Cine y Literatura: la película y novela homónimas, La sombra del caudillo, escrita por el mexicano Martín Luis Guzmán

El General Hilario Jiménez, interpretado por Ignacio López Tarso

En esta película podemos comprobar el por qué, los motivos, que los generales mexicanos tuvieron para tratar de que no viera La Luz pública, cosa que lograron durante treinta años. De hecho , el contexto político de esa época de la Historia de México en el siglo XX, muestra la enorme corrupción y violencia, traiciones y agresiones e impunidad, manejo de la verdad con fines de conseguir el Poder político a toda costa, etc.


Consideramos, desde INTROFILOSOFIA, que es muy interesante este video , una reseña sobre la novela de Martín Luis Guzmán, e introduce secciones de Literatura Comparada. Reseña y crítica por Juan Villoro, gran escritor mexicano de finales del siglo XX y comienzos del XXI.

El escritor mexicano Juan Villoro, hace una reseña crítica de la novela La Sombra del Caudillo

Desde INTROFILOSOFIA , proponemos la lectura de la reseña y análisis que hace la escritora Margó Glanz, de la novela de Martín Luis Guzmán , en la cual se basa la película:

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

La sombra del caudillo: una metáfora de la realidad política mexicana1

Margo Glant

Lenguaje político y retórica

Si uno se atiene a lo que el lenguaje político sostiene, la Revolución mexicana sigue siendo vigente. Para verificar o rechazar esa aseveración sería interesante, y además útil, analizar La sombra del caudillo de Martín Luis Guzmán, la novela política más coherente que se haya escrito en México. Y pienso que nadie ha logrado, con tan acabada perfección literaria, dar cuenta de un fenómeno en el momento mismo en que posiblemente era liquidado, y a la vez definir una retórica que, ella sí, se ha mantenido activa hasta este momento. Además, al recrear con precisión novelesca un acontecimiento histórico mexicano, Guzmán determina, imitando a los trágicos griegos, cuáles son los usos y abusos del poder.

Y como muestra de retórica basta un botón, oigamos hablar en la novela a los dos personajes en contienda por la Presidencia de la República, el general Ignacio Aguirre y el general Hilario Jiménez, personajes que se debaten impulsados por los designios del entonces presidente, el Caudillo, en realidad Álvaro Obregón.

Estamos hablando con el corazón en la mano, Hilario, no con frases buenas para engañar a la gente. Ni a ti ni a mí nos reclama el país. Nos reclaman (dejando a un lado tres o cuatro tontos y tres o cuatro ilusos) los grupos de convenencieros que andan a caza de un gancho de donde colgarse; es decir, tres o cuatro bandas de politiqueros… ¡Deberes para con el país!…Pero Jiménez estaba ya de vuelta en el terreno de la sinceridad. Con ella replicó:-Franqueza por franqueza. Yo no creo lo mismo, o no lo creo por completo. Mis andanzas en estas bolas van enseñándome que, después de todo, siempre hay algo de la nación, algo de los intereses del país, por debajo de los egoísmos personales a que parece reducirse la agitación política que nosotros hacemos y que nos hacen2.

Algunos datos biográficos

Martín Luis Guzmán nació en 1887 en Chihuahua, uno de los estados del norte de la república mexicana más decisivos en el curso de la Revolución. Su padre era instructor del Colegio Militar donde se formaron esos soldados federales que habrían de figurar en sus novelas ya fuera como los enemigos huertistas o como los militares más sabios del ejército constitucionalista, entre los que se destaca el extraordinario Felipe Ángeles. Guzmán sigue la carrera de jurisprudencia y en 1911 se asocia con los miembros del Ateneo de la Juventud, y participa en las actividades culturales de formación y método de estudio así como de difusión de nuevas ideas que habrían de ser tan importantes en el ideario político de la Revolución. Obsesión de seriedad y de rigor que le hacen decir: «Únicamente la especialización rigurosa hace pueblos completos y organizados, porque en ellos nadie adquiere derecho a la universidad si antes no ha dominado su oficio. Y no hay otra senda»3. Organización y rigor filosóficos, idearios humanistas, reacción contra los ideólogos porfiristas conocidos como los «científicos».

En 1913, Guzmán se une al movimiento revolucionario del norte, el de los constitucionalistas. Sus años de experiencia en el ejército le permiten relacionarse con los más importantes militares y políticos de México: Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Pancho Villa, Adolfo de la Huerta, Lucio Blanco, Felipe Ángeles, de los cuales deja retratos memorables y vívidos en El águila y la serpiente.

Las diferencias políticas que separan en facciones a los revolucionarios después de la caída de Huerta, la escisión entre Carranza y Villa, lo obligan a optar por la facción villista, hasta que Carranza lo pone preso en 1914. Libre por la Convención de Aguascalientes y «perplejo ante los dictados de la lealtad, que no le consentía desconocer al gobierno de la Convención ni tampoco hacer armas contra Francisco Villa y Emiliano Zapata, decide expatriarse temporalmente, hasta 1920»4. De 1922 a 1924 fue diputado al Congreso de la Unión; al apoyar la rebelión delahuertista que fue derrotada, se ve obligado a exilarse desde 1924 hasta 1936 en España. En el fondo histórico de La sombra del caudillo se funden dos momentos de la vida política de México, en parte el de 1923-1924, la época de la candidatura a la presidencia de Adolfo de la Huerta, y el periodo 1927-1928, que como corolario tiene el asesinato del general Serrano en Huitzilac, por ir contra los deseos del Caudillo. Los personajes, apenas disfrazados, serían, como ya lo indicaba antes, Álvaro Obregón (asesinado luego en 1929) y Plutarco Elías Calles, quien fundaría el partido que hoy, con otro nombre, aún se mantiene en el poder, el PRI.

A partir de 1936, Martín Luis Guzmán se integra a la vida política nacional, ocupa diversos puestos, algunos de elección popular, escribe otros libros y corona su carrera con varios premios y cargos.

El Ateneo de la Juventud

En sus notas sobre la cultura mexicana del siglo XX, Carlos Monsiváis recuerda el halo mitológico que aureola a la generación del Ateneo de la Juventud y antes de matizarlo resume los atributos específicos de que se componía su sustancia. Extraigo algunas de sus frases:

Es una generación con calidad y unidad de propósitos […] Destruyen las bases sociales y educativas del positivismo y propician el retorno al humanismo y a los clásicos […] En Grecia encuentran la inquietud del progreso, el ansia de perfección, el método, la técnica científica y filosófica, el modelo de disciplina moral, la perfección del hombre como ideal humano […] Representan la aparición del rigor en un país de improvisados […] Impugnan frontalmente el criterio moral del porfiriato […] Renuevan el sentido cultural y científico de México, y [para terminar] son precursores directos de la Revolución5.

El impacto ateneísta se atenúa para Monsiváis si se advierte que,

su importancia política no es tan amplia ni tan demoledora, [aunque] frente a los sectores reaccionarios y feudales del porfirismo representan un adelanto, una liberalización, una alternativa: son la posibilidad de reformas dentro del sistema, la certidumbre de un comportamiento intelectual de primer orden. Pero -insiste- su raigambre conservadora es imperiosa6.

Y sin embargo, Monsiváis, quien para reforzar sus argumentos se apoya en los de Jorge Cuesta, aunque disienta levemente de ellos, acepta que los aportes culturales del Ateneo, en relación con los individuos que lo formaron, son extraordinarios. Cuesta, a su vez, dice: «Para los ateneístas el conocimiento se maneja como acción, la inteligencia como sensibilidad y la moral como estética». En suma, tanto Cuesta como Monsiváis coinciden en que su proyecto fue un «intento de reconstrucción utópica»:

[…] formado -añade Cuesta- por espíritus que por violentar demasiado a la ética se han visto política y estéticamente casi desposeídos, y por mantener un orgullo demasiado erguido en el sueño, lo han visto sin fuerza en la realidad».Y Cuesta finaliza: «El Ateneo de la Juventud se significó con su actitud aristocrática de desdén por la actualidad, pero su aristocracia es una ética, casi una teología»7.

No es extraño entonces que su idea de la historia sea eminentemente heroica, nostálgica, modelada en la palabra casi sagrada del Ariel de Rodó, cuya estética estatutaria fue trasladada a una práctica humanística: los intelectuales como héroes, como reformadores de la patria. Héroes, copias al carbón de una poética (y una ética) aristotélica. Así, tanto Alfonso Reyes como Martín Luis Guzmán, ambos hijos de militares destacados del porfiriato, asumen como su paradigma natural la edad heroica griega. En Reyes a través de un deslinde retórico y humanístico, y en Guzmán mediante la creación de un arquetipo modelado en la tragedia ateniense.

Lo escultórico y la transparencia

Recalco, entonces: podría afirmarse que este último escritor tuvo como modelo directo la Poética de Aristóteles para construir a su héroe: el general Aguirre es joven, alto, bien formado. Parece, cuando se mueve, un atleta griego. Sus rasgos no son perfectos, pero sí armónicos, se delinean en el movimiento, como las esculturas de Mirón, pero a la vez en el reposo, como esas mismas estatuas. Cuando en el primer capítulo del libro asistimos a la seducción de Rosario por el joven ministro de la Guerra, Guzmán lo describe así:

Junto a Rosario, Ignacio Aguirre no desmerecía de ninguna manera: ni por la apostura ni por los ademanes. Él no era hermoso, pero tenía, y ello le bastaba, un talle donde se hermanaban extraordinariamente el vigor y la esbeltez: tenía un porte afirmativamente varonil; tenía cierta soltura de modales donde se remediaban, con sencillez y facilidad, las deficiencias de su educación incompleta. Su bella musculatura, de ritmo atlético, dejaba adivinar bajo la tela del traje de paisano, algo de la línea que le lucía en triunfo cuando a ella se amoldaba el corte, demasiado justo del uniforme. Y hasta en su cara, de suyo defectuosa, había algo por cuya virtud el conjunto de las facciones se volvía no sólo agradable sino atractivo. ¿Era la suavidad del trazo que bajaba desde las sienes hasta la barbilla? ¿Era la confluencia correcta de los planos de la frente y de la nariz con la doble pincelada de las cejas? ¿Era la pulpa carnosa de los labios, que enriquecía el desvanecimiento de la sinuosidad de la boca hacia las comisuras? Lo mate del cutis y la sombra pareja de la barba y el bigote, limpiamente afeitados, parecían remediar su mal color; de igual modo que el gesto con que se ayudaba para ver a cierta distancia restaba apariencias de defecto a su miopía incipiente8.

Aguirre, entonces, queda claro, no es bello como un dios, es bello como un hombre, su cuerpo imita a las estatuas de los atletas olímpicos, casi puede admirarse su cuerpo como se admiran los cuerpos que dejan adivinar las deidades de los frisos del Partenón bajo los drapeados de sus trajes. En suma, además de tener un cuerpo clásico, estatuario, Aguirre tiene los atributos del príncipe aristotélico. No es demasiado hermoso, tampoco demasiado bueno. Comete errores, es venal, a veces también banal, y en ocasiones hasta fornicario, como solía decir Obregón del general Serrano. Su cuerpo tiene defectos, pero el movimiento y la ondulación de sus miembros recuerdan los de un caballo o los de un atleta que, para el caso, es lo mismo, porque según Guzmán, «era la de Aguirre una pierna vigorosa y llena de brío». La descripción es estatuaria, pero dentro de los cánones del realismo ateniense, revisado, purificado y blanqueado por el neoclásico; es decir, un realismo en el que la armonía exacta se logra en el reposo de los personajes retratados, porque justo en el momento del reposo se ponen de relieve, con mayor claridad, los sabios ritmos del movimiento exacto y necesario para competir en los juegos olímpicos y para, luego, trasladar sus rasgos a una estatua que inmortaliza. Los rasgos del general Aguirre parecen haber sido construidos por la regla de las tres unidades, por un escultor, y hasta mediante la ayuda de un arquitecto, quizá Jesús T. Acevedo, miembro del Ateneo de la Juventud quien aseguraba que «las humanidades tienen por objeto hacer amable cualquier presente. Fundarse en el examen de la Antigüedad para comprender y aquilatar los perfiles del día, constituye la actividad clásica por excelencia».

Como miembro del Ateneo, para Guzmán la disciplina, el rigor, la lucha contra la improvisación, la educación son, o debieran ser, los fundamentos de una nueva sociedad, la que emerge de la lucha revolucionaria. Educar al pueblo es una política y a la vez una ética, es más, según el modelo ateneísta, la política debería ser inseparable de la ética y de la estética.

Por eso el Aguirre descrito por Guzmán tiene «un porte afirmativamente varonil; [y] cierta soltura de modales donde se remediaban, con sencillez y facilidad, las deficiencias de su educación incompleta»9. Es decir, la falta de rigor intelectual puede suplirse con un cuerpo elástico, atlético, luminoso.

La opacidad de los caudillos

Los caudillos en cambio son opacos y, aunque muchas veces su mirada sea luminosa, esa luminosidad es sospechosa. Y es sospechosa porque revela lo instintivo, la animalidad, lo contrario a la educación, ese aprendizaje que hace del hombre un ser racional. Los ateneístas forman parte de una vieja tradición polémica que en América y desde la Conquista ha opuesto lo racional a lo bárbaro, tradición defendida más tarde por los grandes próceres de América Latina -por ejemplo, Sarmiento-, y que será fundamental después en la novela llamada telúrica o de la tierra, contemporánea de la novela de la Revolución mexicana.

Pancho Villa, a cuyo lado combatió Guzmán, es descrito así en El águila y la serpiente:

tenía puesto el sombrero, puesta la chaqueta y puestos también, a juzgar por algunos de sus movimientos, la pistola y el cinto con los cartuchos. Los rayos de la lámpara venían a darle de lleno y a sacar de sus facciones brillos de cobre en torno de los fulgores claros del blanco de los ojos y del esmalte de la dentadura. El pelo rizoso, se le encrespaba entre el sombrero y la frente, grande y comba; el bigote de guías cortas, azafranadas, le movía, al hablar, sombras sobre los labios… Su postura, sus gestos, su mirada de ojos constantemente en zozobra denotaban un no sé qué de fiera en el cubil; pero de fiera que se defiende, no de fiera que ataca; de fiera que empezase a cobrar confianza sin estar aún muy seguro de que otra fiera no lo acometiese de pronto queriéndola devorar10.

Esa luminosidad huidiza, obtenida gracias a otra luz, de la que es reflejo, revela lo primitivo del ser, el instinto natural, un instinto de defensa. Instinto que Guzmán, como buen ateneísta, reprueba, pero que sin embargo es superior al de los otros jefes de la Revolución quienes actúan no como Villa en defensa propia, sino en ofensa ajena. Esta idea es tan acentuada en su obra que, según él, la persecución de que fue objeto, y que lo obligó a desterrarse cuando triunfó el carrancismo, se debió a una discusión que Guzmán sostuvo con el Primer Jefe, y en la que contrariaba su idea de «la superioridad de los ejércitos improvisados sobre los que se organizan científicamente»:

-¡Lo que son las cosas! -dije sin ambages y mirando con fijeza hasta el fondo de los ojos dulzones del Primer Jefe-. Yo pienso exactamente lo contrario de usted. Rechazo íntegra la teoría que hace de la buena voluntad el sucedáneo de los competentes y de los virtuosos. El dicho de que las buenas voluntades empiedran el infierno me parece sabio, porque la pobre gente de buena voluntad anda aceptando siempre áreas superiores a su aptitud, y por allí peca. Creo con pasión, quizá por venir ahora de las aulas, en la técnica y en los libros y detesto las improvisaciones, salvo cuando son imprescindibles. Estimo que para México, políticamente, la técnica es esencial en estos tres puntos fundamentales: en Hacienda, en Educación Pública y en Guerra… Mi salida causó, más que sorpresa, espanto, Don Venustiano me sonrió con aire protector, tan protector que al punto comprendí que no me perdonaría nunca mi audacia11.

Los políticos son obtusos, y, cuando sus ojos brillan, repito, su luminosidad es sospechosa. Los ojos del Caudillo de la novela son, como los de Villa, ojos de fiera:

tenía unos soberbios ojos de tigre, ojos cuyos reflejos dorados hacían juego con el desorden, algo tempestuoso de su bigote gris […] Pero si fijaban su mirada en Aguirre nunca faltaba en ellos […] la expresión suave del afecto […] Con todo esta vez notó que sus palabras, mencionado apenas el tema de las elecciones, dejaban suspensa en el caudillo la mirada de costumbre. Al contestar él, sólo quedaron en sus ojos los espurios resplandores de lo irónico; se hizo la opacidad de lo impenetrable12.

Es la luz la que da el brillo, la transparencia; es la luz la que destruye la sombra, pero es al abrigo de la sombra que se agazapan las fieras, esos seres opacos de la política nacional, que hacen de la oscuridad su hábitat natural. Política nacional que después de su destierro Guzmán entendió con nitidez, y que verifica lo que Cuesta había dicho de los miembros del Ateneo, una actitud aristocrática de desdén de la actualidad, una aristocracia doblada de ética, concebida casi como una religiosidad, o mejor dicho, casi como una teología. Una religiosidad laica, una idealización de la vida nacional, el deseo de crear mediante una mística del rigor un nuevo país.

El vigoroso conservadurismo de los ateneístas -concluye Monsiváis- no les impide constituirse en un puente entre una y otra etapas históricas y les obliga a perfilarse como un programa: el deseo de sobrevivencia de una cultura que no juzgan porfiriana sino occidental y universal (clásica en su origen) y a la que se deben. No es azarosa su indiferencia ante una característica de la vida griega: la democracia. Su afán es distinto y, sin decirlo, aceptan la idea de un despotismo ilustrado, lo que será la vaga conformación programática de Vasconcelos como secretario de Educación Pública y como candidato a la Presidencia en 192913.

La luminosidad

El cuerpo de Aguirre, acoplado al de Rosario, su amante, se matiza con la luz: la región más transparente del aire ayuda a depurar las líneas y obliga al paisaje a tomar partido cuando subraya las sombras y las luces: «Ahora las nubes cubrían el sol con frecuencia y mudaban, a intervalos, la luz en sombra y la sombra en luz». Guzmán confiesa en la entrevista que le hiciera Emmanuel Carballo que

[…] en su modo de escribir lo que mayor influjo ha ejercido es el paisaje del Valle de México. El espectáculo de los volcanes y el Ajusco, envueltos en la luz diáfana del valle, pero particularmente en la luz de hace varios años. Mi estética es ante todo geográfica. Deseo ver mi material literario como se ven las anfractuosidades del Ajusco en día luminoso o como lucen los mantos del Popocatépetl14.

En el fragmento recién citado se hace referencia a la estética del paisaje presente en la obra del gran pintor mexicano José María Velasco. Ciertamente, la luz que ahora tenemos no es la que sedujo a don Martín. Quizá por eso ya no tengamos posibilidades de ser estetas. Esa luz, aparentemente maniquea, es sobre todo escultórica o arquitectónica, también pictórica, la luz necesaria para construir los volúmenes que los contrastes revelan y que son manejados por Guzmán en paralelismo absoluto con la política. Estar a la sombra significa poder mirar a los que están a la luz, al descubierto, luciendo su físico pero también descubriendo su juego. La política mexicana se reduce, en cierta medida, a una teoría sobre la madrugada:

O nosotros le madrugamos bien al Caudillo, decía Oliver, o el Caudillo nos madruga a nosotros: en estos casos triunfan siempre los de la iniciativa. ¿Qué pasa cuando dos tiradores andan acechándose pistola en mano? El que primero dispara primero mata. Pues bien, la política de México, política de pistola, sólo conjuga un verbo, madrugar»15.

Madrugar es estar de lleno entre los dos opuestos, es aprovechar el momento en que la sombra está a punto de convertirse en luz y, por tanto, y tomando en cuenta, como dice el dicho, que al que madruga Dios lo ayuda, podrá dar el albazo, pasar de la sombra a la luz y exponerse, ya seguro de su triunfo, al público, y en rápido malabarismo colocar definitivamente a su rival a la sombra, es decir, privarlo para siempre de la luz. Aguirre no ha reconocido esta ley y ha perdido puntos en el juego político al que lo condena su posición. Y no sólo eso, se ha mostrado a plena luz, sin advertir que al hacerlo se ha vuelto el blanco perfecto de sus enemigos, agazapados en la sombra, antes de dar el zarpazo.

Insisto: Aguirre es guapo, esbelto, luminoso, más que hombre de acción es hombre de placer, aclara Guzmán; en cambio, su enemigo es opaco. Hilario Jiménez -Calles-

[…] durante todos estos movimientos, su cuerpo, alto y musculoso -aunque ya muy en la pendiente de los cuarenta y tantos años puestos demasiado a prueba-, confirmó algo que Aguirre siempre había creído: que Jiménez visto de espaldas, daba de sí más fiel idea que visto de frente. Porque entonces (oculta la falaz expresión de la cara) sobresalía en él la musculatura de apariencia vigorosa y se le fortalecían los cuatro miembros, firmes y ágiles y todo él cobraba aire seguro, cierta aptitud para consumar, con precisión, con energía, hasta los menores intentos. Y eso sí era muy suyo -más suyo desde luego que el deforme espíritu que acusaban sus facciones siniestras- pues cuadraba bien con la esencia de su persona íntima16.

La opacidad del contrario, es decir su falta de transparencia -frases ya manidas en la filosofía y en la política mexicana-, su incapacidad para reflejar la luz, su animalidad (su estructura de cuadrúpedo, semejante a la mirada bovina de Carranza en El águila y la serpiente), constituyen un dato ominoso: carece de forma, o mejor, su forma es equívoca, poco clara -se advierte no de frente sino de espaldas. Su cuerpo es oscuro, pesado, contradictorio, siniestro, como su política. Aguirre no quiere ser presidente y se lo advierte tanto al Caudillo como al candidato, pero la transparencia no es aceptada ni creíble: ¿Quién que es no quiere ser?

Políticamente el Caudillo tiene razón, razona a su vez Axkaná, hablando con su amigo Aguirre: Juzga tu caso refiriéndolo a uno cualquiera de sus generales, como si se tratara de él mismo. ¿En las actuales condiciones tuyas no andaría él bregando ya por llegar a ser presidente? Pues por eso, ni más ni menos, supone que eso es lo que tú haces y harás17.

El papel del corifeo

De esta manera se va urdiendo la trama, se van poniendo las fichas sobre la mesa, se va cerrando la trampa. Aguirre no ha entendido que los contrarios delinean otra forma, distinta a la suya, opaca, nunca transparente, pero a la larga siempre adecuada a su propia necesidad política. Significativamente, los partidarios de Aguirre se parecen, entre todos se dibuja nítidamente la armonía, se perfila una forma clásica, se construye la belleza, según el ideal helénico, quizá imposible de lograr en este reino. La prueba la obtiene el mismo Axkaná, personaje cuya función en la novela es, según confesión del propio autor, la del coro (y quizá la de autorretrato del mismo Guzmán): «Ejerce en ella la función reservada en la tragedia griega al coro: procura que el mundo ideal cure las heridas del mundo real»18.

Es más, Axkaná es la conciencia política del autor, juega el papel del corifeo, dice la verdad, esa verdad que los políticos inmersos en el juego ya no pueden ver. Por eso aclara, explicándole a Aguirre (y sobre todo al lector) el juego de la política, es decir, penetra en la oscuridad:

En el campo de las relaciones políticas la amistad no figura, no subsiste. Puede haber de abajo arriba, conveniencia, adhesión, fidelidad; y de arriba abajo, protección defectuosa o estimación utilitaria. Pero amistad simple, sentimiento afectivo que una de igual a igual, imposible. Esto sólo entre los humildes, entre la tropa política sin nombre. Jefes y guiadores, si ningún interés común los acerca, son siempre émulos envidiosos, rivales, enemigos en potencia o en acto. Por eso ocurre que al otro día de abrazarse y acariciarse, los políticos más cercanos se destrozan y se matan. De los amigos más íntimos nacen a menudo, en política, los enemigos acérrimos, los más crueles19.

Clarividencia absoluta, Axkaná no sólo es la luz, es el descifrador de la sombra. Además, su capacidad absoluta para la amistad -esa forma prístina de lealtad de la que carecen los políticos y que otorga al grupo de Aguirre su máxima radiancia- le permiten una posición neutral y la sobrevivencia. No podría ser de otra manera: la figura de Axkaná es un soporte narrativo y filosófico; permite que el narrador construya con nitidez un discurso político sustentado en un discurso narrativo, cuyo juego armónico produce una acabada metáfora de la realidad nacional. El discurso teórico, corolario natural de las acciones narrativas y de las imágenes poéticas de la novela, no tendría validez sin ese sustento, subrayado por Axkaná mientras cumple con la función de corifeo que le ha sido asignada en el texto. Y al dibujar la metáfora narrativa del poder, La sombra del caudillo sobrepasa el mero realismo histórico y circunstancial de un solo país, aunque lo pueda representar de maravilla.

Axkaná escuchaba haciendo un transporte de la elocuencia de Aguirre: éste creía expresar la tragedia de que su jefe lo juzgara falso, pero lo que Axkaná entendía no era eso. Sentía en su amigo la tragedia del político cogido por el ambiente de inmoralidad y mentira que él mismo ha creado; la tragedia del político, sincero una vez, que, asegurando de buena fe renunciar a las aspiraciones que otros le atribuyen, aún no abre los ojos a las circunstancias que han de obligarlo a defender, pronto y a muerte, eso mismo que rechaza. Axkaná, en otros términos, pensaba lo que el Caudillo. Sólo que mientras éste, gran maestro en el juego político y juez de las ambiciones ajenas a la luz de las propias, sospechaba fingimiento en Aguirre, Axkaná sabía que la sinceridad de su amigo era absoluta. Para él todo el equívoco estribaba en la confusión de Aguirre al identificar con sus deseos los misteriosos resortes de la política: en que el ministro de la Guerra, en fuerza de querer oponerse a la magnitud de la ola que venía levantándolo, no fuera capaz de apreciarla20.

Forma y movimiento

Axkaná se dirige al frontón, y allí descubre por vez primera el arquetipo, el mundo platónico de las ideas y las formas, en un espectáculo que lo fascina literalmente:

un nuevo espectáculo, un espectáculo que se le antojó magnífico por su riqueza plástica y del que gustó plenamente. Con los ojos llenos de visiones extraordinarias se creyó, por momentos, en presencia de un acontecimiento de belleza irreal -asistió a la irrealidad en que se saturan en la atmósfera de las lámparas eléctricas las proezas de los pelotari […] Con todos sus sentidos admiraba aún, como hechos sobrehumanos, como fenómenos ajenos a las leyes físicas y al vivir de todos los días, los incidentes del juego que acababa de ver21.

Nunca ha estado Guzmán-Axkaná más cerca del ideal: el pelotari es la imagen moderna del discóbolo, no puede haber nada más bello para un ateneísta: vislumbrar por fin la forma y el movimiento encadenados, la presencia definitiva, palpable, concreta, del héroe, el mito hecho realidad, «la maestría heroica», la belleza irreal. Éste es uno de los momentos fundamentales del texto, juega casi el mismo papel que la línea áurea en las pinturas clásicas. En ese pasaje novelesco se decide el futuro de México: recuérdese que estamos en la época de Plutarco Elías Calles, antes de la matanza de Huitzilac, del asesinato del general Serrano. A partir de este instante se dirimirán en la novela dos opciones de vida, dos opciones de historicidad: una deformidad corpórea responde a la falta de moral política: la estética de Guzmán es inseparable de la ética, o más bien estética y ética se confunden, como en la filosofía clásica lo bello es inseparable de lo bueno. La belleza escultórica de los cuerpos en movimiento y la de los amantes se encuentran en su clasicismo.

En sus años de aprendizaje político, cuando deambulaba por los estados del norte de la república, antes de afiliarse de manera definitiva al villismo, Guzmán afina su idealismo, lo asocia a un programa disciplinario del cuerpo y del espíritu:

Por fortuna, descubrí pronto que en el Nogales de Sonora había una tienda de libros… Después, a fuerza de meterme en todas partes, hallé que en el Nogales de Arizona existía… una biblioteca pública, y que en aquella biblioteca podían leerse las obras de Plotino. De allá datan mis inmersiones temporales en la mística alejandrina y en su pureza espiritual ajena al mero conocimiento; de allá mi trato momentáneo con Porfirio y Jámblico22.

La oscura realidad

Al salir del frontón, transportado por la belleza ideal, Axkaná cae en una emboscada y sufre un atentado. Casi al mismo tiempo, Aguirre arregla un negocio fraudulento, acepta un papelito amarillo que le ofrece una compañía petrolera norteamericana. Cuando le informan acerca del atentado contra su amigo, renuncia a su puesto de ministro de Guerra y acepta, demasiado tarde, su candidatura como presidente de la República. Ninguno de los políticos, ni su antiguo amigo, el Caudillo, pudieron creer que su rechazo era verdadero, y que sólo su concepto de amistad -de lealtad ateneísta- lo inclina a aceptarlo. Los dados están echados, es el principio de las hostilidades. La forma y la deformidad se magnifican.

Aguirre va construyéndose, se va convirtiendo en un personaje trágico, un verdadero héroe aristotélico. Guzmán lima las asperezas morales de su personaje hasta hacerlo recobrar la dignidad. Le ha permitido errar, como los trágicos griegos hacían caer a sus personajes por causa de la hybris, el orgullo, para luego provocar en los espectadores ese terror y esa piedad incapaces de provocar los dioses y los héroes impecables.

Como en El águila y la serpiente, Guzmán acelera el ritmo, y lo que parecía un juego de salón entre gente bonita, se convierte en un juego de muerte. En la Cámara de Diputados se enfrentan los aguirristas con los hilaristas. Ricalde, el líder sindical, bajo cuyo nombre se disfraza Morones, era

[…] un hombre inteligente, antipático y monstruoso. Sus ojos asimétricos carecían de luz. Su cabeza parecía sufrir sin tregua la tortura de un doble retorcimiento: la deformación ladeada del cráneo agravaba desde lo alto, lo que bajo era, junto a la barba, deformación ladeada también, de descomunal arruga carnosa; y entre deformación y deformación, la pesadez del párpado, de flojedad casi paralítica, daba acento nuevo a aquella dinámica de la fealdad, prolongada y ensanchada hasta los pies en toda la extensión de un cuerpo de enorme volumen23.

Esta perspectiva de la fealdad, esa deformación que es sin embargo dinámica, pone de relieve el tipo de combate. Por un lado esconde un racismo de Guzmán escudado tras esa dialéctica de la oscuridad y la luz; por otro, subraya la metáfora: la política del Caudillo es tortuosa, sigue caminos desviados, fraudulentos, solapados. Una política cuya forma y partidarios contrarían las leyes de la armonía es necesariamente abyecta, corruptora. Aguirre cae en la trampa con sus partidarios, apuestos, bien vestidos, escultóricos; los deformes los persiguen. Canuto, un esbirro de Ricalde es descrito de esta manera, también en la Cámara de Diputados, una forma no demasiado extraña aun ahora: «negra y chata, partida en dos por la raya blanca de los dientes, su fealdad brilló entonces horrible…». Y luego remata: «Canuto se dolió a la burla; su tez, hasta entonces brillante, con relumbres como de barniz, se apagó de súbito en el negro más mortecino y ceniciento»24.

Y con esa frase lapidaria reconfirmamos que la estética de Guzmán es occidental, como debe de serlo una estética fincada en la perfección ideal de la escultura y la cultura atenienses; no se salvan quienes no participan de una forma pero tampoco los que tienen otro color.

Inconsciente, débil, fornicario, pero bello y luminoso, el antiguo ministro de la Guerra reconstruye su figura, inmortaliza su forma, se muere de perfil como algún personaje de García Lorca:

Aguirre no había esbozado el movimiento más leve; había esperado la bala con la más absoluta quietud. Y tuvo de ella conciencia tan clara, que en aquella fracción de instante se admiró a sí mismo y se sintió -solo ante el panorama, visto en fugaz pensamiento, de toda su vida revolucionaria y política- lavado de sus flaquezas. Cayó, porque así lo quiso, con la dignidad con que otros se levantan25.

La muerte es también una forma. Al moldearla con perfección necesaria para convertirla en símbolo, Aguirre se convierte en un héroe trágico, y de paso el propio novelista se trasmuta y, hecho uno con la forma que ha creado, siente que su actividad política se moraliza. Ya lo he repetido hasta la saciedad: toda ética oculta en su reverso una estética, aunque la que propone Guzmán nunca haya existido en la realidad.

Pero tampoco existe ya la región más transparente. Y eso tal vez se implica en el libro de Guzmán: el juego político mexicano se ha transformado mucho, pero puede ser que aún estén vigentes algunas de las deformidades ocultas que Martín Luis Guzmán descubrió en la actuación de quienes entonces estaban en el poder. Probablemente esas formas sigan siendo las que la política reviste, puras sombras, o como diría un clásico, la política sombras suele vestir…

Indice

Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Islamismo y democracia son incompatibles, “por definición”. El ejemplo de Egipto como muestra .

La paradoja Mursi

Por Redacción – lunes 08/07/20133WhatsAppFacebookTwitterEmailCompartir0

La Ley de Alá, la UNICA posible en el islamismo. Está escrita en El Libro: Corán.

GABRIEL ALBIAC.

Los islamistas han puesto todos los fundamentos para hacer que el país retorne a la Edad Media, que es donde Alá se siente de verdad a gusto.

El primer presidente civil electo en la historia de Egipto es un islamista. Más que eso: Mohamed Mursi lidera la cofradía de los Hermanos Musulmanes, la cual, desde su constitución en 1928, ha sido el germen del cual iba a nacer el islamismo político, que es el riesgo mayor sobre el cual se abre la política internacional en el siglo XXI. Y el islamismo no conoce democracia, ni Estado, ni nación que se pretenda independiente.

No es capricho. Es mandato coránico. En el rigor incuestionable de ese mandato, nación y Estado son abominaciones que traban el advenimiento de la umma, la universal comunidad de los creyentes bajo el dictado de la verdadera ley dada por Alá, en la cual no es admisible distinción entre sagrado y mundano: la sharía. Cualquier Constitución es teológicamente blasfema, desde tal supuesto: sólo Alá dicta ley. Y eso a lo cual el degenerado Occidente llama democracia, no puede sino aparecer como furtiva arma por cuyo medio agreden los infieles –cristianos y judíos de un modo particularmente odioso– a los hombres devotos, a los cuales encomendó Alá la sagrada misión de expandir la verdad de su Libro frente a quienes, por su testarudez en negarla, deben ser exterminados. Mohamed Mursi, primer presidente civil electo en la Historia de Egipto, sabe –no puede no saberlo, puesto que es un creyente– que la legitimidad de un presidente electo sólo es una blasfemia más, propia de las perversas cabezas de quienes, al afirmar su fe en la democracia, no afirman sino su no-fe en el mandato del Libro: su insumisión al Grande y Misericordioso. Una democracia y una teocracia se excluyen por exigencia del diccionario. No son conciliables modernidad política e Islam.

La paradoja egipcia es, estos días, la forma extrema del imposible sobre el cual se asienta esa re-islamización del mundo árabe, a la cual la estupidez europea bautizó como «primavera» y que da ahora sobre un invierno glacial sin transiciones. En Egipto se afrontan hoy delirios de diverso tipo. En ninguno de ellos suena un sólo acento democrático. Los islamistas de Mursi en el poder han puesto, a lo largo del año que va ya desde su triunfo, todos los fundamentos para hacer que el país retorne a la Edad Media, que es donde Alá se siente de verdad a gusto. Para conseguir eso, hay que pasar por la ruina. Lo han logrado. Aunque puede que a una parte de sus electores lo de la ruina no acabe de gustarles mucho. Los agazapados beneficiarios de la cadena de dictadores cuyo último espécimen fuera el caído Mubarak, aguardan su revancha: puede que ellos fueran corruptos, reconocen, pero al menos su incompetencia no llegaba al extremo de la cofradía de meapilas que, en doce meses, ha reducido el país a la miseria. Los militares aguardan su momento. Saben que, una vez que Hermanos Musulmanes y añorantes del régimen anterior se despanzurren convenientemente, habrá llegado su hora: la de salvar al país, que es algo que gusta mucho a los espadones del tercer mundo. También, la hora de embolsarse la compensación a la que su sacrificio los hace acreedores.

En el punto de cruce de esos tres vectores asesinos, habrá, como siempre, un puñado de gente decente. Gentes que quisieran vivir sin clérigos castradores, sin castas funcionariales fundadas en el robo, sin militares por igual asesinos y ladrones. Y esas gentes, esas pobres, decentes gentes, son las que están condenadas.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Sugerido por Diagnósticos del presente, grupo de Facebook gestionado por un historiador.

Novela La sombra del caudillo, del escritor mexicano Martín Luis Guzmán, y la película homónima dirigida por Julio Bracho


TV UNAM
Published on May 2, 2018SUBSCRIBED 123K

Invitada: Diana Bracho, Actriz La sombra del caudillo, película inspirada en la novela de Martín Luis Guzmán y dirigida por Julio Bracho, se filmó en 1960 con el visto bueno presidencial, el apoyo de los trabajadores de la Producción Cinematográfica y el Ejército Mexicano. La cinta tuvo una exitosa presentación en el Festival checoslovaco de Karlovy Vary donde obtuvo dos premios, pero inmediatamente después empezaron sus problemas

El Reich nazi y el Vaticano. Entrevista a la historiadora francesa Annie Lacroix Riz sobre este tema histórico, y poco conocido. (Correcciones a un reportaje pseudo histórico)

!ª Parte: Annie Lacroix Riz , especialista en Historia del nazismo (SUBTITULOS EN ESPAÑOL)

Respuesta de Annie Lacroix al documental”39-45 la cara oculta del Vaticano” ( título original del documental en francés: 39-45 La face cachée du Vatican ) en la que muestra el apoyo de Pío XI y Pío XII a las apetencias territoriales alemanas y la admiración de Pacelli por ese país

2ª Parte (SUBTITULOS EN ESPAÑOL)

Segunda parte de la critica de la historiadora Annie Lacroix Riz al documental “39-45, la cara oculta del Vaticano”. Muestra con documentos e información de archivo el papel fundamental de altos cargos eclesiales, la cruz roja y EEUU en el salvamento y reciclado de los criminales de guerra nazis

Video original, en francés, con el reportaje titulado: 39-45 La face cacheé du Vatican

¿Es suficiente para detener el islamismo , el uso de la razón?Leyendo este artículo, nuestras respuestas pueden esclarecer las dudas.

EL ODIO Y EL NIHILISMO COMO FUENTE DEL TERRORISMO: 91% EN EUROPA

6 MAYO, 2019   POR EDUARD YITZHAK

FUENTE https://secindef.org/el-odio-y-el-nihilismo-como-fuente-del-terrorismo-91-en-europa/

El diario francés Le Figaro informaba el 5 de marzo 2019 que se acababa de publicar el “Libro blanco y negro del terrorismo en Europa” por iniciativa de la eurodiputada española, Maite Pagazaurtundua, presidenta de la Fundación para Víctimas del Terrorismo, en el que enumera a las 753 personas asesinadas en ataques terroristas entre 2000 y 2018 en adelante en el territorio de la Unión Europea.

El informe-libro ha revelado que los terroristas islámicos han representado el 91% del total de víctimas de terror en Europa desde el año 2000 hasta la fecha.  Según estos informes, el 20% fue asesinado por terroristas suicidas yihadistas. Sabemos que el resto, 71%, pereció en ataques con cuchillos, ataques con camiones, ataques con armas de fuego, etc. Todos y cada uno de los medios que los yihadistas utilizan para asesinar y dañar al infiel. [1]

El estudio cuenta “los europeos que han sido víctimas de terrorismo fuera de las fronteras de la Comunidad durante el mismo período”, es decir, 1.115 personas, ya sean turistas, trabajadores expatriados, personal humanitario, periodistas, agentes. Fuerzas armadas … En total, 1.868 personas fueron asesinadas, de uno a 90 años, que figuran en este libro, realizadas con la asistencia de la Asociación Francesa de Víctimas del Terrorismo (AFVT). La gran mayoría (1.703 personas, 91,1%) fueron víctimas del «terrorismo yihadista», con casi el 20% de los atentados suicidas. 111 personas fueron víctimas del «terrorismo nacionalista». Los terroristas de extrema derecha y de extrema izquierda mataron a 14 y 13 personas respectivamente. Una persona ha sido víctima de “terrorismo de animales” (para 26 personas, el origen del acto terrorista es desconocido o sin queja).

“El olvido es lo peor” y este libro es “la manera de recordarlos”, dijo Elisabeth Pelsez, delegada interministerial responsable de ayudar a las víctimas de los ataques terroristas, y “Las víctimas son la parte muerta, no olvidemos a las personas con lesiones físicas o psíquicas, alrededor de 10 a 20 personas por una muerte”, insistió.

España es el país europeo más afectado por el terrorismo, y Francia, justo detrás es el segundo más afectado por los ataques durante el período estudiado (268 muertes en España en los últimos 18 años, 263 en Francia). Si agregamos a los franceses muertos en ataques fuera de la Unión Europea, murieron 379 personas. España y Francia son también los dos países de la Unión que han experimentado ataques a gran escala, el 11 de marzo de 2004 en Madrid (191 muertos, cometidos por islamistas radicales) y el 13 de noviembre de 2015 en París y en París y suburbios (121 muertos, reclamados por el grupo Estado Islámico). [2]

El porcentaje (91%) del terrorismo yihadista se incrementa aún más en el resto de continentes en los que se han contabilizado, desde el 11 de septiembre de 2001, 34.932 asesinatos en nombre del Islam, obviando aquellos muertos posteriormente por las heridas. [3]  El salafismo y el yihadismo, tanto sunnita como chiíta, son un arma de destrucción masiva, que se alimenta en el nihilismo religioso y el odio hacia la alteridad, hacia “el otro”

Ahmad Al-Khatwani, jeque y político árabe-palestino hace unas semanas afirmó categóricamente en la Mezquita Al-Aqsa, Jerusalén, que “el trabajo de los musulmanes es atraer a los ‘odiosos infieles’ hacia el Islam a través de la Yihad” y que “Roma (Europa, en lenguaje islamista) también será conquistada (por el Islam) según las predicciones de Mahoma”. Añadió que el Islam es una religión para toda la humanidad y que los “obstáculos físicos” serán derribados por “un enorme ejército musulmán que librará la Yihad por el bien de Alá”.  [4]

El problema del terrorismo islamista en Alemania no existiría sin la inmigración

El 13 de abril 2019 fue entrevistado por la TV húngara Hans-Georg Maaßen, ex presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución en Alemania, (Präsident des Bundesamtes für Verfassungsschutz), desde el 1 de agosto de 2012 hasta el 8 de noviembre de 2018.

Maaßen afirmó en dicha entrevista, con conocimiento de causa, que “En 2012 había 3.800 salafistas en Alemania. Hoy hay 11.500 y sin embargo, es importante entender que el problema del terrorismo islamista en Alemania no existiría sin la inmigración (musulmana). La gran mayoría de las personas consideradas potenciales terroristas son personas con antecedentes migratorios. Hablamos en alemán de las cuatro Ms, que son básicamente los factores que resulta en que una persona se convierta en miembro de esta y son hombres jóvenes con antecedentes de migración, musulmanes, y contratiempos en la escuela, el trabajo o la vida privada. Eso significa que la migración y el terrorismo islamista están conectados.”Añadió “La integración es posible siempre que exista un marco legal adecuado. Además, alentar a las personas a estar dispuestas a integrarse o para permitir la integración. La integración no solo debe solicitarse, sino que debe exigirse. Este es el requisito que debe esperarse de cada extranjero que venga a nosotros. Mi preocupación es que hay integración, pero no una integración en la sociedad alemana. Más bien es una integración en la sociedad árabe en la sociedad salafista, y en la sociedad turca en Alemania.”[5]

La violencia salafista y yihadista no es sólo contra las personas, sino también contra centros de culto no-musulmanes

El incendio “fortuito” de Notre Dame de Paris en la tarde del 15 de abril de 2019, “fortuito” tal como lo califica Infovaticana no es un hecho aislado [6], dado que innumerables iglesias de toda Europa occidental están siendo objeto de actos vandálicos, defecaciones e incendios. En Francia, se profanan dos iglesias de media cada día. Según PI-News, una web de noticias alemana, se registraron 1.063 ataques a iglesias o símbolos cristianos en Francia en 2018. Esto representa un aumento del 17% comparado con el año anterior (2017), cuando se registraron 878 ataques, lo que significa que esos ataques sólo están yendo de mal en peor. Llegan informaciones parecidas de Alemania. Cuatro iglesias fueron vandalizadas y/o incendiadas sólo en marzo. «En este país —explicó PI-News— hay una guerra sigilosa contra todo lo que simboliza el cristianismo: ataques a cruces en picos de montañas, a estatuas sagradas en los arcenes, a las iglesias… y desde hace poco también a cementerios». [7]

Pero estos “fortuitos”incendios y destrucciones y profanaciones de símbolos cristianos son celebrados por medios salafistas y yihadistas y considerados como “castigo de Alá y buenos augurios para el Islam en Europa.” [8]

¿Cuándo se acabará con el terrorismo yihadista?

El 14 de abril de 2019 el periodista Ibrahim Issa habló sobre el terrorismo islámico en un monólogo en su programa de entrevistas, el cual es transmitido en el canal de televisión estadounidense Al-Hurra.

Issa afirmó que “El Estado Islámico nunca llegará a su fin, Al-Qaeda nunca llegará a su fin, el terrorismo nunca terminará y el extremismo nunca tendrá un fin, a menos que nos libremos del ‘triángulo negro”. Y que el terrorismo islámico terminará solo cuando los musulmanes dejen de intentar restaurar su pasado, si se deshacen de los tres vértices de lo que él califica de “triángulo negro”, es decir: La primera punta es “la creencia indiscutible, sostenida por los musulmanes en general, de que su pasado fue un sueño hecho realidad, una era de ángeles y gloria”. La segunda punta es la creencia de “la mayoría de los musulmanes” de que esta edad de oro debe ser restaurada. La tercera punta es la creencia de “algunos musulmanes” de que este pasado debe ser restaurado incluso a través de utilizar “violencia, coerción, crueldad, brutalidad, espadas y bombas”.

Issa añadió que la única forma de deshacerse de este triángulo es que los musulmanes acepten que el pasado está compuesto de lo bueno y de lo malo y hacer las paces con el hecho de que “no existe necesidad alguna de restaurar ese pasado. Este se ha ido para no volver”. “Debemos vivir nuestras vidas en nuestros tiempos y en nuestro mundo, de acuerdo a nuestra comprensión renovada de la religión”. [9]

El terrorismo yihadista que nació en el año 622 con el inicio del Islam, contra aquellos que rechazaban a Mahoma como profeta y su religión,  no parece tener fecha de caducidad en un tiempo cercano, pues las nuevas generaciones, los niños, son adoctrinadas en el culto a la muerte, al martirio, alentados a asesinar “infieles”, como muestra el video que se ha hecho viral del 7 de abril de 2019 en la cuenta YouTube del canal de televisión en Gaza en la que se Amir Al-Khasawne, un niñito jordano que se ofrece como voluntario para ir a Jerusalén y morir como mártir. En el video, el chico, Amir Al-Khasawne, es visto marchando con una honda y un rifle de juguete. Cuando su madre le pregunta a dónde se dirigía, este dice: “Me voy de viaje muy lejos. Puede que no regrese”. Más adelante, en el video, Amir le dice a su madre que se marcha a Jerusalén, junto al «mártir Omar Abu Laila y sus amigos”. El 19 de marzo, 2019 Omar Abu Laila, apuñaló fatalmente al sargento Gal Keidan, tomó su arma y mató de un disparo al Rabino Achiad Ettinger. El chico Al-Khasawne continuó: “Le dispararé a los judíos que le dispararon a Omar”. Cuando su madre le advierte que lo mataran, el chico dice: “No es gran cosa, mamá. Moriré por Jerusalén. ¿No vale la pena morir por Jerusalén? ¿No vale la pena morir por Al-Aqsa?” Con lágrimas, Amir grita: “¡Por el bien de Alá, Oh árabes! ¡Esto es Jerusalén! ¡Es el destino del Viaje Nocturno del Profeta! ¡Vendieron Jerusalén!” Este concluyó invitando a Saladin a “despertarse”. [10]

Los niños son empleados como escudos humanos, desde hace décadas, a lo que Golda Meir, entonces Primer Ministro de Israel entre 1969 y 1974, declaró“Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos. Pero nunca les vamos a perdonar el hacernos matar a los suyos.”

Este adoctrinamiento no se limita sólo contra los “infieles” judíos, es aún mayor contra los “infieles” cristianos, y contra todo “infiel” (el no-musulmán como Alá manda)

Los yihadistas adoctrinan a sus hijos en el odio contra el “infiel” basándose en los hechos y dichos de Mahoma. “Dos jóvenes del Ansar (Cuando Mahoma dejó La Meca para ir a Yathrib –más tarde Medina-, los Ansar fueron las personas que le dieron ayuda y quienes se volvieron unos devotos seguidores, prestando servicio en su ejército.) derribaron a Abu Jahl en la batalla de Badr. Y así como los niños de la Sahabah (compañeros de Mahoma)  mancharon sus espadas con la sangre del taghut (infiel) de ayer, el fuego del origen de la Umma, así también los niños del Califato mancharán sus balas con la sangre del tawaghit (idólatras) de hoy”, como Estado Islámico publica en su revista Dabiq número 8. [11]

Estado Islámico publica vídeos de niños que aspiran ser mártires (matando) y dice que se están preparando para atacar Roma, (Europa en versión islámico) y concretamente España. [12]  No hay que olvidar que más de 3.500 niños han sido reclutados y utilizados por yihadistas en el noreste de Nigeria desde 2013. [13]

Únicamente la paz llegará cuando los musulmanes amen a sus hijos más de lo que odian a los no-musulmanes.[14]

La ideología salafista y yihadista, tanto sunnita como chiíta, es una arma de destrucción masiva a nivel mundial, no sólo en Europa, también en Irreal, Sri Lanka, Nigeria, Filipinas, Rusia, China, Siria, Irak, Pakistán, y tantos otros países que han sufrido, y sufren, su zarpazo mortal, así como las poblaciones de Arabia Saudita, la República Islámica de Irán y otros países que están sometidas al yugo del totalitarismo islámico.

Para erradicar la violencia de género es preciso batallar contra el discurso machista y sancionar penalmente a los violentos.

Es totalmente necesario combatir la ideología del supremacismo blanco y los delitos de odio de sus seguidores, pero aún más es imprescindible combatir a los supremacistas islamistas que predican el odio religioso islámico y los delitos de odio que perpetran sus seguidores.

Es inexcusable combatir el salafismo y yihadismo, en caso contrario se alzarán voces supremacistas blancas europeas como pretendidos “verdaderos” defensores de los europeos.

El silencio de tantos líderes de opinión y políticos hacia la ideología religiosa que alimenta el terrorismo yihadista es un doble crimen contra la misma población europea, pues el que calla, otorga, como dice el refrán español, y sin combatirla no será posible tener paz en Europa.

NOTAS

[1]  https://www.jihadwatch.org/2019/03/study-islamic-jihad-accounts-for-91-of-european-terror-victims

[2] http://www.lefigaro.fr/flash-actu/2019/03/05/97001-20190305FILWWW00190-publication-d-un-livre-blanc-et-noir-du-terrorisme-en-europe.php?redirect_premium

[3]   https://www.thereligionofpeace.com/

[4]  El video de la alocución fue subido a Internet el 31 de marzo de 2019

[5] Hungarian TV interview of Hans-Georg Maaßen, former head of German Intel

El ex presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución en Alemania, (Präsident des Bundesamtes für Verfassungsschutz), Hans-Georg Maaßen, causó una controversia después de las protestas de Chemnitz en 2018, en las que se dijo que una multitud enojada había «cazado» a personas de aspecto extranjero. En una entrevista con Bild, el Sr. Maaßen cuestionó la existencia de cualquier evidencia de tales «cacerías» y declaró que su agencia de seguridad no había visto ninguna evidencia de ese tipo.

Hans-Georg Maaßen desde agosto de 2008 dirigió el Departamento de Seguridad Pública en el Ministerio Federal del Interior de Alemania como Director Ministerial del Departamento contra el terrorismo. Desde el 1 de agosto de 2012 hasta el 8 de noviembre de 2018, fue el Presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, (BfV), la agencia de seguridad nacional de Alemania y una de las tres agencias de la Comunidad de Inteligencia Alemana.

El siguiente video es una entrevista reciente con Hans-Georg Maaßen de la televisión húngara.

+Sr. Maaßen, cuando se abrieron las fronteras para cientos de miles de personas a principios de septiembre de 2015, ¿Tuvo escalofríos, como describió en una entrevista? ¿Qué pensó entonces?

*Pensé que era responsable en el país por contrarrestar el terrorismo, el extremismo y vi que ya habíamos tenido tantos problemas para defendernos del terrorismo islamista.

Me imaginé que sería aún más difícil. […] Hay que decir bastante categóricamente que las medidas de protección en la frontera, en las fronteras exteriores de Europa deben funcionar correctamente. Esto significa que solo esas personas pueden venir a Alemania, a Europa, que tienen derecho a asilo y que son elegibles para la residencia. No refugiados económicos; el uso del término no es de manera despectiva, pero no es posible para nosotros tener a todas las personas del mundo. Y ahí es donde deben funcionar las fronteras exteriores. No veo el funcionamiento de las fronteras externas. Hasta ahora no he visto que la UE, Frontex o incluso las autoridades nacionales de fronteras estén tomando las medidas necesarias para proteger a Europa, o las islas italianas y griegas y por lo tanto protegiendo indirectamente a Alemania.

En el momento de 2015, ya estaban señalando que terroristas podrían venir a Alemania con los refugiados. Sin embargo, la narrativa oficial era que no había conexión entre la migración y el terrorismo.

 + ¿En qué se basó su evaluación inicial?

* Bueno, en ese momento, asumí que entre tantos, muchos miles de los jóvenes, predominantemente hombres jóvenes, nos viene de los estados árabes, de Siria, de Irak o incluso desde Afganistán, por supuesto, habría gente entre ellos que lucharon por Estado Islámico o por otros grupos terroristas yihadistas. Durante ese tiempo, no dije que estaba seguro que estas personas tenían órdenes de venir y cometer terror. Mientras tanto, sabemos que algunos tuvieron, pero sin duda es una gran preocupación para nosotros cuando tantos miles de personas llegan incluyendo muchas que tienen experiencia en matar, experiencia en terror, y una ideología yihadista en sus corazones. Esa fue la mayor preocupación. […]

No quiero especular. La situación tomó el rumbo que tomó, y no sé si podría haber sido diferente. De todos modos, evitamos toda una serie de ataques terroristas en Alemania. Creo que el Ministerio que dirigí en ese momento, la Agencia Federal de Protección Constitucional, y la policía han hecho un muy buen trabajo. Las cosas podrían haber sido muy diferentes. Desafortunadamente, no se piensa mucho en eso, porque todos se alegran de que no hubiera docenas o cientos de víctimas del terrorismo. Me alegra que al menos durante mi tiempo cuando dirigí el ministerio, con la excepción del ataque a la Breitscheidplatz en Berlín, no hubo grandes ataques terroristas.

+ ¿Cuántas amenazas hubo, o hubo alguna amenaza?

*Había muchas amenazas. Tuvimos a veces dos o tres mensajes por día sobre posibles ataques terroristas o sospechas fundadas que tuvieron que ser procesadas. La carga de responsabilidad para mi personal era inmensa cuando se trata de determinar la validez de los cables. Por ejemplo, para determinar si Estado Islámico creó un engaño para engañarnos, o si existía una amenaza real con pistas reales que debían investigarse. Era una gran responsabilidad que llevaban mis empleados.

+ ¿Por qué la información proporcionada por los servicios de seguridad nacional no se tomó en serio en la esfera política? Es una pregunta. 

* Realmente deberías dirigirte a los políticos, pero puedo darte mi punto de vista sobre eso. Naturalmente, los políticos no ven todo a través de la misma lente que el jefe de seguridad nacional. Tienen diferentes perspectivas a considerar. Tienen cuestiones económicas a tener en cuenta. También consideran cuestiones de política exterior, y luego tienen que deciden por sí mismos qué aspectos son más importantes para ellos. Seguridad interna, política exterior y tal vez política de partidos, lo que sea. La esfera política en Alemania decidió la forma en que decidieron. Como Jefe de Seguridad nacional, por supuesto, hubiera deseado una decisión diferente desde mi perspectiva. […] Debido a mi larga experiencia como director de seguridad y como abogado, considero que mantener, hacer cumplir la ley y el orden, es ante todo, además de estar en el interés y por el bien de la gente. A pesar de que las imágenes son feas, y tal vez especialmente en la situación que produce imágenes feas, porque el estado de derecho

se ejemplifica cuando, especialmente cuando lo aplican los políticos en situaciones que producen imágenes feas. En 2012 había 3.800 salafistas en Alemania. Hoy hay 11.500

+ ¿Cuántos de ellos son capaces de ataques?

* Entre estos 11.500 salafistas, hay muchas personas que cuentan como teniendo un potencial terrorista islámico; la gente creía capaz de cometer ataques terroristas. Eso se estima actualmente para ser más de 2.000 personas. Y de estas alrededor de 700 personas son perpetradores terroristas. Amenazas terroristas islamistas. Estas personas son vigiladas, vigiladas, y están bajo vigilancia utilizando diferentes métodos. Con este gran número de 2.000 terroristas islamistas potenciales, es fácil de imaginar que incluso un buen servicio de seguridad nacional y bien equipado, la fuerza policial no puede vigilar a todas las personas a la vista y mucho menos poder entender cómo funcionan estas personas, lo que está pasando en sus cabezas o lo que están planeando.

+  ¿Cuántos de ellos llegaron a Alemania a través de la ruta de asilo? ¿Quizás sin papeles o con nombres ficticios?

*  Bueno, no puedo decirles cuántas de estas 11.500 personas acudieron a nosotros como solicitantes de asilo en los últimos años. Sin embargo, es importante entender que el problema del terrorismo islamista en Alemania no existiría sin la inmigración (musulmana). La gran mayoría de las personas consideradas potenciales terroristas son personas con antecedentes migratorios. Hablamos en alemán de las cuatro Ms, que son básicamente los factores que resulta en que una persona se convierta en miembro de esta Estos son hombres jóvenes con antecedentes de migración, musulmanes, y contratiempos en la escuela, el trabajo o la vida privada. Eso significa que la migración y el terrorismo islamista están conectados. Esto necesita ser discutido y reconocido como un problema para resolverlo. La policía, como usted ha mencionado, ya lo ha hecho, frustraron varios ataques terroristas el año pasado.

+ Precisamente seis en los últimos dos años, como he leído. ¿Se ha puesto más alerta la policía?

*En realidad, creo que evitamos aún más ataques terroristas. Para ser precisos, impidió la planificación del terrorismo contrarrestando preventivamente veo como uno de los mayores éxitos que tuvimos el año pasado, en junio, la prevención de la planificación de la guerra biológica con un veneno natural en Colonia. Un individuo planeaba detonar una bomba de ricino. La policía y los servicios de inteligencia están bien equipados en Alemania. No diré que están extraordinariamente equipados; ellos han hecho mejoras significativas en los últimos años en términos de personal y en cuanto a calidad de desempeño. Sin embargo, los desafíos a los que se enfrentan las autoridades de seguridad se deben a la gran cantidad de casos, y la tecnología utilizada por nuestros homólogos, es impresionante. Esto a veces resulta en que la policía y las agencias de inteligencia operen en sus límites.

+Más de 200.000 refugiados están obligados a abandonar el país. ¿Por qué no funcionan las deportaciones?

* Hay toda una lista de razones. Empezando por el hecho de que los países de origen a menudo no están dispuestos a recuperar a estas personas. Esto se debe en parte a razones económicas. Un solicitante de asilo en Alemania transfiere dinero a casa, lo que tiene dos beneficios. Por un lado hay divisas, y por otro lado una persona que posiblemente esté desempleada es una carga en el mercado laboral interno o es propenso a la delincuencia, que en última instancia hace daño a su patria. Es por eso que rara vez están dispuestos para permitir que estas personas vuelvan a entrar. Otra razón es que tenemos salvaguardas de deportación muy complicadas. Alguien en Alemania que tiene hijos alemanes está casado con un alemán o con alguien que pueden enfrentar tratos inhumanos, degradantes, el castigo o potencialmente enfrentar la pena de muerte; Él / ella está protegido de la deportación. Esto frustra en gran medida a las autoridades responsables por deportación. Además, también existen las llamadas ONGs que previenen deliberadamente la deportación al ayudar a los deportados a esconderse, etc. En general, hay que decir que la política de deportación en Alemania desafortunadamente es un desastre. Entonces otra vez,

Alemania no es el único país de Europa occidental que tiene dificultades para resolver este problema.

+ ¿Hay una industria de deportación, como dijo el Sr. Dobrindt?

* Hay muchas personas que ganan dinero con los solicitantes de asilo y evitando su deportación. Solo hay que decirlo abiertamente. Cada solicitante de asilo le cuesta al estado mucho dinero, pero el dinero entra en los bolsillos de ciertas personas que hacen dinero con ellos. Debido a la reunificación familiar, muchos más refugiados vendrán en los próximos años. Su integración requeriría la infraestructura adicional de una ciudad alemana del tamaño de Kassel.

+ ¿Es realmente posible la integración de tantos?

* La integración es posible siempre que exista un marco legal adecuado. Además, alentar a las personas a estar dispuestas a integrarse o para permitir la integración. La integración no solo debe solicitarse, sino que debe exigirse. Este es el requisito que debe esperarse de cada extranjero que venga a nosotros. Mi preocupación es que hay integración, pero no una integración en la sociedad alemana. Más bien es una integración en la sociedad árabe en la sociedad salafista, y en la sociedad turca en Alemania.

Esto crea sociedades paralelas, y en mi opinión todo lo necesario que se debe tomar para evitar esto.

+ ¿Cómo ha cambiado el clima social en Alemania?

*  Desde mi punto de vista, en los últimos años ha cambiado para peor. Como presidente de la Agencia Federal de Protección Constitucional, me causó preocupación. Especialmente debido al hecho de que muchas personas en Alemania entre la clase media que normalmente pertenece a los partidos CDU o SPD se apartó de estos partidos. En su lugar, apoyaron o votaron por el nuevo partido AfD, Alternativa para Alemania, un partido de derecha. Esta es una renuncia a los partidos establecidos y la transición a toda una fuerza nueva. Esto es algo que ya hemos visto en otros países de Europa occidental, como los Países Bajos, Italia o incluso Francia. Pero esto también conduce a una ruptura del actual sistema de partidos. También podría verse como una erosión de la confianza en la capacidad del actual sistema de partidos para funcionar, y un alejamiento de esta democracia. Este desarrollo todavía me llena de preocupación, especialmente porque no fue prevenido y continúa.

+Ahora muchas personas dudan en expresar su opinión libremente, porque tienen miedo de ser etiquetado como «ala derecha». ¿Está usted también?

* No, no me preocupa que me etiqueten de derecha. Sin embargo, me preocupa que muchas personas, por ejemplo, quienes se me acercan para decir que están de acuerdo con lo que he hecho, con lo que he dicho y me dicen que me apoyan. Por ejemplo, cuando voy a un restaurante, extraños me felicitan por mi actitud, y, sin embargo, estas personas no se atreven a decirlo de otra manera. Creo que es una pena, y me recuerda a mi propia biografía familiar. Hace poco escuchaba una grabación que grabé en 1980. de mi tío relatando su experiencia desde 1933 hasta 1945. Mi abuelo fue maltratado por los nazis. Mi tío había sido perseguido por ellos. Todo lo que dijo evoca los recuerdos del totalitarismo y la dictadura de opinión, que aún es posible incluso hoy. No estoy diciendo que este sea el caso en Alemania, pero que debe evitarse. Por lo tanto, debemos tener el valor de decir cosas que a los demás no les gustan.

+  ¿La corrección política impide eso? ¿Por qué otra cosa la gente tendría miedo de expresar su opinión libremente?

*  Podría ser debido al liderazgo. Me he dicho a mí mismo, si no puedo expresar mi opinión libremente, entonces, ¿cómo puedo esperar eso de mi personal? Mi expectativa es que los líderes en negocios, en la administración, en el gobierno se debe poseer suficiente columna vertebral para expresar su posición.

+ ¿Qué tan peligroso considera usted a las comunidades de la mezquita?

*  Bueno, entre las muchas comunidades de mezquitas en Alemania hay varias llamadas mezquitas de callejón. Por eso quiero decir, mezquitas lideradas por imanes autoproclamados que usualmente pertenecen al salafismo o alguna otra forma de islamismo radical que predican. En Alemania no hay control estatal de las sociedades religiosas y esto ha llevado finalmente al hecho de que tenemos un crecimiento salvaje de radicales. Las comunidades de mezquitas musulmanas y en estas comunidades de mezquitas, los jóvenes están definitivamente radicalizados.

+  ¿Y a veces reclutados?

*  Y a veces reclutado por el islamismo radical. Se podría decir que las comunidades de mezquitas salafistas son una especie de estación de entrada que conduce al yihadismo.

+ ¿Qué piensa usted de la legislación propuesta para retirar los pasaportes alemanes de los terroristas que regresan de Medio Oriente?

* Creo que es correcto e importante tener una ley así. De hecho, ya lo había exigido. Ahora es un poco tarde, en mi opinión. Necesitábamos tener esta ley en vigor antes de que estas personas se unieran al ISIS, y no cuando quieren volver a Alemania.

+ ¿No podría aplicarse retroactivamente?

* De acuerdo con mi entendimiento de la ley, no es posible adoptar tal regla de manera retroactiva. Si otros abogados constitucionales lo consideraran una posibilidad, entonces eso sería bueno en mi opinión. Sospecho que habría objeciones legales vigorosas.

+Y qué pasa con los yihadistas o los terroristas que ahora podrían volver a Alemania? ¿Se puede prevenir de alguna manera?

* En general, cualquier persona con ciudadanía alemana, sin importar quién, tiene derecho a volver a ingresar a Alemania. Si regresan a Alemania y se consideran un riesgo potencial, las autoridades de seguridad de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución y las autoridades policiales se encargará de la situación. Esto sería una carga considerable. También es bastante peligroso si estas personas albergan una motivación en sus cabezas que las autoridades de seguridad no pueden reconocer.

+Siguiendo esa información, ¿cómo se ve la situación de seguridad actual para 2019 en Alemania?

* Creo que la situación de seguridad es estable. Creo que las autoridades de seguridad, servicios de inteligencia o incluso la policía tener la situación de seguridad bajo control lo mejor posible. Cuando digo «lo mejor posible» significa que los riesgos permanecen. Esos riesgos son los muchos miles de personas que desconocemos y no pueden ver lo que pasa en sus cabezas. Aquellos en sus computadoras por la tarde, comunicándose con otros yihadistas o quizás descargando instrucciones de bombas para cometer un ataque al día siguiente. Creo que somos un país seguro en comparación con muchas otras naciones del mundo. Sin embargo, la preocupación es que estos riesgos están ocurriendo y eso no debería haberse permitido. Incluso hoy, cada segundo refugiado llega a Alemania sin documentos válidos.

+  ¿Qué tipo de riesgo de seguridad presenta eso?

*  Bueno, si una persona llega a Alemania sin documentos válidos, no sabemos quién es realmente esa persona. No podemos confiar en la información que nos dan. Hemos tenido gente quienes decían que su nombre era Abo Coca-Cola o Ronny Ice Cube solicitando permiso para entrar a Alemania. Incluso si la base de datos o la base de datos de mi ministerio en ese momento era bueno y tenía muy buen intercambio con todas las agencias de inteligencia europeas. Y nuestras bases de datos están llenas.

Así que incluso si tenemos el nombre de una determinada persona y sabemos que ciertas personas son un peligro, nada de eso ayuda cuando esa persona entra a Alemania con un nombre ficticio. Por lo tanto, tenemos un gran interés en asegurarnos de que las personas que llegan a Alemania tienen un nombre que corresponde a los documentos de viaje válidos.

+Según las estadísticas actuales, el número de ciudadanos que temen ser víctimas de un crimen o un ataque terrorista aumentó enormemente en 2018. Una sensación de seguridad no se refleja en esas estadísticas. ¿Cómo explica eso?

* Creo que esto es en parte porque muchas personas perciben la situación de seguridad personalmente. Podría ser a través de la televisión, cobertura de noticias, artículos periodísticos o por experiencia propia. De una manera se percibe de manera diferente a las estadísticas. En segundo lugar, creo que podría ser simplemente porque muchas personas notan los cambios en el paisaje urbano, en el barrio, y lo perciben como una amenaza personal. Estas amenazas personales se reflejan en el hecho de que estas personas pueden optar por votar por la AfD u otros partidos que no hayan tenido representación previamente en el Bundestag. Otra forma en que estas personas están expresando su ansiedad es equipándose con rociadores irritantes o instalando sistemas de alarma, etc.

+ ¿Qué cree que deparará el futuro? ¿Monitoreando por todas partes? ¿Cómo se ve Alemania en 2030?

* 2030 está, por supuesto, muy lejos en el futuro. Honestamente, no estoy pensando tan lejos, pero como oficial de inteligencia es necesario para imaginar posibles escenarios y crear previsiones. Desde mi punto de vista, el indicador decisivo para un pronóstico sería: ¿Cómo se ve Alemania a finales de este año o en tres años si no cambiamos nada; Si solo mantenemos el status quo? Lo que me preocupa es la inmensa presión de los refugiados de Medio Oriente, norte de África, y que muchas más personas vendrán a nosotros. Si seguimos intentando acomodarlos, proveerlos, de que tal vez la economía alemana no funcione como lo hizo en los últimos años. Esto resultará en una carga financiera significativa para todos.

El crimen y el terrorismo seguirían aumentando a pesar de que Estado Islámico ha sido derrotado en Irak, todavía están allí en Irak. Así que tenemos que asumir que Estado Islámico seguirá planeando en Alemania y otras partes de Europa occidental. Tomando todo eso en consideración, podemos esperar más ataques terroristas, mayor criminalidad y mayor inseguridad entre los ciudadanos en los próximos tres años. La gente ya no se sentirá cómoda en su propia comunidad; ya no se sentirán comprendidos o representados por la esfera política, lo que podría llevar a la radicalización.

Lo hemos experimentado en otras naciones de Europa occidental y también condujo relativamente rápido, en algunas naciones, a que el gobierno fuera expulsado.

[6]  Un ‘fortuito’ incendio en Notre Dame que no es un ‘hecho aislado’

https://infovaticana.com/2019/04/15/arde-la-catedral-de-notre-dame/

[7] https://es.gatestoneinstitute.org/14079/europe-iglesias-vandalicos-incendios

[8]  https://www2.memri.org/espanol/yihadistas-celebran-el-incendio-en-la-catedral-de-notre-dame-y-lo-denominan-castigo-y-buenos-augurios/54620

[9] MEMRI –  abril 23, 2019. Serie Comunicados Especiales No. 8017

[10] Adoctrinamiento de niños: Chico jordano jura querer martirizarse por Jerusalén en video viral

Por MEMRI –  abril 29. Comunicados Especiales No. 8026

[11] Dabiq 8  Jumada Al-Akhirah pág.  21

https://clarionproject.org/docs/isis-isil-islamic-state-magazine-issue+8-sharia-alone-will-rule-africa.pdf

[12] https://www2.memri.org/espanol/el-eiis-destaca-video-de-ninos-que-aspiran-ser-martires-y-dice-que-se-estan-preparando-para-conquistar-roma-y-espana-advertencia-imagenes-graficas/22583

[13] https://www.unicef.org/nigeria/press-releases/more-3500-children-have-been-recruited-and-used-non-state-armed-groups-north-east

[14] Parafraseando a Golda Meir cuando dijo: “La paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros.”EDUARD YITZHAKEUROPAISLAMTERRORISMO

Eduard Yitzhak

EDUARD YITZHAK

Doctor en Filosofía y en Medicina, habiendo sido docente de Filosofía en la Universidad y ejercido como médico-cirujano especialista en hospitales universitarios de Alemania y España. Es especialista en terrorismo islámico. Es colaborador en prensa especializada española, norteamericana e israelí sobre salafismo, yihadismo y terrorismo islámico. Ha dado conferencias sobre terrorismo islámico en el Ejército –en Capitanía General-, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Mossos d´Esquadra y Ertzaintza. Coautor junto con Eduardo Martín de Pozuelo y Jordi Bordas del libro Objetivo: Califato Universal. Claves para comprender el yihadismo. Ex presidente de Asociación Cultural de Hasbara [ACH]. Es copresidente, junto con Laurence Franks, de Maguen David Hasbara Sefarad.

¿Fin de la violencia en Colombia? Víctimas del conflicto armado y fin de los enfrentamientos