IDEALISMO DE KANT CRITICADO DESDE EL MATERIALISMO FILOSÓFICO: DOCE TESIS DE GUSTAVO BUENO VS DOCE TESIS DE KANT Y SUS CONTINUADORES EN EL PRESENTE

censuradolj5

IDEALISMO DE KANT CRITICADO DESDE EL MATERIALISMO FILOSÓFICO: DOCE TESIS DE GUSTAVO BUENO VS DOCE TESIS DE KANT Y SUS CONTINUADORES EN EL PRESENTE

Concepto e Idea de Cultura

mito de la culturael mito de la Cultura

El enfoque crítico materialista que aplicamos en este wiio iplica que sea necesaria una completa revisión sobre el significado de la Idea de Cultura , tanto en la llamada Atropología científica(positiva) o Concepto de Cultura, como en cuanto a la llamada Antropología filosófica( Idea filosófica de Cultura)

Este texto de Gustavo Bueno desarrolla ampliamente la cuestión. El libro titulado El Mito de la Cultura, del mismo autor del artículo,srá una obra imprescindible para aquells lectores que quiseran ampliar este tema

DEFINICION DE DIALECTICA presentación en ppt

 Para estudiar el concepto de dialéctica, el cual es fundamental en el trabajo filosófico, ponemos aquí una presentación enpower point que pensamos que resultará de utilidad

 

texto sobre los límites del conocimiento

Los límites del conocimiento humano

La física newtoniana cambió nuestra percepción del mundo. Para el positivismo la experiencia sensible proporcionaba una información verdadera de los objetos. El positivismo, en definitiva, admitía que podemos tener conocimiento seguro y directo del mundo real, creía en la existencia de un objeto con independencia de la mente que lo conoce. Esta forma de concebir la realidad se denomina objetivismo, pero los hechos no son objetivos sino que se fundan en un mundo anterior a la ciencia, un mundo precientífico.

Desde Kant sabemos que el mundo es mundo para un sujeto que lo contempla y le da significación y sentido. El sujeto cognoscente (el científico) elige unos rasgos de los hechos y los declara esenciales en detrimento de otros. Por ejemplo, los elementos fundamentales (objetivos) del hecho son la velocidad, el espacio, el tiempo, la gravedad y los elementos no esenciales (subjetivos) son el color, el peso, la belleza, etc. Así, en la fórmula de Galileo V = e / t la caída de un cuerpo queda fijada en esas variables. Sin embargo, ¿describe Galileo un hecho tal cual es? El conocimiento del hecho que hemos obtenido nos aparece como tal porque es un conocimiento útil que nos permite controlar técnicamente el fenómeno de la caída de los cuerpos. Recordemos que Galileo no indaga en la esencia de las cosas, no aspira al conocimiento de lo que es y no cambia. A Galileo le importaba la relación matemática que expresa con exactitud los fenómenos y le permitirá dominarlos. Si no le interesa penetrar en la esencia de las cosas, es porque el saber de la ciencia moderna es un saber con intereses técnico-cognoscitivos. Galileo no encuentra lo que hay sino lo que quiere encontrar. No hay mirada sobre el mundo sin un para qué, una finalidad que la guíe: lo que vemos depende de nuestro objetivo. La objetividad del físico no es la objetividad de la mente que refleja la realidad. La retina es como un espejo, pero no vemos lo que hay reflejado en la retina, sino una parte de ese reflejo: la que escogemos según el método científico que elijamos. La pretendida objetividad del mundo natural, del mundo fenoménico, no es nada más que la construcción de un sujeto interesado por controlarlo técnicamente.

La teoría matemática del espacio-tiempo tuvo una gran importancia epistemológica para la teoría de la relatividad de Einstein. Algunas hechos que la mecánica clásica, la newtoniana, consideraba absolutos ( por ejemplo, la simultaneidad de sucesos espacialmente distantes, el tiempo transcurrido entre dos sucesos, la longitud de un cuerpo sólido extenso, la separación de un espacio-tiempo cuatridimensional en un espació tridimensional y un tiempo unidimensional) se convirtieron en relativos al observador. En la física cuántica, la física de partículas, ya no considera la materia como la máxima expresión de de lo estático y predecible. Para Heisenberg la física cuántica sólo calcula posibilidades, los átomos no son cosas, sino tendencias. Pero entonces, ¿quién o qué elige de estas posibilidades aquella que será la experiencia misma?. La recuperación de la conciencia del observador junto a la elección de un sistema de coordenadas en el espacio y el tiempo, supone la vuelta a los supuestos epistemológicos kantianos que había olvidado el positivismo y el neopositivismo. En la actualidad, la física cuántica ha recogido el testigo de Kant al recordarnos que la estructura ontológica del mundo no es independiente del sujeto que la conoce y que en el conocimiento, en la ciencia, hay siempre una subjetividad que elige y que es fundadora de sentido.