DATOS ( EN SERIO Y CON RIGOR METODOLÓGICO)PARA UN ANALISIS Y CRITICA MATERIALISTAS SOBRE LO QUE REALMENTE IMPLICA EL COR O NA V

PINTURA REALIZADA POR JOAQUIN MARTINEZ CANO, ARTISTA DE CANTABRIA, NORTE DE ESPAÑA(AÑO 2021)

Kary Mullis, premio Nobel 1993 por inventar la prueba PCR; Santa Mónica, Calif., 7 de diciembre de 1997 (Video, 4 min.; Engl., subt en español):
https://lbry.tv/@kikei:e/La-explicaci%C3%B3n-m%C3%A1s-clara-de-por-qu%C3%A9-la-prueba-PCR-no-es-apta-para-diagn%C3%B3stico-en-palabras-de-su-inventor-el-premio-Nobel-de-qu%C3%ADmica-1993-Kary-Banks-Mullis.:e

Dr. Jur. Reiner Fuellmich (co fundador de la Fundación Comisión Corona [Stiftung-Corona-Ausschuss])- El único propósito de la prueba PCR es asustar a la gente
19 de noviembre de 2020
(Deutsch, subt. español; 2 min) https://www.bitchute.com/video/AyZYRaJyHewj/

Performance La nueva normalidad (Berna, Suiza)
10 de noviembre de 2020
(Deutsch, subt. español; 3:22 min.) https://www.bitchute.com/video/pxTWwT8ZJGaR/

Análisis y crítica del concepto borroso de Globalización en tiempos de crisis del neocapitalismo. Un esbozo propuesto por Eliseo Rabadán Fernández, colaborador de INTROFILOSOFIA

Stoa
Vol. 9, no. 17, 2018, pp. 69–94 ISSN 2007-1868
GLOBALIZACIO ́NYPOSTCAPITALISMO
Eliseo Rabada ́n Ferna ́ndez
Santander, Espan ̃a arsfilosofo@gmail.com
resumen: Tratamos de analizar conceptos y hechos relacionados con la Glo- balizacio ́n, el neoliberalismo, la guerra y la violencia desde una perspectiva cr ́ıtica, que muestre algunas tesis que converger ́ıan en la idea de que el capita- lismo est ́a en un proceso de crisis de tal magnitud que implica cambios en los modelos sociales y pol ́ıticos derivados de la toma del poder pol ́ıtico real por las corporaciones financieras y econo ́micas que de hecho est ́an gestionando el proceso.
palabras clave: Globalizacio ́n

Nosotros, los hijos de Eichmann, y la globalización neoliberal, inundada por máquinas durante la pandemia

Este texto pertenece al libro de Günther Anders titulado : Nosotros los hijos de Eichmann

Mural del pintor mexicano Diego Rivera

Así fue siempre el modelo de trabajo periodístico de Gregorio Selser, el gran politólogo, historiador y periodista argentino, exiliado en México.Un artículo como muestra, y en honor a sus memoria y su inmensa obra

NOTA DE INTROFILOSOFIA: Este artículo, elegido como muestra, lo ponemos aquí para que quienes lo leyeren , se den cuenta de los profundos cambios que ha sufrido el periodismo, hasta el presente, desde el fallecimiento de este gran periodista , historiador y analista de la Historia y sucesos políticos, económicos, sociales, de Hispanoamérica, o como él mismo gustaba decir: Nuestra América, en clara referencia a la distancia , muchas veces demostrada históricamente, tan profunda entre la América Hispana y los Estados Unidos de Norte América, y de otros Estados, como podría ser Reino Unido de Gran Bretaña.

Para mayor información y materiales disponibles en torno a la magna obra de Gregorio Selser, recomendamos consultar la página on Line de CAMeNA ( en este mismo momento (fines de agosto de 2020) constato que el enlace al Archivo Marta y Gregorio Selser, no se encuentra en donde estaba hasta hace poco, desde la web de CAMeNA- incrustada desde la web de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México , UACM-, por lo cual, mientras logramos conocer lo que sucede, sugerimos, desde introfilosofia, consultar algunos de sus textos, en este sitio): https://nuso.org/autor/gregorio-selser/

Prensa Latina – México

Gregorio Selser, con su compañera , Marta Ventura de Selser, siempre activa colaboradora en su invaluable trabajo y su legado para todos los estudiosos y amantes de Hispanoamérica y sus luchas por la libertad y el mayor avance posible en lo social, político, y económico de sus millones de personas.

El Día – México

2-4-83

TITULO: Honduras: “Time” y “Times” coinciden en lo de las bases de somocistas.

AUTOR: GREGORIO SELSER

El semanario Time, en su edición de fecha antedatada del próximo lunes (George Russell, Bernard Diederich y James Willwert, “Nicaragua̓s Elusive War. A guerilla struggle raises charges of covert U. S. involvement”, 4 de abril de l983, pp. 24-25), coincide en lo fundamental con el periódico The New York times Stephen Kinzer, “At a Border Camp in Honduras, Anti-Sandinists Are Ware of Visit”, 28 de marzo de 1983, pp. 1 y 3) en lo de revelar, y sin medias tintas ni referencias ambiguas, en lo que no es un secreto ni en Washington ni en Centroamérica: Honduras continúa siendo -como lo es desde la primera mitad de l982- la base de operaciones y de lanzamiento de mercenarios de distintas nacionalidades, en contra del gobierno revolucionario de Nicaragua.

Tiene mayor ventaja en cuanto al aporte de datos específicos la crónica de Stephen Kinzer, despachada el 27 de marzo desde Matasano, Honduras, enriquecida con un mapa ad hoc:

“Nicaragüenses descriptos como insurgentes que combaten para a derrocar al gobierno sandinista de Managua parecen estar operando desde un campamento situado en los montes cercanos a este caserío próximo a la frontera. El campamento, hacia el cual un reportero fue conducido el sábado (26 de marzo) por resientes locales, está en la provincia (departamento) de El Paraíso, aproximadamente a una milla de un polvoriento camino que corre desde la fronteriza población de Cifuentes hasta la principal ciudad de la región, Danlí. Está ubicada a unas ocho millas de la frontera con Nicaragua si uno hace el recorrido a pie, de acuerdo con los que residen en las cercanías.

“La base está conformada por más de una docena de grandes tiendas de campaña, instalada cerca de una cabaña de adobe repleta de cajas de madera sin abrir, indicadoras de que su contenido es el de armas fabricadas en Estados Unidos. De acuerdo con los rótulos en inglés que ostentan las cajas, su contenido incluye granadas de fragmentación y proyectiles de morteros. La ubicación de la base es conocida por algunos soldados hondureños en el área, la que parece estar operando con su aquiescencia.

“Honduras ha negado repetidamente la existencia de tales cam­pamentos. En una declaración de la semana pasada el Gobierno afir­mó: ‘Es absolutamente falso que guerrillas antisandinistas tengan bases en Honduras o que hayan usado su territorio para lanzar ata­ques contra el. régimen del vecino país̓. En la misma declaración, Honduras reiteró su oferta de ‘someterse a una supervisión internacional seria y abierta para demostrar que en su territorio no hay bandas armadas o facciones hostiles a cualquier país o gobierno̓.

“Sin embargo, dos soldados hondureños estacionados en las cercanías, afirmaron que ellos y sus camaradas compartían ‘un sentimiento de fraternidad̓ con la gente del campamento, a la que describieron como insurgentes antisandinistas, por lo que en consecuencia les ayudaban a obtener comida y otros elementos. Añadieron que ignoraban desde cuándo estaba en operaciones el campamento, pero dijeron que ya existía cuando fueron asignados al área, en diciembre (de 1982).

“Interrogado la semana pasada respecto de las acusaciones nicaragüenses de que los Estados Unidos respaldaban la lucha in­surgente para derrocar al gobierno sandinista, el embajador John D. Negroponte respondió: ‘No voy a hacer comentarios sobre histo­rias hipotéticas respecto de acusaciones de que nosotros estamos involucrados de alguna manera con los antisandinístas̓. Mr. Negroponte no estaba hoy disponible para ser consultado, pero el subjefe de la misión diplomática, Shepard Lowman, dijo que él no estaba ‘en condiciones de prestarle ayuda en esa materia̓. Tampoco estu­vieron disponibles funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras.

“Para llegar hasta el campamento desde el camino, los visitan­tes deben abrir un claro en la espesura y cruzar un campo donde pasta el ganado. De acuerdo con los soldados y vecinos, ese campo es de propiedad de una compañía mantequillera hondureña. Al caer la noche, el sábado, nuestro automóvil que marchaba hacia el campamento fue detenido por un guardia uniformado que portaba un rifle Ak-47 (de fabricación rusa, un arma standard fácilmente comprable en el mercado negro, del mismo modo que ciertas armas estadunidenses. Después de que el guardia fue persuadido de permitir el paso del coche, pudimos ingresar en el campamento.

“Unos quince hombres y una mujer en uniforme, junto con varios hombres y mujeres en prendas civiles, vagaban en los cercanías de la barraca que sirve como depósito de provisiones del campamento. Portaban una variedad de armas automáticas. En la entrada un arma lanzagranadas M-79 fabricada en Estados Unidos estaba apoyado sobre algunas cajas cerradas que indicaban, en idioma inglés, que contenían proyectiles de morteros.

“Los hombres fueron reacios a responder preguntas, alegando que su jefe no estaba en la base y que se había ido por una semana como mínimo. Preguntados por su nacionalidad, uno de ellos dijo: ‘Somos todos nicaragüenses̓. Dijeron que no habían participado en la revolución sandinista de 1979, ni en favor de ésta ni como miembros de la Guardia Nacional que comandaba Anastasio Somoza Debayle, quien fuera después asesinado en Paraguay.

“Dentro de la barraca de adobe, se apilaban a lo alto cajas ce madera. De acuerdo con sus etiquetas, muchas de las cajas contenían 30 gra­nadas de fragmentación cada una. Otras estaban marcadas como conteniendo proyectiles para morteros M-2 ó M l9. Más de una docena de amplias tiendas de campaña estaban ubicadas en la vecindad. Sol­dados hondureños familiarizados con la región dijeron haber visitado la base en momentos en que más de 100 insurgentes acampaban en ella. El campo tiene una antena de radio y está equipado con un generador de electricidad. Los hombres se rehusaron a dar sus nom­bres o a revelar de dónde procedían sus equipos, armas y municiones.

“El domingo por lo mañana (27 de marzo) un reportero y un fotógrafo procuraron entrar de nuevo al campamento. En cuanto emprendieron el viaje fueron detenidos por un grupo hostil de ocho personas, tres de ellas armadas con armas automáticas y una con insignias de ‘capitán̓. Ellos recriminaron a los visitantes por hallarse en el lugar y exigieron saber sus motivos. ‘Esta es un área totalmente restringida̓ -dijo el hombre que parecía el capitán mientras que los otros junto a él esgrimían nerviosamente sus rifles. ‘Ustedes no deben volver jamás por este camino̓. Preguntado sobre cuándo regresaría el comandante, el hombre respondió: ‘No hay ningún comandante. Aquí no hay nada̓.

“Dicen los soldados hondureños de la región que han oído hablar de por lo menos otro campamento además de ese en el que estábamos, pero estaban inseguros acerca de su ubicación precisa. Agregaron que otros campamentos que funcionaron anteriormente en la zona habían desaparecido, y especularon que los hombre que los combatiendo habían ocupado se hallaban ahora combatiendo en Nicaragua.

“Refugiados nicaragüenses que combatieron en Nicaragua y se radicaron en ciudades cercanas dijeron no haber visto insurgentes antisandinistas desde que llegaron a Honduras y que no sabían de la existencia de bases insurgentes dentro de Honduras. Pero refugiados que fueron entrevistados en campos de las ciudades de Danlí y Jacaleapa, hablaron con admiración de los rebeldes que combaten en Nicaragua. “La crónica de Kinzer en el New York Times tiene, además de un mapa ilustrativo de la zona de Honduras que visitaron, una fotografía de Ken Singleton que le muestra platicando con soldados que les impidieron regresar al campamento. Sus datos, así como las referencias que en la misma semana proveyó el semanario Time, son una prueba más de la existencia de tales campamentos que no son de refugiados sino bases de comunicación y aprovisionamiento de los mercenarios que operan ya dentro de Nicaragua, con financiamiento público de la CIA y protección vergonzante del gobierno y las fuerzas armadas de Honduras.

Relaciones lógico materiales entre : posmodernidad;lo políticamente correcto; la Era de la post vedad con las Ideas y conceptos expuestos en la novela 1984, de Georges Orwell. Vídeo reseña del libro

www.youtube.com/watch

Análisis y crítica de la crisis del sistema económico neoliberal y sus intentos para controlar la misma , mediante engaños y mitos fabricados para mantener a la chusma a raya, por parte de las elites financieras, económicas y políticas. A partir de un artículo de Paul Schreyer

Re exposición y breves notas al margen , del artículo del investigador alemán Paul Schreyer: Covid 19/11-9-2001 Ataque a las Torres Gemelas. Video del profesor , jubilado , de Filosofía en España, Eliseo Rabadán, Licenciado en Filsofía en la UNAM(México) y Doctorado en Filsoofía por la Universidad de Oviedo(España)

APORTE DE MUCHO INTERES SOBRE LAS DERIVAS QUE CONDUCEN A LAS MAYORÍAS HACIA EL “GRAN REAJUSTE.¿Qué hay detrás de todo este proyecto vinculado a la crisis del Coronavirus o Covid 19?

(IMPORTANTE) NOTA DE INTROFILOSOFIA: Consideramos de mucho interés, agregar un artículo publicado por el diario mexicano La Jornada, escrito por el analista político y periodista, escritor y profesor de la UACM, Carlos Fazio, como COMPLEMENTO PARA EL ANALISIS Y LA CRITICA DEL ARTICULO DE Ernst Wolff, y que colocamos inmediatamente después del de Wolff.


El Gran Reajuste – ¿qué hay detrás de él? | Por Ernst Wolff

BREVE NOTA INTRODUCTORIA ACERCA DEL AUTOR DEL ARTÍCULO: Ernst Wolff, quien ha estudiado y seguido el orden financiero internacional desde hace décadas, ha contribuido algunas notas. Su libro más reciente “Finanz-Tsunami” de 2017 preveía que el sistema financiero internacional estaba llegando al borde del colapso. Él fue quien en marzo habló de que lo que ocurría era un “finanz-faschistischer Putsch” (Golpe de Estado financiero-fascista)

Un comentario de Ernst Wolff.

El mundo ha cambiado de manera histórica en los últimos seis meses. Por primera vez en su historia, la economía mundial ha sido deliberadamente llevada a un punto muerto virtual. Esto ha causado daños cuyas consecuencias en las próximas semanas y meses superarán todo lo que la humanidad ha experimentado hasta ahora en tiempos de paz.

Pero esto parece ser sólo el comienzo. Cada vez hay más indicios de que no nos enfrentamos a una corrección de este rumbo, sino a su continuación e incluso a su intensificación. La alianza de científicos, medios de comunicación y políticos que provocó el bloqueo hace seis meses está aprovechando actualmente todas las oportunidades imaginables para conjurar la „segunda ola“ de la pandemia, y ello a pesar de que la primera ola nunca ha alcanzado las horribles proporciones que se predijeron en ningún momento, sino que se ha mantenido constantemente en el marco de pandemias de gripe anteriores.

Dado que en el pasado brotes mucho más peligrosos no han sido objeto de medidas tan amplias como las adoptadas en el caso del Covid-19, es razonable sospechar que puede haber otros motivos detrás de la supuesta preocupación por la salud pública.

De hecho, hay una gran cantidad de datos, hechos y acontecimientos que no sólo apoyan esta sospecha, sino que la hacen parecer extremadamente probable. Podrían resumirse bajo el término genérico de El Gran Reajuste. En cualquier caso, la élite financiera y política del mundo, cuyos principales representantes se reunirán en Davos en enero de 2021 para el Foro Económico Mundial (FEM) bajo este lema precisamente, y que han declarado que El Gran Reajuste es el leitmotiv para el futuro, ven la necesidad de ello.

Y de hecho – un nuevo comienzo integral es inminente, por dos razones: En primer lugar, porque el sector financiero mundial en su forma actual ya no es viable a largo plazo y, en segundo lugar, porque la economía real mundial se enfrenta a la mayor agitación de su historia.

Aquí están los detalles:

Desde la crisis financiera mundial de 2007-08, el sistema financiero mundial se ha mantenido vivo artificialmente por los bancos centrales del mundo, por la continua reducción de los tipos de interés y la creación de dinero de la nada.

Sin embargo, el primer remedio se ha agotado en gran medida, ya que los tipos de interés han llegado casi a cero en todas partes. Una mayor reducción de la gama negativa haría que los préstamos fueran un negocio deficitario para los bancos y, por lo tanto, destruiría el sistema bancario desde dentro.

Por esta razón, los bancos centrales se ven obligados a recurrir al segundo medio, la creación de dinero. Sin embargo, esto ha inflado aún más las ya enormes burbujas de los mercados financieros como resultado de los pagos de billones de dólares en la crisis de la Corona y amenaza con destruir el poder adquisitivo de las monedas si se continúa con esta política.

Dado que los bancos centrales no disponen de más fondos para mantener el sistema, esto significa que el sistema monetario actual ha entrado en su fase final.

La situación es aún más dramática en la economía real. Aquí estamos actualmente experimentando la mayor agitación en toda la historia de la humanidad como resultado de la revolución digital.

El uso de la inteligencia artificial y la robotización del trabajo tienen consecuencias mucho mayores que la revolución industrial de hace 250 años. Las corporaciones y agencias gubernamentales lanzarán enormes olas de despidos debido a la digitalización. Productos de todo tipo, desde dentaduras postizas hasta coches eléctricos y casas prefabricadas, ya pueden ser producidos en cualquier parte del mundo por impresoras 3D. Por lo tanto, las fábricas cerrarán en masa y la logística en tierra, en el mar y en el aire será en gran medida superflua. Además, la oficina en casa y la educación en el hogar se convertirán en una parte tan importante de la nueva normalidad como la telemedicina y las criptas.

Este desarrollo destruirá cientos de millones de empleos en todo el mundo y, por lo tanto, destruirá los medios de vida de igual número de personas. Esto a su vez tiene consecuencias fatales, porque estas personas dejarán de ser consumidores y por lo tanto la fuerza motriz de la economía y el comercio, y también el contribuyente.

Dado que el anterior sistema monetario se basaba en la creación de valor mediante el trabajo humano, la inteligencia artificial y la robotización lo están privando de su base. Pero en lugar de abolir el antiguo sistema monetario, que ya no hace justicia a estas nuevas circunstancias, e introducir uno nuevo, los que más se benefician del sistema actual están haciendo todo lo posible para preservarlo en su propio beneficio.

Pero al hacerlo, se enfrentan a un enorme problema: la transformación gradual de la sociedad existente en la „nueva normalidad“ se encontrará con una creciente resistencia dentro de la población, lo que muy probablemente desencadenará disturbios sociales y posiblemente levantamientos populares o incluso guerras civiles. Así que las élites tendrán que idear una estrategia diferente, y eso es exactamente lo que han estado haciendo intensamente en los últimos años. El resultado de sus deliberaciones figura en el lema de la próxima reunión del FEM y es: „El gran reinicio“.

Este restablecimiento no es más que una especie de terapia de choque, diseñada para provocar un cambio no gradual sino en un corto período de tiempo. Y para este propósito, las élites obviamente han encontrado el socio correcto este año: el nuevo virus corona.

Con su ayuda, se ha creado un chivo expiatorio para que asuma la culpa de todas las medidas, desde el encierro con sus despidos masivos y sus máscaras obligatorias hasta el cierre de la frontera y el estrujamiento del dinero. Oficialmente, por lo tanto, no es el egoísmo de las élites lo que está causando los cambios y restricciones, sino su preocupación por la salud de la población – una distorsión absurda de los hechos, pero que actualmente es aceptada por la mayoría de la gente.

¿Qué significa todo esto para nuestro futuro?

Dado que hasta ahora sólo se han aplicado algunos de los cambios, y todavía estamos en las primeras etapas del Gran Reajuste, podemos estar seguros de que las medidas aplicadas hasta ahora serán más estrictas. Esto es exactamente lo que la fomentación del miedo y el pánico frente a una segunda ola debería servir para hacer. Si esto no es suficiente, los virólogos nombrados por el Estado recurrirán sin duda a otras amenazas, como la peste bubónica que acaba de estallar en China.

El hecho de que se identifique a las grandes empresas en particular como „focos“ de infecciones, y que se impongan cada vez más cierres locales y regionales en una amplia variedad de lugares, probablemente no sea una coincidencia. Estas medidas, como el registro biométrico de las personas, sirven para la vigilancia selectiva de posibles puntos conflictivos, y esto será de suma importancia en la próxima fase de mantenimiento del orden público.

Esta evolución irá acompañada de una campaña ideológica, cuyos planteamientos pueden admirarse en la página web del FME, entre otros. Por ejemplo, el cierre de fábricas y el colapso del sector de la logística se están vendiendo a la gente como „protección del clima“ debido a la consiguiente disminución de las emisiones. El dinero del helicóptero, que es necesario debido a que el desempleo se ha multiplicado por un millón y que sólo sirve para aumentar la demanda, es alabado por el público en general como „ingreso básico incondicional“. Y la digitalización de las pequeñas y medianas empresas se idealiza como el camino hacia un futuro más justo, aunque esto no es más que la subordinación de las pequeñas y medianas empresas a las plataformas de Internet, cuyo poder de mercado crece actualmente de manera inconmensurable.

Todo esto suena extremadamente deprimente y muestra que la élite financiera, es decir, alrededor del 0,001 por ciento de la población mundial, está en el proceso de llevar al resto de la humanidad a una especie de dictadura digital. Lo que es particularmente deprimente es que la gran mayoría de las personas no se han resistido aún a este desarrollo.

Pero es probable que esto cambie fundamentalmente en las próximas semanas y meses. Los efectos del bloqueo y las nuevas medidas para contener una segunda oleada tendrán consecuencias sociales y económicas tan devastadoras que muchos de los que aún no se han movido entrarán, por experiencia propia, en un conflicto cada vez mayor con el sistema existente.

Es precisamente este conflicto, que afectará a millones de personas, el que debe ser visto como un desafío por todos nosotros, porque ofrece una oportunidad única para educar a un gran número de personas previamente desprevenidas de que el Gran Reajuste no es más que un intento de mantener vivo un sistema que ha sobrevivido históricamente. La continuación de este sistema beneficia sólo a una pequeña minoría, mientras que lleva a la mayoría a un futuro que se asemeja a una prisión digital, en el que el desarrollo del individuo estará determinado por algoritmos, la coexistencia social será vigilada y controlada, y las libertades democráticas sólo se permitirán en la medida en que no obstaculicen la transferencia de datos desde las computadoras de alta frecuencia.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Shutterstock / MyCreative

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí:https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/


¿Shock y pavor para resetear el sistema? AUTOR: Carlos Fazio

FUENTE: https://www.jornada.com.mx/2020/04/06/opinion/021a1pol

Decía Albert Camus que la única manera de luchar contra la peste es la honestidad. Pero no es la honestidad la que priva en la coyuntura de la epidemia del Covid-19, sino el miedo. En Amamos al Gran Hermano, Peter Hitchens, del British Daily Mail, escribió que personas anteriormente críticas fueron infectadas por el miedo. Sociedades enteras, cabría agregar. Y resultado de ello el nuevo orden emergente podría convertirse en un panóptico global.

El danés Peter Gøtzsche, fundador de la renombrada Cochrane Collaboration, anotó en estos días que corona es una epidemia de pánico y que la lógica fue una de las primeras víctimas (igual que la verdad). A conclusión similar llegó el virólogo John Oxford, de la Universidad Queen Mary, en Londres: Diría que el mejor consejo es pasar menos tiempo viendo las noticias de la televisión, que son sensacionalistas. Creo que este brote de Covid es una seria epidemia de gripe de invierno. El año pasado tuvimos 8 mil muertes en los grupos de riesgo; no creo que el actual Covid supere (en Gran Bretaña) ese número. ¡Sufrimos una epidemia mediática!

Entrevistado en BBC Radio 4, el ex juez de la Corte Suprema de Reino Unido, lord Jonathan Sumption, declaró que el “problema real es que cuando sociedades pierden su libertad, usualmente no es porque tiranos se las hayan quitado. Es porque la gente voluntariamente entrega su libertad a cambio de protección frente a alguna amenaza externa. Y la amenaza es usualmente real, pero exagerada (…) La presión sobre los políticos ha provenido del público (que) quiere acción (y) no se pregunta si valdrá la pena pagar el costo (…) Quien ha estudiado historia reconoce aquí los síntomas clásicos de histeria colectiva. La histeria es infecciosa (y) la mayoría de los medios se ha hecho eco del pánico y lo ha amplificado (…) no hay razón por la cual la naturaleza científica del problema tuviera que significar renunciar a nuestra libertad y ponerla en manos de científicos”.

En el contexto del doble shock generado por el pánico ante la amenaza del virus y la respuesta totalitaria de un virtual Estado de excepción en varios países (3.38 mil millones de personas confinadas), la epidemia del siglo podría ser un espantoso distractor al que se le podría culpar de la crisis cíclica delcapitalismo de casino que estalló hacia septiembre de 2019 (en la jerga de los economistas, el Covid-19 como cisne negro o incidente inesperado que desata la crisis); derrumbe que podría superar a la Depresión de 1929. Según Rafael Bautista, la respuesta a la crisis podría ser un nuevo gobierno mundial militarizado, donde los toques de queda, las leyes de emergencia y las cuarentenas en varios países, pudieran ser preámbulo de una normalidad siniestra, militarizada.

El germano Ernst Wolff habló de un Putschfinanciero-fascista, y en EU, Matt Stoller, del American Economic Liberties Project, se refirió a un “ putsch corporativo”; una cesión de poder a Wall Street, que sería llamada rescate pandémico. Según Stoller, la FED contrató a BlackRock (principal fondo de inversión global) para administrar el rescate de billones de dólares anunciado por Donald Trump. ¿Con la excusa de la pandemia asistiremos a un nuevo proceso para resetear el sistema mediante la doctrina de shock y pavor? ¿Entraremos en una nueva fase de destrucción creativa en el marco de una guerra de clases (Warren Buffett) planetaria?

Según Stephen A. Hasam, asistimos a una suerte de Gleichschaltung, vocablo alemán que describe el proceso mediante el cual la Alemania nazi estableció un sistema de control totalitario sobre el individuo, así como una estrecha sincronización de toda la sociedad y el comercio, aun los medios. Expertos en derecho constitucional alemán han dado la alarma por graves violaciones de los derechos fundamentales. Hans Michael Heinig advirtió que el estado constitucional democrático podría convertirse en un estado higiénico fascista e histérico en el menor tiempo posible. El ex presidente del Tribunal Constitucional Federal alemán Hans Jürgen Papier señaló que las medidas de emergencia no justifican la suspensión de las libertades civiles en favor de un Estado autoritario y de vigilancia.

Con deriva colateral: la aniquilación del derecho a la privacidad ciudadana, socavada por el complejo militar-securitario-digital y el capitalismo de la vigilancia(Shoshana Zuboff), ya no sólo registrará la conducta y los movimientos de cada cual (como hoy vía Google y Facebook), sino que se meterá en nuestros cuerpos y nuestras mentes, con el monitoreo permanente de signos vitales (ritmo cardiaco, temperatura, etcétera) y hasta de las emociones.

Podríamos estar, pues, ante una crisis de depuración(y/o depuración del mercado), y en esos casos, el paquete va acompañado de su complemento y contraparte social, mediante la doctrina del shock and awe propia del Estado de excepción por tiempo indeterminado (que será la regla) para depurar (limpiar y purificar) el mundo de un virus, que todo indicaría (ver piensachile.org) es una gripe estacional más severa y mantener a la chusma a raya (Chomsky dixit). Así, la campaña para enfrentar el virus atrae los reflectores, mientras la crisis de depuración y el proceso de destrucción creativa, se difuminan. Fulvio Grimaldi habla ya de una era de tecnofeudalismo y bioabsolutismo.Subir al inicio del texto

Estudio de caso : MEXICO. Pininos neoliberales – El Presente del Pasado

Héctor Alejandro Quintanar Un rasgo fundamental de todos los idearios políticos es su carácter conflictivo. Se trata de valores e ideales más o menos articulados que no surgen de la nada; se nutren de ideas previas y tienen una estrecha relación con el marco histórico que los condiciona. En ese sentido, los idearios políticos son…
— Leer en elpresentedelpasado.com/2020/08/20/pininos-neoliberales/

Héctor Alejandro Quintanar

Un rasgo fundamental de todos los idearios políticos es su carácter conflictivo. Se trata de valores e ideales más o menos articulados que no surgen de la nada; se nutren de ideas previas y tienen una estrecha relación con el marco histórico que los condiciona. En ese sentido, los idearios políticos son siempre un pensamiento partidista: legitiman o critican alguna forma de ejercer el poder y, por ende, están en permanente discrepancia y rivalidad con otros idearios políticos.

Por eso la reflexión sobre las ideologías no se limita a ser una tarea teórica o una disertación normativa. Se trata más bien de un trabajo de contextualización, que por ende reconstruye un momento histórico. De ese modo, rastrear la génesis de las ideas políticas es una labor que conlleva relatar un fragmento de la vida social.

Éste es el gran acierto de Los orígenes del neoliberalismo en México: La escuela austriaca, de María Eugenia Romero Sotelo (México: Fondo de Cultura Económica-UNAM, 2016), texto cuya mayor virtud es la de reseñar no sólo cómo se fraguó ese pensamiento político en nuestro país, sino también relacionarlo con el momento histórico en que ocurrió, los actores fundamentales que lo enarbolaron, las rivalidades y fobias que aupó y los proyectos económicos e intelectuales que lo formalizaron. Esa recuperación es importante no sólo por describir con rigor un hecho del pasado, sino porque explica diversos elementos de nuestra vida política presente.

Romero Sotelo —profesora de la Facultad de Economía de la UNAM— nos sitúa en las raíces del pensamiento neoliberal mexicano y, fundamentalmente, en el entorno político al cual se enfrentó originariamente. Es un lugar común la noción de que en la década de los ochenta, de manera precisa en 1982, el proyecto neoliberal fue el horizonte ideológico del gobierno mexicano, que desplazaba así los principios de la revolución mexicana y la justicia social para dar paso al individualismo y libre mercado en todos los ámbitos de la vida pública.

Sin embargo, como señala Werner Müller, los procesos históricos y sus componentes (entre ellos las ideologías) difícilmente tienen “horas cero” o nacimientos espontáneos sin antecedentes. Así, es insuficiente pensar al sexenio de Miguel de la Madrid como el inaugurador de la ruta neoliberal mexicana a partir de la interpretación de que fue una respuesta a la crisis económica gestada en los sexenios de Echeverría y López Portillo. El rastreo que hace la profesora Romero Sotelo abona en una explicación más amplia.

A través de un monumental ejercicio documental y de investigación de gabinete, la autora inicia en un plano deductivo al referir el origen del neoliberalismo en el mundo: la escuela austriaca de economía y, posteriormente, el Congreso Lippmann, ambos bajo la enorme influencia de las guerras mundiales y la noción de cómo ambos episodios sacudieron a la sociedad europea y la reflexión sobre qué papel tiene el individuo ante el estado y viceversa. En ese debate, la tradición liberal europea comenzó una renovación notoria: priorizar las libertades económicas por encima de las políticas y, de manera importante, interpelar al socialismo como forma de organización social.

México no fue ajeno a esa discusión. El gobierno de Lázaro Cárdenas, con su política de masas, había dado un nuevo aliento al régimen posrevolucionario, que volvía así a su eje central en favor de la justicia social. Y, sin embargo, en el propio seno de ese régimen heredero de la revolución estuvo la semilla que daría vida a su contraparte ideológica: la postura crítica del entonces director del Banco de México, Luis Montes de Oca.

Luis Montes de Oca, el primer neoliberal mexicano. (Tomado de su retrato oficial como secretario de Haciendia.)

Romero Sotelo toma esa hebra inicial para hilar la historia del neoliberalismo mexicano en sus inicios. En un ejercicio de imaginación sociológica, rescata puntos nodales de la biografía de Montes de Oca, sus influencias fundamentales y su convencimiento liberal impulsado no sólo por su inspiración en la escuela austriaca de economía, sino también por su férrea oposición al nacionalismo económico del gobierno de Cárdenas.

El contrapunto era notorio: Lázaro Cárdenas impulsó una política interventora y desarrollista que arropó a las mayorías campesinas y obreras en el proceso de industrialización y reforma agraria nacionales, hecho que lo apuntaló, junto con los dirigentes sudamericanos Juan Domingo Perón, Getulio Vargas y Raúl Haya de la Torre como un referente del populismo clásico latinoamericano.

Para Montes de Oca —bajo la influencia intelectual de dos integrantes connotados de la escuela austriaca, Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek—, la participación estatal no sólo era una incorrección económica que devendría en inflación, sino también un peligro político dada una consigna fundamental: las experiencias eurasiáticas del fascismo y la URSS mostraban, según su concepción, el rostro más nítido de a dónde se puede llegar cuando el estado toma todas las riendas de la sociedad.

De ese modo, Montes de Oca heredó la desconfianza de Mises y Hayek, para quienes fascismo y socialismo eran caras de la misma moneda donde el estado tenía un papel central. En un momento histórico donde el aparato institucional mexicano se vigorizaba por el proyecto cardenista (que tuvo en la expropiación petrolera de 1938 un momento de “completa refundación estatal”, de acuerdo con Luis Javier Garrido), sobrevino el temor en Montes de Oca y otros de que esa dinámica fuera un paso mexicano hacia el socialismo.

Esa estadofobia nacida en el neoliberalismo europeo se tornó en el común denominador de una elite mexicana —perteneciente al sector financiero— ajena, en términos ideológicos, a la nueva burguesía nacional que gestó el propio régimen de la revolución, y con base en esa fobia destinaron recursos monetarios, simbólicos e intelectuales para hacerle frente. Apunto brevemente dos esfuerzos en ese sentido.

El primero de ellos fue la denodada labor de Montes de Oca por mantener un constante intercambio intelectual con Hayek y Mises, mediante la traducción al español y publicación de su obra en México, y aunado a ello la creación de institutos culturales que difundieran el pensamiento de la escuela austriaca de economía. La intención, de acuerdo con el diagnóstico de Montes de Oca, era hacer frente tanto al gobierno “socializante” de Cárdenas como a la hegemonía intelectual “de izquierda” en la vida pública y académica mexicana, principalmente la ubicada en la Facultad de Economía de la UNAM.

El segundo esfuerzo resultaría toral. El círculo de Montes de Oca hizo vínculos con empresarios mexicanos fundamentalmente del sector financiero, entre los que destacó Raúl Bailleres, quienes serían el sostén monetario de la actividad ideológica de los primeros neoliberales mexicanos y llevarían a la praxis su simpatías: el aporte económico para la fundación de una alternativa académica a esa hegemonía “revolucionaria” y nacionalista. Esa alternativa sería la fundación del Instituto Tecnológico de México, hoy ITAM, en 1946.

El origen del pensamiento neoliberal mexicano es, en suma, un acto reflejo contra el proyecto cardenista, que haría activismo tanto en la arena política (como con la fundación de organismos patronales y grupos de presión, cuya primera preocupación fue la de emitir denuncias constantes de “comunismo” o “socialismo” en los gobiernos de Cárdenas, Ávila Camacho, Miguel Alemán, Ruiz Cortines y López Mateos) como en el ámbito académico, donde se refugió educando a los hijos de las elites mexicanas.

El resto de la historia es conocido. La inversión ideológica y económica tendría frutos algunos años más tarde. El momento mundial de la década de los setenta del siglo XX vislumbra una ruptura, la crisis del estado de bienestar se profundiza y llega un fenómeno inédito: bajo crecimiento económico y alta inflación, panorama desolador que se tornaría en la oportunidad dorada para que en el mundo anglófono se abrazaran desde el gobierno las tesis neoliberales (proceso que explica muy bien Fernando Escalante en su Historia mínima del neoliberalismo [México: El Colegio de México, 2015]).

Poco después, México haría lo propio con el “giro económico” del PRI y la candidatura de Miguel de la Madrid en 1982. Sin embargo, el proyecto neoliberal mexicano disponía ya de una raíz ideológica labrada desde casi cinco décadas atrás y que se consolidó en la fraudulenta elección de 1988, para con ello abonar en una tesis sustentable: con todo y su presencia en el debate intelectual desde los años treinta, la irrupción del neoliberalismo en el poder en América Latina se dio por la vía no democrática: golpes de estado en Sudamérica (donde fue pionero Augusto Pinochet, quien luego de un fallido intento de proyecto económico propio, poco después adoptó el credo neoliberal sin ambages) y como programa económico de gobiernos emanados de elecciones simuladas o de plano robadas con De la Madrid y Salinas de Gortari.

La historia del neoliberalismo en México está aún en construcción. Casi cuatro décadas de detentar el poder no pueden reflexionarse con facilidad, menos aún cuando en el caso mexicano el neoliberalismo no ha sido sólo un modelo económico o un semillero de políticas programáticas sino todo un proyecto de gestación de un nuevo sentido común y un proceso ideológico que condiciona relaciones humanas en los planos públicos y privados.

El análisis de esos aspectos será tarea ardua. Pero la mejor comprensión de un proyecto político y sus resultados concretos pasa siempre primero, como dice Markku Routsila, por el rastreo de los marcos intelectuales de referencia de dichos proyectos.

María Eugenia Romero Sotelo ejerce esa empresa académica con soltura, documentación exhaustiva y nitidez en su libro, donde apareja tanto las razones de sus padres fundadores como el entorno histórico que les dio sentido. Romero Sotelo ayuda a comprender un debate que sigue vigente: la férrea oposición en México contra toda participación estatal en la vida económica o el desarrollo social en el país, reticencia que quizá ya no aúpa el fantasma del “comunismo” o “socialismo” como antaño, pero que hoy está presente en el activismo contra el nuevo fantasma que nos recorre: el fantasma del “populismo”.

ANÁLISIS CRITICO SOBRE LA UNION EUROPEA, ESPAÑA Y LOS PRESTAMOS “SOLIDARIOS” PARA AYUDAS A CAUSA DE LA CRISIS COVID 19. Por Manolo Monereo

AUTOR: Manolo Monereo es Analista político

TITULO: ¿ ES POSIBLE UNA EUROPA EUROPEA?

FUENTE: https://culturalgijonesa.org/es-posible-una-europa-europea/https://culturalgijonesa.org/es-posible-una-europa-europea/

Para los compañeros y compañeras de la Sociedad Cultural Gijonesa y para mi amigo Celso Miranda.                                                                                                               

No es fácil competir contra los prejuicios y contra las cifras. Mejor dicho, los prejuicios que las cifras reafirman. Es ya una vieja historia: una Europa que nos vuelve a salvar de una crisis. Los adjetivos se ha usado sin límite y palabras como solidaridad, histórico y ayuda han rebasado todos las fronteras conocidos. El europeísmo es una ideología y actúa como un pre-juicio que intenta explicar desde ella la realidad. Si a la misma se le añaden cifras enormes que poco o nada tienen que ver con la experiencia de las personas, el discurso se cierra en una clave que los medios de comunicación refuerzan.

Al final, la idea que queda es simple: la Unión Europea, en una muestra de solidaridad, ayuda a los países que más han sufrido el Covid19. La canciller Merkel da pruebas insuperables de sabiduría política y de generosidad. La UE –la única Europa posible- coge de nuevo el timón y marca el destino en un mundo duro y difícil. Si esto es repetido una y mil veces por los medios de comunicación, la clase política unánimemente lo reafirma y los intelectuales lo legitiman, es muy difícil que el pensamiento crítico se desarrolle. A esto habría que añadir algo típicamente español; a saber, que esta Europa es un bien en sí, indiscutido e indiscutible. Como tal, debería estar fuera del debate público. De facto, se convierte en un discurso disciplinario que tiende a marginar todas aquellas posiciones que se oponen a este modelo concreto de integración europea y a sus consecuencias geopolíticas, económicas y sociales.

Con estos antecedentes, resulta muy difícil explicar que los famosos fondos llegarán tarde (lo que tiene graves consecuencias), que son insuficientes para la importancia de la crisis económica y sanitaria, que están fuertemente condicionados y que, una vez más, se sigue cediendo soberanía a órganos no electos y sin responsabilidad. Sobre esto algunos de nosotros ya hemos escrito dando opinión, cifras y argumentos, pero difícilmente llegan a una mayoría y, lo que es peor, no suscitaran un verdadero y plural debate público porque se silencian las voces críticas.

En los momentos de crisis, que sigue estando ahí y que aún no se ha abierto del todo, el peligro es siempre aferrarse a las viejas certezas. Parecería que el europeísmo es como la última ideología, como el único consenso posible de una España que está enlazando una crisis de régimen y de Estado y, lo que es más grave, una crisis de futuro. En su centro, la “cuestión” juvenil que se convierte en estructural y que engarza a varias generaciones. Los jóvenes que tenían 18 o 20 años en el 2008 sufrieron la crisis y  hoy, siendo jóvenes todavía, vuelven a sufrir otra aún más grave y con salidas más inciertas. La crisis de la democracia en España, que la tenemos delante de los ojos y no la queremos ver, es también generacional y obliga a un replanteamiento de idearios, estrategias y modos de hacer y comunicar la política. Europa (que es mucho más que la UE) debe ser abordada como un territorio de confrontación, de definición  estratégica situando en torno a ella los grandes problemas políticos; es decir, la soberanía popular, la independencia nacional, la justicia y el conflicto social.

Una primera cuestión es la definición de qué es la UE como artefacto jurídico-institucional. A mi juicio, se trata de un sistema de dominación política de nuevo tipo que organiza, administra, disciplina a las clases económicamente dominantes; asegura la coherencia de sus intereses generales; impone una política económica única para el conjunto de la Unión y, fundamental, garantizado por el Estado alemán. Se trata una operación con voluntad de hegemonía; como al final esta se sustenta en el poder político, se ancla en la potencia dominante que es, en este caso, Alemania. El concepto de poder estructural define bien la capacidad de este Estado para imponer unas reglas del juego y unos comportamientos a los actores estatales que siempre acaban por beneficiarlo.

Una segunda cuestión tiene que ver con la forma-institución de la UE. El tema es tan oblicuo y, a la vez, tan debatido, que las distinciones tienden a confundir más que aclarar. Los debates sobre las sentencias del Tribunal Constitucional alemán nos dicen que estamos en los límites de una organización basada en Tratados que ha ido asumiendo competencias cada vez más decisivas y que tiende a convertirse en una forma-Estado en base a un ordenamiento jurídico que actúa materialmente como una constitución supraestatal. La confusión conceptual es parte de un operativo que mezcla elementos de confederalidad, federalidad y supra estatalidad, que el Tribunal de Justicia europeo interpreta como si fuese un tribunal constitucional al uso. Hablar de límites significa que la integración ha llegado a un nivel que obliga a una decisión jurídica fundamental: o se avanza hacia un Estado Federal o se vuelve, de una u otra forma, a los Estados nación que hemos conocido hasta el presente. La continuidad institucional de esta Unión Europea será una permanente fuente de conflictos, degradación de las democracias existentes, renacimiento de nacionalismos extremos, debilitamiento de las libertades públicas y sobrexplotación de las clases trabajadoras.

La tercera cuestión es eludida sistemáticamente en todos los debates y, sin embargo, es determinante. Ningún Estado- grande o pequeño- está dispuestos a disolverse. Por mucho que se insista, no hay un pueblo europeo ni un demos disponible. Conforme avanza la integración, la reafirmación de la identidad nacional, de la soberanía estatal y de la democracia como autogobierno, aumenta en cada uno de los países, hasta el punto de que las viejas y nuevas derechas se fortalecen defendiendo estas aspiraciones. No es casualidad. El artefacto jurídico político que ha ido definiendo la UE, lo que realmente buscaba era lo que Hayek llamaba federalismo económico; es decir, desposeer de la soberanía económica a los Estados y sustraer del debate público la política económica, ya que para ellos la única economía verdadera es la neoliberal.

Hablar de una Europa europea, como lo hacía el viejo De Gaulle, no es una redundancia, es una apuesta política fundamental. Lo que estamos viviendo desde hace más de 30 años es una progresiva “norteamericanización” de nuestra vida pública; es decir, la sustitución de la forma-democracia construida en los Estados europeos y que tiene en el conflicto de clases su motor fundamental. La integración europea tiene también esta cara oscura que limita radicalmente la soberanía popular, el constitucionalismo social y la política entendida como capacidad de decidir sobre modelos económicos y sociales diferenciados. Involución política, degradación social e incremento sustancial de las desigualdades van de la mano cuando la democracia se desliga de la transformación social, de la lucha por la justicia. Norteamericanización de la vida pública significa una democracia entendida como mecanismo de selección de las élites gobernantes, defensora de los intereses privados y desconectada de la lucha por la igualdad sustancial.

No hace demasiado tiempo Oscar Lafontaine hablaba de la necesidad que tenía la UE de repensarse, de avanzar sobre diversos planos y de retroceder sobre otros que se estaban demostrando extremadamente nocivos y que dividían a Europa. Nadie, a estas alturas, duda de que el euro está mal concebido y diseñado, ha acentuado la diferenciación entre un centro cada vez más poderoso y unas periferias cada vez más dependientes; la separación entre política fiscal y económica y política monetaria no es sostenible y está en el origen del estancamiento económico y social que vive la UE; la concepción de la moneda como como simple medio de cambio ignora que esta es una institución social que depende de la autoridad del Estado. El carácter incompleto del euro llama la atención sobre un hecho que retornará inevitablemente ante cada crisis: que no hay moneda sin unidad económica y fiscal; que la extrema heterogeneidad económico-social de los países que componen la Unión se acentuaría sin una drástica intervención de los poderes públicos. Que no hay moneda sin un Estado que la que la imponga y garantice.

La Unión Europea está rompiendo a Europa y la está haciendo imposible. La razón está cada vez más clara: se quiere construir una Europa sin y contra de la soberanía popular; sin y en contra del Estado social; sin y en contra de los derechos sociales fundamentales; sin y en contra de la política entendida como procedimiento, deliberación y decisión entre proyectos diferenciados. La política interior y exterior siempre están relacionadas. No debería extrañar, con estos fundamentos, que a más integración europea, más dependencia de los EEUU, mayor incapacidad para intervenir de forma activa y positiva en un mundo que cambia aceleradamente y, lo que es más grave, carencia de una política solvente y autónoma de alianzas internacionales.

La propuesta de una Europa europea significa construir un proyecto desde aquello que nos hace fuertes: Estado social, soberanía popular, derechos y libertades públicas constitucionalizadas, democracia económica y social. No debería haber demasiadas dudas, en las condiciones actuales una Europa-Estado sería una Europa alemana. Eso no ocurrirá. ¿Dónde está clave? A mi juicio caminar hacia una Europa confederal. No se trata de compartir soberanías sino de fortalecerlas; de definir políticas comunes y reforzar las cooperaciones para desarrollar la autonomía productiva, los derechos sociales y la democracia de cada uno de los Estados; una salida pactada del euro que permita transitar a economías más auto centradas y con mayor capacidad para implementar políticas de desarrollo regional e industrial. Se podría continuar.

Se dirá que esto no es posible. Que los grandes Estados se opondrían. Que las derechas no aceptarían una Europa así construida. Entonces solo cabe decir la verdad: que la Unión Europea es incompatible con los derechos sociales fundamentales; que se opone a la soberanía popular y que es un instrumento para debilitar a las clases trabajadoras y a los sindicatos. Que su objetivo último es poner fin al constitucionalismo social y que, más allá de la retórica, lo que pretende es una involución histórica de grandes dimensiones. No será viable.

La Parra, 16 de agosto de 2020

BUSCAR

NOTICIAS

Ecuador y el asalto neoliberal en Latinoamérica — Red Filosófica del Uruguay

Ecuador y el asalto neoliberal en Latinoamérica Por Noam Chomsky, Jorge Majfud, Manuel Castells, Emilio Cafassi ¿Cómo lograr que una micro minoría del uno por ciento continúe, década tras década acumulando más riqueza que el restante noventa y nueve por ciento de una sociedad? Quienes lo han hecho lo saben bien: (1) propaganda masiva y […]

Ecuador y el asalto neoliberal en Latinoamérica — Red Filosófica del Uruguay