Tramas del narco en Galicia (España)

zero

En este libro de Nacho Carretero podemos conocer los entresijos sociales, económicos, políticos de todo lo que implica en España, desde el caso de Galicia, cómo operan las redes globales-locales del narcotráfico , y conocer uno de los eslabones de este sector de la llamada ECONOMIA CRIMINAL, uno de los tres pilares maestros del sistema económico del neoliberalismo en estos tiempos posmodernos y globalizadores , en marcha y a toda vela,  viento en popa…

Fariña, Nacho Carretero by Libros del K.O. on Scribd

https://www.scribd.com/embeds/279399939/content?start_page=1&view_mode=scroll&access_key=key-fbr3zhKxFM8mQhJDg0mL&show_recommendations=true

HyperNormalization, Adam Curtis: viviendo en un mundo irreal

INFORMACION BASICA SBRE EL ASUNTO Y EL TRABAJO DE ADAM CURTIS:

El poder de las pesadillas

El poder de las pesadillas (del inglés The Power of Nightmares) es un documental de la BBC, escrito y producido por Adam Curtis, parte de la serie de documentales titulada El ascenso de la política del miedo (Inglés: The Rise of the Politics of Fear). El filme consta de tres partes, cada una tiene una hora de duración, y fue transmitido por primera vez a finales de 2004 en el Reino Unido y posteriormente en varios países y exhibido en varios festivales de cine.

El documental compara el ascenso del movimiento neoconservador en los Estados Unidos con el del movimiento radical islamista, sugiriendo que hay una fuerte conexión entre los dos. Mas aún, éste argumenta que la amenaza del islamismo radical como una siniestra masiva fuerza de destrucción, especialmente en la forma de Al-Qaeda, es en realidad un mito perpetrado por los políticos de varios países y en particular por los neoconservadores de Estados Unidos con el objetivo de unir e inspirar a la gente ante el fracaso de otras ideologías utópicas.

El poder de las pesadillas ha sido alabado por críticos en Gran Bretaña y los Estados Unidos. Su mensaje y contenido también han sido objeto de crítica por los sectores conservadores y progresistas.

Excelente material para el análisis y discusión críticos , no idealistas, de los modelos que se imponen desde las cúpulas oligárquicas neoliberales a los ex ciudadanos, hoy meros consumidores PARA otros materiales de Adam Curtis, entrar en este lugar: https://archive.org/details/ThePowerOfNightmares-AdamCurtis

DEMOCRACIAS POSMODERNAS (DEBILES), SEGURIDAD DEL ESTADO Y MILITARIZACION . Análisis del caso mexicano , por Carlos Fazio

Posted on octubre 27, 2016 Uncategorized

FUENTE: https://clasefazio.wordpress.com/2016/10/27/la-emboscada-el-desgaste-militar-y-los-derechos-humanos/?blogsub=confirming#blog_subscription-3
La emboscada, el desgaste militar y los derechos humanos
24 de octubre de 2016
A 23 días de los hechos de Culiacán, Sinaloa, en los que según la narrativa de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) un convoy militar fue emboscado por un grupo armado con saldo de cinco soldados muertos y 10 heridos, no existen datos periciales, de balística ni criminológicos de una autoridad competente que permitan saber qué ocurrió y cómo, ni quiénes fueron los atacantes y cuál fue el móvil.
Si bien el pasado 22 de octubre, en presencia del comandante de la novena Zona Militar, general Rogelio Terán, el titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación y Delincuencia Organizada (Seido), Gustavo Salas Chávez, aseveró que se tiene claramente establecido el móvil, la cadena de decisiones y acciones ilícitas que motivaron la emboscada, así como el número de delincuentes que participaron y a qué organización pertenecen, se reservó nombres y motivos. Asimismo, dijo que hay varias personas detenidas, pero no especificó cuántas ni quiénes son. Por lo que desde el punto de vista informativo no aportó ningún dato nuevo y todo queda sujeto a la especulación.

No obstante, a partir de un video filtrado a un medio televisivo por mandos castrenses, sobre un evento anterior en el poblado de Bacacoragua, municipio de Badiraguato, donde se observa a dos soldados que asisten a una persona herida (que en el relato de la Sedena y la PGR es identificada como Julio Óscar Ortiz Vega, presunto delincuente), se construyó y desencadenó toda una trama, que, con base en un encendido discurso del titular de la Defensa, general Salvador Cienfuegos −quien definió el ataque como alevoso y cobarde y a los ejecutores de la emboscada como enfermos, insanos, bestias criminales−, llevó a un grupo de columnistas de Estado a impulsar una campaña de intoxicación mediática con una matriz de opinión que puso el acento en el hartazgo y el fastidiocastrense, la sordera civil y el supuesto abandono en que se tiene al Ejército. Lo que sumado al desgaste del instituto armado, descrito en un discurso posterior del jefe de la Sedena, puso en la agenda político-parlamentaria la necesidad de regular ya la intervención militar en tareas de seguridad pública.

La sucesión de hechos en apariencia inconexos: la emboscada, el malestar castrense, el renovado patriotismo de los formadores de opinión pública y la consecuente necesidad de una nueva legislación sobre seguridad interior, el estado de excepción (o de emergencia) con suspensión de derechos humanos y garantías, y la prolongación de la intervención de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública (o policiales) que lleva ya 10 años, tiene en su origen algunos puntos oscuros.

El evento de Badiraguato, la construcción narrativa sobre el enigmático y elusivo “alias Kevin” (Julio Óscar Ortiz Vega, supuestamente rescatado por las bestias criminales), quien vestía un uniforme similar al de los dos soldados que presuntamente le salvan la vida en el video y con quienes sostiene un diálogo inusual (por humanitario) entre un delincuente y elementos del Ejército tras un enfrentamiento −mismos que además después murieron en una emboscada de precisión militar que rompe la tendencia y el modus operandi−, con todo y su dramatismo real o ficticio, puede ser una cortina de humo (la fabricación de una noticia que cause el impacto esperado desplazando a la anterior) para pasar a una nueva fase de militarización del país, en momentos en que más de un centenar de organizaciones de la sociedad civil demandan al gobierno de Enrique Peña Nieto que cumpla con las 14 recomendaciones formuladas al Estado mexicano por el Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, y se adopte un cronograma para el retiro de las fuerzas armadas de las funciones de seguridad pública.

La emboscada que profundizó el desgaste del Ejército (general Cienfuegos dixit) y reactivó en los círculos parlamentarios la discusión sobre la ley de seguridad interior, en particular sobre la ley reglamentaria del artículo 29 constitucional, podría resultar muy peligrosamente tentadora para la imposición de un régimen autoritario de nuevo tipo.

Cabe consignar que, en su origen, la intervención militar en el combate a las drogas, se dio en el contexto de una doctrina de seguridad hemisférica impulsada por Estados Unidos desde los años 90 del siglo pasado. Desde entonces, la tendencia hacia una militarización y trasnacionalización de la guerra a las drogas contribuyó al reforzamiento y a la relegitimación del papel doméstico de las fuerzas armadas y de cuerpos policiales militarizados, estrategia diseñada por Washington en detrimento de las tendencias regionales hacia la democratización de sus sociedades, la desmilitarización y una mayor protección de los derechos humanos.

Desde entonces, también, el estado de derecho en países como México se fue transformando en un cascarón vacío, donde las funciones y las instituciones garantes de un sistema democrático siguieron existiendo como estructura, pero en lugar de cumplir con sus mandatos constitucionales, se pusieron al servicio de los intereses de la plutocracia y sus administradores civiles, borrando cualquier garantía constitucional, erigiendo la impunidad a regla de convivencia civil, en un proceso de contaminación y resquebrajamiento que se ha venido profundizando hasta nuestros días.

A todas luces México no es un Estado democrático de derecho. Durante el sexenio de Peña Nieto la descomposición del principio de legalidad y la vulneración flagrante de los derechos humanos se han profundizado. Así lo revela el más reciente estudio del World Justice Project 2015, de Washington, DC, que ubica a México en el lugar 79 de 102 países estudiados, reprobado con una calificación de 0.47, debajo de Burkina Faso, Tanzania, China y Túnez.

En ese contexto, el actual dictamen de la Ley Reglamentaria del Artículo 29 constitucional, cuyo contenido forma parte de las garantías individuales, es una pieza jurídica propia de un Estado autoritario.

Materialismo gnoseológico ( exposición de David Alvargonzález – Universidad de Oviedo-)

muerte-gustavo-bueno-materialismo-filosofico_atlvid20160807_0024_7

http://www.fgbueno.es/med/dig/meta89f.pdf

MATERIALISMO GNOSEOLOGICO Y CIENCIAS
HUMANAS: PROBLEMAS Y EXPECTATIVAS
David Alvargonzález
El objetivo de esta conferencia es doble: en primer lugar, se trata de
presentar los problemas que plantea la fílosofía materialista de Gustavo Bueno
por lo que se refiere a la investigación en gnoseologfa especial de las ciencias
humanas; en segundo lugar, también se hará mención de las expectativas
abiertas por las investigaciones realizadas desde el materialismo sobre el
estatuto gnoseológico de las ciencias humanas con el fm de detectar los temas
más adecuados sobre los que centrar las investigaciones futuras.
La filosofía materialista de Gustavo Bueno sobre las ciencias humanas ha
sido utilizada, desde sus primeras formulaciones (Bueno 1970a, 1971a, 1972a,
1976a), para realizar análisis gnoseológico-especiales de la lingüística, de la
epistemología genética, de la Historia, de las disciplinas psicológicas, de las
ciencias de la religión, y de la antropología cultural. Algunos de estos estudios
arrojan resultados que aconsejarían la revisión de los esquemas generales sobre
las diferencias entre ciencias naturales y ciencias humanas, y sobre la posibilidad
de construir identidades materiales sintéticas utilizando exclusivamente
metodologías operatorias p. Intentaremos mostrar de un modo problemático las
razones en las que se fundamentaría esta revisión, los problemas que plantea en
la gnoseología de las ciencias y de las técnicas, y las expectativas que abre a
la hora de enfrentarse con nuevas investigaciones sobre estos temas.
Con el objeto de que los contenidos de esta ponencia resulten inteligibles
para las personas no familiarizadas con la filosofía de Bueno, la conferencia se
estructurará del siguiente modo: en primer lugar, intentaremos caracterizar
brevemente algunos de los rasgos más sobresalientes del materialismo gnoseológico.
En segundo lugar, presentaremos el criterio de demarcación propuesto por el
materialismo con el objeto de diferenciar las ciencias naturales de las ciencias
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
128 David Alvargonzález
humanas, refiriéndonos a los diferentes estados operatorios a y p. Por último,
nos detendremos en el análisis de los problemas planteados por este criterio de
demarcación y presentaremos las posibles líneas a seguir por las investigaciones
futuras.
I. Caracterización del materialismo gnosológico
de G. Bueno
1. El materialismo gnoseológico de Gustavo Bueno es una filosofía del
conocimiento que cristaliza de un modo más o menos estable en tomo a 1970
en una serie de obras que tratan de analizar, entre otras cosas, las relaciones
entre el conocimiento científico y filosófico (Bueno 1970a, 1971a, 1972a). Las
obras de G. Bueno anteriores a esta fecha abordan temas muy diversos (lógica,
crítica de arte, estética, etc.) y su orientación filosófica es, a menudo, ecléctica
(1960a) aunque incluyendo gran cantidad de componentes críticos y una importante
puesta al día de conocimientos filosóficos y científicos. La obra de Bueno
posterior a 1970 forma ya un sistema coherente de filosofía metarialista donde
las teorías gnoseológicas (1970a, 1971a y b, 1972a y c, 1973b, 1976a y b,
1978b, etc.), las teorías ontológicas (1972b, 1974a, 1980b, etc.), la filosofía de
la religión (1985a, 1989), la filosofía moral y política (1982c, 1987a), etc.,
aparecen ya plenamente articuladas. Por tanto, por lo que se refiere a esta
conferencia, no me referiré a las obras anteriores a 1970, aun teniendo en
cuenta la importancia biográfica de ese periodo de juventud, y el interés de
realizar un estudio sobre la influencia de aquellas primeras obras sobre las
posteriores.
2. El materialismo gnoseológico parte de la diferenciación entre diversos
tipos de saber (mítico, mágico, religioso, técnico, científico, filosófico, etc.) y
diferencia las formas de conocimiento características de las sociedades ágrafas,
preestatales (mito, magia, religión, técnica), de los conocimientos propios de la
sociedad universal contemporánea, heredera de la cultura mediterránea (ciencia
y filosofía, y también ideología, pseudociencia, tecnología, etc.). La gnoseología
de la ciencia implica necesariamente la discusión del papel de la filosofía en el
conjunto del saber (Bueno 1970a), de los orígenes de la filosofía (Bueno 1974a)
y de las diferencias y semejanzas entre el conocimiento científico y el conocimiento
filosófico.
La filosofía y la ciencia son las formas de conocimiento más elaboradas de
que disponemos. Su carácter abstracto y universal hace que sean saberes de
naturaleza diferente al resto. Como disciplinas características surgidas en las
sociedades civilizadas, constituyen el prototipo de construcción racional crítica
en la medida en que analizan constantemente las condiciones de validez de las
verdades que construyen. Los conocimientos de las restantes culturas son
analizados y triturados por los saberes críticos (ciencia y filosofía) que los
asimilan y reexponen conforme a esquemas generales: las matemáticas, la
física, la biología, la termodinámica o la sociología son construcciones univer-
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 129
salmente válidas, son ciencias comunes a todos los pueblos (en el sentido de Ibn
Hazm de Córdoba). La filosofía, en la medida en que analiza ritos, mitos,
magia, religiones, etc. muy diversos, conforme a criterios de racionalidad,
también es universal, y su historia única.
La ciencia y la filosofía, en cuanto conocimientos que surgen exclusivamente
en las sociedades civilizadas, comparten características comunes: ambos
conocimientos son organizados, sistemáticos, y crítico-racionales, y se transmiten
y desarrollan históricamente. Sin perjuicio de estas semejanzas, la filosofía
puede diferenciarse del conocimiento científico. Analizando a través de la
historia el modo de ejercer los filósofos su disciplina, podríamos entresacar una
serie de características específicas del saber filosófico. Podemos decir que la
filosofía en sentido estricto es un saber construido sobre otros saberes previos
(mitos, religiones, magia, técnicas, ideologías, ciencias, etc.). Con estos materiales
la filosofía construye ideas que intentan superar las contradicciones
existentes entre esos mismos materiales, necesariamente heterogéneos. Los
filósofos académicos, aunque no siempre han sido los inventores de las ideas
con las que trabajan, intentan formularlas de un modo abstracto, sistemático,
ordenado, y crítico, y ensayan relaciones entre unas ideas y otras. Las relaciones
entre ideas dan lugar a sistemas filosóficos que, por su carácter global,
suponen la presentación ordenada y crítica de los conocimientos humanos en
un momento dado de la historia. E>e este modo, ningún tipo de conocimiento
puede quedar fuera de la reflexión filosófica. Así definida, la fílosofía no es,
ni puede ser, una ciencia. Tampoco es la reina de las ciencias (ciencia de las
ciencias), ni la madre de las ciencias (el tronco común de (k>nde éstas habrían
surgido). No es la reina de las ciencias pues, al ser un saber de segundo grado,
su desarrollo depende, en gran medida, del desarrollo de los otros conocimientos
científicos y no científicos. No es la madre de las ciencias porque los campos
de las ciencias tienen sus orígenes en la organización de materiales a escala
técnica.
Las ciencias se diferencian de la filosofía en que acotan un conjunto de
términos materiales formando un campo y segregando gran cantidad de contenidos
que no resultan relevantes para su construcción. Cada ciencia acota su
campo como consecuencia del cierre parcial de un sistema de operaciones. Los
campos de las ciencias se enfrentan unos con otros como se enfrentan sistemas
operatorios cerrados diferentes entre sí. La ciencia unitaria no existe de hecho,
pero existen, sin embargo, multitud de ciencias, humanas y naturales, reales y
formales, que se enfrentan unas con otras. Las proposiciones y conceptos
científicos se definen por referencia a un determinado campo a través de
relaciones y operaciones entre los términos de ésta.
Las ideas construidas por la filosofía no pueden quedar reducidas al campo
de una sola ciencia sino que, por el contrario, se constituyen a partir de los
conocimientos de múltiples ciencias y de saberes no científicos. La idea de
hombre, por ejemplo, se construye con materiales provenientes de los campos
de la física, la química o la biología, pero también de la Historia, la sociología,
la antropología cultural y la economía política, e, incluso, de la religión, el mito.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
130 David Alvargoniález
la técnica o la tecnología. Esa idea de hombre, así construida, no es científica
sino filosófica: pretende recoger, ordenar y sistematizar todos nuestros conocimientos
sobre el hombre. Lo mismo ocurre con las ideas de estructura,
totalidad, materia, etc.
Entre las ideas que cabe construir desde una perspectiva filosófica se
encuentra la idea de ciencia y la idea de ciencias humanas. La idea de ciencia
deberá ser una idea de carácter genérico capaz de explicar las partes y el
funcionamiento de todas las ciencias existentes (formales y reales, físiconaturales
y humanas), para lo cual deberá estar fundamentada sobre múltiples
análisis gnoseológico-especiales de las ciencias más diversas. Pero la idea de
ciencia tendrá que ser, además, una idea capaz de reexponer, desde sus propias
partes constituyentes, el resto de las ideas de ciencia dadas en la historia de la
filosofía y de la teoría de las ciencias. De acuerdo con lo dicho, la presentación
de cualquier filosofía de las ciencias debe llevar necesariamente asociada una
teoría de teorías de la ciencia donde se expongan, de forma polémica y
ordenada, las filosofías consideradas inadecuadas.
3. El materialismo gnoseológico se asienta sobre una teoría de teorías de las
ciencias (Bueno 1976a, 1982b). Ateniéndose al tipo de partes que se distinguen
en las ciencias a la hora de analizarlas, se diferencian las teorías de las ciencias
no gnoseológicas de las teorías de las ciencias gnoseológicas. Se distinguen dos
tipos de partes: las partes formales serían aquellas que conservan la forma del
todo que constituyen, frente a las partes materiales que no conservarían la
forma del todo que constituyen. Las partículas subatómicas son partes materiales
de un organismo biológico complejo cuyas partes formales serían los
órganos, los tejidos, etc. A partir de las partes materiales exclusivamente resulta
imposible reconstruir el todo; no así a partir de las partes formales.
Aquellos conocimientos sobre las ciencias que centran su atención en el
estudio de las partes materiales de éstas no son considerados por el materialismo
como verdaderas filosofías de la ciencia (y ello, sin perjuicio de que puedan
ser conocimientos verdaderos sobre las ciencias). Estarían dentro de este grupo
las teorías de las ciencias de carácter gramatical que consideran que la ciencia
es, fundamentalmente, un conjunto de proposiciones o de materialidades tipográficas
(el Wittgenstein del Tractatus y el Camap de la Sintaxis lógica del
lenguaje). Las teorías de las ciencias psicologistas también analizarían las
ciencias ateniéndose a sus partes materiales: conceptos (Descartes), razonamientos
(el habitas conclusionis de la escolástica), o juicios (Platón, El sofista.
El político). Otro tanto ocurre con los análisis de las ciencias realizados desde
categorías sociológicas (Snow, Andreski, Moles) que, sin perjuicio de su
interés indudable, no pueden considerarse tampoco como verdaderamente
filosóficos. Las filosofías de corte epistemológico también considerarían las
ciencias según sus partes materiales que en este caso serían las verdades o los
conocimientos alcanzados por el sujeto frente al objeto (Karl Otto Apel,
Windelband, Rickert, etc.). Por último, tampoco serían propiamente gnoseológicas
las filosofías que estudian la ciencia en sus dimensiones ontológicas deduciendo
la organización interna de cada disciplina, y los criterios de demarcación
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 131
entre ciencias, a partir de divisiones de la realidad en estratos ontológicos
(Dilthey, naturaleza-espíritu; R. Worms, inorgánico-orgánico-superorgánico;
etcétera).
Es necesario poner de manifiesto que la negación del alcance gnoseológico
de las teorías gramaticales, psicológicas, sociológicas, epistemológicas de la
ciencia no implica necesariamente negar su interés, sino su pretensión de
convertirse en verdaderas filosofías de las ciencias, lo mismo que el análisis
lógico del lenguaje científico, pueden arrojar informaciones que nos ayuden a
comprender mejor el funcionamiento de la investigación científica. Lo que se
niega es la posibilidad de construir una idea de ciencia verdaderamente gnoseológica
desde estas perspectivas. Porque lo que se hace es elaborar, más bien,
autorrepresentaciones parciales de la ciencia (Bueno 1976b). Y son parciales
porque, al dividir la ciencia en sus partes materiales, son incapaces de reconstruir,
a una escala adecuada, su funcionamiento. Los estudios de sociología y
psicología de la ciencia, y los de semiótica de la ciencia, cuando se proponen
como una filosofía general de la ciencia, pueden considerarse un caso de
reduccionismo (psicológico, sociológico, o lógico-gramatical).
Las teorías de las ciencias que el materialismo de G. Bueno considera
gnoseológicas seccionan la ciencia en partes formales que son capaces de
reconstruir el todo que constituyen. La teoría de teorías de las ciencias gnoseológicas
está construida alrededor de las relaciones entre materia y forma, considerando
este par como un caso de conceptos conjugados. El materialismo gnoseológico
considera que, dado tXfactum de la «república de las ciencias», de la multiplicidad
de las ciencias existentes (en cuanto negación del monismo gnoseológico),
una verdadera filosofía de la ciencia (al margen de que sea o no filosofía de la
ciencia verdadera) debe responder al problema de la relación entre la materia de
las diferentes ciencias y la forma científica, necesariamente común a todas ellas.
Se considera además que la verdad científica brota de las relaciones entre materia
y forma y, por eso, las diferentes teorías sobre la verdad científíca pueden
clasificarse según su modo de entender las relaciones entre materia y forma.
Ahora bien, el par materia/forma puede considerarse un caso de «conceptos
conjugados» (Bueno i978c, 1972b: 338-360). Se llaman conceptos conjugados
a aquellos pares de conceptos que surgen y se desarrollan históricamente juntos,
siendo pares dialécticos que soportan alternativamente relaciones «metaméricas»
y «diaméricas». Los esquemas de conexión metaméricos entre un par de
conceptos A y B son aquellos que no distinguen partes homogéneas en A ni en
B, y que establecen relaciones que los consideran globalmente, como términos
enterizos. Las relaciones metaméricas pueden ser de reducción, articulación y
fusión. También puede considerarse metamérica la relación de yuxtaposición
aunque, en rigor, es más bien una pseudorrelación. Los esquemas de conexión
diamérícos son aquellos que no tratan ni a A ni a B como términos enterizos sino
que los dividen en partes homogéneas (a,,…, a„) (b,,…, b„) de modo que las
relaciones entre A y B se dan a través de sus partes a,, b,. Las relaciones
diaméricas podrían entenderse como relaciones de «infiltración» entre las
partes constituyentes de cada par de términos.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
132 David Alvargonzález
Pues bien, la noción de conceptos conjugados es un noción crítica por
cuanto pretende que los esquemas de conexión metaméricos son fenomenológicohistóricos,
mientras que los esquemas diaméricos (cuando están apropiadamente
construidos) son esenciales. Además, puede considerarse un prototipo de
situación dialéctica por cuanto las relaciones diaméricas entre los términos del
par, al mismo tiempo que niegan las relaciones metaméricas que aparecen como
fenoménicas, las incluyen y reexponen. Por último, es una distinción funcional
pues presupone un material determinado sin el cual la distinción es vacía.
Reinterpretar la distinción materia/forma como un par de conceptos conjugados
(Bueno 1972b: 342-392) significa criticar la sustancialización metafísica
de la distinción en la medida en que incluye esquemas de conexión metaméricos
que consideran globalmente los términos de este par. Pero, además, supone
decir que es posible recuperar el genuino contenido ontológico (no metafísico)
de la distinción a través de las relaciones diaméricas. Partamos de un conjunto
de términos materiales de modo que la materia M aparezca dividida en partes
m^. Analicemos la situación en que ese conjunto de términos N= (n,, n,, …, n„)
se transforma desde una situación N a una situación N’ de modo que otro
contenido material f, actúe como determinante de la transformación. Consideremos,
por ejemplo, un conjunto de contenidos materiales que sean bases
púricas y pirimidínicas, moléculas de ácido fosfórico, y pentosas 2-desoxi-Dribosas.
Consideremos la situación en la que estos compuestos orgánicos se
unen y organizan para dar una macromolécula de ADN (ácido desoxirribonucléico).
Supongamos que otra molécula de ADN actúa como molde de la transformación
desde N= (bases nitrogenadas, ácido fosfórico, y pentosas) a N’= (ADN).
Pues bien, diremos que la molécula de ADN que actúa como molde puede ser
considerada, un determinante formal f,, una forma. De este modo, se niega la
hipóstasis metafísica (por ejemplo, la noción de «formas separadas») a la vez
que se reinterpreta dialécticamente, todo ello sin abandonar la perspectiva del
materialismo filosófico ya que las formas, entendidas diaméricamente como
determinantes formales, son también contenidos operables.
El materialismo gnoseológico propone que las relaciones materia/forma
sean entendidas diaméricamente de modo que las teorías de las ciencias alternativas
puedan reexponerse, utilizando la noción crítica de conceptos conjugados,
como filosofías que proponen esquemas relaciónales metaméricos y, por
tanto, como episodios fenomenológico-históricos en la construcción de las
relaciones entre materia y forma. Esto significa que podemos construir una
teoría de teorías gnoseológicas de las ciencias tomando como hilo conductor los
esquemas relaciónales metaméricos en cuanto se aplican a este par de conceptos.
El primer grupo de teorías de la ciencia al que se refiere el materialismo
gnoseológico es el que propone una reducción de la forma a la materia,
construyendo una idea de ciencia que podemos caracterizar como descrípcionista.
La ciencia es una mera descripción de la realidad, de la materia. No existe
forma en ella o, si existe, es meramente instrumental. El nominalismo empirista
de Roger Bacon sería el paradigma del descripcionismo gnoseológico. En
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 133
lingüística Bloomfield y Pike se autorepresentan la ciencia como una mera
descripción de hechos o de estructuras. E. Husserl {Investigaciones lógicas,
invest. IV) podría encuadrarse también en este grupo en cuanto que en la
fenomenología lo que se describe no serían contenidos fisicalistas sino vivencias
trascendentales puras. El empiriocriticismo de Emest Mach también recorrería
esta vía reduccionista que considera las leyes y las teorías científicas
como meras abreviaturas lingüísticas.
En contraposición con el descripcionismo, las teorías de las ciencias teoreticistas
propondrían la vía reductiva metamérica de la materia a la forma. Se habla de
teoreticismo gnoseológico como consecuencia de reinterpretar la forma de las
ciencias como teoría, frente a la experiencia. La filosofía de la ciencia de Karl
Popper (en la Lógica de la Investigación científica, 1959), construida en tomo
a la idea de falsación, puede considerarse la representante más cualificada del
grupo de filosofías teoreticistas gnoseológicas.
El tercer grupo de teorías gnoseológicas de las ciencias ensaya la vía de la
yuxtaposición de materia y forma. Se le da el nombre genérico de adecuacionismo
ya que este grupo de teorías propone la existencia de una adecuación entre
materia y forma que, en el límite, sería un isomorfismo. Las teorías dan cuenta
de los datos experimentales de modo que la verdad de la ciencia reside en esta
correspondencia entre los componentes teóricos y empíricos. Los Segundos
Analíticos de Aristóteles podrían ser reinterpretados como un prototipo de
filosofía adecuacionista (Bueno 1982b: 119-121, Bueno 1987a: 321). Mario
Bunge (1980) y Wolfgang StegmüUer (1970) serían dos versiones puestas al día
de este esquema de coordinación entre materia y forma. La teoría semántica de
la verdad de Alfred Tarski (1923-38, 1944) recorrería también esta vía en la
medida en que la verdad de un enunciado se hace residir en su correlación con
un estado de cosas. Pero la mera yuxtaposición de materia y forma, unida a un
postulado extemo sobre su adecuación, resultaría totalmente insuficiente para
explicamos el proceder efectivo de las ciencias. Ello porque la forma y la
materia de las ciencias no se relacionarían de un modo global, sino a través de
sus partes. O, dicho de otro modo, el esquema de yuxtaposición según el cual
por un lado está la experiencia y por el otro lado está un lenguaje teórico o, más
en general, una teoría científica, tan solo podría constatar el hecho de que los
componentes experimentales y teóricos están relacionados, pero sería incapaz
de reconstruir esa relación. Y ello porque las relaciones entre materia y forma,
experiencia y teoría, en las ciencias, no se establecerían entre totalidades (M,
F; E, T) sino entre sus partes; por tanto, siguiendo el esquema diamérico. La
idea de ciencia del materialismo gnoseológico pretende realizar un análisis de
las ciencias reconstruyendo las relaciones diaméricas entre forma y materia
partiendo de una pluralidad de contenidos materiales (objetos, instmmentos,
sustancias, aparatos, materialidades lingüísticas sonoras, materialidades tipográficas,
etc.), y estudiando las situaciones en las que algunos de estos contenidos
puedan actuar como determinantes formales.
4. Desde una postura materialista crítica, G. Bueno construye una idea de
ciencia que recibe el nombre de teoría del «cierre categorial» {vid. Ferrater
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
134 David Alvargonzález
1979: vól. 1 405 y 501; Guy 1974; Huisman 1984: vól. 1 419-421; Quintanüla
1976: 82-86; vid Bueno 1976b). Se trata de una idea general de ciencia que
pretende explicar, de un modo interno a sus partes constituyentes, la organización
de las ciencias, proporcionando, a su vez, criterios de demarcación entre
el conocimiento científico y el resto, y entre unas ciencias y otras. Tal idea es
genérica en un sentido posterior, ya que es parte de los diferentes tipos de
conocimiento existentes (analizados en estudios gnoseológico-especiales) y
clasificándolos, y combinando sus rasgos y partes formales, se constituye una
idea de ciencia donde las especies son heterogéneas pues no todas contribuyen
en igual medida a la formación del género. La idea gnoseológico general de
ciencia descansa, por tanto, sobre los análisis gnoseológico-especiales sin los
cuales carece de sentido en la medida en que se trata de una construcción
filosófica realizada sobre otros conocimientos (es decir, de un saber de segundo
grado).
La expresión «cierre categorial» se utiliza para denotar la propia organización
interna de las ciencias: la unidad de una ciencia sería el resultado de un
cierre parcial de un sistema de operaciones materiales realizadas con un
conjunto de términos (tipográficos y no tipográficos) de forma que aparezcan
episodios de confluencia operatoria en identidades materiales sintéticas. La
palabra «cierre» hace referencia al hecho de que una ciencia es un conjunto de
términos (objetos, proposiciones, etc.) que logra su cohesión interna en virtud
de un sistema de operaciones que resulta ser parcialmente cerrado. La estructura
algebraica conocida con el nombre de «cuerpo», y la noción matemática
de conjunto cerrado para una operación dada, pueden ayudamos a aclarar el
sentido de esta idea, teniendo siempre presente que en las ciencias los objetos
son también términos, y las operaciones no tienen exclusivamente un contenido
tipográfico, lógico-formal, sino objetual, lógico-material, quirúrgico. El adjetivo
«categorial» incide en el carácter semántico y pragmático del cierre
operatorio: el cierre no es exclusivamente sintáctico, sino que incluye los
objetos y los sujetos, aunque más tarde estos últimos puedan ser eliminados en
virtud de procesos de confluencia operatoria. «Categorial» significa, también,
que, dado que el cierre operatorio es material, se puede hacer corresponder cada
ciencia con una categoría, de modo que las diferentes ciencias, que remiten a
cierres de operaciones diferentes, pueden considerarse categorías irreductibles
unas a otras. O, dicho de otro modo, como resultado de la actividad operatoria
(manipulativa) de los sujetos, determinados contenidos materiales pueden llegar
a ordenarse de acuerdo con diversos cierres operatorios para dar lugar a las
diferentes ciencias, lo cual permitiría considerar dichos campos gnoseológicos
como categorías.
La idea de ciencia gnoseológico-general propuesta por la teoría del cierre
categorial es una idea compleja en la que se pueden diferenciar partes atributivas.
En primer lugar se habla de unas partes generales a todas las ciencias en un
sentido analítico, «anatómico»: los términos, los fenómenos, los contenidos
fisicalistas, las normas, etc., serían partes gnoseológicas analíticas. Pero cabe
hablar de otras partes generales de un orden complejo mayor pues hacen
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 135
referencia a mecanismos «fisiológicos» de las ciencias: llamaremos sintéticas
a estas partes. Así como en un organismo viviente pueden diferenciarse partes
anatómicas (huesos, músculos, conductos, etc.), y fisiológicas (aparato
cardiovascular, locomotor, digestivo, etc.), del mismo modo se puede hablar de
unas partes gnoseológicas analíticas (términos, fenómenos, relaciones, etc.) y
sintéticas (teoremas, clasificaciones, demostraciones, etc.), teniendo siempre
en cuenta que estas últimas suponen un nivel de complejidad mayor que las
primeras. Las partes gnoseológicas sintéticas son unidades procesuales comunes
a las diferentes ciencias, y están construidas a partir de las partes analíticas.
Sin embargo, no es menos cierto que estas últimas sólo resultan inteligibles
cuando se observan las ciencias en pleno funcionamiento, ya que es de ese
ejercicio de donde surgen y en donde se conforman, lo mismo que la anatomía
del cuerpo humano, por ejemplo, resulta ininteligible sin referirse a su fisiología.
Dentro de la gnoseología general se hablará, por tanto, de analítica y de
sintética. A la hora de delimitar las partes analíticas generales a todas las
ciencias se toma el lenguaje como hilo conductor, dado que las relaciones
diaméricas entre materia y forma, sujeto y objeto, sólo pueden reconstruirse
considerando los signos como mediadores, pues todos los contenidos de las
ciencias aparecen intercalados con conductas verbales o, más en general,
simbólicas. Efectivamente, resultaría absurdo suponer que la ciencia y el
lenguaje son extemos el uno al otro, ya que en los campos de las ciencias, al
lado de los contenidos materiales no lingüísticos (objetos, instrumentos, sustancias),
aparecen materiales lingüísticos (tipográficos y sonoros), de modo que,
con razón se puede considerar que el lenguaje es interno a las ciencias. Ahora
bien, esto en absoluto supone que la ciencia sea interna al lenguaje (que sea un
lenguaje bien hecho) ya que, desde el primer momento, se ha puesto de
manifiesto la necesidad de considerar que el cierre operatorio es fundamentalmente
objetual. De este modo, a la vez que se consideran las conductas verbales
(orales y escritas) imprescindibles para la construcción de las ciencias, se evita
caer en el formalismo de las teorías de la ciencia lógico-proposicionales {vid.
suprá). Del mismo modo, se niegan las pretensiones de reducir la filosofía de
la ciencia al estudio de la semiótica de la ciencia o, más en general, a su estudio
por la semántica filosófica.
Las partes gnoseológico-generales analíticas de las ciencias surgen al
considerar la combinatoria diamérica que puede establecerse entre los sujetos
(s,), los objetos (0(), y los signos (o). Por tanto, no debe extrañamos que, a
grandes rasgos, los diferentes tipos de partes analíticas coincidan con las
funciones y la estructura del lenguaje, tal como aparecen en las teorías de los
lingüistas, en la medida en que dichas teorías contienen internamente la referencia
a planos extralingUísticos. Para abreviar, podemos decir que, inspirándose
en la teoría de C. Morris (1946, 1970), y en la de K. Bühler (1934), G.
Bueno distingue tres ejes gnoseológicos: sintáctico, semántico, y pragmático.
El eje sintáctico va referido a las relaciones que pueden establecerse entre los
signos (0|, Oj), considerando que tales relaciones tendrían que estar mediadas
siempre por sujetos (s,) y objetos (o,). Dentro de este eje se habla de tres
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
136 David Alvargonzález
sectores: términos [(o,, o) / (o, a)], relaciones t(o„ a) / (o, o^)], y [(s,, o) / (o,
Sj)], y operaciones [{a¡, s) / (s, a)]. En el eje semántico se sitúan los pares (Oj, Oj)
en cuanto que mediados por signos (a,) dando lugar a tres situaciones: referenciales
(a, Oj), fenómenos (Oj, o), y esencias (o,, Oj). Por último, se distingue un tercer
eje, el eje pragmático, que contendrá los pares (s,, Sj), en la medida en que están
mediados por signos (oj. Nuevamente existen tres sectores: autologismos (a, Sj),
dialogismos (s¡, a), y normas (s,, Sj). Así, queda delimitado un espacio gnoseológico
tridimensional en el que cada uno de los contenidos materiales que aparecen en
el ejercicio de las ciencias puede ser situado proyectándose simultáneamente
sobre los tres ejes: se puede hablar de términos fisicalistas dialógicos, de
relaciones esenciales normativas, de operaciones fenomenológicas autológicas,
etc. Estas partes analíticas de las ciencias se consideran generales a todas ellas
y, unidas a un «postulado de completud» según el cual todas las ciencias tienen
que estar saturadas en todos los sectores de los tres ejes, resultan un instrumento
extraordinariamente útil como criterio de demarcación entre los conocimientos
científicos y los no científicos, y como guía para construir una clasificación de
concimientos precientíficos, protocientíficos, técnicos, etcétera.
Vamos a repasar muy brevemente cada una de estas tres partes de la
gnoseología general analítica, teniendo cuidado de no perder nunca de vista el
hecho de que cualquier parte de la ciencia puede asumir a la vez funciones
sintácticas, semánticas y pragmáticas. Incluso las ciencias formales (la lógica
y las matemáticas), que son consideradas como los prototipos de disciplinas
exclusivamente sintácticas, en su ejercicio están saturadas de componentes
pragmáticos, y tienen contenidos semánticos inexcusables como, por ejemplo,
su materialidad tipográfica fisicalista y el carácter esencial de sus construcciones
(sobre la tesis del llamado «materialismo formalista» vid. Bueno 1979a).
Todas las ciencias tienen configuraciones que, dentro de un sistema operatorio
y relaciona!, desempeñan el papel de términos, ya sean simples o complejos:
puntos y rectas en geometría; animales, plantas, virus en biología; signos del
álgebra; sustancias, compuestos en la química; reliquias en la historia; etc. En
el campo de una ciencia aparece siempre una pluralidad de términos diversos,
algunos de los cuales pueden considerarse simples (es decir, sin partes) con
respecto al cierre de operaciones de dicho campo. Cada cierre operatorio
configura a la vez un nivel de términos complejos pertinentes y, en cierta
medida, característicos de dicho cierre: los átomos en la química, las células o
los tejidos en la biología, los fonemas y monemas en la lingüística, los rasgos
culturales y las culturas preestatales en la antropología cultural, etcétera.
Los términos pueden relacionarse dando lugar a proposiciones. Así, podemos
hablar de relaciones de igualdad, isomorfismo, congruencia, identidad, etc.
Las relaciones están intercaladas en el propio ejercicio de las ciencias, y ésto
hace que aparezcan también en contextos no específicamente lingüísticos: la
percepción del equilibrio de una balanza en cuyos platillos se han puesto dos
masas iguales sería uno de estos casos. En general, las relaciones entre los
términos de un campo se ejercitan muy abundantemente en la utilización del
instrumental científico, gran parte del cual puede ser considerado, desde el
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 137
punto de vista sintáctico, como un relator. Las relaciones a partir de los
términos construyen proposiciones; las operaciones, sin embargo, a partir de
términos sacan términos, de modo que los términos resultantes de la operación
quedan segregados de aquellos que le dieron origen. E)esde un punto de vista
gnoseológico, las operaciones de las ciencias tienen siempre un significado
material, quirúrgico (aproximar, separar, juntar, mezclar, unir, etc.). Las operaciones
definidas en las matemáticas y en la lógica formal también tienen
contenidos semánticos, asignados por vía pragmática, y ligados a su materialidad
tipográfica. Las operaciones incluyen siempre signos y objetos: las operaciones
llamadas «algebraicas puras» incluyen objetos tipográficos; las operaciones
que se realizan al margen de signos algebraicos o lingüísticos no tendrán un
sentido propiamente gnoseológico. Otro gran contingente de instrumentos y
aparatos que aparecen en los campos de las ciencias pueden ser interpretados
como operadores (el telescopio en astronomía, el microscopio en citología, el
espectroscopio de masas o el tubo de rayos catódicos en física-química, la
máquina de vapor en termodinámica, etc.) de modo que resulta perfectamente
inteligible por qué tales instrumentos son imprescindibles para la construcción
de las ciencias, toda vez que la unidad de éstas es, precisamente, la consecuencia
de un cierre operatorio.
Desde un punto de vista gnoseológico-general-analítico-semántico se distinguen
en las ciencias tres tipos de contenidos. En primer lugar, los referenciales,
que aluden al hecho de que los signos nos remiten a objetos en un sentido
fisicalista. Los referenciales nos recuerdan el hecho trivial, pero a menudo
olvidado, de que en los campos de las ciencias tiene que haber objetos:
probetas, matraces, sólidos, sustancias, compuestos, organismos, piedras. Tales
contenidos fisicalistas son imprescindibles para asegurar la posibilidad de las
operaciones efectivas y la publicidad de las ciencias, de modo que el sector
fisicalista del eje semántico, unido al «postulado de completud», resulta especialmente
crítico para centrifugar una serie de disciplinas paracientíficas: la
angelología o la teología natural.
Los fenómenos son redefínidos diaméricamente por la teoría del cierre
categorial como las situaciones relativas en que un objeto físicaiista se aparece
a dos sujetos s, y Sj. El fenómeno no es entendido aquí como el «ser para mí» en
cuanto opuesto al «ser en sí», sino como el objeto para s, en cuanto opuesto al
objeto para s¡. La luna observada desde dos lugares distuites entre sí, da lugar a
dos fenómenos distintos. Las ciencias están plagadas de términos, relaciones y
operaciones fenoménicas en la medida en que aparecen ligadas a la actividad de
un sujeto determinado en cuanto distintas de las realizadas por otro. Los diferentes
fenómenos, enfrentados muchas veces entre sí, y contradictorios, nos remiten,
en las ciencias que tienen cierres operatorios bien consolidados, al sector semántico
de las esencias. Las esencias conforman un mundo de significados objetivos
donde la actividad de los sujetos ha quedado eliminada por procedimientos de
confluencia operatoria. Efectivamente, ocurre que diferentes cursos operatorios
materiales, transitados por diferentes sujetos, pueden confluir en una identidad
sintética de modo que se lleguen a establecer relaciones entre objetos que, una
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
138 David Alvargoniález
vez construidas, son independientes de los sujetos. Las múltiples observaciones
de estrellas, planetas, y satélites, realizadas por los astrónomos babilónicos y
griegos son el resultado de cursos operatorios ligados a sujetos individuales,
distantes espacial y temporalmente. Sin embargo, cuando Kepler elabora sus
leyes, todos esos cursos operatorios confluyen en una identidad material donde
se establecen una serie de relaciones entre objetos (el sol, los planetas, las
estrellas, etc.) que, una vez construidas, son independientes de los sujetos, ya que
los diferentes cursos fenoménicos aparecen neutralizados. La objetividad de las
verdades científicas debe entenderse exclusivamente como un resultado de estos
procesos de confluencia en una identidad sintética material. Por vía de ejemplo,
en la teoría atómica de Bóhr estarían confluyendo cursos operatorios muy
diversos construidos incluso en disciplinas que hasta entonces estaban separadas:
contenidos de la mecánica clásica (ecuaciones que relacionan la masa, la fuerza
y la velocidad, estudios de movimientos circulares y momentos, etc.); cursos
operatorios construidos alrededor del número atómico «Z» de la química inorgánica
en relación con la elaboración del sistema periódico; conocimientos elaborados
por la espectrometría, incluyendo la aparición de la constante de Rydberg, que
queda incluida en el modelo; leyes del electromagnetismo (Coulomb, Maxwell);
experimentos de radiofísica en tubos de vacío que llevaron a la construcción del
modelo planetario de Rutherford; cursos operatorios de la mecánica cuántica,
especialmente la construcción del llamado «cuerpo negro». Todos estos cursos
operatorios diferentes confluyen (cuando se establecen unas relaciones esenciales
entre corteza y núcleo atómico, entre las diferentes capas o niveles de energía
electrónica, etc.) en el modelo de Bóhr, cuya verdad, una vez construida, se libera
de los contextos de descubrimiento pues en ella las operaciones de los sujetos
aparecen neutralizadas. La verdad de la teoría de la evolución biológica de
Darwin descansaría también sobre la confluencia de diversas operaciones construidas
por cursos distintos: observaciones de geología, estratigrafía y estudio de
fósiles; análisis de ecología animal y vegetal; estudios de anatomía y fisiología
comparadas; trabajos de carácter taxonómico en la elaboración de macroclasifícaciones
biológicas; conocimientos técnicos de mejora animal mediante la selección
artifícial de individuos, etc. Después de Darwin estos cursos operatorios se han
enriquecido aún más: análisis generales de poblaciones; biología molecular
comparada; citología e histología comparadas; embriología, etc. Todos estos
cursos operatorios confluyen en la identidad sintética de la teoría de la evolución
que, de este modo, llega a establecer relaciones entre los diferentes organismos
que se independizan de los individuos que las establecen. Efectivamente, la
justificación de estas teorías científicas (astrofísicas, fisico-químicas, biológicas)
reside en la confluencia y posterior cierre operatorio de modo que los descubridores
y científicos aparecen como sujetos fenoménicos, meros episodios históricos
que, aun siendo imprescindibles y sin merma de su genialidad, son perfectamente
sustituibles, en la medida en que sus experimentos y observaciones se
pueden repetir.
Los nexos existentes en las ciencias entre fenómenos y esencias son un
prototipo de situación dialéctica. Las relaciones esenciales se oponen a los
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 139
fenómenos, los niegan, los consideran erróneos, en cuanto resultados de situaciones
posicionales ligadas a un determinado sujeto. Pero, al mismo tiempo que
las esencias niegan la verdad de los fenómenos, los asumen, los incluyen. El
científico, a partir de los fenómenos, realiza un regressus hacia una construcción
objetiva (independiente de los sujetos) de carácter esencial. Pero tal
artefacto esencial se sustenta sobre un progressus, pues debe ser capaz de dar
cuenta de los fenómenos y de los cursos operatorios ligados a los sujetos
particulares de donde surgió, pero debe, además, dar cuenta de muchos otros
fenómenos que, eventualmente, pueden construirse.
La verdad científica, como identidad sintética material construida por
confluencia operatoria, es semánticamente un contenido esencial, a diferencia
del error que aparece ligado al sector fenoménico, y cuya explicación se deberá
reconstruir por vía pragmática. Esta teoría de la verdad nos aleja de aquellas
filosofías de la verdad (teoreticistas y adecuacionistas) que podríamos considerar
mas bien sintácticas o meramente pragmáticas, fenoménicas. Nos aleja,
también, del descripcionismo gnoseológico para el cual la verdad científica, en
cuanto descripción más o menos exacta de la realidad, tiene un claro componente
ontológico.
Las operaciones de los científicos confluyen en la construcción de una
esencia por un proceso de identidad sintética. No debe extrañamos, por tanto,
que la elaboración de esencias sea imprescindible con vistas a lograr el cierre
de operaciones de un determinado campo. Podemos suponer, incluso, que la
potencia de dicho cierre categorial será tanto mayor cuantos más cursos operatorios
confluyan en la construcción de un teorema o conjunto de teoremas. La
existencia o no de contenidos esenciales diferencia las ciencias de otra serie de
disciplinas, fundamentalmente de las artes, de las técnicas y de ciertas prácticas
precientíficas que se mueven todavía en un nivel meramente fenoménico.
En el eje pragmático de las ciencias se recogen las relaciones entre sujetos (s,,
Sj) considerando que aparecen mediadas por objetos y por signos. Los autologismos
se refieren a aquellas situaciones en las que un sujeto se relaciona consigo mismo,
dado que se trata de un individuo desarrollado históricamente. El «diálogo del
alma consigo misma» de Platón puede ser reinterpretado de un modo no mentalista
en el que los signos aparecen engranando las diversas operaciones de un mismo
individuo. Efectivamente, la memoria es imprescindible para la actividad científica
pues ¿qué sería del investigador que no recuerda dónde dejó sus probetas
y sus matraces? La segunda, tercera y cuarta reglas del Método cartesiano pueden
considerarse autologismos que regulan las operaciones del sujeto. Otro tanto
ocurre con la segunda y tercera reglas de la moral de Descartes. Las integrales
inmediatas del cálculo matemático son también autologismos, automatismos
operacionales, recuentos. La demostración por reducción al absurdo caería también
dentro de este sector del eje pragmático.
Los dialogismos se refieren a situaciones en las que sujetos diferentes se
relacionan a través de los signos: objeciones, controversias, discusiones, polémicas,
disputas, etc., son contenidos de este sector. Esta confrontación dialéctica,
a pesar de su carácter fundamentalmente fenoménico, resulta muy necesaria
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
140 David Alvargonzález
para el avance de las ciencias. El concepto de «postulado», como presuposición
cuya aceptación temporal se requiere para seguir adelante con una demostración,
es dialógico. También son dialógicos los grupos de investigación, las
sectas y las organizaciones de científicos. La enseñanza de los conocimientos
científicos es también un momento dialógico cuya importancia para la «buena
salud» de la ciencia no hace falta recordar aquí. La formulación lingüística o
simbólica es un momento crucial de la construcción de los teoremas.
Las normas son el último sector del eje pragmático de la gnoseología
general analítica. Los contenidos normativos abundan en las ciencias en forma
de convenios sobre unidades de medida, definiciones, pautas de utilización de
aparatos, reglas de disciplina en la investigación, etc. Hay figuras normativas
generales a todas las ciencias, como es el principio de no-contradicción formal.
Además, las verdades esenciales construidas en el campo de una ciencia son
normativas en ese campo. La recíproca, sin embargo, no es cierta, ya que no
todo lo normativo, desde un punto de vista pragmático, es semánticamente
esencial. De este modo, G. Bueno se desmarca de las teorías de la ciencia que
pretenden que la verdad científica es el resultado de un consenso social (d la
Feyerabend).
La gnoseología general sintética pretende distinguir una serie de partes
abstractas o momentos procesuales que aparecen en el cierre operatorio de las
diferentes ciencias en la medida en que tales determinaciones «fisiológicas»
son comunes a todas ellas. Se trataría de analizar la organización del campo de
una ciencia en funcionamiento, intentando determinar unas partes que puedan
diferenciarse del proceso global del cierre, aun cuando sólo aparezcan en el
curso de dicho proceso. El estudio del cierre categorial de las ciencias es la tarea
más importante de la gnoseología en la medida en que suponemos que es dicho
cierre el que determina la unidad y organización interna de una ciencia, y el que
nos permite establecer distinciones gnoseológicas entre ciencias, y entre el
conocimiento científico y el resto.
No vamos a detenemos aquí para presentar las diferentes partes gnoseológicas
sintéticas (procesuales) que el materialismo gnoseológico distingue al estudiar
las ciencias ya que no es estrictamente necesario para el propósito de esta
conferencia. Las personas interesadas pueden ver estos aspectos ampliamente
desarrollados en la obra de G. Bueno (1976a y 1982b, fundamentalmente). Por
lo que aquí nos interesa solamente reiterar cómo la teoría del cierre categorial
propone que la organización interna de las ciencias, y la unidad de cada uno de
los campos científicos, es el resultado de un cierre de operaciones materiales
que permite llegar a establecer relaciones esenciales entre ciertos términos
como consecuencia de procesos de confluencia operatoria en identidades sintéticas,
de modo que los sujetos queden neutralizados (eliminados).
Además, desde la filosofía del materialismo gnoseológico las teorías de la
ciencia alternativas, aparecidas en la historia de la filosofía, pueden ser
reinterpretadas como teorías parciales que se organizan en tomo a determinados
sectores analíticos, o en tomo a ciertas figuras sintéticas privilegiadas: el
proposicionalismo, que estudia sobre todo el carácter signífero y dialógico de
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 141
las ciencias; el sociologismo y el psicologismo como filosofías «pragmáticas»;
el descripcionismo gnoseológico como fisicalismo; el teoreticismo como formalismo;
el adecuacionismo como una filosofía metamérica incapaz de reconstruir
a una escala adecuada las relaciones entre materia y forma; etcétera.
II. Caracterización de las ciencias humanas desde el materialismo
gnoseológico
El materialismo gnoseológico mantiene la pertinencia de la distinción entre
ciencias humanas y ciencias naturales. Desde un punto de vista intensional, la
expresión «ciencias humanas» tendría un sentido etiológico (causal) y un
sentido temático. Etiológicamente, desde una filosofía materialista, todas las
ciencias son humanas, todas han sido fabricadas por el hombre: de esta manera
se niega la posibilidad de que existan ciencias que no hayan sido construidas
por los hombres, que sean divinas (Juan de Santo Tomás Ars Lógica: parte II
quest. 25) o sobrehumanas, extraterrestres (Sendy 1970: cap. 16 y 17). Desde
un punto de vista temático, las ciencias humanas serían aquellas que tratan del
hombre, aquellas en cuyos campos aparece el hombre como objeto de estudio.
Las ciencias humanas aparecen entonces como una suerte de conocimiento
reflexivo que llevaría emparejada una pérdida de objetividad. Simultáneamente,
aparece una dificultad extraordinaria: ¿cómo establecer leyes científicas
sobre el hombre que es un ser eminentemente libre? Por esta última vía se deriva
hacia la distinción entre ciencias idiográficas y nomotéticas de las posturas
neokantianas de Windelband (1894) y Rickert (1899). Las distinciones intensionales
basadas en presupuestos ontológicos son ya clásicas (Dilthey, 1883) y han sido
reelaboradas más recientemente a través de la noción de «ciencias de la
conducta» (por ejemplo, Skinner 1953). Desde el materialismo gnoseológico de
G. Bueno, la distinción entre naturaleza y cultura debe ser reinterpretada de
acuerdo con otras ideas ontológico-especiales (Bueno 1972b: 466 y ss.) y, en
cualquier caso, no es pertinente como criterio de demarcación entre dos grupos
de ciencias, pues ya quedó dicho en el apartado anterior que no se puede
coordinar una ciencia, o un grupo de ciencias, biunívocamente, con un objeto
de estudio, ya que a cada ciencia le corresponde un campo con una multiplicidad
de términos. Por eso tampoco es posible caracterizar las ciencias humanas
como «ciencias de la conducta», pues en ellas aparecen muchos términos que
no son conductas, fundamentalmente la cultura objetiva: casas, libros, instrumentos,
reliquias, instituciones, etc. La demarcación entre ciencias no vendrá
dada por la exclusividad de unos términos sino por la exclusividad de sus cierres
operatorios.
Efectivamente, según la filosofía del cierre categorial, cabe ensayar un
criterio de demarcación entre ciencias físico-naturales y ciencias humanas
ateniéndose a los diferentes recursos operatorios movilizados en cada caso. La
relación reflexiva que supone que las ciencias humanas son el estudio que el
hombre hace de sí mismo puede entenderse diaméricamente, de forma no
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
142 David Alvargonzález
sustancialista, como el estudio que unos hombres hacen de otros. Sin embargo,
de este modo tampoco se llega a establecer un criterio de demarcación pertinente
entre las ciencias humanas y el resto, dado que muchas ciencias físiconaturales
también incluyen al hombre dentro de sus campos: la biología lo
incluye como un animal más, la mecánica como un móvil o un grave, la
termodinámica como un sistema que intercambia energía con el medio, etc.
Para dar signifícado gnoseológico a esta relación reflexiva G. Bueno entiende
al sujeto humano como un «sujeto gnoseológico». Se entenderá por «sujeto
gnoseológico» a aquel que aparece en la gnoseología general analítica: desde
el punto de vista sintáctico se tratará del individuo en cuanto realiza operaciones;
desde el punto de vista semántico, en cuanto construye fenómenos; desde
el punto de vista pragmático, todas las figuras (autologismos, dialogismos y
normas) afectan al sujeto. De acuerdo con la idea de ciencia del materialismo
gnoseológico y para simplificar, se suele considerar el sujeto gnoseológico
fundamentalmente como un sujeto operatorio.
De este modo, existirán ciencias en cuyos campos no aparezca formalmente
el sujeto operatorio. Será el caso de las ciencias físico-naturales, pues en ellas el
único sujeto operatorio es el propio científico. Efectivamente, el hombre, considerado
como un sólido grave, o como un conjunto de macromoléculas orgánicas,
no es un sujeto operatorio, no realiza operaciones. En estas ciencias se establecen
relaciones por contigüidad en un sentido físico y el sujeto puede ser totalmente
eliminado cuando se dan procesos de confluencia material operatoria. No se
puede decir que un neutrón, o un astro, o una sustancia química, realiza operaciones
salvo que antropomorficemos. El «genio» de Laplace, que conoce las
situaciones iniciales de un sistema y es capaz de predecir su curso, lo mismo que
el «demonio» de Maxwell, que discrimina las velocidades de las partículas en
movimiento en un recinto, son solamente alegorías.
Ahora bien, existirán otras ciencias, las ciencias humanas o etológicas, en
cuyos campos aparece formalmente un sujeto en cuanto realiza operaciones. El
historiador reproduce las operaciones de un sujeto pretérito partiendo de reliquias
y relatos, el psicólogo estudia las operaciones de una rata o de una paloma
en un laberinto o en una caja de Skinner, el lingüista analiza las operaciones
realizadas por un hablante, el antropólogo cultural se convierte él mismo en un
trobiandés o en un indio seneka con el objeto de estudiar las operaciones de los
nativos, de modo que puede llegar a darse una continuidad entre las operaciones
del científico y las operaciones de los sujetos a los que se estudia: Lorenz
camina graznando delante de una hilera de patitos; von Frisch reconoce los
mensajes de las abejas. En estas ciencias, en cuyos campos aparecen formalmente
sujetos operatorios, las relaciones físico-contiguas, aunque son imprescindibles,
no son pertinentes a la hora de elaborar una explicación de las
conductas de los sujetos ya que la noción de operación exige una distancia
gnoseológica entre el sujeto formal y el material: las operaciones se reconstruyen
y explican por semejanza operatoria entre dos sujetos que están distanciados
espacial o temporalmente (relaciones apotéticas). £1 hecho de que los
sujetos operatorios aparezcan formando parte formalmente de los campos de
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 143
las ciencias humanas podría reexplicar las razones por las que estas ciencias
carecen de un lenguaje esotérico, puesto que muchas de las regiones sobre las
que tratan aparecen en la cultura ordinaria.
El criterio gnoseológico de demarcación entre ciencias físico-naturales y
ciencias humanas y etológicas ensayado por G. Bueno sería entonces el siguiente:
en los campos de las ciencias humanas aparecen, como un término o una
relación más del campo, individuos que realizan operaciones; en los campos de
las ciencias físico-naturales no aparecen formalmente sujetos operatorios. En
estas últimas el único sujeto operatorio es el científico que manipula los
términos del campo e intenta establecer entre ellos relaciones físico-contiguas
(paratéticas).
Las ciencias humanas se nos definen entonces gnoseológicamente, como
aquellas ciencias en cuyos campos semánticos figuran operaciones similares a
las propias operaciones gnoseológicas y, en casos particulares, las propias
operaciones gnoseológicas. (Bueno 1976a: 1084)
Esto lleva a distinguir diferentes metodologías operatorias: un científico
puede intentar construir una explicación de las operaciones de los sujetos a los
que estudia realizando a su vez operaciones sobre las operaciones de dichos
sujetos:
Llamaremos metodologías ^-operatorias a todos aquellos procedimientos
[.,.] que incluyen el intento de organizar científicamente un campo en tanto él
produce analógicamente las mismas operaciones […] que debe ejecutar el sujeto
gnoseológico para organizarlo. (Bueno 1978e: 29)
Pero también podrá ocurrir que el científico considere que las operaciones
realizadas por los sujetos a los que estudia son meros fenómenos que hay que
salvar y que la explicación debe ser elaborada regresando a componentes
objetivos o genéricos: las metodologías que
partiendo de las metodolog(as p-operatorias, regresan a un plano en el cual las
operaciones […] del campo gnoseológico han desaparecido como tales, factorízadas
en sus componentes objetivos, serán llamadas metodologías a-operatorias (Bueno
1978e: 30)
Pues bien, Bueno caracteriza las ciencias humanas por utilizar metodologías
operatorias a y ^ mientras que las ciencias físico-naturales y formales utilizarían
sólo procedimientos operatorios del tipo a donde las operaciones del sujeto
queden eliminadas o neutralizadas.
Dentro de las metodologías el materialismo gnoseológico distingue dos
tipos:
a l : Las operaciones de los individuos quedan eliminadas totalmente y se
regresa a factores anteriores a la operatoriedad de los sujetos que se estudian.
Es el caso de la construcción de universales antropológicos del estilo de «todas
las casas tienen puerta». La explicación de este universal no radica en la
operatoriedad de los humanos sino en una razón termodinámica: el intercambio
de energía con el medio (Bueno 1978e: apdo. 10). La propuesta de Adams
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
144 David Alvargonzález
(1981) para elaborar una teoría antropológica libre de la metafísica puede
considerarse como al-operatoria, pues allí los sujetos actúan de acuerdo con
las leyes de la energía: la segunda ley de la termodinámica, el principio de Lotka
(1922) y la teoría de Prigogine sobre los estados alejados del equilibrio (1977).
Estas leyes genéricas actúan absorbiendo las operaciones del sujeto que en la
práctica se consideran como no existentes.
a2: Las operaciones de los sujetos que se estudian se eliminan sólo relativamente
pues se parte de ellas para explicarlas regresando a estructuras envolventes
que las desbordan. Estas estructuras pueden ser genéricas a varias ciencias (por
ejemplo, estadísticas): situación I; o ser específicas de los propios campos
etológicos y humanos: situación II.
Situación I: Kurt Lewin (1966: cap. II, 9, cap. VI) explica cómo la trayectoria
de los individuos en un teatro que se incendia es similar a la trayectoria
de las moléculas de un gas al que se le aumenta la temperatura. Las operaciones
de los sujetos afectados por el siniestro son consideradas como fenómenos, pues
se explican regresando a relaciones de contigüidad físico-espacial propias de
términos operatorios en función de formas genéricas que son comunes: las
moléculas del gas se mueven en línea recta por el principio de inercia; los
individuos se mueven en línea recta como consecuencia de operaciones psicológicas.
Los modelos topológicos de R. Thom, aplicables a sistemas geológicos,
biológicos o económicos, también serían metodologías a2I. Estaría también en
este grupo la teoría de la evolución cuando se aplica a campos culturales,
políticos o sociales: se considera entonces que la evolución cultural tiene causas
a-operatorías que son independientes de la operatoriedad de los sujetos.
Situación II: Las operaciones de los sujetos que aparecen en el campo son
consideradas también como fenoménicas pero la explicación se construye
mediante esquemas que son específicos de las ciencias humanas. L. White
(1949: cap VI) aboga por explicaciones que él llama culturológicas: no es el
hombre el que hace la cultura sino al revés. El estructuralismo francés de Lévi-
Strauss sería también un ejemplo de metodología a2II, en una versión taxonómica
formalista, pues las operaciones de los sujetos son explicadas en virtud de
esquemas ocultos que se suponen genéricos a todos los hombres.
Dentro de las metodologías el materialismo gnoseológico distingue también
dos tipos:
pi: Las operaciones del científico reconstruyen (de forma esencial) las
operaciones realizadas por los sujetos a quienes se estudia, pero no al revés. El
científico reexplica las operaciones del sujeto experimental construyendo a su
vez otras operaciones, pero no ocurre que éste pueda reconstruir las operaciones
del científico (el caso de la etnohistoria fenoménica).
Situación I: Las operaciones que reconstruye el científico son construidas
efectivamente por él como tales: la ciudad histórica que es reconstruida partiendo
de sus ruinas (reliquias) o de relatos. El prehistoriador que, encontrando una
punta silex, reconstruye la lanza o la flecha precisamente porque es capaz de
reconstruir las operaciones que realizara un Neanderthal extinto del Pleistoccno
Superior, hace 75,000 años.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 145
Situación II: El científico pretende determinar las operaciones del sujeto
que estudia para así explicar su comportamiento. Esto sería lo que ocurre en la
teoría de juegos (von Neumann-Morgenstem 1953).
P2: Sería aquella situación en la que existe una continuidad entre las
operaciones que realizan los individuos que se estudian y las que realiza el
investigador (que deja de ser un científico para convertirse más bien en un
técnico). Este técnico reconstruye las operaciones del sujeto operatorio y
viceversa. Las operaciones de este técnico manifiestan una continuidad con la
praxis categorial: la economía en cuanto praxis política. En antropología esta
situación sería la que se da en la técnica colonial misionera de iglesias o estados.
En Historia, las metodologías se dan en la historiografía del presente o el
periodismo. En estos casos ya no tiene por qué existir asimetría gnoseológica
entre el sujeto que realiza el estudio y los individuos a quienes se estudia.
Como vemos, las metodologías al y a2 son situaciones extremas: al
reduce el material a explicaciones físico-químicas, sociobiológicas o termodinámicas,
de modo que las operaciones que realizan los sujetos y que aparecen
como materiales de campo de una determinada ciencia, casi no se reconocen
como existentes. Al contrario, en P2 las operaciones del sujeto que estudiamos
se confunden con las del científico, de tal modo que ya sólo se puede hablar de
praxis política o conocimientos de carácter tecnológico.
Las metodologías a2 y pi, por el contrario, reconocen la existencia de las
operaciones de los individuos dentro del campo de una ciencia: las metodologías
operatorias a2 consideran que estas operaciones son fenómenos que hay que
trascender para llegar a teorías que las expliquen de acuerdo con esquemas
genéricos biológicos o estadísticos (a2I) o con esquemas propiamente etológicos,
antropológicos o culturológicos (a2II). Las metodologías pi-operatorias consideran
que las operaciones del nativo deben ser reconstruidas a su misma
escala, elaborando otras operaciones que las reexpliquen en contextos más
amplios (PlI). En antropología las diferentes culturas aparecen explicadas
como resultado de la difusión o de la historia política. También se pueden
imponer operaciones a los sujetos que estudiamos para analizar sus desarrollos
operatorios (PlII).
Según el materialismo gnoseológico las ciencias humanas y etológicas
pueden diferenciarse de las ciencias físico-naturales y formales por tener un
doble plano operatorio. De este modo, gran parte de las discusiones entre
escuelas propias de estas ciencias son reinterpretadas por Bueno como una
contraposición de mecanismos operatorios diferentes (Bueno 1978e: O 4). El
hecho de que las ciencias humanas estén dotadas de doble plano operatorio (a
y P) también hace posible que el carácter causal y determinista de toda
construcción científica no choque con la libertad humana, puesto que las
relaciones deterministas aparecerían a un nivel o|}eratorio (el del científico)
distinto de las operaciones del sujeto a quien se estudia. £>e ahí que el ritmo de
la Historia causal (pogamos por caso, económica) sea distinto del de los
acontecimientos idiográficos históricos.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
146 David Alvargonzález
III. Problemas y expectativas
1. En el apartado I hemos dicho que, según la filosofía de la ciencia del
materialismo gnoseológico, no se puede hablar de conocimientos científicos si
no es por referencia a un campo material de términos delimitado internamente
por un cierre parcial de un sistema operatorio. Además, ese campo no sería
propiamente científico hasta que no se hayan construido relaciones entre
términos por procesos de identidad sintética en los que diferentes cursos
operatorios confluyan. Esta es la única forma, según la teoría del cierre categorial,
de construir verdades científicas, independientes de los sujetos una vez establecidas,
en cuanto diferentes de las verdades técnicas, del sentido común, artísticas,
religiosas, etcétera.
En el apartado II hemos expuesto cómo el materialismo gnoseológico
considera pertinente la distinción entre ciencias físico-naturales y ciencias
humanas y etológicas en la medida en que estos dos grupos de ciencias
utilizarían mecanismos operatorios diferentes. En las ciencias físico-naturales
no habría más operaciones que aquellas que realiza el sujeto gnoseológico (el
científico) y que resultarán neutralizadas (eliminadas) al darse la confluencia
de cursos operatorios materiales distintos en una identidad sintética esencial.
En las ciencias humanas y etológicas, sin embargo, las operaciones de los
sujetos materiales son ellas mismas términos del campo (términos fisicalistas
y fenomenológicos) lo cual da lugar a una situación especial, toda vez que el
sujeto gnoseológico realiza operaciones sobre las operaciones del sujeto material
(y también puede ocurrir recíprocamente). Cuando no existe sujeto operatorio
material (en las ciencias físico-naturales), o cuando las operaciones de ese
sujeto material no son tenidas en cuenta en absoluto para elaborar relaciones
esenciales entre los términos del campo, se habla de mecanismos operatorios
a l . Si las operaciones del sujeto material son consideradas como fenómenos
para regresar a factores genéricos (estadísticos, biológicos, o culturales) que
expliquen esos fenómenos nos movemos en una metodología operatoria al. Si
la construcción de relaciones esenciales supone la consideración de una identidad
esencial entre las operaciones del sujeto material y del sujeto gnoseológico,
o la determinación de unas operaciones por otras, nos encontramos en los
estados operatorios pi. Por último, cuando hay una continuidad entre las
operaciones del sujeto material y del sujeto gnoseológico hablaremos de estados
p2. Pues bien, según G. Bueno, los estados a l serían propios de las ciencias
físico-naturales, los estados P2 serían propios de los conocimientos técnicos, y
los estados a2 y pi serían propios de las ciencias humanas y etológicas. Las
ciencias humanas resultan, de este modo, constitutivamente polémicas en la
medida en que en sus campos cabría construir verdades (identidades sintéticas)
siguiendo diferentes cursos operatorios (a2I, a2II, pil, pill). Estas verdades
se encontrarían enfrentadas y se comportarían como los dioscuros: cuando una
brilla la otra se oscurece. En este sentido interpreta Bueno las diferencias
Saussure (a2) – Chomsky (Pl), Paulov (a2) – Tolman (pi), Durkheim (a2) –
Tarde (pi), Leontief (a2) – Jevons (pi), etc. (Bueno 1978e).
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 147
2. Desde su primera formulación en 1976, la teoría de Bueno sobre las
distinciones entre metodologías a y p en ciencias humanas ha sido utilizada
como marco teórico de referencia para diferentes estudios de gnoseología
especial que afectan a disciplinas tan variadas como la lingüística (Velarde
1979), la epistemología genética (Lafuente 1977, Palop 1976), la Historia
(Bueno 1980a), las disciplinas psicológicas (Fuentes 1985) y la antropología
(Alvargonzález 1988). Los resultados obtenidos en algunas de estas investigaciones
ponen de manifiesto ciertos problemas a la hora de detectar contenidos
esenciales (identidades sintéticas) construidos por medio de mecanismos operatorios
P en determinadas ciencias humanas. Este hecho hace conveniente empezar a
albergar la hipótesis de la imposibilidad constitutiva de construir identidades
sintéticas mediante metodologías p, con excepción del caso de la Historia
fenoménica que, como veremos, tiene unas características gnoseológtcas singulares.
De confirmarse esta hipótesis negativa resultaría que, en las ciencias
humanas, las operaciones del sujeto material aparecen en el sector fenoménico
del eje semántico, y los contenidos esenciales que eventualmente se puedan
construir habrán de regresar a planos a2 (análisis multifactorial, economía
clásica, antropología ecológica y estructural, etc.) de forma que los planos p
serían, en el ejercicio, técnicas humanas o ciencias meramente intencionales
aunque, en la representación, se autoconciban como verdaderas ciencias.
Si analizamos las obras de Bueno (1976a, 1978e, 1982a especialmente)
podemos observar que los estados P operatorios están representados por dos
situaciones. La situación primera es aquella en la que el sujeto gnoseológico
reconstruye las operaciones del sujeto material. Es el caso del arqueólogo,
partiendo de las ruinas de una ciudad destruida, reconstruye el plano, o del
historiador que, partiendo de determinadas reliquias, reconstruye (en rigor,
construye) un evento histórico. La Historia fenoménica utilizaría metodologías
piL La situación II aparecería en la llamada «teoría de juegos» donde las
operaciones del sujeto material aparecen determinadas por las operaciones del
sujeto que tiene la ciencia del juego, y donde no se puede dar cuenta de las
operaciones de ambos sujetos partiendo exclusivamente de criterios probabilísticos
o estadísticos. G. Bueno ha estudiado también la contraposición Saussure/
Chomsky como un caso de los problemas constitutivos del campo de la lingüística
(Bueno 1976a, 1978e) y J. Velarde ha desarrollado posteriormente este
estudio (Velarde 1979).
3. La existencia de identidades materiales sintéticas en la Historia fenoménica
construidas siguiendo cursos operatorios pil {verum estfactum) ha sido abundantemente
demostrada por Bueno (1980a y 1978b). En la Historia fenoménica
los referenciales y los fenómenos son las reliquias presentes, como materiales
con los que puede operar el científico. A partir de esos materiales el historiador
reconstruye las operaciones de los sujetos pretéritos ensayando operaciones
esencialmente idénticas a las de aquellos. Partiendo de esas operaciones podrá
progresar nuevamente hacia los fenómenos proponiendo la existencia, por
ejemplo, de reliquias hipotéticas, reliquias que todavía no han sido encontradas.
Pero la identidad sintética material en la Historia fenoménica se da propiamente
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
148 David Alvargonzález
en la construcción del contexto histórico, a saber, el tejido formado por todas
las reliquias de una época. Es en el contexto donde aparece la objetividad
histórica y donde, en rigor, el sujeto gnoseológico aparece eliminado en virtud
de un proceso de confluencia operatoria. Efectivamente, son los cursos operatorios
de los diferentes sujetos gnoseológicos, que pueden reconstruir las mismas
operaciones a partir de las mismas reliquias, los que confluyen en esa identidad.
Pero son también los diferentes cursos operatorios de los diferentes fenómenos
(de las diferentes reliquias) los que confluyen en la construcción de una
identidad sintética esencial, a saber, el evento histórico y/o el contexto histórico.
De este modo las operaciones del sujeto gnoseológico quedan eliminadas
y éste no se reconoce propiamente dentro del campo de su disciplina. A partir
de esos eventos y contextos históricos esenciales se puede progresar hacia las
reliquias fisicalistas y fenoménicas actualmente conocidas, pero también hacia
las reliquias hipotéticas que toman la misma forma gnoseológica que la predicción
de la existencia del planeta Plutón antes de su localización efectiva o las
casillas vacías de la tabla periódica de Mendeleiev-Lotar Meyer antes del
descubrimiento de todos los elementos químicos. Por supuesto, a partir de estos
eventos históricos o de las propias reliquias y relatos se puede regresar hacia
contenidos no propiamente operatorios sino genéricos, estadísticos (Historia
cuantitativa a2I), o estructurales culturales, económicos, etc. (a2II). Las biografías
construidas según «líneas exteriores» en las que el individuo biografiado
es un efecto histórico de causas culturales estructurales, económicas, etc. serían
también posibles siguiendo cursos operatorios a2 (Bueno 1980a: 74).
Me gustaría resaltar el hecho de que, en la tabla que construye Bueno en
donde aparecen ejemplos de autores y disciplinas de las diversas ciencias humanas
clasiflcados según el criterio de los mecanismos operatorios a y p (Bueno
1978e: 44), solamente la Historia fenoménica puede considerarse un ejemplo de
metodología operatoria pi, situación I. En el resto de los ejemplos puestos por
Bueno (la sintaxis de Chomsky, la psicología de Thomdike y Tolman, la sociología
de Tarde, la ciencia del gobierno de Maquiavelo, la praxeología de Jevons
y la etnopsicología) no puede aplicarse este mecanismo puesto que las operaciones
del sujeto material no hay que deducirlas o reconstruirlas a partir de otros
componentes (reliquias, relatos) sino que aparecen ya formalmente como términos
fisicalistas y fenomenológicos de los campos respectivos. De hecho, cuando
Bueno pone ejemplos de metodologías pll siempre recurre a la Historia fenoménica
(o a la arqueología, prehistoria, etc.) {vid. Bueno 1980a, 1982a).
4. Las metodologías pi en su estado II estarían representadas por la teoría de
juegos (Von Neumann-Morgenstem 1953). G. Bueno realiza un breve análisis
gnoseológico de la teoría de juegos (1976a: 1273-1290). Según este análisis, entre
los diferentes sujetos que conforman un juego (ya que el juego unipersonal sólo
podría llamarse juego por metonimia, pues su contexto determinante sería
probabilístico) se dan estrategias de ocultación de ciertos aspectos que podrían
ser considerados determinantes esenciales de otros aspectos fenoménicos. Existirían
también juegos en los que cada sujeto conoce la totalidad de aspectos
fisicalistas de cada jugador: serían los juegos de información perfecta tales como
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 149
el ajedrez. De todas formas, inclusive en estos juegos sería posible construir
contenidos esenciales, por ejemplo, la posibilidad, determinísticamente establecida,
de dar mate en siete jugadas partiendo de ciertas posiciones de las fichas en
un tablero. La posibilidad de construir contenidos esenciales utilizando metodologías
PIII en teoría de juegos implica el hecho de que «el determinismo de las partes»
supondría el conocimiento del todo, aunque sea considerándolo como un fenómeno.
En estas situaciones lo único que garantizaría la verdad de esos contenidos
deterministas sería la propia posibilidad de repetir la situación cuantas veces
queramos. Sin embargo, es muy dudoso que esta forma de construir verdades
pueda equipararse con una verdadera identidad sintética donde los cursos operatorios
confluyentes sean no sólo distintos en cuanto que recurrentes, sino también, y
fundamentalmente, distintos en cuanto a los materiales que movilizan. El propio
Gustavo Bueno reconoce sus dudas sobre este asunto:
En este caso [refiriéndose a la teoría de juegos] es la recurrencia del sistema
el único criterio de su realidad, en cuanto contexto determinante. Lo que es más
dudoso es que esta situación pueda llamarse «científica»: No es que sea «anticientífica»
(«irracional») —es que es una situación sui generis, histórico cultural, de una
praxis que tiene simplemente componentes científicos (Bueno 1976a: 1287-
1288).
Desde la precaución que exige la carencia de un análisis gnoseológico extenso
y en forma de la teoría de juegos parece, sin embargo, necesario apuntar los
siguientes problemas: ¿en qué medida el sujeto gnoseológico deja de reconocerse
dentro del campo de su disciplina en las situaciones estudiadas por la
teoría de juegos? ¿no ha de existir siempre, necesariamenmte, una continuidad
entre el sujeto gnoseológico y el sujeto material para que no se esfume el propio
contexto del juego? y, sobre todo, ¿acaso en las situaciones P2, propias de las
técnicas, no existen intercalados episodios racionales, teóricos (más o menos
pertinentes) en el ejercicio operatorio de los sujetos? y, ¿no existen en las
situaciones P2 tramos de operaciones recurrentes (por razones histérico-culturales)
sin que hablemos entonces de contenidos esenciales construidos por
identidad material sintética? En fin, estos problemas hacen que resulte razonable
albergar serias dudas sobre la posibilidad de constituir el campo científico
de la teoría de juegos mediante mecanismos operatorios pill. Efectivamente,
no hay problema a la hora de constatar la existencia de un cierre parcial de un
sistema de operaciones en tomo a los materiales de la teoría de juegos. El
problema radica en determinar si se pueden construir contenidos esenciales en
virtud de procesos de identidad sintética por confluencia de cursos operatorios
cuyos materiales sean distintos. Hasta el momento, y en espera de análisis
gnoseológico-especiales más precisos, este extremo no aparece probado. Además,
el fundamentar la existencia de un contexto determinante en la recurrencia
de ciertas operaciones exclusivamente resulta claramente insuficiente desde los
propios criterios de la teoría del cierre categorial.
5. El análisis de los paradigmas propuestos por Bueno para explicar las
metodologías pi, en cuanto constitutivas del ejercicio de las ciencias humanas,
nos conduce a las siguientes conclusiones:
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
150 David Alvargonzález
a. Por lo que se refiere a la Historia fenoménica, es perfectamente posible
la construcción de identidades sintéticas por confluencia de cursos operatorios
materiales distintos. Los eventos históricos, en la medida en que son constituidos
por confluencia operatoria de cursos distintos procedentes de reliquias
distintas, pueden considerarse, con pleno derecho, verdades científicas. Sin
embargo, resulta muy difícil trasbasar el paradigma constructivo de la Historia
fenoménica a los campos de otras ciencias ya que en la Historia fenoménica los
contenidos fisicalistas y fenomenológicos son las reliquias y los relatos de
modo que las operaciones de los sujetos materiales (supuestos, pretéritos) en
rigor se construyen. Esta es una situación singularísima que no parece poder
darse en las disciplinas no históricas. O dicho de otro modo, en las ciencias
históricas caben metodologías pi científicas porque el sujeto material está
muerto y, por tanto, no opera.
b. Por lo que se refiere a la teoría de juegos como paradigma de la situación
II de las metodologías pi parece impropio hablar aquí de situación científica
si es que vamos a mantener el criterio de la necesidad de identidades materiales
sintéticas semánticamente esenciales para poder hablar con rigor de ciencia. O
dicho de otro modo, para hablar de situación científica en teoría de juegos sería
necesario elaborar un criterio de demarcación especial para determinar cuándo
la recurrencia de un sistema (por razones culturales) da lugar a un conocimiento
científico y cuándo da lugar a un conocimiento meramente técnico, pues
también en las técnicas las operaciones de unos sujetos determinan las operaciones
de otros y también los procesos son recurrentes de acuerdo con construcciones
materiales específicas y con pautas culturales.
6. Los análisis gnoseológico-especiales de las ciencias humanas realizados
hasta el momento parecen confirmar la tesis sobre la imposibilidad de construir
contenidos esenciales utilizando exclusivamente metodologías P (con la excepción
ya citada de la Historia). El estudio de J.Velarde sobre la metodología de
la gramática generativa (Velarde 1979) desarrolla el esquema de Bueno (1976a)
sobre la oposición Saussure-Chomsky, pero Velarde tropieza con el problema
de la imposibilidad de construir esencias por mecanismo pi:
Si la lengua de Saussure tiende a suprimir los fenómenos absorbidos en la
esencia, la competencia de Chomsky tiende a disolver las esencias en los
fenómenos. En la Gramática Generativa el lenguaje no es algo al margen de los
fenómenos lingüísticos, sino que es el mismo saber intuitivo del hablante
(Velarde 1979:10).
La utilización por parte de Chomsky de términos tales como competencia,
creatividad, intuición, etc., y la suposición de estructuras profundas del lenguaje
podría fácilmente ponerse en relación con las construcciones de los psicólogos
cognitivos.
Los estudios realizados por Juan Bautista Fuentes sobre el campo de las
disciplinas psicológicas aconsejaron, en un primer momento, distinguir una
situación III en las metodologías pi operatorias que albergara la situación en
la que las diferentes operaciones de un determinado sujeto material fueran
estudiadas a lo largo de su biografía para intentar establecer relaciones esen-
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 151
cíales entre ellas. Los procesos de aprendizaje y modificación conductual
aparecían entonces como los candidatos más serios para consolidar una trama
de relaciones esenciales entre los términos del campo psicológico (entre las
operaciones de los sujetos materiales, entre las conductas) (Fuentes 1985). Sin
embargo, el intento de buscar identidades sintéticas materiales desde estos
supuestos cursos piIII se vio fracasado y condujo a Juan Bautista Fuentes a
considerar seriamente la imposibilidad constitutiva de las disciplinas psicológicas
para construir un campo científico específico: las metodologías al
llevarían a la psicología a convertirse en reflexología, neurología, fisiología y
anatomía del sistema nervioso, en fin, biología, ciencia natural; las metodologías
a2 operatorias considerarían fenoménicas las operaciones de los sujetos y
regresarían a factores estadísticos, topológicos, o en general culturológicos (en
el sentido de White) que tampoco serían propiamente psicológicos; las metodologías
P1 en su situación I solamente parecen aplicarse a la Historia fenoménica, como
ya quedó dicho; en su situación II la psicología se reduciría a teoría de juegos
y aun así parece dudosa la posibilidad de construir identidades sintéticas
esenciales desde este tipo de construcciones; por último, las metodologías ^2
nos remitirían ya a las técnicas psicológicas: el psicoanálisis clínico, las técnicas
de modificación de conducta, etc. (Fuentes 1988). Los resultados obtenidos
del análisis de las disciplinas psicológicas nos permiten presumir con cierto
fundamento la imposibilidad de construir identidades esenciales conservando
la escala de las operaciones del sujeto material y eliminado (por identidad
sintética) las operaciones del sujeto gnoseológico. Los estudios hechos por G.
Bueno y D. Alvargonzález sobre el campo de la antropología cultural (Bueno
1971a, 1976a, Alvargonzález 1988) muestran cómo la posibilidad de construir
relaciones esenciales en dicho campo incluye necesariamente la consideración
de las operaciones de los nativos como fenoménicas, con el objeto de regresar
a factores ecobiológicos, estadísticos o culturales (pero en todo caso al operatorios).
No parecen detectarse verdaderas identidades sintéticas, construidas por confluencia
de cursos operatorios diferentes, en las propuestas hechas por los
antropólogos de la cultura y la personalidad (Ruth Benedict, Margaret Mead,
etc.) desde enfoques etnopsicológicos. La etnopsicología comparte con las
disciplinas psicológicas gran parte de sus problemas constitutivos y, especialmente,
comparte la imposibilidad de neutralizar las operaciones del sujeto
gnoseológico y, al mismo tiempo, establecer relaciones esenciales entre las
operaciones del sujeto material (el nativo).
Por otra parte, el estudio realizado por Bueno sobre las categorías de la
economía política (Bueno 1972a) también insiste en el carácter no científico de
las verdades construidas por la praxeología económica. No es que la praxeología
económica sea anticientífica pero, si mantenemos el criterio de las identidades
sintéticas como único criterio para diferenciar los conocimientos científicos de
los técnicos, parece obligado colegir el carácter problemático de las construcciones
pi en economía: nuevamente parece darse una continuidad entre el sujeto
material y el sujeto gnoseológico y, nuevamente, parece imposible eliminar las
operaciones del segundo y construir relaciones esenciales entre las del primero.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
152 David Alvargonzález
Por último, es necesario reconocer la inexistencia de análisis gnseológicoespeciales
de las situaciones pi en sociología y política. G.Bueno en su Estatuto
gnoseológico de las ciencias humanas (1976a) pone en relación la «ciencia» del
gobierno con la teoría de juegos. El llamado «teorema de Arrow» sería así un
teorema de la «ciencia del juego político». Pero este tipo de teoremas, como
fácilmente se puede apreciar, están ya incluidos en una praxis jurídica técnica y,
más bien, parecen resultados de situaciones históricas y culturales donde, nuevamente,
la identidad sintética construida parece exclusivamente recurrente.
7. Sin perjuicio de que nuestra hipótesis sobre la imposibilidad de construir
identidades sintéticas por cursos operatorios exclusivamente P tenga que continuar
siendo corroborada por los análisis gnseológico-especiales correspondientes,
nos gustaría insistir en el siguiente hecho: cuando las operaciones de
los sujetos materiales a quienes se estudia se reconocen como términos de un
campo pero se consideran como fenómenos que hay que explicar recurriendo
a otros componentes (culturales, biológicos, económicos, etc.) nos encontramos
en el caso de un procedimiento a2 operatorio. Para hablar de mecanismo
p 1 se supone que las operaciones de los sujetos materiales habrán de considerarse
esenciales a la vez que se eliminan, por procesos de identidad sintética,
las operaciones del sujeto gnoseológico (científico), pues de otra manera no
podrían construirse verdades según la gnoseología general del materialismo.
Pues bien, hasta donde nos es dado conocer, este proceso sólo tiene lugar en la
Historia fenoménica. Ahora bien, en esta disciplina las operaciones del sujeto
material se construyen a partir de las reliquias y de los relatos. Las reliquias y
los relatos son los fenómenos a partir de los cuales podemos construir por
confluencia operatoria (de diferentes sujetos gnoseológicos, y de diferentes
reliquias) los eventos históricos que sí son veraderas identidades sintéticas.
Pero esta situación no parece traspasable al resto de las ciencias humanas, lo
cual hace sospechar la imposibilidad de construir esencias por cursos exclusivamente
pi fuera del campo gnoseológico de la Historia.
8. De todo lo anteriormente dicho nos gustaría concluir lo siguiente: En
primer lugar, destacar el hecho de que hay una serie de investigaciones en
gnoseología general y en gnoseología especial de las ciencias humanas desde
los principios de la filosofía materialista de G. Bueno que son especialmente
urgentes. Resulta necesario elaborar una teoria de las identidades sintéticas que
permita clasificar los diferentes tipos según criterios internos gnoseológicos y
en cuyo repertorio se incluyan identidades sintéticas de los campos de las
ciencias humanas. Resulta necesario realizar una serie de análisis gnoseológico
especiales. Concretamente, carecemos de un análisis en forma de la teoría de
juegos, y de análisis extensos de la sociología y las ciencias políticas. Habría
que profundizar en los análisis realizados a la lingüística, la etnología y la
Historia para estudiar los procesos de identidad sintética en estas ciencias
prestando especial atención a los cursos operatorios al. Por último, parece
conveniente también realizar una gnoseología general de la técnica que dé
respuesta a los problemas de organización interna y de demarcación de los
conocimientos técnicos frente a otros tipos de conocimiento (científico, mítico,
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
Materialismo gnoseológico y ciencias humanas … 153
religioso, etc.). Resultaría especialmente oportuno profundizar en el concepto
de «técnicas humanas» a partir del análisis de las metodologías P2 operatorias.
En segundo lugar, si la tesis expuesta en esta conferencia (sobre la imposibilidad
de construir contenidos esenciales por procedimientos pi —con
excepción de la Historia—) se confirmase, sería necesario extraer la siguiente
consecuencia: las polémicas en ciencias humanas no serían propiamente constitutivas,
dada la inexistencia de verdades científicas p 1. En el ejercicio, todos
los científicos de estas disciplinas construirán verdades por cursos a2 (o en todo
caso, no las construirán). Los cursos p entrarían a formar parte de la elaboración
de los fenómenos. Sólo los conocimientos fenoménicos podrían ser construidos
exclusivamente por mecanismos p. Pero los campos que aspiraran a construir
verdades por identidad sintética material estarían construidos también con
metodologías a2 (en caso de que puedan ser construidos). Por tanto, en rigor,
las polémicas Durkheim-Tarde en sociología, estructuralismo-generativismo
en lingüística, cognitivismo-behaviorismo en psicología, etc. no serían, por
tanto, discusiones sobre el ejercicio de estas disciplinas, sino sobre las
autorrepresentaciones que los propios científicos hacen sobre lo que es y lo que
debe ser su ciencia.
Bibliografía
Para todas las referencias a Gustavo Bueno véase la bibliografía final.
Otra bibliografía citada:
ADAMS, Richard. 1981. «Natural Selection, Energetics, and Cultural Materialism», Curreni
Antropology v. 22, n.6: 603-624.
ALVARGONZALEZ, David. 1988. Análisis gnoseológico del materialismo cultural de
Marvin Harris, tesis doctoral. Resumen de esta obra Ciencia y materialismo cultural,
UNED, Aula abierta, 1989.
BUHLER, Karl. 1934. Teoría del lenguaje, Madrid, Revista de Occidente, 1950, 1967.
BUNGE, Mario. 1980. Epistemología, Barcelona, Ariel.
DILTHEY, Wilhelm. 1883. Introducción a las ciencias del espíritu, Madrid, Revista de
Occidente, 1966.
raRRATER MORA, José. 1979. Diccionario de filosofía, Madrid, Alianza, varias eds., 4
ts.
FUENTES, Juan Bautista. 1985. El problema de la construcción científica en psicologíaanálisis
epistemológico del campo de la psicología científica, tesis doctoral.
— 1988 «La psicología como técnica» ponencia al IV Congreso de teoría y metodología
de las ciencias, Gijón, Abril 1988.
GUY, Alain. 1974. «Le materialisme critique et socialiste de Gustavo Bueno» Penseurs
hétérodoxes du monde hispanique, Univ. Toulouse-Le Mirail, pp.; 311-328.
HUISMAN, D. (dir.). 1984. Dictionaire des Philosophes, Paris, Presses Univcrsitaires de
France.
LAFUENTE, Isabel. Causalidad y conocimiento según Piaget, León, Colegio Universitario.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992
154 David A Ivargonzález
LEWIN, Kurt. 1966. Principies of Topological Psychologie, Nueva York, McGraw Hill.
LOTKA, A. 1922. «Contribution to the Energetics of Évolution», Proceedings of the
National Academy of Sciences, n.8: 151-154.
MORRIS, C. 1946. Signs, Language, and Behavior, Nueva York, Prentice Hall.
— 1970. «Foundations of the Theory of Signs», International Enciclopedia of Unified
Science, Chicago, University Chicago Press.
PALO?, Pilar. 1976. Epistemología, genética y filosofía, tesis doctoral.
PRIGOGINE, H. 1977. «Long Term Trends and the Évolution of Complexity» en Goals
in a Global Community (Lazslo y Bierman eds.), Nueva York, Pergamon Press.
QUINTANILLA, Miguel A. (dir.) 1976. Diccionario de filosofía contemporánea. Salamanca,
Sigúeme, 2′ ed. 1979.
RICKERT, Heinrich. 1899. Ciencia cultural y ciencia natural, Madrid, Espasa Calpe,
1943.
SENDY, Jean. 1970. L’ere du Versau, Paris, Laffont.
SKINNER, Burrhus Frederic. 1953. Ciencia y conducta humana, Barcelona, Fontanella,
1970.
STEGMULLER, Wolfgang. 1970. Teoría y experiencia, Barcelona, Ariel 1979.
TARSKI, Alfred. 1923-38. Logic, Semantics, Melamathematics (papers from 1923 to
1938), Oxford, Clarendon Press 1956.
— 1944. La concepción semántica de la verdad y los fundamentos de la semántica, Buenos
Aires, Nueva Visión, 1972.
VELARDE, Julián. 1979. «Metodología de la gramática generativa». El Basilisco 7: 4-16
VON NEUMANN-MORGENSTERN. 1953. Theory of Games and Economic Behavior,
Princeton, Princeton University Press.
WHITE, Leslie A. 1949. La ciencia de la cultura, Buenos Aires, Paidós, 1964.
WINDELBAND, Wilhelm. 1899. Preludios filosóficos, Buenos Aires, Santiago Rueda ed.
Revista Meta, Congreso sobre la filosofía de Gustavo Bueno (enero 1989), Editorial Complutense 1992

la analogía Y LA ABSTRACCIÓN, conceptos clave en Filosofía

Introfilosofia's Blog

245px-aristotle_altemps_inv8575

El asunto del significado gnoseológico y epistemológico, por tanto , también ontológico, concerniente al concepto de ANALOGÍA, parece ser olvidado en estos tiempos posmodernos con demasiada “alegría”.

Sigiero, con ayuda de este texto , trabajar sobre la ANALOGÍA, cuyo análisis más certero , como sucede tantas veces, corresponde al gran filósofo griego Aristóteles.

 FUENTE http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/teoria-aristotelica-abstraccion-olvido-moderno.pdf
IGNACIO
MIRALBELL
Universidad Católica de la Santísima Concepción
Chile
La teoría aristotélica de la abstracción y
su olvido moderno
Pretendo en esta exposición llevar a cabo un análisis de la teoría aristotélica
de la abstracción y su evolución en la historia de la filosofía, centrándome en
los hitos más relevantes: la crítica tardo medieval a esa teoría, su olvido moder-
no hasta Hegel y su diverso modo de tratamiento por parte de algunos auto-
res contemporáneos.
Por razones de espacio, me centraré aquí solamente en el aspecto objetivo
del acto de abstracción, sin hacer mayor referencia…

Ver la entrada original 3.078 palabras más

la analogía Y LA ABSTRACCIÓN, conceptos clave en Filosofía

245px-aristotle_altemps_inv8575

El asunto del significado gnoseológico y epistemológico, por tanto , también ontológico, concerniente al concepto de ANALOGÍA, parece ser olvidado en estos tiempos posmodernos con demasiada “alegría”.

Sigiero, con ayuda de este texto , trabajar sobre la ANALOGÍA, cuyo análisis más certero , como sucede tantas veces, corresponde al gran filósofo griego Aristóteles.

 FUENTE http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/teoria-aristotelica-abstraccion-olvido-moderno.pdf
IGNACIO
MIRALBELL
Universidad Católica de la Santísima Concepción
Chile
La teoría aristotélica de la abstracción y
su olvido moderno
Pretendo en esta exposición llevar a cabo un análisis de la teoría aristotélica
de la abstracción y su evolución en la historia de la filosofía, centrándome en
los hitos más relevantes: la crítica tardo medieval a esa teoría, su olvido moder-
no hasta Hegel y su diverso modo de tratamiento por parte de algunos auto-
res contemporáneos.
Por razones de espacio, me centraré aquí solamente en el aspecto objetivo
del acto de abstracción, sin hacer mayor referencia al aspecto subjetivo de la
teoría que implica la distinción entre el entendimiento activo (
nous poietikós
) y
el entendimiento pasivo (
nous pathéticos
), ni tampoco al tema de los tres grados
de abstracción, pues ambas cuestiones van más allá del tema focal que aquí se
quiere abordar y requerirían un análisis aparte
1. La abstracción en Aristóteles
Una de las características peculiares de la teoría del conocimiento aristotéli-
ca es el hecho de que en ella se distingue el conocimiento intelectual y el sen-
sitivo de una forma muy clara, pero sin incurrir por ello en una separación
(
horismós
) —como sí ocurría en cambio en el platonismo—. Frente al dualismo
platónico, Aristóteles defiende que hay una continuidad natural y gradual entre
el conocimiento sensitivo —en sus diversos niveles— y el conocimiento inte-
lectual —también en sus diversos niveles y modalidades—. Y frente al mate-
rialismo de Demócrito que reducía todo conocimiento a una forma más o
menos compleja de impresión sensitiva, Aristóteles reivindica la peculiaridad
diferencial del
nous
y sus objetos (
noemas
). De manera que en Aristóteles encon-
tramos una distinción entre sensibilidad e inteligencia pero sin separarlas, o
dicho de otro modo, hallamos una unificación o articulación entre ellas, pero
sin confundirlas u homogeneizarlas.
Los pasajes más relevantes del
Corpus aristotelicum
que se refieren esta cuestión
son, al menos, los siguientes:
Analíticos posteriores
, 2; el primer libro de la
Metafísica
1
; los capítulos III a VIII del libro III del
De anima
; y el capítulo VI de
la
Ética a Nicómaco
. En todos ellos Aristóteles habla de los procesos cognitivos
por los que el alma humana “pasa” del conocimiento sensitivo —sensaciones,
imágenes, recuerdos, experiencias— al conocimiento intelectual de las esencias
de las cosas. No pretendemos hacer aquí un análisis exhaustivo y detallado de
estos textos, pero sí los tendremos en cuenta y citaremos algunos fragmentos
más significativos para sacar de ellos las ideas principales.
Según Aristóteles, a partir de varias sensaciones o percepciones semejantes
—es decir, reiteradas—, deviene el recuerdo; de varios recuerdos semejantes
—es d
ecir, en los que hay algo que persiste y se reitera—, surge la experiencia (o
estimación experta); y de múltiples experiencias en las que persiste algo idéntico,
análogo en todos los casos, universal y universalizable, nace la definición o el
principio general o la regla universal propios del conocimiento científico (saber
abstracto e intelectual regido por principios y causas universales y necesarias)
2
.
Si ahora nos preguntamos por el modo de llegar a conocer los universales
del saber racional —de la ciencia y de la filosofía— nos encontramos con que
Aristóteles oscila entre dos modos distintos aunque muy relacionados entre sí:
la inducción (
epagogé
) y la abstracción o separación de la materia (
apháiresis
). Hay
un pasaje en que Aristóteles los pone en relación y señala que:
. . . es imposible tener la visión de los universales sin inducción (ya
que lo que llamamos abstracciones —
ta phairéseos
— sólo puede ser
conocido por inducción —
epagogé
—, como perteneciendo a una
clase determinada, porque no pueden existir separadas en la reali-
dad, ya que cada cosa es ésta en particular) y es imposible inducir si
no se tiene percepción sensible
3
.
De este texto podemos concluir la dependencia que tiene la abstracción res-
pecto de la inducción, según Aristóteles. Ésta parece ser una forma de cono-
cimiento previa que fundamenta y da lugar a aquélla. Esto concuerda con el
hecho de que Aristóteles considera la inducción (
epagogé
) como una forma de
conocimiento inferior y más ligada a la sensibilidad, ya que se da no sólo en el
hombre sino también en otras especies de animales, lo cual implica que está
más en el orden de la experiencia que en el de la inteligencia. En cambio, la
abstracción —para Aristóteles— es una operación cognoscitiva inequívoca-
mente intelectual y, por lo tanto, exclusiva de la especie animal dotada de
lógos
—el hombre—, ya que sólo puede separar las formas de la materia una facul-
tad que ella misma esté separada de la materia. Ésta es el
nous
—como ya decía
Anaxágoras— y, en Aristóteles específicamente, el entendimiento activo (
nous
poietikós
).
4
I
GNACIO
M
IRALBELL
1
Estos dos primeros textos son muy parecidos o paralelos, pero el más preciso y completo de los dos
es el de Analíticos Posteriores, por lo cual nos basaremos sobre todo en él.
2
Cf. A
RISTÓTELES
,
Analíticos posteriores
, 2, 19: “De la sensibilidad (
aísthesis
) surge la memoria (
mnéme
),
como sostenemos; de la memoria muchas veces repetida, se da la experiencia (
empeiría
), pues de los
recuerdos numéricamente múltiples, resulta una sola experiencia. De la experiencia, o del todo universal
(
Katholu
) que permanece en el alma —como uno que corresponde a muchos, que puede ser en todos uno
y lo mismo—, se tiene el punto de partida del arte y de la ciencia: de aquél si es en el plano de la pro-
ducción, de ésta si es en el ámbito del ser”.
3
Ibídem, 1, 18, 81b 3-5.
Y es un hecho que los animales tienen imágenes inducidas de carácter pseu-
do-universal o —como señala la psicología actual— de carácter prototípico, de
manera que la oveja —por ejemplo— adopta la misma respuesta ante cual-
quier ejemplar del prototipo “lobo”. Esto concuerda con la afirmación de
Aristóteles de que los animales también realizan procesos inductivos, también
tienen experiencia y estimativa experta, pero no diría Aristóteles —como tan-
tas veces se afirma hoy— que son inteligentes, porque la inteligencia requiere
abstracción (
apháiresis
) y ésta es —según él— exclusiva del hombre.
El término “inducción” (
epagogé
), en Aristóteles —como tantos otros y espe-
cialmente cuando habla de temas gnoseológicos— también es un término ana-
lógico y admite varios sentidos. Hay diversos grados o niveles de
epagogé
, según
los diversos ascensos de nivel de objetivación, que básicamente son los
siguientes:
1) de las sensaciones o percepciones reiteradas a la representación mental,
2) de las representaciones reiteradas al recuerdo,
3) de los recuerdos reiterados a la estimación experta,
4) y de las estimaciones expertas reiteradas al arte y a la ciencia, es decir,
al conocimiento intelectivo dotado de verdad y certeza.
Pero sólo en el cuarto y último caso, el que abre al conocimiento intelectual,
hay un acceso al universal en pleno sentido: la esencia, el concepto de lo esen-
cial, la simple aprehensión. Sólo en este último caso hay
apháiresis
. De manera
que podemos decir que si bien en cierto sentido la apháiresis es algo distinto
de la epagogé, en otro sentido es un caso de ésta: el caso más elevado, el que
desemboca en la idea propiamente dicha, el que da lugar a la formación de
conceptos inteligibles en cuanto —elementos— o términos primarios del
conocimiento intelectivo, lógico, discursivo.
Otros autores —de hecho la mayoría— interpretan la relación de la abs-
tracción (
apháiresis
) y la inducción (
epagogé
) como dos procesos gnoseológicos
semejantes a nivel del concepto el primero y de la proposición o juicio el
segundo. La abstracción sería la obtención de un concepto universal a partir de
experiencias particulares y la inducción sería el proceso de obtención de una
ley o principio universal a partir de proposiciones particulares. Ésta es de
hecho la manera más común de entender su relación
4
; pero, como hemos visto,
los textos de Aristóteles parecen sugerir más bien la primera.
En el capítulo VI del libro III del
De anima
, Aristóteles explica qué entiende
por estos términos o conceptos abstractos que son los elementos o unidades
básicas de intelección (
noemas
), ya que constituyen el punto de partida para las
combinaciones y divisiones judicativas, las cuales a su vez son los componen-
tes de todo proceso de razonamiento deductivo. Para poder juzgar que A es B
primero hay que aprehender qué es A y qué es B. Es la llamada “
simple apre-
hensión
” de las esencias indivisibles (
lógos semantikós
), que a diferencia del juicio
(
lógos apophantikós
) no es ni verdadera ni falsa ni tampoco es una predicación de
algo a un sujeto sino que consiste simplemente en la captación de la esencia o
el “qué-es” de algo (
tó ti en eínai
).
L
A TEORÍA ARISTOTÉLICA DE LA ABSTRACCIÓN Y SU OLVIDO MODERNO
5
4
Cf. J. F
ERRATER
M
ORA
,
Diccionario de filosofía
, Tomo II, Madrid: Alianza Editorial, 1979. Voz:
inducción
,
p. 1672.
Ahora bien, En el análisis etimológico, vemos que la palabra
apháiresis
es una
abreviación de
apo-pháiresis
de manera que viene a significar “tomar, sacar o
extraer algo a partir de algo” y lo mismo ocurre con la traducción latina
abs-
traere
(traer algo desde algo o a partir de algo), es la formación de la idea pura-
mente inteligible a partir de la experiencia sensible, es la obtención del
noema
a
partir de la
empeiría
. Esto sugiere que la abstracción es un proceso selectivo en
que se obtiene algo, dejando de lado otros elementos, un destilar, un filtrar.
¿Pero qué es lo que se obtiene, destila o filtra? ¿Y de qué, es decir, dejando qué?
Teniendo en cuenta que el término
apháiresis
es pensado analógicamente por el
estagirita, sugiero que este traer-de, obtener, filtrar puede interpretarse en tres
sentidos complementarios:
1. De un sentido físico de la abstracción, que consiste en que se toma la
forma a partir del compuesto hilemórfico, es decir, prescindiendo de la
materia. En el texto del
De anima
que acabamos de citar, aparece una
frase de gran interés. Aristóteles caracteriza la idea abstracta como
“separada de la materia”. La teoría de la abstracción es un trasunto
gnoseológico del hilemorfismo. Lo que al abstraer se abandona, se
oculta, se elimina es la materia para quedarse con la forma pura o sepa-
rada. La inteligencia lo que hace es tomar, extraer u obtener la forma
(
morphé
) de la materia a la que siempre está ontológicamente unida en
el compuesto hilemórfico (el
sínolon
);
2. De un sentido gnoseológico de la abstracción, en el que ésta consiste
en tomar o extraer lo inteligible de los contornos o aspectos sensibles
de la imagen, prescindiendo de éstos últimos. Sería como despojar de
todo el ropaje imaginativo —ilustrativo— a la idea, para alcanzar su
contenido inteligible mismo, en su diferenciación respecto de todo lo
sensible (el
eídos
);
3. De un sentido metafísico de la abstracción, en cuanto que ella consiste
también en filtrar o extraer lo esencial de la realidad, es decir, destilán-
dolo o despojándolo de todo aquello que no es esencial; y ello tanto en
el sentido de buscar lo sustancial (la
ousía
) dejando los accidentes, como
en el sentido de la búsqueda de lo que es
per se
, a diferencia de lo que
es
per accidens
, fortuito o coincidental.
La abstracción aristotélica toma o extrae lo esencial despojándolo de lo acci-
dental, obtiene lo inteligible prescindiendo de lo sensible, trae a la atención la
forma, al margen de la materia. Un ejemplo sería la idea de “triángulo” como
“figura geométrica de tres lados” pero podría servir cualquier definición con
la que un diccionario define un término y su concepto en sus rasgos esencia-
les. Toda la teoría de la definición aristotélica se basa en esta concepción de la
abstracción.
2. Abstracción y “conversión a la imagen”
Para Aristóteles
todo
nuestro conocimiento intelectual comienza en la abs-
tracción; la abstracción es la condición de posibilidad de todo acto intelectivo
humano y de todo acto de habla articulada. Cualquier unidad del
lógos semanti-
kós
, cualquier significado del lenguaje humano es algo inteligible y, por tanto,
6
I
GNACIO
M
IRALBELL
ha de haber sido abstraído. Es la idea de que el intelecto humano es como una
hoja en blanco (
tanquam tabulam rasam
), en la que no hay nada escrito
a priori
,
nada que no provenga de la experiencia sensible. En ella sólo se escribe aque-
llo que de una u otra manera proviene de la experiencia sensible (
nihil est in inte-
llectu
—decía Santo Tomás—
quod prius non fuerit in sensu
). Pero que todos sus
contenidos provengan de la experiencia no significa aquí que se reduzcan a
ella, pues el propio acto abstractivo de intelección es un “trascender” la apre-
hensión sensible, un “separarse” de ella, un “ir más allá” a partir de ella.
Pues bien, para Aristóteles ésta articulación entre impresión sensitiva y apre-
hensión intelectiva viene dada por el juego de sensaciones, imágenes e ideas
abstractas. Sensaciones, imágenes y conceptos no deben nunca confundirse,
pero tampoco pueden separarse en el alma humana. Se distinguen pero no se
separan.
De ahí, —dice Aristóteles— que careciendo de sensación no sería
posible ni aprender ni comprender. De ahí también que cuando se
contempla intelectualmente se contempla a la vez y necesariamente
alguna imagen
5
.
Ahora bien, la abstracción no es sólo el proceso de ida desde la sensibilidad
a la intelección sino que incluye también el momento de la vuelta. Es decir, el
momento del retorno de la intelección a lo concreto percibido, el momento de
la referencia concreta, de la ejemplificación. La
nóesis
abstractiva no nos trans-
porta a otro mundo —esto sería volver a la dialéctica platónica, tan criticada
por Aristóteles en este punto— sino que nos hace inteligible y, por lo tanto,
habitable
éste
mundo. La abstracción no se “queda” en el abstracto sino que
“ve a través” (
ex-per-ire
) de la codificación abstracta la misma experiencia por
ella entendida. Este ver-a-través podría ser denominado —como hacen
muchos interpretes del estagirita— intuición, es decir, alguna clase de capta-
ción o aprehensión eidética o intuición de esencias, porque el abstraer es un
acto cognitivo y, por lo tanto, implica un momento de ver, de captar, de obje-
tivar, de
Betrachtung
en sentido hegeliano. La prueba de ello es que en el texto
anteriormente citado de
Analíticos posteriores
6
, Aristóteles emplea la expresión
“tener visión de los universales”.
Si por
intuir
entendemos simplemente lo que sugiere el vocablo latino, es
decir, alguna manera o modo de “ver”, de “captar”, entonces es perfectamen-
te atribuible al acto abstractivo y a todo acto intelectivo en Aristóteles. El
mismo vocablo genérico griego
nóein
tiene una sugerencia óptica. Y la abstrac-
ción para Aristóteles es, como hemos señalado anteriormente, la primera
forma de
nóesis
. Por tanto, la conversión a la imagen o incluso al
perceptum
como
momento intrínseco de la abstracción es lo que en la gnoseología aristotélica
ejerce la función que tendrá la intuición en la filosofía moderna. De manera
que la abstracción, en tanto que refiere la idea universal a las ejemplificaciones
experienciales concretas y es un acto cognitivo de suyo, tiene un aspecto “intui-
tivo” intrínseco, es un presencializar, un objetivar, un ver. De modo que la abs-
tracción aristotélica, teniendo en cuenta que es un acto intencional y que inclu-
L
A TEORÍA ARISTOTÉLICA DE LA ABSTRACCIÓN Y SU OLVIDO MODERNO
7
5
A
RISTÓTELES
,
De anima
, 432a 5.
6
A
RISTÓTELES
,
Analíticos posteriores
, 1, 18, 81b 3-5.
ye el momento de la conversión a la imagen o a lo percibido, podría denomi-
narse abstracción intuitiva o intuición abstractiva. Son dos aspectos de un
mismo acto. Y así fue interpretado por el aristotelismo más riguroso, como los
dos momentos que determinan precisamente las dos funciones intelectivas: el
intelecto agente (
nous poietikós
) forma la idea, genera el concepto a partir de las
sensaciones, imágenes, recuerdos y experiencias comparadas y el intelecto pasi-
vo (
nous patéticos
) “ve” estas idea en las sensaciones, imágenes, recuerdos y
experiencias, es decir, la refiere a ellas, las ve como ejemplificaciones de ella.
Es un proceso de ida y vuelta.
En el capítulo III del
De anima,
cuando habla de que la facultad intelectiva “es
respecto de sí misma lo que la línea curva es respecto de sí misma una vez ende-
rezada”
7
; pasaje bastante enigmático pero que tradicionalmente se ha interpre-
tado como una alusión a la vuelta o conversión reflexiva de la idea a lo sensi-
ble. Es lo que los comentaristas medievales denominaron
conversio ad phanthas-
ma
, que constituye un momento intrínseco y esencial a la abstracción misma.
En el libro III del
De anima,
sostiene Aristóteles que “el alma discursiva uti-
liza imágenes… El alma jamás intelige sin el concurso de una imagen”
8
. Esta
afirmación aristotélica quizás podría ser discutida, pero lo que nos interesa
aquí es que demuestra hasta qué punto para Aristóteles la abstracción no es un
ir a la idea y quedarse en ella sino que implica la referencia intencional a las
sensaciones y/o imágenes, recuerdos y experiencias de las que se obtiene y en
las que se cumple y concreta.
Comentando esta tesis de Aristóteles, Tomás de Aquino acepta esta conclu-
sión aristotélica de que “en el presente estado de vida, en el que el alma se halla
unida al cuerpo, es imposible que nuestro intelecto entienda algo en acto sin
recurrir a las imágenes”. Y completa la tesis con el siguiente aporte:
Los seres incorpóreos, de los que no existen imágenes, los conoce-
mos por comparación con los cuerpos sensibles, de los que tenemos
imágenes. Así comprendemos la verdad misma reflexionando sobre
la cosa cuya verdad investigamos; a Dios le conocemos, como dice
Dionisio, en cuanto causa y por vía de eminencia y negación; y tam-
bién a las demás substancias incorpóreas sólo podemos conocerlas,
en el estado de vida presente, por remoción o por una cierta com-
paración con los seres corporales. Por consiguiente, para conocer
algo de estos seres necesitamos, aunque de ellos no existan imáge-
nes, recurrir a las imágenes de realidades corporales
9
.
3. Descrédito de la abstracción y alternativa intuicionista
en la baja Edad Media
Sin embargo, esta teoría aristotélica no fue algo pacíficamente aceptado por
todos los maestros y pioneros de la recepción de Aristóteles en el Occidente
latino; sino que, en los siglos XIII y XIV, va a ser uno de los temas centrales
del conflicto entre el nuevo aristotelismo progresista y el tradicionalismo agus-
8
I
GNACIO
M
IRALBELL
7
A
RISTÓTELES
,
De anima
, 429b 15-20.
8
Ibídem, 431a 15-20.
9
T
OMÁS DE
A
QUINO
,
Suma teológica
, Primera parte, cuestión 84.