Varsovia, levantamiento contra los totalitarismos nazi y ruso

http://www.sott.net/articles/show/213033-Remembering-the-Warsaw-Uprising-66-Years-Later

dossier sobre actividades de la compañía Renault

http://www.historiographie.info/renault.html
La historiadora francesa Annie Lacroix-Riz nos aporta un interesantísimo dossier sobre el modo en que la fábrica frnacesda de autos y camiones, RENAULT, se vinculó con el régimen NAZI

Renault et le sabotage de la production de guerre – 25 Nov. 1939.

Liste des 24 arrêtés Renault, 24 Juillet 1942.
Renault et la réparation des chars pour la Wermacht – 1 et 4 Aout 1940.

CONTINGENTS POUR CONSTRUCTION DE LA FONDERIE DES USINES RENAULT AU MANS,
POUR CHENILLES DE CHARS, 17 NOVEMBRE 1942
Renault état d’esprit communiste résistant
– 16 Mai 1941.

LOUIS RENAULT INSISTE SUR L’ÉVACUATION DE BILLANCOURT – 26 Août 1943.
COA et commandes allemandes de chars à RENAULT ET AUTRES, 27 MAI 1941

DÉVELOPPEMENT DES CAPACITÉS DE LA SAUR, EFFECTIFS 1940-1943, SERVICE
STATISTIQUE DU COA, 4 NOVEMBRE 1943
BÉNÉFICES EXCEPTIONNELS DE LA SAUR, WI RÜ STAB, 13 JANVIER 1942,

Renault mourant, Neuilly s/ Marne, 16 Oct 1944.
AUGMENTATION PERMANENTE DES CAPACITÉS ET CONSTRUCTIONS DE LA SAUR, AVEC L’APPUI ALLEMAND, 26 JANVIER 1942

Autopsie L. Renault 13 Fév. 1945
Depuis le 8 janvier 2011, date d’un dossier de 5 pages, extrêmement favorable aux héritiers Renault, rédigé par Pascale Robert-Diard et Thomas Wieder du Monde Magazine, intitulé : « Renault. La justice révise les années noires », il a été strictement impossible d’obtenir des grands media, écrits ou télévisuels, malgré des demandes réitérées, le droit de faire connaître aux lecteurs, auditeurs ou spectateurs la thèse contestant celle des héritiers Renault, désormais engagés dans une action en indemnisation contre l’Etat.
Le service public de télévision a déjà, à deux reprises, sur France 2, les 2 mars et 26 avril 2011, accordé à des heures de grande écoute voix exclusive aux héritiers. Le 3 août 2011, sur Europe 1, Franck Ferrand, a associé M. Laurent Dingli, dans son émission Au cœur de l’histoire, à l’indispensable réhabilitation de l’honneur de Louis Renault mis en cause par des historiens acharnés à « salir la mémoire de Louis Renault »,
Pour la troisième fois depuis mars, le service public donne la parole aux héritiers Renault et à au moins un historien qui soutient ou ne conteste pas la thèse de ceux-ci, et interdit de parole l’histoire fondée sur les sources originales. Le faux « débat » programmé, et déjà enregistré, sera diffusé au soir même ( 14 décembre 2011) de la première audience vraiment importante du procès que les héritiers Renault ont engagé le 9 mai 2011 contre l’État. Il risque, une fois de plus, de peser unilatéralement sur le cours de la justice.
La presse a le devoir théorique, jusqu’ici bafoué, d’informer sur la situation et les citoyens celui de protester contre une partialité qui met ladite presse, privée et publique, au service exclusif des héritiers de Renault qui ont engagé un combat contre la vérité historique au profit d’une prétendue quête désintéressée de réhabilitation avant de se lancer dans une action judiciaire en indemnisation concernant tous les contribuables français. Il convient d’exiger du service public, que ceux-ci financent directement, le respect du pluralisme : or, celui-ci a été bafoué avec application depuis janvier 2011, date où est entrée dans le domaine public la grande offensive des héritiers de Renault, parée dans un premier temps des atours de la nécessaire « réhabilitation » morale, révélée le 9 mai pour ce qu’elle était, une opération financière de grande envergure.

Vous trouverez ici douze des pièces d’archives qui attestent, sans aucun doute possible, l’ampleur de la collaboration de Louis Renault avec l’Allemagne, que je borne à la seule période septembre 1939-Libération. Je me propose, dans la période à venir, à publier un grand nombre de documents provenant des fonds d’archives concernés (copies des archives de la Préfecture de police; transcriptions des fonds Lehideux de Haute-Cour, 3 W, sous dérogation particulière et donc interdits de photocopie et de photographie).

Bien cordialement,

Annie Lacroix-Riz

Concepto de judeidad o yiddish.Materiales para un análisis desde el Materialismo Filosófico


http://www.matterhorntravel.com/Worlds_of_Yiddishland.html

A quien pudiera parecerle que esta u otras de las recomendaciones de sitios y materiales que hacemos en introfilosofía son materiales de Historia, una breve aclaración: entendemos la Filosofía como un saber de segundo grado, en el sentido del Materialismo Filosófico: Filosofía como saber de «segundo grado»

El saber filosófico no es un saber doxográfico, un saber pretérito, un saber acerca de las obras de Platón, de Aristóteles, de Hegel o de Husserl [11]. Es un saber acerca del presente y desde el presente [12]. La filosofía es un saber de segundo grado, que presupone, por tanto, otros saberes previos, «de primer grado» (saberes técnicos, políticos, matemáticos, biológicos…). La filosofía, en su sentido estricto, no es «la madre de las ciencias»; la filosofía presupone un estado de las ciencias y de las técnicas suficientemente maduro para que pueda comenzar a constituirse como disciplina definida. Por ello las Ideas de las que se ocupa la filosofía, ideas que brotan precisamente de la confrontación de los más diversos conceptos técnicos, políticos o científicos, a partir de un cierto grado de desarrollo, son más abundantes a medida que se produce ese desarrollo [152].

Como saber de segundo grado la filosofía no se asignará a un campo categorial cerrado, como el de las Matemáticas o el de la Física. Pues el «campo de la filosofía» está dado en función de los otros, de sus analogías o de sus contradicciones. Y las líneas identificables que las analogías o las contradicciones entre las ciencias y otros contenidos de la cultura perfilan, las llamamos Ideas. En función de esta concepción de la filosofía, la metáfora fundacional expuesta en el Teeteto platónico, en virtud de la cual la filosofía es presentada como mayeutica, puede comenzar a interpretarse en un sentido objetivo y no sólo en el sentido subjetivo (pragmático pedagógico) tradicional. «El oficio de comadrón, tal como yo lo ejerzo (dice Sócrates) se parece al de las comadronas pero difiere de él… en que preside el momento de dar a luz, no los cuerpos, sino las Ideas… Dios ha dispuesto que sea mi deber ayudar a dar a luz a los demás y al mismo tiempo me prohibe producir nada por mí mismo…» Aplicaremos estas analogías no tanto a los individuos (necesitados de «ayuda pedagógica» para «dar a luz» sus pensamientos) sino a las propias técnicas y ciencias que en sus propios dominios (en sus categorías) tallan conceptos rigurosos de los cuales podrán desprenderse las Ideas.

La filosofía se nos muestra entonces no ya tanto como una actividad orientada a contemplar un mundo distinto del mundo real conceptualizado (en nuestro presente, en todas sus partes, está conceptualizado por la técnica o por la ciencia, porque no quedan propiamente «tierras vírgenes» de conceptos) sino a desprender las Ideas de los conceptos pues ella no puede engendrar Ideas que no broten de conceptos categoriales o tecnológicos. Y, sin embargo, los conceptos «preñados de Ideas» necesitan de la ayuda de un arte característico para darlas a luz y este arte es la filosofía. Evitaremos, de este modo, esas fórmulas utópicas que pretenden definir la filosofía a través de conceptos, en el fondo, psicológicos, tales como «filosofía es el amor al saber», o la «investigación de las causas primeras», o el «planteamiento de los interrogantes de la existencia». En su lugar, diremos: filosofía es «enfrentamiento con las Ideas y con las relaciones sistemáticas entre las mismas». Pero sin necesidad de suponer que las Ideas constituyen un mundo organizado, compacto. Las ideas son de muy diversos rangos, aparecen en tiempo y niveles diferentes; tampoco están desligadas enteramente, ni entrelazadas todas con todas (la idea de Dios no es una idea eterna, sino que aparece en una fecha más o menos determinada de la historia; la idea de Progreso o la idea de Cultura tampoco son ideas eternas: son ideas modernas, con no más de un par de siglos de vida). Su ritmo de transformación suele ser más lento que el ritmo de transformación de las realidades científicas, políticas o culturales de las que surgieron; pero no cabe sustantivarlas.

«La filosofía», por tanto, no tiene un contenido susceptible de ser explotado o descubierto en sí mismo y por sí mismo, ni siquiera de ser «creado», por analogía a lo que se conoce como «creación musical»: la filosofía está sólo en función de las realidades del presente, es actividad «de segundo grado» y no tiene mayor sentido, por tanto, buscar una «filosofía auténtica» como si pudiera ésta encontrarse en algún lugar determinado. Lo que ocurre es que, por ejemplo, nos hemos encontrado con las contradicciones entre una ley física y una ley matemática: «no busco ‘la filosofía’ -tendría que decir- sino que me encuentro ante contradicciones entre ideas o situaciones; y, desde aquí, lo que busco son los mecanismos según los cuales se ha producido esa contradicción, sus analogías con otras, &c.»; y a este proceso llamamos filosofía.

Ahora bien, la respuesta a la pregunta ¿qué es la filosofía? sólo puede llevarse a efecto impugnando otras respuestas que, junto con la propuesta, constituya un sistema de respuestas posibles; porque el saber filosófico es siempre (y en esto se parece al saber político) un saber contra alguien, un saber dibujado frente a otros pretendidos saberes. {QF2 13-14, 45-47}

prólogo de Vasconcelos al libro Derrota mundial

José Vasconcelos prologaba la edición del libro de Salvador Borrego Derrota Mundial, en su edición de 1955
enlace al libro de Salvador Borrego http://www.megaupload.com/?d=AXXICIUX
Aquí tenemos lo que planteaba el filósofo mexicano en su prólogo
Prólogo a la Segunda Edición
La obra de Salvador Borrego E., que hoy alcanza su segunda edición, es una de
las más importantes que se hayan publicado en América. Causa satisfacción que un
mexicano de la nueva genera-ción, haya sido capaz de juzgar con tanto acierto los
sucesos que conocemos bajo el nombre de la Segunda Guerra Mundial.
Colocados nosotros del lado de los enemigos del poderío alemán, es natural que
todas nuestras ideas se encuentren teñidas con el color de la propaganda aliada. Las
guerras modernas se desa-rrollan tanto en el frente de combate como en las páginas
de la imprenta. La propaganda es una arma poderosa, a veces decisiva para engañar
la opinión mundial. Ya desde la primera guerra euro-pea, se vio la audacia para
mentir, que pusieron en práctica agencias y diarios que disfrutaban de reputación
aparentemente intacha-ble. La mentira, sin embargo, logró su objeto. Poblaciones
enteras de naciones que debieron ser neutrales, se vieron arrastradas a participar en
el conflicto, movidas por sentimientos fundados en informaciones que después se
supo, habían sido deliberadamente fabricadas por el bando que controlaba las
comunicaciones mun-diales.
Y menos mal que necesidades geográficas o políticas nos ha-yan llevado a
participar en conflictos que son ajenos a nuestro destino histórico; lo peor es que nos
dejemos convencer por el engaño. Enhorabuena que hayamos tenido que afiliarnos
con el bando que estaba más cerca de nosotros; lo malo es que haya sido tan
numerosa, entre nosotros, la casta de los entusiastas de la mentira. Desventurado es
el espectáculo que todavía siguen dando algunos «intelectuales» nuestros, cuando
hablan de la defensa de la democracia, al mismo tiempo que no pueden borrar de sus
frentes la marca infamante de haber servido dictaduras vernáculas que hacen gala de
burlar sistemáticamente el sufragio
. Olvidemos a estos seudo-revolucionarios, que no
son otra cosa que logreros de una Revolución que han contribuido a deshonrar, y
procuremos despejar el ánimo de aquellos que de buena fe se mantienen engañados.
«Durante seis años, dice Borrego, el mundo creyó luchar por la bandera de
libertad y democracia que los países aliados enarbolaron a nombre de Polonia.
Pero al consumarse la victoria, países enteros, incluyendo Polonia misma,
perdieron su soberanía bajo el conjuro inexplicable de una victoria cuyo
desastre muy pocos alcanzaron a prever».
La primera edición del libro de Borrego se publicó hace dos años escasos y en
tan corto tiempo, el curso de los sucesos ha confirmado sus predicciones, ha
multiplicado los males que tan valien-temente descubriera.
Ya no es sólo Polonia; media docena de naciones europeas que fueron otros
tantos florones de la cultura cristiana occidental, se encuentran aplastadas por la bota
soviética, se hallan en estado de «desintegración definitiva».

Y el monstruo anticristiano sigue avanzando. Detrás de la sonrisa de Mendes-
France, siempre victorioso, dicen sus secuaces; detrás de esa enigmática sonrisa, seis
millones de católicos del Vietnam, fruto precioso de un siglo de labor misionera
francesa, han caído dentro de la órbita de esclavitud y de tortura que los marxistas
dedican a las poblaciones cristianas.
E1 caso contemporáneo tiene antecedentes en las invasiones asiáticas de un
Gengis-Kan, que esclavizaba naciones; tiene antecedentes en las conquistas de
Solimán, que degollaba cristianos den-tro de los templos mismos que habían
BORREGO : Derrota mundial
— 4 —
levantado para su fe. El conflicto de la hora es otro de los momentos angustiosos y
cruciales de la lucha perenne que tiene que librar el cristianismo para subsistir.
En el libro de Borrego, penetrante y analítico, al mismo tiempo que iluminado y
profético, se revelan los pormenores de la conjura tremenda.
La difusión del libro de Borrego es del más alto interés patriótico en todos los
pueblos de habla española. Herederos, nosotros, de la epopeya de la Reconquista que
salvó el cristianismo de la in-vasión de los moros, y de la Contra-Reforma encabezada
por Felipe II, que salvó el catolicismo de la peligrosa conjuración de luteranos y
calvinistas, nadie está más obligado que nosotros a desenmascarar a los hipócritas y a
contener el avance de los perversos
. La lucha ha de costamos penalidades sin cuento.
Ningún pueblo puede escapar en el día, a las exigencias de la historia, que son de
acción y de sacrificio.
La comodidad es anhelo de siempre, jamás realizado. La lucha entre los
hombres ha de seguir indefinida y periódicamente impla-cable, hasta en tanto se
acerque el fin de los tiempos, según advierte la profecía.
José Vasconcelos
Febrero de 1955

Españolas y españoles bajo la bestia nazi

http://www.ceibm.org/exilio.html 

Información,textos,testimonios de españoles y españolas bajo el horror nazi

Desde los hechos de la II Guerra Mundial, del horror nazi y su proyecto de eliminación total de judíos y otros seres humanos considerados por ellos inferiores,tales como gitanos,comunistas,etc,y el lanzamiento de dos bombas atómicas en japón, surge una hondísima brecha en toda la tradición de la filosofía nacida en la Atenas de Platón y su maestro Sócrates…

Acaso nunca se podrá salir de esas heridas que afectan grave y profundamente al quehacer de la Etica,de la Moral y del derecho…

Sin embargo es posible tratar de hacer una filosofía crítica para buscar por todos los medios a nuestro alcance que esta barbarie sea imposible de volver jamás a ser algo siquiera pensable, ni mucho menos algo real