Calentamiento global y cambio climático, problema que implica acción urgente

Hace ya más de veinte años supe por primera vez acerca del agujero de la capa de ozono . Desde entonces han ido pasando cosas graves como por ejemplo, la central nuclear de Chernobyl en la Ex Unión Soviética, el gravísimo accidente de la nuclear de Fukushima en Japón. Y el cambio climático, vinculado según afirman científicos muy cualificados de todo el mundo, con el calentamiento global , que es un efecto de la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra.
Recuerdo que un danés , Lomborg, negaba que el cambio climático fuera algo grave. Sin embargo, tuvo que rectificar ante las crecientes evidencias empíricas aportadas por científicos y …por los propios datos materiales sobre el incremento de la temperatura media en el planeta Tierra

Desde la Filosofía Materialista es , desde luego, un asunto de importancia que debemos analizar .

maxresdefault
Aquí sugiero la lectura de un breve artículo sobre el tema, a fecha de noviembre de 2017,publicado por el diario mexicano La Jormada

FUENTE http://www.jornada.unam.mx/2017/11/15/opinion/024a1eco

CAMBIO CLIMATICO: Faltan 19 años
Alejandro Nadal

La capacidad de la atmósfera para almacenar gases de efecto invernadero sin que se desencadene un proceso catastrófico de cambio climático es limitada. Es algo así como una cuota fija que puede ser cuantificada. Si esa cantidad es rebasada como resultado de las emisiones anuales (globales) de gases de efecto invernadero (GEI) el calentamiento podría alcanzar magnitudes verdaderamente dramáticas. Como el tiempo de residencia en la atmósfera de los distintos gases invernadero es muy largo, es importante tomar en cuenta el efecto inercial del acervo de gases acumulado y no sólo las tasas de emisiones anuales.

El quinto informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) concluye que para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados, el volumen de gases invernadero acumulado en la atmósfera no debe rebasar los 2.9 billones (castellanos) de toneladas de dióxido de carbono equivalente (ipcc.ch). Al ritmo actual de emisiones de gases invernadero, en sólo 19 años alcanzaremos esa cuota total: a partir de ese punto será difícil evitar que el incremento en la temperatura global promedio rebase los 2 oC.

Un aumento superior a los 2 oC respecto de la temperatura promedio del periodo 1850-1900 provocará daños muy graves en todas las dimensiones del medio ambiente. Por ejemplo, la tasa de extinción de especies se incrementará notablemente pues muchas no podrán adaptarse a las nuevas condiciones ambientales. Es casi seguro que los rendimientos de la agricultura mundial y de las pesquerías oceánicas sean perturbados seriamente. Y aunque los cambios en el ciclo global del agua no serán uniformes, se acentuará el contraste en las precipitaciones entre las regiones húmedas y secas. Además, la frecuencia de eventos atmosféricos extremos (como huracanes u ondas de calor) aumentará con severos daños para las poblaciones más vulnerables. Por supuesto, un incremento de 3 oC conduce a escenarios verdaderamente escalofriantes.

Pero numerosos científicos concluyen que incluso un incremento de 1.5 oC representa un umbral peligroso que no debe ser alcanzado. Hoy sabemos que el incremento en la temperatura global con respecto a 1880 ha sido de 0.85 oC, lo que significa que queda poco margen de maniobra. Esa meta de 1.5 oC es casi inalcanzable hoy en día; quizás por esa razón el Acuerdo de París (adoptado en la Conferencia de las partes o COP 21 en 2015) fijó la meta de no rebasar la cuota asociada a un incremento en la temperatura global de 2 oC. Es evidente que la diplomacia, la ciencia y los intereses económicos no caminan siempre por el mismo sendero.

En el Acuerdo de París cada país fijó sus compromisos de reducción de emisiones de gases invernadero de manera voluntaria. Esas promesas individuales sí están conduciendo a una reducción de emisiones, pero no al ritmo que se requiere para hacer realidad el objetivo global de dicho acuerdo. Aun si se llegan a cumplir sin contratiempos los compromisos (voluntarios) nacionales, la temperatura global promedio aumentará entre 2.6 oC y 3.1 oC para el fin de siglo.

La organización Climate Action Tracker acaba de realizar un estudio sobre los compromisos de reducciones y la capacidad de su aplicación por los principales 55 países emisores de gases invernadero. El resultado de esta jerarquización en seis niveles es alarmante. En el nivel más bajo se encuentran seis países cuya política sobre clima se considera críticamente insuficiente por ser compatible con incrementos de temperatura superiores a los 4 oC. Rusia y Estados Unidos se encuentran en esta categoría. El siguiente nivel se denomina altamente insuficiente e incluye otros seis países (entre ellos China y Japón). La política de estos seis países conduce a incrementos de temperatura de 3 oC.

En el tercer nivel se ubican 38 países con una política sobre cambio climático insuficiente porque permite aumentos de entre 2 oC y 3 oC. En esta categoría se encuentran Brasil, la Unión Europea y México. Finalmente, sólo un grupo de cinco países se ubica en el nivel adecuado para mantener el incremento de temperatura por debajo de los 2 oC, pero con excepción de India, se trata de economías pequeñas.

El Acuerdo de París contempla el fortalecimiento periódico de los compromisos nacionales, pero las reglas precisas para hacerlo apenas están siendo discutidas en la COP23 de Bonn esta semana. El tiempo apremia pero es necesario esperar para ver qué sucede con la aplicación de esas metas nacionales. Mientras tanto, una buena noticia es que a pesar de que Estados Unidos se retiró del Acuerdo de París, varios estados, muchas ciudades y decenas de empresas de ese país han ratificado sus compromisos de reducir emisiones en el marco de dicho acuerdo.

Quizás el otro aspecto positivo en este oscuro panorama es que la comunidad internacional parece decidida a mantener el esfuerzo colectivo para mitigar el calentamiento global y sus efectos. Ojalá no resulte ser demasiado tarde, porque sólo faltan 19 años y 50 días.

Twitter: @anadaloficial

¿Quiénes somos? | Contacto | Suscripciones | Publicidad | Aviso legal | Aviso de privacidad. | Librería | Siguenos en: twitter

Periódicos: La Jornada Aguascalientes | La Jornada Baja California | La Jornada Guerrero | La Jornada Maya |

La Jornada Morelos La Jornada de Oriente | La Jornada San Luis | La Jornada Veracruz | La Jornada Zacatecas

Medios asociados: The Independent | Radio Nederland | Gara | Página/12 | Carta Maior | Radio Bilingüe

Copyright © 1996-2013 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Pablo Solón Responds to Secret U.S. Manipulation of Climate Talks Revealed in WikiLeaks Cable

Pablo Solón Responds to Secret U.S. Manipulation of Climate Talks Revealed in WikiLeaks Cable.

LOMBORG ACERCA DE ECONOMÍA Y ECOLOGÍA, ESCEPTICISMO Y CALENTAMIENTO GLOBAL

SOBRE EL TEMA DE LA RELACIÓN ENTRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL Y LA ECONOMÍA , LAS TESIS DEFENDIDAS POR EL DANÉS BJORN LOMBORG HAN SIDO DESDE HACE ALGUNOS AÑOS UN REFERENTE CRÍTICO QUE NO PUEDE SER DEJADO A UN LADO EN EL DEBATE ACTUAL
La BBC nos ofrece una interesante entrevista radiada con el polémico y célebre investigador en este enlace
http://www.bbc.co.uk/iplayer/console/p00c4pmk/The_Climate_Connection_The_Climate_Connection_2010_Debate_Whats_Stopping_Us

Entrevista publicada por el diario madrileño La Razón
FUENTE http://www.larazon.es/noticia/4973-la-respuesta-politica-al-calentamiento-global-no-funciona
25 Septiembre 10 – Belén Tobalina
Le llamo. Está en plena conversación telefónica, así que me pide que lo haga en cinco minutos, que se convierten en diez. Y esto tras un par de días cambiando la hora de la entrevista. Es normal. Desde que aparecieran unas declaraciones suyas en «The Guardian», en las que afirmaba que es necesario invertir 79.000 millones de euros al año para resolver el problema del cambio climático, su teléfono echa humo. Tras su libro «El ecologista escéptico», Bjørn Lomborg ha sido tachado en medio mundo –quizá por el título más que por el contenido– como uno de los mayores negacionistas. Sin embargo, él lo tiene claro: «Siempre he dicho que el calentamiento global es real».

-En «El ecologista escéptico» aseguraba con datos que los problemas medioambientales estaban mejorando. ¿Y ahora?
-¿Me pregunta si continúan mejorando?

-Sí.
-En general, las cosas están yendo mejor. Pero no todo. Obviamente, el calentamiento global no está yendo mejor. Es importante decir que en la mayoría de áreas estamos resolviendo más problemas de los que estamos creando. Los indicadores de bienestar humano están girando en la dirección correcta: vivimos más tiempo, tenemos mejor educación y mayores ingresos.

-Pero en algunos asuntos estamos peor…
-Sí, la biodiversidad es uno de ellos. La contaminación atmosférica y la del agua en los países pobres es realmente un problema. Si eres pobre, lo que te preocupa es qué vas a dar de cenar a tus niños esta noche. Pero si eres rico, puedes darte el lujo de preocuparte por la contaminación atmosférica.

-Tras el libro, fue tachado de escéptico. Usted, ¿cómo se describiría?
-Soy un ecologista escéptico. Siempre he sido escéptico con el enfoque actual que se da al calentamiento global. Siempre he dicho que es un problema real y que la gente está muy preocupada. Pero la respuesta política actual al calentamiento global simplemente no funciona. No funciona políticamente. Lo hemos intentado durante los últimos 18 años transcurridos tras la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, y no hemos logrado reducir las emisiones de carbono. No funciona tampoco económicamente. Los análisis muestran que el recorte de emisiones al estilo Kyoto es demasiado complicado para que salga bien.

-¿Alguna vez se ha sentido negacionista?
-No. En «El ecologista escéptico» dije, como punto de partida, que el calentamiento global es real y está sucediendo. Siempre he dicho eso. Lo que yo desafío es la afirmación de que es el «fin del mundo». En el panorama ambiental actual hay un debate muy enfrentado entre la gente que dice que el calentamiento global no está ocurriendo y los que aseguran que es el fin del mundo. Ninguna de las dos afirmaciones es correcta. Como tenemos un debate tan polarizado, la gente trata de empujar a uno de los dos bandos y muchas, muchas personas, dicen: «¡Oh!, si usted dice algo contrario a lo que dice Al Gore, debe de ser un negacionista». Y si yo he dicho que Al Gore no está absolutamente en lo cierto, entonces debo de ser un negacionista. Ahora, porque sostengo que es necesario gastar mucho más en investigación y en desarrollo de energías verdes, aparentemente debo de ser un partidario de Al Gore, ja, ja. Es una tontería pensar que sólo hay dos puntos de vista respecto al calentamiento global. Yo no estoy de acuerdo con ninguna de las dos posturas, estoy en el medio de las dos. El calentamiento global es un problema real que tenemos que arreglar, pero lo debemos solucionar con inteligencia.

-¿Estas dos posturas son la razón por la cual hay ciudadanos que no creen en los problemas medioambientales?
-La mayoría de la gente en este debate tiene buenas intenciones. Pero de alguna forma los activistas como Al Gore tratan de motivar a la gente asustándola. Oímos mensajes alarmantes sobre el cambio climático y el aumento del nivel del mar, la desaparición de osos polares, etc. El problema es que no siempre se puede asustar a la gente, ya que acaban desconectando. Dicen, «oh, he oído suficiente». Motivar a las personas con miedo puede ser una forma de llamar la atención a corto plazo, pero no funciona con el tiempo.

-Creo que es la primera vez que aconseja invertir 100.000 millones de dólares (79.000 millones de euros) al año para resolver el calentamiento global. Pero, sostiene que no es el fin del mundo.
-No es la primera vez que lo digo. En 2008, el Consenso de Copenhague, el laboratorio de ideas que fundé, publicó los resultados de un análisis coste-beneficio de gran alcance que daba solución a 10 de los problemas más apremiantes del mundo. Además del calentamiento global, se analizaron la desnutrición, el agua potable, la malaria y el terrorismo. Los expertos concluyeron que los recortes directos de carbono resultan muy ineficaces. El enfoque de Kyoto no es la única salida. En 2009, convocamos a otro grupo para que analizara posibles soluciones al cambio climático más allá de simplemente reducir las emisiones de CO2. El Consenso de Copenhague del Clima (entre ellos tres premios Nobel) identificó varios enfoques que eran viables económicamente y que pueden tener un impacto mayor y más rápido. Las más prometedores: potenciar el I+D de tecnologías verdes y la geoingeniería.

-¿Pagarían los sectores más contaminantes o también los ciudadanos?
-Podría provenir de muchas fuentes. La mayoría de los economistas sugiere aplicar un impuesto sobre el carbono, obligando a pagar en función del daño hecho. Los últimos estudios demuestran que se trata de unos 7 dólares por tonelada de CO2 emitida extra. Si todo el mundo aplicara este impuesto, se obtendrían unos 250.000 millones de dólares. Pero el nivel actual de impuestos sólo asciende a unos 6 centavos de dólar por galón de combustible, lo que no va a hacer que la gente deje de consumir combustibles fósiles.

-Me decía que había que potenciar el I+D de energías verdes. ¿La nuclear es verde?
-No es muy útil atorarse en si es o no verde. El problema con la nuclear es que, de lejos, resulta más cara que el fuel. Y además, tenemos el problema con el almacenamiento de los residuos y la posibilidad de que esta fuente pueda ser utilizada como arma.

-¿Se definiría como pronuclear?
-Ahora no deberíamos invertir mucho en construir nucleares, sino que deberíamos estar invirtiendo en I+D. En mi film «Cool It», que se lanzará en noviembre, nos fijamos en la evolución de las de próxima generación (las de cuarta), que pueden producir energía más barata y corrigiendo los problemas de seguridad y almacenamiento actuales.

-Al principio, a los reactores se les daba un período de operación de entre 25 y 40 años. Hoy, 60. ¿Hasta qué edad se podría aumentar su funcionamiento sin que suponga un problema de seguridad?
-Si estamos hablando de los que están ya construidos en Occidente, resulta relativamente barata su operación y se caracterizan por producir energía más barata que con los combustibles fósiles. Su ampliación no plantea problemas de seguridad adicionales, ya que ya nos hemos comprometido con el almacenamiento de residuos y estamos intentando resolver su proliferación. Por ello, ampliar su operación tiene sentido.

-¿Qué renovable le gusta más?
-Necesitamos investigar todas las tecnologías, no se sabe en cuál se darán los mayores avances.

-¿Cree que Rajendra Pachauri debería seguir siendo la voz principal del IPCC?
-El jefe del IPCC no es el factor más importante. La organización, aunque es muy buena, necesita una reforma.

-Dígame tres mentiras del cambio climático.
-Creo que la desinformación y las exageraciones son problemas mayores que las mentiras descaradas. La primera que le sugeriría sería la afirmación de aquéllos que no creen en el calentamiento global porque la presencia del CO2 en la atmósfera es muy pequeña, y que, por ende, no puede tener ningún impacto sobre las temperaturas. La evidencia es abrumadora. Hay una conexión directa. Aunque las emisiones de CO2 son «sólo» el 0,035 por ciento, lo cierto es que juegan un papel esencial en el calentamiento global. La segunda sería la afirmación hecha por personas como Al Gore que dicen que el nivel del mar podría subir seis metros o más. Esto simplemente no es verdad. El IPCC dice que los modelos indican un aumento del nivel del mar de 18 a 59 centímetros durante este siglo, la estimación más común es 30. Nos tenemos que encargar de esto, pero no es aterrorizante ni espeluznante –30 cm es lo que el nivel del mar subió en los últimos 150 años. La tercera desinformación es la de que el enfoque actual de luchar contra el calentamiento global está funcionando, y de que lo que falta es «voluntad política». En realidad, el modo de abordar el recorte mundial de carbono –que hemos seguido durante casi 20 años– es deficiente. Es deficiente económicamente, porque los impuestos al carbono a corto plazo van a costar una fortuna y harán poco. Es deficiente políticamente, porque las negociaciones para reducir las emisiones de CO2 son conflictivas. Y es deficiente tecnológicamente, ya que no asegura que la energía alternativa esté en marcha para acabar con la dependencia de carbono.

-¿Cuál es el mayor problema ambiental?
-Identificar el mayor problema no ayuda tanto como identificar cuáles son las mejores soluciones a los problemas que tenemos. La gente está preocupada por hacer las cosas correctas para asegurar que el planeta que dejemos a la próxima generación sea mejor. Si quieres saber cuál es el mayor problema medioambiental hoy, no es el que piensas –calentamiento global–, sino la contaminación del aire de las ciudades, que mata a 1,4 millones de personas cada año.

-¿Qué hace por el planeta?
-La verdad es que lo que podamos hacer los individuos no tiene un gran impacto sobre el calentamiento global. Ése es el papel de los gobiernos. Pero le diré que voy en bici por Copenhage y que he sido vegetariano toda mi vida.