nueva imagen al exterior y para ello recupera una vieja talla de los años 70. Una madera labrada por un anarquista guipuzcoano en el exilio y que dio origen al lema del ‘bietan jarrai’ que durante décadas ha sido el símbolo de los terroristas: la serpiente enroscada en el hacha.

En su texto, ETA anuncia que a partir de ahora utilizará en sus comunicados una imagen de la talla de madera esculpida por Félix Likiniano, el primer símbolo en el que aparecen el hacha y la serpiente que con el tiempo se convertirían en el emblema del terror. El autor de esta obra fue un anarquista de la localidad guipuzcoana de Eskoriatza que tras una azarosa vida como militante de izquierda terminó refugiado en Francia por la victoria del franquismo. Likiniano procedía de un mundo no abertzale ya que había militado en la CNT, había luchado durante la Guerra Civil con milicias anarquistas en Gipuzkoa y acabó uniéndose a la Resistencia en Francia. En los años 70 residía en Bayona y una de sus aficiones era la escultura. 

La relación de Likiniano con los etarras era de fascinación mutua. Para el escultor guipuzcoano los terroristas representaban una continuidad con la lucha que él había practicado toda su vida en España. Pese a la derrota y el exilio que había sufrido, los nuevos terroristas representaban para él una nueva oportunidad. Para los etarras, Likiniano suponía una cierta continuidad histórica de su lucha con la que supuso la Guerra Civil. Pero había diferencias. El miliciano, por ejemplo, defendía que la violencia de ETA no debía limitarse al País Vasco sino que era necesario que continuase en toda España y tener como objetivo la llegada de un gobierno revolucionario para todo el territorio. Esta postura era rechazada por los miembros de la banda. Cuando falleció en 1982 -con 73 años- era un veterano al que Herri Batasuna había homenajeado en varias ocasiones.

Golpear con sigilo

Fue Likiniano quien elaboró por primera vez una talla con el hacha y la serpiente y se la mostró a algunos miembros de ETA en su casa de la calle Marengo de Bayona. Según distintos libros, les tuvo que explicar qué quería decir con aquella imagen. En principio se trataba de la fuerza unida a la inteligencia. La violencia del hacha, capaz de asestar un golpe mortal, unida a la capacidad de la serpiente de deslizarse de forma sinuosa hasta llegar a sus víctimas. Era un puro canto a la muerte resumido en el lema ‘bietan jarrai’ (siguiendo por las dos vías, en castellano). La imagen se incorporó pronto a la simbología etarra y fue utilizada en comunicados, funerales de terroristas o eventos de presos. Distintos actos de la banda en la que se ha utilizado el hacha y la serpiente. / EL CORREO

Sin embargo, el ‘bietan jarrai’ no tuvo una lectura única y existen pequeños matices con respecto a su significado. En 2010, el exjefe de ETA Mikel Albisu aseguró durante un juicio que el hacha significa golpear y la serpiente ser astuto, pero ambos mensajes deben ir siempre unidos. «Hay que utilizar la fuerza para defenderse porque estamos invadidos. Pero no la fuerza por la fuerza, sino la fuerza con inteligencia», afirmó el terrorista. Otras interpretaciones, aceptadas por dirigentes etarras, afirman que el hacha simboliza la violencia y la serpiente la utilización de la política y otro tipo de gestiones no violentas para conseguir sus objetivos. Son dos vías que pueden ser divergentes.

Revisión histórica

La talla que presenta ETA, por otra parte, es una pieza de madera rodeada de otros símbolos. Al parecer, Likiniano esculpió varias piezas de este tipo. En uno de los libros dedicados a la exdirigente de la banda asesinada por sus compañeros, Dolores González Katarain, ‘Yoyes‘, se afirma que este escudo fue un homenaje a Joxe Etxeberria, ‘Beltza’. Este etarra falleció en 1973 en Algorta al manipular la bomba que estaba preparando y había sido compañero sentimental de la propia ‘Yoyes’. Al parecer existieron otras creaciones con el ‘bietan jarrai’ que fueron regaladas por Likiniano a personalidades que apoyaron al nacionalismo radical vasco durante la dictadura. No está fechado, por ahora,un primer ‘bietan jarrai’. 

La recuperación de esta talla en el último comunicado es un mero simbolismo pero está en consonancia con las palabras que aparecen en el texto según las cuales la banda «hará una lectura mirando hacia atrás». Según los conocedores del debate de los terroristas, hasta la apuesta por este antiguo símbolo es un detalle que reafirma la voluntad de los etarras de realizar una revisión de su historia en el que su pasado durante la dictadura franquista sea el principal punto de vista. Evitarán así explicar que la mayoría de sus crímenes fueron cometidos durante la democracia. 

TEMAS

Josu Ternera,  Yoyes,  Cnt Confederacion Nacional Del Trabajo,  Hb Herri Batasuna,  FranciaLa Victoria,  Desarme De Eta

Lo + leído

Top 50

Comentarios MÁS NOTICIAS DE EL CORREOCómo y a dónde pueden salir los niños a partir del 26 de abril de 2020: lista de las nuevas medidas del GobiernoVuelven a repuntar los afectados en Euskadi con 43 muertes y 392 contagiados

PATROCINADA

https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.htmlTE PUEDE INTERESARPor qué se ralentizan los Macs con el tiempoMacKeeper|PatrocinadoEl postre más famoso, ahora en versión fitness.foodspring®|PatrocinadoLa mochila que triunfa en EEUU llega a EspañaNomad Backpack|PatrocinadoMÁS NOTICIASCinco parlamentarios delegan el voto para evitar seguir en persona la comparecencia de Urkullu este viernesEL CORREO43 fallecidos y 392 contagiados en EuskadiEL CORREOLas tentativas de pactos para paliar los efectos de la crisis sanitaria se extienden por los territoriosEL CORREO

Fotos

 ‘World Press Photo’ 2020, las mejores imágenes del premio

 Fotos del nuevo Skoda Octavia

 Wuhan, volviendo a la normalidad

 ¿Te acuerdas de la última final de Copa?

El Correo© DIARIO EL CORREO, S.A. Sociedad Unipersonal.C/ Pintor Losada 7 48004 Bilbao

Vocento

  • Edición
  • Bizkaia
  • Araba/Álava

“LEY DE EMERGENCIA”(AISLAMIENTO Y DISTANCIAMIENTO SOCIAL OBLIGATORIO), POR EL CORONAVIRUS. Giorgio Agamben: ¿Cómo puede ser que un país entero se haya derrumbado ética y políticamente ante una enfermedad sin darse cuenta?

GIORGIO AGAMBEN / UNA PREGUNTA: ¿Cómo puede ser que un país entero se haya derrumbado ética y políticamente ante una enfermedad sin darse cuenta?

FilosofíaPolítica

FUENTE DEL TEXTO EN ESPAÑOL: https://ficciondelarazon.org/2020/04/14/giorgio-agamben-una-pregunta/


La plaga marcó para la ciudad el comienzo de la corrupción… Nadie estaba dispuesto a perseverar en lo que antes consideraba bueno, porque creía que tal vez podría morir antes de llegar a él.
Tucídides, La Guerra del Peloponeso, II, 53.

Me gustaría compartir con los que quieran una pregunta en la que no he dejado de pensar desde hace más de un mes. ¿Cómo puede ser que un país entero se haya derrumbado ética y políticamente ante una enfermedad sin darse cuenta? Las palabras que utilicé para formular esta pregunta fueron consideradas cuidadosamente una por una. La medida de la abdicación a los propios principios éticos y políticos es, de hecho, muy simple: se trata de cuál es el límite más allá del cual uno no está dispuesto a renunciar a ellos. Creo que el lector que se tome la molestia de considerar los siguientes puntos tendrá que estar de acuerdo en que -sin darse cuenta o pretender no darse cuenta- el umbral que separa a la humanidad de la barbarie ha sido cruzado.

1) El primer punto, quizás el más serio, se refiere a los cuerpos de las personas muertas. ¿Cómo podíamos aceptar, sólo en nombre de un riesgo que no se podía especificar, que nuestros seres queridos y los seres humanos en general no sólo murieran solos, sino -algo que nunca había sucedido antes en la historia, desde Antígona hasta hoy- que sus cuerpos fueran quemados sin un funeral?

2) Entonces aceptamos sin demasiados problemas, sólo en nombre de un riesgo que no se podía especificar, limitar nuestra libertad de movimiento a un grado que nunca antes había ocurrido en la historia del país, ni siquiera durante las dos guerras mundiales (el toque de queda durante la guerra estaba limitado a ciertas horas). Por lo tanto, aceptamos, sólo en nombre de un riesgo que no podía ser especificado, suspender nuestra amistad y amor, porque nuestro prójimo se había convertido en una posible fuente de contagio.

3) Esto podría suceder -y aquí tocamos la raíz del fenómeno- porque hemos dividido la unidad de nuestra experiencia vital, que es siempre inseparablemente corpórea y espiritual a la vez, en una entidad puramente biológica por un lado y una vida afectiva y cultural por el otro. Ivan Illich mostró, y David Cayley lo recordó recientemente, las responsabilidades de la medicina moderna en esta escisión, que se da por sentada y que es en cambio la mayor de las abstracciones. Soy muy consciente de que esta abstracción ha sido lograda por la ciencia moderna a través de dispositivos de reanimación, que pueden mantener un cuerpo en un estado de vida vegetativa pura.

Pero si esta condición se extiende más allá de los límites espaciales y temporales que le son propios, como se intenta hacer hoy, y se convierte en una especie de principio de comportamiento social, caemos en contradicciones de las que no hay salida.

Sé que alguien se apresurará a responder que se trata de una condición limitada de tiempo, después de la cual todo volverá como antes. Es verdaderamente singular que esto sólo pueda repetirse de mala fe, ya que las mismas autoridades que proclamaron la emergencia no dejan de recordarnos que cuando la emergencia termine, las mismas directivas deben seguir siendo observadas y que el “distanciamiento social”, como se ha llamado con un eufemismo significativo, será el nuevo principio de organización de la sociedad. Y, en cualquier caso, lo que, de buena o mala fe, uno ha aceptado sufrir no podrá ser cancelado.

No puedo en este punto, ya que he acusado a las responsabilidades de cada uno de nosotros, dejar de mencionar las responsabilidades aún más graves de aquellos que habrían tenido la tarea de velar por la dignidad humana. En primer lugar, la Iglesia, que al convertirse en la sierva de la ciencia, que se ha convertido en la verdadera religión de nuestro tiempo, ha renunciado radicalmente a sus principios más esenciales. La Iglesia, bajo un Papa llamado Francisco, ha olvidado que Francisco abrazó a los leprosos. Ha olvidado que una de las obras de misericordia es visitar a los enfermos. Ha olvidado que los mártires enseñan que uno debe estar dispuesto a sacrificar su vida antes que la fe y que renunciar al prójimo significa renunciar a la fe. Otra categoría que ha fallado en sus deberes es la de los juristas. Hace tiempo que estamos acostumbrados al uso imprudente de los decretos de emergencia mediante los cuales el poder ejecutivo sustituye al legislativo, aboliendo ese principio de separación de poderes que define la democracia. Pero en este caso se han superado todos los límites y se tiene la impresión de que las palabras del Primer Ministro y del Jefe de Protección Civil se han convertido inmediatamente en ley, como se decía para las del Führer. Y no vemos cómo, habiendo agotado el plazo de validez de los decretos de emergencia, las limitaciones de la libertad pueden ser, como se anuncia, mantenidas. ¿Por qué medios legales? ¿Con un estado de excepción permanente? Es tarea de los juristas verificar que se respeten las reglas de la constitución, pero los juristas permanecen en silencio. Quare silete iuristae in munere vestro?

Sé que invariablemente habrá alguien que responda que el grave sacrificio se hizo en nombre de los principios morales. Me gustaría recordarles que Eichmann, aparentemente de buena fe, nunca se cansó de repetir que había hecho lo que había hecho según su conciencia, para obedecer lo que creía que eran los preceptos de la moralidad kantiana. Una norma que establece que hay que renunciar al bien para salvar el bien es tan falsa y contradictoria como una que, para proteger la libertad, requiere que se renuncie a ella.

13 de abril de 2020

Fuente: Quodlibet.it
Imagen principal: Tayseer Barakat, Separation #3, 2017

El gran fracaso de la democracia posmoderna. Una crítica radical, desde el materialismo. Profesor Jesús González Maestro

Crítica al kantismo como ramificación del luteranismo y a los amigos del comercio y enemigos del Estado. Contra la democracia posmoderna

¿EsWikipedia una operación de desinformación en los tiempos de Post verdad neoliberalismo y nuevo orden mundial?

Swiss Propaganda Research: ¿Es Wikipedia una operación de desinformación?

mentealternativa.com/swiss-propaganda-research-es-wikipedia-una-operacion-de-desinformacion/ March 13,

2020

Swiss Propaganda Research: ¿Es Wikipedia una operación de desinformación? En general, se considera a Wikipedia como una enciclopedia en línea abierta, transparente y confiable. Sin embargo, después de una inspección más cercana, resulta que este no es el caso, según publica Swiss Propaganda Research Group (SPR) en su portal de internet. SPR es un grupo de investigación independiente sin fines de lucro, fundado en 2016, que investiga la propaganda geopolítica en medios suizos e internacionales.

De hecho, la Wikipedia en inglés con sus 9 mil millones de visitas de páginas en todo el mundo por mes está regida por solo 500 administradores activos, cuya identidad real en muchos casos sigue siendo desconocida.

Además, los estudios han demostrado que el 80% de todo el contenido de Wikipedia está escrito por solo el 1% de todos los editores de Wikipedia, lo que nuevamente representa solo unos pocos cientos de personas en su mayoría desconocidas.

Obviamente, una estructura jerárquica y no transparente es susceptible a la corrupción y la manipulación, los notorios “editores pagados” contratados por las corporaciones son solo un ejemplo.

De hecho, ya en 2007, los investigadores descubrieron que los empleados de la CIA y el FBI estaban editando artículos de Wikipedia sobre temas controvertidos, incluida la guerra de Irak y la prisión militar de Guantánamo.

También en 2007, los investigadores descubrieron que uno de los administradores más activos e influyentes de Wikipedia en inglés, llamado “Slim Virgin”, era de hecho un ex informante de inteligencia británico.

Más recientemente, otro editor muy prolífico de Wikipedia con el nombre falso de “Philip Cross” resultó estar vinculado a la inteligencia del Reino Unido, así como a varios periodistas de los medios de comunicación convencionales.

Después de una batalla legal de dos años en Alemania, uno de los editores de Wikipedia más agresivos fue expuesto como un agente político que anteriormente servía en el ejército israelí como voluntario extranjero.page1image2935865536page1image2935865824page1image2935866224page1image2935866496page1image2935866832page1image2935867104page1image2935867376page1image2935867648page1image2935867920page1image2935868192page1image2935868464page1image2935868736page1image2935869264page1image2935869472

1/3

Incluso en Suiza, los empleados del gobierno no identificados fueron atrapados blanqueando entradas de Wikipedia sobre el servicio secreto suizo justo antes de un referéndum público sobre la agencia.

Muchos de estos personajes de Wikipedia editan artículos casi todo el día, todos los días, lo que indica que son individuos altamente dedicados o, de hecho, operados por un grupo de personas.

Además, los artículos editados por estas personas no pueden revisarse fácilmente, ya que los administradores mencionados anteriormente siempre pueden revertir los cambios o simplemente bloquear completamente a los usuarios en desacuerdo.

El objetivo principal de estas campañas encubiertas parece ser impulsar las posturas de gobiernos occidentales y del gobierno israelí mientras destruye la reputación de los periodistas y políticos independientes.

Los artículos más afectados por este tipo de manipulación incluyen temas políticos, geopolíticos y ciertos temas históricos, así como biografías de académicos, periodistas y políticos no conformistas.

Quizás, como era de esperar, el fundador de Wikipedia Jimmy Wales, un amigo del ex primer ministro británico Tony Blair y un “Líder Joven” del foro de Davos, ha defendido repetidamente estas operaciones.

Hablando de Davos, Wikimedia ha acumulado una fortuna de más de $ 160 millones, donados en gran parte no por estudiantes perezosos, sino por grandes corporaciones estadounidenses y fundaciones influyentes.

Además, las redes sociales y las plataformas de video de EE.UU. se refieren cada vez más a Wikipedia para enmarcar o combatir temas “controvertidos”. Las revelaciones discutidas anteriormente tal vez puedan ayudar a explicar por qué.

El denunciante de la NSA, Edward Snowden, reveló cómo los espías manipulan los debates en línea, y más recientemente, un alto ejecutivo de Twitter resultó ser un oficial “psíquico” del ejército británico.

Para agregar al menos un cierto grado de transparencia, los investigadores alemanes han desarrollado una herramienta de navegador web gratuita llamada WikiWho que permite a los lectores codificar en color quién editó qué en Wikipedia.

En muchos casos, el resultado resulta tan incómodo como cabría esperar. Swiss Propaganda Research — Wikipedia: A Disinformation Operation?page2image2933770064page2image2933770336page2image2933770608page2image2933770944page2image2933771216page2image2933771488page2image2933771760page2image2933772096page2image2933772368page2image2933772640page2image2933772912page2image2933773184page2image2933773456page2image2933773728page2image2933774000page2image2933774528page2image2933774736

2/3page3image2932292560

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.

De Epicuro a Ayn Rand: esta es la filosofía que domina el mundo actual(conexiones con las obras best sellares de Noah Harari

Esta es la filosofía más influyente en el mundo actual y la cual modela la realidad en que vivimos

Origen: De Epicuro a Ayn Rand: esta es la filosofía que domina el mundo actual