Islamismo irracional y su auto propaganda como si fueran capaces de razonar filosófica y/o críticamente, cuando es mera doctrina dogmática

Averroes. 

(Averroes)… en 1195, el califa, cediendo a las presiones de los teólogos y de los canonistas (coránicos), que veían en las ciencias profanas, y sobre todo en la filosofía, un peligro para la religión, publicó un decreto contra los cultivadores de estas disciplinas y confinó en Lucena, arrabal situado a poca distancia de Córdoba, a su protegido, que había sufrido el disgusto de ver cómo se quemaban sus obras en la plaza pública y de verse expulsado, juntamente con su amigo Ibn Zuhr (Avenzohar), de la mezquita por la plebe fanatizada