Cine y Literatura: la película y novela homónimas, La sombra del caudillo, escrita por el mexicano Martín Luis Guzmán

El General Hilario Jiménez, interpretado por Ignacio López Tarso

En esta película podemos comprobar el por qué, los motivos, que los generales mexicanos tuvieron para tratar de que no viera La Luz pública, cosa que lograron durante treinta años. De hecho , el contexto político de esa época de la Historia de México en el siglo XX, muestra la enorme corrupción y violencia, traiciones y agresiones e impunidad, manejo de la verdad con fines de conseguir el Poder político a toda costa, etc.


Consideramos, desde INTROFILOSOFIA, que es muy interesante este video , una reseña sobre la novela de Martín Luis Guzmán, e introduce secciones de Literatura Comparada. Reseña y crítica por Juan Villoro, gran escritor mexicano de finales del siglo XX y comienzos del XXI.

El escritor mexicano Juan Villoro, hace una reseña crítica de la novela La Sombra del Caudillo

Desde INTROFILOSOFIA , proponemos la lectura de la reseña y análisis que hace la escritora Margó Glanz, de la novela de Martín Luis Guzmán , en la cual se basa la película:

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

La sombra del caudillo: una metáfora de la realidad política mexicana1

Margo Glant

Lenguaje político y retórica

Si uno se atiene a lo que el lenguaje político sostiene, la Revolución mexicana sigue siendo vigente. Para verificar o rechazar esa aseveración sería interesante, y además útil, analizar La sombra del caudillo de Martín Luis Guzmán, la novela política más coherente que se haya escrito en México. Y pienso que nadie ha logrado, con tan acabada perfección literaria, dar cuenta de un fenómeno en el momento mismo en que posiblemente era liquidado, y a la vez definir una retórica que, ella sí, se ha mantenido activa hasta este momento. Además, al recrear con precisión novelesca un acontecimiento histórico mexicano, Guzmán determina, imitando a los trágicos griegos, cuáles son los usos y abusos del poder.

Y como muestra de retórica basta un botón, oigamos hablar en la novela a los dos personajes en contienda por la Presidencia de la República, el general Ignacio Aguirre y el general Hilario Jiménez, personajes que se debaten impulsados por los designios del entonces presidente, el Caudillo, en realidad Álvaro Obregón.

Estamos hablando con el corazón en la mano, Hilario, no con frases buenas para engañar a la gente. Ni a ti ni a mí nos reclama el país. Nos reclaman (dejando a un lado tres o cuatro tontos y tres o cuatro ilusos) los grupos de convenencieros que andan a caza de un gancho de donde colgarse; es decir, tres o cuatro bandas de politiqueros… ¡Deberes para con el país!…Pero Jiménez estaba ya de vuelta en el terreno de la sinceridad. Con ella replicó:-Franqueza por franqueza. Yo no creo lo mismo, o no lo creo por completo. Mis andanzas en estas bolas van enseñándome que, después de todo, siempre hay algo de la nación, algo de los intereses del país, por debajo de los egoísmos personales a que parece reducirse la agitación política que nosotros hacemos y que nos hacen2.

Algunos datos biográficos

Martín Luis Guzmán nació en 1887 en Chihuahua, uno de los estados del norte de la república mexicana más decisivos en el curso de la Revolución. Su padre era instructor del Colegio Militar donde se formaron esos soldados federales que habrían de figurar en sus novelas ya fuera como los enemigos huertistas o como los militares más sabios del ejército constitucionalista, entre los que se destaca el extraordinario Felipe Ángeles. Guzmán sigue la carrera de jurisprudencia y en 1911 se asocia con los miembros del Ateneo de la Juventud, y participa en las actividades culturales de formación y método de estudio así como de difusión de nuevas ideas que habrían de ser tan importantes en el ideario político de la Revolución. Obsesión de seriedad y de rigor que le hacen decir: «Únicamente la especialización rigurosa hace pueblos completos y organizados, porque en ellos nadie adquiere derecho a la universidad si antes no ha dominado su oficio. Y no hay otra senda»3. Organización y rigor filosóficos, idearios humanistas, reacción contra los ideólogos porfiristas conocidos como los «científicos».

En 1913, Guzmán se une al movimiento revolucionario del norte, el de los constitucionalistas. Sus años de experiencia en el ejército le permiten relacionarse con los más importantes militares y políticos de México: Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Pancho Villa, Adolfo de la Huerta, Lucio Blanco, Felipe Ángeles, de los cuales deja retratos memorables y vívidos en El águila y la serpiente.

Las diferencias políticas que separan en facciones a los revolucionarios después de la caída de Huerta, la escisión entre Carranza y Villa, lo obligan a optar por la facción villista, hasta que Carranza lo pone preso en 1914. Libre por la Convención de Aguascalientes y «perplejo ante los dictados de la lealtad, que no le consentía desconocer al gobierno de la Convención ni tampoco hacer armas contra Francisco Villa y Emiliano Zapata, decide expatriarse temporalmente, hasta 1920»4. De 1922 a 1924 fue diputado al Congreso de la Unión; al apoyar la rebelión delahuertista que fue derrotada, se ve obligado a exilarse desde 1924 hasta 1936 en España. En el fondo histórico de La sombra del caudillo se funden dos momentos de la vida política de México, en parte el de 1923-1924, la época de la candidatura a la presidencia de Adolfo de la Huerta, y el periodo 1927-1928, que como corolario tiene el asesinato del general Serrano en Huitzilac, por ir contra los deseos del Caudillo. Los personajes, apenas disfrazados, serían, como ya lo indicaba antes, Álvaro Obregón (asesinado luego en 1929) y Plutarco Elías Calles, quien fundaría el partido que hoy, con otro nombre, aún se mantiene en el poder, el PRI.

A partir de 1936, Martín Luis Guzmán se integra a la vida política nacional, ocupa diversos puestos, algunos de elección popular, escribe otros libros y corona su carrera con varios premios y cargos.

El Ateneo de la Juventud

En sus notas sobre la cultura mexicana del siglo XX, Carlos Monsiváis recuerda el halo mitológico que aureola a la generación del Ateneo de la Juventud y antes de matizarlo resume los atributos específicos de que se componía su sustancia. Extraigo algunas de sus frases:

Es una generación con calidad y unidad de propósitos […] Destruyen las bases sociales y educativas del positivismo y propician el retorno al humanismo y a los clásicos […] En Grecia encuentran la inquietud del progreso, el ansia de perfección, el método, la técnica científica y filosófica, el modelo de disciplina moral, la perfección del hombre como ideal humano […] Representan la aparición del rigor en un país de improvisados […] Impugnan frontalmente el criterio moral del porfiriato […] Renuevan el sentido cultural y científico de México, y [para terminar] son precursores directos de la Revolución5.

El impacto ateneísta se atenúa para Monsiváis si se advierte que,

su importancia política no es tan amplia ni tan demoledora, [aunque] frente a los sectores reaccionarios y feudales del porfirismo representan un adelanto, una liberalización, una alternativa: son la posibilidad de reformas dentro del sistema, la certidumbre de un comportamiento intelectual de primer orden. Pero -insiste- su raigambre conservadora es imperiosa6.

Y sin embargo, Monsiváis, quien para reforzar sus argumentos se apoya en los de Jorge Cuesta, aunque disienta levemente de ellos, acepta que los aportes culturales del Ateneo, en relación con los individuos que lo formaron, son extraordinarios. Cuesta, a su vez, dice: «Para los ateneístas el conocimiento se maneja como acción, la inteligencia como sensibilidad y la moral como estética». En suma, tanto Cuesta como Monsiváis coinciden en que su proyecto fue un «intento de reconstrucción utópica»:

[…] formado -añade Cuesta- por espíritus que por violentar demasiado a la ética se han visto política y estéticamente casi desposeídos, y por mantener un orgullo demasiado erguido en el sueño, lo han visto sin fuerza en la realidad».Y Cuesta finaliza: «El Ateneo de la Juventud se significó con su actitud aristocrática de desdén por la actualidad, pero su aristocracia es una ética, casi una teología»7.

No es extraño entonces que su idea de la historia sea eminentemente heroica, nostálgica, modelada en la palabra casi sagrada del Ariel de Rodó, cuya estética estatutaria fue trasladada a una práctica humanística: los intelectuales como héroes, como reformadores de la patria. Héroes, copias al carbón de una poética (y una ética) aristotélica. Así, tanto Alfonso Reyes como Martín Luis Guzmán, ambos hijos de militares destacados del porfiriato, asumen como su paradigma natural la edad heroica griega. En Reyes a través de un deslinde retórico y humanístico, y en Guzmán mediante la creación de un arquetipo modelado en la tragedia ateniense.

Lo escultórico y la transparencia

Recalco, entonces: podría afirmarse que este último escritor tuvo como modelo directo la Poética de Aristóteles para construir a su héroe: el general Aguirre es joven, alto, bien formado. Parece, cuando se mueve, un atleta griego. Sus rasgos no son perfectos, pero sí armónicos, se delinean en el movimiento, como las esculturas de Mirón, pero a la vez en el reposo, como esas mismas estatuas. Cuando en el primer capítulo del libro asistimos a la seducción de Rosario por el joven ministro de la Guerra, Guzmán lo describe así:

Junto a Rosario, Ignacio Aguirre no desmerecía de ninguna manera: ni por la apostura ni por los ademanes. Él no era hermoso, pero tenía, y ello le bastaba, un talle donde se hermanaban extraordinariamente el vigor y la esbeltez: tenía un porte afirmativamente varonil; tenía cierta soltura de modales donde se remediaban, con sencillez y facilidad, las deficiencias de su educación incompleta. Su bella musculatura, de ritmo atlético, dejaba adivinar bajo la tela del traje de paisano, algo de la línea que le lucía en triunfo cuando a ella se amoldaba el corte, demasiado justo del uniforme. Y hasta en su cara, de suyo defectuosa, había algo por cuya virtud el conjunto de las facciones se volvía no sólo agradable sino atractivo. ¿Era la suavidad del trazo que bajaba desde las sienes hasta la barbilla? ¿Era la confluencia correcta de los planos de la frente y de la nariz con la doble pincelada de las cejas? ¿Era la pulpa carnosa de los labios, que enriquecía el desvanecimiento de la sinuosidad de la boca hacia las comisuras? Lo mate del cutis y la sombra pareja de la barba y el bigote, limpiamente afeitados, parecían remediar su mal color; de igual modo que el gesto con que se ayudaba para ver a cierta distancia restaba apariencias de defecto a su miopía incipiente8.

Aguirre, entonces, queda claro, no es bello como un dios, es bello como un hombre, su cuerpo imita a las estatuas de los atletas olímpicos, casi puede admirarse su cuerpo como se admiran los cuerpos que dejan adivinar las deidades de los frisos del Partenón bajo los drapeados de sus trajes. En suma, además de tener un cuerpo clásico, estatuario, Aguirre tiene los atributos del príncipe aristotélico. No es demasiado hermoso, tampoco demasiado bueno. Comete errores, es venal, a veces también banal, y en ocasiones hasta fornicario, como solía decir Obregón del general Serrano. Su cuerpo tiene defectos, pero el movimiento y la ondulación de sus miembros recuerdan los de un caballo o los de un atleta que, para el caso, es lo mismo, porque según Guzmán, «era la de Aguirre una pierna vigorosa y llena de brío». La descripción es estatuaria, pero dentro de los cánones del realismo ateniense, revisado, purificado y blanqueado por el neoclásico; es decir, un realismo en el que la armonía exacta se logra en el reposo de los personajes retratados, porque justo en el momento del reposo se ponen de relieve, con mayor claridad, los sabios ritmos del movimiento exacto y necesario para competir en los juegos olímpicos y para, luego, trasladar sus rasgos a una estatua que inmortaliza. Los rasgos del general Aguirre parecen haber sido construidos por la regla de las tres unidades, por un escultor, y hasta mediante la ayuda de un arquitecto, quizá Jesús T. Acevedo, miembro del Ateneo de la Juventud quien aseguraba que «las humanidades tienen por objeto hacer amable cualquier presente. Fundarse en el examen de la Antigüedad para comprender y aquilatar los perfiles del día, constituye la actividad clásica por excelencia».

Como miembro del Ateneo, para Guzmán la disciplina, el rigor, la lucha contra la improvisación, la educación son, o debieran ser, los fundamentos de una nueva sociedad, la que emerge de la lucha revolucionaria. Educar al pueblo es una política y a la vez una ética, es más, según el modelo ateneísta, la política debería ser inseparable de la ética y de la estética.

Por eso el Aguirre descrito por Guzmán tiene «un porte afirmativamente varonil; [y] cierta soltura de modales donde se remediaban, con sencillez y facilidad, las deficiencias de su educación incompleta»9. Es decir, la falta de rigor intelectual puede suplirse con un cuerpo elástico, atlético, luminoso.

La opacidad de los caudillos

Los caudillos en cambio son opacos y, aunque muchas veces su mirada sea luminosa, esa luminosidad es sospechosa. Y es sospechosa porque revela lo instintivo, la animalidad, lo contrario a la educación, ese aprendizaje que hace del hombre un ser racional. Los ateneístas forman parte de una vieja tradición polémica que en América y desde la Conquista ha opuesto lo racional a lo bárbaro, tradición defendida más tarde por los grandes próceres de América Latina -por ejemplo, Sarmiento-, y que será fundamental después en la novela llamada telúrica o de la tierra, contemporánea de la novela de la Revolución mexicana.

Pancho Villa, a cuyo lado combatió Guzmán, es descrito así en El águila y la serpiente:

tenía puesto el sombrero, puesta la chaqueta y puestos también, a juzgar por algunos de sus movimientos, la pistola y el cinto con los cartuchos. Los rayos de la lámpara venían a darle de lleno y a sacar de sus facciones brillos de cobre en torno de los fulgores claros del blanco de los ojos y del esmalte de la dentadura. El pelo rizoso, se le encrespaba entre el sombrero y la frente, grande y comba; el bigote de guías cortas, azafranadas, le movía, al hablar, sombras sobre los labios… Su postura, sus gestos, su mirada de ojos constantemente en zozobra denotaban un no sé qué de fiera en el cubil; pero de fiera que se defiende, no de fiera que ataca; de fiera que empezase a cobrar confianza sin estar aún muy seguro de que otra fiera no lo acometiese de pronto queriéndola devorar10.

Esa luminosidad huidiza, obtenida gracias a otra luz, de la que es reflejo, revela lo primitivo del ser, el instinto natural, un instinto de defensa. Instinto que Guzmán, como buen ateneísta, reprueba, pero que sin embargo es superior al de los otros jefes de la Revolución quienes actúan no como Villa en defensa propia, sino en ofensa ajena. Esta idea es tan acentuada en su obra que, según él, la persecución de que fue objeto, y que lo obligó a desterrarse cuando triunfó el carrancismo, se debió a una discusión que Guzmán sostuvo con el Primer Jefe, y en la que contrariaba su idea de «la superioridad de los ejércitos improvisados sobre los que se organizan científicamente»:

-¡Lo que son las cosas! -dije sin ambages y mirando con fijeza hasta el fondo de los ojos dulzones del Primer Jefe-. Yo pienso exactamente lo contrario de usted. Rechazo íntegra la teoría que hace de la buena voluntad el sucedáneo de los competentes y de los virtuosos. El dicho de que las buenas voluntades empiedran el infierno me parece sabio, porque la pobre gente de buena voluntad anda aceptando siempre áreas superiores a su aptitud, y por allí peca. Creo con pasión, quizá por venir ahora de las aulas, en la técnica y en los libros y detesto las improvisaciones, salvo cuando son imprescindibles. Estimo que para México, políticamente, la técnica es esencial en estos tres puntos fundamentales: en Hacienda, en Educación Pública y en Guerra… Mi salida causó, más que sorpresa, espanto, Don Venustiano me sonrió con aire protector, tan protector que al punto comprendí que no me perdonaría nunca mi audacia11.

Los políticos son obtusos, y, cuando sus ojos brillan, repito, su luminosidad es sospechosa. Los ojos del Caudillo de la novela son, como los de Villa, ojos de fiera:

tenía unos soberbios ojos de tigre, ojos cuyos reflejos dorados hacían juego con el desorden, algo tempestuoso de su bigote gris […] Pero si fijaban su mirada en Aguirre nunca faltaba en ellos […] la expresión suave del afecto […] Con todo esta vez notó que sus palabras, mencionado apenas el tema de las elecciones, dejaban suspensa en el caudillo la mirada de costumbre. Al contestar él, sólo quedaron en sus ojos los espurios resplandores de lo irónico; se hizo la opacidad de lo impenetrable12.

Es la luz la que da el brillo, la transparencia; es la luz la que destruye la sombra, pero es al abrigo de la sombra que se agazapan las fieras, esos seres opacos de la política nacional, que hacen de la oscuridad su hábitat natural. Política nacional que después de su destierro Guzmán entendió con nitidez, y que verifica lo que Cuesta había dicho de los miembros del Ateneo, una actitud aristocrática de desdén de la actualidad, una aristocracia doblada de ética, concebida casi como una religiosidad, o mejor dicho, casi como una teología. Una religiosidad laica, una idealización de la vida nacional, el deseo de crear mediante una mística del rigor un nuevo país.

El vigoroso conservadurismo de los ateneístas -concluye Monsiváis- no les impide constituirse en un puente entre una y otra etapas históricas y les obliga a perfilarse como un programa: el deseo de sobrevivencia de una cultura que no juzgan porfiriana sino occidental y universal (clásica en su origen) y a la que se deben. No es azarosa su indiferencia ante una característica de la vida griega: la democracia. Su afán es distinto y, sin decirlo, aceptan la idea de un despotismo ilustrado, lo que será la vaga conformación programática de Vasconcelos como secretario de Educación Pública y como candidato a la Presidencia en 192913.

La luminosidad

El cuerpo de Aguirre, acoplado al de Rosario, su amante, se matiza con la luz: la región más transparente del aire ayuda a depurar las líneas y obliga al paisaje a tomar partido cuando subraya las sombras y las luces: «Ahora las nubes cubrían el sol con frecuencia y mudaban, a intervalos, la luz en sombra y la sombra en luz». Guzmán confiesa en la entrevista que le hiciera Emmanuel Carballo que

[…] en su modo de escribir lo que mayor influjo ha ejercido es el paisaje del Valle de México. El espectáculo de los volcanes y el Ajusco, envueltos en la luz diáfana del valle, pero particularmente en la luz de hace varios años. Mi estética es ante todo geográfica. Deseo ver mi material literario como se ven las anfractuosidades del Ajusco en día luminoso o como lucen los mantos del Popocatépetl14.

En el fragmento recién citado se hace referencia a la estética del paisaje presente en la obra del gran pintor mexicano José María Velasco. Ciertamente, la luz que ahora tenemos no es la que sedujo a don Martín. Quizá por eso ya no tengamos posibilidades de ser estetas. Esa luz, aparentemente maniquea, es sobre todo escultórica o arquitectónica, también pictórica, la luz necesaria para construir los volúmenes que los contrastes revelan y que son manejados por Guzmán en paralelismo absoluto con la política. Estar a la sombra significa poder mirar a los que están a la luz, al descubierto, luciendo su físico pero también descubriendo su juego. La política mexicana se reduce, en cierta medida, a una teoría sobre la madrugada:

O nosotros le madrugamos bien al Caudillo, decía Oliver, o el Caudillo nos madruga a nosotros: en estos casos triunfan siempre los de la iniciativa. ¿Qué pasa cuando dos tiradores andan acechándose pistola en mano? El que primero dispara primero mata. Pues bien, la política de México, política de pistola, sólo conjuga un verbo, madrugar»15.

Madrugar es estar de lleno entre los dos opuestos, es aprovechar el momento en que la sombra está a punto de convertirse en luz y, por tanto, y tomando en cuenta, como dice el dicho, que al que madruga Dios lo ayuda, podrá dar el albazo, pasar de la sombra a la luz y exponerse, ya seguro de su triunfo, al público, y en rápido malabarismo colocar definitivamente a su rival a la sombra, es decir, privarlo para siempre de la luz. Aguirre no ha reconocido esta ley y ha perdido puntos en el juego político al que lo condena su posición. Y no sólo eso, se ha mostrado a plena luz, sin advertir que al hacerlo se ha vuelto el blanco perfecto de sus enemigos, agazapados en la sombra, antes de dar el zarpazo.

Insisto: Aguirre es guapo, esbelto, luminoso, más que hombre de acción es hombre de placer, aclara Guzmán; en cambio, su enemigo es opaco. Hilario Jiménez -Calles-

[…] durante todos estos movimientos, su cuerpo, alto y musculoso -aunque ya muy en la pendiente de los cuarenta y tantos años puestos demasiado a prueba-, confirmó algo que Aguirre siempre había creído: que Jiménez visto de espaldas, daba de sí más fiel idea que visto de frente. Porque entonces (oculta la falaz expresión de la cara) sobresalía en él la musculatura de apariencia vigorosa y se le fortalecían los cuatro miembros, firmes y ágiles y todo él cobraba aire seguro, cierta aptitud para consumar, con precisión, con energía, hasta los menores intentos. Y eso sí era muy suyo -más suyo desde luego que el deforme espíritu que acusaban sus facciones siniestras- pues cuadraba bien con la esencia de su persona íntima16.

La opacidad del contrario, es decir su falta de transparencia -frases ya manidas en la filosofía y en la política mexicana-, su incapacidad para reflejar la luz, su animalidad (su estructura de cuadrúpedo, semejante a la mirada bovina de Carranza en El águila y la serpiente), constituyen un dato ominoso: carece de forma, o mejor, su forma es equívoca, poco clara -se advierte no de frente sino de espaldas. Su cuerpo es oscuro, pesado, contradictorio, siniestro, como su política. Aguirre no quiere ser presidente y se lo advierte tanto al Caudillo como al candidato, pero la transparencia no es aceptada ni creíble: ¿Quién que es no quiere ser?

Políticamente el Caudillo tiene razón, razona a su vez Axkaná, hablando con su amigo Aguirre: Juzga tu caso refiriéndolo a uno cualquiera de sus generales, como si se tratara de él mismo. ¿En las actuales condiciones tuyas no andaría él bregando ya por llegar a ser presidente? Pues por eso, ni más ni menos, supone que eso es lo que tú haces y harás17.

El papel del corifeo

De esta manera se va urdiendo la trama, se van poniendo las fichas sobre la mesa, se va cerrando la trampa. Aguirre no ha entendido que los contrarios delinean otra forma, distinta a la suya, opaca, nunca transparente, pero a la larga siempre adecuada a su propia necesidad política. Significativamente, los partidarios de Aguirre se parecen, entre todos se dibuja nítidamente la armonía, se perfila una forma clásica, se construye la belleza, según el ideal helénico, quizá imposible de lograr en este reino. La prueba la obtiene el mismo Axkaná, personaje cuya función en la novela es, según confesión del propio autor, la del coro (y quizá la de autorretrato del mismo Guzmán): «Ejerce en ella la función reservada en la tragedia griega al coro: procura que el mundo ideal cure las heridas del mundo real»18.

Es más, Axkaná es la conciencia política del autor, juega el papel del corifeo, dice la verdad, esa verdad que los políticos inmersos en el juego ya no pueden ver. Por eso aclara, explicándole a Aguirre (y sobre todo al lector) el juego de la política, es decir, penetra en la oscuridad:

En el campo de las relaciones políticas la amistad no figura, no subsiste. Puede haber de abajo arriba, conveniencia, adhesión, fidelidad; y de arriba abajo, protección defectuosa o estimación utilitaria. Pero amistad simple, sentimiento afectivo que una de igual a igual, imposible. Esto sólo entre los humildes, entre la tropa política sin nombre. Jefes y guiadores, si ningún interés común los acerca, son siempre émulos envidiosos, rivales, enemigos en potencia o en acto. Por eso ocurre que al otro día de abrazarse y acariciarse, los políticos más cercanos se destrozan y se matan. De los amigos más íntimos nacen a menudo, en política, los enemigos acérrimos, los más crueles19.

Clarividencia absoluta, Axkaná no sólo es la luz, es el descifrador de la sombra. Además, su capacidad absoluta para la amistad -esa forma prístina de lealtad de la que carecen los políticos y que otorga al grupo de Aguirre su máxima radiancia- le permiten una posición neutral y la sobrevivencia. No podría ser de otra manera: la figura de Axkaná es un soporte narrativo y filosófico; permite que el narrador construya con nitidez un discurso político sustentado en un discurso narrativo, cuyo juego armónico produce una acabada metáfora de la realidad nacional. El discurso teórico, corolario natural de las acciones narrativas y de las imágenes poéticas de la novela, no tendría validez sin ese sustento, subrayado por Axkaná mientras cumple con la función de corifeo que le ha sido asignada en el texto. Y al dibujar la metáfora narrativa del poder, La sombra del caudillo sobrepasa el mero realismo histórico y circunstancial de un solo país, aunque lo pueda representar de maravilla.

Axkaná escuchaba haciendo un transporte de la elocuencia de Aguirre: éste creía expresar la tragedia de que su jefe lo juzgara falso, pero lo que Axkaná entendía no era eso. Sentía en su amigo la tragedia del político cogido por el ambiente de inmoralidad y mentira que él mismo ha creado; la tragedia del político, sincero una vez, que, asegurando de buena fe renunciar a las aspiraciones que otros le atribuyen, aún no abre los ojos a las circunstancias que han de obligarlo a defender, pronto y a muerte, eso mismo que rechaza. Axkaná, en otros términos, pensaba lo que el Caudillo. Sólo que mientras éste, gran maestro en el juego político y juez de las ambiciones ajenas a la luz de las propias, sospechaba fingimiento en Aguirre, Axkaná sabía que la sinceridad de su amigo era absoluta. Para él todo el equívoco estribaba en la confusión de Aguirre al identificar con sus deseos los misteriosos resortes de la política: en que el ministro de la Guerra, en fuerza de querer oponerse a la magnitud de la ola que venía levantándolo, no fuera capaz de apreciarla20.

Forma y movimiento

Axkaná se dirige al frontón, y allí descubre por vez primera el arquetipo, el mundo platónico de las ideas y las formas, en un espectáculo que lo fascina literalmente:

un nuevo espectáculo, un espectáculo que se le antojó magnífico por su riqueza plástica y del que gustó plenamente. Con los ojos llenos de visiones extraordinarias se creyó, por momentos, en presencia de un acontecimiento de belleza irreal -asistió a la irrealidad en que se saturan en la atmósfera de las lámparas eléctricas las proezas de los pelotari […] Con todos sus sentidos admiraba aún, como hechos sobrehumanos, como fenómenos ajenos a las leyes físicas y al vivir de todos los días, los incidentes del juego que acababa de ver21.

Nunca ha estado Guzmán-Axkaná más cerca del ideal: el pelotari es la imagen moderna del discóbolo, no puede haber nada más bello para un ateneísta: vislumbrar por fin la forma y el movimiento encadenados, la presencia definitiva, palpable, concreta, del héroe, el mito hecho realidad, «la maestría heroica», la belleza irreal. Éste es uno de los momentos fundamentales del texto, juega casi el mismo papel que la línea áurea en las pinturas clásicas. En ese pasaje novelesco se decide el futuro de México: recuérdese que estamos en la época de Plutarco Elías Calles, antes de la matanza de Huitzilac, del asesinato del general Serrano. A partir de este instante se dirimirán en la novela dos opciones de vida, dos opciones de historicidad: una deformidad corpórea responde a la falta de moral política: la estética de Guzmán es inseparable de la ética, o más bien estética y ética se confunden, como en la filosofía clásica lo bello es inseparable de lo bueno. La belleza escultórica de los cuerpos en movimiento y la de los amantes se encuentran en su clasicismo.

En sus años de aprendizaje político, cuando deambulaba por los estados del norte de la república, antes de afiliarse de manera definitiva al villismo, Guzmán afina su idealismo, lo asocia a un programa disciplinario del cuerpo y del espíritu:

Por fortuna, descubrí pronto que en el Nogales de Sonora había una tienda de libros… Después, a fuerza de meterme en todas partes, hallé que en el Nogales de Arizona existía… una biblioteca pública, y que en aquella biblioteca podían leerse las obras de Plotino. De allá datan mis inmersiones temporales en la mística alejandrina y en su pureza espiritual ajena al mero conocimiento; de allá mi trato momentáneo con Porfirio y Jámblico22.

La oscura realidad

Al salir del frontón, transportado por la belleza ideal, Axkaná cae en una emboscada y sufre un atentado. Casi al mismo tiempo, Aguirre arregla un negocio fraudulento, acepta un papelito amarillo que le ofrece una compañía petrolera norteamericana. Cuando le informan acerca del atentado contra su amigo, renuncia a su puesto de ministro de Guerra y acepta, demasiado tarde, su candidatura como presidente de la República. Ninguno de los políticos, ni su antiguo amigo, el Caudillo, pudieron creer que su rechazo era verdadero, y que sólo su concepto de amistad -de lealtad ateneísta- lo inclina a aceptarlo. Los dados están echados, es el principio de las hostilidades. La forma y la deformidad se magnifican.

Aguirre va construyéndose, se va convirtiendo en un personaje trágico, un verdadero héroe aristotélico. Guzmán lima las asperezas morales de su personaje hasta hacerlo recobrar la dignidad. Le ha permitido errar, como los trágicos griegos hacían caer a sus personajes por causa de la hybris, el orgullo, para luego provocar en los espectadores ese terror y esa piedad incapaces de provocar los dioses y los héroes impecables.

Como en El águila y la serpiente, Guzmán acelera el ritmo, y lo que parecía un juego de salón entre gente bonita, se convierte en un juego de muerte. En la Cámara de Diputados se enfrentan los aguirristas con los hilaristas. Ricalde, el líder sindical, bajo cuyo nombre se disfraza Morones, era

[…] un hombre inteligente, antipático y monstruoso. Sus ojos asimétricos carecían de luz. Su cabeza parecía sufrir sin tregua la tortura de un doble retorcimiento: la deformación ladeada del cráneo agravaba desde lo alto, lo que bajo era, junto a la barba, deformación ladeada también, de descomunal arruga carnosa; y entre deformación y deformación, la pesadez del párpado, de flojedad casi paralítica, daba acento nuevo a aquella dinámica de la fealdad, prolongada y ensanchada hasta los pies en toda la extensión de un cuerpo de enorme volumen23.

Esta perspectiva de la fealdad, esa deformación que es sin embargo dinámica, pone de relieve el tipo de combate. Por un lado esconde un racismo de Guzmán escudado tras esa dialéctica de la oscuridad y la luz; por otro, subraya la metáfora: la política del Caudillo es tortuosa, sigue caminos desviados, fraudulentos, solapados. Una política cuya forma y partidarios contrarían las leyes de la armonía es necesariamente abyecta, corruptora. Aguirre cae en la trampa con sus partidarios, apuestos, bien vestidos, escultóricos; los deformes los persiguen. Canuto, un esbirro de Ricalde es descrito de esta manera, también en la Cámara de Diputados, una forma no demasiado extraña aun ahora: «negra y chata, partida en dos por la raya blanca de los dientes, su fealdad brilló entonces horrible…». Y luego remata: «Canuto se dolió a la burla; su tez, hasta entonces brillante, con relumbres como de barniz, se apagó de súbito en el negro más mortecino y ceniciento»24.

Y con esa frase lapidaria reconfirmamos que la estética de Guzmán es occidental, como debe de serlo una estética fincada en la perfección ideal de la escultura y la cultura atenienses; no se salvan quienes no participan de una forma pero tampoco los que tienen otro color.

Inconsciente, débil, fornicario, pero bello y luminoso, el antiguo ministro de la Guerra reconstruye su figura, inmortaliza su forma, se muere de perfil como algún personaje de García Lorca:

Aguirre no había esbozado el movimiento más leve; había esperado la bala con la más absoluta quietud. Y tuvo de ella conciencia tan clara, que en aquella fracción de instante se admiró a sí mismo y se sintió -solo ante el panorama, visto en fugaz pensamiento, de toda su vida revolucionaria y política- lavado de sus flaquezas. Cayó, porque así lo quiso, con la dignidad con que otros se levantan25.

La muerte es también una forma. Al moldearla con perfección necesaria para convertirla en símbolo, Aguirre se convierte en un héroe trágico, y de paso el propio novelista se trasmuta y, hecho uno con la forma que ha creado, siente que su actividad política se moraliza. Ya lo he repetido hasta la saciedad: toda ética oculta en su reverso una estética, aunque la que propone Guzmán nunca haya existido en la realidad.

Pero tampoco existe ya la región más transparente. Y eso tal vez se implica en el libro de Guzmán: el juego político mexicano se ha transformado mucho, pero puede ser que aún estén vigentes algunas de las deformidades ocultas que Martín Luis Guzmán descubrió en la actuación de quienes entonces estaban en el poder. Probablemente esas formas sigan siendo las que la política reviste, puras sombras, o como diría un clásico, la política sombras suele vestir…

Indice

Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Las izquierdas en México. Un análisis desde el Materialismo Filosófico. Exposición por Axel Juárez, y debate posterior.

Clase en la Escuela de Oviedo. Sede de la Fundación Gustavo Bueno. 8 de abril de 2019

Axel Juárez Rivero

Las izquierdas en México. Del Grito de Independencia a López Obrador

8 abril 2019


cartel para este acto de la Escuela de Filosofía de Oviedo

La fuente principal de las grandes problemáticas que surgen al intentar caracterizar y separar los términos de izquierda y derecha –tan ampliamente presentes en los medios de comunicación, en discursos y análisis políticos o trabajos denominados académicos– consiste, esencialmente, en el tipo mismo de definición del que se parta (consciente o sin advertirlo). La mayoría de los esfuerzos de conceptualización siguen un formato basado en la asignación de características y atributos específicos de pretensión permanente, a efectos de que tal concepto pueda asimilar las distintas corrientes y desarrollos históricos. Así, se afirma: la izquierda propugna “la igualdad, la justicia, la libertad, los derechos humanos, la democracia”, etc., de tomar tal formato se concluiría que la Unión Soviética fue la antítesis de la izquierda. Es decir, semejantes parámetros son inestables y cambiantes, no refieren a un criterio frente al cuál se articule una definición y, más aún, habrá factores que una determinada clase de derechas asuma en sus proyectos. De esta forma el concepto se disuelve.

Por el contrario, es necesario seguir un tipo de definición que posibilite asimilar los orígenes y transformaciones temporales de las corrientes políticas, no se disgregue en atributos eclécticos, entendiendo a su evolución histórica. El trasfondo fundamental es que existe no una izquierda, única y fija, sino varias izquierdas a lo largo de la historia; implicando, por tanto, que las características específicas y proyectos difieren significativamente unas de otras. No es posible caracterizar como una unidad, en este caso, lo que resulta múltiple. Desprendiéndose, entonces, que sean identificados diferentes géneros de izquierda: la jacobina (de donde brota el resto), la liberal, la anarquista, la socialdemócrata, la comunista (marxista-leninista) y la asiática (en un primer momento referido al maoísmo).

Los aspectos precedentes son, justamente, los que subyacen a la teoría materialista de la izquierda de Gustavo Bueno. Son a partir de estas coordenadas que se efectuará un análisis aplicado al contexto mexicano. La identificación de los seis géneros, las diferentes izquierdas, a lo largo de la evolución histórica de México. En otras palabras, la investigación –siguiendo la teoría política del materialismo filosófico– de las corrientes políticas de izquierda constituidas, desarrolladas y, en su caso, disueltas en la historia mexicana.

Tomando como punto de partida los distintos proyectos que tuvieron como objetivo la separación del Imperio Español, de donde finalmente surgiría el Estado mexicano; continuando con los años posteriores a la independencia durante el siglo XIX, pasando por la época de Benito Juárez, la Revolución Mexicana en la vigésima centuria, la consideración sobre el papel del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernase cerca de setenta años, hasta a nuestros días con el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la Jefatura del Estado. Será en buena medida, también, una breve exposición sobre la historia política de México.

Finalizando con el diagnóstico de “movimientos” propios de corrientes indefinidas (v. g. el llamado EZLN). Decimos indefinidas porque, debe agregarse, desde la teoría política materialista identificamos dos grandes clases de izquierda: las definidas y las indefinidas, bajo el supuesto de que las seis generaciones izquierdas se definen respecto al Estado (la anarquista misma, al pedir su disolución), pero existen otras cuyas referencias remiten a factores fuera del Estado (el ecologismo, los derechos humanos, el feminismo, el indigenismo, el aborto, defensa de la adopción homoparental, &c.) siendo además los contenidos y criterios considerados como necesariamente típicos de la izquierda por antonomasia. Son estas las izquierdas indefinidas, tan presentes en la actualidad. Si las izquierdas no se definen a través del Estado, con proyectos que refieran al Estado, son sencillamente izquierdas indefinidas. También tales corrientes se identificarán en el panorama mexicano.

En suma, se realizará un tratamiento más detenido de cada corriente y del contexto particular en que se desenvolvieron. Caracterizando a Hidalgo y a Morelos, a los liberales decimonónicos, a Zapata y Villa (figuras conocidas incluso en el exterior), a Lázaro Cárdenas y la incidencia de los comunistas. Subrayando un tipo de izquierda muy significativo que se configuró tras la Revolución Mexicana de 1910 y que guarda paralelismos con otras fuerzas políticas en Hispanoamérica como las encabezadas por Perón en Argentina, Paz Estenssoro en Bolivia, Getulio Vargas en Brasil o Jacobo Árbenz en Guatemala.

Temas que permitirán glosar la historia de nuestras naciones, despertar interés por su estudio destinado a estrechar los lazos entre España y México, junto con toda Hispanoamérica.

→ «Juárez: “López Obrador es más cercano a Vox que a Podemos por su proyecto”. El filósofo considera que la exigencia de perdón del presidente mexicano a España “es extravagante”» (Elena Vélez, La Nueva España, martes 9 abril 2019, página .)

FUENTE DE ESTE TEXTO http://fgbueno.es/act/efo190.htm

AGREGAMOS ( DESDE INTROFILOSOFIA) OTRO TEXTO, PERTENECIENTE A UNA CONFERENCIA PREVIA DE AXEL JUAREZ, QUE SE PRESENTA COMO ENTREVISTA DEL DIARIO LA NUEVA ESPAÑA, DE OVIDEO:

Texto previo (Año 2016) a la clase incluida en el video que agregamos antes del vídeo:

El estudiante y profesor de filosofía e historia Axel Juárez (México D. F, 1996) se encontró con el materialismo filosófico de Gustavo Bueno a través de la red, algo muy normal como hijo de su generación. Y, desde aquel día, no se ha podido desenganchar de los libros, las ponencias y las investigaciones del filósofo asturiano. “Gustavo Bueno es el último dique, la última barrera, en este momento de delirio generalizado”, afirma. Está tan impresionado con el materialismo filosófico que se animó a venir a Oviedo para conocer en persona a Gustavo Bueno y participar en los Encuentros de Filosofía de la Fundación, que se celebraron en el mes de marzo. Pero además, tomó la decisión de quedarse más tiempo y poder realizar una conferencia más amplia en la Escuela de Filosofía de Oviedo, y ayer fue su gran día.

Bajo el título “La teoría política materialista y el Estado mexicano en el siglo XX”, el joven realizó un recorrido por la historia política de su país, tomando como punto de referencia la revolución mexicana de 1910 y terminando en el gobierno actual, a partir del materialismo filosófico de Bueno. “En México hubo una especie de transición democrática después de ese hecho, de esa revolución, y se creó un mito condicionado por los prejuicios hacia otras etapas políticas”. Juárez se remontó al momento de la declaración de independencia de México, en 1821, para explicar la división entre conservadores y liberales que siempre imperó en el país, pero que con la muerte de Benito Juárez, líder de la corriente liberal, vieron como sus líneas se desdibujaban. “Porfirio Díaz, al que se le llamó dictador, venía del bando liberal, y fue con él en el gobierno cuando estalló la revolución”.

El profesor mexicano repasó la historia de Villa, Zapata y Carranza, líderes de las luchas campesinas y sociales, y sacó a la luz sus crisis internas y sus escisiones. “Sus teorías también tenían fisuras e incongruencias. Pedían la vuelta de sistemas procedentes del Antiguo Régimen que tanto habían criticado”. Y como con ellos, fue destapando las incoherencias de los diferentes gobernantes y de los líderes del Partido Nacional Revolucionario, protagonista de casi 50 años de hegemonía política en México y que acabó transformándose en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que hoy sigue al frente del país. “Lo que pasa es que a finales de los 80 el PRI se convirtió en un partido liberal al que le molesta el pasado social, su historia y sus declaraciones”, afirmó. “Inició una transformación interna y pasó de ser un partido nacionalista de tendencia hacia la izquierda a ser un partido que adopta políticas liberales”, añadió. Uno de esos ejemplos es la no intervención del Estado en la economía. “En Europa central, donde la mayoría de países han alcanzado el estado del bienestar, esto puede sonar a locura. Pero en México, un país con una desigualdad tremenda y un 50% de la población viviendo en la pobreza, esto parecía imposible”. Mantiene que México es un estado débil frente al sector empresarial por ese “gobierno de tintes democráticos pero con características de autoritario”. FUENTE: Diario La Nueva España, Oviedo. España

Algunas de las víctimas “colaterales” del mundo orquestado, gestionado y manipulado por los generadores y controladores del ultra Neo liberalismo en tiempos del cólera de la Globalización en curso

C&H Magazine entrevista a Federico Jiménez Losantos.

NOTA DE INTROFILOSOFIA: Sobre los asuntos sociales, políticos e ideológicos que le hicieron luchar contra el franquismo, para luego ir pasando a buscar una salida , desde el liberalismo, a las alternativas de unas izquierdas que fueron paulatinamente perdiendo por completo el rumbo hacia una política realmente al servicio de los individuos , libremente asociados en un sistema democrático y eutáxico ( término éste, que tomamos de la teoría política de Gustavo Bueno)Recomendamos , a modo de complemento de este video, un artículo reseña escrito por el fundador del Materialismo Filosófico ( Gustavo Bueno ), sobre el libro de Losantos titulado Lo que queda de España

Artículo reseña de un libro muy importante de Gustavo Bueno: El mito de la izquierda

la-ley-de-herodesDomingo, 10 de marzo de 2019 ■ LA NUEVA ESPAÑA 12345678910111213141516

Ante las próximas elecciones

¿Qué significa ser de izquierdas?

La guía útil que dejó Gustavo Bueno

✒ Felicísimo

VALBUENA

En 2003, Ediciones B publicó “El mito de la izquierda”, de Gustavo Bueno. En 2006, lo reeditó Zeta. En 2008, Temas de Hoy publi- có “El mito de la derecha”, también del mis- mo filósofo. Son libros de más de trescientas páginas. Estas obras plantean dos necesida- des que a mí me parecen ineludibles y a las que ya me he referido en varias ocasiones: 1) publicar las Obras Completas de Gustavo Bueno, que andan dispersas por varias edi- toriales, y 2) conseguir que alguien realice lo que el norteamericano Harold Raley consi- guió con la filosofía de Julián Marías: hacer comprensible para un gran público el siste- ma de Bueno. Sí, ya sé que la obra de Bueno es mucho más amplia e importante que la de Marías, pero hay que realizar una tarea parecida a la de Raley.

Me hubiera agradado mucho satisfacer esa segunda necesidad, pero no dispongo de tiempo para llevarla a cabo. Estoy con- vencido de que, por el ancho mundo en el que andan tantos seguidores de Bueno, se encuentran personas competentes, fiables y dinámicas que pueden acometer esa empresa.

Mientras tanto, y aprovechando las pró- ximas elecciones y la importancia que LA NUEVA ESPAÑA seguro que va a dedicarle, creo útil sintetizar qué significa votar a las izquierdas; en una próxima, y si me lo per- miten los responsables de LNE, haré lo mis- mo con las derechas. Pienso que en los dos libros citados, Bueno ofrece una guía que resulta tan sólida, o más, que cuando apare- cieron sus dos estudios. He procurado, siempre que he podido, respetar las expre- siones del filósofo, porque he comprobado que en sus obras siempre encontramos pa- sajes que resumen su pensamiento en un estilo ajustado, breve y claro.

¿Qué son las izquierdas definidas y cuáles

las indefinidas?

Bueno tomó al Estado como criterio po- lítico para estudiar a la izquierda. Y se en- contró con que no había solo una sino va- rias. Llamó izquierdas definidas política- mente, o izquierdas en sentido fuerte, a las que otorgaban un puesto fundamental al Estado. Distinguió seis géneros o genera- ciones de izquierdas definidas. Y llamó in- definidas a las tres que no se guiaban por el criterio del Estado: las izquierdas extrava- gantes, divagantes y fundamentalistas.

Cuando acometió el estudio de las iz- quierdas, Bueno hizo lo mismo que han he- cho quienes se han ocupado de los estilos musicales, pictóricos, arquitectónicos o lite- rarios: contar su historia. “Las izquierdas” son también conceptos históricos. Solo

quien dispone de una preparación suficiente para alcanzar una com- prensión histórica de un cuadro o

de una sinfonía puede llegar a en- tender algo de arte pictórico o de arte musical. Y que un género o ge- neración de la izquierda haya suce- dido a otro/a no significa que cada generación haya eliminado a las pre- cedentes. Como ocurre con la evolu- ción, lineal o ramificada, de los géne- ros, órdenes o clases zoológicas, tam- poco los géneros, órdenes o clases polí- ticas quedan necesariamente aniquila- das por sus sucesoras.

1) La izquierda (jacobina) de la Gran Revolución

La izquierda política que constituye la primera generación (y el primer género) de las izquierdas es la izquierda revolucionaria, la que tomó el nombre de la situación que ocupaba en la Asamblea francesa de 1789. Y la Revolución que esta izquierda impulsó en el terreno político fue transformar la so- ciedad política francesa, organizada según las líneas del Antiguo Régimen, mediante su transformación en una Nación política re- publicana constituida por ciudadanos li- bres e iguales. Las “partes anatómicas” del Reino de Francia –nobleza, clero, estado lla- no– desaparecieron como tales, resolvién- dose en sus elementos (los ciudadanos). La izquierda radical revolucionaria vendrá, pues, definida como tal izquierda a través precisamente del Estado, de un Estado or- ganizado según el Antiguo Régimen, que trata de transformarse en un Estado nacio- nal nuevo.

La primera generación de la izquierda, una vez consumada la metamorfosis del Reino del Antiguo Régimen en la Nación francesa, en cuanto Nación política, evolu- cionó, siguiendo dos líneas políticas princi- pales: la línea bonapartista, ocupada en re- forzar al Estado nacional centralista como plataforma para poder defenderse de los ataques de otros reinos y para poder confor- marlos a su vez como estados nacionales, y la línea radical, ocupada más bien en pro- fundizar, hacia dentro, a la República, en el antimonarquismo y el laicismo, lindante con el anticlericalismo.

2) La izquierda liberal que surgió en la Guerra de la Independencia

La segunda generación de la izquierda surgió en la Revolución española que tuvo lugar simultáneamente con la Guerra de la Independencia contra la invasión francesa, pero que tenía raíces y motivaciones inde- pendientes y muy distintas de las que mo- vieron a los jacobinos, la generación de la iz- quierda liberal. Fue un proceso muy com-

ple-

jo, por-

que quie-

nes mante-

nían, en cual-

quier caso, la necesi-

dad de la guerra contra el

invasor no sólo eran los reac-

cionarios (que se oponían frontal- mente a la revolución, y a veces luchaban contra Napoleón como encarnación del An- ticristo) sino también los transformadores (revolucionarios) más o menos radicales (desde Jovellanos o Inguanzo hasta Argüe- lles o Muñoz Torrero). Revolucionarios que, inmersos en la evolución interna de las nue- vas clases emergentes (empresarios, comer- ciantes de Cádiz, entre otros), veían como inseparables la guerra y la transformación de España. Mantenían posiciones clara- mente definidas de izquierda, de una iz- quierda patriótica, y definidas también con el parámetro de la Nación política.

La izquierda política genuina de España hay que buscarla no tanto en los afrancesa- dos (por cuanto de hecho sometían a la Na- ción a una Potencia extranjera) cuanto en los liberales.

Los liberales lograron formular una Constitución que en modo alguno fue un calco mimético de la francesa originaria. Por de pronto, no derrocaba ni el trono ni el altar, y en esto se parecía más a la Constitu- ción de Bayona. Pero retiraba la soberanía al monarca y la ponía en la Nación.

En el siglo XX, “liberal” fue un adjetivo que algunos grupos de derecha utilizaron para distinguirse.

3) La izquierda de tercera generación (o tercer género de izquierdas):

la izquierda libertaria

En el ámbito de cada recinto nacional los individuos o átomos racionales han adqui-

rido una libertad y una igualdad (política y jurídica), pero subsisten, y aún con mayor visibilidad, las desigualdades y servidum- bres económico sociales, “culturales”, por- que fue precisamente a partir de la libera- ción de los ciudadanos, la que permitió convertir a los trabajadores en propietarios de su fuerza de trabajo. Los elementos del “todo nacional” eran iguales políticamente y con los mismos derechos, al menos en teoría. Sin embargo, esa igualdad resultaba estar establecida en medio de una hetero- geneidad de esos elementos en tanto se- guían siendo miembros de clases sociales tradicionales o nuevas, y en conflicto per- manente.

En el ámbito de las relaciones entre las naciones, las desigualdades y servidumbres subsistían, y aún aparecían otras nuevas. La racionalización de las naciones políticas implicaba, antes que la igualación de estas naciones, la conformación de desigualda- des entre ellas: la condición francesa, la condición española, los ciudadanos alema- nes, etc., son iguales y libres en sus estados respectivos, pero son distintos entre sí, por- que estas naciones no forman una única Nación sino naciones distintas, y en conflic- tos tan agudos como los que mantienen con los estados del Antiguo Régimen.

Los anarquistas sospecharon que el Esta- do nacional era el principal obstáculo, y no la plataforma intermedia o provisional, aunque necesaria, para desencadenar el progreso revolucionario victorioso. Creye- ron necesario destruir el Estado en cual- quiera de sus formas, incluidas, por supues- to, las formas del Estado nacional. Es decir,

por tanto, se propusieron destruir la “Repú- blica una e indivisible” que los revoluciona- rios jacobinos dieron a luz, y continuaron los liberales de la segunda generación de iz- quierdas.

Los anarquistas se definen tam- bién como de izquierdas en la medida en que se define en función del Esta- do, aunque sea negativamente. Co- mo la negación de todas las de-

más izquierdas.

Las plataformas de ac-

ción de las corrientes del anarquismo, en cuanto iz- quierda definida son el anarquismo comunalista, que tiene una tradición muy antigua, anterior a la formulación moder- na de las doctrinas anarquistas; el anar- quismo municipalista o cantonalista, federa- lista en el fondo, tiene ya un significado polí- tico de mayor alcance (precisamente por el federalismo); y el anar- cosindicalismo es la forma del anarquismo más próxima (sin perjui- cio de su apoliticismo in- tencional) a lo que llama-

mos izquierda definida.

4) La izquierda socialdemócrata

Una cuarta generación de iz- quierdas surgió en la Segunda Interna- cional, a raíz de los conflictos que mar- xistas y bakuninistas habían mantenido en la Primera Internacional, y que dio lugar a

los partidos socialdemócratas.

El criterio político que diferencia al socia-

lismo democrático, no solamente de las co- rrientes praetermarxistas o antimarxistas, sino también de las corrientes de inspira- ción marxista, pero no socialdemócratas (leninistas o maoístas), tiene que ver con su posición diferencial respecto del parámetro que venimos considerando como caracte- rístico para una definición de la izquierda, a saber, el Estado (nacional o plurinacional); por tanto por la relación de cada Estado con los demás estados.

El socialismo se asienta, en resumidas cuentas, en el Estado como plataforma im- prescindible para llevar adelante el proceso revolucionario de la transformación social. Por ello, todo movimiento tendente a debi- litar al Estado, o a extinguirlo, tendrá que verse como irracional.

El socialismo escoge una metodología de vía pacífica (democrática, por ejemplo), re- chazando la vía violenta o incluso el “golpe incruento” de Estado.

Por otra parte, la acción política revolu- cionaria, centrada en el ámbito de cada Es- tado, no excluirá la “fraternal cooperación” con los estados hermanos, cuyos partidos estarán integrados en la Internacional So- cialista; pero esta cooperación habrá que entenderla sin perjuicio del principio de no injerencia de cada Estado en el ámbito de las competencias de los demás estados; lo que equivale a asumir la metodología del pacifismo en todo cuanto concierne a las re- laciones internacionales.

En caso de un conflicto entre estados na- cionales (como ocurrió en la Primera Gue- rra Mundial, y aún en la Segunda) la políti- ca de los partidos socialistas se inclinará a prestar apoyo preferencial a su patria, antes que a su partido; de suerte que los obreros franceses irán a la guerra contra Alemania, y los obreros alemanes irán a la guerra con- tra Francia, a pesar de que, en cuanto socia-

listas, los obreros franceses y los obreros ale- manes habrían de estar teóricamente más cerca de lo que estaban respectivamente con los burgueses franceses o con los bur- gueses alemanes.

La socialdemocracia, partiendo de las so- ciedades burguesas desarrolladas, se repre- senta el término de la transformación revo- lucionaria como una sociedad en la cual ha- brán de estar conservados todos los bienes o “adelantos” industriales, jurídicos, etc., al- canzados a lo largo de su evolución históri- ca. También habrán de ser distribuidos equitativamente, y por vía pacífica, entre los ciudadanos,

5) La izquierda de quinta generación (o quinto género de izquierda):

la izquierda comunista

Es la del marxismo-leninismo que logró demoler el Imperio de los zares y conquis- tar el poder durante setenta años en la Unión Soviética. Lenin y, en gran medida, sus sucesores no consideraron primaria la tradicional oposición izquierda/derecha, si- no la oposición entre el imperialismo, “fase final del capitalismo”, y el comunismo bol- chevique. Dentro de este, cabría hablar, es cierto, de las desviaciones de izquierda y de las desviaciones de derecha.

El movimiento comunista se enfrentaba inmediatamente, por tanto, no solo con la transformación revolucionaria interna de un Estado, el eslabón más débil del sistema capitalista, sino también con la transfor- mación revolucionaria de todos los demás estados. Las contradicciones que este doble planteamiento, que ya se había presentado, aunque a otra escala, en la Revolución Francesa, como contradicción entre los hombres y los ciudadanos, se hicieron pa- tentes. Lenin entendió la Revolución de Oc- tubre como el primer acto de la Revolución europea y universal. Tendría que incorpo- rar lo más valioso de la “cultura burguesa”. Los tres periodos de la izquierda comunis- ta fueron: el leninista, el estalinista y la coe- xistencia pacífica del Comunismo y del Ca- pitalismo. Después, vino la caída del co- munismo realmente existente.

La trayectoria del comunismo real a lo largo del siglo XX define plenamente el cur- so de una trayectoria de la izquierda, here- dera de las primeras izquierdas revolucio- narias, llevando sus principios a una esca- la tal que fueron esos mismos principios los que resultaron desbordados.

6) La generación asiática de izquierdas

El proyecto de Mao-Tse-Tung actúa so- bre la plataforma estatal de una República gigantesca pero muy reciente (el Imperio chino estuvo, más o menos vivo, hasta 1912, cuando Sun Yan Sen declaró la República china) sobre la cual estaban gravitando tra- diciones muy diferentes de las cristiano ro- manas, ortodoxas o protestantes.

La inicial inspiración marxista de la quinta generación de la izquierda (del co- munismo soviético) también creyó nece- sario incorporar a las sociedades comunis- tas los bienes materiales más preciosos de la civilización industrial, desde la “electrifi- cación de Rusia” hasta el lanzamiento de los Sputniks.

Pero la igualdad entre los hombres fun- dada en Occidente, ante todo, en la pro- ducción progresiva y en la justa distribu- ción igualitaria del disfrute epicúreo de los bienes materiales, de los bienes creados por la civilización industrial, ahora se reformu- lará, “desde el confucianismo”, como igual-

dad de los desiguales en la cooperación en la gran familia comunista. El sumo bien consistirá en esa cooperación comunitaria de todos los individuos, y no en la codicia por el disfrute, aunque sea igualitario, de los bienes instrumentales.

El golpe de timón de la política china se hizo visible en 1977, en el XI Congreso de PCch, cuando Den Xiao Pin pasó a ser vice- primer ministro del Gobierno. El pragma- tismo (de otro modo: la valoración de la ne- cesidad política y social de impulsar el de- sarrollo de una sociedad de más de mil mi- llones de habitantes utilizando los recursos de las sociedades capitalistas de mercado) será en lo sucesivo la norma de la política de la República Popular China.

Tres corrientes de izquierda indefinida: extravagante, divagante y fundamentalista

Bajo el rótulo “Izquierda indefinida”, Bueno engloba tres corrientes sociales (que discurren a través de clubes, asocia- ciones, escuelas, audiencias, círculos in- formales de opinión, departamentos uni- versitarios, canalizados por prensa deter- minada o medios de comunicación). Sue- len ser consideradas “de izquierda”, por ellos mismos o por la derecha, sin que conste explícitamente en su “ideario”, en su “argumentario”, en su “imaginario” o en su “calendario” una definición de posiciones en función de “variables políticas”, en el sentido dicho. Dos de estas corrientes ten- drían un carácter más bien “abierto” (las denominaremos izquierda extravagante e izquierda divagante); una tercera de carác- ter híbrido, y de naturaleza más bien cerra- da, tendría su expresión más interesante en una izquierda fundamentalista.

Las corrientes de la izquierda extrava- gante podrían clasificarse teniendo en cuenta la naturaleza del campo en el que se desenvuelven tales corrientes: ciencias ma- temáticas, ciencias físicas, ciencias biológi- cas; también, las artes plásticas, música, la religión o la “filosofía universitaria”.

Y aquí despliega Bueno su sentido del humor, uno de los aspectos a los que hay que dedicar una tesis doctoral o más. No se dedica a ironizar. Más bien, sorprende con ángulos inesperados. Ridiculiza que se to- me como normal la aplicación del adjetivo “de izquierdas” o “derechas” a la Física, al Arte o a la Religión. Falta el Estado como criterio político para clasificar. ¿Va a ser más difícil entrar en el Reino de los Cielos que a un camello pasar por el ojo de la aguja?

Según Bueno, y sigue tratando el asunto con humor, habrá que investigar empírica- mente cuáles son los «atractores» que, des- de las diversas capas de la sociedad política, ejercen mayor influencia sobre las corrien- tes extravagantes de izquierda, de las que venimos hablando. No tengo espacio para exponer cuáles son esas tres capas –conjun- tiva, basal y cortical–, por lo que me limita- ré a enunciar estos “atractores” más proba- bles: los que tengan que ver con los movi- mientos asociativos (tipo ONG) que pla- nean su acción al margen del Estado (un margen teórico puesto que en la práctica, como es notorio, las ONG suelen estar fi- nanciadas por los gobiernos: en cualquier caso sigue siendo el Estado el que sirve de parámetro). También, la “autogestión em- presarial”, es decir, en cuanto sea indepen- diente del Estado, y aún de las grandes so- ciedades nacionales o multinacionales, que también presuponen conexiones muy fuer- tes con los estados. Y los movimientos que desbordan los límites de un Estado dado, y que han dado lugar a un género de profesio- nes verdaderamente extravagantes por rela-

ción al Estado: médicos sin fronteras, bom- beros sin fronteras, músicos sin fronteras… y hasta aduaneros sin fronteras. En el extre- mo, los movimientos antiglobalización (también dados en función de los estados).

Es posible distinguir a quienes navegan por las corrientes de la izquierda divagante, gracias a unas notas distintivas. Han co- menzado por estar implantados en algunas de las seis corrientes definidas de la izquier- da definida, pero al mismo tiempo se ha- brían encontrado como excesivamente confinados por los marcos políticos que las definen. Tenderán a desbordar esos mar- cos, es decir, tenderán a divagar, a través de ideas filosóficas, artísticas, trascendentales, ecológicas, éticas, cosmológicas o morales.

Su divagación recorrerá campos no es- trictamente políticos, incluso políticamen- te neutros. De este modo se elevarán hacia un estilo de izquierda indefinida que, sin perjuicio de sus compromisos políticos de- finidos de origen, quiere ser, sobre todo, “cultural” o “ética”.

En el límite, se elevarán hacia una iz- quierda profunda, eterna, sublime, la “iz- quierda filosófica”, la “izquierda como con- ciencia de la Humanidad”, que dice com- portar nada menos que una “visión del Mundo” (generalmente las divagaciones de estos intelectuales de la izquierda filosófica se hacen sin necesidad de haber leído dos lí- neas seguidas de Platón o de Aristóteles, de Suárez o de Soto). Estas visiones del Mundo de los intelectuales de izquierda divagantes también son variables, y si se consideran de izquierdas es acaso por su oposición a de- terminadas concepciones del Mundo tra- dicionalmente asociadas a la derecha.

Unas veces los políticos, intelectuales y artistas de izquierda divagarán por los ex- tremos del materialismo monista (“todo es Química”), del evolucionismo (“el hombre desciende del mono y en el Neolítico se hi- zo agricultor”) y del progresismo optimista (“el desarrollo de la tecnología permitirá que los bienes fluyan a chorro lleno en la sociedad del futuro”).

Otras veces la izquierda profunda, para evitar divagaciones metapolíticas y metafí- sicas, se acogerá al agnosticismo. Solo que entonces la izquierda, al precio de no diva- gar, se confunde con algunas de las múlti- ples variantes de la derecha liberal, tole- rante o escéptica.

La izquierda fundamentalista o cómo Bueno prefiguró con precisión, trece años antes, lo que después sería Unidos Podemos.

También habrá que tener en cuenta la gran probabilidad de la formación, en cír- culos determinados, de corrientes de iz- quierda indefinida resultantes de la con- fluencia de corrientes de izquierda extrava- gantes y de corrientes de izquierda diva- gantes. De esta confluencia puede resultar, inter alia, una suerte de izquierda funda- mentalista.

La izquierda fundamentalista ya no se definirá por criterios inmediatamente polí- ticos, que incluso serán desdeñados, sin perjuicio de que de vez en cuando expresen sus simpatías o sus repulsas por alguna co- rriente definida de izquierdas, pero sin ex- cluir jamás del todo a las otras: “La izquier- da es siempre la misma”.

Se caracterizará por criterios preferencia- les o valores muy dispares, pero que se man- tienen tenazmente asociados; por ello esta izquierda promoverá, con carácter priorita- rio, la necesidad de “educar en valores” (es decir, en sus valores) a la juventud y al pueblo en general. Y aquí es donde, por límite de es- pacio, tengo que detenerme. Invito, a quien desee comprobarlo, cómo Bueno identificó veinte notas, al menos, de lo que luego sería Unidos Podemos (Págs. 242-243). Nada hay nuevo bajo el sol. Es la gran ventaja de tener un sistema filosófico para identificar y orde- nar los movimientos de la vida política.

Domingo, 10 de marzo de 2019 ■ LA NUEVA ESPAÑA 12345678910111213141516

Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia. Un vistazo a los tiempos electorales en el cine mexicano (primera parte) | Cultura y vida cotidiana

Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia. Un vistazo a los tiempos electorales en el cine mexicano (primera parte) | Cultura y vida cotidiana
— Leer en cultura.nexos.com.mx/

Análisis y crítica, desde el Materialismo Filosófico, del curso de las izquierda indefinidas en la España actual.Debate con Santiago Armesilla en la Fundación Gustavo Bueno